NOTICIAS SOBRE MARIANO :  PRESIDENTE Y ESTADISTA
( Desde el 21.12.2011 )

 

ÍNDICE

2012  

RAJOY OFRECE A MAS RECOMPONER PUENTES PERO PARA HABLAR DE LA CRISIS

"Mano tendida al consenso" con el presidente de la Generalitat de Cataluña, Artur Mas, "pero siempre en el marco que delimita la Constitución". Así definió ayer su postura Mariano Rajoy frente a las aspiraciones soberanistas del líder de CIU, apelando una y otra vez, en su comparecencia para hacer balance de un año de gobierno, a sus responsabilidades como "presidente constitucional". Rajoy recordó "las lealtades" a las que se debe como hombre de Estado y el papel que le incumbe en defensa de la Constitución y, por ello, insistió en que no se desviará "de ninguna de ellas".

El jefe del Ejecutivo aseguró que está dispuesto a hacer "lo que haga falta" para reconducir la situación creada desde que Mas planteara una consulta independentista. "Quiero decir que yo haré todo cuanto esté en mis manos para reconducir las cosas, siempre he estado dispuesto a hablar y al diálogo", señaló, para intentar contener "la tensión centrífuga". Además de insistir en su disposición a "dialogar todo lo dialogable", el presidente reconoció que se pueden "mejorar muchas cosas" y "recomponer consensos", aunque siempre habrá que acatar las reglas y los procedimientos "con lealtad recíproca". Siempre "primando lo que nos une sobre lo que nos separa", añadió, en un mensaje que pretendía animar al consenso para acometer "las reformas acordadas". Esto es, seguir por la senda de los ajustes y de la reducción del déficit autonómico.

En cualquier caso, las palabras de Rajoy suponían una respuesta a la oferta lanzada horas antes desde varias emisoras de radio por el nuevo hombre fuerte del Ejecutivo de Artur Mas, el portavoz y consejero de Presidencia, Francesc Homs. "Me entrevistaré con el señor Mas cuando él quiera", avanzó el jefe del Gobierno antes de intentar justificar el enfriamiento de las relaciones con el presidente catalán. Rajoy señaló o que él nunca "ha roto los puntos de encuentro", por lo que hará todo lo posible "para poder encontrar" esos puentes de diálogo en beneficio de los ciudadanos.

http://politica.elpais.com/politica/2012/12/28/actualidad/1356704881_624389.html

RAJOY CONFÍA EN QUE LA ECONOMÍA SE RECUPERE EN EL SEGUNDO SEMESTRE DE 2013

El presidente del Gobierno justifica los ajustes y las subidas de impuestos para "sentar las bases de unas reformas que nos permitan salir de la crisis" y descarta flexibilizar el objetivo del déficit para las autonomías

Rajoy responde a Mas: "Dialogaré, pero en el marco de la Constitución"

Rubalcaba: "No es la herencia, es la derecha"

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha comparecido tras el último Consejo de Ministros del año para hacer un balance de las reformas y los ajustes aplicados al presente ejercicio y los objetivos prioritarios para el año 2013.

Rajoy ha justificado las reformas, los ajustes y las subidas de impuestos aplicados porque -en su opinión- se han tomado para sentar las bases "pàra que pueda salirse de la crisis a partir del segundo semestre del año próximo".

A lo largo del presente ejercicio que ahora termina, el presidente del Gobierno ha asegurado que "ya se están dando las primeras señales, aunque la economía española seguirá en recesión algún tiempo aunque esperamos que se recupere en la segunda mitad del año 2013", ha dicho el presidente del Gobierno en una comparecencia que sigue en directo La Vanguardia.com.

Rajoy, ha afirmado que 2013 será un año "muy duro", pero confió en que la economía española pueda mejorar a partir del segundo semestre, gracias a la "corrección del rumbo" y a los "sacrificios" que están asumiendo los españoles.

Durante el balance de su primer año de Gobierno en el Palacio de la Moncloa, Rajoy afirmó que es preciso "no engañarse ni engañar" a los españoles, por lo que aseguró que la economía española seguirá en "recesión" durante "algún tiempo", aunque se mostró confiado en que comenzará a mejorar a partir de la segunda mitad.

Según Rajoy, las reformas que ha puesto en marcha el Gobierno están empezando a dar "algunos frutos", como lo pone de manifiesto la corrección del déficit público, la mejora de la balanza por cuenta corriente o la menor destrucción del empleo privado, así como el reconocimiento por parte de los socios europeos y de los mercados internacionales del esfuerzo que está haciendo España.

"Austeridad y reformas son los dos ingredientes de una política cuyo único objetivo es que se puede crecer para crear empleo cuanto antes, sabemos que no se producen efectos instantáneos, sabemos que mucha gente está impaciente, son ya cinco años de crisis, mucha gente se está dejando llevar por el escepticismo cuando no por la desesperanza y mucha gente se siente decepcionada por la falta de resultados", reiteró.

No se flexibilizará el déficit para las autonomías

Rajoy ha aclarado que no tiene "ninguna intención" de flexibilizar el objetivo de déficit de las comunidades autónomas, una reclamación de varias autonomías pero defendida especialmente por el conseller catalán, Andreu Mas-Colell, como hizo este jueves.

Rajoy ha subrayado que las administraciones no pueden seguir gastando más de lo que ingresan, porque eso lleva inevitablemente a quebrar y porque es un dinero que hay que pedirlo en los mercados, con los problemas que acarrea, según ha dicho, y ha añadido: "Tenemos que tomárnoslo en serio".

El presidente ha subrayado que la austeridad y las reformas sentarán las bases del crecimiento futuro, al tiempo que ha reconocido que esas políticas no tiene efectos instantáneos y que comprende la impaciencia y la decepción de la gente por la falta de resultados.

A su juicio, la política económica del Gobierno ya está dando frutos como son la reducción del déficit público, la mejora de la balanza por cuenta corriente y la recuperación de la confianza en España, "paso previo muy importante" para la recuperación económica.

Agradecimiento a la sociedad por ajustes y subidas de impuestos

Rajoy, ha agradecido hoy a la sociedad que haya aceptado los sacrificios "necesarios e inevitables" que ha provocado la crisis, en especial a los funcionarios públicos y a los pensionistas, y ha pedido a los españoles "comprensión y solidaridad".

"No voy a pedir paciencia, porque ya los españoles han tenido mucha, tampoco confianza ciega, porque los políticos nos debemos al escrutinio diario de lo que hacemos", ha manifestado Rajoy, quien ha reclamado "comprensión" para aplicar medidas que, aunque no gusten son "imprescindibles" y "solidaridad" para entender que "todos tenemos que aportar algo del sacrificio común para remontar nuestros problemas".

En la rueda de prensa de balance del año en el Palacio de la Moncloa, el jefe del Ejecutivo ha añadido que "aunque no todos puedan notarlo" las medidas adoptadas en este año y cuyo único objetivo es crecer y crear empleo "ya están dado algunos frutos".

Rescate

Mariano Rajoy, ha insistido este viernes en la idea de que el Ejecutivo no tiene previsto "a día de hoy" pedir el rescate, si bien no descarta hacerlo en el futuro si fuera necesario. Rajoy, quien compareció en rueda de prensa tras el Consejo de Ministros, recordó que el Gobierno español "hasta el presente momento", no ha creído conveniente hacer esa petición.

"Por eso no la hemos hecho, si hubiéramos pensado de otra manera nos habríamos dirigidos al BCE", añadió. "Hoy no tenemos pensado pedir al BCE que intervenga comprando bonos en el mercado secundario, pero es un instrumento muy útil, y si el Gobierno cree que es necesario utilizarlo, no le quepa duda de que lo haremos", prosiguió Rajoy, en respuesta a una pregunta de los periodistas.

El jefe del Ejecutivo valoró nuevamente la importancia de la decisión del BCE de habilitar un mecanismo para intervenir en el mercado secundario cuando un país lo solicite y el resto de los socios de la UE lo apoyen.

"La decisión ha sido muy importante porque revela la voluntad del BCE de apoyar al euro y su irreversibilidad, y ha tenido un efecto tranquilizador en los mercados", subrayó Rajoy.

Rajoy ha insistido en que, por el momento, no piensa pedir el rescate a la UE, y ha dado prioridad a la reforma de la administración entre las medidas previstas para el próximo año.

Un ejercicio en el que no volverá a subir el IVA y será el último de los dos previstos en los que se mantendrá la subida del IRPF siempre que la evolución de los acontecimientos lo permita.

El presidente del Gobierno ha asegurado que no subirá tampoco la edad de jubilación por encima de los 67 años y ha confiado en no tener que intervenir las cuentas de ninguna comunidad autónoma.Igualmente, no piensa flexibilizar el objetivo de déficit que han de cumplir las autonomías en 2013 ni tampoco, como ha demandado el presidente madrileño, Ignacio González, aprobar una ley de huelga.

Rajoy ha vuelto a defender las nuevas tasas judiciales al considerarlas "razonables" en comparación con la media europea, así como la reforma del Consejo General del Poder Judicial al opinar que lo hará mucho más operativo.

http://www.lavanguardia.com/economia/20121228/54356681088/rajoy-economia-2013.html#ixzz2GpC92khl

EL GOBIERNO APLAZA PARA ENERO LAS LEYES Y PROMESAS EMBLEMA DE SU PROGRAMA

El presidente cierra su primer año con un clarísimo incumplimiento de su programa electoral

Mariano Rajoy va a cerrar su primer año de mandato con un clarísimo incumplimiento de su programa electoral. No solo ha hecho todo lo contrario de lo que prometió en asuntos centrales —subidas de impuestos, recortes en sanidad y educación, copagos, ayudas a los bancos, nacionalizaciones, banco malo—, sino que ha ido retrasando por dificultades presupuestarias o de pura coyuntura política algunas de sus promesas estrella, como la reforma de la Administración, la ley de unidad de mercado o la ley de emprendedores.

La comisión de subsecretarios decidió ayer retrasar definitivamente a 2013 todas las reformas relevantes que llevan semanas en la cartera del Consejo de Ministros, en especial la de la unidad de mercado pero también otras importantes, como la de la justicia gratuita —se supone que intentará compensar el enorme crecimiento de las tasas judiciales— o la reforma del sector de las telecomunicaciones, que promueve el ministro José Manuel Soria.

La explicación política es clara. Este viernes, todo el protagonismo —al margen del que pueda ocupar el desarrollo de la reforma de pensiones— es para Rajoy y su discurso de balance del año, en una esperada rueda de prensa. Cualquier asunto que se llevara al Consejo de Ministros pasaría inadvertido. Retrasándolo un poco más, el Gobierno trata así de concentrar en los meses de enero y febrero algunas reformas importantes para dar contenido y sensación de acción política al arranque del año.

El Gobierno de Rajoy, que no puede ofrecer resultados porque los datos son pésimos, especialmente los de empleo —y posiblemente empeorarán—, concentra su discurso en la voluntad reformista y necesita por tanto ese ritmo de las iniciativas.

Las reformas clave con las que arrancará el año serán, pues, las de la unidad de mercado, emprendedores —Rajoy ya la ha prometido varias veces y la sigue retrasando porque implica deducciones fiscales que son complicadas en un momento de hundimiento de la recaudación—, liberalización de varios sectores o la reforma local, en la que trabaja Javier Arenas con el socialista Gaspar Zarrías.

La reforma de la Administración, asunto clave en manos de Soraya Sáenz de Santamaría, va más despacio con una comisión que no tiene que terminar sus trabajos hasta el verano.

http://politica.elpais.com/politica/2012/12/26/actualidad/1356554502_934188.html

Rajoy destaca que España es más segura gracias a los militares en el exterior

El jefe del Ejecutivo realiza una videoconferencia con las unidades en misiones internacionales

Rajoy anuncia a Karzai que España seguirá en Afganistán tras 2014

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se ha dirigido esta mañana por videoconferencia a las unidades españolas en misiones humanitarias y de paz en el extranjero para felicitarles la Navidad. El jefe del Ejecutivo se ha mostrado orgulloso de unas fuerzas armadas, "modernas, estables y entregadas", y ha recordado su principal misión: "Hacer del mundo un sitio más seguro".

Con su trabajo, ha señalado el presidente, contribuyen a que España sea un país más seguro frente a amenazas como el terrorismo o la piratería. "España gana prestigio cada día con su sacrificio", ha agregado  en un mensaje recibido por los miembros de las Fuerzas Armadas desplegados en Afganistán, Líbano, Bosnia, Yibuti, las aguas del Índico, Uganda y la Antártida.

Rajoy ha mantenido este encuentro desde la sede de la Brigada de Infantería Aerotransportable (BRILAT), en Figueirido (Pontevedra). El presidente se trasladó el sábado a Afganistán para felicitar a los militares españoles la Navidad, en su primera visita a las tropas destacadas en el exterior desde que llegó a La Moncloa, hace justo un año.

Durante el viaje, puso como ejemplo el trabajo que hacen los militares españoles en el exterior y aseguró que si todos los españoles trabajaran con el "empeño" de los militares todo iría mejor.

"Sabéis que España vive un momento difícil. Si todos trabajáramos con empeño, cumpliéramos con nuestras obligaciones y dijéramos 'voy a hacer lo que yo tengo que hacer sin importarme lo que hagan los demás' las cosas irían mejor", afirmó durante su visita en la capital afgana. También manifestó que en 2013 la situación estará "mejor" y que 2014 "será año ya de crecimiento económico y creación de empleo".

El presidente viajó acompañado del ministro de Defensa, Pedro Morenés, el jefe del Estado Mayor de la Defensa, almirante Fernando García Sánchez, y los jefes del Ejército de Tierra, general Jaime Domínguez Buj, y del Aire, Francisco Javier García Arnaiz.

http://politica.elpais.com/politica/2012/12/24/actualidad/1356340689_108195.html

RAJOY, ENTRE EL OPTIMISMO Y LA REALIDAD

Los asesores del presidente preparan el mensaje final del año buscando el equilibrio entre los datos positivos que ellos ven y la crudeza del paro

Para un gobernante, llegar al primer año de mandato con un balance en datos clave tan desastroso como el de Mariano Rajoy no es fácil. El presidente prepara con sumo detalle su última comparecencia del año, la rueda de prensa del próximo viernes. Sus asesores y él se enfrentan a un claro dilema: asumir la realidad que sufren los ciudadanos —esto es, que los datos, en especial el de paro, son dramáticos y no van a mejorar en breve— o centrarse en los datos positivos que sí ve La Moncloa, sobre todo la balanza comercial, la competitividad y las negociaciones en la Unión Europea. Como es habitual en él, Rajoy hará probablemente una mezcla de ambas cosas.

Lo cierto es que en el entorno del presidente, del área económica y de los ministros más influyentes se vive una especie de sensación de alivio al acabar este año. Rajoy ha logrado no pedir el rescate, las cosas en Europa están mejorando —los socios más duros parecen dispuestos a ofrecer más flexibilidad en el cumplimiento del déficit ahora que la recesión está a las puertas de los países centrales— y los problemas de Italia están devolviendo al primer plano el mayor valor del que presume Rajoy ante la alemana Angela Merkel, el francés François Hollande o el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi: la estabilidad política de su mayoría absoluta.

El presidente dedica la mayor parte del tiempo a altas negociaciones con sus socios europeos. Vive encerrado en ese mundo, obsesionado con la prima de riesgo, y en ese campo las cosas están mejor a final de año que este verano, cuando España bordeó de nuevo el precipicio. Rajoy y los suyos no disimulan en privado el cambio de ánimo. Sin embargo, la realidad que perciben los ciudadanos, la realidad económica, está muy lejos de ese respiro que se vive en los despachos. Y los asesores del presidente son conscientes.

La palabra de Rajoy dura poco

No subiré impuestos. Rajoy, en el debate de investidura: “Mi intención es no subir impuestos. Con lo que están pasando las empresas, no me parece lo más razonable”. Una semana después aprobó la mayor subida de impuestos de la democracia. Y solo fue la primera de una serie.

No tocaré pensiones. “Las personas que más dificultades tienen son los pensionistas. No tengo ninguna intención de cambiar el statu quo de las pensiones en este momento”. Entrevista en TVE en septiembre: “Si hay algo que no tocaré serán las pensiones, porque el pensionista es la persona más indefensa”. En noviembre, después de no revalorizar las pensiones de acuerdo al IPC: “Me hubiera gustado, lo hemos intentado, pero no ha sido posible”.

No subiré el IVA. En la oposición: “La subida del IVA afecta fundamentalmente a pensionistas y parados, que dedican todos sus ingresos al consumo. Subir el IVA es un disparate, es el sablazo del mal gobernante. En el Gobierno: “No tengo intención de subir el IVA”, repetía una y otra vez, y todavía en junio. En julio lo subió tres puntos.

No habrá ayudas a los bancos. 28 de mayo: “No habrá ningún rescate de la banca española”. El 9 de junio España lo pidió.

No habrá banco malo. 11 de enero, entrevista con EFE: “No habrá un banco malo en España. Estableceremos un procedimiento que no sea gravoso para el contribuyente”. 18 de noviembre: “Acabamos de aprobar el llamado banco malo. Eso traerá buenos resultados”. Las ayudas a los bancos afectan ya a la deuda y al déficit.

Y seguirán.

Rajoy sabe, e incluso ha admitido en público, que el arranque de 2013 va a ser de nuevo durísimo, sobre todo para el empleo. Su reforma laboral no ha conseguido frenar la sangría. La escasez de financiación sigue acorralando a empresas y ciudadanos. Y es muy posible que la primera encuesta de población activa de 2013 arroje los temidos seis millones de parados. Con esa espada de Damocles encima, Rajoy y los suyos tienen mucho miedo de lanzar un mensaje demasiado optimista.

El presidente tiene en la cartera algunos datos medianamente buenos. Pero afronta otro problema: las cosas que están mejorando lo están haciendo a fuerza de enormes sacrificios y con la construcción de una sociedad más desequilibrada. Todos los datos indican que la desigualdad está creciendo. Rajoy y su equipo económico, en privado y ante los socios de la UE y posibles inversores internacionales, presumen de una de las primeras consecuencias de la reforma laboral y del paro desbocado: los sueldos en España están bajando a toda velocidad. Ese era uno de los grandes objetivos de la reforma laboral. Los asesores de Rajoy insistían en que en 2010 y 2011, pese a la crisis, los sueldos no estaban bajando o lo hacían muy poco, y con esa idea plantearon la reforma laboral. Nadie se atrevía en público, salvo el expresidente de la patronal y hoy investigado por varios delitos Gerardo Díaz Ferrán, a pedir eso de “trabajar más y ganar menos”, pero en privado se hablaba mucho de esta cuestión en los despachos.

El término amable que utiliza el Gobierno es que el país “está ganando competitividad”. Pero lo cierto es que, políticamente, no es fácil presumir en un país con casi seis millones de parados de que las personas que sí tienen empleo están asumiendo grandes reducciones de salario. Los jóvenes que no están en el paro aceptan trabajar cada vez por menos dinero, en peores condiciones. Y eso poco a poco está atrayendo inversiones a España, y en el área económica confían en que lo siga haciendo en el futuro. Y sobre todo está haciendo que los productos españoles sean más baratos, lo que tira de las exportaciones, el gran dato que utiliza el Gobierno.

Pero la destrucción de empleo sigue, con lo que es difícil sacar rendimiento político a estos datos. Por eso el presidente, que estos días descansa en Pontevedra, prepara, según fuentes gubernamentales, un discurso que será muy medido. Se concentrará en algunos datos positivos —en especial la balanza comercial y la llegada de inversiones extranjeras en el automóvil, atraídas por esa bajada de sueldos— pero siempre con la perspectiva de que hablar de “brotes verdes” o algo parecido solo puede generar frustración en cuanto llegue una nueva oleada de datos negativos o, peor, la situación se complique y le obligue a pedir el tan temido rescate.

http://politica.elpais.com/politica/2012/12/23/actualidad/1356287273_211243.html

RAJOY ANUNCIA A KARZAI QUE ESPAÑA SEGUIRÁ EN AFGANISTÁN TRAS 2014

El presidente del Gobierno asegura que "si todos trabajaran como los militares “las cosas irían mejor”

España seguirá en Afganistán después de 2014, cuando concluya su misión la actual fuerza de combate de la OTAN (ISAF), en la que todavía mantiene casi 1.400 soldados. Así se lo ha dicho Mariano Rajoy al presidente afgano, Hamid Karzai, con quien se ha visto en Kabul al inicio de su primera visita a este país centroasiático en el que las tropas españolas llevan más de una década empeñadas en la lucha contra los talibanes junto a militares de otras 50 naciones.

El jefe del Gobierno español no ha cuantificado cuál será la presencia militar española dentro de dos años, pero ha revelado que España negocia con sus aliados quedarse en la base Herat, en la que ahora tiene 369 efectivos, operando el aeropuerto y el hospital de campaña. Herat será una de las bases de la futura misión de asesoramiento e instrucción (ITAAM), que ya planea la OTAN.

Rajoy ha viajado a Afganistán justo el día en que se cumple un año de la formación de su Gobierno. Zapatero tardó 20 meses en visitar a las tropas y, cuando lo hizo, ya había tenido que recibir en España a las 17 víctimas mortales del accidente del helicóptero Cougar. Rajoy ha tenido más fortuna y aún no ha debido asistir a ningún funeral, pero lo primero que hizo al bajar del avión en Kabul ha fue depositar una corona de flores en el monolito en memoria de los 62 militares muertos en el siniestro del Yak-42, en mayo de 2003, cuando él formaba parte del Gabinete de Aznar. El objetivo de su viaje, según sus palabras, era trasladar a los soldados el reconocimiento de la sociedad española, felicitarles las fiestas navideñas y conocer sobre el terreno la labor que realizan, más allá de la frialdad de los informes, lo que le ha dejado “gratamente impresionado”.

Tan impresionado quedó con la profesionalidad e ilusión con que los militares cumplen su tarea que la puso como modelo para el resto de los españoles. “Sabéis que España vive un momento difícil. Si todos trabajáramos con empeño, cumpliésemos nuestras obligaciones, dijésemos voy a hacer lo que tengo que hacer sin pensar lo que hacen los demás, las cosas irían mejor”, proclamó.

La visita de Rajoy –acompañado, entre otros, por el ministro de Defensa, Pedro Morenés, el jefe de la cúpula militar, el almirante Fernando García Sánchez, y los jefes del Ejército de Tierra y la Fuerza Aérea-- se produce cuando España ya ha iniciado el repliegue de sus tropas. Tras el último relevo, en noviembre, el contingente se ha reducido en un 10%, pasando de 1.521 a a 1.369 soldados. En los primeros cuatro meses de 2013 está previsto evacuar los puestos avanzados de Moqur y Ludina y, antes del próximo otoño, la base de Qala-i-Naw y toda la provincia de Badghis, hasta ahora bajo responsabilidad española. Es decir, casi el 70% del total.

“Aún tenemos por delante una tarea difícil: cimentar las condiciones para completar la transición antes de 2014; llevar a cabo el repliegue de nuestras unidades y apoyar el de nuestros aliados, garantizando en todo momento la eficacia y la seguridad del proceso”, ha advertido Rajoy a los militares, a quienes ha instado a “no bajar la guardia y mantener la concentración hasta el final de la misión”. El repliegue es una de las fases más críticas, ya que los grandes convoyes terrestres son muy vulnerables a los ataques, por lo que Defensa enviará tres helicópteros de combate Tigre para protegerlos.

En la base de Qala-i-Naw, tras pasar revista a las tropas con el bastón de mando del coronel y un traje gris, Rajoy ha reconocido que se trata “de la zona más dura, donde más riesgo existe” y también ha elogiado la “delicada labor” de los equipos de mentores, “siempre en contacto con militares y policías afganos”, a quienes se encargan de instruir. El último incidente grave se produjo el pasado 11 de noviembre, cuando un teniente instructor resultó herido por los disparos de un militar afgano que había sido captado por los talibanes.

Si Rajoy prometió a Karzai que España seguirá en Afganistán después de 2014, quien no lo hará será el propio Karzai, que no puede presentarse a las elecciones presidenciales previstas para la primavera de ese año. La incertidumbre sobre quién sucederá a Karzai y el riesgo de que los sectores más proclives a Occidente se dividan, como sucedió en los anteriores comicios, arroja aún más dudas qué sucederá después de 2014.

Al término de la visita a Afganistán, de unas diez horas de duración, Rajoy inició regreso a España. El Airbus 310 del Ejército del Aire, en el que viajan unas 50 personas, entre comitiva oficial y periodistas, tenía previsto desviarse a Vigo para dejar a Rajoy, que pasará en su tierra natal unas vacaciones navideñas interrumpidas el día 24 por la tradicional videoconferencia con las tropas en el exterior, que dirigirá desde la base de la Brigada Ligera Aerotransportable (Brilat) en Figueirido (Pontevedra).

http://politica.elpais.com/politica/2012/12/21/actualidad/1356120141_477115.html 

RAJOY VE “TREMENDO” HABLAR DE “SEPARACIÓN” MIENTRAS EUROPA SE INTEGRA

El presidente del Gobierno rechaza los planes de Mas en la cena del PP de Madrid

“Es tremendo estar hablando de unión en Europa y que aquí haya quien hable de división, de separación”. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha culminado con estas palabras, en la cena de Navidad del PP de Madrid que se celebra en Arganda del Rey, un día repleto de mensajes en clave europea y advertencias a Artur Mas a cuenta del pacto con ERC y sus aspiraciones soberanistas. Tras comparecer en el Congreso de los Diputados, el jefe del Ejecutivo ha fundido los dos ejes de su discurso ante cerca de 1.000 militantes, empleando un tono más contundente para arremeter contra los planes de CiU al frente de la Generalitat. “Y el mundo va por ahí, por grandes procesos de unión”, ha señalado tras advertir de que “o nos adaptamos al mundo con estructuras nuevas o nos quedamos atrás”.

Pese a que, ha manifestado, “en Europa se escribe buena parte de nuestro futuro”, el presidente ha iniciado su intervención apelando a “la solidaridad”, algo más tangible sobre todo en un clima navideño, para que “todos los españoles ayuden” en la medida de sus posibilidades ante unas fiestas “muy difíciles para muchos”.

Tras unas referencias a la herencia recibida, aunque de forma más suave que en su intervención en la Interparlamentaria del PP de Toledo el lunes pasado, Rajoy ha admitido que las medidas adoptadas por el Gobierno no son “del agrado de casi nadie”. “Entendemos el descontento, las críticas y escuchamos a todo el mundo”, ha señalado antes de “agradecer el esfuerzo solidario a todos los españoles” y resaltar una “imagen de país que hace piña en los momentos difíciles”.

Rajoy se ha referido, además, al horizonte de 2013 hablando de “recuperación” con cautelas. “Nosotros no vendemos nada que no tenga sustento ni cimientos”, porque, mantiene, “no hay ungüentos mágicos ni pócimas curalotodo, lo que sí hay es un camino serio de reformas de enorme envergadura para que la economía española vaya recuperando su pulso en 2013 y para que lleguemos a 2014 en condiciones” de crecer.

El jefe del Ejecutivo ha intervenido después de la alcaldesa de Madrid, a la que ha calificado de “gestora de primera” ; de Esperanza Aguirre, a quien ha dado las gracias “porque con su gestión ha marcado un antes y un después”, y porque “tiene una vocación de servicio que no conoce descansos ni retiros”; y de Ignacio González, que, ha señalado Rajoy, “está siguiendo con responsabilidad y capacidad de trabajo los pasos de su predecesora”.

El presidente de la Comunidad de Madrid también ha destacado que “el año que viene no va a ser fácil y hay que decírselo a la gente, pero será todavía peor si no se hace lo que hay que hacer”. Esto es, en primer lugar, cumplir el objetivo de déficit, unos 2.700 millones en un presupuesto de 18.000. Estoy seguro de que vamos a cumplir. “Nosotros lo vamos a cumplir”, ha asegurado, “y para ello tenemos que hacer grandes esfuerzos”. “Las decisiones que estamos tomando son necesarias para salir adelante”, ha agregado días después de que el Ejecutivo recurriera ante el Tribunal Constitucional el euro por receta de Cataluña, una medida aprobada también en la Comunidad de Madrid.

González ha usado, además, la misma estrategia empleada el lunes por Rajoy para defender sus medidas: atacar al PSOE. “No os dejéis engañar por el ruido de la calle”, ha advertido. "Lo que dicen es mentira. Aquí no se vende nada. La sanidad va a seguir siendo gratuita, universal y de máxima calidad”, ha asegurado después de que los asistentes fueran recibidos por un centenar de personas que protestaban contra esos recortes. "La realidad es que cuando el PSOE gobierna pone en peligro el Estado de bienestar”. “Nosotros no somos como ellos. Nosotros somos gente seria”.

Ana Botella ha recordado “la tragedia” del Madrid Arena, “un suceso dramático que nos ha conmocionado a todos”, y ha asegurado que “todos los días” trabaja “para que una tragedia así no vuelva a repetirse”. La alcaldesa ha hablado del partido como “instrumento capaz de convocar las mejores energías al servicio de nuestro de España” en lugar de “plataforma” para intereses personales.

En términos parecidos a los del presidente del Gobierno, Esperanza Aguirre, tras recordar que este año “solo” hablaba como presidenta del partido en Madrid, que cuenta con 90.000 militantes, se ha referido al PP como “el partido que garantiza el cumplimiento de la Constitución y las leyes en toda España”. “Ahora nos encontramos que somos los únicos que estamos defendiendo la España constitucional”, ha dicho, pese a que hay que “gobernar en medio de una crisis económica muy profunda y en medio de un desafío soberanista sin precedentes”. Por eso también, no ha faltado su habitual referencia al trabajo. “No dejemos nunca el pico y la pala, pero el objetivo merece la pena. Son España y todos los españoles”.

http://politica.elpais.com/politica/2012/12/19/actualidad/1355956368_285074.html

RAJOY DICE QUE NO TIENE CLARO QUE UN RESCATE SUPONGA “MEJOR FINANCIACIÓN”

·         Rajoy se lamenta del “ritmo desesperadamente lento” de la UE

·         Rubalcaba le reprocha que pacte con Bruselas tocar las pensiones

·         PNV y CiU le piden que solicite la ayuda para bajar la prima de riesgo y dar liquidez

Mariano Rajoy celebró este miércoles el primer aniversario de su investidura con una de las actividades que menos ha repetido en los últimos 12 meses: comparecer en el Congreso. El presidente del Gobierno solo acude a la Cámara por imperativo legal; es decir, lo imprescindible para no incumplir la ley, y este miércoles lo hizo para pasar el trámite acumulado de dar cuenta de los resultados de las dos últimas cumbres europeas.

Como sus presencias se espacian el máximo posible, cuenta con la ventaja de poder dedicar gran parte del tiempo de debate a Europa, de tal forma que hace imposible que el resto de partidos puedan meter con calzador las críticas a su gestión y las preguntas concretas sobre su mandato. El PP ha frenado ya una veintena de peticiones de todos los grupos para que Rajoy comparezca para hablar de la crisis y explicar sus decisiones. Las cuestiones quedan en el aire porque, en el mejor de los casos, no habrá debate sobre el estado de la nación hasta verano de 2013, 18 meses después de la investidura del presidente. Quedan en el aire también porque Rajoy puede repetir el patrón que sí ha sido una constante durante este año: la reiteración de frases con doble significado o que tienen un significado obvio.

En esta última categoría entran las del tipo “haré lo mejor para los intereses de los ciudadanos”, en referencia a la petición de rescate, como si fuera imaginable que dijera lo contrario. O las irrebatibles, como “se podría haber hecho más, pero también se podría haber hecho menos”, que le sirvió para explicar por qué dijo estar “muy contento” con las conclusiones del último Consejo Europeo. Y en la primera categoría entran las que reiteró para explicar por qué no ha pedido el rescate a la Unión Europea: “Hemos tomado la decisión de no pedirlo y eso es una decisión” y “no he pedido el rescate porque no tengo claro que eso vaya a significar una financiación mejor”. Escuchado hasta ahí, da la impresión de que descarta la petición, pero como a continuación añadió que “eso no significa que en el futuro no tomemos la decisión de pedirlo”, mantuvo la duda. Solo cuando Aitor Esteban (PNV), Josep Antoni Duran Lleida (CiU) y Rosa Díez (UPyD) le insistieron en la pregunta, dio a entender que según sus cálculos la petición de rescate no aliviaría la presión sobre la deuda española ni haría bajar la prima de riesgo.

“¿Puede usted garantizar que la prima bajaría a 250 puntos? ¿Se dice en algún papel o documento?”, le preguntó de forma retórica a Esteban para dejar claro que él considera que no sería positiva para España la petición de rescate. Esteban había abogado por el rescate, convencido de que habría ayudado a rebajar la prima de riesgo, que, por ejemplo, de estar próxima a los 250 puntos básicos habría supuesto un ahorro ya de 4.500 millones de euros.

Tanto Esteban, que se estrenaba como portavoz del PNV tras la marcha de Josu Erkoreka al Gobierno vasco, como Duran sí le hicieron ver que sería positiva para la economía española la inyección de fondos que supondría la petición de rescate.

Solo se compromete a no tocar las pensiones antes de final de año

Rajoy llegó a la Cámara muy satisfecho de los pasos que va dando la Unión Europea porque, según dijo, van en la dirección correcta para España. Su único reproche es que las decisiones se toman en Bruselas “con un ritmo desesperadamente lento”. “Viene a mi memoria una frase que pronuncié en esta Cámara hace unos meses, parafraseando a Galileo Galilei: ‘Y sin embargo se mueve”, resumió. Su pormenorizado discurso sobre Europa le sirvió como burladero para no tener que responder a las alusiones de la oposición a incumplimientos de su discurso de investidura de hace un año. Solo ante la reiteración de Rosa Díez, aseguró que antes de final de año no tomará más decisiones sobre las pensiones. No dijo nada de la decisión de no actualizarlas según el IPC final.

Tras ese discurso de la integración europea, rehuyó también responder a los emplazamientos de la portavoz de UPyD para definirse sobre la deriva soberanista de Cataluña o, en sentido contrario, de Alfred Bosch (ERC) para comprometerse a respetar el resultado de una consulta independentista. El presidente del Gobierno se limitó a decir que en todo el mundo, incluida Europa, la tendencia es a la integración, no a la segregación.

Frente a su optimismo y satisfacción, todos los demás grupos discutieron las conclusiones de la cumbre, porque ha quedado fuera el control por el Banco Central Europeo del equivalente alemán de las cajas de ahorros. También por la falta de explicación de las condiciones que exige Bruselas y por la política de recortes en lugar de la de crecimiento. El líder de la oposición y del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, cuestionó los resultados europeos para España, por ejemplo, en la supervisión bancaria, porque se produce un déficit democrático al olvidar el control parlamentario del Banco Central Europeo, que ahora sí existe para el Banco de España.

También acusó a Rajoy de pactar un “mini memorándum” que incluye tocar las pensiones a cambio de mejoras en el presupuesto. Según Rubalcaba, el trato ha sido: “A cambio de que hagáis lo que yo diga, os pongo un poco de dinero encima de la mesa”.

“Pelee usted sin descanso y busque el dinero debajo de las piedras”, le dijo al presidente, recordando una frase que el propio Rajoy le dijo a José Luis Rodríguez Zapatero desde la oposición tras una cumbre europea. Quiso meter también el argumento de la crítica a la amnistía fiscal, pero con este formato de debate, Rajoy ni siquiera consideró la posibilidad de replicarle.

Hasta mediados de febrero no volverá Rajoy a intervenir en el Congreso

http://politica.elpais.com/politica/2012/12/19/actualidad/1355907700_873416.html

RAJOY NIEGA “AUTORIDAD MORAL” AL PSOE PARA DEFENDER LOS SERVICIOS PÚBLICOS

Rubalcaba se compromete a dar marcha atrás cuando gobierne a los recortes

Al cumplirse un año de que Mariano Rajoy en su investidura como presidente del Gobierno dijera que no se escudará en la herencia, el Congreso le ha escuchado negar al PSOE “autoridad moral” para defender los servicios públicos.

Rajoy, en respuesta a Alfredo Pérez Rucalbaca en la sesión de control ha asegurado que las reformas que hace son consecuencia, entre otras ocsas, de las “malas políticas” de sus predecesores.

El líder del PSOE se ha comprometido a que si gobierna dará marcha atrás en medidas como la reforma laboral o la asistencia sanitaria universal y el presidente le ha replicado que “no deje las cosas a su sucesor como me las dejaron a mi”.

El líder de la oposición ha hecho referencia a medidas concretas del Gobierno del PP como la privatización de la sanidad o la reforma laboral, para concluir que en un año se ha deteriorado el bienestar de los ciudadanos.

“Ustedes no tienen el patrimonio de políticas sociales, ni de los servicios públicos, ni de los sentimientos”, ha contestado Rajoy, tras asegurar que los recortes tienen que ver con la necesidad de hacer frente a la deuda.

http://politica.elpais.com/politica/2012/12/19/actualidad/1355923019_815513.html

RAJOY DICE QUE SÍ CUMPLE LOS PILARES DE SU PROGRAMA

“Estoy satisfecho del rumbo, aunque no lo estaré hasta que vea crecimiento”

Uno de los asuntos centrales del primer año del mandato de Mariano Rajoy ha sido la mentira. La oposición insiste en que el PP engañó a los españoles en la campaña electoral. Rajoy admite que ha hecho cosas “no previstas” porque “la realidad”, y no su voluntad, le ha obligado. Pero ahora ha adoptado otra estrategia. Asegura el presidente, como dijo ayer en el Senado, que en el fondo sí está cumpliendo “los pilares” de su compromiso electoral con los ciudadanos, esto es, reformar lo que haga falta para buscar que la economía se recupere.

“Los grandes pilares de nuestro compromiso electoral se están llevando a buen término, aunque es verdad que hemos tomado algunas decisiones no previstas porque las circunstancias nos lo han aconsejado y, en cualquier caso, a lo largo de la legislatura a algunas de esas cosas, no todas, se les puede dar marcha atrás”, le soltó Rajoy a Marcelino Iglesias, portavoz del PSOE en el Senado, que le acusaba de haber engañado a sus electores y de no tener ningún plan al llegar al Gobierno.

Rajoy se refiere a la intención del PP de volver a bajar los impuestos en cuanto pueda. Pero de momento, sigue subiéndolos, plantea casi cada mes nuevos copagos —el último el de las ambulancias para traslados no urgentes— y desmiente su programa y sus promesas en asuntos centrales como la ayuda a los bancos o los recortes en sanidad y educación.

El presidente del Gobierno insiste en desmentir que él haya engañado a nadie. Rajoy dedica esta semana a hacer balance de su primer año de Gobierno. El lunes, en un discurso muy trabajado ante los cuadros del PP en Toledo, el presidente cargó contra el PSOE, del que llegó a decir que arrastraba “una culpa histórica”. Iglesias le reprochó esa actitud: “buscar culpables no es la solución”. Y Rajoy contestó entre grandes aplausos de la bancada popular, que de nuevo le recibió con una ovación cuando entró en la Cámara Alta, como hace prácticamente siempre: “Buscar culpables no sirve para nada, salvo para afirmar que hay que hacer políticas distintas”.

El presidente está empeñado en intentar pintar de un color mejor el balance de un primer año en el que, tras los recortes más duros de la democracia, dos huelgas generales y una reforma laboral durísima, los resultados no son le esperados: prácticamente todos los indicadores clave, en especial el paro y el crecimiento del PIB, están mucho peor y no tienen visos de mejora. El presidente, que prepara su comparecencia ante la prensa del 28 de diciembre tras el Consejo de Ministros —algo que hasta ahora solo ha hecho una vez—, tratará de ofrecer allí un resumen de algunos datos positivos para embellecer ese balance.

“Esto no se resuelve en muy poco tiempo, pero poco a poco iremos conociendo más noticias positivas en la economía española”, avanzó en el Senado. El presidente insiste en reclamar más tiempo: “No se le puede pedir a nadie, ni aquí ni en ningún otro lugar del mundo, que se arregle en tan poco tiempo el desaguisado que hemos vivido”.

Ante los senadores, Rajoy desplegó algunos apuntes de esos datos positivos que está rebuscando para mejorar su balance. "La situación no era fácil, hay ya datos positivos en la economía española. Con la reforma laboral han aumentado los indefinidos, hay más autónomos, ya no hay tantos ERE. Iveco y Ford han anunciado planes de inversión. Tenemos por primera vez una balanza comercial positiva con Francia, Italia o Bélgica. Se está viendo con claridad que hay mejoras en la competitividad de la economía”.

“Sus reformas ni han generado crecimiento ni han creado empleo. ¿Está de verdad satisfecho de su primer año?”, le preguntó Jordi Vilajoana (CiU). “Yo estaré satisfecho cuando las cuentas públicas estén saneadas, cuando tengamos un más razonable endeudamiento. Y sobre todo cuando la economía crezca y haya empleo. Pero sí, estoy satisfecho por el rumbo que hemos marcado y por nuestras medidas. Y por la reducción del déficit y la pujanza de las exportaciones”, remató el presidente.

http://politica.elpais.com/politica/2012/12/18/actualidad/1355862220_285924.html

RAJOY AL PSC: “LA CONSTITUCIÓN NO ES PÉTREA, PERO ¿QUÉ ES ESTADO FEDERAL?”

El Senado es un lugar donde se suelen producir debates más pausados sobre asuntos de fondo, como el problema catalán. El formato, con mucha más flexibilidad en los tiempos que los medidos cinco minutos del Congreso, y los protagonistas, veteranos de la política que sin embargo no están en la primera línea de combate de la oposición al Gobierno, lo facilita. Mariano Rajoy, que acude una vez al mes, se siente allí más cómodo, y se nota. Así puede desplegar su tono preferido: el de hombre dialogante, dispuesto a escuchar a todo el mundo sobre cualquier cosa, incluso sobre un asunto tabú para el PP como una reforma constitucional para mejorar el encaje de Cataluña. Eso sí, Rajoy no concreta nada. Escucha, promete hablar y nada más. Pero en un asunto así, y después de lo que él mismo y su partido han llegado a decir, el giro es notable.

El presidente se encontró este martes, en una sesión de control centrada en el balance de un año de Gobierno, con un discurso muy preparado y de fondo de José Montilla, expresidente de la Generalitat y exlíder del PSC, que era una llamada de un “no independentista” a que Rajoy haga algo con el problema catalán para evitar que el independentismo gane la partida. Montilla admitió los malos resultados del PSC, y en un tono preocupado, humilde y constructivo, sin ataques, pidió a Rajoy que no crea que porque CiU no ha logrado la mayoría absoluta el problema está resuelto. “Ahora en el Parlament hay una mayoría absoluta de formaciones políticas que esta vez sí llevan en su programa la consulta y la independencia, que hablan de un Estado propio. Una mayoría de la sociedad catalana ha dejado de compartir el proyecto de España. No menosprecien esta cuestión, no se equivoquen. El problema no ha pasado, yo diría que no ha llegado todavía”, le planteó Montilla.

El expresidente catalán buscó una salida en lo que pueden hacer los no independentistas como él, que, según recordó, votó en su día la Constitución. Y esa solución pasa por cambiar esa norma para buscar un mejor encaje de Cataluña. Montilla, que fue el primero en plantear hace años el problema de la “desafección” de una parte de los catalanes con España —un concepto que Rajoy ha negado en la campaña—, planteó al presidente que si él se mueve, aún está a tiempo de resolver las cosas.

“¿Piensa adelantarse a los acontecimientos, actuar con valentía o se limitará a esperar? Hay que reformar la Constitución para que los catalanes se sientan cómodos. Esto todavía tiene arreglo, y usted está obligado a intentarlo”, le espetó.

Este debate se produce además en un contexto especial, en el que el Gobierno de Rajoy desearía evitar que Artur Mas se eche en manos de ERC. Para eso habría que fraguar un pacto que el Ejecutivo admite casi imposible, que incluiría la abstención de PSC y PP para evitar que Mas necesite a ERC.

Sin embargo, Rajoy no fue ni mucho menos tan al fondo como Montilla. Le contestó en el mismo tono amable, admitiendo incluso la posibilidad de esa reforma constitucional, aunque enseguida la negó indirectamente, en su estilo ambiguo. Montilla le dijo que la Constitución no puede ser algo “pétreo”. Y Rajoy cogió el guante, con la idea de que PP y PSOE en este tema “deberían estar de acuerdo”.

“Habla de la reforma de la Constitución. Ha dicho que no es algo pétreo. Estoy de acuerdo. La hemos reformado en dos ocasiones, por Maastricht y hace poco por el acuerdo fiscal”, le contestó Rajoy a Montilla. Pero ahí vino la de arena. “He oído que ustedes quieren un Estado federal. Espero que concreten exactamente qué es para ustedes un Estado federal. Yo creo que el Estado autonómico ha generado, como nunca en la historia de España, un nivel de autogobierno realmente difícil de superar. El Gobierno que yo presido gasta el 20% del total español. A partir de ahí, podemos hablar de muchas cosas, de la reforma de la Administración, de la financiación autonómica, de Europa, de unidad de mercado”.

No fue el único cruce que tuvo Rajoy sobre el asunto catalán. Jordi Vilajoana, de CiU, una persona muy cercana a Mas, fue más duro que Montilla y señaló que el Gobierno de España está dejando “sin oxígeno” a la Generalitat. “No puede ser que nos estén ahogando porque necesitamos el oxígeno y si no lo conseguimos del Estado que nos ha de proteger tendremos que conseguirlo en otra parte”, llegó a decir. Pero Rajoy, lejos de entrar al choque, como hizo durante la campaña, volvió a ofrecer su tono más dialogante, el que ha adoptado después de las elecciones aunque al mismo tiempo aprueba reformas tan polémicas en Cataluña como la ley de educación.

El presidente recordó todas las ayudas que ha recibido la Generalitat de su Gobierno, no solo del fondo de rescate sino del plan de proveedores, y el apoyo político que el PP ha dado a CiU para aprobar sus recortes. Y planteó a Vilajoana, como también le había dicho a Montilla, que él está dispuesto a seguir ayudando a la Generalitat a que recorte más. Porque lo necesita. Porque cuando va a Bruselas, recordó, él responde por el déficit del Estado y de las autonomías.

Rajoy, de nuevo, se mostró dispuesto a discutir el reparto de los recortes entre el Estado y las autonomías. Desde Cataluña aseguran que estas palabras son solo “bla, bla, bla” sin ofertas reales, y fuentes gubernamentales insisten en que la reforma constitucional no está encima de la mesa de Rajoy, pero es evidente que el presidente sí quiere dar la imagen de que si Mas se va con ERC, no ha sido porque él no estuviera dispuesto a ayudarle para evitarlo.

http://politica.elpais.com/politica/2012/12/18/actualidad/1355850613_788122.html

RAJOY MUESTRA DISPOSICIÓN “TOTAL” A COLABORAR CON CATALUÑA CONTRA LA CRISIS

Rajoy se ha comprometido a mantener una actitud "constructiva" y a "ayudar en lo que pueda"

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha asegurado hoy que la predisposición a colaborar con el nuevo Ejecutivo catalán "es total" y que irá fundamentalmente encaminada a la recuperación económica y a la generación de empleo, así como a resolver los "problemas" de la Generalitat, porque son "de todos". Rajoy se ha pronunciado así en el pleno del Senado en respuesta a una pregunta del senador socialista José Montilla sobre las iniciativas que piensa tomar su Gobierno en materia de colaboración y cooperación con el nuevo Ejecutivo catalán surgido de las elecciones autonómicas del 25 de noviembre.

Rajoy, que ha destacado su "voluntad de cooperación" y de diálogo en "muchos asuntos", entre los que ha citado la financiación autonómica, ha aseverado que él no ha planteado "ningún retroceso" en el Estado autonómico, que ha generado "un nivel de autogobierno difícil de superar".

En su respuesta a Montilla, el presidente del Gobierno ha evitado entrar en cómo va a hacer frente a la cuestión identitaria y a las aspiraciones soberanistas y ha insistido en que la preocupación del Gobierno y de los ciudadanos -incluidos los catalanes- es la recuperación económica. El presidente del Gobierno ha insistido en que "todos" -empresas, trabajadores y Administraciones- deben trabajar conjuntamente para la consecución de esos objetivos, para lo que, en su opinión, se debe reducir el déficit, continuar con las reformas y, en el caso del Ejecutivo central, avanzar en la reestructuración del sector financiero. "Cuanto más acuerdo haya en los objetivos y en los medios para conseguirlo, mejor", ha destacado.

En ese sentido, Rajoy se ha comprometido a mantener una actitud "constructiva" y a "ayudar en lo que pueda" a la Generalitat, y ha dicho que brinda ese apoyo "con el convencimiento de que todas las Administraciones son España y que los problemas de las comunidades autónomas son los problemas de todos".

El jefe del Ejecutivo ha recordado el "esfuerzo" que ha hecho la administración del Estado -"que no está boyante"- para apoyar a Cataluña y otras autonomías con medidas como el plan de proveedores, anticipos a cuenta, atención a los vencimientos de deuda, y puesta en marcha del Fondo de Liquidez Autonómico (FLA).

Ha insistido además Rajoy durante su intervención en que la voluntad de cooperación está "ahí" y que está dispuesto a hablar de muchísimos asuntos como la reforma de la Administración, la unidad de mercado, la Unión Europea u otros asuntos, siempre que se respete la ley y todos los instrumentos del Estado de derecho.

Durante su turno de réplica, Montilla ha recordado al presidente del Gobierno que, además de a la situación económica, Cataluña se enfrenta a otros problemas como contar con un Parlamento en su mayoría formado por fuerzas que llevan en su programa convocar una consulta y pedir en ella un Estado propio.

"No se equivoquen, el problema no ha acabado, no ha llegado todavía", le ha espetado Montilla a Rajoy, a quien le ha pedido que no use en "falso" la democracia y que recuerde que "ni las leyes ni la Constitución pueden convertirse en un arma arrojadiza" si se quieren resolver realmente los problemas.

El jefe del Ejecutivo ha recordado a Montilla que esa situación no está provocada por una "decisión" que él haya tomado, y sobre las aspiraciones catalanas ha dicho que él "no desprecia nada" ni nunca lo ha hecho porque "siempre" procura ver "por dónde va el mundo" y cuáles son "las intenciones de la gente".

No obstante, le ha dicho al senador socialista que deberían estar "sustancialmente de acuerdo" en determinados planteamientos como que "hay que respetar la ley y el Estado de derecho" y que a los catalanes y al resto de españoles les unen "muchas cosas" que del pasado y del presente que a su juicio deben continuar en el futuro.

Montilla ha recordado a Rajoy que él no está a favor de la independencia pero tampoco del retroceso autonómico, ante lo que el jefe del Ejecutivo ha respondido que él no ha planteado tal retroceso y que, si en algún momento hay que modificar el status quo, le gustaría escuchar qué es lo que los socialistas "quieren modificar".

"El Estado autonómico ha generado como nunca en la historia de España un nivel de autogobierno realmente difícil de superar", ha remarcado Rajoy. El presidente, que ha recordado que su Gobierno sólo gestiona el 20% del gasto total español, ha reiterado su disposición al diálogo pero ha pedido que se tenga en cuenta que no todos piensan de igual modo y que siempre debe respetarse la ley.

http://politica.elpais.com/politica/2012/12/18/actualidad/1355850613_788122.html

RAJOY ATACA LA HERENCIA DEL PSOE PARA DEFENDER LA GESTIÓN DE SU PRIMER AÑO

Hace un año, cuando pronunció su discurso de investidura, Mariano Rajoy aseguró que no utilizaría la “herencia recibida” como argumento político, porque los ciudadanos le habían votado para gobernar sobre esa realidad. Sin embargo, en estos 12 meses esa “herencia recibida” ha sido una especie de comodín al que el Gobierno se aferra cada vez que se ve apurado o apretado por la oposición socialista.

El presidente, en un trabajado discurso ante su partido, que lanzó en tono mitinero y a la ofensiva, en un acto pensado como balance de su primer año, tiró de ese comodín con especial virulencia, tanto que llegó a decir que “el PSOE carga con una culpa histórica” por su gestión y no puede dar lecciones de nada.

Tras un año en La Moncloa y después de haber puesto en marcha la agenda de recortes más duros de la democracia, Rajoy se revolvió contra los socialistas, que le acusan de desmantelar el Estado de bienestar. “Nosotros, los problemas los eliminamos y no los escondemos. Vamos a ir con la verdad por delante, como siempre hemos hecho. Pero no vamos a cargar con las culpas de nadie, ni vamos a pagar los platos rotos de otros. No vamos a consentir que quien socavó nuestro Estado de bienestar nos pretenda dar lecciones de política social o proclamarse su defensor. El PSOE congeló las pensiones, no nosotros. Nos dejó un déficit de bancarrota porque gastó lo que no había y aquí está el origen de buena parte de nuestros males. El PSOE carga con una culpa histórica y hay que decirlo alto y claro. Nosotros estamos intentando enderezar la situación”.

Rajoy es consciente de que el balance de su primer año, en términos económicos, es desastroso. Todos los parámetros clave —paro, caída del PIB, inflación, deuda, prima de riesgo— están peor que hace un año. Y no se ha tocado fondo. El Gobierno cree que el arranque de 2013 será durísimo, aunque confía en que la situación mejore en verano. Tal vez por eso, consciente de que no podrá vender datos positivos en muchos meses, Rajoy se pone la venda antes de la herida, carga contra los socialistas y admite que millones de españoles han vivido 12 meses de “dolor y sufrimiento”, un escenario radicalmente distinto al que prometió antes de llegar al poder.

Rajoy sabe ya, a estas alturas del año, que no solo la recuperación no está cerca, sino que ni siquiera va a cumplir su gran objetivo, el que teóricamente justificaba todos los recortes: el 6,3% de déficit en 2012. Se superará, aunque aún no se sabe cuánto.

Rajoy se pone la venda, pero además, consciente de que no habrá resultados pronto, pide a los españoles que tengan “esperanza”. “2012 ha sido un año difícil, de esfuerzos y de grandes sacrificios sin frutos palpables para el ciudadano de a pie. Pero hemos puesto los cimientos de nuestra recuperación”, aseguró.

Esa “esperanza” solo contempla la creación de empleo para 2014: “2013 terminara mejor que como va a empezar. Será un año en el que tendremos fundadas razones para la esperanza de trabajar con un horizonte de crecimiento y de creación de empleo para 2014”.

Rajoy acaba el año con una cierta tranquilidad. Ha logrado resistir y no pedir el rescate, lo que más le preocupaba, y cree que el resultado de la última cumbre le dará algo de aire con la prima de riesgo. El Gobierno insiste en que no lo pide porque nadie le garantiza que la prima de riesgo bajaría a 200 puntos, como quiere Rajoy, y porque no está claro que todos los socios lo apoyarían. Fuentes del Ejecutivo insisten en que Alemania no lo ve con buenos ojos, aunque Angela Merkel, en un encuentro con corresponsales extranjeros, aseguró ayer que ella no le ha recomendado a Rajoy que no pida el rescate, que esa decisión le corresponde solo a él.

El presidente, que lanzó enormes elogios a su secretaria general, Dolores de Cospedal —el acto era en Toledo—, presumió de que conserva la mayoría social que le llevó a La Moncloa:

“Hace poco más de un año, los españoles nos otorgaron su confianza. Pese a todas las dificultades, esa confianza sigue vigente. En los últimos meses hemos cosechado en Galicia, en Cataluña y en el País Vasco unos grandes resultados. Eso es el reconocimiento de los ciudadanos a un partido que allá donde gobierna está haciendo lo que hay que hacer”.

http://politica.elpais.com/politica/2012/12/17/actualidad/1355783548_093407.html

RAJOY DEFIENDE SUS REFORMAS “EN UN AÑO DE DOLOR Y SUFRIMIENTO”

El líder del PP dice que el Gobierno no oculta los problemas sino que los elimina

Los populares analizan el primer año de Gobierno y las reformas ya aprobadas o en proceso

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha justificado la senda reformista de este primer año al frente del Ejecutivo alegando que "los españoles no nos eligieron para que todo siga igual sino para impulsar un profundo camino de cambio que ya hemos empezado". En la reunión de la interparlamentaria del PP, Rajoy ha afirmado que "este año ha sido para muchos un año de dolor y sufrimiento. Soy consciente. Me acuerdo de todos los españoles que no tienen empleo y los que lo están pasando mal. Pero todo lo que hace este Gobierno, todo, lo hace para que recuperen sus vidas y su bienestar".

"Nadie podrá decirnos que nos hemos quedado cruzados de brazos", ha alegado Rajoy quien ha señalado que no hay soluciones fáciles para situaciones difíciles y "no hay chisteras anticrisis", a la vez que se ha mostrado convencido de que el primer año de su Gobierno será reconocido como el período en el que se pusieron las bases para la recuperación económica. "Creo que hemos sido equitativos a la hora de repartir esfuerzos", ha añadido.

Tras un año en La Moncloa, Rajoy se ha escudado en la herencia recibida: "El PSOE carga con una culpa histórica... Nos dejó un déficit de bancarrota, y aquí está buena parte de nuestros males, y dejó al borde del colapso los servicios sociales", ha señalado antes de admitir que no consentirá "lecciones de política social".

También ha hablado de futuro para afirma que "afrontamos un año 2013 muy complicado. Será difícil pero será el año de la estabilización de la economía. Terminará mejor de cómo va a empezar, y tendremos razones para esperar". "Hemos hecho mucho este año y el año que viene haremos más", ha añadido.

"Los esfuerzos no están cayendo en saco roto y más pronto que tarde" se verán los frutos, ha asegurado el presidente del Gobierno que ha añadido que su equipo no ha ocultado los problemas sino que los ha eliminado.

Cuando se cumple un año del traspaso de poderes entre los Gobiernos de José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy, y tras haber puesto en marcha la agenda de recortes más duros de la democracia, el jefe del Ejecutivo abre hoy en Toledo la reunión interparlamentaria del PP, en la que durante dos días, dirigentes del partido y varios ministros defenderán las principales reformas. Acompañado de la secretaria general de la formación y presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, Rajoy inaugura a las once de la mañana esta cita.

Bajo el lema Un año impulsando reformas, este cónclave al que asisten diputados, senadores, eurodiputados y representantes de todas las cámaras autonómicas pretende repasar en varias mesas de trabajo las principales medidas, como la del sector financiero o la reforma sanitaria, que ya han sido aprobadas, y otras en fase de elaboración, como la polémica de la educación, que se abordará mañana, y la de las Administraciones, que el PP quiere pactar con el PSOE.

Tras la inauguración de Rajoy y Cospedal, hoy se presentará un informe de los portavoces parlamentarios del Congreso, Alfonso Alonso, el Senado, José Manuel Barreiro, el grupo popular en el Parlamento Europeo, Jaime Mayor Oreja, y del Parlamento castellano-manchego.

Ya por la tarde, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, será la ponente de una mesa que llevará por título Las reformas del Gobierno: garantía de futuro en nuestro país y que moderará el vicesecretario general de Política Autonómica y Local del PP, Javier Arenas. Habrá también una mesa sobre la reforma de las Administraciones, a cargo del ministro del ramo y también titular de Hacienda, Cristóbal Montoro, y que moderará el vicesecretario general de Organización y Electoral, Carlos Floriano. Por su parte, la ministra de Sanidad, Ana Mato, será la ponente sobre la mesa de la reforma sanitaria, que moderará el vicesecretario general de Estudios y Programas del partido, Esteban González Pons.

Ya mañana, en pleno debate sobre la reforma educativa que el Gobierno está preparando, el titular de Educación, José Ignacio Wert, hablará de ella en la mesa redonda que moderará el presidente del Parlamento castellano-manchego y secretario ejecutivo electoral del PP, Vicente Tirado. Después, Cospedal será la encargada de clausurar esta interparlamentaria.

Los populares quieren centrarse estos dos días en subrayar su apoyo a las políticas reformistas del Gobierno y defender su actuación, encaminada, dice el PP en un comunicado, a "poner fin a la difícil situación económica y social que recibió hace un año, fruto de la inacción de los sucesivos gobiernos socialistas".

http://politica.elpais.com/politica/2012/12/17/actualidad/1355727559_279118.html

RAJOY EN EL TÚNEL

Abrumado por el insoportable aumento del paro, preocupado por la recesión y agobiado por el estallido social, el presidente pide comprensión y paciencia tras 12 meses fracasados

El lunes 3 de diciembre, el país despierta encogido por la crisis y zarandeado por una noticia inesperada. La policía ha detenido al expresidente de la patronal CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, acusado de ocultar su patrimonio para evitar que 10.000 acreedores —la mayoría extrabajadores, pero también 19 bancos y 28 empresas de servicios— cobren los más de 400 millones de euros en deudas que han dejado sus empresas. El mismo día, los médicos de Madrid retoman su huelga por los recortes presupuestarios; los sindicatos y la oposición atizan al Gobierno por dejar sin paga de compensación a ocho millones de pensionistas; los trabajadores de Iberia, avisados de una reducción mayúscula de plantilla (4.000 despidos), preparan seis días de huelga que amenazan con paralizar España…

En esta jornada deprimente, Rajoy ha citado a las siete de la tarde en La Moncloa a los líderes sindicales Cándido Méndez (UGT) e Ignacio Toxo (CC OO). Han pasado dos semanas y media desde la última huelga general que sacó a las calles de toda España a más de un millón de personas contra la política del Gobierno del Partido Popular.

Pero Rajoy sigue convencido este lunes 3 de diciembre, con España agrietada por la crisis, de que solo hay una política posible: la austeridad en el gasto público. “No hay otra alternativa. El año que viene tenemos que refinanciar 230.000 millones de euros”.

Los sindicalistas escuchan sus argumentos y le recuerdan que, pese a todos los sacrificios hechos en los últimos meses y a la sobredosis de austeridad en los presupuestos de todas las Administraciones, las previsiones para 2013 son más paro y recesión.

Por un momento, los sindicalistas han pensado que Rajoy les ha convocado para anunciarles que va a pedir el rescate a Europa. Pero se equivocan. En la conversación de más de dos horas, el presidente sostiene que Alemania, primer poder de la Unión Europea, no quiere que España pida el rescate porque Angela Merkel teme someterse al veredicto del Parlamento alemán. Además, continúa Rajoy, existe la posibilidad de que algún país diga que no y como se necesita unanimidad, después de hacer el gasto no habría ningún rédito.

Promesas rotas

SUBIDA DE IMPUESTOS

» Lo dicho.En marzo de 2010: “La subida del IVA afecta fundamentalmente a pensionistas y parados, que dedican la totalidad de sus ingresos al consumo. Subir el IVA es un sablazo de mal gobernante. Es un disparate en tiempos de crisis subir los impuestos, y sobre todo subir los impuestos al consumo”.

» Rajoy, en el discurso de investidura: “Mi intención es no subir impuestos, en un momento como este no me parece lo más razonable” (diciembre de 2011).

» Y lo hecho. El Gobierno aprobó el 30 de diciembre de 2011 la subida del IRPF entre el 0,75% y el 7% y del Impuesto de Bienes Inmuebles. El Ejecutivo también dio el visto bueno en julio de 2012 a la subida del IVA (del 18% al 21% para la tasa general y del 8% al 10 % para la tasa reducida). Entró en vigor el 1 de septiembre de 2012.

SANIDAD Y EDUCACIÓN

» Lo dicho. Rajoy (noviembre de 2011). “Yo le voy a meter la tijera a todo salvo a las pensiones públicas, y luego, aunque sea competencia de las comunidades autónomas, la sanidad y la educación donde no quiero recortar los derechos de los ciudadanos”.

» Ruiz-Gallardón, en el debate de la campaña electoral (noviembre de 2011). “El Partido Popular se compromete a que ni Educación ni Sanidad jamás sean afectadas por la crisis económica”.

» Y lo hecho. El Gobierno aprueba en abril de 2012 medidas para recortar 10.000 millones de euros en el gasto público educativo y sanitario.

PENSIONISTAS

» Lo dicho. Rajoy (20 de diciembre de 2012, debate de investidura). “Nuestro objetivo es garantizar el poder adquisitivo de los pensionistas”.

» Y lo hecho. El Gobierno decide no actualizar las pensiones de acuerdo con la inflación; los pensionistas pierden 1,9 puntos de poder adquisitivo en 2012, más que en los siete años anteriores de Gobierno socialista.

VIVIENDA

» Lo dicho. Rajoy, en el debate de investidura: “Se mantendrá el tipo superreducido en la adquisición de vivienda, pero únicamente si se trata de la vivienda habitual y con un límite en el precio de su adquisición”.

» Y lo hecho. El Gobierno sube del 4% al 10% el IVA por la compra de una vivienda el 14 de julio de 2012.

Los sindicatos entienden esas explicaciones, pero piensan que hay otra razón política de más peso: si España pide el rescate, el presidente del Gobierno sentirá que ha fracasado.

Rajoy encuentra en algunos datos macroeconómicos elementos de confianza; los sindicalistas solo ven incertidumbre. El presidente les habla de que ha mejorado la balanza de pagos, pero Toxo y Méndez creen que eso ocurre porque ha caído la importación de productos como consecuencia del desplome del consumo interno. Rajoy resalta que ha bajado la prima de riesgo casi 200 puntos desde que Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo, anunciara en septiembre su disposición a comprar deuda soberana de forma ilimitada. El presidente cree además que el ajuste en el sector privado ha terminado y los sindicatos responden que el ajuste duro continúa en el sector público que empuja el empleo en el sector privado.

El presidente ofrece a los líderes sindicales recuperar el diálogo y les habla del empleo juvenil. Los sindicalistas están dispuestos a hablar, pero salen con la sensación de que nada va a cambiar y todo seguirá igual o peor pese a las palabras esperanzadoras del jefe del Gobierno.

Mariano Rajoy ha llegado hasta aquí sin oxígeno. En su primer aniversario como presidente, hay 500.000 parados más, un déficit imparable, una recesión firme, y un empobrecimiento general. Su imagen pública está llena de arañazos; los españoles desconfían de su capacidad para gestionar la salida de la crisis, según todas las encuestas. Las protestas en la calle no cesan desde que el Gobierno del PP manda en España; los servicios públicos esenciales se deterioran por la reducción de gasto público que ha impuesto; ha rebajado el salario a todos los trabajadores con una subida del IRPF, y a los tres millones de funcionarios les ha quitado, además, la paga extra de Navidad, trabajan más horas y tienen menos días libres. Es el primer presidente de la democracia que ha sufrido dos huelgas generales en menos de 12 meses; y tiene en pie de guerra a médicos, profesores, jueces, abogados y artistas.

El líder del PP asumió hace casi un año la dirección suprema de un país enredado en la crisis, con un desempleo insoportable (más de cinco millones de parados), un déficit fuera de control (90.000 millones de euros en 2011) y un clima social endiablado.

Entre la palabra y la realidad

Convocó a los líderes sindicales 19 días después de la huelga general y les explicó sus dudas sobre el rescate

El presidente vive desde entonces atrapado en un dilema: su palabra o la realidad. Un año después, ha conseguido incumplir casi todas sus promesas y tomar decisiones contrarias a sus principios irrenunciables con el único afán de buscar una salida al túnel. Pero España sigue a oscuras.

Desde que tomó posesión de su cargo el 21 de diciembre de 2011, Rajoy vive obsesionado con el déficit público (diferencia entre ingresos y gastos); la prima de riesgo, el número de parados (camino ya de los seis millones, según la última EPA) y la evolución del PIB. El jefe del Ejecutivo sabe que sin crecimiento no hay creación de empleo; sin empleo no hay consumo, sin consumo no hay ingresos; sin ingresos hay más déficit; con más déficit se encarece la financiación.

Para desenredar este embrollo, Rajoy tiene las manos atadas. Le ha tocado dirigir un Ejecutivo monitorizado por Bruselas, que impone la política económica y condiciona su ayuda a más sacrificios.

El presidente ofreció a Toxo y Méndez recuperar el diálogo y les habló de algunos datos positivos en la evolución económica

El líder del PP ya lo sabía cuando llegó al cargo. Días antes de su investidura, contaba resignado en reuniones discretas celebradas en su despacho de Génova, 13, el futuro que le esperaba: “No tengo mucho margen de maniobra. Tengo que hacer lo que me dice Europa. He leído la carta del BCE que le mandaron a Zapatero y tengo que cumplirla”.

Aquella misiva, que el presidente socialista solo atendió en parte, recomendaba aprobar una reforma laboral “con indemnizaciones bajas por despido durante un espacio de tiempo limitado” y eliminar la normativa que daba prioridad a los acuerdos sectoriales sobre los acuerdos de empresa. Además, el BCE pedía más recortes presupuestarios y modificaciones legales para impulsar la competitividad en “energía, alquiler de viviendas y servicios profesionales”.

Todos los ministerios buscan nuevas fuentes de ingresos, Fomento barajó cobrar peaje en la red principal de carreteras

Con ese guion impuesto desde fuera, Rajoy anunció solemne en su investidura que se disponía a escribir “una página nueva en la historia de la democracia española” donde diría “la verdad, aunque duela, sin adornos y sin excusas” y llamaría “al pan, pan, y al vino, vino”.

Pero aquel día Rajoy evitó hacer daño. Aquel día no contó que impulsaría una reforma laboral que facilitaba y abarataba el despido (20 días por año trabajado con un máximo de 12 meses de indemnización) ni que subiría los principales impuestos, incluido el denostado IVA, ni que permitiría la pérdida de poder adquisitivo de los pensionistas ni que aprobaría recortes multimillonarios en Educación y Sanidad, ni que perdonaría a los defraudadores fiscales ni que nacionalizaría Bankia, ni que pediría un rescate bancario y aprobaría el banco malo que siempre negó.

Eso llegó un poco más tarde.

Rajoy prometió que diría la verdad aunque doliera pero las malas noticias se las reparten los ministros y la vicepresidenta

En el segundo consejo de ministros presidido por Rajoy, solo nueve días después de su discurso suave de investidura, el Gobierno aprobó subir el IRPF a todos los asalariados y el impuesto de bienes inmuebles a todos los propietarios, incrementar la jornada laboral de los funcionarios, recortar las subvenciones a partidos políticos y sindicatos; congelar el sueldo de los empleados públicos…

Era solo el principio de un aluvión de medidas impopulares que fue aprobando en un intento desesperado por equilibrar el presupuesto.

La verdad dolorosa sin adornos, las malas noticias, se las repartieron los ministros y la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría.

Secretarios de Estado, subsecretarios y directores generales se afanan cada semana desde hace un año en buscar nuevas fuentes de ingresos y partidas del presupuesto donde recortar más gasto. Con esta consigna, la comisión de subsecretarios y la comisión delegada de Asuntos Económicos tramitaron propuestas de aumento de impuestos y de reducción de gastos que marcaron el inicio del estallido social en el que están involucrados todos los colectivos del país.

Se encarecieron los medicamentos, se aumentó el ratio de alumnos por aula para disminuir el número de profesores necesarios, se creó un pago obligatorio para inmigrantes sin papeles que acudan a la sanidad pública, se extendió el cobro de las tasas judiciales a todos los ciudadanos y no solo a las empresas, se frenó la entrada de nuevos beneficiarios de la Ley de Dependencia y se congelaron las ayudas al alquiler para jóvenes. Ahora se acaba de anunciar un nuevo copago para los traslados en ambulancia no urgentes. En el Ministerio de Fomento barajaron incluso cobrar un peaje por el uso de las carreteras de la red principal para recaudar el dinero con el que financiar el coste multimillonario de la conservación de las autovías. Pero las autoridades económicas del Gobierno consideraron que esa medida haría perder competitividad y perjudicaría al sector del transporte por carretera.

Las líneas rojas que marca Bruselas

“Se asume cualquier desgaste para conseguir el objetivo prioritario de reducir el déficit como exige la Unión Europea. Todas las decisiones se subordinan a los acuerdos con Bruselas”, cuenta un alto cargo. Bruselas se sienta cada viernes en el Consejo de Ministros y marca las líneas rojas que Rajoy y su Gobierno no pueden traspasar.

Los resultados económicos, de momento, han sido catastróficos. Todos los parámetros importantes están mucho peor que hace un año. La depresión continúa. El empleo se desploma. La prima de riesgo está estable por encima de los 400, una cifra que en agosto de 2011 llevó nada menos que a una reforma constitucional apresurada.

En el aspecto político, las cosas no están mucho mejor. Antes de llegar al Gobierno, aunque nunca anunció sus intenciones —el ejemplo de David Cameron le hizo ocultar sus planes más duros, según su entorno—, Rajoy contaba con que tendría una gran contestación social. Incluso calculaba que podría sufrir dos huelgas generales. Es lo que les trasladaba a los suyos en privado. Pero lo que no esperaba es que también parte de la derecha se le volviera en contra tan pronto, explican varios dirigentes.

La decepción de las elecciones andaluzas, donde el PSOE mantuvo el Gobierno con el apoyo de IU, asustó mucho al PP. Las encuestas muestran una enorme desconfianza en Rajoy y en el Gobierno entre los votantes populares por las subidas de impuestos y la sensación de improvisación constante.

Rajoy, atrapado entre la crisis y las negociaciones con sus socios europeos, ha decidido, fiel a su estilo, no hacer apenas política. Su vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, a la que nadie discute su control de las entretelas del Gobierno, tampoco ha buscado un fuerte perfil político. Las batallas ideológicas, las que animan a ese electorado tan molesto con él y que preocupa al PP, se las han dejado a dos ministros que sufren un gran desgaste: Alberto Ruiz Gallardón (Justicia) y José Ignacio Wert (Educación). Salvando las enormes distancias políticas entre los personajes, Rajoy hace ahora como en su día hizo con Ángel Acebes o Eduardo Zaplana. Deja que sean ellos el ariete, les respalda cuando se lo preguntan, pero también deja crecer la idea de que van por libre. Si se equivocan, son ellos los que se queman. Algunos creen que esa estrategia tiene un problema: los ministros que hacen cosas sufren un fuerte desgaste, mientras otros, la mayoría, que han decidido pasar inadvertidos en plena vorágine, se protegen. Gallardón, un político siempre capaz de reinventarse, y Wert, que antes de ser ministro era, con Pedro Arriola, estratega y gurú de las encuestas del presidente, son muy útiles a Rajoy. Satisfacen con sus propuestas sobre aborto o educación al electorado más conservador, ese que está molesto por la política económica, y además logran distraer la atención. Wert, con su ley educativa y el escándalo que ha causado en Cataluña, ha logrado tapar por unos días la medida más impopular para Rajoy: la pérdida del poder adquisitivo de ocho millones de pensiones.

La resistencia de Rajoy

Lo cierto es que los suyos, a la hora de buscar elementos positivos de un año durísimo, siempre llegan al mismo punto: la resistencia de Rajoy. Consideran un éxito que el presidente pueda llegar a fin de año sin pedir un nuevo rescate. Una prueba de resistencia, sobre todo a las presiones de banqueros y empresarios, que sufren unos enormes costes de financiación y le exigen que pida ayuda al BCE para bajarlos.

El presidente llega a su primer aniversario sin haber hecho crisis de Gobierno a pesar de que varios ministros y otros dirigentes del PP admiten que algunos miembros del Ejecutivo están muy quemados. Lo que otros ven como una muestra de la inacción de Rajoy, que deja que se pudran los problemas, en su entorno lo ven como una prueba más de resistencia.

En el área económica, Cristóbal Montoro (Hacienda), fiel de la vicepresidenta, está muy quemado, aunque cada vez tiene más protagonismo porque el ministerio que ocupa es clave. Con Rajoy nada es definitivo. Parecía que todo se hacía para cumplir el déficit y si no se conseguía, alguien caería, en especial Montoro, encargado de presionar a las autonomías para controlar el gasto. Ahora ya se da por hecho que se rebasará el objetivo de déficit y el propio presidente asume como normal un incumplimiento que hace unas semanas era inasumible. Pero vive al día, y cambia el discurso sin inmutarse.

Luis de Guindos (Economía), que ha tenido momentos muy duros y ha sufrido críticas en Europa, ha liderado las maniobras de Rajoy para evitar un nuevo rescate y eso suma. El presidente tiene mucha presión para que nombre un vicepresidente económico, alguien que haga un relato coherente de las reformas y que tenga peso sobre todos los demás ministros. Se supone que Rajoy ocupa ese puesto al presidir la Comisión Delegada de Asuntos Económicos, pero él nunca explica las principales decisiones. Ni siquiera la de no actualizar las pensiones con el IPC de noviembre, pese a todo lo que comprometió su palabra en este asunto.

Guindos y Montoro siguen su batalla para ser ellos los vicepresidentes económicos. El primero lo tiene más fácil, según la mayoría de los consultados, pero Rajoy siempre prefiere esperar, con lo que es posible que no cambie ni siquiera eso. Álvaro Nadal, director de la Oficina Económica de Moncloa, es el tercero en discordia, es la voz de Rajoy, está siempre detrás de las decisiones clave del Gobierno, influye mucho en la comisión de subsecretarios, y está en todas las reuniones clave. El presidente nunca se ve con Merkel, Hollande, Monti y otros líderes internacionales clave sin que Nadal esté a su lado.

Alguien a quien responsabilizar

El presidente llega a su primer año de mandato achicharrado por la crisis, pero tranquilo. Siempre tiene alguien a quien responsabilizar. Primero fue la herencia socialista, después fue Europa, que no se ponía de acuerdo para la unión bancaria. Lo único que le inquieta realmente está lejos de ocurrir: una oposición fuerte y una crisis interna en el PP. Dos amenazas inexistentes.

En el partido, las aguas han vuelto a calmarse.

Las elecciones gallegas le salvaron una vez más. En el PP se miraba a esa cita electoral con temor. Si había derrota, después del fracaso andaluz, los barones iban a empezar a moverse. Pero Alberto Núñez Feijóo venció, reforzando su papel de posible sucesor, Rajoy superó esa bola de set y ganó dos años de tranquilidad. Hasta las europeas de 2014, unas elecciones menores, y sobre todo las municipales y autonómicas de 2015, esas sí claves. Tiene mucho tiempo para manejar su desgaste y sobre todo esperar, su estrategia favorita, a que la situación mejore y pueda vender algún dato positivo.

Rajoy vive obsesionado con la economía y la prima de riesgo. Pero el problema político de fondo que más le preocupa es el proyecto independentista de los que gobiernan Cataluña. Se la jugó a fondo en la pasada campaña electoral y en el PP quedó la idea de una clara victoria. No porque el independentismo haya bajado, sino porque la batalla se convirtió en un pulso entre Rajoy y Artur Mas que ganó claramente el líder popular. Aunque sabe que el pacto CiU-ERC para gobernar juntos el futuro de Cataluña implicará enormes conflictos en muy poco tiempo.

Rajoy se dispone así a encarar su segundo año mariano, como ya se llama irónicamente, con la idea fija de la resistencia, la que ha marcado toda su carrera política. El presidente mira ahora a todos con distancia. Tiene el poder, todo el poder, y confía en que el tiempo hará el resto. Su programa electoral ha quedado para el recuerdo; sus principales promesas, incumplidas. Es la realidad la que manda, según explica, no su voluntad, y 2013, admite, será también durísimo.

Pero de nuevo Rajoy hará una exhibición de resistencia. Hasta que escampe. Como ha hecho siempre.

http://politica.elpais.com/politica/2012/12/14/actualidad/1355515391_297102.html

¿POR QUÉ ESPERA RAJOY?

Pesa más la factura política del rescate que la financiación barata que traería.

Es muy probable que Bruselas exija una profunda reforma de las pensiones

Ocurre en los mercados financieros: los rescates se piden y reciben con la inquietante sensación de comenzar el primer día de un secuestro. Apenas nadie duda de que España, la que creció por encima de Europa durante años, la que tenía matrícula de honor como fiable pagadora de sus deudas hasta hace un par de años, acabará rompiendo el enésimo tabú de la crisis y solicitando ayuda financiera a sus socios europeos: crédito barato. Es el mecanismo que hará posible la ayuda del Banco Central Europeo (BCE) y la mejora de la financiación pública y, a la postre, que la economía española rompa el círculo vicioso en el que se encuentra y empiece a levantar cabeza. Así funciona la teoría. Y, sin embargo, el Gobierno parece resistirse hasta el último aliento por toda la factura que acarrea.

No habrá comidas gratis para España, ni caballeros blancos, ni conejos saliendo de chisteras. Habrá austeridad, más purga, y la duda —y la negociación que viene— estriba en cuánta más. Es muy probable, coinciden la mayor parte de expertos, que Bruselas exija una profunda reforma del sistema pensiones, que la jubilación a los 67 años entre en vigor antes de los previsto. Madrid perderá soberanía, más de la cedida ya a cuenta del rescate a la banca, y la tan manoseada marca España se verá definitivamente en barrena. El coste político para el Gobierno está servido.

Los rescates financieros, además, suelen traducirse en un cierre del mercado para los países que lo piden y más fuga de capitales. Pero hay una diferencia crucial entre el rescate pensado para España y los llevados a cabo en Grecia, Portugal e Irlanda, el papel de Draghi. Aquí entra en juego el compromiso del BCE de comprar deuda en el mercado secundario si España pide el plan de ayuda. Esa es la ventaja. “Este este caso se han diseñado los mecanismos para evitar el cierre del mercado: el BCE puede activar el programa para la compra de bonos en el mercado secundario (el de títulos ya emitidos que se intercambian entre inversores) y el MEDE (fondo de rescate permanente) puede hacerlo en el primario (las subastas de títulos del Tesoro público”, explica desde Washington David López-Salido, director de Asuntos Monetarios de la Reserva Federal de EE UU.

Si los organismos europeos compran bonos españoles, la fuerza de su demanda mejora su precio, con lo que baja la rentabilidad que se le exige a la deuda española. Así, la llamada prima de riesgo, que es la diferencia de interés entre la deuda española y la alemana, se reduce. Además, España ahora mismo sí puede afrontar los vencimientos de la deuda, a diferencia de lo que ocurrió con Grecia o Portugal, pero el rescate es el requisito que le exige Mario Draghi para actuar. Las empresas españolas pagan casi el doble que las alemanas por un crédito. Y estas dificultades crediticias ahogan una economía que tiene una deuda privada colosal, que triplica al producto interior bruto (PIB) del país.

La prima de riesgo acabó el viernes algo por encima de los 400 puntos básicos, después de empezar mal la semana, con el anuncio del adiós de Mario Monti y la vuelta a escena de Silvio Berlusconi en Italia sacudiendo la Eurozona. “No llegaremos a los 200 puntos básicos, que es muy probablemente el nivel que le gustaría bajar al Gobierno, pero sí mejorará notablemente y eso es urgente”, apunta el jefe de estudios de una entidad financiera. “Esperar es una mala idea, la economía sigue empeorando y es mejor negociar el rescate cuando aún tienes una buena posición fiscal. Además, no pedirán muchas más medidas de ajuste que las que ya están previstas”, añade.

Por otro lado, la relajación de los inversores en los últimos meses se debe a ese compromiso del BCE de ayudar a los países que lo necesiten, pero este efecto balsámico se está agotando.

España, con una deuda pública de más de 800.000 millones (el 77,4% de su PIB) va a necesitar dinero. Ahorro Corporación calcula una necesidad bruta de financiación de al menos 180.000 millones en 2013, entre el vencimiento de bonos (unos 60.000 millones), de letras ya en circulación y unas necesidades extra neta de otros tantos. Además, calculan que a lo largo del próximo ejercicio el Tesoro podría colocar hasta 35.000 millones más en letras a tres y seis meses, lo que elevaría la cifra a 210.000 millones.

“Hoy no lo necesitamos”, dijo esta semana el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, a cuenta de la ayuda. ¿Por qué el Gobierno se resiste y espera? Hay un elemento clave: el BCE supedita esa ayuda a que el Ejecutivo cumpla los objetivos de reducción de déficit. Es muy importante que antes de esto España tenga atada y bien atada con Bruselas la hoja de ruta de reducción de desequilibrios presupuestarios con metas realistas (el Ejecutivo reconoce ya lo difícil que será cumplir este año con el 6,3%).

El economista jefe de Intermoney, José Carlos Díez, Díez también es de los que creen conveniente retrasar la petición de rescate y ponerse detrás de Italia, ahora blanco de los nervios del mercado por el adiós de Monti. “Nos hemos financiado, tenemos colchón de ahorro [casi 40.000 millones depositados en el Banco de España a cierre de noviembre] y los tipos están en niveles razonables. Ahora tenemos la oportunidad de ponernos de perfil porque se habla de Italia, y la economía alemana va a la baja”, apunta. “Si esperas, puedes ir de la mano de Italia y pedirle el rescate cuando Alemania claudique y tenga que aprobar planes de estímulo para su propia economía”, añade.

“El FMI empieza a darse cuenta de lo que pasa”, afirma desde Londres el economista griego Costas Lapavitsas, profesor en la Universidad de Londres, es de los que creen que muchos países europeos estarían mejor fuera del euro. A su juicio, "España debería formar un bloque para presionar a Berlín y cambiar esa política” que tiene la austeridad como único credo.

¿Cuánto tiempo que llevará a España recuperarse del estigma del rescate? Díez cree que poco: “Cuando los mercados vean que crece la economía, volverá el dinero; la codicia es más fuerte que la memoria”.

Crédito más barato

Las grandes cifras de los nebulosos mercados financieros, por extrañas que parezcan se trasladan ipso facto a eso que se da en llamar la economía real, en el coste que tiene para las empresas pagar un crédito. Una compañía española pagaba este verano un 6,61% por un crédito de un millón de euros con un vencimiento de uno a cinco años, una buena referencia al hablar de pymes españolas, según los datos de agosto facilitados por el BCE. La desventaja competitiva de las firmas españolas se manifiesta así: por ese mismo crédito, una pyme alemana pagaban 3,81%,

http://economia.elpais.com/economia/2012/12/15/actualidad/1355599626_044197.html

RAJOY DESCARTA EL RESCATE INMINENTE: "HOY NO LO NECESITAMOS"

  • El presidente del Gobierno afirma que si es necesario sí pedirá la ayuda europea

  • El jefe del Ejecutivo defiende sus medidas: sin ellas "el futuro sería muy incierto"

  • El Gobierno enviará a Bruselas un documento con "propuestas concretas" sobre la unión política

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha descartado esta mañana en dos ocasiones que España vaya a solicitar el rescate de forma inminente. "Hoy no lo necesitamos", ha asegurado en una entrevista en la cadena SER. El jefe del Ejecutivo ha aclarado que si es necesario sí pedirá la ayuda europea: "Si lo necesitamos, lo usaremos".

Posteriormente, en una rueda de prensa convocada para valorar los resultados de la cumbre europea, el presidente ha abundado en esta idea y ha afirmado que el rescate es un instrumento que el BCE ha puesto a disposición de los países y que el Gobierno no renuncia a pedirlo en alguna ocasión. "Hasta el momento no lo hemos considerado necesario y no lo haremos. Es posible que nos parezca oportuno hacerlo más adelante".

El presidente también ha asegurado que en los próximos días, el Ejecutivo enviará a Bruselas "propuestas concretas sobre la unión política, que es en lo que menos se ha avanzado".

Rajoy ha explicado en la SER que el principal problema de España es el crédito, y ha juzgado de "muy positivo" el anuncio que hizo el Banco Central Europeo de que compraría deuda pública de aquellos países que lo necesitaran, aunque ha lamentado que el BCE no lo haga sin que los países pidan antes un rescate con condiciones. El presidente celebra, por otro lado, el acuerdo alcanzado ayer sobre el supervisor bancario: "La mayoría de los bancos españoles van a ser controlados y eso es bueno para los clientes y para los bancos".

El jefe del Ejecutivo ha reconocido a primera hora del día que a España le hacen "mucha falta" las políticas de crecimiento, y se ha referido al malestar social. "Hay muchos españoles enfadados, disgustados con el Gobierno", ha reconocido, a la vez que ha defendido sus medidas. Sin ellas, ha dicho, el futuro del país sería "muy incierto".

Para Rajoy, Mario Monti ha sido un "buen" primer ministro italiano, aunque ha evitado opinar acerca de si este debe presentarse a las próximas elecciones que se celebrarán en el país.

El pasado lunes, el ministro de Economía, Luis de Guindos, admitió que el Gobierno estaba "mirando" la posibilidad de solicitar el rescate a Europa. Según explicó, el Ejecutivo teme que la inestabilidad en Italia reavive el oleaje contra el euro y que eso provoque una nueva subida de la prima de riesgo española. "Los tiempos también son importantes. Hay que elegir la mejor decisión en el mejor momento posible", aseguró Guindos, dejando en el aire la posibilidad de que se produzca la petición de lo que el Gobierno evita llamar rescate. Hoy Rajoy ha descartado que el rescate vaya a producirse a corto plazo.

A favor del Gobierno juega la actual situación de los mercados. Pese al susto que ha provocado el anuncio de la salida precipitada de Monti, la deuda española atraviesa un periodo de relativa calma y, de hecho, el Ejecutivo ha logrado completar antes de tiempo su programa de financiación de este 2012. Con ello, sigue demostrando que tiene acceso a los mercados, lo que amortigua las presiones para tener que activar la ayuda del BCE.

No obstante, tal y como advierten los expertos, esta tregua no está sustentada en una recuperación de la confianza o en que la situación real de España haya mejorado. En realidad, añaden, lo que respalda al Estado en los mercados es la expectativa de que tarde o temprano habrá intervención del instituto emisor europeo, con lo que no se puede descartar un cambio brusco ante cualquier nuevo accidente en el camino de salida de la crisis de la UE.

http://politica.elpais.com/politica/2012/12/14/actualidad/1355474128_736174.html

RAJOY SALE EN DEFENSA DE LOS DOS MINISTROS MÁS POLÉMICOS, GALLARDÓN Y WERT

  • El presidente califica de "sensata y equilibrada" la nueva ley de tasas judiciales

  • El jefe del Ejecutivo defiende que la reforma en materia lingüística no es un ataque al catalán

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha salido hoy en defensa de los titulares de Justicia y Educación, Alberto Ruiz-Gallardón y José Ignacio Wert, dos de los ministros más cuestionados de su Gobierno, que han conseguido sublevar a sus respectivos sectores con medidas de ajuste y contrarreformas.

En la rueda de prensa posterior al Consejo Europeo, el presidente ha empezado reconociendo que España atraviesa una situación muy difícil, cuya superación requiere el esfuerzo de toda la sociedad, pero ha subrayado que, con la nueva ley de tasas, los usuarios de la Justicia solo pagarán el 10% de su coste, mientras que el 90% restante seguirá a cargo del contribuyente. Frente a esta proporción, ha asegurado, en Alemania los usuarios costean el 43% del total y en los países de la OCDE la media es el del 29%. Ha subrayado, además, que muchos ciudadanos quedarán exentos de las tasas, además del 70% de los asuntos que se ven en los tribunales.

Rajoy no ha dudado en mostrar su apoyo a la nueva ley, que ha calificado de "sensata y equilibrada"; y al propio Gallardón, de quien ha elogiado su esfuerzo de diálogo y ha dicho que "cuenta con el respaldo del Gobierno y su presidente".

Menos contundente ha sido su respaldo a Wert. Tras contestar con un lacónico "no" a la pregunta de si piensa relevarlo, ha negado que sea cierto que cada partido imponga su propio modelo educativo cuando llega al poder. En España, después de Franco, solo se ha aplicado el modelo educativo del PSOE —ya que el diseñado por Aznar no llegó a desarrollarse— por lo que, a la vista del informe Pisa y de los porcentajes de fracaso escolar, "lo menos que puede hacer un Gobierno responsable es intentar mejorar la calidad de la educación", ha argumentado.

Rajoy ha defendido también la reforma en materia lingüística, alegando que es "absolutamente falso" que se trate de un ataque al catalán. Su único objetivo, según el presidente, es "buscar una fórmula para que la gente pueda hacer uso de su derecho" a recibir la enseñanza en la lengua que elija. Rajoy ha asegurado que el Gobierno tiene una "disposición plena al diálogo" y que el ministro de Educación "ha hablado absolutamente con todo el mundo", aunque, se ha quejado, "hay gente" —en alusión a la Generalitat de Cataluña— que interpreta que el diálogo consiste en "aceptar sus posiciones o no cambiar nada". Para el Gobierno, el único límite es que "se respeten los derechos individuales".

http://politica.elpais.com/politica/2012/12/14/actualidad/1355492351_388615.html

RAJOY NIEGA EN EL CONGRESO QUE HAYA BAJADO LAS PENSIONES

Balance y saldo del primer año de Gobierno a petición de la oposición y palabras duras para glosarlo del jefe del Ejecutivo y del líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, con la no revalorización de las pensiones como fondo, en la sesión de control al Gobierno. Un murmullo intenso ha acompañado la afirmación del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, de que los pensionistas no han perdido poder adquisitivo por cuanto que unos verán subidas sus retribuciones en un punto y las más bajas en dos. Lo cierto es que la no revalorización supone para este colectivo una pérdida porque no recupera lo que ha perdido por la inflación durante todo un año y ese déficit lo arrastrará para años sucesivos. A pesar de la primera declaración, Rajoy sí ha hecho el reconocimiento de que hubiera querido revalorizarlas pero no ha podido, según respondió a la portavoz de UPyD, Rosa Díez, que consideró más grave "mentir que no cumplir".

Por elevación ha tirado el líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, que ha tratado de resumir en dos minutos y medio el balance de la política del Gobierno durante su primer año. "Ustedes en solo un año han desmontado pieza a pieza el Estado de Bienestar que es de todos los españoles; no hay solo colectivo al que no le vaya peor; no han dejado títere con cabeza…", ha enumerado sin fin, Rubalcaba: pensionistas, trabajadores afectados por la reforma laboral; situación de la Sanidad, de la Educación, de las políticas de Bienestar. "Sólo han beneficiado a los evasores fiscales, mientras que dejan en las compañías privadas la gestión de la Sanidad, y recortar en educación pero sí hay dinero para prolongar los conciertos educativos seis años más", ha continuado Rubalcaba. Y la promesa del jefe de la oposición le ha puesto colofón de su intervención: "Ustedes están desmontando el estado social pieza a pieza, pero los socialistas lo reconstruiremos con tanta diligencia como ustedes lo están desmontando".

La respuesta de Rajoy ha sido la esperada, en la misma línea de sus intervenciones de todo este año: la herencia recibida. "Si ustedes hubieran cumplido su compromiso de dejar el déficit en un 6% y no en un 9%, no tendríamos que haber tomado las medidas que nos hemos visto obligados a adoptar".

Ha recordado Rajoy que el Gobierno socialista congeló las pensiones y por tanto les ha reprochado que no deben apropiarse de las políticas de bienestar. No obstante, lo que ocurrió es diferente, ya que la congelación de las pensiones para 2011 fue una medida de nuevo cuño, pero que no influía para la revalorización de las pensiones como por ley es obligatorio. Esa ley que será cambiada a través de un decreto ley y que mañana será convalidada por el pleno del Congreso. "Una ley ilegal", ha clamado la portavoz socialista, Soraya Rodríguez, en su interpelación a la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría. Los socialistas recurrirán al Tribunal Constitucional esa restricción de la paga, por cuanto que los pensionistas ya han devengado su derecho mes a mes.

"Ya no pueden mentir más porque ya no hay nadie dispuestos a creerlos", ha aventurado la portavoz socialista. Para "mentiras" lo que la legislatura pasada el PP tuvo que escuchar, ha replicado la vicepresidenta popular. Que ha recordado todas las previsiones fallidas de los Gobiernos socialistas de que la crisis se aminoraría. Pero Sáenz de Santamaría ha rematado su respuesta con un reproche al PSOE por su estrategia de oposición. "Por su forma de hacer oposición están ustedes como están, reflexionen", les ha aconsejado.

La dureza entre Gobierno y PSOE no ha empañado la que exhibió Rosa Díez en sus reproches al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, por las pensiones. Mentiras y mentiras. Rosa Díez ha acusado a Rajoy y él le ha dicho lo mismo a ella.

Rosa Díez ha advertido al presidente del Gobierno que las mentiras tienen consecuencias, por lo que el incumplimiento sobre las pensiones las tendrá: "Lo peor no son las medidas, lo peor son las mentiras". Además ha mentido por razones electorales -comicios en Cataluña, antes en Galicia y el País Vasco – y eso no tiene "remedio ni perdón". Le ha emplazado a dimitir después de haber faltado a la verdad ante todos los españoles. Quiso revalorizar las pensiones pero no pudo y en cuanto pueda lo subsanará. Rajoy no salió de estas consideraciones.

http://politica.elpais.com/politica/2012/12/12/actualidad/1355296014_304229.html

RAJOY ADVIERTE DE QUE PARA REFORMAR LA LEY FUNDAMENTAL TIENE QUE HABER UN “OBJETIVO CLARO”

Cuando el 6 de diciembre del próximo año se celebre el 35º aniversario de la Constitución, con toda probabilidad no se habrá dado paso alguno para su modificación en ninguno de sus artículos, capítulos y títulos. Esa es la previsión de experimentados políticos de distintos partidos, incluidos el PSOE y el PP. Y no porque no estimen la conveniencia de algunas modificaciones, sino porque no se dan las condiciones necesarias para llevarlas a cabo. La fundamental: el consenso que se dio en 1978.

El clima en el que este jueves se celebró el 34º aniversario de la aprobación en referéndum de la Constitución estuvo impregnado de pesimismo por la hondura de la crisis económica y por las llamadas al diálogo para afrontar una de las etapas más difíciles de la historia de España desde el fin de la dictadura.

Los presidentes del Congreso y del Senado, Jesús Posada y Pío García-Escudero, fueron los encargados de levantar la bandera del diálogo, aunque hubo matices diferenciales entre uno y otro, ambos del PP. García-Escudero se preguntó sobre el grado de vigencia de la Constitución, para responderse que era pleno, aunque esta evidencia no excluye que se reforme, porque su “versatilidad” lo permite. No tiene dudas el presidente del Senado sobre la necesidad de abordar, por fin, el cambio de la Cámara territorial, planteada “casi desde el momento en el que nació”. Una ponencia para ese fin trabaja desde hace varios meses con discreción y sin meterse aún en los temas más espinosos. Pero en el ambiente político de este jueves planeaba la pregunta de si los males que aquejan a la vida social, política, económica e institucional del país pueden tener alivio con un cambio constitucional. “Los valores que inspiraron la Constitución de 1978 deben guiar la salida de la crisis económica”, dijo Posada, presidente del Congreso, muy unido a Mariano Rajoy. “En esta etapa de dificultades, no es momento para plantear aventuras secesionistas”, remató.

Esta advertencia no quiere afirmar ni negar ninguna posibilidad de retoques en el futuro, según apostilló después el presidente del Congreso. Pero ahora no puede haber cambios si ni siquiera hay diálogo, fue lo que explicó en charla informal con los periodistas, formato en el que continuó toda la recepción con las autoridades.

"Cambiar la Constitución, ¿para qué?", se preguntó el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. Tampoco dijo ni que sí ni que no; ni siquiera apuntó qué parte de la Ley Fundamental está más necesitada de ser remozada. Pero sí ve tres condiciones para abordar un posible cambio: definir con claridad el objetivo de la reforma; máximo consenso para abordarla y que el momento sea oportuno. No se ha escuchado al Gobierno, en su año de andadura, abogar por una reforma, así que caben pocas especulaciones al respecto. ¿Estaría dispuesto el PP a pactar con el PSOE el cambio constitucional para que las mujeres pudieran acceder a la Corona? Esta fue una de las propuestas del anterior presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, junto a otras sobre las que no debería haber controversia, pero que no llegaron a parte alguna. No quiso este jueves Rajoy dar ni un paso más, salvo para decir que la Ley Fundamental “está plenamente vigente”.

No lo duda casi nadie, ni siquiera los que hablan con naturalidad de cambiarla en algunos aspectos. El afecto a la Constitución de 1978 es evidente, por más que ahora se cuestione en cuanto a su ordenamiento territorial y estructura de Estado. Pero en este aniversario de la Constitución no había interlocutores para defender un sistema diferente por la ausencia deliberada de los partidos nacionalistas en este acto. No estuvo presente ningún representante de CiU, lo que es una novedad; ni tampoco del PNV, que sí son habituales.

Cambiar la Constitución para garantizar “más igualdad, más libertad y más justicia”, sí, dice la presidenta de UPyD, Rosa Díez, pero solo para eso.

Por tanto, las objeciones que este jueves se pusieron no se dirigieron a pedir cambios constitucionales, sino respeto a la Ley Fundamental. El presidente de Andalucía y del PSOE, José Antonio Griñán, fue al grano: “No hay que cambiar la Constitución, sino respetarla, y el PP no la respeta porque la está cambiando a través de sus leyes”. Y puso un ejemplo. La reforma laboral, “al acabar con los convenios colectivos y arrumbar el papel de los sindicatos, incumple con los derechos laborales y con el papel que la Constitución otorga a las centrales sindicales”, lanzó. Los cambios en el sistema educativo y sanitario también vulneran, según Griñán, la igualdad de oportunidades que consagra la Constitución. En suma, entiende que la Constitución se incumple en espíritu y letra.

Este hilo argumental lo sostiene con fuerza el coordinador general de IU, Cayo Lara, que para dejar en evidencia que “nada tenía que celebrar”, acudió a la puerta del Senado, hizo unas declaraciones y se fue antes de que empezara el acto. “No se puede rendir homenaje a una Constitución que se está violando cada día por unos con el consentimiento de otros”.

PP y PSOE sí se pusieron de acuerdo en agosto de 2011 para cambiar en horas la Constitución con la obligación del déficit cero.

http://politica.elpais.com/politica/2012/12/06/actualidad/1354799719_631527.html

RAJOY INCUMPLE SU ÚLTIMA GRAN PROMESA Y LAS PENSIONES PIERDEN PODER ADQUISITIVO

Mariano Rajoy cruzó este viernes la última línea roja que él mismo se impuso, el último gran compromiso electoral que le quedaba por incumplir: las pensiones.

El Consejo de Ministros de este viernes decidió no pagar a los más de 8,1 millones pensionistas por la desviación de la inflación en 2012. Esto supone, en la práctica, una bajada de las pensiones. En enero las pensiones subieron un 1%. Pero, según la norma, había que esperar a noviembre para saber cuanto suben finalmente los precios y revisar la subida inicial. Este viernes se supo cuanto han subido los precios en noviembre, un 2,9%, según el INE. Esto suponía que el Gobierno debía pagar la diferencia. Y decidió no hacerlo. Traducción: los pensionistas pierden este año poder adquisitivo.

No obstante, el Ejecutivo no congeló las pensiones, como hizo Zapatero en 2011. En 2013 subirán un 1%, el mismo aumento que se adoptó para 2012, tal y como ya estaba previsto en los Presupuestos. Para aquellas prestaciones que no superen los 1.000 euros, que suponen el 70% del total o 6,6 millones de pensiones, el alza será del 2%.

En campaña electoral, Rajoy repitió hasta la saciedad que no tocaría las pensiones y así lo reiteró ya como presidente del Gobierno

En la legislatura pasada el PP, con el ahora presidente del Gobierno a la cabeza, hizo bandera de la crítica a la congelación de las pensiones decidida por José Luis Rodríguez Zapatero. En campaña electoral, Rajoy repitió hasta la saciedad que no tocaría las pensiones y así lo reiteró ya como presidente del Gobierno. Dio a entender siempre que se revalorizarían según el IPC y en ningún momento dejó entrever que tomaría la medida anunciada este viernes.

El Gobierno incluso lo negó cuando presentó los Presupuestos Generales del Estado para 2013 que están en trámite en el Parlamento y que no contemplan el gasto que hubiera supuesto la revalorización de las pensiones el próximo año. El Ejecutivo hizo que las cuentas pasaran los trámites de totalidad y de enmiendas en el Congreso sin aclarar qué haría con las pensiones. Ahora las cuentas están ya en el Senado con un contenido que ha quedado superado por los acontecimientos. Algo parecido a lo que ocurrió en abril cuando presentó el Presupuesto para 2012 y pocos días después aprobó el decreto con 10.000 millones de euros de recortes en educación y sanidad.

Entre la negativa a tocar las pensiones y la decisión de este viernes, se han celebrado elecciones autonómicas en Galicia, en el País Vasco y en Cataluña en las que el PP medía su desgaste por las anteriores medidas de recorte. Una vez superado el calendario electoral y libre el panorama de citas con las urnas hasta dentro de año y medio, salvo imprevistos, Rajoy anunció ayer que, finalmente, no habrá revalorización.

Precisamente han sido varias de las medidas de ajuste las que pusieron cuesta arriba la actualización. El aumento de impuestos, el copago sanitario y la subida de tasas universitarias han disparado la inflación. El IPC llegó al 3,5% en octubre. Y aunque este mes ha bajado al 2,9%, la compensación hubiera supuesto una paga media por pensión de unos 222 euros, y su incorporación a la base de cálculo de 2013 otros 214 más. Solo este año el gasto total para las arcas públicas hubiera ascendido a más de 2.200 millones (cantidad que incluye pensiones contributivas, no contributivas y a funcionarios jubilados). Mucho dinero (0,2% del PIB) para contener un déficit que tampoco este año se ajustará a lo previsto.

La medida la anunciaron la vicepresidenta Soraya Saénz de Santamaría y la ministra de Empleo, Fátima Báñez, con expresiones como "decisión difícil" y "medidas dolorosas" y argumentos como "no teníamos otra opción para cumplir con el déficit".

Rajoy no comparecerá en el Congreso para explicar la medida que quiebra su principal compromiso en política social, adelantó Sáenz de Santamaría. Todos los demás partidos presentaron este mismo viernes la petición de comparecencia, pero, en principio, la mayoría absoluta del PP frenará la comparecencia como ya ha hecho en una veintena de ocasiones esta legislatura. Será la responsable de Empleo, que habló recientemente de "datos esperanzadores" sobre la crisis, la que acuda a la Comisión del Pacto de Toledo a explicar el cambio de posición. En la rueda de prensa, la vicepresidenta y la ministra de Empleo repitieron que no hay dinero para proceder a la revalorización. De hecho, el Gobierno aprobó este viernes un decreto para utilizar otros 3.500 millones del Fondo de Reserva de la Seguridad Social y pagar las pensiones hasta final de año.

El anuncio provocó la crítica de todos los partidos, salvo el PP. No en vano, en la comparecencia de Rajoy para dar cuenta de la última cumbre europea, único debate al que se ha prestado el presidente, casi todos los portavoces intentaron sin éxito arrancarle un compromiso o respuesta sobre sus planes respecto a las pensiones. No lo lograron.

Rajoy no comparecerá en el Congreso para explicar la medida que quiebra su principal compromiso en política social

El PSOE le giró este viernes al cobro la factura por las duras críticas de la pasada legislatura y el desgaste que sufrió Zapatero. Su secretario de Organización, Óscar López, habló de "mentira desenmascarada". "La decisión retrata bien a un Gobierno de derechas", aseguró. En esa línea, el coordinador de Izquierda Unida, Cayo Lara, señaló que la decisión del Gobierno muestra que es un Ejecutivo "mentiroso y que se ensaña con los más desfavorecidos". El portavoz económico de UPyD en el Congreso, Álvaro Anchuelo, argumentó que constituye un "engaño". Y el portavoz de Empleo de CiU en el Congreso, Carles Campuzano, lamentó que el Gobierno haya "jugado con los sentimientos y las necesidades" de los pensionistas tras haber declarado lo contrario.

También los sindicatos, que fueron informados de la decisión media hora antes de que se hiciera púlbica, se lanzaron a criticar al Gobierno. Para el líder de CC OO, Ignacio Fernández Toxo, es "una decisión profudamente injusta que ataca a un colectivo, que es el más vulnerable de la sociedad". Por su parte, el secretario general de UGT, Cándido Méndez, afirmó que la medida "agrava aún más la situación de los pensionistas", que ya están sosteniendo a muchas familias.

http://economia.elpais.com/economia/2012/11/30/actualidad/1354279768_570744.html

MARIANO RAJOY: "NO SÉ POR QUÉ ME PREGUNTAN USTEDES POR LAS PENSIONES"

El Consejo de Ministros ha enterrado uno de los compromisos del presidente del Gobierno más reiterados al anunciar que no costeará el aumento de la inflación a los pensionistas.

Entre los pensionistas y la reducción del déficit, el Gobierno ha escogido comprometerse con lo segundo. El temor de muchos de que las pensiones no se revalorizarían acorde con la subida del IPC se ha visto confirmado aunque Mariano Rajoy había prometido que no lo haría porque era una "línea roja" que no quería traspasar, y lo había combatido en la oposición cuando el José Luis Rodríguez Zapatero congeló las pensiones ( vídeo). En el debate electoral con Alfredo Pérez Rubalcaba, el entonces candidato 'popular' usó el argumento de las pensiones para atacar al Gobierno del PSOE. Era el 7 de noviembre de 2011, hace poco más de un año.

El Gobierno jugó después al despiste y solo respondía que cumpliría la ley. El secretario de Estado de Seguridad Social llegó a asegurar que se revalorizarían porque "había margen".

10 de septiembre

"Si hay algo que no tocaré son las pensiones" fue uno de los titulares de la primera entrevista que Mariano Rajoy concedía a TVE después de ganar las elecciones. La explicación sonaba muy lógica: "A fin y a la postre, el pensionista es la persona más indefensa, es el que lo tiene más difícil, ya no va a tener otra oportunidad". Como dato curioso, el presidente empezaba su respuesta diciendo a los periodistas: "No sé por qué me preguntan ustedes por las pensiones".

21 de septiembre

En un corrillo informal con los periodistas que le acompañaban en Roma, donde asistía a una reunión de la Internacional Demócrata de Centro, Rajoy habló de nuevo de pensiones. Fue el 21 de septiembre: "Yo creo que las subiremos". No dio detalles sobre la revalorización obligada por la desviación del IPC.

25 de septiembre

La vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, aseguró en la Ser: "Las pensiones se van a subir y se ajustarán a la subida de la vida"

22 de septiembre

El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, tras reunirse con los líderes regionales del PP: "Las pensiones serán una partida prioritaria desde el punto de vista del gasto público".

10 de octubre

La ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, en la sesión del control al Gobierno, en respuesta a la diputada socialista Magdalena Valerio: "Sacaron ese dinero por la puerta de atrás (...) No lo usaron para pagar las pensiones porque las congelaron en 2011. ¡Qué barbaridad! ¡Qué deslealtad con los pensionistas!. Nosotros les hemos dado tranquilidad y seguridad, porque las pensiones están garantizadas y los fondos adicionales están para pagar las pensiones religiosamente. Lo que no vamos a hacer nunca es congelar las pensiones, como hicieron ustedes".

8 de noviembre

Quizá el más contundente en negar que las pagas de los pensionistas se verían afectadas por decisión del Gobierno fue el secretario de Estado de Seguridad Social, Tomás Burgos. El día 8 de este mes, comparecía ante el Pacto de Toledo y protestaba por tener que estar desmintiendo lo que muchos temían. Burgos se quejó de que se estuviera "invirtiendo la carga de la prueba" y encontraba "un ejercicio ocioso e inútil pedirle a un Gobierno que sistemáticamente afirme que va a cumplir la ley".

26 de noviembre

Hace cuatro días, Burgos insistió en que había "margen presupuestario para revalorizarlas".

http://www.eldiario.es/politica/Mariano-Rajoy-preguntan-ustedes-pensiones_0_74542895.html

RAJOY OFRECE COLABORACIÓN A MAS PARA DARLE "ESTABILIDAD" CONTRA LA CRISIS

Preocupación en el Gobierno y parte de CiU porque ERC frene los recortes

La tensión entre Mariano Rajoy y Artur Mas sigue siendo enorme. De hecho, dos días después de las elecciones, este martes aún no se había producido ni siquiera la típica llamada de cortesía. Rajoy no tiene intención de llamar. "Los puentes entre el PP y CiU en está campaña han quedado muy debilitados por no decir rotos", resumió Josep Antoni Duran Lleida en los pasillos del Congreso.

Sin embargo, al Gobierno le preocupa mucho que Cataluña entre en fase de inestabilidad y sobre todo que un pacto con ERC impida a CiU llevar adelante los recortes que a Rajoy le exigen en Bruselas. El presidente, después de una campaña durísima, cambió este martes por completo el tono y lanzó una especie de mano tendida a Mas aunque siempre condicionada a una clara rectificación que CiU no está dispuesta a hacer. Rajoy no lo dijo claramente, pero el PP sí: esa rectificación implica aparcar el plan soberanista.

Flanqueado por el primer ministro turco, Recep Tayipp Erdogan, el presidente del Gobierno optó por el tono institucional: "El Gobierno español va a colaborar con el Gobierno que forme tras las elecciones en Cataluña como colabora con todos los gobiernos autonómicos, y como ya ha colaborado en los últimos dos años", señaló Rajoy. "Nuestra disposición a colaborar es total y absoluta, porque la crisis afecta a todos, también a los españoles que viven en Cataluña".

Ahí llegó la petición indirecta de rectificación y sobre todo el mensaje político de fondo: al margen de lo que pase ahora en lo político —es casi imposible ahora que el PP apoye a Mas, y Alicia Sánchez Camacho fue este martes durísima, dijo que votarán no en la investidura y exigió una rectificación completa, informa Angels Piñol— Rajoy quiso lanzar la idea, no solo a Mas, sino también a Europa, de que cuando se trata de recortar, él siempre apoyará a la Generalitat. Incluso pidió pasar página de la campaña, en la que él llegó a decir que Mas no tenía "agallas" frente a la crisis. "Después de estos meses de campaña perdidos en la lucha contra la crisis, debemos centrarnos en la lucha contra el paro, ayudar a las empresas y reducir el déficit público. En esa materia el Gobierno de España siempre estará al lado de cualquier gobierno que quiera trabajar para luchar contra la crisis", remató Rajoy.

"Es muy importante en este momento que todos aportemos seguridad y estabilidad. El Gobierno contribuirá en la medida de sus posibilidades y que se le permita aportar seguridad y estabilidad en Cataluña", dijo. Esto es, Rajoy no va a dejar que por cuestiones políticas Mas llegue a tal inestabilidad que no pueda seguir recortando o no pueda aprobar el Presupuesto para 2013.

Esta preocupación del Gobierno por la inestabilidad en Cataluña tras un adelanto electoral que Rajoy ha calificado de "fiasco" para Mas, la comparte también una parte de CiU. La Generalitat ha protagonizado los recortes más duros de toda España durante dos años con el apoyo del PP. Y tanto Rajoy como Bruselas como los mercados le empujan para que siga haciendo más. Cataluña está rescatada por el Estado, tiene los mercados financieros cerrados y el mayor porcentaje de deuda sobre PIB de toda España. En esas condiciones, una parte de CiU, en especial Unió que es mayoría en el Grupo del Congreso, le tiene terror a un pacto con ERC, que sin duda exigirá parar los recortes y afectará a la deuda de Cataluña y la nota de las agencias de calificación.

Bruselas presiona al presidente para que se recorte también en Cataluña

Sin embargo, fuentes de la federación consultadas en el Congreso admiten que en este momento, con los puentes rotos con el PP —en público, porque en privado algunos dirigentes mantienen las relaciones personales con el Gobierno aunque estos días no hay conversaciones— y las promesas sobre la consulta soberanista realizadas en campaña a CiU no le queda más remedio que pactar con ERC. Otra posibilidad sería la del PSC, una solución buena para CiU, pero estas fuentes ven improbable que los socialistas quieran apoyar a Mas en sus recortes.

La investidura no es el problema, insisten, porque bastará con algunas abstenciones, pero inmediatamente después llegan los Presupuestos y ahí está el problema. "La consulta puede hacerse dentro de uno, dos, tres o cuatro años, pero pasado mañana hay que tomar decisiones" y "sin el día a día no hay nada de lo demás", resumió Duran.

Este miércoles vuelve además a primer plano uno de los asuntos que más ha tensado la cuerda entre el PP y CiU. Duran pregunta en la sesión de control a Rajoy sobre el informe policial contra Mas del que nadie se hace responsable, pero CiU, en principio, no insistirá en el asunto. Del tono de ese cruce se podrá ver cuál es el ambiente entre ambos tras las elecciones. No parece fácil reconstruir la relación, pero muchos elementos les fuerzan a intentarlo.

http://politica.elpais.com/politica/2012/11/27/actualidad/1354029872_666363.html

RAJOY PROMETIÓ A DURAN QUE DESCONOCÍA EL INFORME SOBRE CIU EL DÍA QUE SE PUBLICÓ

El presidente se desvincula en el Congreso del borrador policial

El portavoz nacionalista exculpa a Rajoy, pero acusa al Gobierno de falta de "diligencia y lealtad"

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, transmitió al portavoz de CiU en el Congreso, Josep Antoni Duran Lleida, su distancia con el borrador de informe policial que implicaba a Artur Mas con paraísos fiscales con dinero procedente de la corrupción.

El 16 de noviembre, cuando se publicó la información en El Mundo, Duran llamó por teléfono al presidente del Gobierno y éste le aseguró que desconocía el informe y su publicación. A pesar de eso, Artur Mas culpó directamente a Rajoy durante la campaña electoral.

Hoy en el Pleno de control al Gobierno, Rajoy ha asegurado que se enteró por la prensa del informe policial apócrifo que vinculaba a CiU con cuentas en paraísos fiscales con dinero procedente de la corrupción. "La información de que disponía antes de publicarse era ninguna", ha asegurado el presidente del Gobierno en el pleno del Congreso, sobre el informe publicado durante la campaña electoral catalana.

Rajoy apuesta por no interferir en el mercado hipotecario

Mariano Rajoy ha defendido las "medidas de choque" aprobadas por el Gobierno en relación a los desahucios de viviendas y ha apostado por cambios legislativos que no impacten en el funcionamiento futuro del mercado hipotecario.

"No conviene improvisar para no alterar el normal funcionamiento de este mercado cuando la economía mejore", ha asegurado Rajoy en el Congreso durante la sesión de control al Gobierno, en respuesta a una pregunta del diputado de Izquierda Plural Cayo Lara.

Rajoy ha sugerido así que no reformará profundamente la ley que regula el proceso de desahucio, tal y como reclaman los afectados, jueces y la oposición, y ha defendido que el decreto aprobado por el Gobierno el pasado 15 de noviembre contiene medidas "eficaces y operativas" que conservan los principios del ordenamiento jurídico y "no convierten en excepción la norma general".

El portavoz de CiU, Josep Antoni Duran Lleida, ha preguntado al presidente del Gobierno en la sesión de control al Gobierno, pero ha hecho falta que pasen las elecciones y que Artur Mas haya fracasado en las urnas, para que el debate haya bajado el tono y para que el cara a cara haya tenido un tono de guante blanco impensable hace una semana.

No ha habido referencias de Rajoy al desafío soberanista que el Gobierno da por desactivado por las urnas y el presidente se ha limitado a lamentar esta filtración y otras que según él se han producido en otros momentos. "No sé si su contenido es cierto o no", ha dicho, remitiéndose a lo que puedan determinar los tribunales en el futuro. "Lo razonable es que lo investiguen los órganos judiciales".

Lo que sí hizo fue reprochar a CiU que durante la campana identificara el informe como un ataque a Cataluña. Pero sin personalizar y evitando cualquier atisbo de crispación.

El presidente del Gobierno ha señalado que las filtraciones de documentación oficial son una práctica "muy nociva" de la que hay muchas experiencias, algunas de las que ha dicho que ha sufrido personalmente, estando tanto en la oposición como en el Gobierno.

Ha añadido que las filtraciones pueden perjudicar en muchos casos las investigaciones y pueden hacer daño a personas, por lo que ha dicho que son "condenables" procedan de donde procedan.

Duran ha aceptado que el Gobierno desconocía el informe. "Me consta, y usted sabe por qué, que usted no tenía conocimiento", ha dicho sin mayor precisión, pero con referencia implícita a la citada llamada telefónica. Durante la campaña el propio Mas culpó a Rajoy de estar detrás de la filtración y la supuesta "campaña sucia", pero ahora Durán ha exculpado directamente al presidente del Gobierno.

Lo único que ha hecho es reprochar al Gobierno que no actuara "con diligencia ni lealtad" por las palabras del ministro Cristóbal Montoro y la vicepresidenta Soraya Saenz de Santamaría al subirse a la ola del contenido del informe e insinuar la certeza de la existencia de las cuentas.

Según Duran, la publicación del informe "distorsionó la campaña" y ha asegurado que "no existe". Según ha dicho, el informe en campaña sirvió para "para distorsionarla", aunque no ha qinfluido en el resultado que, según ha dicho, "asumimos con toda humildad".

El portavoz de CiU, damnificado del resultado electoral y muy crítico con la estrategia de Mas, ha eludido exigir responsabilidades políticas al Gobierno por el informe y su uso en campaña.

http://politica.elpais.com/politica/2012/11/27/actualidad/1354053460_488337.html

RAJOY OFRECE COLABORACIÓN A MAS PARA DARLE "ESTABILIDAD" CONTRA LA CRISIS

Preocupación en el Gobierno y parte de CiU porque ERC frene los recortes

España votará a favor del nuevo estatus de Palestina en Naciones Unidas

La tensión entre Mariano Rajoy y Artur Mas sigue siendo enorme. De hecho, dos días después de las elecciones, este martes aún no se había producido ni siquiera la típica llamada de cortesía. Rajoy no tiene intención de llamar. "Los puentes entre el PP y CiU en está campaña han quedado muy debilitados por no decir rotos", resumió Josep Antoni Duran Lleida en los pasillos del Congreso.

Sin embargo, al Gobierno le preocupa mucho que Cataluña entre en fase de inestabilidad y sobre todo que un pacto con ERC impida a CiU llevar adelante los recortes que a Rajoy le exigen en Bruselas. El presidente, después de una campaña durísima, cambió este martes por completo el tono y lanzó una especie de mano tendida a Mas aunque siempre condicionada a una clara rectificación que CiU no está dispuesta a hacer. Rajoy no lo dijo claramente, pero el PP sí: esa rectificación implica aparcar el plan soberanista.

Flanqueado por el primer ministro turco, Recep Tayipp Erdogan, el presidente del Gobierno optó por el tono institucional: "El Gobierno español va a colaborar con el Gobierno que forme tras las elecciones en Cataluña como colabora con todos los gobiernos autonómicos, y como ya ha colaborado en los últimos dos años", señaló Rajoy. "Nuestra disposición a colaborar es total y absoluta, porque la crisis afecta a todos, también a los españoles que viven en Cataluña".

El PP no puede ahora pactar con Mas, pero Rajoy abre una puerta

Ahí llegó la petición indirecta de rectificación y sobre todo el mensaje político de fondo: al margen de lo que pase ahora en lo político —es casi imposible ahora que el PP apoye a Mas, y Alicia Sánchez Camacho fue este martes durísima, dijo que votarán no en la investidura y exigió una rectificación completa, informa Angels Piñol— Rajoy quiso lanzar la idea, no solo a Mas, sino también a Europa, de que cuando se trata de recortar, él siempre apoyará a la Generalitat. Incluso pidió pasar página de la campaña, en la que él llegó a decir que Mas no tenía "agallas" frente a la crisis. "Después de estos meses de campaña perdidos en la lucha contra la crisis, debemos centrarnos en la lucha contra el paro, ayudar a las empresas y reducir el déficit público. En esa materia el Gobierno de España siempre estará al lado de cualquier gobierno que quiera trabajar para luchar contra la crisis", remató Rajoy.

"Es muy importante en este momento que todos aportemos seguridad y estabilidad. El Gobierno contribuirá en la medida de sus posibilidades y que se le permita aportar seguridad y estabilidad en Cataluña", dijo. Esto es, Rajoy no va a dejar que por cuestiones políticas Mas llegue a tal inestabilidad que no pueda seguir recortando o no pueda aprobar el Presupuesto para 2013.

Esta preocupación del Gobierno por la inestabilidad en Cataluña tras un adelanto electoral que Rajoy ha calificado de "fiasco" para Mas, la comparte también una parte de CiU. La Generalitat ha protagonizado los recortes más duros de toda España durante dos años con el apoyo del PP. Y tanto Rajoy como Bruselas como los mercados le empujan para que siga haciendo más. Cataluña está rescatada por el Estado, tiene los mercados financieros cerrados y el mayor porcentaje de deuda sobre PIB de toda España. En esas condiciones, una parte de CiU, en especial Unió que es mayoría en el Grupo del Congreso, le tiene terror a un pacto con ERC, que sin duda exigirá parar los recortes y afectará a la deuda de Cataluña y la nota de las agencias de calificación.

Bruselas presiona al presidente para que se recorte también en Cataluña

Sin embargo, fuentes de la federación consultadas en el Congreso admiten que en este momento, con los puentes rotos con el PP —en público, porque en privado algunos dirigentes mantienen las relaciones personales con el Gobierno aunque estos días no hay conversaciones— y las promesas sobre la consulta soberanista realizadas en campaña a CiU no le queda más remedio que pactar con ERC. Otra posibilidad sería la del PSC, una solución buena para CiU, pero estas fuentes ven improbable que los socialistas quieran apoyar a Mas en sus recortes.

La investidura no es el problema, insisten, porque bastará con algunas abstenciones, pero inmediatamente después llegan los Presupuestos y ahí está el problema. "La consulta puede hacerse dentro de uno, dos, tres o cuatro años, pero pasado mañana hay que tomar decisiones" y "sin el día a día no hay nada de lo demás", resumió Duran.

Este miércoles vuelve además a primer plano uno de los asuntos que más ha tensado la cuerda entre el PP y CiU. Duran pregunta en la sesión de control a Rajoy sobre el informe policial contra Mas del que nadie se hace responsable, pero CiU, en principio, no insistirá en el asunto. Del tono de ese cruce se podrá ver cuál es el ambiente entre ambos tras las elecciones. No parece fácil reconstruir la relación, pero muchos elementos les fuerzan a intentarlo.

http://politica.elpais.com/politica/2012/11/27/actualidad/1354029872_666363.html

RAJOY SE MARCHA “RAZONABLEMENTE SATISFECHO” DEL CÓNCLAVE DE BRUSELAS

Mariano Rajoy prefiere ver el vaso medio lleno. El fracaso de los líderes europeos en su intento por pactar el presupuesto de la UE para el periodo 2014-2020 era en su opinión “previsible”, pero se ha logrado avanzar “considerablemente”, por lo que “pronto habrá un acuerdo satisfactorio”. Así que el presidente español se marchó de Bruselas “razonablemente satisfecho”, convencido de que España sale de la cumbre europea “en mejor posición de la que entró”.

El optimismo de Rajoy se basa en la propuesta que el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, puso el jueves por la noche encima de la mesa y que redistribuye algunas partidas del presupuesto en línea con los intereses españoles, aunque mantenga un techo global de gasto inferior en 80.000 millones al proyecto inicial de la Comisión Europea y en 20.000 al marco financiero todavía vigente para el periodo 2007-2013.

El principal logro de Rajoy es haber conseguido el llamado sobre español, un cheque de 2.750 millones que “satisface plenamente al Gobierno”, según sus palabras. Su montante se desglosa en 1.500 millones para las regiones en transición, las que ya superan el 75% de la renta media comunitaria pero no llegan al 90% (Andalucía, Galicia, Castilla-La Mancha y Murcia), a las que se garantiza el 60% de las ayudas recibidas hasta ahora; 1.000 millones para las comunidades más desarrolladas, que superan el 90% de la renta sin llegar a la media (Ceuta, Valencia, Asturias y Castilla y León); y 200 para Extremadura, la única que sigue teniendo carácter prioritario. Además, se mejoran las condiciones previstas inicialmente para Canarias, como región ultraperiférica, y se mantiene una partida específica de 50 millones para Ceuta y Melilla. España también se beneficia del incremento de 7.700 millones para las ayudas directas a los agricultores y se asegura una cláusula de actualización, de forma que ayudas y contribuciones se basen en datos más recientes, los que reflejan el agudo deterioro de la economía española.

El problema es que ese sobre español forma parte de un pacto que no se ha cerrado y, como ha reconocido el propio Rajoy, en la UE “nada está aprobado hasta que todo está aprobado”. Así que el presidente del Consejo Europeo podría dar marcha atrás en su oferta, sobre todo porque ha dejado abierta la puerta a una reducción aún mayor del presupuesto, en línea con lo que reclaman Reino Unido o Alemania. Y en algún sitio habrá que recortar si se pactan nuevos ajustes.

Quizá por eso, Rajoy no contestó a la pregunta de si habría firmado la última propuesta de Van Rompuy, en caso de que hubiera sido la definitiva, aunque ya no la tachó de “inaceptable”, como hizo con la anterior. La representación permanente española en Bruselas cifró entonces en 20.000 millones el dinero que perdería España con esa fórmula, pero Rajoy no quiso cuantificar ayer el balance de pérdidas tras los últimos ajustes, alegando que “no sería prudente” hacerlo.

Es fácil deducir, sin embargo, que no bajará de los 15.000 millones; teniendo en cuenta, además, que ha quedado en el aire la petición conjunta de Francia, España e Irlanda para aportar 6.000 millones suplementarios a la política agrícola común. Pero Rajoy no se desanima y asegura que incluso los primeros ministros de Reino Unido y Holanda, David Cameron y Mark Rutte, adalides de la tijera presupuestaria, acogieron “con simpatía” la demanda para aumentar las ayudas a la agricultura, según su versión.

A solo 48 horas de las elecciones catalanas, tampoco despejó la incógnita de si actualizará las pensiones con arreglo al IPC. Volvió a despejar balones, asegurando que la decisión se tomará “cuando llegue el momento”, una vez se conozca el IPC de noviembre, a finales de este mes o a principios del próximo. Eso sí, subrayó que la Comisión Europea no le ha exigido nuevas medidas de ajuste. Es decir, que Bruselas no le impide revalorizar las pensiones. Se verá.

http://internacional.elpais.com/internacional/2012/11/23/actualidad/1353690738_260275.html

RAJOY EVITA EL CUERPO A CUERPO PARA QUE CIU NO OBTENGA RÉDITO ELECTORAL

"Nadie va a sacar a los catalanes fuera de España ni de Europa”, proclama

Ni la menor respuesta ni alusión al asunto de corrupción que ha salpicado a Convergència y que ha convulsionado la campaña. Mariano Rajoy, presidente del Gobierno, evitó ayer replicar la acusación de Artur Mas de que el Estado ha orquestado una conspiración para destruirle. En un mitin en Barcelona, que se adelantó por la cumbre europea de mañana, Rajoy ignoró el tema para evitar echar leña a la maquinaria de Convergència. Los estrategas del PP diseñaron un discurso dirigido exclusivamente a desbaratar la “aventura soberanista” de Mas y a hacer un llamamiento al voto útil al PP como único garante, en detrimento de los socialistas, de la unidad de España. En una encendida intervención, Rajoy aseveró: “Nadie va a sacar a los catalanes fuera de España ni de Europa. Nunca vamos a dejar atrás a los catalanes y a la suerte de proyectos irresponsables”.

Los populares han hecho equilibrios de acróbata en la supuesta evasión fiscal que ha salpicado a Mas para que no se convierta en un boomerang. Y van con pies de plomo. Solo María Dolores de Cospedal, número dos del PP, deslizó hace días que las cuentas en Suiza las tienen las personas “y no los territorios”. Los nacionalistas manejan como nadie el victimismo y son maestros en rentabilizar la asociación de que cualquier ataque a CiU es un ataque a Cataluña. De hecho, Rajoy obvió el asunto en su mitin del domingo y la candidata popular, Alicia Sánchez-Camacho, tampoco lo sacó a relucir en el debate de TV-3 entre los siete candidatos.

Rajoy había actuado hasta ahora a la defensiva, al invitar a CiU a resolver sus problemas sin traspasarlos a otros y al tachar de “falsas” las acusaciones de Mas. La expectación en Barcelona era máxima por saber si Rajoy pasaría al ataque después de la denuncia por delito electoral presentada por los nacionalistas. Y no lo hizo. Dejó pasar turno. Seguramente, miembros del PP catalán íntimamente se lo agradecieron.

En un entusiasta mitin en Las Arenas, la plaza de toros reconvertida en centro comercial, Rajoy, que se ha volcado en la campaña visitando las cuatro provincias, se sintió como en casa ante 2.000 personas, muy lejos de las 15.000 que seguramente reunirá CiU en el duelo que mantienen. “Se han convocado estas elecciones por falta de valor para afrontar una crisis. [A Mas] le han temblado las piernas y ha abortado la legislatura para escapar”, afirmó Rajoy, que le acusó de “engañar” sobre el futuro. “No se puede gobernar echándole la culpa de todo lo que pasa a los demás”, agregó.

Rajoy lanzó una especie de OPA de voto “útil” y reclamó la participación porque los sondeos revelan que su electorado, más fiel en las generales que en las autonómicas, no se está movilizando especialmente pese al órdago de Mas. Y tocando la fibra, negó la desafección y subrayó que Cataluña es tan plural como España y que ningún catalán debe renunciar a nada ni sufrir “la travesía en el desierto de la nada”. Con un paro desbocado y una crisis galopante, Rajoy también obvió que ayer se cumplió un año de su triunfo electoral.

http://politica.elpais.com/politica/2012/11/20/actualidad/1353449381_567652.html

RAJOY ACUSA A MAS DE HACER UN “UN DAÑO ENORME” A LA IMAGEN DE ESPAÑA

El presidente dice que el dirigente catalán convocó elecciones para no desgastarse más por la crisis

Afirma que la apuesta soberanista daña el crecimiento económico

El optimismo se ha instalado en el Partido Popular de Cataluña a una semana de las elecciones autonómicas ante la posibilidad de ser por primera vez la principal fuerza de la oposición. Sin embargo, el presidente del Gobierno y líder del PP, Mariano Rajoy, ha evitado hoy cualquier triunfalismo durante un mitin en Girona y ha insistido en tensionar la campaña con llamadas al voto útil para su partido y críticas a Artur Mas. Rajoy ha acusado reiteradamente al presidente catalán de hacer "un daño enorme" a la imagen internacional de España con su apuesta soberanista que, dicho, puede retrasar el crecimiento económico.

Rajoy ha visitado Cataluña por tercera vez durante esta campaña y hoy acudía a un mitin en la que tradicionalmente ha sido la plaza más difícil para el PP: Girona. Allí ha puesto en valor la inversión del Gobierno central en el AVE a Francia y en retomar, justo antes de la campaña electoral, las obras de desdoblamiento de la N-II. Todo ello como muestra de compromiso hacia Cataluña del Gobierno central que ha contrapuesto con los peligros que acarrea la apuesta soberanista de Mas.

Los riesgos para Cataluña son quedar fuera de la Unión Europea, ha asegurado Rajoy, quien también ha dejado claro que la apuesta por la secesión perjudica al conjunto de España. Lo ha dicho reiterando que en España "habrá crecimiento económico en 2014" y que esto "se notaría más si todas las administraciones trabajaran en la misma dirección". Indirectamente ha sugerido que la apuesta soberanista de Mas lastra esta previsión y ha reiterado que lo que propone el presidente catalán "nos hace un daño enorme como país fuera de España".

Para Rajoy el adelanto electoral en Cataluña "solo ha servido para crear divisiones y problemas y para retrasar el trabajo contra la crisis". Las críticas a Mas también le han llovido por su forma de gestionar la crisis. "Lo fácil es disolver la Cámara porque es muy difícil luchar contra la crisis". Rajoy ha recordado que el PP ha estado ayudando a aprobar los Presupuestos de Artur Mas los últimos dos años, pero no ha asumido ningún tipo de responsabilidad en lo que está ocurriendo en Cataluña, ni en el terreno económico ni en el político.

En lo referente a la economía, Rajoy ha presumido de los 2.500 millones que el Gobierno ha aportado para pagar facturas de proveedores de las administraciones catalanas. Y en el terreno político, no solo ha criticado la apuesta soberanista, sino que incluso ha negado la "desafección" que reflejan todas las encuestas. "Eso lo dicen algunos para satisfacer sus intereses partidistas", ha dicho.

La presidenta del PP catalán y candidata a la Generalitat, Alicia Sánchez-Camacho, ha ahondado en la idea de que una proclamación de independencia implicaría la expulsión inmediata de la Unión Europea. "Estamos en el momento más importante de nuestra democracia. El separatismo de CiU nos puede llevar fuera de Europa y a años de travesía del desierto", ha dicho. "No necesitamos ningún moisés que nos lleve vagando 40 años por el desierto", ha remachado.

Camacho también ha atacado a los socialistas porque en su opinión "no han querido defender España ni Cataluña". La líder regional ha desdeñado la apuesta federalista del PSC pidiendo claridad en las propuestas. "Aquí se trata de defender independencia sí o independencia no" y les ha reprochado que los socialistas catalanes "prefieren pactar con Carod-Rovira", en referencia al pacto tripartito que dio la Generalitat a la izquierda en 2003.

La llamada al voto útil también ha sido el eje central del discurso de Camacho en un momento en que las encuestas sitúan al PP como posible segunda fuerza del Parlament por primera vez.: "El único partido que podrá frenar el separatismo es el PP".

El candidato por Girona, Enric Milla, ha abundado en el mensaje contrario a la indpendencia y en el reproche a los incumplimientos de Convergència i Unió. "Somos el único voto útil que garantizará que podamos seguir siendo catalanes y españoles", ha dicho Millo, quien ha reprochado que CiU "se pasee" por Girona hablando solo de la independencia y echando las culpas a "Madrid" de todos los problemas. "Ya basta de esa coña", ha remachado.

http://politica.elpais.com/politica/2012/11/18/actualidad/1353243220_534271.html

RAJOY HACE BALANCE: ¿QUÉ HABRÍA PASADO SI NO HUBIÉRAMOS TOMADO ESTAS MEDIDAS?”

El presidente dice que se va “en la buena dirección aunque quedan momentos muy difíciles”

Mañana se cumple un año desde que Mariano Rajoy ganó de manera aplastante las elecciones con una mayoría absoluta mayor incluso que la de José María Aznar en 2000. Hoy hace un año, la prima estaba en 450, exactamente igual que ahora. El paro ha aumentado desde entonces hasta acercarse a los seis millones. El presidente ha hecho balance hoy de ese año, y ante la pregunta sobre esos dos datos, en una rueda de prensa con la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, ha contestado: “¿Y qué hubiera pasado si no hubiéramos tomado las medidas que hemos tomado?”.

El discurso del Gobierno señala que si no se hubieran hecho los recortes y subidas de impuestos que han dominado el primer año, y que contradicen lo que prometió en la campaña electoral, la situación sería infinitamente peor y España habría sufrido ya un rescate total. Rajoy ha insistido en esa idea aunque sin citar expresamente el rescate. “Las medidas que hemos tomado no son solo para reducir el déficit. Hoy nuestro principal problema no es el déficit, sino la financiación. Las medidas que hemos tomado son difíciles de comprender, y explicar, pero son imprescindibles para crear riqueza en el futuro”; ha insistido Rajoy.

El presidente, pese a que planteó una visión mucho más amable antes de llegar al Gobierno, señala ahora que nada le ha pillado por sorpresa: “Ya sabíamos que este año iba a ser malo. Y lo dijimos. Al Gobierno no le ha cogido esto de sorpresa, sabemos que 2013 sera mejor que 2012 y que en 2014 volveremos a crecer. Estamos poniendo las bases para el futuro con reformas de mucho calado que en un primer momento no producen crecimiento, pero sí en el futuro. Por ejemplo la reestructuración bancaria. Acabamos de aprobar el llamado banco malo. Eso traerá buenos resultados”. El presidente prometió incluso después de llegar al Gobierno que no aprobaría ese banco malo y no ayudaría a los bancos. Ahora, forzado por el rescate financiero a aprobar el banco malo, hace de la necesidad virtud.

Rajoy ha insistido en dar alguna visión optimista. “Algunos datos son buenos. Que España tenga una balanza positiva con la zona euro no había ocurrido nunca, por ejemplo, y siempre que España se ha abierto al exterior le ha ido bien”. “Estamos en una situación difícil pero es transitoria, estamos damos pasos en la buena dirección aunque todavía queden momentos muy difíciles”, ha rematado.

http://politica.elpais.com/politica/2012/11/19/actualidad/1353333803_547271.html

RAJOY NO CAMBIA NADA DE SU ‘HOJA DE RUTA’

Considera que Bruselas refrenda su política como el único camino posible

Pasase lo que pasase en la jornada de huelga general de ayer nadie en el Gobierno y en el entorno del presidente, Mariano Rajoy, pone en duda que las políticas aplicadas hasta ahora son las únicas posibles. Y Bruselas llegó, además, para echar otra mano en un momento muy oportuno. Por tanto, no habrá cambios, ni giros ni frenos en los recortes y ajustes en marcha. El presidente, que ayer se pasó un rato por el Congreso a votar las seis enmiendas aceptadas por su grupo de las 3.600 tramitadas por la oposición a los Presupuestos del Estado, lo refrendó en una entrevista hecha el lunes al periódico argentino La Nación: "No tenemos otra alternativa. Hay mucha gente que lo entiende, aunque evidentemente hay otros que no lo entienden y yo los respeto. Pero en España somos 46 millones de españoles viviendo aquí, y hay muchos a los que no les gusta lo que hacemos pero a muchos sí".

Rajoy comentó también que entiende y le "preocupa" el malestar de la gente porque no vive de espaldas a la realidad. Y asume que ha tomado decisiones difíciles, como subir impuestos, aunque augura que los bajará cuando la situación mejore.

Fuentes oficiales de La Moncloa remacharon, tras concluir que el seguimiento del paro había sido "discreto", que es difícil defender que se están produciendo ya algunas mejoras con casi seis millones de parados. También ratificaron que las reformas ya aplicadas y las programadas no se modificarán por esta movilización y aunque no coincidan con la filosofía del partido, como la subida de impuestos. Todos los miembros del Gobierno que hablaron ayer incidieron en esa línea, como lo hizo el ministro de Economía, Luis de Guindos, para remarcar que se seguirá en esa "hoja de ruta como único camino posible para evitar incertidumbres". El titular de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, ensalzó la obligación de ir a trabajar precisamente para frenar el paro.

Cuando ya habían hablado todos esos dirigentes del Ejecutivo llegó la rueda de prensa en Bruselas del comisario de Asuntos Económicos y vicepresidente de la Comisión, Olli Rehn, valorando el esfuerzo en los ajustes de España para cumplir el objetivo de déficit. Aunque también apostilló que no se relajará el calendario para los próximos ejercicios.

http://politica.elpais.com/politica/2012/11/15/actualidad/1352944939_473943.html

RAJOY DICE QUE SEGUIRÁ SU RUMBO Y QUE NO HAY "MEDIDAS MILAGRERAS"

El presidente es recibido con abucheos a su llegada a un congreso de directivos en valencia

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha manifestado este martes que queda aún una "larga senda de reformas" y "muchas batallas" que acometer, algunas de ellas "muy importantes" a nivel europeo, con el único objetivo de "recuperar la economía y que pronto se produzca crecimiento y empleo". De hecho, ha augurado que "la economía española volverá a crecer en 2014". Así lo ha señalado en su intervención en la apertura del II Congreso Nacional de Directivos de la Asociación para el Progreso de la Dirección (APD), celebrado en Valencia. El presidente ha sido recibido a su llegada al Palacio de Congresos con pitidos, abucheos y gritos contra los recortes y la reforma laboral.

Rajoy ha estado acompañado por el presidente de la Generalitat valenciana, Alberto Fabra, entre otras autoridades de la comunidad y líderes empresariales. En su discurso, no ha realizado mención expresa a la huelga general convocada por los sindicatos para este miércoles pero sí ha dicho que "no caben remedios fáciles, medidas milagreras ni atajos inútiles" para encarar el futuro. "Se precisa es acierto en el rumbo y constancia en el timón para mantenerlo", ha sentenciado.

Esta ha sido la primera visita del presidente del Gobierno a Valencia desde la campaña electoral de noviembre de 2011, justo hace un año, el domingo 13, cuando el PP logró la mayoría absoluta. Un territorio al que se desplazaba con frecuencia durante sus años de líder de la oposición y con el que evitó vincularse tras los escándalos del caso Gürtel que forzaron la dimisión de Francisco Camps a dimitir como presidente de la Comunidad Valenciana.

Rajoy se ha reunido, tras el acto de inauguración del congreso de directivos, durante más de una hora en una sala privada con el actual presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, y la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, que le han expresado el malestar de los populares valencianos por la insuficiente financiación autonómica y las bajas inversiones previstas por el Gobierno en los presupuestos generales de 2013. Rajoy ha escuchado sus quejas, aunque sin aceptar compromisos concretos, dada la situación económica del país.

En la protesta han estado presentes representantes sindicales, parados, farmacéuticos y trabajadores de Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana (FGV) y Radio Televisión Valenciana (RTVV), así como miembros de la Federación de Asociaciones de Padres y Madres de la provincia de Valencia (FAPA-Valènia), entre otros muchos. En total, cerca de un millar de personas.

Los manifestantes han comenzado a concentrarse desde primera hora, portando silbatos y lanzando gritos como "fuera corruptos". Mientras esperaban la llegada de Rajoy, uno de los participantes en la protesta ha logrado pasar la zona de vallas --donde los policías solo permitían el acceso a los participantes en el encuentro de directivos y a los medios de comunicación--. El espontáneo llevaba una careta de Mariano Rajoy y ha despertado las risas del resto y gritos de Rajoy, fuera.

Tanto los directivos como los representantes políticos han recibido abucheos a su llegada al Palacio del Congreso. El presidente y el jefe de la Generalitat valenciana han llegado sobre las 10.40 horas. En la puerta les esperaban la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, y la delegada del Gobierno en la Comunidad Valenciana, Paula Sánchez de León. A la llegada han aumentado los gritos, pitos y abucheos de los manifestantes

http://politica.elpais.com/politica/2012/11/13/actualidad/1352816030_829928.html

RAJOY ELUDE EL DEBATE SOBRE RECORTES EN CATALUÑA PARA HABLAR DE INDEPENDENCIA

El presidente se tira al cuello de Mas: "No tuvo agallas y buscó un enemigo"

Cataluña ha sido el laboratorio para los recortes sociales en España. Casi todo empezó allí y después se exportó. Con el apoyo del PP, Artur Mas, que empezó eliminando el impuesto de sucesiones —ayer mismo insistía en que no lo recuperará— ha llevado a cabo profundos recortes, sobre todo en sanidad —11% menos de gasto en dos años, con un aumento del 43,1% en las listas de espera, y cierre de más de medio centenar de ambulatorios y servicios de urgencias—, educación —12% menos de gasto, 3.500 profesores menos y cierre de seis escuelas y un aumento del 66,7% de las tasas universitarias— y servicios sociales. Sin embargo, ese asunto, central en la política catalana hasta hace unos meses, solo es protagonista en las campañas del PSC o de ICV.

No solo Artur Mas lo ha dejado de lado para hablar en exclusiva de su proyecto soberanista. También el PP lo ha apartado. Mariano Rajoy cumplió ayer su segunda jornada de inmersión en la campaña catalana, esta vez en Tarragona, y de nuevo, como el día antes en Lleida, concentró todo su discurso en hablar de la unidad de España, del error de la apuesta por la independencia y en múltiples ataques a Mas. Pero de los recortes catalanes, ni una palabra.

Solo Alicia Sánchez Camacho, su candidata, hizo una mención paralela: prometió que si gobernara eliminaría el euro por receta, precisamente el mismo que acaba de implantar otra comunidad del PP, Madrid.

Rajoy tiene clarísimo que en esta campaña no le conviene hablar de recortes, sino luchar contra Mas en su propio terreno, reivindicando "sin complejos" la españolidad de Cataluña y tratando al president como un irresponsable que en vez de enfrentarse a la crisis lleva a su comunidad hacia el desastre. Ayer lo dejó muy claro: esto no va de ideologías ni de economía, sino de luchar contra el independentismo. Y el PP, asegura, es el único que puede frenarlo. "El día 25 no se vota una política económica concreta. Pido el voto para los que se sienten catalanes y españoles. Votar por la Cataluña de todos, por el amor compartido de Cataluña y España, no es de izquierdas ni de derechas. Pido el voto de quienes viven un catalanismo integrador. El 25-N hay que votar por lo que nos une. Para una Cataluña como punto de encuentro".

Rajoy: "El día 25 no se vota una política económica. Pido el voto del catalanismo"

Si hace dos semanas el presidente recuperó en Barcelona la idea de la España plural, en la que ayer insistió —"Que nadie imponga a nadie sus ideas porque España es plural y Cataluña también es plural"—, ahora ya se anima incluso a reivindicar el catalanismo político. Pero el mitin de Tarragona, interrumpido brevemente por un par de manifestantes que le gritaron "No es una crisis, es una estafa" estaba pensando para lanzar ataques durísimos a Mas, más duros incluso de lo habitual. Rajoy ya ha decidido tirarse al cuello del president, en una estrategia de choque para robarle la mayoría absoluta pero sobre todo para dejar en segundo plano a otros contendientes, en especial al PSC.

Rajoy llegó a decir que Mas no ha tenido "agallas" para aguantar las decisiones difíciles de una crisis y se ha buscado un enemigo exterior. Ya incluso utiliza directamente la palabra "chantaje" para explicar lo que hizo el president en La Moncloa al exigirle que aceptara el pacto fiscal. "No hagáis caso a los que quieren dividir, a los que buscan enemigos exteriores, a los que dicen que hay desafección. No es verdad, ese el argumento de quien no tiene cuajo ni agallas para aguantar", al frente de un gobierno en crisis, aseguró Rajoy ante un auditorio entusiasta. Si el día anterior no llenó del todo en Lleida, ayer sí lo logró.

"El buen gobernante no rompe la baraja. Su obligación es abordar los problemas y no salir corriendo hacia ninguna parte", remató el presidente en un ataque a Mas que se recrudece mientras se acerca la jornada electoral.

Quién te vio y quién te ve, PSOE

El mitin en un pabellón del puerto de Tarragona le sirvió también a Mariano Rajoy para lanzarse contra los socialistas. El PP aspira, por primera vez en su historia, a ser el segundo partido de Cataluña por el hundimiento del PSC. Y Rajoy se lanzó a buscar esos votos: "Hoy unos improvisan proyectos de última hora para ocultar su falta de proyecto nacional, quién te vio y quién te ve, PSOE", señaló en referencia a la apuesta por el federalismo de Alfredo Pérez Rubalcaba, que intenta frenar la ola independentista en Cataluña. Rajoy hace así campaña en Cataluña pero de paso trata de desacreditar a su gran rival, Rubalcaba.

Los populares aspiran a robar votos no solo del PSC, también de CiU, en especial de Unió. Alicia Sánchez Camacho fue clarísima: "Convoco a todos los que votaron a CiU. Aunque no crean que el PP es el mejor les pido que reconozcan que ahora tienen que votarnos para evitar la división entre los catalanes. Y a los votantes socialistas que están huérfanos, aquí hay un partido serio que va a evitar la ruptura de Cataluña con España".

http://politica.elpais.com/politica/2012/11/10/actualidad/1352544235_177985.html

RAJOY Y MAS JUEGAN A TODO O NADA LA PARTIDA CLAVE PARA LA POLÍTICA ESPAÑOLA

  • El presidente se vuelca en Cataluña para impedir la mayoría absoluta de CiU

  • Los dirigentes del PP se reparten los papeles: Camacho y Cospedal los duros

Nada más salir de la estación del AVE en Lleida, a Mariano Rajoy le esperaba una visión: una bandera estelada (la independentista) en un balcón frente a él. Durante todo el camino hasta el auditorio de La Lonja, donde daba su primer mitin de la campaña catalana, había unas cuantas más. Frente a la entrada del auditorio, otra más. Y además un grupo de poco más de 50 personas abucheándole. Eso en una de las capitales catalanas menos independentistas. Son datos parciales, pequeñas anécdotas que sin embargo recuerdan algo que La Moncloa ya tiene claro hace tiempo: que en estas elecciones del día 25 se juega la batalla clave de la política española, la de la crisis independentista en Cataluña. Y se juega sobre todo entre dos protagonistas, aunque haya otros actores secundarios importantes: Artur Mas, que lucha con todo para lograr la mayoría absoluta, y el propio Rajoy, que mueve todas sus piezas, contactos internacionales incluidos, para evitarlo. La partida clave de la política española es a todo o nada en 15 días, el 25-N.

El presidente del Gobierno ha decidido, como hizo en las elecciones gallegas, hacer hueco en su agenda para ofrecer cuatro mítines en campaña, uno por cada provincia. Pero además, el Gobierno y el PP nacional también han decidido volcarse. Prácticamente todos los días hasta el cierre visita Cataluña algún ministro o dirigentes conocidos, en especial Javier Arenas, Dolores de Cospedal o incluso Esperanza Aguirre, la expresidenta de Madrid, hiperactiva y más presente que nunca desde que anunció su dimisión.

La presencia de ministros, eso sí, se ha cuidado. Acudirán mucho algunos como Alberto Ruiz-Gallardón, bien valorado en Cataluña, o José Manuel García-Margallo, que lidera la batalla europea del Ejecutivo para que los catalanes sepan que si hubiera independencia unilateral —no pactada con el resto de España— Cataluña saldría de la Unión Europea. Este asunto es clave en la estrategia de Rajoy. "¿Cómo se le puede decir a los catalanes ‘yo me voy de Europa para luego volver a entrar’?. Eso no es posible, eso no es cierto. No se puede engañar en un tema tan importante como este. Un gobernante tiene la obligación de mirar a la gente a la cara y decirle la verdad", clamó el presidente en Lleida. También acudirán a Cataluña ministros sectoriales como Miguel Arias Cañete para vender la nueva y más laxa ley de costas en Girona, con mucho litoral e intereses turísticos. También llegará Cristóbal Montoro. Sin embargo, otros más polémicos, como José Ignacio Wert, no están previstos, aunque aún no está toda la agenda cerrada.

Al margen del evidente desembarco, que demuestra que La Moncloa y el PP entienden que las elecciones catalanas son decisivas para la política nacional, la clave es la estrategia. El PP aspira a ser segunda fuerza gracias al hundimiento del PSC. Pero no está nada claro. Los populares tienen en Cataluña un agujero negro, aquí son vistos como un partido muy a la derecha. Tanto que los estrategas del PP temen que mucho voto del PSC desencantado, en vez de irse con ellos, se vaya con Ciutadans. Por eso confían en que la división de ese voto con UPyD frene un poco este ascenso de Ciutadans.

Rajoy, como ha hecho siempre, trabaja con un doble discurso. A Alicia Sánchez Camacho, la candidata catalana, cercana al presidente, y otros dirigentes nacionales como Dolores de Cospedal, se les deja el tono más duro. Sánchez Camacho llegó a llamar "Mesías" a Mas y remató: "el pueblo de Cataluña no necesita mesías". "Los convergentes os están engañando a Cataluña con una arcadia feliz. Nosotros le decimos la verdad y contamos las consecuencias de la independencia. El separatismo no paga las pensiones. Si saliéramos de Europa Lleida perdería 310 millones en fondos europeos. Habría fronteras con los hermanos de Aragón", llegó a plantear.

El PP se dio cuenta de que Mas, al dejarle Rajoy todo el espacio durante varias semanas, logró convencer a buena parte de los catalanes de que él había ofrecido un acuerdo posible y fue el presidente quien le dio un portazo en La Moncloa. El giro de estrategia de Rajoy ha sido radical y ahora él acude a Cataluña —hoy estará en Tarragona— con la idea de que es un hombre dialogante e incluso recupera la idea de la "España plural" que tanto se le criticó a Zapatero. "La gran mayoría de catalanes se sienten catalanes y españoles y yo les entiendo porque yo me siento gallego y español. Y esas identidades suman, no restan, enriquecen", dijo en Lleida.

El PP sabe en cualquier caso que, pase lo que pase, cuenta con una garantía la noche electoral: el resultado del PSC será tan duro que, de nuevo, como sucedió tras las elecciones gallegas, el protagonista será la crisis interna del PSOE que se recrudecerá sin duda después.

De hecho, el desembarco del PP es totalmente diferente a la estrategia del PSOE: el PSC es un partido autónomo, tiene su propia campaña, se la juega en solitario y el propio Alfredo Pérez Rubalcaba parece querer alejarse de un posible resultado negativo. De hecho, no se va a volcar tanto como en la campaña gallega. No está cerrado, pero en principio vendría solo el lunes y para el cierre de campaña.

Algunos dirigentes del PP están así tranquilos porque saben que pase lo que pase, el PSOE estará peor que ellos. Pero a Rajoy y su entorno lo que realmente le preocupa es qué va a pasar al día siguiente si Mas saca la mayoría absoluta. Cada vez más gente cercana al presidente teme que realmente CiU, sobre todo Convergència, vaya en serio y ya no tenga marcha atrás la deriva independentista. Él, mientras tanto, prefiere el discurso más tranquilizador: "¿Y qué vas a hacer luego?" preguntó de forma retórica, como si hablara con Mas, durante el mitin. "¡A un manicomio es adonde tiene que ir!", le gritó un señor. Rajoy templó: "Es la hora de la serenidad. Yo voy a trabajar con sentido común para que las cosas vuelvan a la normalidad. Creo que es lo que desea la inmensa mayoría. Nos jugamos mucho en estas elecciones. El PP se compromete a utilizar el voto para dialogar y ayudar a resolver un problema que otros han creado".

http://politica.elpais.com/politica/2012/11/09/actualidad/1352499974_025188.html

RAJOY FELICITA POR TELÉFONO A OBAMA: "TENEMOS BUENA RELACIÓN"

  • El presidente viajará a Estados Unidos aunque no precisa la fecha

  • También ha conversado con Netanyahu sobre el estatus de Palestina en la ONU

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha conversado hoy con el presidente de EEUU, Barack Obama. La llamada se produjo en el contexto de la reciente victoria de Obama en las elecciones presidenciales. Rajoy le llamó para felicitarle y ambos aprovecharon para respasar la agenda internacional entre ambos países. "Tenemos buena relación, pero no me tiren más de la lengua" ironizaba el propio Rajoy en los pasillos del Congreso poco después de que La Moncloa informara de que se había producido la conversación.

No está previsto que Obama visite España, algo que José Luis Rodríguez Zapatero no logró nunca; solo su esposa Michelle vino en viaje privado a Marbella. Rajoy de momento tampoco parece que tenga ese éxito diplomático cercano. El propio presidente aclaró a los periodistas que no es Obama quien va a venir a España sino Rajoy el que va a viajar en breve a EE UU, aunque aún no está cerrada la fecha.

La Moncloa también comunicó que el presidente habló ayer con el Presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, para analizar las perspectivas del Consejo Europeo de la próxima semana. Ambos, según Moncloa, acordaron mantener un encuentro de trabajo el próximo viernes aprovechando el desplazamiento de Durao Barroso a Cádiz para asistir a la Cumbre Iberoamericana.

La Moncloa no suele informar de las conversaciones de Rajoy con dirigentes internacionales. Pero ayer aprovechó para hacer un paquete y comunicar también que el pasado 7 de noviembre el presidente también habló por teléfono con el primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu.

La nota de La Moncloa señala que durante la conversación ambos "pasaron revista a la situación en Oriente Medio, con una especial atención a la solicitud palestina ante la Asamblea General de Naciones Unidas para que le reconozca el status de Estado NoMiembro". "Sobre este mismo asunto", remata la nota "el presidente del Gobierno recibió una carta del Presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmoud Abbas, que le fue entregada por el Ministro de Asuntos Exteriores palestino, Ryad Al Malki, a la Vicepresidenta del Gobierno ese mismo día, 7 de noviembre".

http://politica.elpais.com/politica/2012/11/13/actualidad/1352834712_898526.html

RAJOY DICE QUE "NO ES FÁCIL HACER FRENTE EN POCOS MESES A LO QUE OCURRIÓ EN 7 AÑOS"

Ha sido durante la sesión de control en el Senado en respuesta al portavoz socialista, Marcelino Iglesias, que se ha interesado por conocer si el presidente del Gobierno compartía las declaraciones de algunos de sus ministros que han dicho que ya se estaban viendo señales esperanzadoras de la salida de la crisis.

Iglesias le ha pedido al presidente que no volviera a echar la culpa al anterior Ejecutivo socialista porque "Zapatero ya se ha ido" y le ha preguntado a quién tenía que hacer caso para saber cuál es la situación actual, si a los ministros que están con "Alicia en el país de la maravillas" o a los organismos que están revisando al alza sus previsiones para el próximo año.

"Hágale caso a los datos de los presupuestos", ha dicho Rajoy, lo que ha provocado risas en la bancada socialista.

Previamente, las risas habían sido de los populares cuando Iglesias ha criticado a los ministros del Gobierno por ver "brotes verdes" -una expresión que popularizó la vicepresidenta socialista Elena Salgado- y ha señalado que "a estas alturas nadie se cree" las cifras del Gobierno.

Por su parte, el presidente ha subrayado que las previsiones iniciales del Gobierno para 2012 han ido mejorando, ya que la economía caerá este año algo menos de lo proyectado y la destrucción de empleo será menor a la estimada, en tanto que se ha mostrado convencido de que a final de año se alcanzarán los ingresos calculados.

"Hemos dicho que este iba a ser un año malo y yo no voy a engañar a la gente. Y el que viene será mejor, pero no bueno", ha insistido el presidente, que ha hecho hincapié en que el Gobierno esta sentando las bases de la recuperación con su estrategia económica que pasa por reducir el déficit, reestructurar el sector financiero y continuar con las reformas estructurales.

No obstante, ha señalado que las cosas "no se arreglan por arte de magia" y que lo primero es subsanar los "errores que nos han traído hasta aquí".

http://economia.elpais.com/economia/2012/11/06/agencias/1352221798_420521.html

RAJOY SE COMPROMETE A UN ACUERDO CON EL PSOE PARA PALIAR LOS DESAHUCIOS

El presidente augura que en 2014 la economía española empezará a crecer y se notará mejoría al final de 2013

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha anunciado este martes, durante una entrevista en la Cope, que mañana miércoles la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, se reunirá con "una de las máximas responsables" del PSOE para abordar medidas para paliar el problema de los desahucios de viviendas. Rajoy, en cualquier caso, ha avanzado que ha hablado él directamente con el líder de la oposición, Alfredo Pérez Rubalcaba, para proponerle un acuerdo lo más inmediato posible para tomar medidas que corrijan los fallos que se han detectado en los seis meses que lleva en marcha el Código de Buenas Prácticas alcanzado por el Gobierno con los principales bancos del país. Rajoy cree que se podrá poner en marcha una primera corrección de los fallos observados en breve para dar una salida "más justa y equitativa".

Rajoy explicó que hasta ahora el Gobierno ha hecho un código de buenas prácticas para los bancos en este asunto y ahora está en un proceso de evaluación para analizar cómo han ido esas medidas.

No obstante, precisó que su intención es adoptar "nuevas medidas" y lo quiere pactar con el resto de partidos políticos y sobre todo, precisó,con el PSOE. Acto seguido anunció una reunión entre la vicepresidenta y el PSOE para mañana con el objetivo de adoptar una decisión "justa y equitativa" contra los desahucios y además, "de aplicación inmediata".

El anuncio supone un cambio en la postura adoptada por el Gobierno en los últimos días, que pese a la insistencia de los grupos de la oposición rechazaba modificar la ley para frenar los desahucios.

El Ministerio de Economía aseguraba que era pronto para determinar si el Código de Buenas Prácticas firmado con los bancos había funcionado. Se aprobó hace seis meses pero, en realidad, ha estado en vigor menos de dos porque luego se abrió un plazo para que los bancos se sumaran voluntariamente a un acuerdo. Además, el Gobierno había asegurado que los procedimientos son largos por lo que los que se ejecutan ahora se iniciaron antes de la puesta en marcha del Código, sin posibilidad de que esta norma haya frenado los que estaban ya avanzados.

 El PSOE, por su parte, ya había presentado una propuesta para reformar la ley que plantea una moratoria de los desahucios, igualar el valor de subasta del inmueble impagado al de tasación original (ahora suele ser bastante inferior), poner límites a los intereses de demora y que las familias puedan pactar con el banco para quedarse unos años en la vivienda pagando un alquiler barato.

http://politica.elpais.com/politica/2012/11/06/actualidad/1352192558_179409.html

RAJOY NO RENUNCIA A PEDIR EL RESCATE PERO CREE POSIBLE EVITARLO ESTE AÑO

El presidente del Gobierno lamenta los ritmos "desesperadamente" lentos de la UE

Mariano Rajoy volvió este miércoles a la tribuna del Congreso 42 días después de la última vez, obligado por el Reglamento del Congreso y para dar cuenta de la cumbre europea del 19 de octubre. Explicó que la Unión Europea da pasos favorables para España, lamentó el lento ritmo con el que se avanza e intentó lanzar un mensaje optimista porque, según dijo, "hay cosas positivas en la economía española" y "el año 2013 va a ser mejor que 2012".

Lo que no hizo el presidente del Gobierno fue aclarar si pedirá el rescate a la Unión Europea, y a lo más que llegó fue a decir que "no renuncia a hacerlo si fuera necesario para los intereses generales de los españoles".

La duda se mantiene, pero el Gobierno cree realmente en la posibilidad de poder sortear el rescate al menos durante 2012. Para aumentar la incertidumbre y la confusión, en pasillos del Congreso fuentes del Ejecutivo apuntalaron la idea que ya avanzó el jefe del Ejecutivo el pasado lunes en la conferencia de prensa con Mario Monti. Rajoy señaló que no pide el rescate "porque no lo considera imprescindible en este momento".

Este miércoles insistió en que lo solicitará "si es necesario". Fuentes del Gobierno han añadido que este no prevé tener que pedirlo al menos en lo que queda de 2012. Las subastas del Tesoro van bien, explican; las necesidades de financiación de la Administración se van cubriendo; la prima de riesgo, pese a estar muy alta, está mucho más baja que en verano y parece controlada precisamente por la existencia de ese mecanismo anunciado por el BCE que funciona como un freno. Y las cosas en Europa, en opinión del Ejecutivo, están avanzando aunque sea despacio.

Mientras hablaba Rajoy en el pleno, en los pasillos fuentes del Gabinete añadieron que las negociaciones para la unión bancaria y fiscal avanzan y eso también va a ayudar a que la prima de riesgo no se dispare. El problema sigue siendo para las empresas, admiten, que tienen muchos problemas para financiarse.

Aún así, el Ejecutivo trabaja en este momento con la hipótesis de no pedir el rescate en lo que queda de año. Rajoy no quiere explicitar su estrategia o sus planes tan claramente en sus discursos, porque la mera sospecha de que España no va a pedir en ningún caso el rescate podría aumentar la presión sobre la deuda española. Y por eso insiste en que lo tiene encima de la mesa y no renuncia a pedirlo. Si dijera que lo descarta, explican desde el Ejecutivo, los mercados se lanzarían contra España. De hecho, la presión ha bajado en las últimas semanas cuando el mercado ha dado por hecho que el rescate era inminente. Pero, aunque no lo diga en público, Rajoy trabaja con la idea de no pedir el rescate a corto plazo.

Lo que aún no está claro es si la realidad, y sobre todo los mercados, le permitirán cumplir esos planes. Este miércoles, el presidente hasta negó que en la cumbre europea se hablara del rescate, ni con él ni a sus espaldas. El único lamento de Rajoy en el Congreso fue el de los ritmos: "La Unión Europea se mueve, aunque a un ritmo que a algunos nos pueda parecer desesperadamente lento".

Rajoy no se salió de su carril de la reducción del déficit y las reformas, y de la solución en Europa con la cesión de soberanía a favor de la unión monetaria. "Tras cinco años de crisis y a pesar de los esfuerzos, Europa está en recesión. Debemos romper este círculo vicioso", alertó.

Frente al optimismo de Rajoy en un discurso casi de trámite, todos los portavoces de los demás partidos echaron agua fría a su mensaje y le reclamaron medidas concretas para paliar la pésima situación de los que más sufren la crisis. Todos intentaron aprovechar la inusual presencia del presidente para salir del marco de la cumbre y convertir el debate en un sustitutivo, a mínima escala, de un pleno monográfico o sobre el estado de la nación, suprimido por Rajoy este año. Pero, pese a que no pisaba la tribuna de oradores del Congreso desde el 19 de septiembre, Rajoy prefirió rebajar el debate, evitó contestar uno a uno a los portavoces y optó por una respuesta conjunta a todos.

El socialista Alfredo Pérez Rubalcaba le había reclamado la creación de un Fondo de Cohesión Europeo para los países con más dificultades, y que haga valer su posición ante la UE. "No podemos aceptar nuevas condiciones para que nos ayuden. (...) Los sufrimientos de los españoles no pueden seguir pagando los beneficios de los especuladores", le dijo el líder del PSOE, para quien la última cumbre europea ha sido mala para España. Infructuosamente, le ofreció pactar una posición común ante la cumbre de diciembre.

Rubalcaba, además, volvió a lamentar que el Gobierno mantenga un proyecto de Presupuestos que se basa en previsiones superadas y que serán imposibles de cumplir. Insistió en su tesis de que será imposible cumplir los objetivos del déficit, lo que afectará a la credibilidad de España.

Joan Coscubiela (ICV) le afeó que "demonice el derecho a decidir y, mientras, venda la soberanía a los mercados a cambio de nada"; Rosa Díez (UPyD) preguntó al presidente si aprovechó que estaba con todos los líderes europeos para preguntarles por las condiciones del rescate, y Josu Erkoreka (PNV) le ha recordado que él será el único responsable si se equivoca al demorar la decisión de pedir ayuda financiera a la UE.

Especialmente agrio volvió a ser el debate entre Rajoy y Rosa Díez, hasta el punto de que la portavoz de UPyD le acusó de "perder las formas". A Rajoy le irritan sobremanera las intervenciones de Díez y no puede evitar que se le note en sus réplicas.

El presidente no volverá al Congreso de los Diputados hasta el 28 de noviembre, salvo que el PP cambie de posición y no frene las peticiones del resto de partidos para que Rajoy debata sobre la crisis, tal y como ha hecho una veintena de veces en casi un año de legislatura.

http://politica.elpais.com/politica/2012/10/31/actualidad/1351678526_422326.html

RAJOY: "LA UE SE MUEVE, AUNQUE A UN RITMO DESESPERADAMENTE LENTO"

Rubalcaba: "Los sufrimientos de los españoles no pueden seguir pagando los beneficios de los especuladores"

A los 42 días de su última comparecencia en el Congreso, Mariano Rajoy ha acudido al pleno, obligado por el reglamento, para explicar los resultados de la última cumbre europea. Su mensaje ha sido el de intentar demostrar que en la Unión Europea se dan pasos favorables para España, con el único lamento del lento ritmo en el que se avanza. El presidente del Gobierno ha mantenido las dudas sobre la petición de rescate, no ha descartado hacerlo si lo considera necesario y ha reiterado que en la última cumbre nadie le habló de ese asunto. En el aire y sin precisión alguna ha dejado también la posibilidad aprobar medidas para paliar la situación de los afectados por desahucios.

"La Uníon Europea se mueve, aunque a un ritmo que a algunos nos pueda parecer desesperadamente lento", ha asegurado el presidente del Gobierno, en una intervención tan fría como ausente de menciones a datos como los del paro.

Rajoy ha tenido que escuchar a todos los demás partidos echando agua fría a su optimismo y reclamándole medidas concretas para paliar la pésima situación de los que sufren la crisis. Por ejemplo, el líder de la oposición, Alfredo Pérez Rubalcaba, le ha exigido que busque acuerdos para evitar los desahucios y hasta el portavoz de CiU, Josep Antoni Duran Lleida, le ha echado en cara al presidente del Gobierno que se hable de rescatar entidades bancarias en dificultades pero no a miles de personas que "lo están pasando mucho peor que los bancos".

Rajoy ha mantenido su vereda de la reducción del déficit y las reformas y de la solución en Europa con la cesión de soberanía a favor de la unión monetaria. ""Tras cinco años de crisis y a pesar de los esfuerzos, Europa está en recesión. Debemos romper este círculo vicioso", ha dicho.

Pese a que no pisaba la tribuna de oradores del Congreso desde el 19 de septiembre, Rajoy ha preferido minimizar el debate, ha evitado contestar uno a uno a los portavoces y ha optado por una respuesta conjunta a todos los portavoces. En su intervención inicial se ha limitado a cumplir el trámite y se ha ceñido a relatar las conclusiones del Consejo Europeo de los días 18 y 19 de octubre y solo en las réplicas ha bajado a decisiones sobre la economía española, pero sin concreción.

El resto de portavoces han aprovechado la inusual presencia del presidente en la Cámara para trascender de las decisiones europeas y plantear todo lo brevemente que permitía el formato del debate para plantear una discusión sobre la crisis económica y sus efectos.

En esa réplica en bloque, Rajoy ha asegurado que no descarta pedir al Banco Central Europeo que active el mecanismo de compra de deuda. "No renuncio a pedirlo si fuera necesario", ha asegurado con énfasis. "No renuncio a utilizar el mecanismo" del rescate. "lo haré si lo veo necesario. Pero se necesita un apoyo unánime", ha añadido, manteniendo en el aire la posibilidad de solicitar la ayuda a la UE y sin responder claramente a los portavoces que le pidieron claridad.

Sobre las medidas por los desahucios, se ha limitado a decir que se están produciendo hechos verdaderamente dramáticos. "Ya tomamos medidas en su día y estamos estudiando los efectos de esas medidas y no descartamos nuevas medidas. Y estaremos atentos a las propuestas que se hagan", ha agregado.

http://politica.elpais.com/politica/2012/10/31/actualidad/1351673513_108674.html

RAJOY AFIRMA QUE EL RESCATE EUROPEO “NO ES IMPRESCINDIBLE EN ESTE MOMENTO”

Monti y el presidente español rechazan la creación de un supercomisario de la UE para vigilar los presupuestos de cada país. Ninguno de los dos quiere el rescate

El rescate europeo "no es imprescindible en este momento" y el Gobierno de España no lo pedirá hasta que decida que es necesario y bueno "para lo intereses generales de los españoles". Mariano Rajoy ha rechazado de este modo el que España vaya a pedir, al menos por ahora, que se active el mecanismo de compra de deuda por parte del Banco Central Europeo. Lo ha dicho durante la rueda de prensa conjunta con Mario Monti, primer ministro italiano, quien también ha rechazado que su país vaya a pedir ahora el rescate: "No pensamos que Italia tenga que poner en marcha este instrumento".

El primer ministro italiano, Mario Monti,  y tres de sus ministros están celebrando hoy en Madrid la primera cumbre bilateral entre España e Italia en tres años. Es la cuarta vez en este año en la que el jefe del Ejecutivo español, Mariano Rajoy, se entrevista con Monti. Aunque ambos han hecho un repaso de la relación bilateral, los temas de la actualidad europea, la superación de la crisis y el saneamiento de las cuentas públicas han centrado el grueso de sus conversaciones. Rajoy ha recibido con honores militares al primer ministro italiano.

La declaración conjunta firmada durante la cumbre exige la puesta en marcha inmediatamente de los mecanismos europeos para llevar el crédito y el crecimiento económico a ambos países. "Hemos tratado temas que no dejan conciliar mucho el sueño", ha subrayado Monti.

Rajoy ya no se atreve a descartar que España pida ayuda al fondo de rescateMonti suma a Rajoy a la ‘cumbre del crecimiento’ con Merkel y HollandeRajoy se apoya en Monti y Hollande para lograr medidas de apoyo urgentesEspaña e Italia han subrayado el compromiso para el mantenimiento de Grecia en en euro, así como el apoyo a las medidas que ya ha puesto en marcha este país, según ha explicado Rajoy durante la rueda de prensa. Rajoy se ha opuesto a la creación de un supercomisario europeo para supervisar los presupuestos de todos los Estados de la UE, una idea lanzada por Mario Draghi, gobernador del BCE. A su entender. lo que tiene que hacer la UE es "algo similar a lo que se hizo cuando se creó el euro. Es el momento de repetir una operación como la de entonces y fijémonos plazos. Pero una  medida aislada así, aislada, pues no".  Monti, por su lado, considera que la creación de un supercomisario "es un mito", pero es algo "que no es posible". Ambos mandatarios lanzaban así un mensaje de claro aviso a las posiciones alemanas, más cercanas a esa idea del supercomisario que controle los Presupuestos nacionales. Ambos han coincidido en que esa, de manera aislada, no es la solución. Monti incluso ha dicho que se estaría lanzando un mensaje erróneo a los mercados, esto es que los sistemas actuales para controlar que los países siguen la política de austeridad no funcionan.

Rajoy y Monti están unidos contra esta idea del supercomisario, pero cuando se habla de rescate esa unión se resquebraja. Italia, como Francia, quiere que España vaya primero al fondo. Así su propia prima bajaría -la evolución de ambas es pareja- sin asumir el coste del rescate. Rajoy, por el contrario, quiere evitar quedarse solo y preferiría ir con Italia. Hoy los dos han hecho un ejercicio de malabarismo dialéctico para evitar comprometerse. Se han limitado a dejar claro que ninguno de los dos lo necesita en este momento, aunque ambas primas siguen muy altas y las empresas y los bancos españoles siguen presionando para que Rajoy pida cuanto antes el rescate y baje la prima.

"En cuanto yo piense que es bueno para los intereses generales de España entonces podré pedirlo, pero lo relevante es que el instrumento exista", ha dicho Rajoy. "En este momento España no lo ha pedido porque entiende que ahora no es imprescindible para los intereses de los españoles", ha añadido. También Monti ha negado que Italia necesite en este momento acudir a ese instrumento.

"Yo lo haré cuando piense que es bueno para los intereses generales de los españoles", por eso "me parece bueno que exista", agregó Rajoy, para señalar a continuación que en este momento "el Gobierno español no lo ha pedido porque entiende que no es fundamental para defender los intereses de los españoles".

Rajoy ha contestado a las declaraciones de Barack Obama -"no podemos permitir que España se derrumbe", ha dicho el presidente de EE UU-. Para el presidente español, España está haciendo las reformas y recortes necesarios para superar la difícil situación económica. Y ha aprovechado para quejarse de que haya países de la Unión que se estén financiando gratis, "incluso que le paguen por invertir el dinero en ese país" y otros que tienen que pagar altos intereses.

España e Italia comparten la necesidad de que la unión bancaria avance tan rápido como sea posible y que a lo largo de 2013 se consiga poner en práctica la recapitalización directa de la banca, y con efectos retroactivos, lo que permitiría que dejara de computar como deuda pública los 40.000 millones que recibirán los bancos españoles. La canciller alemana, Angela Merkel, asegura que no habrá recapitalización directa de la banca española con efectos retroactivos, si bien los líderes europeos abrieron en junio la puerta a esta posibilidad.

Al término de la cumbre, que se celebra en el palacio de La Moncloa, Rajoy y Monti inaugurarán el Foro de Diálogo España-Italia, un encuentro que reúne cada año a los principales empresarios italianos y españoles y que se suele organizar coincidiendo con las cumbres. Este foro lo organizan por parte italiana, la Agenzia di Ricerche e Legislazione fondata da Nino Andreatta y, por parte española, el Centro de Estudios y Documentación Internacionales de Barcelona (CIDOB).

http://politica.elpais.com/politica/2012/10/29/actualidad/1351495257_699970.html

RAJOY RECUPERA LA “ESPAÑA PLURAL” Y SE LANZA CONTRA MAS

Mas “juega con los sentimientos, lleva a un dilema imposible”

El PP es el mayor partido de España, tiene más poder que nunca, domina el Congreso con una clara mayoría absoluta y algunos dirigentes se regocijan —otros están preocupados— por la debilidad del PSOE. Pero sigue teniendo los mismos agujeros negros de siempre: Euskadi y Cataluña. Mariano Rajoy, el mismo líder del PP que en 2006 promovió la recogida de cuatro millones de firmas por toda España contra el Estatut, acudió este sábado a Barcelona, por primera vez desde la crisis independentista abierta con la manifestación del 11 de septiembre, con la firme intención de darle la vuelta a ese rechazo de la mayoría de los catalanes al PP. Y para ello no dudó incluso en venderse como un hijo de la “España plural”, ese concepto por el que la derecha machacó a Zapatero.

“Yo soy gallego y amo a Galicia. Pero también amo a Madrid, donde crecen mis hijos. Y a Cataluña, donde nacieron. [La esposa de Rajoy dio a luz a sus dos niños en la clínica Dexeus de Barcelona, un hospital privado]. Llevo muy dentro la España plural porque es lo que he vivido desde la infancia. En esa pluralidad, a ninguno se nos pide que abandonemos lo que somos. Uno puede ser catalán y español, y lo puede sentir en la lengua que quiera porque ser bilingüe es ser doblemente afortunado”, clamó el presidente en el discurso de más calado que ha realizado sobre Cataluña, a ratos apasionado, en un intento de presentarse como hombre dialogante, muy alejado de su predecesor, José María Aznar.

El PP, donde muchos dirigentes admiten en privado que Artur Mas le está ganando la partida a Rajoy sobre todo porque este último ha esperado mucho para hablar, aspira a impedir en lo que queda hasta las elecciones del día 25 que CiU saque la mayoría absoluta. Incluso confían en que el hundimiento previsto del PSC les coloque como segundo partido en Cataluña, superando a ERC, lo que sería un enorme éxito y acabaría con esa idea de Cataluña como agujero negro del PP.

Mas promete bajar impuestos a los empresarios si hay independenciaSánchez-Camacho: Cataluña solo tendrá mas financiación con el PPAznar: "Cataluña no puede seguir unida si no permanece española"Sánchez-Camacho replica a Aznar y dice que no hay que recentralizar el EstadoMas impulsará una consulta por la independencia sea o no legalMas a Rajoy: "O aceptas el pacto fiscal o te atienes a las consecuencias"El independentismo catalán logra una histórica exhibición de fuerzaNo parece fácil lograr ese ascenso del PP, aunque todas las encuestas le dan pequeñas mejoras. Pero Rajoy lo va a intentar y para ello tiene que hacer olvidar el pasado del PP y sobre todos los mensajes más anticatalanistas de muchos dirigentes. Por eso el presidente pidió al PP catalán que lance “mensajes conciliadores”. Es evidente que el presidente quiere gustar a Cataluña. Pero para lograr ese buen resultado tiene que frenar a Mas, lanzado en las encuestas. Rajoy le lanzó durísimos ataques. Tanto fuentes del Gobierno como de CiU dicen que los puentes entre ellos están rotos, al menos hasta las elecciones.

El PP ha optado por la estrategia de buscar el voto de Unió o de los convergentes no independentistas dibujando a Mas como un irresponsable que, incapaz de hacer frente al coste político de los recortes, se ha “inventado un enemigo exterior” para poder “cambiar la baraja” y hablar de sentimientos en vez de economía. Frente a eso, Rajoy apela al “seny [sentido común] de los catalanes” para que no sigan al president “en una huida a ninguna parte solo para tener más votos”.

Esa idea de irresponsabilidad de Mas, que se habría “rendido” frente a la crisis, fue constante. “Ahora estamos perdiendo el tiempo, con elecciones, discusiones. Es preocupante que un líder juegue con los sentimientos y anuncie que dedicará toda una legislatura a arrastrar a siete millones de ciudadanos a un dilema imposible. Es muy triste que proclame que se saltará la ley a la torera. Sustituye sus obligaciones por visiones quijotescas contrarias al curso de la historia”.

Rajoy lanzó un discurso de entrega y respeto total a Cataluña —“los españoles nos sentimos orgullosos de los catalanes, su historia, sus tradiciones son un patrimonio para España. Porque somos españoles nada de lo catalán nos es ajeno”— y avisó, en línea con Aznar, de que la actitud de Mas está provocando ya “discusiones entre compañeros de trabajo y amigos de siempre”. Y eso sí, dejó claro que está abierto a negociar la financiación pero no habrá referéndum ni independencia: “Yo no me voy a saltar la ley. Aquí no va a haber fracturas, ni divisiones ni peleas. Cataluña es España y España es también de los catalanes. Separados perdemos todos”.

http://politica.elpais.com/politica/2012/10/27/actualidad/1351338216_954463.html

MAS A RAJOY: “O ACEPTAS EL PACTO FISCAL O TE ATIENES A LAS CONSECUENCIAS”

El presidente del Gobierno ha afirmado que está dispuesto a dialogar con la Generalitat pero advierte que ambas partes deben estar dispuestas

El lunes, Mariano Rajoy le dijo a puerta cerrada a su Comité Ejecutivo que iba a “dar la batalla” en Cataluña para impedir la mayoría absoluta de CiU. Y dio por arrancada la campaña electoral. Ayer, en un debate vibrante en el Senado, el más claro e intenso cruce parlamentario desde que estalló la crisis catalana, el jefe del Ejecutivo dio otro giro a su estrategia y cargó las tintas sobre el presidente catalán, Artur Mas, a quien prácticamente acusó de haber intentado chantajear al presidente del Gobierno en La Moncloa.

El PP está muy preocupado porque cree que CiU puede sacar la mayoría absoluta con un argumento que entra muy bien, esto es, que Rajoy dio un portazo a Mas. Así que el presidente se dedicó a dar exactamente la versión opuesta de esa reunión, de la que prácticamente no había hablado. La estrategia del silencio parece haber fracasado y ayer Rajoy, aprovechando una pregunta de la senadora de CiU Montserrat Candini sobre el referéndum en Escocia, dio un nuevo giro.

"A mí nadie me ha pedido un referéndum, sino el pacto fiscal", asegura el presidente

“Dice usted que tengo miedo a la democracia, señora Candini”, arrancó el presidente. “Pero es que a mí nadie me ha pedido un referéndum. El presidente de la Generalitat me dijo que tenía que aceptar un concierto económico para Cataluña. Yo le dije: hay que hablar. Y él me dijo no, acepta esto y si no traerá consecuencias. No me pidió ningún referéndum. Pocos días después me encontré con que Mas disolvía las Cortes. Y después que iba a hacer un referéndum que podía ser o no legal. Y después en un periódico apareció la pregunta y se le puso fecha. Así es muy difícil construir algo”, se quejó el presidente.

Rajoy se fue creciendo en su propio discurso y todo eran golpes a Mas. Después, en una respuesta a José Montilla, expresidente de la Generalitat, ahora senador del PSC, insistió en esa idea del chantaje. Montilla dijo que el presidente o ministros como José Ignacio Wert se lo habían puesto “muy fácil” a Mas y los independentistas.

Rajoy le contestó con la idea de que él si quiere dialogar pero no puede aceptar el chantaje de Mas. “Me dice, señor Montilla, que pude haber ofrecido un acuerdo a Mas. Así lo hice. Pero también le dije a Mas: no le puedes decir o lo tomas o lo dejas al presidente del Gobierno, y si no atente a las consecuencias. Yo lo he intentado, pero para que se pueda hablar tienen que tener la voluntad las dos partes”.

En otro momento, a la senadora Candini, que lanzó un discurso muy trabajado en el que citó a Adolfo Suárez y pidió altura política al presidente, Rajoy le vino a decir que la actitud de Mas no era democrática: “Debemos dialogar. Pero no se le puede decir al presidente del Gobierno este es mi modelo y si no lo quieres atente a las consecuencias. Me atengo a ellas, pero la democracia no es eso”.

Rajoy está ya lanzado en campaña, este sábado acudirá a Barcelona y tiene previsto estar allí hasta cuatro veces en el próximo mes, siempre que le dejen sus compromisos internacionales. Su discurso, al menos el nuevo que inauguró ayer, parece claro: por un lado, venderse como un hombre dialogante —“yo no soy un inmovilista”, llegó a decir en el Senado— pero a la vez atacar a Mas: “Convocar elecciones cuando no han transcurrido dos años transmite sensación de huida de la responsabilidad del gobernante. Yo también tengo problemas, pero hay que aguantar y no buscar el enemigo exterior para que se hable de otras cosas”.

Montilla reprocha a Rajoy que él y Wert se lo pongan tan fácil a los independentistas

Rajoy aprovechó la ocasión para representar una especie de debate con Mas, que nunca se producirá en directo. El presidente catalán habla todos los días, tiene muy construido su discurso y en el PP admiten que están calando sus mensajes mientras Rajoy le deja el espacio. Cambió de una inicial oferta de diálogo a los mensajes durísimos de los últimas semanas, en plena campaña gallega y vasca. Los populares admiten que ese discurso les ha venido muy bien en Galicia, porque ha tapado el debate sobre los recortes. Pero muchos en el PP reclamaban a Rajoy que preparara un gran discurso político para contestar a Mas y ayer parece que empezó a plasmarlo. El sábado en Barcelona llegará el segundo paso.

El PP anda algo descolocado con el referéndum escocés, que complica su argumentación porque allí David Cameron sí ha aceptado una consulta independentista en Escocia autorizada por el Parlamento británico. Rajoy, que no había dicho una palabra, entró ayer en el asunto del referéndum. Dijo que el escocés se hará “conforme a la legalidad vigente en el Reino Unido, que es como se hacen las cosas en los países sensatos”.

Rajoy habló también de la consulta catalana. “Yo no puedo autorizar este tipo de referéndum. Tienen que ser las Cortes Generales. Y le explico el procedimiento. Tienen que reformar la Constitución, luego disolver las Cortes, luego convocar elecciones, las Cortes que salgan tienen que ratificar la reforma y luego se hace el referéndum”.

Rajoy mostró así que es inviable lo que Mas plantea. Y por si había dudas, le remató su ministro de Exteriores, José Manuel García Margallo, que recordó que Escocia —y a Cataluña le pasaría lo mismo, vino a decir— tendría que ponerse en la cola para entrar en la UE si se declara independiente.

http://politica.elpais.com/politica/2012/10/23/actualidad/1351004250_034088.html

DE BRUSELAS A VIGO EN FALCON OFICIAL; DE VIGO A MADRID EN AIR EUROPA

El avión del Estado con el que Rajoy viajó desde la cumbre europea al último mitin de Feijóo en Galicia regresó vacío a Madrid mientras el presidente volvió hoy en avión regular

Mariano Rajoy acudió este viernes al último mitin de campaña de Alberto Núñez Feijóo en Vigo en un avión Falcon oficial, a pesar de que, durante la legislatura pasada, el PP arremetía con fiereza contra José Luis Rodríguez Zapatero si hacía exactamente eso. La explicación oficial que han dado fuentes de La Moncloa es que Rajoy "no usó el avión para ir al mitin si no para volver a España desde Bruselas", donde había participado en el Consejo Europeo. Luego, desde Vigo a Madrid hizo el trayecto en Air Europa.

Rajoy, efectivamente, había estado horas antes del mitin en Bruselas y antes en Bucarest (en la cumbre del PP Europeo, donde aprovechó para reunirse con Angela Merkel). Y de hecho, cuando aterrizó en Vigo, el presidente vestía el mismo traje y corbata con el que dio la rueda de prensa en Bruselas.

La Moncloa argumenta que, dado que el presidente se encontraba participando en el Consejo Europeo, no había otra opción que tomar el Falcon con el que estaba volando por Europa. Así regresaba a España, según adelantaba en su edición de hoy El Periódico de Cataluña. La oficina presidencial alega también que si hubiera estado en España, Rajoy habría viajado al mitin en línea regular, con billete pagado por el PP, como hizo la semana pasada cuando viajó para participar en actos electorales en el País Vasco y también en Galicia.

Rajoy durmió tras el mitin en Galicia y esta mañana ha tomado el avión de línea de Air Europa hacia Madrid, adonde también ha regresado el Falcon, pero de vacío.

http://politica.elpais.com/politica/2012/10/20/actualidad/1350731484_562072.html

RAJOY TRATA DE DESDRAMATIZAR UN CONSEJO QUE DEFRAUDA LAS EXPECTATIVAS ESPAÑOLAS

El presidente del Gobierno señala que 40.000 millones “no son tan importantes”

Prácticamente doblado el crítico cabo de octubre con una holgada cobertura de la deuda en los mercados, España descubrió que 40.000 millones arriba o 40.000 millones abajo —el 4% del producto interior bruto (PIB), la cantidad necesaria para recapitalizar los bancos— “no es tan importante”, en palabras del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. Y tampoco perentorio quitársela del balance: “España lo pide no porque urja”, agregó Rajoy, dejando luego en el aire si, al final, pedirá o no también ayuda para el rescate. El presidente desdramatizaba así los resultados de un Consejo Europeo de octubre que no respondió a las expectativas creadas en el de junio, cuando España creyó ver una vía de alivio a su déficit. Ahora parece que Madrid malinterpretó aquellas señales, porque la recapitalización no llegará a tiempo para evitar el gravoso engorde de la deuda.

La cifra absoluta de 40.000 millones adquiere su verdadera dimensión si se la pone en perspectiva. Por ejemplo, con la recaudación del IVA, que en España llega a los 48.000 millones anuales. Lo que ahora “no es tan importante” ronda el 85% de la cotización anual del IVA en España.

Es un modo de ver los resultados de un Consejo Europeo, que si bien para España tuvo sombras, dio buenos frutos desde la perspectiva de la construcción europea, no el menor de los cuales, como señaló Rajoy, que los acuerdos para proseguir en la consolidación del proyecto europeo alcanzados en junio por los 17 países de la moneda única hayan sido ahora asumidos por los 27 socios de la Unión, lo que facilitará su puesta en marcha. Entre ellos, que haya un supervisor único de la banca europea, que será el Banco Central Europeo (BCE). “Hay voluntad en Europa de seguir avanzando en la integración”, resumió.

Rajoy puso precisamente a la recapitalización como ejemplo de los avances en la construcción europea, al señalar que era “un concepto inexistente hace meses” y hoy ya está en marcha y con el encargo a los ministros de Finanzas del Eurogrupo (los 17 del euro) de “que digan cómo se tienen que hacer”. Angela Merkel fue más explícita al precisar que esa ayuda directa a la banca no tendrá retroactividad y se hará en el futuro, a partir de que haya unión bancaria, en algún momento de 2013.

Ahí es donde Rajoy reveló que los 40.000 millones “son cuatro puntos del PIB. No es tan importante; lo importante es que haya recapitalización” y que exista el mecanismo para hacerla realidad. Ese nuevo relativismo lo aplicó también al hecho de decidir sobre la solicitud de un rescate: “La decisión me corresponde. No se ha tomado. Si tengo que tomarla la tomaré, como pedí ayuda para las instituciones financieras”.

La suerte de España inquietaba en la UE, por las deletéreas consecuencias de su deuda sobre el déficit. Rajoy aseguró que nadie le ha presionado durante estos dos días de cumbre bruselense para que acuda de una vez al BCE en busca del rescate, y que tampoco nadie aludió a la flexibilización del déficit. “España tiene intención de cumplir sus compromisos de reducción”, que exigen llegar al 6,3% del PIB este año, al 4,5% en 2013 y al 2,8% en 2014. Algunos expertos dudan de que se vayan a lograr tales metas, pero el presidente del Gobierno dijo que “las decisiones en materia de reducción del déficit ya se han aceptado y surtirán efecto a partir de 2013”. Como de costumbre, las calificó de duras y no fáciles, pero inevitables, lo que tiene a los sindicatos en pie de guerra. “Tienen derecho a convocar” la huelga prevista para el 14 de noviembre, reconoció Rajoy. Ello “no ayuda a España a resolver los problemas económicos ni ayuda a la imagen de España. Será la segunda huelga a un Gobierno que no lleva ni un año”.

El desabrido debate que vive España sobre su ordenamiento territorial y constitucional a la luz de las pretensiones separatistas manifestadas en Cataluña no ha llegado a los oídos del Consejo Europeo, al que el primer ministro belga, el socialista Elio di Rupo, hizo partícipe de sus preocupaciones por las derivas xenófobas y populistas perceptibles en Europa al calor de ciertos nacionalismos. “Yo no hablé de este asunto y nadie me hizo ninguna pregunta”, manifestó Rajoy.

http://internacional.elpais.com/internacional/2012/10/19/actualidad/1350671665_538532.html

EL GOBIERNO MANTIENE LA DUDA SOBRE EL RESCATE Y CALIFICA LA CUMBRE DE ÉXITO

  • El presidente del Gobierno asegura que comparecerá para explicar su decisión sobre la ayuda

  • Para Rajoy la convocatoria de una huelga general "no ayuda nada a la imagen de España"

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha mantenido hoy, tras la cumbre del Consejo Europeo, la incógnita sobre la petición del segundo rescate por parte de España. Preguntado por las declaraciones de varios líderes comunitarios, en primer lugar la canciller alemana, Angela Merkel, que remiten a la última palabra Madrid, Rajoy ha asegurado: "Responde al sentido común, esta decisión la tengo que tomar yo como presidente del Gobierno y ahora no está adoptada". "Y si tengo que tomarla, la tomaré", ha afirmado antes de comprometerse a "explicarla" públicamente. "Cuando la tome se lo diré a todos ustedes", ha agregado. En cualquier caso, el jefe del Ejecutivo ha valorado esa posibilidad al reconocer que "es muy importante que ese mecanismo exista, porque antes no existía".

Rajoy ha insistido en los avances de la cumbre de los líderes de los 27 celebrada en Bruselas porque, en su opinión, ha desarrollado los acuerdos alcanzados en el Consejo Europeo de junio. "Hace pocos meses nadie hablaba de unión fiscal ni monetaria", ha asegurado, y eso "es importante para el avance de la UE". Se refería el presidente al mecanismo de recapitalización de la banca, que "antes era una posibilidad y ahora es algo más".

"Hay una voluntad en Europa de seguir avanzando en la integración, pero estas cosas nunca son fáciles", ha señalado al recordar que, por ejemplo, la unión monetaria se retrasó tres años. "Alemania está actuando de manera constructiva", ha agregado Rajoy frente a los que consideran Merkel excesivo el retraso a 2014 impuesto por Merkel.

Ante la convocatoria de huelga general para el próximo 14 de noviembre, Rajoy ha defendido los recortes y las decisiones tomadas por su Gobierno porque "había que hacerlo". El presidente, que ha reconocido el derecho a convocar la huelga, ha criticado ese tipo de protestas en esta etapa, porque "no ayuda nada a la imagen de España". El jefe el Ejecutivo ha añadido además que no puede compartir la segunda huelga que se le hace a un Gobierno que no lleva un año, ya que ganó las elecciones el 20 de noviembre. "España tiene compromisos de reducción del déficit público y tiene intención de cumplirlos", ha asegurado el presidente sugiriendo que seguirá con su agenda de ajustes.

http://politica.elpais.com/politica/2012/10/19/actualidad/1350643450_706742.html

RAJOY NO VE AÚN MADURO EL RESCATE

·         El presidente negocia con Merkel en Bucarest y prepara el colchón a su decisión

·         El líder del PP, duro ante la canciller: “Los acuerdos se cumplen, somos serios”

·         Quiere que se avance en la unión bancaria y se aclare bien el mecanismo del BCE

Mariano Rajoy es conocido, entre otras muchas cosas, por su aversión al riesgo. Y esa característica está llegando al extremo con la decisión clave de su mandato: pedir o no un rescate suave para España, y cuándo hacerlo. Todos a su alrededor, prensa nacional y extranjera, analistas y dirigentes políticos claves, se preguntan qué hará. Y él multiplica las reuniones, los debates internos en el Gobierno, las negociaciones. Pero no se decide. En su entorno explican que aún no ve maduro el terreno, el agua de esa peligrosa piscina a la que se va a tirar, esto es: pedir el rescate. Y el presidente negocia para tener esas garantías.

En ese contexto, Rajoy pasó ayer casi todo el día en Bucarest, la capital rumana, dentro de un descomunal palacio que ordenó construir el dictador Ceausescu. El presidente acudió a una reunión del Partido Popular Europeo (PPE) con el rescate en todas las cabezas. Mientras los mercados daban ya por tomada la decisión, tanto que la prima se fue muy por debajo de lo 400 y la Bolsa vivió una jornada de euforia, Rajoy se reunía con Angela Merkel durante más de media hora. Según su equipo, no hablaron del rescate. Sea o no cierto —es difícil imaginar que no traten un asunto central que afecta a los dos—, diversas fuentes del Gobierno coinciden en que Rajoy está de momento en la otra batalla, también con Merkel: la de negociar todo lo demás, lo que rodea al rescate, el colchón.

Fuentes del Ejecutivo aseguran que Rajoy tiene miedo de precipitarse. Con la prima de riesgo algo más controlada —aunque las empresas siguen con enormes problemas de financiación y presionan al presidente para que pida ya el rescate—, Rajoy teme que, si no se avanza en la unión bancaria y otras cuestiones clave y, sobre todo, si no se aclara bien el mecanismo del BCE y se ofrecen garantías a España de que no va a quedar fuera de los mercados, se corre el peligro de que sea mucho peor el remedio que la enfermedad. El efecto del rescate, señalan, podría durar solo unos meses, como sucedió con las enormes inyecciones de liquidez (conocidas como LTR) de principios de este año: cuando se acabaron, la prima volvió a dispararse. El Gobierno español busca así ese colchón seguro y la garantía de que el rescate serviría para bajar la prima hasta los 200 puntos.

Por eso Rajoy y Merkel, que en sus reuniones hablan siempre cada uno en su idioma con traductores, se concentraron en cuestiones relativas a la cumbre europea que arranca hoy en Bruselas, según fuentes españolas. Al Gobierno español le preocupa muchísimo que la cita pueda concluir con un notable fracaso, sin avances sobre lo pactado en junio. Creen que eso sí haría hundirse a los mercados y podría volver a poner a España en la tesitura de tener que pedir el rescate de forma precipitada, sin negociar bien las garantías y sin minimizar las condiciones. Rajoy, que también se vio ayer con otro de los grandes protagonistas de la crisis del euro, el presidente griego, Antonis Samaras, antes de cenar con todos los líderes del PPE, buscó con Merkel algún avance para la cumbre de hoy.

La Moncloa ve riesgo de que el efecto de la ayuda dure solo unos meses

Rajoy, que arrastra fama de resistente, ha logrado aguantar la presión y llega a las elecciones gallegas y vascas del domingo sin haber pedido el rescate, una decisión muy dura y de indudable coste electoral. Así podrá ir el viernes al cierre de la campaña en Vigo a apoyar a Alberto Núñez Feijóo, después de la cumbre de Bruselas, con la tranquilidad de no haber asumido aún ese trago y su coste político.

Aunque dijo a la salida de la reunión con Merkel que había ido “bien, sin problemas”, lo cierto es que diversas fuentes coinciden en que las posiciones siguen distanciadas. El Gobierno asegura que poco a poco Alemania va cediendo a la presión de los demás, pero admite que aún está lejos el acuerdo real. De hecho, al margen de la reunión, en los discursos públicos en la cumbre del PPE se vieron claramente esas diferencias. A pocos metros de la canciller, que tenía los auriculares puestos para escuchar la traducción, Rajoy le lanzó varios mensajes directos y duros. Su obsesión: que se cumplan los acuerdos de la cumbre de junio. “Cualquier duda pone en peligro nuestra estabilidad. Los acuerdos que se alcanzan se cumplen, somos una familia política seria, no damos bandazos. Si no, los ciudadanos nos darán la espalda. Millones de europeos esperan de nosotros una sola voz, la voz de Europa, no 17 ni 27”.

Al Gobierno le preocupa un fracaso en la cumbre europea de hoy

Pero además ayer Rajoy incorporó un nuevo mensaje, que repiten ahora varios países del sur: “Debemos acompasar la consolidación fiscal con medidas de crecimiento y creación de empleo de la UE si no queremos que los ajustes fracasen”. La respuesta de Merkel, que habló poco después, mostró las claras diferencias de discurso. Mientras él apuntaba medidas keynesianas de estímulo del crecimiento en el seno de la UE y pedía “solidaridad” entre los miembros, ella se aferró al dogma liberal: “Hablamos de crecimiento, pero eso no se puede establecer en una directiva europea. Eso está relacionado con la libertad para los que tienen una idea empresarial. Solo los empresarios crearán empleo, por eso hay que reducir la burocracia, dar más libertad”.

Antes de viajar a Bruselas, Rajoy acudirá hoy de nuevo al plenario del congreso del PPE, en el Palacio del Parlamento de Bucarest, para votar como secretario general de este partido a Antonio López Istúriz, uno de los pocos españoles en cargos de relevancia política europea. López Istúriz ocupa el puesto desde 2002 y será reelegido hoy sin problemas.

http://politica.elpais.com/politica/2012/10/17/actualidad/1350504003_024787.html

RAJOY: “LA ESTABILIDAD EN GALICIA ES MUY IMPORTANTE PARA ESPAÑA”

Mariano Rajoy ha regresado esta mañana al lugar en el que empezó todo. Fue en A Coruña donde hace casi una década, cuando era vicepresidente de Aznar, se instaló con su equipo más fiel, el que aún ahora le escolta, para intentar apaciguar la rebelión social contra la Xunta de Manuel Fraga que provocó la gestión del naufragio del Prestige. Se tambaleaba entonces el PP gallego, controlado por un rival de Rajoy -el aspirante a sucesor de Fraga Xosé Cuiña-, y la forzada dimisión de este último abrió las aguas para que el ahora presidente del Gobierno de España impusiese su dominio en Galicia a través de Alberto Núñez Feijóo, el hombre que hoy está centrado en revalidar un segundo mandato en la Xunta y salvarle así la vida política a su padrino. Otra vez, como también hizo en 2009 cuando nadie se lo esperaba. “La estabilidad política de Galicia y su presencia en las decisiones nacionales es muy importante para España”, ha afirmado Rajoy ante más de 200 militantes coruñeses en uno de sus pocos actos urbanos en lo que va de campaña. Que se lo digan a él.

Además, el presidente del Gobierno ha apelado a la "serenidad" y a la "unidad para salir de la crisis, y ha recordado que 2España ha hecho muchas cosas como país y esos esfuerzos han dado resultados". "Incluso inmersos en la mayor crisis económica que se recuerda es imposible no sentir orgullo de todo lo que se ha conseguido", ha apostillado Rajoy, que ha afirmado que España es "un país decisivo en Europa" con una sociedad "cohesionada y solidaria".

El auditorio de esta mañana del presidente del Gobierno estaba formado por militantes e históricos del PP en A Coruña, lo que el partido llama “comités de barrio”, esos que se dedican a arañar votos “cuando van al bar o a la peluquería”, como ha recordado el alcalde de la ciudad y secretario provincial del PP, Carlos Negreira. Rajoy se ha encargado de aquilatar el argumentario de esas bases para pelear por apoyos en cada esquina ya que las elecciones, tal y como reconoce el entorno del candidato, van a estar reñidas más allá de la mayoría absoluta que les auguren las encuestas publicadas. “Las elecciones no las gana el candidato, el presidente de la Xunta o el presidente del Gobierno”, ha recalcado Rajoy, “sino mucha gente comprometida con un ideario que convence a cualquier persona que se encuentra”. Por si alguien pretendía dormirse al calor de los sondeos, el presidente del PP entró en el acto de A Coruña junto a su inseparable Javier Arenas, a quien también la metroscopia situaba como presidente de la Junta de Andalucía hasta que hablaron las urnas.

“No pido el voto porque sea un forofo del PP, que también, sino porque creo que las cosas se han hecho bien en Galicia en estos años”, ha defendido el líder del PP ante los militantes. Rajoy insistió en que en la comunidad gallega las “cosas” van menos mal que en el resto de España: “Las cosas hoy están aquí mejor que en la mayoría de comunidades, aunque es necesario trabajar mucho porque las cosas todavía no están bien”. El presidente español alegó ante sus compañeros de partido que desde La Moncloa ha tomado decisiones a disgusto, como la subida de impuestos y la “reducción de gastos”. Y anunció “muchas más reformas estructurales” sin aclarar cuáles “para que España sea un país rico”.

Para salir de la crisis, el presidente del Gobierno abogó por “gobiernos que trabajen juntos, que generen sintonía” y se refirió con desdén a “eso que se llamaba el bipartito”, en referencia al gobierno de coalición del PSOE y BNG que llevó las riendas de la Xunta entre 2005 y 2009. “Un gobierno tiene que tener objetivos compartidos y el mismo programa”, proclamó, para luego añadir que Galicia “no se merece otro bipartito pero en versión mucho peor”.

En un panorama que reconoció sombrío, Rajoy ve luz en Galicia. El presidente sacó pecho por los contratos firmados por la petrolera mexicana Pemex con astilleros gallegos, después de que el presidente electo de este país se mostrase a favor de que sigan adelante y disipara las dudas vertidas por su partido, el PRI. El presidente español desveló que esos acuerdos para intentar frenar la destrucción de empleo en el naval gallego se fraguaron en abril, en un viaje a México al que acudió acompañado de Feijóo. Y dejó clara su participación en las negociaciones ahora que parecen haberse disipado las nieblas: “Yo conozco bien este asunto. En abril estuvimos en México y comenzamos a hablar allí del asunto, y seguimos hablando durante meses”. Para Rajoy son incomprensibles las críticas al uso electoral que ha hecho Feijóo de estos contratos empresariales para la construcción de barcos, censurado incluso por la Junta Electoral Central. “No entiendo como hay gente que transmite la sensación de que no le gustan [los contratos de Pemex]. Yo en su lugar diría:’Yo también ayudé a Feijóo”.

http://politica.elpais.com/politica/2012/10/14/actualidad/1350216179_192538.html

EL PP BAJA AL BAR A ARAÑAR LA MAYORÍA

Rajoy reclama a sus bases que intenten “convencer a cualquiera que se encuentren”

A seis días de que hablen las urnas, el PP sabe que serán pocos los votos que lo lleven a la gloria o al infierno. Ayer reunió en un hotel a sus “comités de barrio” de A Coruña, unos 200 militantes, especialmente entusiastas e infiltrados en esos ambientes estratégicos donde los políticos ingenuos pierden las elecciones. “Cuando vais a un bar o a una peluquería y defendéis al PP, le dais al partido su capacidad de movilización”, les animó el alcalde, Carlos Negreira, uno de los teloneros del presidente del partido, Mariano Rajoy, estrella de un acto atípico para un gobernante que tiene a su país al borde del rescate.

Rajoy abandonó La Moncloa y sus reuniones en la cima del mundo para dejarse aplaudir y besar por los “radares y transmisores” en los que confía el PP cuando quiere enterarse de qué se dice en la calle, tal y como los bautizó la cabeza de cartel por A Coruña y conselleira de Feijóo, Beatriz Mato. Esa calle que Rajoy ha evitado pisar de momento en las ciudades, esquivando así un foco de malestar social por los recortes que la agenda presidencial relega en favor de actos más discretos en las zonas rurales. “Las elecciones no las gana el candidato, el presidente de la Xunta o el presidente del Gobierno”, advirtió el jefe del Ejecutivo español a los militantes coruñeses “sino mucha gente comprometida con un ideario que convence a cualquier persona que se encuentra”.

No había euforia en la sala, quizás por el mismo sentimiento que mueve a Feijóo a mostrarse inquieto estos días y a repetir que las encuestas que vaticinan un triunfo del PP “no ganan elecciones”. Por si alguien se siente tentado a dormirse al calor de los sondeos, Rajoy acudió ayer a A Coruña acompañado de Javier Arenas, el hombre al que la demoscopia nombró presidente de Andalucía hasta que las urnas le arrebataron el cargo. Consciente del lastre que supone para el PP gallego sus 11 meses de desgaste al frente del Gobierno, Rajoy dedicó parte de su intervención ante los “comités de barrio” de A Coruña — “una de las ciudades más emblemáticas y con mayor proyección de España y de todo el mundo”— para orientar los mensajes que estos afiliados deben transmitir en primera línea de combate, es decir, en el bar y la peluquería. “No pido el voto porque sea un forofo del PP, que también, sino porque creo que las cosas se han hecho bien en Galicia estos años”, afirmó Rajoy, al tiempo que alababa a un Feijóo ante el que “no hay alternativa” y que fue “el primero” en afrontar la crisis. “Si otros lo hubieran hecho desde 2009, la situación sería más fácil de superar”. Y si alguien menta las subidas de impuestos o el tijeretazo al gasto público, se recurre a lo inevitable: “Muchas de las decisiones que tomamos no nos gustan, pero son necesarias”.

Rajoy, que según Negreira “conoce todos los pueblos de Galicia y las necesidades de todos”, sostiene que en la comunidad se paga a proveedores y se construyen hospitales y centros de salud. Ahora que el presidente electo de México ha despejado las dudas sobre el futuro de los contratos que la petrolera Pemex firmó con astilleros gallegos, publicitados por Feijóo como el principio del fin de la crisis, Rajoy ha revelado que participó en las gestiones internacionales para que los acuerdos salieran adelante. Así pues, Galicia, concluyó, está menos mal que el resto: “Las cosas hoy están aquí mejor que en la mayoría de comunidades aunque es necesario trabajar mucho porque las cosas todavía no están bien”.

Mientras viajaba en el coche oficial que lo llevó al hotel del acomodado barrio de Matogrande que acogió el acto, Rajoy descubrió con desagrado los eslóganes de los partidos que intentan evitar la reelección de Feijóo. “Para hacerles frente [eslogan del BNG], hay que pararlos [de Alternativa Galega de Esquerda]… No se puede ir así por la vida”, criticó el presidente, contrario ahora a pedir el voto “para parar a nadie”. Para desacreditar a sus contrincantes, Rajoy censuró el legado de “eso que se llamaba el bipartito”, abogó por un gobierno “que tenga el mismo ideario, objetivos compartidos y el mismo programa” y resaltó que la “estabilidad política de Galicia es muy importante para España”. “Galicia no se merece otro bipartito pero en versión mucho peor”, remató. Minutos después, los “comités de barrio” cercaron a Rajoy. Querían un retrato con él para enseñar en el bar y en la peluquería.

http://ccaa.elpais.com/ccaa/2012/10/14/galicia/1350237245_308637.html

RAJOY Y FEIJÓO, OTRA VEZ POR CAMINOS SEPARADOS

El presidente del Gobierno se limita a pequeños actos electorales

Mariano Rajoy inició ayer en Lugo un fin de semana electoral en Galicia. Pero, tras el gran mitin del pasado sábado en Pontevedra, el presidente del Gobierno ha elaborado una agenda de perfil más bien bajo. Y sin coincidencias con su candidato, el actual presidente, Alberto Núñez Feijóo, empeñado en escapar como sea del desgaste que transmite el Ejecutivo central.

La presencia de Rajoy se ha limitado a muy pequeños actos. Ayer estuvo en Guitiriz (Lugo), donde tenía previsto un paseo que finalmente fue suspendido y se ciñó a un encuentro con simpatizantes en el balneario de la localidad. Por la noche, celebró un mitin en As Nogais, en plena montaña lucense. Hoy volverá a reunirse con militantes en un hotel de A Coruña, también sin Feijóo, que ayer mismo fue el cabeza de cartel de un multitudinario mitin en esa ciudad.

En Guitiriz, el presidente del Gobierno agitó el miedo a que la alternativa a Feijóo sea una coalición entre varios partidos. “Es importante que desde las comunidades autónomas se hagan las cosas bien y haya gobiernos estables con los mismos objetivos que el Gobierno de la nación, que estén en la misma sintonía y apliquen las mismas medidas”, declaró Rajoy, según informa Europa Press. “España no necesita líos, ni discusiones, ni intentos de irse para otro lado”, agregó.

En As Nogais volvió sobre la misma idea y advirtió del peligro de que “gobiernen cinco partidos”. “En España sobra espectáculo, exageración, radicalismo en el fondo y en las formas”, sentenció. “Lo que más le conviene a Galicia, y a toda España, es que el PP gane en Galicia y salga reforzado de aquí”.

http://ccaa.elpais.com/ccaa/2012/10/13/galicia/1350157255_596956.html

RAJOY: “FUERA DE ESPAÑA Y DE EUROPA SE ESTÁ CONDENADO A LA NADA”

El presidente del Gobierno pide al futuro Ejecutivo vasco que “deje los líos y cree empleo”

El mismo día en que la izquierda abertzale exhibía su fuerza con miles de personas gritando a favor de la independencia en Barakaldo, a apenas 12 kilómetros de allí Mariano Rajoy lanzaba en Bilbao su tercera advertencia en menos de 15 días a las pretensiones soberanistas del nacionalismo, tanto vasco como catalán.

El PP organizó ayer su principal acto en esta campaña electoral en Euskadi y su jefe de filas y presidente del Gobierno sumó una nueva advertencia en el pulso que mantiene con los nacionalistas tras abrírsele en Cataluña su principal desafío político. Ante unas mil personas que abarrotaban el bilbaíno Teatro Campos, Rajoy dejó claro que el independentismo supone quedarse fuera de la UE.

Ya lo había apuntado cuando el pasado día 29 abrió en Vitoria sus tres presencias en la precampaña y la campaña vascas que ha convertido en otros tantos avisos al presidente catalán, Artur Mas, sin citarle en ningún momento. Y, de paso, al posible próximo ocupante de Ajuria Enea, Iñigo Urkullu, al que los estrategas electorales y dirigentes populares atribuyen las mismas intenciones que aquel.

“Fuera de España y Europa se está en ninguna parte y condenados a la nada”, enfatizó Rajoy. La Constitución, abundó, supone el enganche con la Unión Europea, y fuera de ella “no hay Europa posible”.

Y le vino como anillo al dedo el Nobel de la Paz a la Unión para recordar lo que ha supuesto Europa en los últimos 55 años, desde el Tratado de Roma, frente a la de los 55 anteriores. Es decir, la Europa de las dos guerras mundiales.

El presidente volvió sobre la que ha sido su idea preferente frente al pulso soberanista desde que la Diada abrió la crisis: el coste económico de la autodeterminación. Y reclamó al próximo Gobierno vasco que “se ocupe de lo importante, se deje de rupturas y de líos, y dedique todos sus esfuerzos a crear empleo y mejorar los servicios públicos”.

Insistió en que generar incertidumbre e inestabilidad es lo que menos conviene a España para salir de la crisis y crear empleo. Con todo, su discurso bajó un punto el diapasón sobre el más duro que trenzó apenas el pasado lunes en San Sebastián, en que consideró las pretensiones de los nacionalistas “un disparate de colosales proporciones” y que no va a tener posibilidad de salir adelante. Y ello al día siguiente de que el Rey aprovechase la celebración de la Fiesta Nacional para tratar con Rajoy de la tensión abierta en Cataluña y plantear a todas las partes una rebaja en el enfrentamiento.

Solo tres horas después de que el presidente dejase Bilbao, EH Bildu reunía a más de 10.000 personas en el recinto ferial baracaldés en el que puede va aser uno de los mayores mítines de toda la campaña. Allí el protagonista no estuvo presente. A través de una grabación, Arnaldo Otegi, el carismático portavoz de la izquierda abertzale, preso en Logroño, se hizo acíapresente en la pugna electoral y campaña apostó por “vaciar las cárceles y ocupar las calles” en defensa de los derechos de los vascos.

La independencia y los presos de ETA, en un segundo plano durante toda la actual campaña de la coalición abertzale, fueron coreados de forma constante por los asistentes. Con exhibición de castellers incluida en el acto, Otegi incidió en que crisis “sistémica” y Estado “débil” forman un escenario en el que es preciso “saber aprovechar” las oportunidades. Y detalló ejemplos: Quebec, Escocia, Cataluña. Y Laura Mintegi, la candidata de la coalición a lehendakari, remataba la idea reivindicando “un país libre en Europa”.

Iñigo Urkullu aprovechó su mitin de la tarde para reprochar a Rajoy que se crea capacitado para “expulsar” a Euskadi de Europa.

http://politica.elpais.com/politica/2012/10/13/actualidad/1350123504_507321.html

RAJOY PROMETE EN PERSONA A ADELSON NO PONER TRABAS A EUROVEGAS

El magnate se reunió el martes con el presidente en La Moncloa a petición propia

Pese a que el presidente regional, Ignacio González (Partido Popular), presumió ayer mismo de “total transparencia” en lo que se refiere a las negociaciones con el magnate Sheldon Adelson, hasta ahora la realidad se empeña con tozudez demostrar lo contrario. Último episodio: el inversor estadounidense se reunió el pasado martes con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (Partido Popular), en el palacio de La Moncloa.

Fue un encuentro “protocolario”, según las fuentes consultadas por EL PAÍS, que duró aproximadamente media hora. Ni el Ejecutivo central ni el autonómico comunicaron después ni la celebración ni el contenido de la reunión, que tuvo lugar a petición de Adelson. El magnate dijo que estaba trabajando “confortablemente” con ambos Ejecutivos, mientras que Rajoy se comprometía a que no hubiera retrasos en el proyecto de Eurovegas debidos a la Administración.

Adelson viajó el lunes a Madrid para reunirse, también a petición propia, con el nuevo presidente regional, Ignacio González, y comprobar la vigencia de una negociación sobre el complejo de ocio y casinos que, durante un año, había fructificado principalmente sobre el entusiasmo de su predecesora hasta su dimisión el 17 de septiembre, Esperanza Aguirre. Fue esta precisamente quien ejerció de anfitriona de una cena en su casa en la noche del lunes para asentar ante los ojos del magnate la figura de González, que había ejercido como su vicepresidente durante toda la negociación con Adelson.

El día antes, González se había reunido con Rajoy, en su calidad de recién llegado a la presidencia regional, y quiso centrar las explicaciones en la rueda de prensa posterior (como es costumbre, no compareció ningún portavoz del Gobierno) en refrendar que ambas Administraciones caminan “de la mano” en este asunto. “Vamos a abordarlo de manera conjunta, los dos tenemos interés en que se pueda llevar a cabo y cuanto antes”, añadió, en referencia a Rajoy. Omitió que el magnate había solicitado reunirse, y lo haría al día siguiente, con el presidente del Gobierno.

De esta forma se comprende mejor que Adelson hubiera viajado ex profeso hasta Madrid, máxime cuando esta visita relámpago le impidió presenciar el segundo debate entre los candidatos a la presidencia estadounidense, como él mismo se encargó de recalcar a los periodistas. “Pero era más importante venir aquí”, dijo el martes por la tarde, tras su reunión con González.

El presidente regional aseguró por su parte: “Hemos aprovechado esta reunión para ratificar nuestro compromiso e interés en llevarlo adelante cuando antes. Hemos repasado todos los trabajos que se han venido haciendo, hemos ratificado los acuerdos y concretado los plazos”. Adelson aprovechó además para informar de que ya tiene los 6.000 millones para construir la primera fase del proyecto (cuatro hoteles, dos casinos), cuyas obras quiere empezar en diciembre de 2013 y tener listas en tres años.

Al día siguiente, ayer, González deslizaba en una charla con periodista su intención de elaborar un traje a medida para encajar legalmente el proyecto de Eurovegas. “No es que haya condiciones especiales para Adelson, sino para los que vengan a hacer un proyecto como el de Adelson. El que venga a hacer eso tendrá las mismas condiciones. Son necesarias modificaciones para un proyecto tan singular. No para hacerle un favor a Adelson, sino por la envergadura del proyecto”, afirmó primero en Telecinco.

Apenas unas horas después, avanzaba que “probablemente” presentará un concurso público, “con toda la transparencia necesaria”, “por si hubiera otras entidades que pudieran estar interesadas, se pudieran presentar”. “Queremos dejar claro que no estamos ante una situación, como han querido decir algunos, de hacer cosas a medida para un determinado señor sino que estamos valorando proyectos singulares de una envergadura donde confluyen muchas actividades distintas, y, que además, eso lo vamos a hacer publicitado con carácter general. No es un marco como se ha venido diciendo, hecho a la medida de Sheldon Adelson, sino hecho para proyectos de gran envergadura que quieran venir a España”, explicó.

Sobre lo que se ofrecerá en ese concurso público a cambio de la inversión prometida por el magnate se sabe tanto como sobre la respuesta de Rajoy o de González a la petición de cambios de legislación y beneficios fiscales exigida por el magnate: entre poco y nada.

http://ccaa.elpais.com/ccaa/2012/10/18/madrid/1350572598_916625.html

HOLLANDE Y RAJOY PRESIONAN A ALEMANIA PARA IR HACIA LA UNIÓN BANCARIA Y FISCAL

Francia y España han presionado esta mañana para que cuanto antes Alemania acepte llevar a cabo la unión bancaria y fiscal. En una rueda de prensa tras la firma de distintos acuerdos dentro del marco de la cumbre bilateral franco-española, los presidentes francés y español han mostrado su intención de impulsar esta iniciativa antes de fin de año.

"Entre Francia y España tenemos la misma concepción de lo que hay que hacer en las próximas semanas, en las tres grandes citas que tenemos", han destacado ambos. "Apliquemos lo que ya hemos decidido", ha subrayado François Hollande.

En la misma comparecencia el presidente español se ha referido a las previsiones del FMI: "No son satisfactorias para España, pero tampoco para ningún país de la UE", ha dicho Rajoy, que ha añadido que el Gobierno ha previsto un crecimiento para 2012 del -1,7% "y al final puede ser mejor" del que el Ejecutivo ha pronosticado.

La relación entre París y España es cada vez más sólida y más convergente

"Creo que Europa es cosa de todos, y todos tenemos que defender posiciones sensatas para crear empleo y crecimiento", ha defendido el presidente español. Preguntado por si el Gobierno ha decidido sobre un eventual rescate, Rajoy ha contestado a un periodista: "El contenido de la respuesta es el que usted se imagina".

Ambos mandatarios han subrayado sus convergencias sobre las cuestiones europeas y, especialmente, ese proyecto de unión y supervisión bancaria. Con España convertida en el espejo de una Francia que teme que la crisis de su socio acabe contagiándose, el presidente francés ha recibido a Rajoy en el Elíseo para celebrar una reunión y un almuerzo, mientras los ministros se entrevistan en las sedes de los ministerios.

París ha mostrado su preocupación estos días por la tardanza en aplicar las decisiones europeas y por la demora de la resolución del rescate de España. Con Angela Merkel y Berlín mirando más a su próxima cita electoral nacional que a los acuciantes problemas de los países del sur, fuentes oficiales francesas y españolas destacan que la relación entre París y España es cada vez más sólida y más convergente, en temas como el bancario pero también en otros como la tasa Tobin a las transacciones financieras o la Política Agrícola Común.

Hollande es muy consciente de que la temperatura económica de España influye sobre la de Francia, y que solo una solución saludable de sus problemas ayudará a Europa a superar esta fase de contracción económica y de probable recesión. Dominique Moïsi ha hecho la siguiente reflexión en el diario económico Les Echos: “¿Es España el futuro de Europa? ¿Lo que se está jugando en la calle entre el Gobierno y la parte más inquieta de la sociedad es una prefiguración de lo que le espera mañana a la mayoría de los países de la Unión Europea: un pulso gigantesco entre unos Gobiernos decididos a hacer frente a la crisis con medidas de austeridad cada vez más radicales y unos ciudadanos que no entienden la racionalidad de esas políticas? La inmensa mayoría de los españoles no quiere dejar el euro pero tampoco está dispuesta a hacer los sacrificios necesarios para satisfacer los criterios de la UE. Y si España está verdaderamente al borde del precipicio, Francia no estaría muy lejos de él".

Las previsiones del FMI han sido también muy duras para Francia, que hoy ya ha pedido a la Unión Europea que reflexione sobre los objetivos de déficit. El ministro de Exteriores, Laurent Fabius, ha admitido hoy que el objetivo de su país de reducir el déficit público al 3% del Producto Interior Bruto (PIB) el próximo año no se podría mantener "si hubiera una recesión general".

París ha mostrado su preocupación por la demora del rescate a España

En caso de "recesión general", la Comisión Europea (CE) debería replantear los objetivos de déficit, señaló Fabius en una entrevista a la radio RTL.

Preguntado por la limitación al 3% del PIB del déficit francés en 2012, el ministro señaló que "hay que intentar ese objetivo y, si es posible alcanzarlo", y añadió que su Gobierno no modificará su voluntad para alcanzar esa meta, y que mantiene su previsión de un crecimiento del PIB del 0,8% en 2013, aunque el Fondo Monetario Internacional (FMI) augura la mitad.

Fabius se felicitó por la aprobación, ayer, por los diputados franceses del tratado europeo de estabilidad, con una mayoría muy amplia de 477 a favor y 70 en contra, informa Efe. "Si no hubiéramos votado ese tratado, habría sido un cataclismo" porque se hubiera desencadenado "una especulación masiva contra Francia", que además hubiera perdido los mecanismos para defenderse, argumentó el titular de Exteriores.

En el plano bilateral, los ministros del Interior, Manuel Valls y Jorge Fernández Díaz, firmarán un acuerdo para “un plan trienal en la lucha contra el tráfico de drogas; además, se hablará de las interconexiones energéticas y gasistas y de la puesta en marcha de nuevas carreteras y líneas ferroviarias.

http://politica.elpais.com/politica/2012/10/10/actualidad/1349859796_511348.html

RAJOY LLAMA A LA MOVILIZACIÓN A QUIENES EN EL PASADO CONFIARON EN EL PP VASCO

Los populares intentan que el recorte no pase factura en su electorado en Euskadi

El PP se juega en la movilización de su electorado y en evitar que caiga en la seria desafección por la política de ajustes que muestran las encuestas buena parte del resultado que pueda lograr el 21-O en Euskadi. Los dirigentes populares son conscientes de que sus rivales nacionalistas “tienen movilizados a todos los suyos por los temas identitarios”, en palabras de uno de sus principales candidatos. Y, aunque aseguran hallarse en estos momentos en mejor situación que a comienzos de septiembre, siguen necesitando llevar a los suyos a las urnas evitando que el desgaste por los recortes les pase factura incluso entre sus filas.

El propio Mariano Rajoy jugó este lunes esta carta en su primer mitin en la campaña electoral vasca y su segundo acto en Euskadi en apenas nueve días. Ante algo más de un centenar de cargos públicos e internos del partido y simpatizantes, Rajoy pidió “muy especialmente” el apoyo a quienes en otras elecciones les dieron su confianza.

Rajoy elude abordar el pulso soberanista en una reunión con empresarios

El PP vasco ha elegido para esta campaña un lema, recordado por Rajoy de forma explícita en su intervención, que no puede ser más significativo de sus intenciones: “Si tú no vas ellos ganan”. “Si tú no vas, tener la absoluta certeza de que ellos si van a ir a votar el día 21”, recalcó el presidente del Gobierno.

Esos “ellos” son los nacionalistas, contra los que Rajoy se empleó a fondo en uno de sus discursos públicos más duros contra las pretensiones soberanistas desde la multitudinaria Diada de hace casi un mes.

Ese desafío independentista se ha convertido desde entonces en el principal argumento para llamar al voto de una campaña popular que cada vez en mayor medida equipara al PNV de Iñigo Urkullu con las intenciones del presidente catalán, Artur Mas. “Solo hay dos opciones”, defendió el candidato popular a lehendakari, Antonio Basagoiti, ante quienes le escuchaban en el restaurado claustro del Museo San Telmo donostiarra. Y son: “La independencia en que piensa el PNV acordada a plazos con Mas” o el proyecto popular de interrelación entre Euskadi y el conjunto de España y de la UE.

El PP —como los socialistas— parte con la desventaja de que su electorado acude mucho más a las urnas cuando se trata de elegir al presidente del Gobierno que al lehendakari. En las autonómicas de 2009, con una perspectiva de cambio en Ajuria Enea, el PP recaudó algo más de 146.000 votos (el 14,1%); en las generales de noviembre pasado, y aun con cierto estancamiento sobre lo que hacía prever el efecto Rajoy, llegó a las 210.000 papeletas (el 17,8%).

Basagoiti ataca a un PNV que “acuerda la independencia a plazos con Mas”

Antes del mitin, Rajoy se reunió en privado, junto a parte de la cúpula de su partido en Euskadi, con una treintena de representantes de lo más granado del empresariado vasco y guipuzcoano. Ante los presidentes de las patronales de Euskadi y de Gipuzkoa o ejecutivos de firmas de primerísima fila como el Grupo Mondragón, Iberdrola o Kutxabank, el presidente del Gobierno intentó insuflar optimismo sobre la situación económica española y la posibilidad de que el crédito vuelva a fluir en breve. Esta es una de las preocupaciones recurrentes del empresariado vasco para hacer frente a la crisis.

Ni Rajoy en su exposición ni los empresarios presentes, de los que tomaron la palabra cerca de media docena, hicieron alusión alguna a las consecuencias que el pulso soberanista puede tener en la presente situación de crisis, según reconocieron a EL PAÍS varios de los presentes. Y eso que el líder popular volvió a insistir, como hizo hace nueve días en Vitoria, en que la inestabilidad que traen de la mano quienes van “en contra del sino de los tiempos” resulta lo más contraproducente en plena recesión.

El debate entre los empresarios y el presidente del Gobierno giró especialmente en torno a las medidas de estímulo de la economía, las propuestas para que avance la unión fiscal en Europa, la reforma laboral o la situación financiera, según dichas fuentes.

http://politica.elpais.com/politica/2012/10/08/actualidad/1349725291_750317.html

RAJOY AFIRMA QUE NO VA A ADMITIR SEPARACIONES “DE NINGUNA DE LAS MANERAS”

·         El líder del PP afirma que el independentismo es "un disparate de dimensiones colosales"

·         El presidente cree que el soberanismo va "contra la línea de flotación" de la lucha contra la crisis

·         Alega que las fronteras tienen los días contados y que "ser pequeño" es "quedarse en nada"

·         Gallardón avisa que la independencia de Cataluña significa “acabar con España”

·         El PP cree que la protesta social y el soberanismo debilitan la marca España

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha afirmado en San Sebastián que "hablar hoy de separaciones" y "quedarse fuera de todo, de España, de Europa y en la nada" no es "ni siquiera una opción ideológica, es un disparate de dimensiones colosales" que no aceptará "de ninguna de las maneras". Además, ha advertido de que esta opción "es un torpedo que va directamente contra la línea de flotación de lo que hay que hacer para afrontar la crisis económica, del futuro, del bienestar del conjunto de los ciudadanos". "Por eso, no lo podemos aceptar de ninguna de las maneras", ha puntualizado. Rajoy abunda en la ofensiva abierta hoy por su Gobierno tras el desafío soberanista de Mas y la exhibición catalanista durante el partido Barcelona-Real Madrid de este domingo en Barcelona.

En un acto político celebrado en el claustro del Museo de San Telmo de San Sebastián -en el que han intervenido también el candidato a lehendakari por esta formación, Antonio Basagoiti, y la cabeza de lista por Gipuzkoa, Arantza Quiroga-, el jefe del Ejecutivo se ha mostrado convencido de que, en la actualidad, "se puede ser de casi todo, salvo pequeños" porque "te quedas absolutamente en la nada". "Hay algunos que no se han enterado de que las fronteras tienen sus días contados. Hoy la tendencia es a ser más grandes", ha manifestado.

Gallardón avisa: la independencia catalana “acabaría con España”

Rajoy ha incidido en que las próximas elecciones autonómicas vascas "son más importantes que nunca", porque "se discute si vamos a un periodo de estabilidad en el que la prioridad sea el bienestar de las personas, sus preocupaciones", o por el contrario, vamos a un periodo "de incertidumbre" en el que se emprenda un viaje "hacia ninguna parte" olvidando a las personas y "poniendo en juego los marcos de convivencia".

De este modo, el PP propone "estabilidad, moderación, certezas y diálogo" y quiere "decir a todas las personas que se sientan españoles que aquí está su sitio" y, además, ha pedido el apoyo a quienes les han votado en anteriores ocasiones. "El PP va a defender la Constitución, que es la casa de todos los españoles, en la que entramos todos, y que es garantía de los derechos de todos los ciudadanos, sientan lo que sientan y piensen lo que piensen. Es el mejor marco de convivencia que hemos podido dar", ha aseverado.

También ha indicado que van a defender el Estatuto de Gernika y la foralidad, que han dado "el mayor nivel de autogobierno en Euskadi", así como un País Vasco en una España y una Europa "cada vez más unidas e integradas", frente a los que "no quieren ni unión, ni integración".

"Es un disparate de colosales proporciones que cuando en la UE debatimos para hacer más unión política, más unión económica, cuando hablamos de unión bancaria y fiscal y ya tenemos una monetaria que queremos perfeccionar, que otros planteen exactamente lo contrario de lo que vivimos el conjunto de ciudadanos vascos y españoles", ha afirmado.

Rajoy ha destacado que España cuenta con más de 500 años de historia y no se puede "ir contra el sino de los tiempos, ni ir marcha atrás, ni estar en contra de todos" y ha considerado que "proponer separaciones y quedarse fuera de todo no es ni siquiera un opción ideológica", al tiempo que ha defendido que lo que hace el PP es "una apelación a la razón y a la lógica".

Tras admitir que esta crisis es "muy difícil y compleja" y obliga a tomar medidas "que no nos gusta nada tomar", ha apuntado que la situación "es la que es" y ahora "ya no vale contar lo que pasó, sino gobernar y tomar decisiones". Por otro lado, ha defendido el apoyo al tejido empresarial, que ha calificado de "prioridad" y ha añadido que la inestabilidad política es el "mayor enemigo" para superar la actual coyuntura económica.

En este sentido, ha abogado por concentrar esfuerzos contra la crisis en lugar de plantear ideas que van contra la lucha a favor de la recuperación económica. "Rechazamos la división, las aventuras que no conducen a ninguna parte, las incertidumbres que sólo provocan soledad y pérdida de bienestar", ha insistido.

Además, ha animado a ir a votar porque "no cabe la indiferencia, no se puede dejar el futuro en manos de quien quiere quitárnoslo". "No cabe la renuncia, lo que se defiende se hace con votos, porque otros no van a renunciar de ninguna de las maneras", ha remarcado, para añadir que su partido es "garantía de estabilidad". "Nos toca gobernar en un momento difícil, pero estamos dispuestos a asumir el reto", ha resaltado.

El ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, José Manuel García-Margallo, ha afirmado por ejemplo que lo ocurrido este domingo durante el partido entre el FC Barcelona y el Real Madrid en el Camp Nou, donde se mostró una bandera catalana gigante y hubo gritos a favor de la independencia de Cataluña, perjudica a la marca España y da "mala imagen" en el extranjero, informa EP. Pese a que el número tres del PP, Carlos Floriano, ha querido matizar más tarde que “hubo quienes gritaron pero hubo muchos que no gritaron” y que “hubo mucha gente que se siente culé o barcelonista y no se siente identificada con el mensaje separatista”, el titular de Asuntos Exteriores ha insistido en que en el estadio se transmitió "una imagen de desunión en vez de una imagen de esfuerzo compartido”.

El ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, ha abordado hoy en un encuentro con empresarios catalanes el debate sobre la independencia y ha alertado del “error” de pensar que con la secesión de Cataluña se solucionarían los problemas económicos de Cataluña. “Ni España es el problema ni la independencia la solución”, ha dicho el ministro, quien ha incidido en la idea de que la secesión de Cataluña significaría la “inmediata” salida de esta comunidad de la Unión Europea con el consiguiente establecimiento de aranceles a sus exportaciones.

http://politica.elpais.com/politica/2012/10/08/actualidad/1349716992_489057.html

RAJOY PONE COMO EJEMPLO A GALICIA EN LA GESTIÓN DE LOS RECURSOS PÚBLICOS

El presidente del Gobierno defiende a Feijóo y la "unidad" de los españoles en un mitin en Pontevedra

El presidente del Gobierno y líder del PP, Mariano Rajoy, ha reivindicado este sábado "la unidad" de los españoles para salir todos juntos de la crisis y ha explicado que en los comicios gallegos del próximo 21 de octubre votar por el candidato de su partido, Alberto Núñez Feijóo, es "votar por la unidad de todos los españoles".

En su primera incursión en la campaña electoral gallega, en un mitin en Pontevedra con unas de 12.000 personas, según los organizadores, ha centrado prácticamente todo su discurso en palabras de apoyo a Núñez Feijóo.

"Galicia necesita tener una mano firme al timón y no cinco o seis disputándose el timón, eso no es posible. Votar por Alberto (Núñez Feijóo) es votar confianza, salida de la crisis, recuperación económica, unidad de todos los españoles. Y se necesita esta unidad para que todos salgamos juntos de la crisis en la que nos metieron algunos", ha señalado.

Opuesto a repartir el Gobierno

Ha destacado que Núñez Feijóo es "un valor seguro" para no repetir "viejos errores", en alusión al bipartito entre PSdeG y BNG entre 2005 y 2009, ya que "no puede haber un partido distinto" en cada Consellería, porque un Gobierno "es una cosa muy seria y no una tarta que se reparten cuatro o cinco comensales".

Durante su intervención, el líder del PP ha reconocido que España atraviesa "momentos difíciles", pero ha explicado que los políticos se presentan voluntariamente a las elecciones y deben gobernar "en cualquier circunstancia". "Yo he tomado decisiones difíciles, muy duras, os puedo asegurar que nada agradables, pero es porque creo que es lo que necesitan Galicia y España entera", ha dicho.

El ejemplo de Feijoo

Rajoy ha puesto de ejemplo a Núñez Feijóo, el candidato de su partido a la reelección en Galicia. "Alberto ha dado la talla", ha destacado Rajoy, que ha asegurado que "Galicia no se merece" otra coalición que no sea con los gallegos, como la que ofrece el PP, ha dicho, ya que "no está para bromas".

Rajoy ha recordado que hace casi cuatro años, en ese mismo lugar, "que ya es talismán para todos y fue la pista de despegue para Feijóo y para todo el PP", vaticinó que era "el mejor candidato y que sería el mejor presidente".

"Lo dije hace casi cuatro años y como todo el mundo sabe así fue, y ahora diré otra cosa. Será, si cabe, mejor presidente de lo que ha sido estos cuatro años". El líder del PP ha reconocido que esta legislatura, que ha concluido, ha tenido "años difíciles" y ha advertido: "Y lo que viene tampoco va a ser fácil, no se puede engañar a nadie". Pero es en estos momentos, ha dicho, es "cuando se ve a los gobernantes de verdad, y Alberto ha sido un político de verdad, de los que se necesitan en momentos de dificultad". Ha asegurado que Núñez Feijóo "fue capaz de ver la crisis cuando otros vivían en un mundo feliz" y que supo hacer un "diagnóstico preciso" de lo que pasaba. "Por eso fue el primero en tomar las decisiones y si otros hubieran hecho lo mismo no estaríamos en la situación por la que estamos pasando", ha asegurado.

Rajoy ha destacado que la Xunta y su presidente "ha hecho los deberes" y "no ha tenido que pedir créditos ni préstamos al Estado". Además, ha dicho, Feijóo ha logrado combinar el control del déficit con "la apertura de centros de salud y de hospitales públicos, mientras que otros tristemente los cerraron", y además ha aportado "soluciones en los momentos difíciles". También ha mostrado su confianza en que Galicia será "la primera" en salir de la crisis económica y ha pedido a los entregados asistentes al mitin que para ello acudan a las urnas el próximo 21 de octubre.

http://www.elperiodico.com/es/noticias/politica/rajoy-pone-como-ejemplo-galicia-gestion-los-recursos-publicos-2220610

RAJOY DICE QUE BASAGOITI ES "UN VALOR SEGURO" FRENTE A ETA

El presidente garantiza que el candidato del PP apuesta por salir cuanto antes de la crisis y "abrir el camino" a la riqueza y el bienestar

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha manifestado este jueves que el candidato del PP a las elecciones vascas, Antonio Basagoiti, apostará el próximo 21 de octubre por la disolución de ETA "sin negociar" y por salir cuanto antes de la crisis económica y "abrir el camino" a la riqueza y el bienestar.

Según ha subrayado, Basagoiti es "un valor seguro". Así lo ha asegurado en un desayuno informativo organizado por el Fórum Europa en Madrid, al que han asistido el presidente del Congreso, Jesús Posada; el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García Margallo, o el titular de Interior, Jorge Fernández Díaz.

La atención la ha acaparado la expresidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, que ha llegado a esta cita acompañando a Rajoy y Basagoiti. "Basagoiti va a apostar por un País Vasco en España y en Europa, va a apostar por la disolución de ETA sin negociar con la banda, va a apostar por lo que más preocupa a vascos y españoles, que es afrontar la crisis económica, resolver los problemas y dificultades por las que está atravesando el país y poner bases sólidas para la economía de futuro", ha enfatizado el jefe del Ejecutivo.

Tras repasar la trayectoria de Basagoiti en la política, Rajoy ha recordado que el PP vasco apostó en esta legislatura "por el cambio", dando su apoyo a los socialistas y demostrando "altura de miras" y "generosidad". Sin embargo, ha lamentado que los socialistas no hayan sido "capaces de aprovechar" ese respaldo "haciendo las políticas que muchos ciudadanos demandaban en ese momento preciso".

http://www.lavanguardia.com/politica/elecciones-vascas/20121004/54352265093/rajoy-basagoiti-valor-seguro-eta.html

ESPAÑA Y MARRUECOS ESTRECHAN LAZOS PARA SORTEAR JUNTOS LA CRISIS

El presidente español afirma que los lazos más profundos se traducirán en creación de puestos de trabajo

Juntos sortearemos mejor la crisis. Ese fue, en resumen, el mensaje lanzado hoy por el presidente Mariano Rajoy y su homólogo marroquí, Abdelilá Benkiran. El estrechamiento de una relación económica que ya va viento en popa puede ayudar a mitigar la mala racha que atraviesa España y que se cierne sobre Marruecos.

Rajoy y Benkiran inauguraron hoy en Rabat la cumbre bilateral, a la que asisten siete ministros españoles, con sendos discursos ante lo más granado del empresariado español y marroquí empezando por los presidentes de sus patronales Joan Rosell (CEOE) y Miriem Bensalah-Chakroun (CGEM).

La Gendarmería aborta la marcha nacionalista reivindicativa sobre el Peñón de Vélez de la Gomera

Para que la reunión transcurriera sin sobresaltos la Gendarmería abortó la marcha sobre el Peñón de Vélez de la Gomera convocada por el Comité de Coordinación para la Liberación de Ceuta y Melilla, según los organizadores. Estos se vanagloriaban, sin embargo, de que transportados por una lancha rápida dos de sus activistas lograron plantar sendas banderas marroquíes en las islas Chafarinas donde fueron detenidos por el Ejército español. La Comandancia de Melilla lo desmintió.

Unos “lazos comerciales y económicos cada vez más estrechos se traducirán en la creación de puestos de trabajo y en crecimiento en ambos países”, declaró de entrada Rajoy. A continuación ensalzó las virtudes de sus reformas y de sus presupuestos para 2013 hechos “con unos criterios que profundizarán el saneamiento de la economía española y su competitividad”. Pese a los sacrificios que supone “no hay otro camino”.

Benkiran recogió el testigo. Los lazos “económicos entre Marruecos y España ayudarán a superar los desafíos económicos a los que se enfrentan nuestros dos países”, recalcó. “Nos alegraremos de ver que nuestros hermanos españoles tienen éxito” en Marruecos, añadió recurriendo a un vocabulario que evoca los lazos familiares típico de los musulmanes piadosos. Benkiran es el líder del partido islamista moderado.

Los presidentes de ambas patronales insistieron en lo mismo. La actual coyuntura “requiere de nosotros enfoques nuevos y atrevidos”, dijo la marroquí. Rosell vaticinó, por su parte, que además de ser desde enero el primer socio comercial de Marruecos, por delante de Francia, España acabaría el año siendo el primer inversor extranjero.

Las estadísticas comerciales son impresionantes. De enero a julio las exportaciones de unas 20.000 empresas españolas, en su mayoría pymes, han crecido un 22,4% convirtiendo a Marruecos en el segundo mercado de España, justo detrás de EE UU, fuera de la UE. La cobertura de la balanza comercial alcanzó un nuevo record: 170%.

Todo ello ha sido posible por dos razones, según Rajoy: “la enorme capacidad de las empresas para reorientar sus relaciones comerciales” y que “Marruecos y España ofrecen oportunidades únicas que el actual contexto pone en evidencia”.

Está por ver si durará la buena racha. Si muchos hombres de negocios españoles se esfuerzan por salvar a sus empresas abriéndose mercado en el vecino del sur –hay también profesionales cualificados españoles que buscan aquí trabajo- no es seguro que Marruecos siga brindando las mismas oportunidades.

Previsto inicialmente en el 5,5% por Bekiran, el crecimiento económico para este año está siendo constantemente revisado a la baja. Ahora se sitúa en el 2,4%, una cifra casi nula si se tiene en cuenta el crecimiento demográfico, y es probable que sea de nuevo recortado. La crisis, contagiada por Europa, llega poco a poco a Marruecos.

Rajoy hizo un poco de representante comercial ante Gobierno y empresarios marroquíes. Resaltó la pericia de las compañías españolas “líderes mundiales” en sectores como las infraestructuras, el tratamiento de aguas y las energías renovables. Esa es la asignatura pendiente de la penetración económica española en Marruecos que la adjudicación la semana pasada a Acciona, y a su socio saudí Acwa Power, de una planta fotovoltaica por 500 millones de euros puede empezar a colmar.

La cumbre se desarrolla en Rabat, pero por la tarde Rajoy tendrá que viajar a Marraquech para ser recibido en audiencia por el rey Mohamed VI. Después regresará a Rabat para asistir a la sesión plenaria de clausura con Bekiran y una quincena de ministros y secretarios de Estado. La trashumancia del monarca marroquí complica, a veces, la celebración de estas reuniones que los diplomáticos llaman de “alta nivel”.

http://politica.elpais.com/politica/2012/10/03/actualidad/1349273339_377399.html

RAJOY ADMITE QUE ES “CONSCIENTE” DE LOS ESFUERZOS QUE SUPONEN LOS PRESUPUESTOS

El presidente del Gobierno recalca desde Rabat que "no hay otro camino" posible para superar la crisis

El jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, es consciente de las "dificultades" que suponen los Presupuestos Generales del Estado en el actual contexto de crisis, pero cree que "no hay otro camino" posible. 

Rajoy se ha referido desde Rabat, donde participa hoy junto a la mitad de su gabinete en una cumbre bilateral, a su proyecto de Presupuestos para el año que viene, unas cuentas públicas que han despertado críticas en las propias filas del PP.  El presidente del Gobierno se ha referido a estas "cuentas austeras" como la prueba más reciente de que el Gobierno que preside está "determinado a superar la crisis actual", para lo que "se están haciendo esfuerzos y sacrificios sin precedentes que afectan a todos para reequilibrar la economía y hacerla más flexible y competitiva", informa EP.

El proyecto de Presupuestos, en opinión del presidente del Gobierno, "profundiza en el proceso de saneamiento de la economía española y en el cumplimiento de los compromisos de consolidación fiscal adquiridos con Europa, que sin duda va a servir para sentar unas bases sólidas sobre las que crecer y crear empleo".

Rajoy ha aterrizado esta mañana en el aeropuerto de Rabat, donde ha sido recibido por el presidente del Gobierno de Marruecos, Abdelilá Benkirane. Junto a Rajoy viajan también, para participar en una cumbre bilateral pendiente desde hace tres años, los ministros de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo; Interior, Jorge Fernández Díaz; Industria, José Manuel Soria; Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert; Agricultura, Miguel Arias Cañete; Fomento, Ana Pastor, y los secretarios de Estado de Comercio, Jaime García Legaz; Energía, Fernando Martí; UE, Íñigo Méndez de Vigo y Comunicación, Carmen Martínez Castro.

http://politica.elpais.com/politica/2012/10/03/actualidad/1349259712_263241.html

EL PRESIDENTE DEL GOBIERNO ESTARÁ MÁS DE UN MES SIN PISAR EL CONGRESO

El PSOE fuerza una junta de portavoces para mañana

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, estará más de un mes sin pisar el Congreso, según ha comunicado el Ejecutivo al presidente de la Cámara. La pasada semana no hubo sesión de control por el viaje de Rajoy a Nueva York, esta no hay pleno y para la siguiente La Moncloa ha comunicado que no estarán nueve miembros del Gobierno, entre ellos el presidente, por la celebración de una cumbre hispano-francesa. La siguiente no habrá pleno por las elecciones vascas y gallegas. Después del 21-O será el debate de totalidad de los Presupuestos, por lo que, en principio, Rajoy no irá a una sesión de control en el Congreso hasta el miércoles 31 de octubre.

Ese calendario se suma a los bloqueos de la mayoría absoluta del PP que ha impedido sistemáticamente que se tramiten en la Mesa y la Junta de Portavoces las peticiones de todos los grupos para que Rajoy acuda al pleno a hablar de la crisis económica o, en su momento, de la petición de rescate para el sistema financiero español. Tampoco ha habido este año debate sobre el estado de la nación, por deseo del presidente del Gobierno.

Para la portavoz socialista, Soraya Rodríguez, todo eso muestra una actitud “dictatorial” y de falta de respeto al Parlamento.

El PSOE ha presentado un escrito al presidente del Congreso, Jesús Posada, pidiéndole que cambie la hora o la fecha de la sesión de control de la próxima semana para que Rajoy pueda estar presente. Posada ha convocado la Junta para mañana jueves a las cinco de la tarde.

Rodríguez, además, ha rechazado la posibilidad de que se modifique la ley para restringir el derecho de manifestación.

http://politica.elpais.com/politica/2012/10/03/actualidad/1349262783_334483.html

RAJOY SALVA LA CUMBRE AUTONÓMICA CON UN PACTO MÍNIMO PARA EL DÉFICIT

Compromiso para cumplir los objetivos de austeridad en pleno vendaval financiero

Mariano Rajoy acepta revisar la financiación

Mas renunció a hablar del pacto fiscal y su aspiración independentista

El Gobierno y las comunidades autónomas aparcaron este martes sus diferencias para aprobar un acuerdo político de mínimos que lanza un mensaje de unidad a la Unión Europea y los mercados. “Hoy España da un buen mensaje”, resumió Mariano Rajoy, que se fue del Senado con el éxito del acuerdo de todos en la V Conferencia de Presidentes. El texto aprobado recoge la voluntad de las 17 comunidades y Ceuta y Melilla para cumplir el objetivo de déficit impuesto por Europa.

“La Conferencia de Presidentes expresa su compromiso con la consolidación fiscal, imprescindible para recuperar la confianza en nuestra economía, así como apostar por políticas que permitan aumentar la competitividad de la economía y asegurar la financiación de las políticas sociales y de los servicios públicos”, asegura el acuerdo. En ese párrafo genérico se sustenta un pacto que se completa con el compromiso del Gobierno de estudiar en los próximos meses las posibles disfunciones del sistema de financiación autonómica y la posibilidad de repartir la carga de reducción del déficit de forma más flexible entre todas las Administraciones.

El acuerdo fue posible a pesar de que a la conferencia se llegaba con graves discrepancias e inestabilidades económicas, políticas e institucionales que, finalmente, fueron orilladas o apuntadas levemente en la reunión a puerta cerrada. Les pudo la responsabilidad y hubo unanimidad en centrar la cumbre, que se inició con un desayuno con el Rey y el Príncipe de Asturias, en el cumplimiento de los objetivos de déficit.

Así, el presidente de Cataluña, Artur Mas, no hizo mención alguna a su reivindicación de pacto fiscal y, muchísimo menos, a sus aspiraciones independentistas. Habló fundamentalmente de las dificultades de su comunidad para cumplir con los objetivos, criticando que el Gobierno no haya repartido a las autonomías el oxígeno logrado en Bruselas para flexibilizar las exigencias sobre el déficit. Mas ni siquiera entró al trapo cuando algunos presidentes del PP, sobre todo el de Madrid, Ignacio González, hablaron de la unidad de España y de cómo es preciso “aparcar las amenazas territoriales”. Hicieron menciones similares Pedro Sanz (La Rioja), José Antonio Monago (Extremadura), Luisa Fernanda Rudi (Aragón), Juan Vicente Herrera (Castilla y León) y Juan Vivas (Ceuta). Todos del PP. El catalán no contestó y su único hecho diferencial fue irse del Senado al acabar la cumbre, sin hablar con los periodistas, dejando para este miércoles en Barcelona su valoración pública.

Fue posible el acuerdo porque, aunque el Gobierno no entregó el borrador del documento hasta el inicio de la reunión, la víspera, la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría llamó una por una a todas las comunidades, con contacto directo en algunos casos con los presidentes.

Las comunidades del PP cumplieron con la disciplina interna y obviaron el malestar sobre el reparto del déficit o sus objeciones al proyecto de Presupuestos para 2013. Las únicas referencias mínimamente disonantes fueron las de algunos, como Ignacio González, Herrera y Sanz, que defendieron la necesidad de revisar ya el sistema de financiación.

Todas las demás sí hicieron referencia a las quejas por el reparto del déficit y, en algunos casos, como el andaluz y socialista José Antonio Griñán, a la revisión del sistema de financiación. Varios presidentes del PP mostraron su sorpresa porque uno de los debates más largos y tensos fue el que mantuvieron durante una hora Griñán y el presidente socialista de Asturias, Javier Fernández, sobre si la ley obliga o no a una revisión del sistema de financiación autonómica.

Los socialistas hicieron también referencia a sus propuestas federalistas, con mención a la necesaria reforma del Senado y lo que el lehendakari, Patxi López, y Griñán llamaron “federalismo corporativo” y “cooperación institucional activa”. Pero no hubo respuesta ni debate con el resto y se limitaron a enunciar lo que ha defendido en público estas semanas el líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba. Los socialistas rechazaron los recortes sociales y pidieron a Rajoy que exija flexibilidad en Bruselas (“Alce la voz en Europa”, dijo López), pero aceptaron el consenso. A diferencia de lo hizo el PP en la oposición cuando boicoteaba las conferencias que organizaba José Luis Rodríguez Zapatero, orillaron sus discrepancias en favor del mínimo común. Para lograr el acuerdo de mínimos, el Gobierno aceptó incluir en el documento final el compromiso de revisar el funcionamiento del sistema de financiación y del reparto de las cargas del déficit en 2013 para 2014.

Por un lado se admite que “las comunidades han visto disminuidos los importes provenientes del sistema de financiación, como consecuencia de la disminución de los ingresos públicos, lo que invita a una reflexión sobre el sistema tributario más eficiente y equitativo”. Por eso se encarga a una comisión técnica del Consejo de Política Fiscal y Financiera “analizar el efecto de la aplicación del sistema de financiación e informar de los resultados de ese análisis”. El Consejo, en todo caso, tomará “la decisión oportuna”, se asegura sin más precisión.

Sobre el cumplimiento del déficit se dice que el Consejo establecerá “un procedimiento de cara al año próximo para determinar los criterios de reparto entre las administraciones públicas de los objetivos de déficit” impuesto por la UE. El Gobierno cede en la inclusión de estos dos compromisos genéricos y gana en los plazos, porque asegura que no estará preparado para ser aplicado antes de 2014. Mientras, sigue en vigor el acuerdo de julio que fue rechazado por las comunidades socialistas y varias del PP, que no permitía a las autonomías acogerse a la flexibilidad dada por Bruselas.

El documento aprobado habla también de “favorecer el crecimiento y la creación de empleo”, del Banco Central Europeo y de las reformas en la UE, como demandan ideológicamente y hace tiempo los socialistas.

http://politica.elpais.com/politica/2012/10/02/actualidad/1349205278_268164.html 

RAJOY: “EL RESCATE NO ES INMINENTE”

El presidente logra un éxito y una buena imagen para vender a Bruselas. El Gobierno tranquiliza el escenario interno y se prepara para pedir la ayuda

Expectativa en los mercados ante la posible petición de un rescate

Dancausa exhorta a España a pedir el rescate “cuanto antes”

La fama de superviviente de Mariano Rajoy se consolida. El jefe del Ejecutivo llegó a la Conferencia de Presidentes con la política española incendiada por el desafío soberanista de Artur Mas, con los barones del PP revueltos contra los Presupuestos, y la presión para el rescate cada vez más fuerte. Y contra todo pronóstico, logró un acuerdo unánime, de mínimos pero unánime. Se le veía satisfecho, relajado como nunca. Incluso bromeó con los periodistas y recuperó una retranca gallega que había abandonado.

Ante la pregunta específica ¿el rescate de España es inminente?, la respuesta fue clara: “No”. Y cuando se le recordó que Reuters apunta que será este fin de semana, se rió: “Yo jamás he hecho una filtración en mi vida. No pienso hacerla; eso me convierte en un ser tan popular ante los periodistas... Pues muy bien, si hay una agencia que dice que este fin de semana vamos a pedir el rescate, caben dos posibilidades: que esa agencia tenga razón y mejor información que yo, lo cual es muy posible; o que no sea así, lo cual a lo mejor es posible, o no, ¿qué más da? Si a usted le sirve de algo lo que pueda decirle, le diré que no, pero aún así puede pensar lo que estime oportuno porque, además, a lo mejor acierta”, soltó en medio de las carcajadas de sus colaboradores y parte del auditorio.

Lo cierto es que el presidente logró un claro éxito y un poco de aire, aunque solo dure, se temían algunos, hasta que hable Artur Mas en Barcelona. Pero ayer, hasta los presidentes de la oposición admitían esa imagen positiva. No solo Rajoy logró este respiro, una de las pocas buenas noticias políticas de los últimos meses, en el día en que la economía volvía a dar un zarpazo con 80.000 nuevos parados que cuestionan la reforma laboral, aunque Rajoy insistió en defenderla en la rueda de prensa. También el equipo del presidente sale reforzado, en especial Soraya Sáenz de Santamaría, que hizo el trabajo previo. Y Cristóbal Montoro, que logra la imagen de que las autonomías se comprometen con el déficit. En pleno debate con Mas, que como otros pedía un objetivo distinto de déficit para 2013, Montoro le espetó: “¿Pero para qué quieres más margen de déficit si no lo puedes financiar?”.

Rajoy y los suyos se esforzaron mucho pero la clave está, según admitían incluso mandatarios del PP, en la decisión de Artur Mas y José Antonio Griñán, los dos grandes barones que no son del PP, gobernantes de las dos mayores comunidades, y otros como el lehendakari, Patxi López. Ninguno de ellos está de acuerdo con el objetivo de déficit para el año que viene. Discutieron durante horas. Exigieron al presidente que negocie en Bruselas para flexibilizar los objetivos para 2013 como se logró en 2012, y con mejor trato para las autonomías. Lograron el compromiso de Rajoy de que lo hará. Y decidieron firmar para no romper la Conferencia. El presidente les insistió en que la imagen de división frente a los mercados y la UE era muy peligrosa. Y Griñan y Mas, que ya avisó dentro de que en Barcelona dirá que no está de acuerdo con los objetivos para 2013, hicieron el esfuerzo de firmar. El Ejecutivo, por su parte, les concedió esa posible modificación del reparto para 2014.

Mas fue a Madrid a hablar del déficit y se dejó en Barcelona sus reivindicaciones soberanistas. Varios presidentes del PP sacaron el asunto, pero él había decidido no entrar, y no entró. Y Rajoy le correspondió en su rueda de prensa. “¿Puede actuar físicamente el Gobierno contra el referéndum en Cataluña?”, le preguntó un corresponsal extranjero. “No adelantemos acontecimientos”, contestó Rajoy. No era el día para la guerra, sino para disfrutar de un armisticio que pacifica temporalmente la política española pero a la vez abre aún más claramente la puerta al rescate, según analizaban varios presidentes. Las cosas en casa están más tranquilas y Rajoy puede salir ahora fuera a negociar mejor, explicaban.

http://politica.elpais.com/politica/2012/10/02/actualidad/1349196253_417588.html

NINGÚN BARÓN DEL PP PLANTEÓ ANOCHE A RAJOY SUS QUEJAS SOBRE LOS PRESUPUESTOS

"Estábamos en lo de hoy, en la unidad, no en las enmiendas", asegura Javier Arenas

Las quejas que durante las últimas horas han hecho públicas algunos barones del PP sobre los Presupuestos Generales del Estado para 2013 se esfumaron anoche en una reunión celebrada en la sede nacional del PP. Nadie se atrevió a repetir sus quejas ante el líder del partido y presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. "Estábamos en lo de hoy, en la unidad, no en las enmiendas", ha asegurado el responsable de Política Autonómica del PP, Javier Arenas.

Las Cuentas públicas han generado malestar no solo en las regiones gobernadas por la oposición, sino también en los barones del PP. Los Ejecutivos de Baleares, Aragón y la Comunidad Valenciana, los tres gobernados por el PP, han sido muy críticos. El presidente de la Generalitat Valenciana fue ayer claro: "No podemos estar de acuerdo con los Presupuestos".

De "absolutamente injustos" calificó los Presupuestos José Ramón Bauzá, presidente balear. "Son unos Presupuestos que de ninguna manera se merecen los ciudadanos de las Islas Baleares y que son absolutamente injustos para los intereses de las islas que están cumpliendo con sus objetivos presupuestarios y de déficit", afirmó Bauzá.

Alberto Fabra, presidente de la Comunidad Valenciana, "presentará enmiendas a través del Grupo Popular" y trasladará su "protesta" a las Cuentas. "Si hay poco dinero, que lo hay, hay que hacer un esfuerzo para repartirlo", aseguró el presidente visiblemente molesto y pese a asegurar que entiende las dificultades, la presión y el compromiso de déficit que debe cumplirse, informa Rosa Biot.

La presidenta del Gobierno de Aragón, Luisa Fernanda Rudi, admitió que la cuantía destinada a su comunidad, 328 millones de euros, (un 30% menos respecto a las Cuentas del año pasado, según ha asegurado), les ha sorprendido para mal —"No es lo que esperábamos", ha dicho— al tiempo que avanzó su intención de "presionar" al Gobierno de Mariano Rajoy para intentar mejorar lo que recibe Aragón.

http://politica.elpais.com/politica/2012/10/02/actualidad/1349172070_927461.html

RAJOY INTENTA EVITAR EL CHOQUE AUTONÓMICO

El presidente busca hoy un mensaje unitario hacia Europa en medio de la crisis

Barones del PP critican las cuentas y preparan un gran enfrentamiento con Mas

Barones del PP se rebelan contra las cuentas antes de la cumbre

Mariano Rajoy se enfrenta hoy a su primera Conferencia de Presidentes en un momento delicadísimo para la economía española y con un ambiente incendiado en la política. El presidente, según fuentes del Ejecutivo, pondrá todo su empeño hoy en el Senado para salir con un mensaje de unidad y sobre todo para contarle a los mercados y a los socios europeos que las comunidades están comprometidas con el cumplimiento del objetivo de déficit. Pero la situación en la que llega no puede ser más difícil. Varios barones autonómicos del PP se han declarado en rebelión con los Presupuestos de Rajoy, Artur Mas ha iniciado un proceso soberanista y otros presidentes populares quieren enfrentarse a él en la Conferencia.

Baleares y Valencia presentarán enmiendas a los Presupuestos

El PP hizo anoche esfuerzos, en una cena con todos los barones, para intentar que hoy haya un bloque claro y se eviten los enfrentamientos abiertos con Mas y sobre todo la enumeración de los agravios de cada uno. La reunión, coordinada por el responsable de política territorial, Javier Arenas, y en la que participaron el propio Rajoy y la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, pretendía el compromiso de todos con la “unidad y la estabilidad institucional”. Pero el resultado del encuentro de hoy sigue siendo imprevisible, ya que los líderes autonómicos no tienen ningún otro foro para debatir entre ellos, y España vive un periodo de máxima tensión económica pero también política, con tres elecciones a la vista.

Del otro lado, barones socialistas como José Antonio Griñán tampoco acudían a la cita con intención de buscar un gran enfrentamiento, aunque también en este caso habrá debate porque los representantes del PSOE quieren decirle a Rajoy que la austeridad sin más no está funcionando y hay que pensar ya en políticas de crecimiento.

Rajoy se encontró ayer con varios incendios en su propio partido. Alberto Fabra, el presidente de la Comunidad Valenciana, habitualmente poco polémico, insistió: “No podemos estar de acuerdo con estos Presupuestos”, por lo que anunció que la Generalitat Valenciana “presentará enmiendas a través del Grupo Popular” en el Congreso y trasladará su “protesta” al Gobierno. “Lo que tenemos que hacer es que el poco dinero que hay se reparta entre todos para que no haya agravios comparativos”. También José Ramón Bauzá recurrirá a la enmienda parlamentaria para “reconducir la situación” generada por unos Presupuestos que calificó de “absolutamente injustos”. El presidente de Baleares aseguró el domingo en una conversación con periodistas que ya había manifestado personalmente su “disgusto” al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, por unas cuentas que “no se merecen los ciudadanos de Baleares”.

El presidente madrileño Ignacio González y la aragonesa Luisa Fernanda Rudi también manifestaron públicamente sus quejas y ambos presionarán para revisar unas cuentas que nadie quería. Lo expresó ayer meridianamente Alberto Núñez Feijóo. “Los Presupuestos no le gustan a nadie, ni siquiera al que los ha hecho”, admitió ante Rajoy mientras calificada las cuentas de “responsables y realistas” y lanzaba así un mensaje pacificador.

El PP hizo esfuerzos por coordinar posturas en una cena con los barones

El presidente de la Xunta de Galicia será hoy portavoz del PP en la Conferencia de Presidentes junto a Dolores de Cospedal. Precisamente la secretaria general del partido y presidenta de Castilla-La Mancha fijó ayer la postura de la dirección nacional ante un posible choque y pidió “responsabilidad” a los dirigentes populares. “Claro que todos queremos más dinero pero tenemos que tener sentido de Estado”, zanjó. En cualquier caso, Génova ha eludido responder, al menos directamente, a las críticas. El vicesecretario de Organización y Electoral Carlos Floriano, preguntado en repetidas ocasiones en una comparecencia, insistió una y otra vez en el mismo mensaje: lo importante es el compromiso de todos los barones con la senda de reducción del déficit público.

El número tres del PP se limitó a invitar a todos a “centrarse en los problemas que realmente interesan a los españoles, la crisis económica y la estabilidad y los compromisos con el déficit”. “Las comunidades autónomas no son el problema”, zanjó Floriano, “sino la solución”.

http://politica.elpais.com/politica/2012/10/01/actualidad/1349121160_392213.html

BARONES DEL PP SE REBELAN CONTRA LAS CUENTAS ANTES DE LA CUMBRE AUTONÓMICA

Valencia, Baleares y Aragón critican los Presupuestos Generales para 2013

"Son absolutamente injustos", dice el presidente balear, José Ramón Bauzá

"No es lo que esperábamos", añade la presidenta de Aragón, Luisa Fernanda Rudi

La V Conferencia de Presidentes se celebra mañana con varios asuntos calientes sobre la mesa. Por un lado, la pretensión soberanista de Cataluña y las voces que piden un cambio en el modelo de financiación autonómica, y por otro, el rechazo de muchas comunidades a los Presupuestos Generales del Estado (PGE) del Gobierno de Mariano Rajoy para 2013. Las Cuentas públicas han generado malestar no solo en las regiones gobernadas por la oposición, sino también en los barones del PP. Los Ejecutivos de Baleares, Aragón y la Comunidad Valenciana, los tres gobernados por el PP, han sido muy críticos con los Presupuestos, que consideran "injustos". El presidente de la Generalitat Valenciana ha sido claro: "No podemos estar de acuerdo con los Presupuestos".

Rajoy ve así cómo se resquebraja la unidad entre las regiones del PP en vísperas de la cumbre autonómica. Otro ejemplo: de "absolutamente injustos" ha calificado los Presupuestos José Ramón Bauzá, presidente balear. "Son unos Presupuestos que de ninguna manera se merecen los ciudadanos de las Islas Baleares y que son absolutamente injustos para los intereses de las islas que están cumpliendo con sus objetivos presupuestarios y de déficit", ha afirmado Bauzá.

Alberto Fabra, presidente de la Comunidad Valenciana, "presentará enmiendas a través del Grupo Popular" y trasladará su "protesta" a las Cuentas. "Si hay poco dinero, que lo hay, hay que hacer un esfuerzo para repartirlo", ha asegurado el presidente visiblemente molesto y pese a asegurar que entiende las dificultades, la presión y el compromiso de déficit que debe cumplirse, informa Rosa Biot.

Griñán no descarta el recurso

El presidente de la Junta de Andalucía, el socialista José Antonio Griñán, ha avanzado hoy que su Gobierno se plantea presentar un recurso en los tribunales contra los Presupuestos. Lo que es "incumplimiento de la legalidad se recurre legalmente", ha afirmado.

El Ejecutivo de Rajoy, sostiene la Junta, ha "incumplido" el Estatuto de Autonomía de Andalucía porque no ha recogido en las Cuentas una inversión del Estado en esta Comunidad equivalente al peso de su población, es decir, el 17,9%.

La presidenta del Gobierno de Aragón, Luisa Fernanda Rudi, ha admitido que la cuantía destinada a su comunidad, 328 millones de euros, (un 30% menos respecto a las Cuentas del año pasado, según ha asegurado), les ha sorprendido para mal —"No es lo que esperábamos", ha dicho— al tiempo que ha avanzado su intención de "presionar" al Gobierno de Mariano Rajoy para intentar mejorar lo que recibe Aragón.

José Antonio Monago ha llamado a los barones a la unidad para evitar la "tensión". "Nos tenemos que centrar en el todo y no en las partes", les ha dicho a sus compañeros el presidente extremeño, del PP. "De lo contrario", ha alertado, la "caja de los agravios" solo lleva a "producir hartazgo y una cierta tensión entre comunidades autónomas". La presidenta de Castilla- La Mancha y secretaria general del PP ha lanzado el mismo mensaje: “Claro que todos queremos más dinero pero tenemos que tener sentido de la responsabilidad y sentido de Estado”. María Dolores de Cospedal acudirá a la cita de mañana con “responsabilidad”. “Pueden no gustarnos a muchos pero son unos Presupuestos responsables para garantizar el crecimiento económico de nuestro país”, ha indicado Cospedal, informa María Fabra. La dirección del PP ha querido insistir en que lo importante es el compromiso de todos con la senda de reducción del déficit público.

La idea de que no había otra opción ha sido defendida también por el presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo. "Estos Presupuestos no le gustan a nadie, ni siquiera a quien los ha hecho", ha asegurado Feijóo en un desayuno informativo en el que ha estado presente Mariano Rajoy, antes de precisar que son unas Cuentas "responsables y realistas" de acuerdo con la situación de España.

"Nos tenemos que centrar en el todo y no en las partes", pide el presidente extremeño, José Antonio Monago

Presupuestos o financiación autonómica, los barones van a la Conferencia de Presidentes con distintas reivindicaciones bajo el brazo. El nuevo presidente de Madrid, Ignacio González, apuesta por revisar el sistema de financiación: "Hemos planteado que desde hace tiempo es evidente que tiene algunos errores de cálculo que perjudican a las economías que están en mejores posiciones que otras". Madrid, ha argumentado, pese a lo que aporta y recauda por impuestos, ha visto reducidas sus aportaciones.  "No tiene explicación, tiene que haber algún problema", se pregunta González, y por eso cree que hay que revisarlo. El debate sobre la financiación autonómica es apoyado por la mayoría de los dirigentes regionales, aunque no todos coinciden en el momento y el marco en el que debe abordarse. Rajoy enfrió, sin embargo, las expectativas de una reforma en profundidad de la financiación autonómica en esta legislatura (que su propio Gobierno alentó), al declarar que el asunto “no es una prioridad”.

Fuera del PP, Paulino Rivero, presidente de Canarias (CC), también ha expresado su desacuerdo con las cifras. "Es absolutamente injusto que en estos momentos un cántabro reciba más de 800 euros al año que un canario para sanidad, educación y políticas sociales", ha afirmado en la cadena SER. Según sus cálculos, existe una "desviación notoria" respecto a Canarias en la aplicación del sistema de financiación autonómica, de forma que su comunidad está perdiendo 384 euros por habitante, lo que supone "más de 800 millones de euros con respecto a la media española". "Están alejando a Canarias del Estado", ha zanjado Rivero. El presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, no ha descartado incluso recurrir el Proyecto de Ley en los tribunales.

Las Cuentas públicas presentadas este jueves por el Gobierno consagran un desplome de la inversión en Navarra, Baleares y Comunidad Valenciana. Solo tres comunidades autónomas sortean la caída de la inversión real, que sufrirá otro tijeretazo del 16,1% en 2013 tras el recorte del 24,9% de este año. La inversión de todo el sector público estatal será de 13.030 millones, la cifra más baja en al menos una década, según consta en el Informe Económico y Financiero que acompaña al proyecto de los Presupuestos Generales de 2013.

Navarra, que ve cómo se le reduce la inversión un 68%, Baleares (-45%) y la Comunidad Valenciana (-35,1%) sufren los mayores recortes. Solo Cantabria, Murcia y Castilla y León se libran de la quema, de la que no se escaparán tampoco las comunidades que en cuestión de semanas se embarcarán en procesos electorales. Las inversiones estatales en Galicia caerán un 23,27%, mientras que en el País Vasco la reducción será mayor: un 32,8%.

La última en sumarse a la convocatoria de elecciones anticipadas, Cataluña, sufrirá un recorte del 10%, que se añadirá al 44,9% que ya sufrió el año pasado. Navarra, que ve como se le reduce la inversión un 68% (25,3 millones de euros) y Baleares (un 45% menos: 78,7 millones) son las que sufren los recortes más fuertes de inversión. En el otro fiel de la balanza, Andalucía (1.632 millones de euros), Castilla y León (1.587 millones de euros), Galicia, Cataluña y Comunidad de Madrid (1.078 millones, con una reducción del 14%) son las cinco comunidades que mayor aportación estatal tendrán para construir infraestructuras.

El secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, mantendrá un encuentro esta tarde con los presidentes autonómicos socialistas con el fin de consensuar una postura para la cumbre autonómica de mañana. El líder del PSOE ha avanzado esta mañana que los socialistas irán a la cita con actitud "positiva".

http://politica.elpais.com/politica/2012/10/01/actualidad/1349074221_748497.html

RAJOY SITÚA EL PULSO SOBERANISTA COMO UNA AMENAZA CRECIENTE PARA SALIR DE LA CRISIS

El presidente acusa a los nacionalistas de abocar España a la inestabilidad

Mariano Rajoy tenía esta mañana la ocasión idónea para pronunciarse sobre la crisis política catalana que ha cambiado el paso a un Gobierno volcado en afrontar la crisis: dos días después de que el Parlament defendiese por amplísima mayoría la autodeterminación; en Euskadi, la otra comunidad donde el nacionalismo es un actor básico, y rodeado por los suyos, en plena precampaña. Y la aprovechó, eso sí, sin citar directamente en ningún momento a Cataluña, sus partidos o sus dirigentes. Tampoco al PNV.

En el primer de los tres mítines que va a protagonizar en Euskadi de aquí al 21-O, Rajoy lanzó a los nacionalistas —considerados un todo— un duro discurso lleno de reconvenciones que se resumen en una que enfatizó en varias ocasiones: “Lo peor” que puede hacerse en estos momentos frente a la crisis es romper la estabilidad política de España. Y esa estabilidad resulta “capital” para garantizar las pensiones, crear empleo y lograr los ingresos que mejoren la situación de las Administraciones, enumeró. El “camino a ninguna parte” que han iniciado los nacionalistas “empeñados en romper” aboca en cambio a una inestabilidad —el concepto en que más incidió— que dificulta la salida de la crisis.

El riesgo económico del independentismo ha sido argumento recurrente del PP en las últimas fechas y Rajoy, que está intentando presionar a Artur Mas a través de los empresarios catalanes, abundó en ello ante unos 1.500 entregados oyentes en un pabellón deportivo de Vitoria.

Basagoiti: “Lo que está en juego es quién condicionará la política”

El mensaje para Cataluña sirve tal cual para Euskadi y a unos y otros nacionalistas lanzó Rajoy una advertencia indirecta: si ponen sus ojos en un futuro en la UE, “solo el PP es garantía de permanencia en Europa”. Por si no estaba claro, lo dijo dos veces. Y garantía de esa estabilidad necesaria para escapara de la crisis.

Frente al pulso soberanista en unas elecciones en Euskadi que el PP no deja de repetir que son cruciales, Rajoy, como antes que él habían hecho Antonio Basagoiti, Iñaki Oyarzábal y Javier Maroto, apeló a esa, en su opinión, mayoría de ciudadanos que se sienten vascos y españoles. Es ese “más del 51%” de su lema de precampaña a todos los cuales instó Rajoy a ir a las urnas. Fue una temprana llamada a la participación con la vista puesta en que el nacionalismo —sobre todo la izquierda abertzale— se va a movilizar a fondo.

El PP enfatiza su llamamiento a quienes se sienten “vascos y españoles”

Esa imbricación de Euskadi y España, ese “vascos y españoles”, se ha convertido en un mensaje cada vez más presente en el discurso popular en esta precampaña a medida que crecía la crisis catalana. A él acudieron los cuatro oradores en una provincia crucial para las aspiraciones electorales del PP y donde, dado el menor peso del nacionalismo, más eco puede tener. “Este es el partido de España en un momento crucial para nuestra historia, el partido de la España que no grita”, sostuvo Oyarzábal, no solo cabeza de lista alavés, sino también máximo responsable de la campaña del PP.

Los populares quieren copar ese voto constitucionalista. De ahí sus recurrentes críticas a un PSE que ha “frustrado” la posibilidad de un cambio abierta en 2009 con su apoyo a Patxi López. Los socialistas les “han fallado a ese 51%, no han estado a la altura”, se sumó el propio Rajoy al argumentario.

Basagoiti avanzó algo más en su estrategia camino del 21-O. Dando por hecho —ya lo ha comentado públicamente— que el PNV de Urkullu ganará los comicios, lo importante es quién se hace con la llave de poder determinar las políticas de un Gobierno nacionalista sin mayoría absoluta. “Lo que está en juego [el 21-O] no es quién es lehendakari, sino quién condicionará las políticas vascas. Lo importante es que las decisiones en el Parlamento las condicione el PP”, destacó el candidato popular.

Con esa pretensión de poder resultar decisivo como lo fue en 2009 va el PP vasco a las elecciones. “La parte de abajo de la tabla puede ser tanto o más importante que la de arriba”, apuntan fuentes del partido.

http://politica.elpais.com/politica/2012/09/29/actualidad/1348920023_328914.html

 RAJOY RECHAZA AL 25-S Y ALABA “A LA MAYORÍA SILENCIOSA QUE NO SE MANIFIESTA”

Carga en Nueva York contra Mas por anteponer “intereses de vuelo corto” al bien común

Alaba a los ciudadanos "que no salen en las portadas de la prensa y ni abren los telediarios"

A Rajoy no le ha gustado que su campaña en Nueva York para recuperar la credibilidad de España se haya visto arruinada por las imágenes de las cargas policiales contra los manifestantes que rodearon el martes el Congreso y que la apuesta soberanista del presidente catalán Artur Mas haya eclipsado el respiro que los mercados dieron al bono español.

El presidente ha aprovechado esta tarde su conferencia en la Americas Society/Council of the Americas, un club dedicado a fomentar las relaciones con el mundo hispano, para contraponer a quienes se manifiestan contra los recortes con la mayoría silenciosa que, a su juicio, asume los sacrificios sin quejarse. Y ha criticado también a los que anteponen sus “intereses de vuelo corto” al empeño común por salir de la crisis.

 “Permítanme que haga aquí en Nueva York un reconocimiento a la mayoría de españoles que no se manifiestan, que no salen en las portadas de la prensa y que no abren los telediarios. No se les ven, pero están ahí, son la mayoría de los 47 millones de personas que viven en España. Esa inmensa mayoría está trabajando, el que puede, dando lo mejor de sí para lograr ese objetivo nacional que nos compete a todos, que es salir de esta crisis”, ha declarado, en referencia a las imágenes de los “indignados” españoles que proliferan en los medios de comunicación internacionales.

Pero su diatriba no se ha limitado a los manifestantes. “Si ellos [la mayoría silenciosa] están a la altura de la gravedad del momento que vivimos, creo que quienes ocupamos el espacio público, el Gobierno, el resto de las administraciones, los partidos políticos, el que apoya al Gobierno y la oposición, los medios de comunicación y los sindicatos deben estar a la altura de la sociedad y no estropear con intereses de vuelo corto la grandeza del comportamiento de nuestros compatriotas”, ha añadido, en alusión apenas velada a Mas.

Si ellos [la mayoría silenciosa] están a la altura de la gravedad del momento que vivimos"

La crisis española, la económica y la política, han perseguido a Rajoy en EE UU. Poco importa que el presidente solo haya admitido dos preguntas de los periodistas, el domingo a su llegada al hotel. The New York Times publicó un sombrío reportaje obre la situación social española —con mendigos rebuscando comida en la basura y familias desahuciadas— al día siguiente de que el Rey visitara su redacción; mientras que el presidente estaba en la sede de The Wall Street Journal mientras Madrid era escenario de una batalla campal. Incluso se topó con dos decenas de manifestantes independentistas a su llegada a la conferencia. En esas condiciones, poco importa que, como subrayó, su Gobierno disfrute de una holgada mayoría absoluta o que empresas españolas acometan proyectos de la envergadura del AVE a la Meca o la ampliación del Canal de Panamá. “La percepción de la imagen de España no se corresponde con la realidad”, se lamenta. Y la culpa la tienen los demás.

http://politica.elpais.com/politica/2012/09/26/actualidad/1348685176_244661.html

EL GOBIERNO CREARÁ UNA “AUTORIDAD FISCAL” PARA CONTROLAR A LAS AUTONOMÍAS

Rajoy anuncia en Nueva York que aprobará medidas para limitar la jubilación anticipada

El Gobierno aprobará este jueves, dentro del paquete de reformas que acompañará al proyecto de ley de presupuestos para 2013, la creación de una “nueva autoridad fiscal”, según ha anunciado Mariano Rajoy a The Wall Street Journal. Se trata, según han aclarado fuentes de La Moncloa, de una “autoridad independiente encargada de velar por el cumplimiento de la Ley de Estabilidad y de los objetivos de déficit por parte de todas las administraciones públicas”. Es decir, con competencias sobre las comunidades autónomas y ayuntamientos.

En una entrevista concedida a dicho diario económico, con cuyo Consejo de Dirección se reunió este martes, Rajoy anuncia también la adopción de medidas para limitar la jubilación anticipada. El presidente alega que la edad de retiro en España —que todavía está en 65 años, aunque se aplazará gradualmente hasta los 67—es “razonable”, siempre que se cumpla; es decir, que la edad de jubilación real coincida con la legal. Por ello, defiende la necesidad de restringir drásticamente, aunque no eliminar del todo, la práctica de jubilarse con unos 60 años.

Rajoy asegura que aún no ha tomado una decisión sobre si solicitará el rescate financiero a la UE, ya que dependerá de que las condiciones del mismo sean “razonables”. Pero añade que, si los tipos de interés de la deuda española se mantienen “demasiado altos durante demasiado tiempo”, y ello daña la posibilidad de crecimiento de la economía española, “puedo decirle al cien por cien que lo pediría”.

http://politica.elpais.com/politica/2012/09/26/actualidad/1348621267_190885.html

RAJOY EN LA ONU: “SE HAN PERDIDO DEMASIADOS AÑOS SOBRE GIBRALTAR”

El presidente emplaza a Londres a retomar el diálogo para la descolonización

El presidente apoya el multilateralismo ante la Asamblea de Naciones Unidas

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se presentó ante la Asamblea General de Naciones Unidas como un firme defensor del multilateralismo, “comprometido con la paz y seguridad internacionales, con la promoción y defensa de los derechos humanos y con la búsqueda de un desarrollo sostenible”. No podía ser de otro modo, pues el jefe del Ejecutivo aprovechó su estreno en la cita anual de la ONU para lanzar la candidatura de España como miembro no permanente del Consejo de Seguridad en el bienio 2015-2016.

Al igual que hizo el entonces presidente José Luis Rodríguez Zapatero en 2004, cuando habló por vez primera ante Naciones Unidas, Rajoy no se olvidó del contencioso de Gibraltar. Tras subrayar que “entre países amigos y aliados, como son España y el Reino Unido, un diálogo directo y sincero debe permitir superar cualquier diferencia”, realizó un llamamiento a Londres para reanudar las conversaciones bilaterales sobre la soberanía de la colonia, acordado en 1984 e interrumpido desde 2002. “Hemos perdido ya demasiados años”, apostilló.

Al presidente no le ayudó el horario porque tuvo intervenir ante la Asamblea General de la ONU al final de una agotadora jornada en la que le precedieron en la tribuna más de 30 oradores. Pero no se arredró por ello, como tampoco tuvo inconveniente en presumir de las generosas contribuciones económicas realizadas por su predecesor, el socialista Rodríguez Zapatero, a los programas de Naciones Unidas (el PNUD, ONU Mujer o Unidad en la Acción), obviando que su Gobierno las ha recortado drásticamente. Incluso recogió la bandera levantada por Zapatero en favor de una moratoria universal de la pena de muerte y, aunque no mencionó expresamente la Alianza de Civilizaciones, antes denostada por su propio partido, dejó claro que no se apeará de la misma.

Aseguró que España seguirá contribuyendo “en la medida de sus posibilidades” a las operaciones de paz de la ONU; sugirió que se mantendrá la presencia de tropas en Afganistán después de 2014, cuando debe concluir la actual misión de la OTAN; y respaldó una eventual intervención militar en el norte de Mali, bajo control de “grupos terroristas”, pero subrayando que “debe contar con el decidido apoyo de los países de la región y ser liderada por los propios malienses”.

Respecto al Sáhara, reiteró la apuesta de España por una solución “duradera, justa y mutuamente aceptable que prevea la libre determinación del pueblo saharaui”, de acuerdo con las resoluciones de Naciones Unidas.

Mariano Rajoy no aludió a la crisis económica mundial, que tiene en Europa, y particularmente en España, su epicentro. A mejorar la maltrecha imagen de España dedicó la reunión que mantuvo a media tarde con el consejo editorial del The Wall Street Journal, uno de los rotativos económicos más influyentes del mundo. No se sabe si fue lo bastante persuasivo. The New York Times, que el lunes recibió la visita del Rey, publicó en primera página un demoledor reportaje sobre España ilustrado con la foto en blanco y negro de un desempleado rebuscando comida en un contenedor de basura.

Más favorable será con toda seguridad el auditorio del Americas Society / Council of the Americas, un club volcado en potenciar las relaciones con América Latina, donde le escucharán hoy los asistentes previo pago de 150 dólares (75 los socios). Rajoy podrá anunciarles que la próxima Cumbre Iberoamericana de Cádiz será un éxito, después de que el presidente de Paraguay, Federico Franco, le confirmase ayer que renuncia a acudir a la cita, despejando así la amenaza de boicot por sus vecinos de Mercosur y Unasur, que consideran ilegítima la destitución de su antecesor, Fernando Lugo. Tanto la presidenta argentina, Cristina Fernández, como la de Brasil, Dilma Rousseff, habían amenazado con no acudir.

http://politica.elpais.com/politica/2012/09/26/actualidad/1348614397_840480.html

RAJOY LE DICE AL WSJ QUE EL GOBIERNO LIMITARÁ LAS JUBILACIONES ANTICIPADAS

"La edad de jubilación es razonable en España si se respeta, por lo que vamos a trabajar sobre los problemas de la jubilación anticipada", según la versión en inglés de la entrevista concedida por el presidente español a miembros del equipo editorial del diario en Nueva York.

Según el WSJ, el Gobierno español quiere limitar en el próximo paquete de reformas el retiro anticipado, especialmente en aquellos casos en que se produce a los 60 años, con la intención de reducir la presión sobre la deuda pública.

Rajoy aseguró que España no ha decidido si recurrir a los fondos de rescate europeos, ya que dependerá de que las condiciones vinculadas al eventual rescate sean "razonables", aunque si los intereses que paga el país por financiarse son muy altos por mucho tiempo "pueden estar cien por cien seguros -añadió- de que pediría ese rescate".

http://economia.elpais.com/economia/2012/09/26/agencias/1348615157_177515.html

RAJOY: “LA REFORMA DEL MODELO DE FINANCIACIÓN NO ES UNA PRIORIDAD”

El presidente afirma que cambiar el sistema sería "plantear el reparto de lo que no hay"

El PP intenta enfriar ahora el debate sobre la financiación autonómica

Rajoy insiste ante el debate catalán en "la defensa de la España constitucional"

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha enfriado la expectativa de una reforma en profundidad de la financiación autonómica en esta legislatura, al declarar anoche, a su llegada a Nueva York, donde intervendrá hoy ante la Asamblea General de Naciones Unidas, que este asunto “no es una prioridad”.

Después de que la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, declarase que “no es momento de abrir en canal “ el actual modelo, Rajoy ha recordado que cada cinco años hay que hacer una revisión del sistema de financiación autonómica, y que toca hacerla en esta legislatura “escuchando a todos”, pero no ha aclarado si el resultado de dicha evaluación será necesariamente una reforma del sistema, ni en qué sentido iría esta. “Pero no es la prioridad del día de hoy, el problema más importante que tienen las administraciones ahora es que no hay ingresos. Plantear en este momento una reforma del modelo de financiación autonómica es plantear el reparto de lo que no hay. El objetivo tiene que ser crear empleo y crecimiento económico”, ha insistido.

Rajoy ha despachado en términos similares la propuesta de resolución presentada por CiU en el Parlament, para someter a consulta el derecho a decidir del pueblo catalán. Sin entrar en el fondo de la propuesta, ha indicado que “en este momento lo serio, lo sensato y lo razonable es no añadir al problema principal [la crisis económica] otro problema. El objetivo nacional de todos ahora debía ser luchar contra el paro y promover el crecimiento económico”. Solo ha querido añadir que su “posicición, conocida por todos”, es la defensa de la “España constitucional”, que ha dado lugar al “modelo de Estado más descentralizado de la historia”. Y ha concluido con una apelación a la responsabilidad: “Creo que toca ser responsable, y el Gobierno será responsable, porque es su obligación”.

Mas se prepara para las elecciones tras la negativa de Rajoy al pacto fiscal

En cualquier caso, no parece posible que el Gobierno y el PP puedan frenar el debate sobre la financiación autonómica que han alentado en los últimos días Mariano Rajoy y Soraya Sáenz de Santamaría. Ambos respondieron la pasada semana al envite de Artur Mas, presidente de la Generalitat de Cataluña, con su disposición a reformar en esta legislatura el actual modelo.

La vicepresidenta, incluso, señaló que la primera fase, la de la evaluación del actual sistema, se llevaría a cabo en la Conferencia de Presidentes del 2 de octubre, lo que dio a entender la disposición a dialogar ya sobre este asunto. Esa impresión se reforzó con los mensajes de mano tendida del propio Rajoy. Pero este lunes, la secretaria general del PP, Dolores de Cospedal, ha asegurado que, ante la actual situación económica, “no es el momento de abrir un debate sobre el sistema de financiación”.

Cospedal es presidenta de Castilla-La Mancha y como tal será la portavoz de las comunidades del PP en esa cita. Su tesis: “No es momento para abrir en canal el actual modelo y los presidentes del PP siempre han entendido que el modelo de financiación era un mal modelo pero hay que realizar primero una evaluación del mismo y este no es el momento de ponerse a discutir, entre otras cosas, porque la situación económica no lo permite”. El problema es que a la misma hora la vicepresidenta y el ministro de Hacienda se reunían con los consejeros de todas las comunidades para fijar el orden del día, y Andalucía, Asturias, Cataluña y Canarias han mostrado su voluntad de plantear este asunto el día 2. El consejero de Economía, Hacienda y Seguridad del Gobierno canario, Javier González Ortiz, ha asegurado que en la conferencia se debe estudiar “la necesidad de establecer la modificación del sistema de financiación autonómico” y exigió que salga de allí un calendario concreto para esa reforma. La consejera andaluza de la Presidencia e Igualdad, Susana Díaz, ha reivindicado que se aborde la modificación del sistema de financiación porque está suponiendo una “pérdida de en torno a 1.000 millones anuales”. También ha señalado estar “sorprendida” por las manifestaciones de Cospedal sobre este asunto cuando, durante el encuentro en La Moncloa “la vicepresidenta ha dirigido la reunión a la búsqueda del consenso con todas las comunidades”.

Varios de esos consejeros han visto una evidente contradicción entre la número dos del Gobierno y la número dos del PP, al menos respecto de los tiempos. De hecho, han explicado que el documento previo que hará el Ejecutivo incluirá referencias al sistema de financiación. Fuentes de La Moncloa y del PP se han esforzado en explicar que no hay diferencias entre ambas y que coinciden en asegurar que primero hay que cumplir la ley que exige una evaluación del funcionamiento del actual sistema. Santamaría aseguró el viernes que de eso se hablará en la conferencia y Cospedal lo ha rechazado expresamente este lunes.

En la reunión se ha acordado que el orden del día tenga dos partes genéricas sobre Europa y sobre situación económica. No ha habido discusión, casi todos han hablado del cumplimiento del objetivo de déficit y la vicepresidenta ha hecho una defensa del Estado autonómico. La vicepresidenta catalana, Joana Ortega, no ha mencionado las reivindicaciones secesionistas, sí el reparto del déficit.

Cospedal ha presentado al PP como el único que “garantiza a los españoles que va a defender la unidad de España, la Constitución y el Estado de las Autonomías”.

http://politica.elpais.com/politica/2012/09/24/actualidad/1348485426_356120.html

EL PP VUELVE A IMPEDIR QUE COMPAREZCA RAJOY PARA HABLAR DEL RESCATE

"El PP ha evitado de nuevo que Rajoy comparezca. Su función principal es evitar la comparecencia de Rajoy y también de los ministros, pero fundamentalmente de Rajoy", ha denunciado la portavoz socialista, Soraya Rodríguez, al término de la reunión.

Tras advertir de que su grupo mantendrá la "exigencia de que no puede acordarse un segundo rescate sin que se debata en sede parlamentaria", ha criticado también la ausencia mañana en el pleno del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro.

"Montoro se contagia (de Rajoy), mañana no viene y deja de contestar las preguntas" de la oposición, ha lamentado la socialista, quien ha opinado que no cree que esa sea la "actitud adecuada de dación de cuentas y control al Gobierno".

El portavoz del PP, Alfonso Alonso, le ha replicado que Montoro no podrá estar mañana en la sesión de control en el Congreso, porque a la misma hora deberá defender en el Senado la Ley de Estabilidad Presupuestaria.

http://economia.elpais.com/economia/2012/09/25/agencias/1348583447_875218.html

RAJOY DICE QUE GALICIA SERÁ “LA PRIMERA EN SALIR DE LA CRISIS”

“Sin tropa los generales no van a ningún sitio”, avisa Rajoy a Baltar

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, no había pisado Ourense desde su llegada a la Moncloa. Ayer lo hizo para participar en un mitin y verse flanqueado por los Baltar, padre e hijo, pero no por el presidente de la Xunta y del PP gallego, Alberto Núñez Feijóo, que prefirió participar en otro acto en A Coruña para presentar a sus candidatos provinciales. Presidente español y gallego sí coincidieron ya por la tarde en la boda de un hijo del ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, que se celebró en Santiago.

La estrategia es conocida: el PP gallego lleva semanas lanzando mensajes para tratar de alejarse de los recortes impuestos por el Gobierno central. Insisten los argumentarios de campaña en que se juzgue a Feijóo por sus resultados y no por lo que están haciendo sus compañeros en La Moncloa. La demoscopia manda y a estas alturas la imagen del presidente gallego resiste mejor que la de Rajoy e incluso que las propias siglas del partido.

Así que ayer el líder nacional del PP, que también busca en las elecciones gallegas un balón de oxígeno para su propio Gobierno, volvió a rodearse del baltarismo en pleno, como ya hizo en las autonómicas de hace cuatro años, también en una situación política complicada.

El actó de ayer distó mucho de contar con la parafernalia de los grandes mítines. En una sala de un hotel, con aforo para unos cuantos centenares de personas, Rajoy pidió “cuatro años más” para su hombre en Galicia, a quien el presidente del Gobierno presenta como “el pionero del cambio”. Ausente Feijóo, fueron Alfonso Rueda, secretario general del PP gallego y conselleiro de Presidencia; Jesús Vázquez, titular de Educación y número uno en la candidatura por Ourense, y Samuel Juárez, delegado del Gobierno en Galicia, los altos cargos que flanquearon al presidente del Gobierno en su regreso al feudo baltarista.

Pese a no estar presente, el acto giró en torno a Feijóo, el dirigente sobre el que pivota toda la campaña popular y que resultó engrandecido en ausencia. “Voló alto”, por eso Galicia ha sido la comunidad que “mejor ha resistido la crisis”, dijo de él Rajoy, para quien “la gestión de la Xunta estos cuatro años es un aval para el PP”. También destacó que “Feijóo que fue el pionero del cambio”.

Aludió una vez más el presidente del Gobierno a la herencia recibida de socialistas y nacionalistas, que no se detuvo a explicar “porque ya la conoce todo el mundo”. Y se despachó a gusto contra la oposición, “una amalgama” de partidos que solo quieren evitar que el PP vuelva a ganar. “Lo que hay enfrente es la suma, que en realidad es una resta, de mil partidos mal avenidos, producto de sus propias escisiones”, repitió de mil formas distintas para sentenciar que nacionalistas y el PSdG-PSOE no son una opción de gobierno “seria”. En su opinión son un “espectáculo, una chapuza que no va a ninguna parte”.

Rajoy garantizó que Feijóo volverá a ser pionero, ahora en la salida de la crisis. “Los proyectos de éxito tienen que completarse hasta el final y Galicia será la primera en la salida de la crisis con un gobierno del PP”, concluyó por ese lado.

El acto estuvo repleto de discretos mensajes para la díscola parroquia baltarista, que no acaba de estar cómoda con las lista de la provincia, en la que solo han colocado a tres de los suyos en puestos importantes. Rajoy llamó a Manuel Baltar “colaborador” del PP de Galicia. El actual presidente ourensano sonrió irónicamente y frunció el ceño.

También hubo palabras para su padre, el exbarón, el patrón familiar ahora jubilado. José Luis Baltar incluso fue invitado a levantarse de su discreta posición en mitad del auditorio para recibir un aplauso de la militancia que controló (y controla) con mano de hierro. El presidente del Gobierno llevó hasta Ourense un discurso de unidad política, ya que no tanto partidaria.

Arrancó asegurando que “el PP es el resultado del aguante, el coraje y el encaje de mucha gente”. Recordó que ha vivido situaciones muy difíciles, pero si hoy “está dónde está, es porque la gente ha sido fiel, incluso a veces sin estar de acuerdo”. Y se encargó de hacer saber a la militancia baltarista que “eso es lo más importante” que iba a decir en Ourense. Luego anunciaría que está dispuesto a hablar sobre independencia con el presidente catalán, Artur Mas.

A pesar de los roces que mantienen puertas adentro, Manuel Baltar explicó que en una situación de extraordinaria dificultad reconoce “la labor de los verdaderos líderes”. “Tú lo eres” dijo mirando a los ojos de Rajoy. “Los generales son muy importantes, pero sin tropa no se va a ninguna parte”, sentenció el presidente del Gobierno minutos después frente a los barones que hicieron tambalear a Fraga.

http://ccaa.elpais.com/ccaa/2012/09/22/galicia/1348344638_000890.html

RAJOY CONFÍA EN EL "TINO, SENTIDO COMÚN Y NARIZ" DE GALICIA

Advierte de las consecuencias de que partidos "mal avenidos" y "escindidos" gobiernen, y Baltar cree que Ourense "será decisivo"

El presidente del PP y del Gobierno, Mariano Rajoy, ha cargado contra la oposición gallega al líder del PPdeG y de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, que se presenta en las próximas elecciones autonómicas, y a la que ha tildado de "una resta de 1.000 partidos mal avenidos producto de las secesiones de unos y otros".

"Galicia no se merece ese espectáculo, ni esa chapuza, ni un gobierno que no sabemos con quién formarán, con qué programa, con qué ideas... Y lo único que tenemos claro es que no va a ninguna parte", ha recriminado a los diversos partidos que concurren el 21 de octubre.

En un acto de precampaña en Ourense, Mariano Rajoy ha defendido la labor "seria" del presidente del PPdeG, Alberto Núñez Feijóo, al frente de la Xunta --quien no ha estado presente en este acto al realizar en un mitin en A Coruña a la misma hora-- frente a una oposición, de la que ha alertado que si gana puede formar "un gobierno de partidos escindidos unos de otros". "Solo se tendrán que unir después de escindirse, supongo que sin poder ponerse de acuerdo en absolutamente nada, más que para que el PP no gobierne", ha apostillado.

En una intervención basada en la defensa del modelo de gestión de Núñez Feijóo en el Gobierno autonómico durante esta legislatura, Rajoy ha afirmado: "Galicia ha sido la pionera en la lucha contra la crisis y os aseguro que será la pionera en la salida de la crisis con un gobierno del PP".

Por este motivo, ha afirmado que "Galicia necesita cuatro años más de gobierno del Partido Popular". Según sus palabras, "eso es lo sensato", que "es la estabilidad", en contraposición a "la alternativa de quien os dejó en la situación que (el gobierno) está intentando arreglar".

"O seguimos por la senda que se ha marcado durante estos cuatro años o retrocedemos unos cuatro años y tendremos un gobierno formado por varios partidos escindidos unos de otros. Supongo que si escinden es porque no tiene las mejores relaciones posibles", ha advertido Mariano Rajoy en busca del voto para el PPdeG.

Todo ello, en el mismo día en el que el alcalde socialista de Ourense, Francisco Rodríguez, ha declarado en el marco de la Operación Pokémon, que investiga una supuesta red de corrupción por delitos de falsedad documental y tráfico de influencias. Con todo, en su intervención en la ciudad de As Burgas, Mariano Rajoy no ha hecho ninguna alusión a esta cuestión.

FEIJOO "VOLO ALTO"

Al igual que hizo en su intervención en la apertura del curso político en Soutomaior (Pontevedra) hace unas semanas, Mariano Rajoy ha hecho una defensa a ultranza del modelo de gestión Núñez Feijóo al frente de la Xunta, a quien ha definido como "pionero del cambio", pues "empezó a actuar mientras otros todavía no se habían enterado de la que se venía encima".

Por ello, ha valorado que Galicia fue el año pasado "donde mejor se gobernó" al acabar 2011 como la comunidad con menor déficit, tras "entender" el PPdeG que "no se puede vivir por encima de las posibilidades de uno", de lo que derivan "buena parte origen de los males es que gastamos lo que no teníamos.

En esta línea, ha apostado por "apoyar a un gobierno que está a la altura de las circunstancias", que ha dado lugar a Galicia sea "la única comunidad de régimen común que no acudió" al plan de proveedores. Un Ejecutivo autonómico, ha agregado, que "ha dado batalla" por los precios de la leche, el 'tax lease' y los astilleros, de lo cual "se han empezado a ver frutos en los últimos días".

Sobre este extremo, ha mostrado su reconocimiento a que, a pesar de "la herencia" recibida por Feijóo del Gobierno bipartito, "no estuvo en el corto plazo, sino que voló alto y ha sabido trabajar como nadie".

RECONOCIMIENTO A OURENSE

En su discurso, Mariano Rajoy ha agradecido el apoyo que el PP ha tenido en la provincia de Ourense a lo largo de los últimos años, en especial de sus militantes a quienes ha apuntado que "los generales son muy importantes pero sin tropa no se va parte alguna", al tiempo que les ha pedido que "hagan el mismo esfuerzo hecho a lo largo de todos estos años".

Además, ha ensalzado la figura del cabeza de lista, Jesús Vázquez, de quien ha dicho que "es un magnífico" candidato y que ha sido un "gran conselleiro", en un departamento como el de Educación que "es de los más difíciles de gestionar. Asimismo, ha destacado "el esfuerzo y dedicación" del presidente provincial, Manuel Baltar, y su antecesor en el cargo y progenitor, José Luis Baltar.

Al acto han acudido, entre otros, el secretario xeral de los populares gallegos, Alfonso Rueda; el delegado del Gobierno, Samuel Juárez; el portavoz municipal en Ourense, Rosendo Fernández; y el cabeza de lista y conselleiro, Jesús Vázquez; así como el presidente del PP de Ourense y de la Diputación, Manuel Baltar, y su padre, José Luis Baltar, quien le antecedió en el cargo.

OURENSE "VA A SER DECISIVO"

Previamente a la intervención de Rajoy, habló Manuel Baltar, quien ha dado las gracias al presidente del Gobierno porque "en momentos de crisis se está portando con Galicia y con Ourense", de quien ha dicho que es autonomista "por sentimiento y trayectoria".

Así, el presidente del PP ourensano ha sentenciado que "Ourense va a ser decisivo" en los próximos comicios autónomicos". "Aquí está la mayoría absoluta del PP", ha clamado Baltar Blanco.

De hecho, tanto Baltar como el número uno de la provincia del PP, Jesús Vázquez, han centrado buena parte de su intervención en el acto de este sábado en la crítica a la oposición. Al respecto, el presidente de la Diputación provincial ha advertido que Galicia "no necesita inestabilidad política", mientras que el cabeza de lista ha cargado contra "las sopas de siglas de gobierno bajo experimentos de bipartitos, o quizás de pentapartitos".

Por su parte, Jesús Vázquez ha realizado en su toma de la palabra un recorrido por la gestión del Gobierno del PP en la Xunta como "las más de 10.000 nuevas plazas de comedores", la educación bilingüe a "más de 55.000 niños" o la inversión en el nuevo hospital de Ourense.

http://www.farodevigo.es/galicia/2012/09/22/rajoy-confia-tino-sentido-comun-nariz-gallegos-21-o/685665.html

LA BODA DEL HIJO MAYOR DE GALLARDÓN REÚNE UNOS MINUTOS A FEIJOO Y RAJOY

Ana Botella, Florentino Pérez, Isidoro Álvarez y otros 200 invitados asistieron en Santiago a un enlace por cuya seguridad han velado decenas de policías y escoltas

Alberto Ruiz-Gallardón Utrera, hijo mayor del actual ministro de Justicia, y María Teresa Touriñán Morandeira, una joven vilalbesa cuyo padre dirigió la Fundación Caixa Galicia entre 1999 y el 2002, contrajeron ayer matrimonio en la colegiata de Sar, Santiago. La boda, en plena precampaña de las autonómicas, ha reunido a los presidentes del Gobierno central y del gallego, aunque por muy breve espacio de tiempo. Apenas han departido entre ellos un par de minutos mientras recorrían el claustro de la iglesia.

Por la mañana, el jefe del Ejecutivo español había participado en un mitin en Ourense mientras el del autónomo hacía lo propio en otro en A Coruña. Y, acabada la ceremonia religiosa en Compostela, tú a Boston y yo a California. Alberto Núñez Feijoo ha salido hacia Ferrol para asistir a un segundo enlace, el del alcalde de aquella ciudad, José Manuel Rey, con su novia, María Casal. Mariano Rajoy, en cambio, optó por permanecer junto a la familia Gallardón y desplazarse hasta A Baña, a media hora de la capital gallega, para un banquete en el Pazo de Cores.

Oficiada por el arzobispo de Santiago, Julián Barrio, la boda en Sar ha congregado a unos 200 invitados, entre ellos, la alcaldesa de Madrid, Ana Botella; el presidente del Grupo ACS, Florentino Pérez; el de El Corte Inglés, Isidoro Álvarez; y el de la Cámara de Comercio de Madrid, el empresario vigués, Fernando Fernández Tapias. Ha comenzado con la demora de rigor, 15 minutos tarde, y durado 55, sesión de fotos protocolarias excluida. Decenas de policías uniformados y escoltas de paisano han custodiado el recinto durante la ceremonia e impedido acceder al mismo a unos 25 afectados por la venta de preferentes.

http://www.lavozdegalicia.es/noticia/sociedad/2012/09/22/boda-hijo-mayor-gallardon-reune-minutos-feijoo-rajoy/0003_2012091348313925632987.htm

RAJOY DICE QUE GALICIA SERÁ “LA PRIMERA EN SALIR DE LA CRISIS”

“Sin tropa los generales no van a ningún sitio”, avisa Rajoy a Baltar

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, no había pisado Ourense desde su llegada a la Moncloa. Ayer lo hizo para participar en un mitin y verse flanqueado por los Baltar, padre e hijo, pero no por el presidente de la Xunta y del PP gallego, Alberto Núñez Feijóo, que prefirió participar en otro acto en A Coruña para presentar a sus candidatos provinciales. Presidente español y gallego sí coincidieron ya por la tarde en la boda de un hijo del ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, que se celebró en Santiago.

La estrategia es conocida: el PP gallego lleva semanas lanzando mensajes para tratar de alejarse de los recortes impuestos por el Gobierno central. Insisten los argumentarios de campaña en que se juzgue a Feijóo por sus resultados y no por lo que están haciendo sus compañeros en La Moncloa. La demoscopia manda y a estas alturas la imagen del presidente gallego resiste mejor que la de Rajoy e incluso que las propias siglas del partido.

Así que ayer el líder nacional del PP, que también busca en las elecciones gallegas un balón de oxígeno para su propio Gobierno, volvió a rodearse del baltarismo en pleno, como ya hizo en las autonómicas de hace cuatro años, también en una situación política complicada.

El actó de ayer distó mucho de contar con la parafernalia de los grandes mítines. En una sala de un hotel, con aforo para unos cuantos centenares de personas, Rajoy pidió “cuatro años más” para su hombre en Galicia, a quien el presidente del Gobierno presenta como “el pionero del cambio”. Ausente Feijóo, fueron Alfonso Rueda, secretario general del PP gallego y conselleiro de Presidencia; Jesús Vázquez, titular de Educación y número uno en la candidatura por Ourense, y Samuel Juárez, delegado del Gobierno en Galicia, los altos cargos que flanquearon al presidente del Gobierno en su regreso al feudo baltarista.

Pese a no estar presente, el acto giró en torno a Feijóo, el dirigente sobre el que pivota toda la campaña popular y que resultó engrandecido en ausencia. “Voló alto”, por eso Galicia ha sido la comunidad que “mejor ha resistido la crisis”, dijo de él Rajoy, para quien “la gestión de la Xunta estos cuatro años es un aval para el PP”. También destacó que “Feijóo que fue el pionero del cambio”.

Aludió una vez más el presidente del Gobierno a la herencia recibida de socialistas y nacionalistas, que no se detuvo a explicar “porque ya la conoce todo el mundo”. Y se despachó a gusto contra la oposición, “una amalgama” de partidos que solo quieren evitar que el PP vuelva a ganar. “Lo que hay enfrente es la suma, que en realidad es una resta, de mil partidos mal avenidos, producto de sus propias escisiones”, repitió de mil formas distintas para sentenciar que nacionalistas y el PSdG-PSOE no son una opción de gobierno “seria”. En su opinión son un “espectáculo, una chapuza que no va a ninguna parte”.

Rajoy garantizó que Feijóo volverá a ser pionero, ahora en la salida de la crisis. “Los proyectos de éxito tienen que completarse hasta el final y Galicia será la primera en la salida de la crisis con un gobierno del PP”, concluyó por ese lado.

El acto estuvo repleto de discretos mensajes para la díscola parroquia baltarista, que no acaba de estar cómoda con las lista de la provincia, en la que solo han colocado a tres de los suyos en puestos importantes. Rajoy llamó a Manuel Baltar “colaborador” del PP de Galicia. El actual presidente ourensano sonrió irónicamente y frunció el ceño.

También hubo palabras para su padre, el exbarón, el patrón familiar ahora jubilado. José Luis Baltar incluso fue invitado a levantarse de su discreta posición en mitad del auditorio para recibir un aplauso de la militancia que controló (y controla) con mano de hierro. El presidente del Gobierno llevó hasta Ourense un discurso de unidad política, ya que no tanto partidaria.

Arrancó asegurando que “el PP es el resultado del aguante, el coraje y el encaje de mucha gente”. Recordó que ha vivido situaciones muy difíciles, pero si hoy “está dónde está, es porque la gente ha sido fiel, incluso a veces sin estar de acuerdo”. Y se encargó de hacer saber a la militancia baltarista que “eso es lo más importante” que iba a decir en Ourense. Luego anunciaría que está dispuesto a hablar sobre independencia con el presidente catalán, Artur Mas.

A pesar de los roces que mantienen puertas adentro, Manuel Baltar explicó que en una situación de extraordinaria dificultad reconoce “la labor de los verdaderos líderes”. “Tú lo eres” dijo mirando a los ojos de Rajoy. “Los generales son muy importantes, pero sin tropa no se va a ninguna parte”, sentenció el presidente del Gobierno minutos después frente a los barones que hicieron tambalear a Fraga.

http://ccaa.elpais.com/ccaa/2012/09/22/galicia/1348344638_000890.html

RAJOY BUSCA UNA SALIDA DIALOGADA PARA EVITAR EL ENFRENTAMIENTO CON MAS

El presidente da por hecha la complicidad de Rubalcaba y quiere que el responsable de la Generalitat oiga el rechazo de todas las comunidades en la Conferencia de Presidentes

Mariano Rajoy quiere evitar en lo posible la confrontación con Artur Mas y, por extensión, con Cataluña. La preocupación es evidente en La Moncloa, pero la idea del presidente del Gobierno es buscar salidas políticas que aborten el órdago de la Generalitat. Ayer mismo, Rajoy hizo en Galicia un discurso de mano tendida a Mas, sintetizado en la idea que se intenta transmitir desde el entorno del presidente para definir su actuación en los próximos días: “Que por mí no quede”.

Hay movimientos políticos del Gobierno en la superficie y otros subterráneos, encaminados todos a que Mas se sienta acorralado y no tenga más remedio que optar por la salida de la negociación de un sistema de financiación que permita a Cataluña sobrevivir a la asfixia financiera que, según el Ejecutivo, está en el origen de su actuación. Entre los primeros está la Conferencia de Presidentes prevista para el 2 de octubre en el Senado. Entre los movimientos más discretos están las intensas gestiones con empresarios y líderes sociales catalanes, para hacerles ver el callejón sin salida al que conduce la propuesta de Mas y las consecuencias negativas que esta tiene para todos.

Primero para que vean que unas elecciones con forma de plebiscito serían muy negativas, y segundo para que sean conscientes de que, en todo caso, debe pensar en el día después de los comicios, que puede ser imposible de gestionar. Por eso, el Gobierno cita estos días las palabras del expresidente de la Generalitat Jordi Pujol, asegurando que es imposible la independencia, así como la mesura del líder del PNV, Iñigo Urkullu, al no seguir la senda de CiU aunque hable de reformar el Estatuto de Gernika.El Gobierno pretende aprovechar el miedo de los empresarios catalanes

Para la Conferencia de Presidentes, Rajoy pretende situar a Mas no solo ante el Gobierno central, sino también ante el resto de comunidades, las del PP y las del PSOE. Quiere que escuche a todos sus homólogos rechazar un modelo de financiación distinto para Cataluña y que, por el contrario, sí se pueda estudiar un nuevo sistema global, tal y como exige el resto de comunidades. La imagen de esa cumbre, según la pretensión del Gobierno, no será en todo caso la de Mas contra Rajoy, sino la de Mas contra el resto de líderes autonómicos, sin excepción.

De hecho, el presidente está estos días parapetado tras el apoyo del socialista Alfredo Pérez Rubalcaba. Ambos han hablado antes y después de la reunión con Mas y están de acuerdo en rechazar el pacto fiscal, en frenar al presidente catalán y en buscar fórmulas para salir del embrollo. Mantienen discrepancias sobre hasta dónde se puede llegar para desencallar el asunto, y el propio líder socialista quiere que Rajoy le deje margen de discrepancia para poder embridar al PSC. Al PSOE le aprieta el sector catalanista del PSC y la dirección de ese partido que desea marcar su propia estrategia sin que se les perciba que van de la mano del PP. En todo caso, Rajoy da por hecho el apoyo de Rubalcaba en las gestiones subterráneas para frenar a Mas.

El jefe del Gobierno, que durante los últimos años buscó cultivar las relaciones con medios empresariales y de comunicación de Cataluña, intenta estos días aunar voluntades a su favor, con la idea de que el proyecto de Mas no lleva a ninguna parte o, en el peor de los casos, al caos.

Si Rubalcaba tiene la presión del PSC, Rajoy tiene la de un sector de su partido mucho más radical y con influencia mediática. En los días previos tuvo presiones de los suyos para no recibir a Mas si no retiraba el chantaje, a la vez que la líder del PP catalán, Alicia Sánchez Camacho, le ha pedido sin éxito que ponga distancia con CiU en Barcelona y en Madrid. Pero Rajoy no ha abandonado ni abandonará el tono conciliador. La consigna en el PP es evitar en público el enfrentamiento y, desde luego, no mencionar posibilidades extremas como el uso del artículo de la Constitución que permite suspender la autonomía.

Ayer, en Galicia, el jefe del Ejecutivo habló de la necesidad de un “trabajo conjunto” con las autonomías. Mostró su disposición a “hablar, dialogar y escuchar, porque las cosas no son blancas o negras, hay otros tonos”. Sin mencionarlo, lanzó un mensaje a Mas: “Estoy a disposición de quien quiera hacerlo [hablar y dialogar] porque es posible crear puntos de encuentro y por mí no va a faltar”.

Su estrategia pasa también por forzar al presidente de la Generalitat a presentar su propuesta en el Congreso, como hizo en su día el entonces lehendakari Juan José Ibarretxe con su plan. La salida sería una votación en la que estaría asegurado el no con los votos de PP, PSOE y UPyD.

El Gobierno quiere utilizar también que el empresariado catalán vive entre el miedo y la preocupación. Los empresarios más significados habían presionado a ambos para que abrieran vías de diálogo en ese sentido, sobre todo teniendo en cuenta la abrumadora manifestación independentista del pasado 11 de septiembre. Tras el encuentro de Moncloa se volvieron a repetir las llamadas, al menos a Mas, para que quitara presión a una nueva situación que más de uno considera ya “un callejón sin salida y sin hoja de ruta”. “Se tiene que reconducir con prudencia y sentido común”, reclama uno de los empresarios consultados. “Quizás nos olvidamos de transmitir una cosa a Mas: que pese a tener la negativa al pacto fiscal no diera por cerrado el diálogo”, señalaba ayer el primer ejecutivo de una importante multinacional de servicios con base en Barcelona. Reconocidos empresarios que no reniegan de su potencial perfil independentista, admiten que este proceso se está escapando de una senda lógica. Y piden calma. “La incertidumbre se lleva mal con el dinero y el mundo de los negocios; y eso es lo que hay ahora”, señala otro ejecutivo.

La Cataluña empresarial se ha situado sin ambages a la estela del discurso del presidente de la CEOE, Joan Rosell. Aunque forzado por la presión de las patronales andaluza y madrileña, los empresarios consideran que esas taimadas palabras del viernes expresan a la perfección sus necesidades y reivindicaciones: la autonomía catalana necesita mejorar la financiación pero sin el planteamiento de máximos en el que se ha convertido el pacto fiscal y sin descartar la modificación de la Constitución. El escenario de elecciones anticipadas no deja tranquila a la élite empresarial. No creen que haya tiempo para desinflar el soufflé de las últimas semanas, porque dan por descontado que entre los ejes de los programas de los partidos figurará el debate sobre el derecho de autodeterminación, que a su vez consumirá los titulares de la campaña.

El jefe del Ejecutivo busca salidas políticas y evita la confrontación

Un veterano empresario, con evidentes muestras de enfado, recuerda el clima de tensión que se generó durante la reforma del estatuto, aprobado en 2006. Los desencuentros fueron continuos y toda acción acabó politizada, como la opa de Gas Natural sobre Endesa, que llegó a entenderse como un ataque desde Cataluña.

Todos esos protagonistas estarán muy atentos al acto que Foment del Treball ha convocado el próximo 18 de octubre en el Palau Blaugrana. Ideado antes de la celebración de la Diada y como un acto reivindicativo de la empresa, ayer un joven ejecutivo señalaba que se puede convertir en “una bomba de relojería” si se mantiene como un acto abierto a todo el empresariado y acaba copado por pequeños empresarios con banderas esteladas.

Mientras, CiU está detallando su ruta a seguir con vistas a las probables elecciones anticipadas que, según todas las previsiones, se celebrarán en noviembre. De hecho, CiU ha reservado el Palau Sant Jordi para diez fechas, incluida el 23 de noviembre, informó ayer El Periódico de Catalunya, lo que da idea de que las elecciones podrían ser el 25-N. Todo apunta a que la federación nacionalista no incluirá la palabra ruptura o independencia en su programa y que se decantaría por recoger el término “instrumentos de Estado”. Ese equilibrio contentaría seguramente a Josep Antoni Duran Lleida, líder de Unió, que nunca ha sido soberanista y siempre se ha declarado partidario de la confederación. El democristiano ya defendió “un paso adelante” tras el portazo de Rajoy al pacto fiscal del que era un entusiasta.

Mas despejará los interrogantes en el debate de política general que comenzará el próximo martes en el Parlament. Y queda la gran duda: si se inclinará al final por consagrar la próxima legislatura a la convocatoria de un referéndum secesionista al estilo del que se celebrará en 2014 en Escocia. Precisamente, Iniciativa per Catalunya apostó ayer por el derecho a decidir con vistas a un Estado propio. Su idea es convocar un referéndum con tres vías: Estado federal; confederal o un Estado independiente en la UE.

http://politica.elpais.com/politica/2012/09/22/actualidad/1348346287_456756.html

EL REY Y RAJOY INTENTAN VENDER LA IMAGEN DE ESPAÑA EN NUEVA YORK

El presidente intervendrá por primera vez, el martes, ante la Asamblea General de la ONU

El Rey y el presidente del Gobierno intentarán esta semana en Nueva York contrarrestar la mala imagen que los medios internacionales ofrecen de España, un país que se encamina hacia su segundo rescate y aquejado de graves tensiones territoriales. El primero en llegar a la ciudad de los rascacielos será don Juan Carlos, quien acude como invitado al encuentro anual de la Clinton Global Iniciative.

Don Juan Carlos, que habitualmente declinaba la invitación para participar en este foro patrocinado por el expresidente Bill Clinton, no ha querido desaprovechar esta vez la oportunidad de codearse con la élite mundial de la política y las finanzas. Aunque no tiene previsto intervenir en público, el Monarca desayunará mañana con el anfitrión del encuentro, el propio Clinton, y almorzará el lunes con el rey Abdullah de Jordania, con quien mantiene una relación casi familiar. Además, podría mantener algún encuentro más informal con algunas de las personalidades invitadas al evento; entre las que figuran desde el presidente Barack Obama y su rival republicano Mitt Romney hasta el multimillonario mexicano Carlos Slim o el fundador de Wikipedia Jimmy Wales.

Por su parte, Mariano Rajoy llegará mañana a Nueva York para intervenir, por vez primera, ante la Asamblea General de Naciones Unidas, donde defenderá la candidatura de España a formar parte del Consejo de Seguridad en el bienio 2015-16; un objetivo que no resulta nada fácil pues se disputa el puesto con rivales tan difíciles como Turquía y Nueva Zelanda.

Rajoy tiene previsto intervenir ante la Asamblea el martes por la noche, ya madrugada en España, participará el miércoles por la mañana en una reunión de Alto Nivel sobre el Sahel y pronunciará una conferencia en la sede de la American Society, antes de regresar a España.

Tanto Rajoy como el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, que llega este sábado con el Rey y se quedará hasta el viernes, mantendrán múltiples encuentros bilaterales. Rajoy se verá “brevemente” con Obama, probablemente en la recepción que ofrece el lunes por la noche a los mandatarios asistentes a la Asamblea General, y se espera que se reúna también con el presidente paraguayo, Federico Franco, cuya asistencia a la cumbre iberoamericana de Cádiz amenaza con espantar a los mandatarios sudamericanos (desde la brasileña Dilma Roussef a la argentina Cristina Fernández) que no reconocen la destitución de su antecesor Fernando Lugo.

Por su parte, Margallo se verá, entre otros, con el canciller cubano Bruno Rodríguez, con quien abordará una inmediata expulsión del dirigente de Nuevas Generaciones Ángel Carromero una vez que sea juzgado por el accidente de tráfico en el que murió el disidente Oswaldo Payá, el próximo día 5.

http://politica.elpais.com/politica/2012/09/22/actualidad/1348329626_193836.html 

RAJOY DEFIENDE LA COHESIÓN TERRITORIAL SIN CITAR A ARTUR MAS

El líder del PP, en alusión al presidente catalán, se muestra dispuesto a "hablar, dialogar"

El presidente pide que Gobierno y autonomías trabajen juntos para superar la crisis económica

Un día después del anuncio de un nuevo modelo de financiación autonómica, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha abundado en la necesidad de un "trabajo conjunto" con las autonomías durante el discurso de clausura de un acto de precampaña del Partido Popular en Ourense para las elecciones autonómicas del 21 de octubre. Sin aludir en ningún momento de forma expresa a las reivindicaciones soberanistas de Cataluña ni a la reunión que mantuvo con el presidente de la Generalitat, Artur Mas, por el pacto fiscal el pasado jueves, Rajoy ha hecho una defensa de la Constitución y la cohesión territorial y social "entre personas y territorios" y ha recalcado que "la solidaridad es uno de los principios más importantes que animan a las fuerzas políticas".

En clara alusión al resultado de la entrevista con el presidente catalán, Rajoy ha querido quitar hierro a su negativa al pacto fiscal y ha defendido hoy su disposición a “hablar, dialogar y escuchar porque las cosas no son blancas o negras, hay otros tonos". Sin decirlo explícitamente, el líder del PP ha lanzado un mensaje a Mas: "Estoy a disposición de quién quiera hacerlo [hablar y dialogar] porque es posible crear puntos de encuentro y por mí no va a faltar”.

Durante el discurso, que ha coincidido en horario con el pronunciado por el candidato del PPdeG, Alberto Núñez Feijóo en A Coruña, donde ha presentado las listas de esa provincia, Rajoy ha apuntado que las comunidades han sido "muy importantes" y "útiles". Según líder del PP, han proporcionado "una mejora de los servicios públicos y han atendido a la gente", aunque, ha matizado, "también tienen sus problemas, al igual que el Estado" y, precisamente por esta razón, ha comentado que "en estos momentos tienen que hacer lo mismo que está haciendo el Gobierno de España", en referencia a los ajustes obligados por la situación de crisis económica.

"Lo que toca hoy es que trabajen juntos Gobierno y comunidades para conseguir la recuperación económica", ha enfatizado, porque esta fórmula "resuelve los problemas de todos, primero de la gente que quiere trabajar y no puede, segundo de las Administraciones Públicas" y, en consecuencia, el tercero, "de los ciudadanos" en general.

Rajoy ha querido destacar que Galicia es la comunidad que "ha capeado la crisis mejor que nadie", "y ha sido así –ha precisado- porque Feijóo empezó a actuar mientras otros no se habían enterado de la que se nos venía encima". El presidente del Gobierno ha subrayado que Galicia es la autonomía "con menos déficit" y que no se ha adherido al plan de pago a proveedores. Según Rajoy, se debe a que "el Gobierno de Feijóo" ha pagado "siempre", demostración "inequívoca de un buen gobierno". Por eso Rajoy ha dicho confiar en “el tino, sentido común y nariz de los gallegos” para las elecciones del 21 de octubre.

http://politica.elpais.com/politica/2012/09/22/actualidad/1348326975_914455.html

RAJOY DICE QUE MAS NO LE HABLÓ DE ESTADO PROPIO O INDEPENDENCIA NI DE ELECCIONES

El presidente pidió al líder de CiU que lleve el pacto fiscal al Congreso, como Ibarretxe

El presidente del Gobierno no tiene ninguna intención de echar leña al fuego de Cataluña. En conversación sin micrófonos con los periodistas en Roma, Mariano Rajoy ha explicado que él apuesta por seguir dialogando para “no llevar a la gente a una situación imposible”. Un día después de su reunión con Artur Mas, que según este último “no fue bien”, Rajoy sostiene que el presidente de la Generalitat no le planteó ni la independencia, ni el Estado propio, ni nada parecido, solo el pacto fiscal. El presidente cree contar, además, con el apoyo del líder de la oposición en este asunto. “Rubalcaba piensa como yo, lo ha dicho públicamente”, asegura.

Rajoy le contestó a Mas, según ha explicado tras intervenir en la reunión de la Internacional Demócrata de Centro, que si quiere el pacto fiscal debería llevar ese proyecto al Congreso de los Diputados como una propuesta. Es algo que en opinión del presidente toca la Constitución y no puede discutirse en una reunión en La Moncloa, sino en sede parlamentaria. Aunque Rajoy, según él, no apeló ante Mas al ejemplo del plan Ibarretxe, ese es el modelo que plantea. Ese plan, ideado por el entonces lehendakari Juan José Ibarretxe, fue rechazado en las Cortes y nunca más se supo de él. Por eso, CiU rechaza esa vía y se decanta más bien por ir a elecciones anticipadas con la propuesta de un Estado propio y después discutirla directamente con Europa ante el rechazo de Rajoy.

Rajoy insiste en su voluntad de diálogo. “Estoy dispuesto a dialogar, el año que viene podemos empezar a hablar del modelo de financiación que irá acompañado de una reforma fiscal, pero no se puede plantear las cosas así como esto o nada”, ha explicado el presidente. “No va a quedar por mí el esfuerzo para llegar a un entendimiento pero todo dentro de la Constitucion, las leyes y teniendo en cuenta los demás también existen”, ha rematado, en referencia a toda los ciudadanos catalanes que no están de acuerdo con la deriva soberanista.

Según Rajoy, Mas tampoco le dijo nada sobre el posible adelanto electoral ni él le pidió por tanto que no lo haga. En el Ejecutivo hay preocupación porque esos comicios se pueden transformar en una especie de plebiscito a favor del Estado propio, pero Rajoy mantiene la tranquilidad e insiste en la necesidad de diálogo para resolver el problema. “Lo peor es la inestabilidad. Yo voy a insistir, porque es mi obligación y es la verdad, en que hay que hablar no se puede poner a la gente en una situación imposible de lo tomas o lo dejas”, remató.

Rajoy también recordó que el Estado está ayudando a Cataluña, que tiene problemas, e incluso señaló que se permitirá a las comunidades usar el dinero del fondo de rescate, el FLA, para pagar a proveedores, algo en principio no previsto.

http://politica.elpais.com/politica/2012/09/21/actualidad/1348247863_908872.html

RAJOY ASEGURA QUE LAS PENSIONES SUBIRÁN EN 2013 SIN ACLARAR CUÁNTO

El presidente admite “conversaciones” sobre el rescate pero no una negociación

La actualización por la inflación de 2012 está en el aire

Bruselas ve posible destinar parte de la ayuda a la banca a otros fines

Es la gran obsesión política del PP, la última barrera. Mariano Rajoy sigue manteniendo las pensiones como el último frente de resistencia frente a la presión de los mercados y de la UE. Aunque está al borde de un nuevo rescate y hay mucha especulación sobre las pensiones, el presidente señaló este viernes en una conversación sin micrófonos con periodistas en Roma que las pensiones van a subir en 2013, aunque no dijo cuánto, con lo que la subida nominal podría en realidad ser una rebaja en términos reales, esto es, descontado el aumento de los precios.

La intención del Ejecutivo parece ser repetir la decisión del año pasado, cuando subieron el 1%. Lo que quiere evitar a toda costa el PP es el enorme deterioro que sufrió José Luis Rodríguez Zapatero cuando anunció la congelación de todas las pensiones menos las mínimas en 2011 (en realidad las subió un 1,3%, pero a cuenta de la desviación de la inflación del ejercicio anterior). El resultado para los pensionistas es incluso peor con las medidas de Rajoy, ya que las subidas de impuestos y la inflación están reduciendo mucho la capacidad adquisitiva de los jubilados, pero el peso simbólico del titular de “Rajoy congela las pensiones como hizo Zapatero” es demasiado duro y es algo por lo que el presidente parece dispuesto a luchar hasta el último día.

Rajoy apuesta así por esa defensa de una subida, aunque sea mínima y muy por debajo del IPC. Pero es una subida, y eso es lo que cuenta a la hora del debate político, como se vio esta misma semana, cuando el presidente saltó a la yugular de Alfredo Pérez Rubalcaba en cuanto este le preguntó qué iba a hacer con las pensiones. “El único Gobierno de España que ha congelado las pensiones fue uno en el que usted era vicepresidente”.

Rajoy y Monti han subrayado la necesidad de continuar trabajando de manera "constructiva, responsable y solidaria"

Sin embargo, con otras fórmulas menos directas, sí parecen estar encima de la mesa recortes importantes. Por ejemplo, el más inminente, que se decidirá a finales de año: no está tan claro que el Gobierno vaya a revalorizar las pensiones de este año para ajustarlas al IPC. Rajoy las subió al 1% y el IPC puede acabar el año en el 3%, aunque el Gobierno está haciendo un gran esfuerzo, en especial con las empresas petroleras, para bajar el precio del combustible cuanto antes y así poder reducir algo esa cifra.

Esa diferencia entre el 1% y el 3%, que podría suponer un coste de 2.000 millones de euros anuales para el Estado, no está garantizada. De hecho Rajoy en esa conversación con los periodistas señaló que aún no está decidido si se hará. Esto es, con la subida de las pensiones para 2013 sí fue bastante claro, al desmentir las informaciones que apuntaban a una congelación —“creo que subirán las pensiones en 2013, las únicas partidas que van a subir en 2013 son pensiones e intereses de la deuda”— y con la revaloración no se ha comprometido, más bien al contrario parecía un posible no.

La primera decisión, a pesar de las presiones de Europa, parece tomada. En realidad, la partida de pensiones podría subir incluso bajándolas, porque el coste de las prestaciones sube cada año—-hay cada vez más pensionistas y cada vez con pensiones más altas—. Sin embargo, la voluntad del Gobierno parece ser más bien esa pequeña subida.

Rajoy acudió este viernes a Roma a la reunión de la Internacional Demócrata de Centro, en la que fue reelegido como secretario general Antonio López Istúriz, que también aspira a ser reelegido como secretario general del Partido Popular Europeo. El presidente aprovechó el viaje para reunirse durante una hora con Mario Monti, el primer ministro italiano. Ambos representan a los dos países más atacados por los mercados en los últimos meses. España tiene un especial interés en ir de la mano de Italia si hay que acudir finalmente al fondo de rescate. Italia, por el contrario, quiere que España vaya primero, y así bajaría su prima de rebote sin tener que pedirlo. Rajoy no aclaró qué posición tiene Monti ni él sobre este asunto, aunque en su entorno insisten en que la reunión fue bien y hay bastante sintonía.

Rajoy desmiente que España haya entrado ya en la fase de negociación con Bruselas y con sus socios, pero sí reconoce que hay “conversaciones” para decidir si pide o no el rescate. El presidente insiste en que el problema para tomar la decisión no es, como señala la prensa europeo, ni su orgullo, ni sus dudas, ni mucho menos las elecciones gallegas, previstas para el 21 de octubre. Ni siquiera pactar las condiciones. Rajoy insiste en que la dificultad para decidir es que hay que poner a todos los socios de acuerdo. “El problema no es tanto la condicionalidad sino que hay que aprobarlo por unanimidad”, aseguró.

Aunque Rajoy no lo detalló, fuentes del Ejecutivo español insisten estos días en que países clave como Alemania no están a favor de que España acuda ahora mismo al fondo de rescate. Rajoy se dispone así a seguir hablando con todos sus socios con el rescate encima de la mesa, pero sin tomar una decisión definitiva, mientras negocia para avanzar en el proceso de integración europeo. Las dudas, pues, persisten en el presidente, y en su entorno insisten en que va a tratar de evitarlo, aunque cada vez que él habla del asunto parece más evidente que todos los caminos acaban llevando al rescate.

http://economia.elpais.com/economia/2012/09/21/actualidad/1348203734_309258.html

RAJOY RECHAZA EL PACTO FISCAL POR SER “CONTRARIO A LA CONSTITUCIÓN”

No al pacto fiscal porque es "contrario a la Constitución". No a la "división o a la inestabilidad institucional". Sí a la la petición de acogerse al Fondo de Liquidez Autonómico (FLA) por parte de Cataluña. Y sí a la renegociación del sistema de financiación autonómica. Estas son las contestaciones que le ha dado hoy el jefe del Gobierno, Mariano Rajoy, al presidente de la Generalitat de Cataluña, Artur Mas, durante la reunión de más de dos horas que ambos han celebrado en La Moncloa, según la nota sobre el contenido del encuentro que ha hecho pública Presidencia del Gobierno. Rajoy ha advertido a Mas que combatirá frontalmente cualquier postura que "cuestione el marco constitucional".

Rajoy, según la nota, ha mostrado ante Mas su oposición "a un concierto económico para Cataluña" (similar al que tiene el País Vasco) al entender que dicha fórmula de pacto fiscal no es "compatible con la Constitución Española, que todos los gobernantes están obligados a cumplir y a hacer cumplir". El presidente le ha recordado al dirigente catalán "que muchos ciudadanos de Cataluña y sus representantes políticos", al margen de quienes se manifestaron en las calles de Barcelona el pasado 11 de septiembre, están de acuerdo en que "dentro de la Constitución hay mejores modelos de financiación para salir de las crisis, financiar los servicios públicos y garantizar la cohesión social".

Además, el presidente del Gobierno central le ha advertido a Mas que "la inestabilidad que suscitan determinadas iniciativas políticas" -en referencia a las reclamaciones independentistas y a la propia posición de Mas de avanzar hacia un Estado catalán- "es un factor muy negativo a la hora de recuperar la confianza que exige la salida de la crisis".

El presidente, según el comunicado, ha subrayado que tanto Cataluña como otras comunidades "están denunciando los defectos" del sistema de financiación vigente desde 2009 y ha confirmado que va a "instar a su revisión para que entre en vigor en esta misma legislatura" el nuevo modelo.  La nota insiste en que Rajoy "ha invitado al presidente de la Generalitat a colaborar activamente en ese proceso que, dada su complejidad, no puede abordarse desde una posición inflexible, si no desde un diálogo sereno y constructivo".

La nota puntualiza que los problemas de la financiación autonómica pueden abordarse desde esta negociación y que otra maneras distintas de abordarlas "que cuestionen el marco constitucional sólo pueden ser decididas por el conjunto del pueblo español representado en las Cortes Generales".

El presidente catalán ha reiterado durante la reunión su petición de acogerse al FLA, al que reclamará más de 5.000 millones de euros. La Moncloa recuerda que, con esta suma, "el importe de las medidas de apoyo y asistencia financiera de las que se ha beneficiado la Generalitat a lo largo de este ejercicio rondarán los 11.000 millones de euros".

El presidente del Gobierno ha informado por teléfono al secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, de la reunión con Mas, según fuentes del Ejecutivo.

http://politica.elpais.com/politica/2012/09/20/actualidad/1348144748_908210.html

RAJOY INVOCA LA CONSTITUCIÓN FRENTE A LOS INDEPENDENTISTAS

El presidente del Gobierno señala que no es momento de generar más problemas

García-Margallo afirma que la secesión dejaría a Cataluña en la "ilegalidad europea"

Un día antes de la visita del presidente de la Generalitat, Artur Mas, a La Moncloa, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha invocado la Constitución y la ley frente a los independentistas catalanes. Rajoy ha respondido a preguntas de Rosa Díez (UPyD), de Pere Macías (CiU) y de Alfredo Pérez Rubalcaba, en la sesión de control del Congreso, con referencias a la manifestación independentista de la Diada de Cataluña. García-Margallo, por su parte, ha dicho hoy que la secesión dejaría a Cataluña en la "ilegalidad europea"

Frente a la petición de dureza de Díez, que ha planteado aplicar el artículo de la Constitución que permite suspender la autonomía catalana, el presidente del Gobierno ha quitado importancia y ha asegurado que aplicará la ley y la Constitución, tal y como juró hacer cuando asumió el cargo.

"La respuesta está en la Constitución y en las leyes. He jurado guardar y hacer guardar la Constitución y, créame, la haré guardar si así es necesario”, ha asegurado.

A continuación ha preguntado CiU, pero su portavoz, Josep Antoni Durán Lleida, en insólita e inexplicable decisión, ni ha acudido a la cámara y ha dejado en manos de Macías la formulación de la pregunta. Rajoy le ha respondido dejando claro que no aceptará la propuesta de pacto fiscal, que está dispuesto a estudiar mejoras en la financiación, que cree que CiU actúa por conveniencia política y se le está escapando de las manos la situación, que es el momento de hacer frente a la crisis económica y que, en definitiva, es muy difícil que mañana pueda encontrar un punto común con Artur Mas.

El presidente del Gobierno ha pedido responsabilidad a los nacionalistas y les ha pedido que no “inestabilidad política con decisiones equivocadas" y pidiendo que se tenga claro que la prioridad es la lucha contra la crisis económica. "No se puede generar inestabilidad política tomando decisiones equivocadas. Lo peor es empecinarse en el error", ha añadido en la misma línea que la carta que ayer hizo pública el Rey a través de la web de la Casa de Rey. En todo caso, Rajoy ha instado a los nacionalistas a no echar la culpa a los demás sino a "colaborar todos juntos" por el interés de los ciudadanos y no movidos por la ideología.

Rajoy ha anticipado que está dispuesto a estudiar con Mas una mejora del sistema de financiación autonómica, pero sin llegar en ningún caso al concierto o pacto fiscal aprobado en el Parlamento de Cataluña. En esa posibilidad, deslizada entre líneas, podría estar la posición de partida de mañana de Rajoy como oferta a Mas para desencallar la situación.

El diputado de CiU ha insistido en el discurso del agravio fiscal a Cataluña y ha sorprendido al utilizar como ideólogo al seleccionador español de fútbol, Vicente del Bosque. "Cada pueblo debe tener la libertad para decidir su futuro. Esa frase no es mía, ni siquiera de un catalán, es de Vicente del Bosque. Eso ni más ni menos es lo que le pedimos un millón y medio de catalanes", ha dicho.

Rubalcaba ha preguntado a Rajoy sobre economía y ha aprovechado para deslizar una referencia a Cataluña y pedir diálogo para buscar soluciones entre “las voces altas de los separatistas y también los gritos de los separadores", y porque no se solucionará dejando simplemente pasar el tiempo. Rajoy no ha respondido en este caso y se ha limitado a defender su política económica y despreciar las propuestas de los socialistas porque, según ha dicho, son las que nos han llevado a esta situación.

Por otra parte, el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, ha asegurado esta mañana en Barcelona que la independencia de Cataluña "colocaría a esta región en la ilegalidad de la Unión Europea" y en la perspectiva de "estar fuera de Europa por tiempo indefinido, casi eterno".

Margallo ha explicado que el tratado fundacional de la UE determina que los temas internos corresponden a los Estados y remite a su normativa interna. En el caso español, la Constitución, en la que, según el ministro, "no tiene cabida el intento de separación" de una parte del territorio nacional. Margallo considera que no se trataría de reformar la Constitución vigente, sino de "tirarla y hacer otra nueva".

En otro momento ha recordado que las nuevas adhesiones a la Unión Europea han de ser decididas por unanimidad, por lo que ha dicho que "se trata de un camino sin salida", dando a entender así que España se opondría a la entrada de Cataluña en Europa. El escenario de secesión, ha dicho, "me provocaría un profundo trauma" y sería "extraordinariamente grave para Cataluña".

Margallo ha recordado varias veces Francesc Cambó, líder regionalista catalán y ministro de varios gobiernos españoles y su libro "Por la concordia" y ha afirmado que eran tiempos de entendimiento entre Cataluña y España, no de procesos secesionistas. La declaración de independencia de Cataluña, ha añadido, generaría, además, "un panorama de incertidumbre, que dificultaría la financiación y la haría más cara".

En ese sentido ha advertido que "todos tendríamos menos recursos para crecer y crear empleo" y también se ha mostrado contrario al pacto fiscal que reclama Artur Mas.

http://politica.elpais.com/politica/2012/09/19/actualidad/1348039274_464306.html 

RAJOY SE ACERCA A LAS VÍCTIMAS CON UN DURO DISCURSO SOBRE ETA

El presidente dice que nunca negociará en un homenaje a Miguel Ángel Blanco

El PP consiguió este martes la imagen que buscaba: la del reencuentro de las víctimas de ETA y sus principales asociaciones con el partido y con el Gobierno de Mariano Rajoy tras el enfrentamiento nacido en abril pasado con el plan de reinserción de Interior y recrecido en las tres últimas semanas debido al caso Bolinaga. Y ese reencuentro se asentó en un discurso en el que Rajoy hizo exhibición de firmeza para solemnizar que su Ejecutivo ni negociará con los terroristas, ni cederá a “ningún tipo de chantaje de quienes han practicado y alentado el terror”, ni transigirá “con las ambigüedades y los cálculos de quienes pretenden sacar rédito de los mismos”. Principios que ratificó repitiendo varias veces la palabra “nunca” en el momento más aplaudido de su intervención.

Con los frentes abiertos de la crisis, el posible nuevo rescate de España, la creciente contestación a los recortes y el reto independentista, con la progresiva caída en las encuestas, el Gobierno necesitaba cerrar el paso a las dudas sobre su actuación en una cuestión de enorme sensibilidad entre su militancia y votantes. Máxime cuando esas dudas recaían también sobre las espaldas del PP vasco en puertas de unas elecciones cruciales, en las que la izquierda abertzale va a volver al Parlamento vasco.

El marco de la distensión fue el acto en el que la Fundación Miguel Ángel Blanco entregó en Bilbao su 15º premio a la convivencia, otorgado a “la sociedad española” en su conjunto y recogido por el presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) y alcalde de Santander, el popular Íñigo de la Serna.

En presencia de representantes de las principales asociaciones y de víctimas de ETA que en ocasiones se han mostrado críticas con la actuación del Gobierno, Rajoy se esforzó en despejar las principales preocupaciones de aquellas. Y no solo ese rechazo rotundo a cualquier negociación, sino, en una intervención llena de alusiones a los valores y los principios, la defensa rotunda de la memoria y las ideas de quienes llegó a calificar de “cima moral” de la sociedad.

Eso sí, Rajoy repitió, en una única alusión y sin llegar a citarlo, el argumento con que el Gobierno ha defendido su actuación con el secuestrador de Ortega Lara, enfermo de cáncer: la aplicación estricta de la ley, aunque no guste. “Es la superioridad moral de actuar conforme a unas leyes que nos mantienen leales a sus principios, incluso cuanto más pesar nos produce su aplicación”, destacó.

La presidenta de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), Ángeles Pedraza, quien siguió el acto al lado del ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, comentó luego tanto a este como al presidente que le había parecido bien el discurso. “Me ha gustado porque ha sido firme, que es lo que queremos las victimas de este y de todos los Gobiernos”, dijo luego Pedraza a EL PAÍS.

Junto a ella estuvieron, entre otros muchos, la presidenta de la Federación de Víctimas, Maite Pagazaurtundua; Joaquín Vidal, presidente de la Federación Autonómica de Víctimas del Terrorismo, o Pilar Elías, en nombre del colectivo de víctimas vascas (Covite).

http://politica.elpais.com/politica/2012/09/18/actualidad/1347997737_865622.html

RAJOY DICE “COMPRENDER Y VALORAR” LAS RAZONES DEL ADIÓS DE AGUIRRE

"Por supuesto que vamos a contar con Aguirre”, dice Carlos Floriano

Botella la considera 'larger than life' por su personalidad irrepetible"

Políticos, sindicalistas y empresarios recibieron este lunes con sorpresa el anuncio de la dimisión de la presidenta madrileña, Esperanza Aguirre. Incluso sus compañeros del Partido Popular, que de forma unánime ensalzaron sus casi 30 años de carrera política, no esperaban la decisión de la lideresa.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, emitió un breve pero muy elogioso comunicado, poco después de conocerse la noticia del adiós de Aguirre, en el que aseguró comprender y valorar “las razones de carácter personal que la han movido”, en un intento de cerrar las especulaciones sobre cualquier motivación de índole política. En la nota, el líder del PP le expresó “públicamente su reconocimiento por su enorme trayectoria” y le reiteró que “quedará siempre entre los grandes activos del PP”.

Los barones populares se sumaron a la cascada de elogios que el partido dedicó a Aguirre. El presidente de Murcia, Ramón Luis Valcárcel, destacó el “buen hacer” de la todavía presidenta madrileña y sobre todo su trayectoria como “referente ideológico”, mientras que su homólogo en Extremadura, José Antonio Monago, ensalzó “su huella tremendamente positiva”. También los presidentes de Castilla-La Mancha y la Comunidad Valenciana, Dolores de Cospedal y Alberto Fabra, subrayaron la figura política de Aguirre. “Es y seguirá siendo un referente en toda España”, señaló la número dos del PP.

El candidato a la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, le agradeció ayer su “entrega”. Más emotivo fue el líder del PP vasco, Antonio Basagoiti, que aseguró que le daba “pena” la marcha de Aguirre, pero que la comprendía porque “estar en política quema mucho”.

Y en un tono más personal, el expresidente del Gobierno José María Aznar telefoneó a la que fuera ministra de Cultura y Educación durante su primera legislatura para expresarle su “apoyo”, “respeto” y “comprensión”.

Uno de los comunicados más extensos fue el de la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, que destacó de su “compañera y amiga” “su valentía, su esfuerzo y su falta de complejos a la hora de defender sus ideas y valores”.

El vicesecretario de Estudios y Programas del PP, Esteban González Pons, afirmó que estaba “orgulloso de poder decir que soy tu amigo”, mientras que la delegada de Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, en una sentida declaración, admitió que su sensación, tras el adiós de la presidenta, “es de absoluta consternación y orfandad”.

Una de las reacciones que más se hicieron esperar fue la del ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, uno de sus principales rivales dentro del partido. Gallardón, que esperó a su aparición por la noche en la entrega de premios de Madridiario, valoró con “con inmenso respeto” la marcha de Aguirre. Por “motivos personales”, quiso subrayar. Aunque admitió que su relación con la presidenta había sido de “mucha intensidad”, reconoció “sus muchos años de trabajo y dedicación”.

Desde las filas de la oposición, el secretario de los socialistas madrileños, Tomás Gómez, convocó ayer una rueda de prensa para valorar la dimisión de la presidenta, en la que aseguró que nunca la consideró como su “enemiga”. El líder del PSM no quiso aclarar si apoyaba o no unas elecciones anticipadas, como sí reclamó Izquierda Unida. Si bien Gómez eludió ahondar en las motivaciones de Aguirre, sí lo hicieron el diputado de IU Gaspar Llamazares y el secretario general de CiU, Josep Antoni Duran Lleida, que vieron razones políticas. “Hay un claro distanciamiento con el PP de Rajoy”, dijo Llamazares.

Mientras que desde el mundo empresarial, la patronal madrileña CEIM agradeció a Aguirre su compromiso con la generación de empleo, los sindicatos no fueron ayer beligerantes y se limitaron a expresar su sorpresa y su respeto por su decisión. Sí fue, en cambio, muy crítica la Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública de Madrid, que manifestó que se “congratulaba” por la marcha de Aguirre porque “su actuación ha sido notablemente lesiva para el sistema sanitario publico”.

http://ccaa.elpais.com/ccaa/2012/09/17/madrid/1347888420_547308.html 

‘THE ECONOMIST’ CULPA A RAJOY DE LA TARDANZA DE ESPAÑA EN PEDIR EL RESCATE

El semanario se pregunta cómo conseguirá el Gobierno cumplir con el objetivo del déficit

Las voces que dan por hecho un nuevo rescate para España suenan cada vez más fuerte tanto en España como en el exterior. El semanario británico The Economist se pregunta en una tribuna publicada este sábado y titulada Esperando a Rajoy (Waiting for Rajoy) por qué el país está tardando tanto en pedir un rescate que ya está diseñado. “España tendrá un rescate. La cuestión es cómo y cuándo”, dice el subtítulo. Para la publicación, la respuesta está clara: el responsable es Mariano Rajoy.

En su texto, The Economist da varias razones para explicar la tardanza en la petición de rescate. “Primero: Rajoy continúa aparentando que España podría no necesitar el rescate”. Otro de sus argumentos es que el Gobierno sabe que los países que han sido rescatados, como Grecia, Irlanda y Portugal, han cambiado rápidamente a sus mandatarios. “Eso explica que el Gobierno de Rajoy – a pesar de la sólida mayoría parlamentaria y de tener por delante cuatro años más en el poder – no se atreva a usar la palabra que empieza por R [rescate]”, asegura.

En su análisis, el semanario se pregunta cómo conseguirá el Ejecutivo español cumplir con el objetivo del déficit del 4,5 % fijado por la UE si cumple su promesa de no tocar las pensiones. “Portugal, que el 7 de septiembre decidió aumentar las contribuciones a la seguridad social, ha mostrado otro camino para aumentar los ingresos”, dice el texto.

También se hace referencia al tema a la reivindicación soberanista de Cataluña, “una cuestión que se ha vuelto más difícil de ignorar”. El artículo acaba diciendo que el rescate podría venir mucho antes del 21 de octubre, fecha de las elecciones gallegas y vascas. “El inescrutable señor Rajoy tendrá a todo el mundo en suspense hasta el final”

The Economist ya dedicó una de sus portadas a la economía española el pasado mes de julio. En el artículo titulado El paciente español predecía un rescate total antes de final de año y aseguraba que el rescate a la cuarta economía europea “sería una pesadilla, y no solo para España”. En 'Esperando a Rajoy' continúa con la comparación médica: "Las reformas laboral y de otra índole pueden llegar a ayudar pero, mientras tanto, el paciente necesita una trasfusión de emergencia".

http://economia.elpais.com/economia/2012/09/15/actualidad/1347669473_042060.html

RAJOY DEFIENDE EL RECORTE: “EL DÉFICIT ES MUCHO MÁS IMPORTANTE QUE EL RESCATE”

La política de comunicación de Mariano Rajoy, con ocho meses sin ninguna entrevista televisiva, provocó que la primera de ellas, en TVE, con cinco periodistas de los principales diarios de España, generara una gran expectación. Sin embargo, fiel a su estilo, el presidente acudió a la cita sin un gran mensaje que lanzar al país, sin concreciones sobre el asunto central, la petición del rescate, y con pocas novedades informativas. Pero Rajoy sí tenía preparada una idea que no es nueva pero sí señaló ayer con más contundencia de lo habitual y que utilizó como la gran justificación de todos los recortes que está haciendo. Rajoy se presentó ante los españoles en horario de máxima audiencia como un adalid del cumplimiento del déficit. A eso lo fía todo. Tanto, que en este momento, con el paro y con el rescate, nada es más importante que eso, en su opinión. Todo lo fía a eso.

“Si alguna prioridad hay en este momento para conseguir empleo es reducir el déficit público. Eso es mucho más importante que eso que todo el mundo llama rescate. Es lo que estamos haciendo, intentamos ser equitativos”. Era la primera vez que el presidente pronunciaba esa palabra maldita, aunque sea con esa fórmula clásica suya de “eso que llaman”. Y ahí se fio al futuro: “Si hacemos bien nuestros deberes, empezaremos a crecer, crear empleo, y todo irá mucho mejor. Tenemos una etapa difícil, pero para superarla debemos no gastar lo que no se tiene”.

En todo momento, el presidente trató de dar largas sobre ese rescate, el asunto central de la entrevista y el que ha llevado a España a todas las portadas. Rajoy insistió varias veces en que no hay nada decidido, en que lo tiene que estudiar con calma, en que necesita ver las condiciones.

El Gobierno español trabaja para limitar esas condiciones, para que se limiten a una mayor supervisión —esto es la llegada de la troika a Madrid— pero sin nuevas exigencias. Ahí está la batalla. Rajoy mostró en todo momento una gran indefinición, tal vez porque está en plena negociación. No quiso comprometerse a nada, ni siquiera con las pensiones, aunque insistió en su fórmula: “no tengo intención de bajarlas”. Eso sí, cuando le preguntaron directamente si las congelará este año —4.000 millones de ahorro por la subida de la inflación— eludió la respuesta.

En varias ocasiones, el presidente dejó claro que en cualquier caso, como explican fuentes del Gobierno estos días, la cosa va para largo. Algunos medios internacionales e incluso la patronal le presionan para que lo pida ya. Algunos creen que está esperando a las elecciones gallegas del 21 de octubre. Rajoy no aclaró nada pero si apuntó que llevará tiempo y una negociación larga. “Esta decisión afecta a 45 millones de españoles, no se puede tomar a la ligera. Mi obligación es pensarme bien estas cosas”.

Enfrascado en esquivar esos compromisos sobre el rescate —“vamos a ver si nos conviene o no nos conviene”—, Rajoy solo dio una pista que más parecía una reivindicación de su soberanía. ¿Dónde están las líneas rojas?, le preguntaron. “Yo no podría aceptar que nos dijeran cuáles son las políticas concretas en las que hay que reducir”. Esto es, como sucedió con el IVA, Rajoy trata de vender los principales recortes como una decisión suya, no impuesta. Aunque hubo una respuesta reveladora. Le preguntaron sobre pensiones, sueldo de funcionarios y otros recortes. Y contestó que él va a hacer todo para cumplir con el objetivo de déficit de este año y el siguiente. Esa es la prioridad, insistió. Y por tanto, esa será la justificación para todo, aunque insistió varias veces en que ha dado órdenes a Hacienda para que las pensiones sean lo último en tocar y “traten a los pensionistas de la mejor manera posible”.

Cuando se le vio más tenso fue al responder a las preguntas sobre el giro de 180 grados que ha dado a su programa electoral. Ahí se mostró incómodo, y trató de explicarse. “Hemos tomado medidas que en una situación normal no habría tomado. No teníamos alternativa si no queríamos colocarnos fuera de la realidad”, dijo en un momento. Y después insistió en buscar otros culpables, en explicar que se ha encontrado con una realidad imprevista, y en asegurar que él sí apuntó en su campaña las líneas generales de lo que iba a hacer. “Es verdad que no dije que iba a subir el IVA y el IRPF, pero eso son cosas que se pueden recuperar, y de hecho los bajaré en cuanto pueda, aún queda mucha legislatura. En cualquier caso esto no son ocurrencias, son cosas imprescindibles. Es que a mí nadie me dijo que el déficit se iba a ir a 90.000 millones el déficit y no 60.000 como estaba previsto. Si pudiera disponer de esos 30.000 millones las cosas serían diferentes”. ¿Y si ha hecho lo contrario de lo que anunció, no tendría sentido plantear una cuestión de confianza?, le preguntaron. “Eso no tiene ningún sentido en estos momentos”.

Rajoy insiste, como hizo con el rescate financiero, en presentar una situación idílica en la que ningún dirigente europeo le plantea en privado nada sobre el rescate, y él tampoco presiona a nadie, por ejemplo para que el BCE compre bonos. En realidad, todas las gestiones internacionales de Rajoy en los últimos meses están centradas en la compra de bonos y por tanto en el rescate suave, y en algunas ruedas de prensa él lo ha admitido directa o indirectamente. “A mí nadie se ha dirigido de la unión europea para que dé una respuesta”.

“Yo no he hecho ninguna presión para que el BCE compre bonos, aunque estoy de acuerdo con que se haga”.

Una de las novedades que sí ofreció es que a principios de octubre se convocará una Conferencia de Presidentes. Se pensó para antes del verano y se ha ido retrasando. Al fin parece haber fecha. Además, avanzó dos subidas de impuestos relevantes aunque no concretó: una a las plusvalías —ya la subieron en diciembre de 2011, sería un refuerzo— y a “impuestos verdes” —esto es a grandes empresas contaminantes.

Rajoy sí se mostró muy claro al hablar de la reforma laboral. “La reforma laboral ha funcionado muy bien. Estoy contento. Ahora hay más ERE temporales y no de extinción”.

Muy vehemente se mostró al justificar la polémica decisión sobre el caso Bolinaga, que ha indignado a parte de su electorado. “A mí me repugna, pero esta decisión ha habido que tomarla, es una persona que pesa 47 kilos de peso y lleva 50 días en el hospital. Las leyes no quieren que nadie muera en la cárcel”

Rajoy se mostró displicente con el movimiento independentista en Cataluña y las reivindicaciones del pacto fiscal: “En este momento en España no estamos para grandes algarabías, sino para crear empleo”.

Y por último le preguntaron: ¿Usted se manifestaría contra un Gobierno que subiera los impuestos como usted? “Si lo hiciera por prejuicios ideológicos, sí, si es por lo que lo he hecho yo, con esta situación, no”, remató.

http://politica.elpais.com/politica/2012/09/10/actualidad/1347313439_337895.html

RAJOY A LA PRENSA FINLANDESA: “SEGÚN PARECE, TENDREMOS QUE PEDIR EL RESCATE”

El presidente asegura que primero hablará con los socios europeos sobre la condicionalidad

La Moncloa afirma que no hay ninguna decisión tomada y que se trata de una mala interpretación

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, concedió una entrevista conjunta este martes a dos medios de comunicación finlandeses que viajaron con el primer ministro del país, Jyrki Katainen, a Madrid. El presidente habló sobre la posibilidad de pedir un rescate a Bruselas durante las próximas semanas, aunque aseguró que primero quiere hablar con los socios europeos. "Según parece, al final tendremos que presentar la petición, pero antes debemos escuchar a todas las partes implicadas", manifestó Rajoy. Sin embargo, fuentes de La Moncloa han matizado que no hay aún ninguna decisión tomada y que se trata de una mala interpretación. El presidente quiso decir, según estas fuentes, que el mecanismo existe y que siempre se puede recurrir a él. Pero decisión no hay, insisten.

El presidente no rechaza la participación del Fondo Monetario Internacional (FMI) a la hora de sugerir ciertas medidas si se pide el rescate, aunque sin capacidad para obligar a tomar determinadas decisiones. "El Fondo ya monitorea muestra economía. Estoy dispuesto a disminuir el déficit, pero el FMI no puede decidir qué políticas se lleven a cabo para lograr tal objetivo", aseguró. "Nuestro gran objetivo", señaló Rajoy, "es disminuir el déficit público y continuar con las reformas estructurales".

El presidente se mostró satisfecho por la caída de la prima de riesgo durante los últimos días y agradece el anuncio del Banco Central Europeo de la semana pasada de un plan para comprar deuda de los países en apuros: "Fue un paso importante y abre una ventana" por donde se pueden buscar soluciones.

En la entrevista, además, Rajoy trata el asunto del posible rescate con una naturalidad hasta ahora casi desconocida: "Además del crecimiento económico otra cosa que contemplo es informar al Banco Central sobre la utilización de los recursos" disponibles, añade antes de desmarcase de la naturaleza de los rescates llevados a cabo en Grecia, Irlanda o Portugal:

"No es ese tipo de ayuda lo que la economía española necesita en estos momentos", manifestó el presidente del Gobierno. Más allá de las cordiales palabras para con Jyrki Katainen, Rajoy deja claro que no ve con buenos ojos la insistencia finlandesa de pedir garantías especiales para cada operación de rescate, como ya lo hiciera con la ayuda a la banca española en julio pasado, "Por mi parte no he pedido garantías especiales ni a Grecia ni a ningún otro país" dijo Rajoy a los periodistas finlandeses.

http://economia.elpais.com/economia/2012/09/12/actualidad/1347438826_420366.html

MERKEL DA A RAJOY TIEMPO PARA NEGOCIAR

Moncloa no tiene prisa por pedir el nuevo rescate y espera a ver si baja la prima. La canciller intenta mejorar su imagen: “Nosotros ya pasamos por estas reformas”

Mariano Rajoy tiene desde ayer otro argumento para dejar pasar un poco más de tiempo antes de acudir al fondo de rescate. Mientras Mario Draghi redoblaba la presión desde Fráncfort —el dinero está listo pero tienen que pedirlo y aceptar las condiciones, vino a decir—, Angela Merkel evitaba en Madrid presionar a su socio español. Al contrario, incluso mostraba que ella, como Rajoy, no parece tener ninguna prisa. Políticamente no le conviene acelerar. Antes que nada, tiene que ver qué resuelve sobre el nuevo fondo de rescate, el MEDE, el Tribunal Constitucional alemán, el día 12. Después, el 14 y 15, en Chipre, Luis de Guindos se verá con sus colegas del Eurogrupo, y ahí podrá palpar el ambiente que hay sobre el rescate español. Pero la visita de Merkel a Madrid, por lo que se vio en la rueda de prensa y rematan diversas fuentes, dejó una sensación clara: Merkel necesita tiempo mientras aún se digiere en su opinión pública, su partido y su coalición de Gobierno el rescate bancario a España y tanto ella como Rajoy tienen mucho interés por cambiar la imagen de tensión entre ambos Gobiernos. Merkel se esforzó por aplaudir a Rajoy y sus reformas, por darle aire, por mostrar confianza en el euro y la economía española. Y Rajoy aseguró ante ella que seguirá haciendo reformas, que hará los deberes, como suele decir, y se vendió como un político convencido de que la vía alemana de recortes es la adecuada. Merkel cabeceaba con aprobación mientras por sus auriculares le traducían las palabras de Rajoy sobre la necesidad de recortar el déficit y no gastar lo que no se tiene.

¿Y del rescate? Rajoy lo tiene prácticamente asumido, aunque si puede retrasarlo lo hará y si pudiera evitarlo, también. Y Merkel pareció darle ese tiempo, sobre todo para negociar las condiciones. Rajoy quiere que no haya ninguna nueva, como mucho una supervisión más estricta. Y Merkel evitó la presión: “No hemos comentado nada en la reunión sobre posibles condiciones”, dijo primero. “No he venido a decir qué reformas se tienen que hacer en España o no, tengo plena confianza en el Gobierno español, estoy impresionada con las medidas que está tomando”, remató después, cuando le preguntaron si creía que Rajoy debía tocar las pensiones. Es lo que más teme el presidente. Ayer recurrió a su habitual “no tengo ninguna intención de cambiar el statu quo en este momento” cuando le preguntaron si las congelará para 2013 —un ahorro de 4.000 millones de euros—. Todos esos “intención” y “en este momento” han precedido a decisiones duras.

Moncloa insiste en que estudiará todo con mucha calma. ¿Pero hay tiempo? ¿Se han olvidado las urgencias de octubre, un mes en el que hay que salir al mercado para buscar más de 24.000 millones de euros? Rajoy vive cada vez más al día, la prima de riesgo, como sucedió antes con José Luis Rodríguez Zapatero, marca su estado de ánimo y sus decisiones. Y ahora está bajando. Muchísimo. Tanto, que ayer cerró por debajo de los 450 puntos, muy lejos de los 650 que alcanzó en julio. En ese ambiente, la tentación para el presidente de dejar pasar el tiempo a ver si las cosas mejoran es enorme. Y en caso de duda, él casi siempre ha optado por esperar en su trayectoria política.

Pero la reunión tenía otros objetivos. Rajoy quería mostrar al mundo que Alemania confía en España, con una gran reunión de empresarios de ambos países. Merkel venía a supervisar las reformas, y dijo que el presidente le había informado, sobre todo del saneamiento de los bancos, lo que más preocupa en Alemania porque han puesto su dinero, y también de las autonomías, sus rescates y recortes. “A todos los niveles tiene que cambiar algo, no solo el estatal”, aseguró la alemana.

Rajoy y Moncloa, que prepararon con cuidado la visita, sí lograron lanzar esa imagen de que Alemania confía en España. Además, se cerró que en febrero de 2013 habrá una cumbre bilateral en Alemania. Pero la canciller buscó además otra cosa: mejorar su imagen. En privado, a los empresarios, les dijo que no quiere ser la mala, pero que hay que hacer más reformas. Y en público, ante la prensa, habló directamente a los españoles pidiéndoles comprensión, algo inusual. Parecía muy consciente del deterioro de imagen que están sufriendo tanto ella misma como Alemania en países del sur de Europa por la dureza de sus posiciones. A los españoles les pidió que la entiendan, y a Rajoy y otros, sin citarlos, que no la usen como excusa: “Es muy fácil echarle la culpa a una tercera persona de las reformas duras, pero esto no nos va a ayudar en Europa”.

El mensaje a los ciudadanos fue aún más contundente: “Tenemos gran respeto a lo que se está haciendo en España. Muchos alemanes pasan aquí sus vacaciones, hay puentes muy sólidos que no van a cambiar. Todos tenemos que entender que ningún país quiere imponer algo difícil porque sí. Alemania sabe lo que es esto. Hace unos años teníamos cinco millones de parados. Nosotros también pasamos por estas reformas. No se trata de complicarles la vida a los demás, sino de saber si en 20 años Europa va a ser puntera o va a depender de continentes. Ese es mi trabajo, y es duro, pero debemos unirnos. 80 millones de alemanes no podemos hacer nada en el mundo si no vamos con los socios europeos”.

La reunión empresarial y la cita política sirvieron para lanzar otro mensaje: Alemania no quiere ni puede dejar caer a España, la cuarta economía del euro. Las interrelaciones son demasiado importantes. Los bancos alemanes tienen enormes préstamos en España. Las empresas alemanas, grandes intereses. Y también al revés, como es el caso de ACS.

La reunión se programó así con la intención, aparentemente lograda, de mejorar el clima entre los dos países, relajar la tensión de los últimos meses, ofrecer la imagen de España como país serio y acercarse a Merkel. Con esa sensación concluyó un día en el que la mujer más poderosa de Europa pasó por Madrid y mostró en todo momento esa fuerza. A su estilo, con discreción. Pero todo dependía de ella. Tanto que, cuando el coloquio con los empresarios se alargaba, la vieron levantarse e ir a hablar con el moderador. Cinco minutos después, el acto había concluido. Y los empresarios se fueron comentando su autoridad.

Las frases de un encuentro clave

 Mariano Rajoy

- “Hace falta determinación, coraje, convicción, no hacer oídos sordos, y explicar bien las medidas tomadas, que son muy difíciles de explicar pero en la situación en la que estamos es lo que tenemos que hacer”.

- “La agenda reformista es nuestro sello de identidad”.

- “España ha demostrado su determinación europea con nuestras reformas estructurales”.

- “Quienes tienen mayores dificultades son los pensionistas y no tengo ninguna intención de cambiar su statu quo en este momento”.

Angela Merkel

:- “No he venido a decir qué reformas tiene que hacer España, tengo plena confianza en su presidente del Gobierno. Tengo gran respecto ante las reformas que está llevando a cabo”.

- “Esta visita es para hablar más los unos con los otros y no sobre los otros. Hablar bien y resaltar lo de los demás”.

- “No se trata de complicar la vida a los demás sino de que Europa sea un continente que el mundo toma en serio o pasar a depender de otros continentes”.

- “Ningún país debe imponer reformas a otro porque sí ni complicar la vida a los demás”.

- “Si durante años se gasta más de lo que se crece, uno depende de terceros, que dictan condiciones que no nos gustan”.

http://politica.elpais.com/politica/2012/09/06/actualidad/1346962499_989218.html 

RAJOY: “LAS DUDAS NO SON SOBRE ESPAÑA”

Rajoy recuerda en un diario alemán que el BCE debe "garantizar que funcione" el euro

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, quiere el difícil apoyo de Alemania para una intervención del BCE en los mercados de deuda. En una entrevista que publica hoy el diario conservador alemán Frankfurter Allgemeine Zeitung, el jefe del Ejecutivo español asegura que “es particularmente importante que resolvamos las dificultades en torno al euro para que nos financiemos a un precio razonable”. La entrevista, que sale impresa a toda página en la segunda página del diario, lleva el expresivo titular: “Las dudas no son sobre España”. Rajoy argumenta en ella que las “esenciales reformas” emprendidas por el Gobierno español “tendrán efecto progresivo”, pero para que llegue a producirse este “avance”, será necesario reducir las presiones sobre la deuda española. Ante el escepticismo alemán sobre la compra de bonos por parte del BCE, Rajoy recuerda que el mandato del banco emisor “es mantener la inflación en jaque, pero también garantizar una Unión Monetaria que funcione”.

Rajoy insiste en el compromiso de su Gobierno con la vía de reformas, austeridad y disciplina presupuestaria, a la que según destaca el periodista alemán que habló con él, asocia la petición de flexibilidad financiera a los socios europeos. Rajoy dice que puede “entender las reticencias”, porque conoce “la historia económica de Alemania”. Pero observa que Alemania va a tener un superávit presupuestario este año y lo contrapone a la situación española: “en 2007, España también tenía superávit y unas deudas del 40% del Producto Interior Bruto (PIB)”. Así que, argumenta, “lo que sucede en España es coyuntural”.

El diario alemán lleva a su primera de la edición digital la entrevista con Mariano Rajoy.

Europa, continúa Rajoy, “debe trabajar en el conseguir del crecimiento”. Hoy “no crece casi ningún país”. En referencia al Banco Central alemán (Bundesbank) y su notorio enfrentamiento con los programas de compras de bonos soberanos, Rajoy destaca que “el pensamiento [monetario] ortodoxo está muy bien” y añade: “Yo también simpatizo con él”. Pero “no todo es negro o blanco, a veces hay que ver los tonos grises para poder solucionar un problema”.

A la pregunta de si siente que España está siendo abandonada a su suerte en la crisis, Rajoy replica que “no sería sincero negar la solidaridad” europea, cuyos Parlamentos han aprobado una ayuda de 100.000 millones de euros . Pero admite que le “preocupan dos cosas”: que siempre "intentemos soluciones parciales y lentas” en lugar de definitivas y, además, “los estereotipos injustos”. Asegura que, si bien “hemos cometido errores, como todos”, España “es un país donde la gente trabaja”.

"España es un país donde la gente trabaja”

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy

El reportero alemán le pregunta entonces si “los españoles son los prusianos del sur”. Rajoy le responde que el no es “ningún prusiano del sur, sino un gallego de Santiago de Compostela”. Completa: “Lo que quiero decir es serio; a mi me gusta la gente seria y la gente que hace bien las cosas”. Alemania es la primera economía de Europa “porque ha hecho muy bien muchas cosas”. Entre ellas, el sistema dual de formación profesional que podría servir de modelo para España.

¿Cómo se siente tras los nueve meses más difíciles de su vida? “Estoy sereno, tranquilo y equilibrado, porque sé hacia dónde voy y qué tengo que hacer”. Rajoy aprovecha esta pregunta personal para volver a su petición de “más claridad para el futuro de Europa”, porque “la gente en España aún no ven que nuestras medidas tendrán efecto”.

http://politica.elpais.com/politica/2012/09/06/actualidad/1346916400_288594.html

RAJOY: “QUIEN ME HA IMPEDIDO CUMPLIR MI PROGRAMA HA SIDO LA REALIDAD”

·         Dice que entiende el malestar ciudadano con algunas de las medidas que ha tomado

·         “Yo no tengo varitas mágicas y nunca prometí milagros", asegura

 El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, admitió ayer que ha incumplido el programa con el que ganó las elecciones del pasado 20 de noviembre por culpa de “la realidad”. “Quien me ha impedido cumplir mi programa electoral es la realidad”, aseguró Rajoy en una entrevista publicada en el diario Abc. El presidente se refiere especialmente a la subida de impuestos, incluida la del IVA, que entró el sábado en vigor.

“Yo no tengo varitas mágicas y nunca prometí milagros; saldremos de ésta, no me cabe ninguna duda, pero con esfuerzo, perseverancia y fe en nosotros mismos”, afirma el presidente del Gobierno. Explica que entiende el malestar ciudadano con algunas de las medidas que ha tomado, pero dice estar convencido de que cumplir con su deber le llevará a ganar las elecciones en 2015. Su tesis es que está “intentando ser justo y equitativo a la hora de repartir los esfuerzos”, y señala que “los recortes no han afectado a los pensionistas”.

En la misma entrevista, Rajoy mantiene la incertidumbre sobre una futura petición de un segundo rescate y sostiene que en sus negociaciones en la UE hace lo que cree “que beneficia a los intereses generales del euro y a los de España en cada momento concreto”. “Vamos a esperar a las decisiones del BCE y a partir de ahí tomaremos una decisión que hoy no está todavía adoptada, pero si creo que es bueno para el conjunto de Europa, para el euro y para España, lo haré y, si no, no”, asegura.

Rajoy advierte también que Cataluña tendrá que asumir compromisos al acceder al rescate del Estado. Entre las reformas estructurales previstas para este trimestre que afectarán a las comunidades autónomas, Rajoy destaca las destinadas a garantizar “la unidad de mercado” y evitar la “excesiva regulación” por parte de los gobiernos autonómos y también del Gobierno central.

Sobre esos incumplimientos del programa electoral, el exvicepresidente del Gobierno y presidente de la Fundación Pablo Iglesias, Alfonso Guerra, pidió ayer a Rajoy la convocatoria de un referéndum o de elecciones para comprobar si los ciudadanos aceptan unas políticas que no se les comunicaron en campaña. Según dijo el diputado socialista en Rodiezmo (León) ese incumplimiento deja al Gobierno con “legitimidad de origen” pero no de “ejercicio”.

http://politica.elpais.com/politica/2012/09/02/actualidad/1346610266_115284.html

04.LA CÚPULA DEL PP EMPIEZA A DAR POR HECHO EL RESCATE TRAS ESCUCHAR A RAJOY

·         El Gobierno se concentra en la visita clave de Merkel para evitar más condiciones

·         Las elecciones gallegas llegan antes de la decisión clave sobre pensiones

Mariano Rajoy se concentró este lunes en un asunto descuidado hasta ahora pero que empieza a preocupar en su entorno: el PP. Las bases del partido y en especial una buena parte de sus votantes parecen cada vez más inquietos. Las cosas no van bien. Las encuestas tampoco. Y Rajoy reunió a su cúpula para pedirles apoyo y anunciarles que va a seguir tomando decisiones duras.

El presidente no fue claro en el asunto central de las próximas semanas y casi de su mandato, el nuevo rescate que está encima de la mesa. Solo dijo que “hará lo que sea más conveniente para los intereses de los españoles”. Pero de su discurso, todos los dirigentes consultados sacaron una conclusión clara: el rescate suave, esto es, la petición expresa al fondo europeo de que compre deuda española, se da por hecho.

Rajoy arranca una semana de nuevo clave con la vista puesta en dos frentes. Uno, el más importante, el internacional, con la visita de Angela Merkel a Madrid. El Gabinete de Presidencia, el equipo de Exteriores y el económico trabajan a pleno rendimiento para lograr que la visita sea un éxito. Llevan meses haciéndolo.

De momento han logrado que Merkel no venga a una visita rápida y convencional. Llega con una comitiva de empresarios alemanes teóricamente dispuestos a invertir. Y además, y más importante desde el punto de vista simbólico, se busca que la canciller muestre su apoyo a España no solo en la rueda de prensa con Rajoy, sino en un gran acto en Moncloa con empresarios españoles y alemanes que ambos clausurarán. De forma especialmente simbólica, al encuentro se ha invitado a Cándido Méndez (UGT) y José Ignacio Fernández, Toxo (CC OO), que confirman su asistencia.

Rajoy y su equipo trabajan para lograr convencer a Merkel de que España es un país serio que está cumpliendo, y si tiene que pedir ese nuevo rescate no debe ser con nuevas condiciones. Esa es la obsesión de Rajoy, que teme que le presionen para que rebaje las pensiones, y ese, entre otros, es el objetivo del Gobierno para la visita de Merkel.

El otro frente que preocupa a Rajoy es el de la política nacional, aunque le dedica mucho menos tiempo. En el Comité Ejecutivo, Antonio Basagoiti, candidato en el País Vasco, y Alberto Núñez Feijóo, en Galicia, fueron refrendados. Basagoiti intentará llegar, explicó, a ese 70% de vascos que se consideran vascos y españoles y luchar para frenar el independentismo. Pero lo que más preocupa es Galicia.

CC OO y UGT irán al acto con la canciller Merkel y los empresarios

Núñez Feijóo dejó claro que la mayoría absoluta está en el aire, aunque confía en mantenerla. El PP gallego teme que el malestar con los recortes de Rajoy le castigue como lo hizo con Javier Arenas en Andalucía, que no pudo lograr la absoluta. Aun así, Rajoy irá a la campaña, según explicó Dolores de Cospedal, porque “lo que está haciendo el Gobierno no es motivo ni mucho menos de ofensa ni razón para ocultarse”. No será, en cualquier caso, como la campaña de 2009, cuando Rajoy se instaló en Galicia. De hecho, tiene mucha agenda internacional durante la campaña.

Lo que más inquieta al presidente es tener que tocar pensiones. De hecho, las elecciones en Galicia se hacen antes de tener que comunicar, a finales de año, su decisión sobre las pensiones de 2013. Galicia tiene una de las poblaciones más envejecidas de España y este asunto es clave allí.

En esa línea, Rajoy explicó ante los suyos, en la reunión del Comité Ejecutivo, que las subidas de impuestos que ha decidido no le gustan, pero la alternativa era tocar las pensiones. El presidente explicó a los suyos que los Presupuestos que se presentarán este mes serán duros, y les pidió a los presidentes autonómicos que sigan haciendo esfuerzos. Eso sí, desgranó algunos datos positivos de exportaciones y animó a todos a aguantar y no asustarse ante las críticas de los rivales políticos.

http://politica.elpais.com/politica/2012/09/03/actualidad/1346703429_306517.html

EL GOBIERNO SE DESPLOMA EN MEDIO DEL DESÁNIMO DE LA CIUDADANÍA

El PP perdería ocho puntos si las elecciones se celebrasen ahora, según el CIS

Los españoles son cada vez más pesimistas sobre una posible salida de la crisis y crece la desconfianza en que el Gobierno vaya a solucionar los problemas. El PP ganó las elecciones el 20 de noviembre con el 44,6% de los votos. Si los comicios se celebrasen ahora, obtendría ocho puntos menos, según el barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) publicado ayer. Se trata de un sondeo hecho entre el 2 y el 10 del pasado mes julio, un día antes de que el presidente, Mariano Rajoy, anunciase el ajuste más duro de la democracia, con medidas como la subida del IVA, recortes a los funcionarios o reducciones en la prestación por desempleo.

Rajoy es el presidente que ha iniciado su mandato con el país en las peores circunstancias económicas y el que más desgaste ha sufrido en los primeros meses de Gobierno, al menos desde 1996. Su caída en estimación de voto es solo comparable con la de José Luis Rodríguez Zapatero en 2008, cuando la crisis ya se hacía notar. No obstante, aquel descenso fue del 4%.

El desplome del PP ha permito a los socialistas acortar distancias. El PSOE obtuvo en noviembre el apoyo del 28,7% del electorado y quedó a casi 16 puntos de los populares. Hoy, esa ventaja se reduciría hasta los 6,7 puntos pero no han logrado rentabilizar el desgaste del Ejecutivo. Su resultado, según el estudio del CIS, apenas subiría 1,2 puntos.

Una comparativa entre el barómetro de enero, el primero con intención de voto de la era Rajoy, y el de julio permite comprobar que en el tiempo que los populares llevan gobernando los ciudadanos no perciben mejorías; al contrario. Si a principios de año el 86,6% de los entrevistados creía que la situación económica era mala o muy mala, el mes pasado ese porcentaje rozaba el 90%. Y sin perspectivas de cambios positivos: en enero, el 21,2% confiaba en una evolución favorable en el plazo de un año; en julio cayó hasta el 18,2%. Otro dato más: si hace siete meses el 15,2% de los encuestados que tenían trabajo veía bastante o muy probable que se quedarían sin empleo durante los siguientes 12 meses, ahora la cifra ha ascendido cinco puntos. Entre los parados, los que consideran poco o nada probable la posibilidad de firmar un contrato a lo largo del próximo año crece del 42% al 65%.

Principales preocupaciones

El listado de las cinco cuestiones que más preocupan a la ciudadanía se mantiene. Aunque descienden en intensidad, el paro y los problemas de índole económica siguen en primer y segundo lugar. No en vano, la cifra de parados ha crecido en 419.500 en los dos primeros trimestres del año, hasta los 5,69 millones, según la Encuesta de Población Activa. En esa lista se afianzan como tercer problema la clase política y los partidos, con un crecimiento del 17,8% al 25,4% de enero a julio. El desapego hacia los políticos aumenta, mientras es de ellos de quienes depende en gran parte la adopción de medidas que arreglen los problemas que atraviesa el país. En los primeros puestos de las preocupaciones se consolida también la sanidad, factor que tradicionalmente no había estado entre las principales inquietudes de los ciudadanos, al considerarse un servicio garantizado. Los recortes y medidas como el copago farmacéutico parecen poner en riesgo esa seguridad. La sanidad repite como quinto problema, por detrás de la corrupción, y crece del 8,1% al 10,4%.

Rajoy vs Rubalcaba

El presidente arrancó el año con mejor valoración que el secretario general del PSOE. Aunque suspendía, era el segundo líder político con más nota, por detrás de la portavoz de UPyD, Rosa Díez. Rajoy obtenía en enero un 4,5. Ahora su nota ha caído a un 3,3. Rubalcaba también ha perdido puntos, de un 4,25 a un 3,8, pero sube de la cuarta a la tercera posición. Tampoco ninguno de los dos genera confianza entre los españoles, aunque en este caso Rubalcaba sale peor parado. El 83,5% de los encuestados contestó en julio que tenía poca o ninguna confianza en el número uno del PSOE (el 74% en enero), frente al 77,9% (59,3% en enero) que señaló no tenerla en Rajoy.

Un Gobierno a la baja

También empeora la imagen de los ministros. En el primer examen que les hizo el CIS, tres superaban el 5: el de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón; la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, y la ministra de Fomento, Ana Pastor. Hoy, ninguno de los 13 supera el 4. El barómetro de julio, elaborado antes de que Gallardón realizase las polémicas declaraciones de que la malformación del feto no será razón para abortar, le mantiene como el ministro más valorado, pero con un 3,9. Ya son más de la mitad, el 56,1%, los que califican la gestión del Gobierno de mala o muy mala. El 57,6% ve de igual forma la oposición del PSOE.

Resto de partidos

Entre las demás formaciones con representación en la Cámara baja, la mayoría mejoraría su resultado si las elecciones fuesen ahora. Destacan el aumento de IU, que obtendría el 8,6% de los votos, frente al 6,92% de noviembre, y el de UPyD, que pasaría del 4,7 al 6,6%.

http://politica.elpais.com/politica/2012/08/06/actualidad/1344283777_313413.html

RAJOY GARANTIZA QUE HABRÁ DINERO PARA TODAS LAS COMUNIDADES QUE LO PIDAN

El presidente descarta subir el IVA y el IRPF y espera no acometer más recortes

Mariano Rajoy se esforzó ayer en restar importancia a la petición de rescate de Cataluña y en asegurar que estaba ya previsto y que será suficiente el fondo creado para que las comunidades que quieran acogerse a la ayuda. “No suponen ninguna sorpresa”, dijo en relación a las peticiones de rescate de Cataluña y la Comunidad Valenciana.

“No va a haber problema de agotamiento”, aseguró el jefe del Gobierno en presencia del presidente francés, François Hollande, con quien se entrevistó en La Moncloa. Su llamamiento a la calma estaba incluido en un contexto de gestiones ante la Unión Europea para intentar garantizar la solvencia de España y explicar que las ayudas a las comunidades no supondrán un aumento de deuda pública. Su tesis reiterada es que es Europa la que debe tomar medidas para evitar los diferenciales de intereses de deuda entre los Estados que, según explica, no se corresponden con la situación real de sus economías.

“El Gobierno es plenamente consciente de que hay comunidades con problemas” y “sé lo que van a hacer otras comunidades también. Estaba previsto, no suponen más deuda y es atender a las dificultades de liquidez y financiación que existen y que están complicando las cosas”, aseguró. El presidente del Gobierno mantuvo ante Hollande la idea de que aún no ha tomado la decisión sobre si España pedirá finalmente el segundo rescate a Europa. Su explicación fue que primero es necesario saber cuáles son las condiciones del Banco Central Europeo para los Estados que accedan a los nuevos fondos creados. Para eso es necesario esperar a que en las próximas semanas se defina la hoja de ruta para los próximos meses y la capacidad del BCE para intervenir en el mercado de la deuda de forma ilimitada y permanente. También a que el equivalente en Alemania al Tribunal Constitucional dé vía libre al nuevo fondo europeo al que se acogería España y que fue diseñado en la cumbre europea del mes de junio.

Hollande respalda a España para que retrase la decisión sobre el rescate

El presidente francés respaldó expresamente la explicación de Rajoy sobre la obligación de esperar a esos acontecimientos. El presidente español asentía y gesticulaba para mostrar su satisfacción al escuchar a Hollande decir que la decisión corresponde a su Gobierno y que no hay ningún tipo de apremio por parte de Europa para que se solicite ya ese rescate. Ese calendario europeo se superpone al electoral en España, tras la convocatoria de comicios anticipados en Galicia y País Vasco. Sobre la posibilidad de que el Gobierno retrase la petición de rescate a después del 21 de octubre, Rajoy descalificó como “mentes malévolas” a quienes hagan esta acusación. “No creo en las mentes malévolas. A estas alturas de mi vida lo único que me preocupa son los intereses generales de mi país”, dijo.

El jefe del Ejecutivo ve “malévolo” que se le acuse de esperar a los comicios del 21-O

En marzo, el Gobierno ya retrasó la aprobación de los Presupuestos del Estado para este año, para no aplicar los recortes antes de las elecciones autonómicas andaluzas. Ayer, Rajoy rechazó descartar expresamente que en los Presupuestos para 2013 vaya a haber más recortes: “Espero no tener que tomar decisiones tan difíciles”, dijo. Sí descartó que vaya a haber una nueva subida del IVA y del IRPF, a dos días de que entre en vigor la subida aprobada en julio que, según admitió ayer Rajoy, había sido negada expresamente antes por él.

http://politica.elpais.com/politica/2012/08/30/actualidad/1346350227_627636.html

RAJOY VE MALÉVOLO INSINUAR QUE ESPERARÁ AL 21-O PARA PEDIR AYUDA FINANCIERA

En rueda de prensa tras almorzar con el presidente francés, François Hollande, Rajoy ha asegurado que España decidirá si pide ayuda a Europa cuando el Banco Central Europeo (BCE) detalle cómo piensa intervenir en los mercados de deuda soberana para aliviar la presión sobre la deuda española.

Ha insistido en que dicha decisión "no tiene nada que ver con esas insinuaciones, si se han producido" y que considera que sólo pueden venir de una "mente malévola", que él asegura no tener.

"Lo único que me preocupa son los intereses generales del país", ha añadido.

Por su parte, Francois Hollande ha dicho entender que España espere, antes de pedir ayuda a Europa, a las clarificaciones del BCE, así como a la entrada en vigor del nuevo fondo de rescate europeo, entre otras cuestiones.

"España, como cualquier otro país, dirá lo que quiere hacer. Decidirá si sí o si no y cómo y cuándo", ha añadido el presidente francés.

http://economia.elpais.com/economia/2012/08/30/agencias/1346335593_488532.html

RAJOY DICE QUE AYUDARÁ A CATALUÑA IGUAL QUE A OTRA COMUNIDAD

El Gobierno catalán exige 5.023 millones de euros al FLA “sin condiciones políticas”

La petición de ayuda de Cataluña al Fondo de Liquidez Autonómico tardó poco en obtener respuesta por el Gobierno. El presidente, Mariano Rajoy, aseguró ayer que ayudará a Cataluña en las mismas condiciones que al resto de comunidades. Lo dijo tras reunirse con el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, solo minutos después que la Generalitat anunciara formalmente su petición de rescate. El Gobierno catalán exigió 5.023 millones de euros del Fondo de Liquidez Autonómico “sin condiciones políticas”, en expresión del portavoz gubernamental catalán, Francesc Homs. “Ayudaremos a Cataluña como al resto”, expresó Rajoy, que subrayó que no se desentenderá de los problemas de las comunidades. Rajoy se reunirá con el presidente de la Generalitat, Artur Mas, el 20 de septiembre. Mas quiere enfocar la reunión hacia el análisis de la propuesta de pacto fiscal que salió del Parlament en julio, aunque en el encuentro, señaló el presidente, se tratará “todo lo que se tenga que hablar”.

 Rajoy y Mas han concretado su reunión en un cruce de cartas. El líder nacionalista le escribió al presidente en julio adjuntándole la propuesta de pacto fiscal. Rajoy respondió comprometiéndose a “estudiar” la propuesta, e instando a Mas a ayudar a defender España ante la Unión Europea. “Confío en que en la reunión tengamos ocasión de tratar los diversos asuntos relevantes y en contar con su apoyo y el de todas las comunidades para, en el complejo contexto actual, impulsar nuestro país y nuestra posición en el entorno europeo”.

Marcha independentista

La respuesta llegó al buzón de la Generalitat el 2 de agosto, pero no se dio a conocer hasta el lunes. El Gobierno catalán ha soslayado el pacto fiscal y el posible rescate durante su mes vacacional centrándose en alimentar la polémica sobre su presencia en la marcha independentista organizada por la Diada el 11 de septiembre.

El Gobierno quiere usar esta marcha para armarse de fuerza ante la negociación con Rajoy. Pero la polémica se le fue de las manos a la Generalitat, tanto, que Homs se vio obligado a rebajarla varios grados. La filtración de la carta contribuyó a volver las aguas del Gobierno catalán a su cauce. Su partido, Convergència, echará el resto en la protesta, pero el presidente Mas no acudirá a la manifestación y el Gobierno catalán se centrará en los próximos meses en el pacto fiscal y en lograr que el rescate se haga “sin condiciones políticas”.

http://politica.elpais.com/politica/2012/08/28/actualidad/1346181779_967093.html

RAJOY MANTIENE LA INCERTIDUMBRE SOBRE EL SEGUNDO RESCATE

 El presidente del Consejo Europeo ofrece a España ayuda si la pide

El presidente del Ejecutivo dice que hará "todo lo conveniente para los intereses de los españoles"

Mariano Rajoy mantiene la incertidumbre sobre la posibilidad de que el Gobierno pida un segundo rescate. Asegura que aún no ha decidido si lo solicitará y niega tajantemente que haya empezado a negociar con la Unión Europea las condiciones de ese rescate, del que miembros del Gobierno hablan en privado y sitúan para el mes de noviembre.

Tampoco quiere hablar de las posibles condiciones que debería cumplir España para ese rescate, el segundo tras los 100.000 millones de euros solicitados el mes de marzo. España está aún en trámite de cumplir las condiciones del primero y, para eso, prepara la reforma del sistema financiero, que se aprobará este viernes, después de que la UE pidiera a España más tiempo para limar algunos detalles.

El presidente del Gobierno tuvo ayer el apoyo en su negativa del presidente del Consejo Europeo, Herman van Rompuy, con quien compareció ante los periodistas, tras un encuentro en La Moncloa. Van Rompuy negó también que haya ya conversaciones sobre ese hipotético rescate, pero dejó la puerta abierta a que pueda ser solicitado. Así, aseguró que si al Gobierno español le parece útil el ofrecimiento del Banco Central Europeo (BCE), las instituciones europeas “podrían tomar las acciones adecuadas” y explicó que la UE es corresponsable del origen de la crisis en España y, por tanto, debe contribuir a solucionarla.

“Estamos preparados para actuar rápidamente para salvaguardar la estabilidad financiera. Si persisten los desafíos de los mercados, los líderes europeos ya han mostrado su voluntad de ayudar a España”, añadió Van Rompuy.

El presidente del Consejo alabó los recortes impulsados por Rajoy y calificó de “muy valiente y ambicioso” el programa de reformas. Rajoy siguió atrincherado en la idea obvia de que el Gobierno “decidirá lo que considere mejor para los intereses de los españoles” y volvió a explicar que el problema español es de deuda y de haber gastado más de lo que se ingresa. Explicó que, por eso, el problema de la economía española es el alto interés que debe pagar por la deuda, especialmente, en relación a lo que pagan otros estados europeos. Citó que el propio presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, consideró “inaceptables” los diferenciales de financiación que soportan los diferentes países de la zona euro provocados por las dudas sobre el euro. Sin embargo, evitó pedir expresamente la intervención del Banco Central en el mercado de deuda.

Con Van Rompuy, Rajoy inicia una intensa agenda de reuniones con líderes europeos para buscar una salida a la crisis de deuda española. Mañana recibirá al presidente francés, François Hollande; la próxima semana a la canciller alemana, Angela Merkel, y la siguiente al primer ministro finlandés, Jyrki Katainen, y el 21 de septiembre se reunirá con el primer ministro italiano, Mario Monti.

http://economia.elpais.com/economia/2012/08/27/actualidad/1346081136_964054.html

RAJOY SE INCORPORA A SU DESPACHO EN LA MONCLOA TRAS DOS SEMANAS DE VACACIONES

El presidente se enfrenta a un otoño con una única prioridad: la economía pendiente del rescate

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se ha reincorporado hoy a su despacho en La Moncloa tras dos semanas de vacaciones en Galicia y Doñana, en las que ha mantenido contacto con líderes internacionales como el presidente estadounidense, Barack Obama, y ha despachado con el rey en Palma. Según fuentes del Ejecutivo, Rajoy efectuará hoy trabajo de despacho, ya que no tiene agenda pública para este primer día.

El primer acto público de esta semana, en principio, será el próximo viernes, cuando reciba al equipo español que participa en los Juegos Paralímpicos que se celebran en Londres. Lo hará después de presidir una reunión del Consejo de Ministros, en la que está previsto aprobar la prórroga del Plan Prepara, que regula la ayuda de 426 euros para parados sin otro tipo de cobertura. El miércoles Rajoy acudirá a la Zarzuela para mantener su despacho semanal con el rey, el primero tras la vuelta de ambos a Madrid.

El Consejo de Ministros tiene previsto, además, aprobar este viernes 24 un real decreto ley en el que se desarrollarán las líneas generales del conocido como "banco malo", al que las entidades que reciban ayudas deberán traspasar sus créditos problemáticos.

En cualquier caso, tras un mes de julio histérico y tres semanas de descanso tutelado por los mercados, el Consejo de Ministros esta semana abre un curso político con un solo centro de gravedad: la economía española, pendiente de un rescate exterior.

Las declaraciones del presidente, Mariano Rajoy han ido del “no habrá rescate” de hace un mes al “vamos a ver lo que hace el BCE y entonces, tomaremos la mejor decisión para los españoles” de la semana pasada. El rescate, suave o duro, parece estar hecho, y solo está por ver qué condiciones comporta. Fuentes del Gobierno han confirmado que el gasto en las pensiones, el único tabú, lo único considerado intocable hasta ahora, ya no lo es; y que los impuestos podrían volver a subir en breve. Hay que cerrar el año con un déficit equivalente al 6,3% del PIB y a ese dios se sacrificará lo que haya que sacrificar.

http://politica.elpais.com/politica/2012/08/20/actualidad/1345458350_334401.html

EL PRESIDENTE BUSCA LA INDULGENCIA

Rajoy acude a Almonte, localidad que celebra el Rocío Chico en el año jubilar

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, visitó ayer desde su descanso en Doñana a Almonte (Huelva), localidad que este fin de semana celebra el Rocío Chico. Esta semana ha comenzado el año jubilar, durante el que los cristianos que acudan al Rocío alcanzarán indulgencia plenaria sobre sus pecados. “A veces estamos pensando siempre en lo material, y al final los seres humanos somos sobre todo personas, con alma y con sentimientos, y esto es muy bonito y me reconforta mucho”, aseguró ayer Rajoy, que estuvo acompañado de la ministra de Empleo, Fátima Báñez, y el alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido.

La Virgen del Rocío regresa mañana a Almonte, una visita que solo hace cada siete años y que ahora coincide con la conmemoración del bicentenario del Rocío Chico (1813-2013), además del año jubilar mariano para la aldea almonteña. El año jubilar, otorgado por el papa Benedicto XVI, fue declarado acontecimiento de excepcional interés turístico, lo que supone la aplicación de rebajas fiscales para las empresas que colaboren en la celebración. Una concesión fiscal resaltada el pasado junio por Báñez, quien se encomendó a la Virgen del Rocío para salir de la crisis durante su anterior visita a Almonte, y en la que se mostró “muy emocionada”. Ayer, la ministra subrayó que Almonte está preparado para recibir a su patrona y a miles de peregrinos de todo el mundo.

Para el recorrido de la virgen por el Rocío y Almonte esta semana se espera una afluencia de peregrinos en torno a las 700.000 personas. Durante su visita, Rajoy se colocó la pulsera del Traslado 2012 e inició un recorrido que le llevó al Consistorio almonteño y a la catedral instalada por el Ayuntamiento en la plaza Virgen del Rocío. La hermandad matriz agradeció asimismo la visita de Rajoy a la localidad, lo que supone un “espaldarazo” a las celebraciones de estos días, informó Efe.

http://ccaa.elpais.com/ccaa/2012/08/18/andalucia/1345316441_583203.html

RAJOY DEDICA UNAS PALABRAS DE APROXIMACIÓN AL RESCATE

El presidente muestra una mayor predisposición a cumplir con lo que exige el BCE para sumarse a la intervención

“No hay novedad”. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, inició así su respuesta a la cuestión más habitual en las últimas semanas: si el Gobierno va a pedir ayuda al fondo de rescate europeo para que compre deuda pública española y reduzca así la presión de los mercados. Pero los inversores sí apreciaron algo nuevo en la explicación de Rajoy: una mayor predisposición a cumplir con lo que exige el Banco Central Europeo (BCE) para sumarse a la intervención en auxilio de España. Y eso tuvo su reflejo inmediato en la prima de riesgo española, el principal termómetro de la crisis financiera en la zona euro.

Inmediatamente después de la intervención de Rajoy, a las 13.30, el diferencial de la rentabilidad del bono español a diez años con el título alemán al mismo plazo (la prima de riesgo), acentuó las leves mejoras que atesoraba desde el arranque de la sesión. En apenas minutos pasó de bajar cinco puntos básicos a reducirse en 18, hasta situarse en 525. La relajación se extendió incluso a los bonos italianos, con un descenso inmediato de 12 puntos en su diferencial con los títulos alemanes.

En su respuesta, Rajoy empezó por reiterar lo ya dicho el pasado 3 de agosto, un día después de que el BCE manifestara su intención de tomar medidas extraordinarias para auxiliar a los países con primas de riesgo disparadas, pero siempre que los Gobiernos pidiesen antes ayuda al resto del Eurogrupo, legitimado para fijar condiciones por esa ayuda. El presidente pretende esperar a que el Banco Central Europeo aclare qué está dispuesto a hacer. “Hasta que no sepamos qué decisión toma el BCE nosotros tampoco tomaremos ninguna”, insistió.

Visita de Merkel

Lo que destacaron los analistas fue el paralelismo que hizo Rajoy con el rescate para la banca española, que el Ejecutivo pidió en junio. “Si nos parece razonable, ahora haremos lo mismo”, afirmó. Los inversores interpretan que si hay petición de ayuda, habrá una actuación contundente del BCE, beneficiosa para toda la zona euro.

Más allá de los matices en las palabras, la petición de ayuda al fondo de rescate está ahora condicionada a comprobar si el BCE se presta a aclarar qué piensa hacer: sobre la mesa está la reapertura del programa de compra de bonos en el mercado secundario. Para saberlo, habrá que esperar al próximo Consejo de Gobierno del Banco Central, programado el 6 de septiembre. Para ese día, Rajoy anunció ayer una visita más que simbólica: el viaje a Madrid de la canciller alemana, Angela Merkel.

http://politica.elpais.com/politica/2012/08/14/actualidad/1344975624_483083.html

RAJOY DEBE AÚN GRANDES REFORMAS

Bruselas exige cambios en la edad de jubilación, fomento del empleo juvenil y apoyo a las pequeñas y medianas empresas para evitar nuevos recortes

Tres de seis. En la quiniela de reformas que España debe llevar a cabo en los próximos meses si quiere evitar nuevas exigencias por parte de Europa, el Gobierno por ahora sale perdiendo. De los seis grandes bloques de cambios que reclama Bruselas, solo uno está definitivamente encarrilado, el que incluye golpes a los contribuyentes tan duros como la subida del IVA el 1 de septiembre o la retirada de la desgravación por compra de vivienda a partir de 2013. Otros dos requisitos—la consolidación fiscal y el saneamiento del sector bancario— se están llevando a cabo y habrá que esperar para ver si concluyen con éxito. Pero hay tres a los que el Ejecutivo de Mariano Rajoy todavía no ha metido mano en esta nueva vuelta de tuerca que pide la UE: los relacionados con el mercado laboral, las pensiones y las medidas para impulsar la formación y empleo de los jóvenes y el crecimiento.

Hay más aún. Porque el memorando de entendimiento —el contrato que el Gobierno firmó para obtener hasta 100.000 millones con los que rescatar a la banca española— señala las seis reformas ya citadas, y añade algunas más que por ahora no se han abordado. Entre otras, arreglar el problema del déficit de tarifa eléctrico, completar las conexiones de electricidad y gas con Francia o acelerar la liberalización de servicios profesionales. La flexibilización de los horarios comerciales aprobada el mes pasado supone un avance en esta dirección.

El cumplimiento de estas exigencias no es baladí: Bruselas y los Gobiernos europeos las mirarán con lupa cuando tengan que decidir si el previsible segundo rescate parcial —con el que se pretende relajar las tensiones en el mercado de deuda— conllevará nuevas medidas, eufemismo que suele traducirse en recortes.

“La parte sustancial del ajuste está hecha. No habrá nuevas medidas. Con las que hemos aprobado será suficiente”, dijo la semana pasada el ministro de Economía, Luis de Guindos. Pero este vaticinio solo se cumplirá si España logra cerrar este año con un déficit del 6,3% del PIB y si los socios europeos se dan por satisfechos con el resto de reformas.

En Bruselas reconocen el “esfuerzo impresionante” que ha hecho el Gobierno para reducir el agujero presupuestario y las reformas estructurales aprobadas, pero hay algunos aspectos que echan de menos. “Si la situación económica se deteriora en el segundo semestre, será muy importante que España se centre en las políticas de impulso a las pequeñas y medianas empresas, lucha contra la pobreza y generación de empleo”, señalan fuentes de la Comisión.

El Gobierno responde que está haciendo los deberes y que es demasiado pronto para hacer una valoración global. “Nuestro compromiso es claro y firme tanto en déficit como en el sector financiero. Para el primer objetivo hemos dado los pasos adecuados, y para el segundo estamos dentro de los plazos fijados”, responden en el Ministerio de Economía.

Bruselas reconoce que el Gobierno ha hecho un esfuerzo “impresionante”

La maraña de documentos legales que salen de Bruselas marcará muy de cerca todos los aspectos imaginables de la economía española. El procedimiento por déficit excesivo, el texto que fija el calendario para la consolidación fiscal hasta 2014, puede multar al Estado que se salga del camino marcado. Más preocupante aún sería un fallo en los objetivos del memorando de entendimiento, ya que podría suponer la cancelación de la ayuda financiera a la banca. Este es un documento fundamental. La Comisión y los Gobiernos de la zona euro examinarán su cumplimiento al detalle y servirá de base para el otro memorando que España tendrá que firmar necesariamente si finalmente pide ayuda al fondo de rescate europeo y al BCE para que compren su deuda pública.

Las recomendaciones específicas que señalan los seis bloques incluyen incumplimientos incluso en la poda del déficit público, el aspecto en el que se ha centrado el Gobierno. La Comisión Europea exige la creación de una agencia fiscal independiente encargada de supervisar la ejecución presupuestaria, pero en Madrid todavía no se ha oído hablar de este nuevo organismo.

Los puntos que van con más retraso son las pensiones y el mercado laboral

Los aspectos más retrasados tienen que ver con las pensiones y el mercado laboral. Bruselas quiere acelerar el periodo transitorio para elevar la edad de jubilación hasta los 67 años, que con las normas actuales comenzará en 2013 y culminará en 2027. Otro punto conflictivo es el llamado factor de sostenibilidad, un mecanismo para minimizar el impacto del envejecimiento de la población en la caja de las pensiones. El Gobierno ha anunciado su intención de llevar próximamente este asunto al Congreso, pero por ahora no hay más detalles. Otro aspecto fundamental es el impulso de las políticas activas de empleo, pero aquí no solo no se ha avanzado, sino que los Presupuestos recortaron la partida de unas políticas en las que España, con un paro estratosférico, ya tenía un gasto inferior a la media de los países de la OCDE.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ya ha dado su opinión sobre la peliaguda cuestión de imponer aún más ajustes a España. “No hay mucho más que se pudiera pedir a España si estuviera bajo un programa del FMI”, dijo la directora gerente del Fondo, Christine Lagarde, la semana pasada. La decisión final, según señalan fuentes comunitarias, será más política que técnica. Los líderes de la zona euro deberán examinar qué ha hecho el Gobierno de Rajoy hasta la fecha y qué más se le puede pedir. Será entonces cuando echen mano del listado de exigencias redactado en Bruselas y lo compararán con el panorama que ven en Madrid.

http://economia.elpais.com/economia/2012/08/11/actualidad/1344703085_349229.html

RAJOY PRESIONA A SUS BARONES PARA QUE RECORTEN MÁS Y ESTOS ACEPTAN

Los presidentes detallaron sus enormes dificultades para ajustar

La propuesta Feijóo de reducir su Parlamento cala en más regiones

Mariano Rajoy buscó un formato muy controlado, una reunión cerrada en la sede central del PP con todos sus barones autonómicos, con un comunicado final, sin rueda de prensa. Y logró su objetivo: trasladar el mensaje, internamente pero sobre todo externamente, de que todos los presidentes del PP —esto es, la mayoría del poder regional en España— se van a someter a su disciplina y están dispuestos a hacer muchos más recortes para cumplir el durísimo objetivo del 1,5% de déficit para 2012.

Rajoy lleva semanas trasladando que las autonomías “han hecho un gran esfuerzo pero tendrán que hacer un esfuerzo mayor”. Sin embargo, no todos los suyos le seguían. Quedó claro en el último Consejo de Política Fiscal y Financiera, donde por primera vez tres comunidades —Castilla y León, Extremadura y Galicia— se rebelaron contra ese objetivo de déficit y exigieron al ministro Cristóbal Montoro que lo relaje al menos tanto como se ha flexibilizado el del Estado gracias al nuevo objetivo fijado por la Comisión Europea.

Se rebelaron los consejeros con Montoro, pero ayer frente a Rajoy, en la calle de Génova, las cosas se suavizaron. Y para eso les había reunido. Para demostrar que el PP sigue siendo un partido monolítico. Eso sí, al presidente le costó casi seis horas, una de las reuniones más largas de la historia reciente, convencer a los barones para dar ese mensaje de unidad. Entraron a las 13.00 y, con algunas fugas anticipadas, el grueso salió casi a las 20.00.

En esas largas horas, almuerzo incluido, según varios de los presentes, todos los barones que gobiernan —también había dirigentes que están en la oposición—, con diferentes grados de dramatismo, le trasladaron sus enormes dificultades para cumplir el déficit de este año. Uno de los que lo dijo más claramente fue el de Murcia, Ramón Luis Valcárcel, según varios dirigentes. Valcárcel y el presidente valenciano, Alberto Fabra, son los dos únicos que hasta ahora han acudido al fondo de rescate aprobado por el Estado de hasta 18.000 millones ante la evidencia de que no pueden financiarse (FLA). Fueron los dos únicos que hablaron de este asunto. Se espera que otros también acudan al fondo, pero ayer nadie quiso desvelar sus cartas, ni siquiera ante sus compañeros.

Aguirre planteó que subir impuestos no es la salida a la crisis sino bajar los gastos

Rajoy planteó en la reunión la situación de emergencia que vive el país y la importancia de que las comunidades cumplan ese objetivo de déficit tan exigente también para lanzar un mensaje clarísimo de credibilidad. Y antes de que empezaran los barones a relatar sus problemas, ya les dijo que entiende sus dificultades, pero está obligado a pedirles más esfuerzos. Al contrario de lo que es habitual, Rajoy les lanzó un discurso muy largo, más de una hora, para arrancar una reunión que él necesitaba que saliera bien. También les habló de la situación europea, y les tranquilizó con la idea de que se encontrará una salida para reforzar el euro y para que se cumplan los acuerdos de la última cumbre. Esta semana es decisiva, con una reunión clave del BCE y la visita a Madrid el jueves de Mario Monti. Pero Rajoy no dio detalles sobre la solución final.

El presidente escuchó con calma toda la sucesión de enormes dificultades que le detallaban sus barones. Pero logró lo que quería: que todos suscribieran un comunicado final en el que se comprometen a cumplir el 1,5%. Incluso uno de los más claramente distanciados de los recortes más duros, como el extremeño José Antonio Monago, que tiene una compleja realidad política porque gobierna gracias a la abstención de IU, admitió que aunque él se abstuvo cuando se votó esa cifra en el último Consejo de Política Fiscal, ahora asume lo aprobado y la cumplirá.

No solo se habló desde el punto de vista económico. Los barones trasladaron el enorme coste político que están teniendo los recortes. Todos están sufriendo desgastes. El más preocupado, porque es el único que tiene elecciones a la vista, es el gallego Alberto Núñez Feijóo. Pero ayer tampoco quiso hablar mucho de sus elecciones aunque sí se concentró en un asunto clave para él. Feijóo logró que todos los barones le apoyen en su plan para reducir los parlamentos autonómicos. Ahora todos promoverán esas modificaciones, aunque solo serían efectivas dentro de tres años y la mayoría tendrían que modificar sus estatutos.

Arenas le contestó que la última subida del IVA es “obligada” por la crisis

Es un asunto muy bien visto por la sociedad aunque supone un ahorro pequeño a efectos de control del déficit, pero es Feijóo el más interesado. A él le beneficia directamente para intentar mantener su mayoría absoluta, según ha denunciado la oposición en Galicia con los números de las últimas elecciones en la mano. La reunión no se concentró ni mucho menos en eso. Lo que les preocupa tanto a Feijóo como a otros barones son los recortes reales, sobre todo en Sanidad, que es la que se lleva la parte mayor de los Presupuestos. Es ahí donde están haciendo y van a hacer más tajos. Sin embargo, es un asunto con mucho tirón y se colocó entre los destacados en el comunicado final del PP.

Esperanza Aguirre protagonizó un interesante cruce político con Javier Arenas. La liberal Aguirre defendió que no cree que la solución pase por subir impuestos sino más bien por la vía de los gastos, por recortar más. Dijo que ella, como hizo Irlanda, rechaza subir impuestos en Madrid. Arenas le contestó que a nadie le gusta, pero que subir impuestos ahora ha sido algo “obligado” por la crisis y la caída de recaudación. Como ya le había contestado Arenas, Rajoy no entró. Aguirre, siempre verso suelto, pidió además al presidente que modifique más leyes para reducir la cartera de servicios que obligatoriamente tienen que prestar las autonomías.

Rajoy pidió a los barones apoyo político para las reformas y que las expliquen bien en sus comunidades para que los ciudadanos las entiendan. Ellos le contestaron con varias críticas a la política de comunicación del Gobierno, un clásico ya, y sobre todo con la petición de más información, de que se cuente con el partido también en las autonomías, porque se enteran de las reformas como los demás, por la prensa. Pero todos se comprometieron a apoyar las medidas y así quedó reflejado en el comunicado final, un claro mensaje de “prietas las filas”.

A la salida, todos los que hablaron reflejaron ese mensaje y repitieron una palabra: “unidad”. “Somos una familia y hay que hacer piña pese a las dificultades”, resumió Antonio Basagoiti, líder del PP vasco.

El objetivo de Rajoy era claro: que el PP vuelva a ser un bloque y que hoy, cuando se reúna de nuevo el Consejo de Política Fiscal para revisar sus planes de reequilibrio presupuestario, no se repitan las rebeliones de la última cita. Todo indica que al final, tras seis largas horas de charla, lo logró.

http://politica.elpais.com/politica/2012/07/30/actualidad/1343680852_649009.html

HORA Y CUARTO CON MERKEL

Los líderes sindicales Toxo y Méndez pidieron una reunión con la canciller para explicar su visión sobre la situación española ante el ninguneo de Rajoy

Rajoy se reúne con Méndez y Toxo tras la entrevista de los sindicalistas con Merkel

"Ya sé que estuvisteis con Merkel, me lo ha comentado”. Fue el saludo, un tanto irónico, de Mariano Rajoy, al tiempo que daba la mano, a Cándido Méndez e Ignacio Fernández Toxo cuando estos entraron la mañana del jueves al despacho del presidente en La Moncloa. “Pues sí, hemos podido explicarle a ella antes que a ti los acuerdos firmados con la patronal”, le espetaron con el mismo sarcasmo. Habían sido convocados con urgencia el día anterior y tuvo que ser después de que se reunieran con Merkel.

Los secretarios generales de UGT y Comisiones Obreras se habían reunido, en efecto, con la canciller alemana el 5 de julio en Berlín a petición propia y ante el desprecio que estaban sufriendo por el presidente del Gobierno de su país, que después de seis meses en el cargo no había dado respuesta alguna a las peticiones sindicales. Aunque fuentes de La Moncloa sostienen que Rajoy tiene organizada su agenda, la mediación de la canciller fue clave para la cita del jueves.

Toxo y Méndez habían solicitado a mitad de junio la reunión con Merkel a través de su homólogo de la Confederación Alemana de Sindicatos (DGB, en sus siglas alemanas), Michael Sommer, que, desde la discrepancia, mantiene una “estima personal” y “un buen clima” en las relaciones con Merkel. La calidad de presidente de la Confederación Europea de Sindicatos (CES) de Toxo, al que le toca por turno, facilitaba el encuentro; pero, sobre todo, influyó el interés mostrado por la propia Merkel por aprovechar la oportunidad que le daban los sindicatos de conocer desde otras voces la realidad española que tantas preocupaciones le está causando en los últimos meses.

La reunión se celebró en Berlín el 5 de julio a las 11 de la mañana

El objetivo inicial de los sindicatos era que el encuentro se produjera antes de la cumbre europea de finales de junio para dar a conocer a la canciller su visión de la situación española. La agenda de Merkel impidió que se vieran antes de dicho evento, en el que se aprobaron unas ayudas de hasta 100.000 millones de euros para rescatar a la banca española; pero sí lograron que fuese pocos días después. Merkel pidió que lo mantuvieran en secreto, condición que los dirigentes de UGT y CC OO respetaron escrupulosamente. Trascendió tras el encuentro con Rajoy y por otros cauces.

Merkel citó a los dos líderes sindicales en su amplio despacho de la Cancillería, un edificio moderno cuyo patio de honor está presidido por una estatua de Eduardo Chillida que representa la reunificación de Alemania. Allí llegaron con puntualidad teutona los dos sindicalistas a las 11 de la mañana acompañados por Sommer, que también asistió a la reunión. Habían aterrizado en Berlín el día anterior, lo que les había permitido preparar con sus anfitriones la cumbre sindical que se celebrará casi en paralelo a la hispanoalemana prevista para los primeros días de septiembre en Madrid. Asimismo, pudieron llegar relajados a la reunión con Merkel después de haber paseado por las míticas Unter den Linden y Puerta de Brandenburgo de la capital alemana.

Merkel recibió un resumen en alemán de los acuerdos de pensiones y salarial

El encuentro estaba perfectamente minutado: una hora de duración. Sin embargo, se extendió casi un cuarto de hora más, lo que demuestra la preocupación por España y el crédito que concede a los sindicatos españoles. Merkel, vestida con uno de sus típicos trajes chaqueta, en este caso gris, acudió con tres miembros de su staff (muy jóvenes los tres), así como una traductora, cuyo dominio del español era tan perfecto y sin acento que confundió a los invitados sobre su origen. Era alemana.

La canciller, tras ofrecer a los presentes un café y un refrigerio y detenerse en una gran foto conmemorativa del 20º aniversario de la caída del Muro en la que aparecen Helmut Kolh, Mijail Gorbachov y George Bush (padre), los tres principales protagonistas de aquel hecho histórico, entró en seguida en materia. Méndez y Toxo le entregaron un resumen, escrito en alemán, de los acuerdos firmados por los sindicatos y la patronal sobre pensiones y salarios y flexibilidad interna que no habían podido entregar a Rajoy. El primero, de tiempos del Gobierno de Rodríguez Zapatero, y el segundo, del pasado enero, ya con aquel en La Moncloa.

La canciller pudo conocer de otras voces la opinión sobre España

Merkel lo valoró y reconoció que ignoraba el alcance de esos pactos, quizá porque nadie se lo había explicado ni a ella ni a su gente. En todo caso, los sindicatos trataban de desmontar la imagen sobre ellos que se haya podido transmitir desde el Gobierno de Rajoy, que tiene el dudoso honor de haber sido el presidente español al que antes le han convocado una huelga general.

Los sindicatos le dijeron que las reformas de Rajoy no crearán empleo

Merkel, que llevó el peso de la reunión, estuvo muy interesada por la opinión sobre los problemas de España y sobre las reformas emprendidas por Rajoy, cuyo apoyo reconoció. La respuesta, que esperaba, fue negativa. Los dirigentes sindicales le subrayaron que las reformas no van a solucionar los problemas ni mejorar el crecimiento económico y que la reforma laboral, en concreto, no va a suponer ninguna solución para crear empleo y reducir el paro.

Todavía entonces no se habían anunciado las medidas de ajuste que el Gobierno aprobaría semanas después, en gran parte tomadas por la presión de Alemania, y que han envalentonado a los sindicatos, que encuentran motivos suficientes para convocar otra huelga general, y también a la población en general. La canciller también preguntó por las dificultades presupuestarias de las autonomías, sobre las que los dos sindicalistas se esforzaron por desarticular la leyenda negra que se ha trazado últimamente sobre ellas.

También hablaron de las protestas mineras y apenas profundizaron en el rescate y la posibilidad de intervención a España, quizá por el hecho de que solo hacía unos días que se habían aprobado las ayudas al sector financiero, del que Merkel sí recabó pareceres. Los sindicatos destacaron que esperaban que fluyera pronto el crédito en España para desatascar el bloqueo del consumo, aunque se mostraron incrédulos sobre la eficacia inmediata. Por otra parte, reseñaron la importancia de acabar con el problema de la deuda y reducir la prima de riesgo con la alemana. Sommer, que apenas intervino, defendió la aportación alemana a los rescates europeos y se preocupó por la amenaza de que los jóvenes españoles se conviertan en “una generación perdida”.

No hubo promesas de ningún tipo por parte de ningún implicado. La canciller aseguró que no se inmiscuiría en asuntos políticos internos españoles pero apoyaría el diálogo social en Europa. Sobre la reunión portavoces de la Cancillería aseguran que Merkel se reúne “regularmente” con agentes sociales, también procedentes de otros países. Estas reuniones tienen carácter “reservado”, de modo que el Gobierno no comenta oficialmente su contenido ni sus circunstancias. No obstante, en Berlín se nota cierta preocupación por que el encuentro pudiera haber molestado en Moncloa.

http://economia.elpais.com/economia/2012/07/28/actualidad/1343498153_674894.html

RAJOY, DESBORDADO POR LA CRISIS

Dos de cada tres españoles creen que, finalmente, la economía será intervenida

La peor crisis nos llega huérfanos de liderazgo político, y así los sacrificios son más difíciles de asumir. El desconsuelo se manifiesta en el 66% de los ciudadanos que creen que sería mejor para afrontar la crisis que otros políticos estuvieran al frente de los dos grandes partidos. Es aún más pronunciada la desmoralización por el hecho de que los votantes del PP y del PSOE estarían a favor de esa sustitución por desapego con sus respectivos líderes, y se remata porque la mayoría de los españoles aseguran que ni los dirigentes populares ni los socialistas tienen especial cualificación para sacar a España de la postración económica en que vivimos.

La desesperanza está también reflejada en la gran cantidad de españoles que afirman que el presidente del Gobierno está desbordado por la situación: un 78% asegura que no la tiene controlada; un 70% no percibe en él calma o tranquilidad; el 65% no le ve a la altura de las circunstancias; un 64% dice que ya no sabe qué hacer y un 59% que no ha sabido negociar ante Europa.

La impresión es tan desesperada, que dos de cada tres españoles están persuadidos de que, finalmente, nuestra economía será intervenida, aunque se mantenga que es mejor la pervivencia del euro y la existencia de la UE. Y no hay confianza en que pagarán los culpables de la crisis, porque el 80% cree que ni siquiera serán identificados y el 90% lamenta que no se haya intentado hasta ahora.

http://politica.elpais.com/politica/2012/07/28/actualidad/1343507140_836055.html

EL GOBIERNO VE UNA “ANÉCDOTA” REVELAR LA AGENDA DE RAJOY

Santamaría defiende que el presidente no informe de con quién se ve y habla “por el interés general”

Una semana detrás de otra, la agenda del presidente del Gobierno está prácticamente vacía. El martes, miércoles y jueves de esta semana no preveía nada. Compararla con la de cualquier otro líder europeo impacta. Por ejemplo, François Hollande. El mandatario francés tenía 16 citas de agenda esta semana, entre ellas un encuentro con la prensa. Ni un solo día vacío. Mariano Rajoy solo tres actos convocados, ninguno con preguntas. Y tres días en blanco, aunque al final se pasó toda la tarde del martes en el Congreso.

No es que Rajoy no haga cosas, obviamente no para. La cuestión es que no las cuenta. En ocasiones no se sabe ni siquiera dónde está. Al contrario de lo que sucede en la mayoría de los países de nuestro entorno, el presidente del Gobierno no informa de ninguna de las gestiones que hace para resolver la crisis. Se dice que está manteniendo muchos contactos internacionales, pero no se explica cuándo ni con quién ni para qué. Se sabe, por ejemplo, que la canciller alemana, Angela Merkel, y Hollande hablaron ayer sobre España, pero no se sabe ni con quién habla ni con quién se ve Rajoy.

El jueves se llegó al extremo de la celebración de un encuentro con los dos líderes sindicales, Ignacio Fernández Toxo (CC OO) y Cándido Méndez (UGT) sin anunciarlo; sin que, por ejemplo, se haya difundido ni siquiera una fotografía de la cita. Y sin dar cuenta de su contenido ni por supuesto responder preguntas. Hace casi un mes que Rajoy dio su última rueda de prensa. Preguntada por este asunto, precisamente en el día en que se aprobaba la Ley de Transparencia, Acceso a la Información Pública y Buen Gobierno, la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, mostró que al Gobierno no le preocupa la opacidad de la agenda de Rajoy, una cuestión que calificó de “anécdota”. “La Ley de Transparencia es mucho más que la anécdota de saber qué hace en cada momento el presidente del Gobierno. La Ley de Transparencia es un elemento claro para luchar contra la corrupción. Los ciudadanos podrán ver todos los contratos administrativos. Eso a lo mejor no tiene tanto interés mediático pero desde luego tiene un gran interés público”, arrancó Sáenz de Santamaría.

“Me pregunta por la agenda del presidente del Gobierno, seguro que me lo dice porque al presidente de los EE UU le conocemos la agenda”, insistió. “Pues mire, hay reuniones del presidente que son públicas y otras que, como es lógico, o porque el interlocutor prefiere que sean discretas, o porque uno está negociando y está hablando, tiene que hacerlo con el necesario sigilo, pero siempre buscando el interés general. Algunas reuniones son públicas y otras no es que sean secretas, es que son privadas”, señaló en referencia a la cita con los sindicatos. “Qué quiere que le diga, como contemos lo que hacemos las 24 horas del día, daría para mucho, quizá, pero no cumpliríamos el objetivo de la ley. De la transparencia a perjudicar la labor de algunos dirigentes que a veces piden reuniones discretas…”, remató dejando esa incógnita sin resolver.

http://politica.elpais.com/politica/2012/07/27/actualidad/1343400364_130848.html

RAJOY MANIOBRA POR TODOS LOS MEDIOS PARA INTENTAR EVITAR EL RESCATE TOTAL

·         Guindos viaja a París para reunirse con su homólogo Moscovici

·         El Ejecutivo busca un eje de presión con Italia y Francia

·         Guindos y Schäuble: "El mercado no refleja la realidad española"

·         Expertos advierten que el rescate total es cada vez más probable

Todos los planes están fallando y la sensación de angustia que trasladan todos los ministros es absoluta, pero hasta el último momento Mariano Rajoy y su equipo siguen intentando por todos los medios evitar el rescate total que no solo supondría un golpe demoledor a su Gobierno —la crisis sería inminente, aunque nadie se plantea de momento la caída de Rajoy, sí necesariamente de parte del equipo económico— sino sobre todo un desastre económico para España, con el cierre definitivo de los mercados y recortes aún más brutales.

En el Gobierno hay división de opiniones. Todos quieren alejar el fantasma del rescate pero una parte del Ejecutivo empieza a verlo como inevitable. Rajoy y su equipo más directo trabajan con gran secretismo y nadie oculta en privado que están encima de la mesa todos los escenarios. El del rescate ni siquiera es el peor, también está la ruptura del euro y la suspensión de pagos de España.

El Ejecutivo, sin embargo, trabaja con todo lo que tiene a su alcance para intentar evitar esos tres escenarios y lograr la ansiada intervención del BCE. El principal encargado de esta tarea es Luis de Guindos, que este martes se fue a Alemania a ver al ministro de Finanzas de Angela Merkel, Wolfgang Schäuble, y a última hora cerró otra cita hoy en París con Serge Moscovici, ministro de Economía francés. Economía niega absolutamente que Guindos haya ido a Alemania a preparar el terreno para un rescate total, aunque también hubo un viaje similar poco antes de pedir el rescate bancario en junio.

Desmentido radical de Italia y Francia tras una nota de Méndez Vigo

También Rajoy está multiplicando sus contactos. El Gobierno sigue sin desvelar nada sobre ellos, pero sí admite que se está buscando una estrategia de presión sobre Alemania similar a la que se puso en marcha en la pasada cumbre del 28 y 29 de junio. Fuentes del Ejecutivo señalan que Mario Monti, muy interesado en que no caiga España, llamó ayer a François Hollande para trabajar en esa estrategia de presión. Monti vendrá a Madrid el 2 de agosto, aunque antes de eso tiene que pasar algo, dice el Ejecutivo, porque España no puede aguantar con una prima muy por encima de 600 puntos.

El contacto de Moncloa con el Gobierno alemán es constante, repiten en el Ejecutivo. Pero también admiten que las posiciones siguen siendo durísimas, algo que achacan a la presión interna que tiene Merkel. La canciller, además, se va de vacaciones en plena tormenta. En el Gobierno ya no se niega que la tensión entre Rajoy y Merkel es importante después de la última cumbre y se señala que las posiciones de Schäuble parecen más flexibles.

A los ministros se les ha trasladado la idea de que a nadie le conviene el rescate, que España es demasiado grande, que no hay dinero suficiente en Europa y por tanto se confía en que haya una solución de última hora que pasaría por el BCE. Se les ha explicado que no tiene sentido el rescate porque después de España iría Italia, y el euro correría aún mayores riesgos. Se les ha dicho que para Alemania es mucho más rentable una intervención del BCE que un rescate total, porque los alemanes tendrían que poner buena parte del dinero.

Aunque se decida pedir un rescate, se negará hasta el final

Sin embargo, las decisiones definitivas se manejan entre Rajoy, Luis de Guindos, Álvaro Nadal y reducido número de colaboradores. Si se ha decidido ya pedir el rescate, se negará hasta el último minuto.

El malestar con Alemania es cada vez mayor, aunque en público no se dice nada. Y el rescate total, que los mercados empiezan a dar por hecho, se pronuncia ya con todas las letras por dirigentes europeos. El ministro francés de Asuntos Exteriores, Laurent Fabius, señaló que espera que no sea necesario un rescate total de España y reclamó la intervención del Banco Central Europeo (BCE) o del fondo de rescate.

En el Gobierno español está casi asumido que forzar la intervención del BCE es muy difícil por la negativa alemana. La desconfianza del Gobierno alemán en España parece importante tras la cumbre. Otra posibilidad, apuntada por Fabius, es la de que el fondo de rescate compre deuda española, aunque eso conllevaría condiciones muy duras.

Rajoy, angustiado, busca complicidades políticas, y ayer estuvo un buen rato en los pasillos del Congreso trasladando la situación a Josep Antoni Duran, portavoz de CiU y una persona conocedora de los entresijos europeos. Pero sobre todo el presidente buscar presionar, con ese eje Italia-Francia-España, para que se cumplan rápidamente los acuerdos de la última cumbre.

Aunque esa ansiedad le jugó la tarde del martes una mala pasada. El Ministerio de Exteriores publicó una escueta nota en la que España, Francia e Italia exigían “la inmediata ejecución de los acuerdos del último Consejo Europeo”. “Hay un desfase preocupante entre las decisiones que se toman y la ejecución de dichos acuerdos”, asegura el secretario de Estado para la UE, Íñigo Méndez de Vigo, en ese comunicado. Francia e Italia desautorizaron de forma fulminante al Ministerio de Exteriores. El Gobierno retiró rápidamente la nota de la web del Ministerio y de la de Moncloa y lo atribuyó a un malentendido. “Esta información es alucinante. No se basa en ninguna realidad”, aseguró el Gobierno francés.

Fuentes francesas e italianas criticaron el error diplomático español. Méndez Vigo señaló después que el malentendido había quedado aclarado tras hablar con sus colegas. Todos quieren la aplicación rápida de los acuerdos, y hasta Alemania dijo que la desea, pero España se equivocó al plantear una especie de frente antialemán, según admitía ayer el Gobierno español.

http://economia.elpais.com/economia/2012/07/24/actualidad/1343159038_917842.html

RAJOY SE REÚNE CON MÉNDEZ Y TOXO TRAS LA ENTREVISTA DE LOS SINDICALISTAS CON MERKEL

El presidente accede a verse con los líderes sindicales a raíz de su cita con la canciller

La convocatoria se enmarca en la cumbre hispano-alemana de septiembre

El presidente del Gobierno se ha reunido esta mañana con los dos secretarios generales de los sindicatos UGT y CC OO, Cándido Méndez e Ignacio Fernández Toxo, según han informado en fuentes conocedoras del encuentro, que es el primero que tiene con ellos desde que llegó al poder. La reunión, que se ha prolongado durante dos horas en La Moncloa, ha tenido lugar a raíz de la entrevista que los sindicalistas tuvieron hace pocos días de forma confidencial con la canciller alemana, Angela Merkel.

La cita con la canciller se enmarca en los preparativos de la cumbre hispano-alemana que tendrá lugar a principios de septiembre. Fueron los sindicatos quienes solicitaron la entrevista con la canciller, aunque ahora ha sido el presidente quien ha pedido conocer la opinión de Méndez y Toxo y el contenido de la reunión con Merkel.

En la entrevista, Rajoy y los líderes de UGT y CC OO también han hablado de la situación financiera y económica de España, condicionada por el recrudecimiento de la crisis de deuda del euro. Además, Méndez y Toxo han aprovechado la cita para trasladar al jefe del Gobierno su rechazo a los recortes recién anunciados por el Ejecutivo. En su opinión, tal y como han demostrado con las movilizaciones en la calle, estos ajustes no son la solución para el país.

Rajoy se reunión con Méndez y Toxo, así como con el líder de la patronal CEOE, Juan Rosell, durante la campaña electoral. Sin embargo, no había accedido a una nueva entrevista desde que ganó las elecciones pese a las sucesivas peticiones de los sindicalistas.

http://economia.elpais.com/economia/2012/07/26/actualidad/1343318325_486303.html

RAJOY ALERTA: "HAY INSTITUCIONES EN ESPAÑA QUE NI SIQUIERA PUEDEN FINANCIARSE"

El presidente advierte que la reformas de la UE "no sirven para nada" si no se soluciona el problema de la deuda

"Todo esto no sirve para nada si no nos podemos financiar", ha advertido esta mañana el presidente español, Mariano Rajoy, a su llegada al encuentro que los líderes del Partido Popular europeo mantienen con carácter previo a la Cumbre europea que se inicia esta tarde en Bruselas. Rajoy ha recordado que España apuesta "por más Europa"; por una mayor unión bancaria, fiscal y económica y por una mayor integración de los mercados; así como por algunas medidas concretas como la posibilidad de que el Banco Europeo de Inversiones (BEI) pueda financiar a las pequeñas y medianas empresas lo que resulta básico para la creación de empleo. Pero ha subrayado que con carácter urgente hay que resolver el problema de la sostenibilidad de la deuda de países como España e Italia. "Estamos financiándonos a unos precios muy elevados y hay muchas instituciones públicas que ni siquiera pueden financiarse", ha advertido. "Este es un tema capital. La Unión Europea y la Unión Económica y Monetaria [el Eurogrupo] tienen que ser conscientes de que esto es así y de que alguna decisión habrá que adoptar".

Rajoy no se ha mostrado muy optimista. Ha advertido de que algunas propuestas podrán ser aprobadas en esta cumbre y otras no. "Es verdad que las decisiones en la mayor parte de los casos, se toman por unanimidad y eso complica las cosas", ha alegado. Entre las que no se aprobarán estará la posibilidad de que el préstamo europeo para recapitalizar la banca española vaya directamente a las entidades financieras sin la intermediación del Estado. Tras haber defendido durante semanas esta opción, Rajoy ha dicho hoy que "tiene sus ventajas e inconvenientes" y que en todo caso, se plantearía dentro del proyecto de unión bancaria a medio plazo. "No veo que eso quede hoy resuelto de manera definitiva", ha concluido.

En el almuerzo que los líderes del Partido Popular Europeo celebran en la Academia Real, participan hasta 12 jefes de Estado y de Gobierno, incluida la canciller alemana Angela Merkel, principal obstáculo con el que tropieza la pretensión de Rajoy de que el Banco Central Europeo o el fondo de rescate compren bonos españoles para frenar la presión de los mercados y reducir el tipo de interés, que ha rozado el 7% en las últimas subastas.

http://internacional.elpais.com/internacional/2012/06/28/actualidad/1340886175_588465.html

ESPAÑA PIDE AYUDA Y OFRECE SACRIFICIOS

Rajoy anuncia nuevas medidas económicas "por difíciles que sean"

Bruselas afirma que entre las condiciones se incluye un mayor control del Banco de España

La sensación de que el euro se cae a trozos; la impresión de que ya no es este o aquel país, de que es el edificio europeo el que amenaza derribo. Pero primero los hechos: el Gobierno pidió este lunes formalmente el rescate para la banca a los socios de la eurozona. Grecia, Irlanda y Portugal preceden a España en esa ominosa lista de países que han acudido (con escaso éxito, por el momento) a la cicatera solidaridad europea, a la que sin solución de continuidad se suma ya una víctima adicional.

Chipre, la pequeña isla del Mediterráneo oriental, ha sido incapaz de sobrevivir al vendaval griego y pide ayuda a la desesperada. Italia es la siguiente víctima propiciatoria, y se especula incluso con que España tenga que ser intervenida con un rescate para toda la economía si la próxima cumbre, a priori tan decisiva como suelen ser las cumbres en esta crisis agónica, no consigue avances significativos. Los cinco países rescatados o en vías de rescate suman 75 millones de habitantes; una sexta parte del PIB de la Eurozona. Pero la pieza grande es España: a Bruselas le faltó tiempo este lunes para recordar al Ejecutivo que la petición lleva aparejada "en paralelo" un control estricto del ajuste del déficit y de las reformas.

Mariano Rajoy defiende que el rescate solo impone nuevas condiciones a los bancos, pero el mismo día en el que se hacía oficial la petición, y en plena zozobra en los mercados, el presidente dio muestras de que el mensaje de la Comisión va a misa. "Pronto, a lo largo de este año", dijo Rajoy, "habrá nuevas medidas económicas, por difíciles que sean". Más sacrificios, en fin, tras dos años de reformas laborales, recortes de salarios, despidos de funcionarios y subidas de impuestos por parte de Gobiernos del PSOE y del PP, que no han impedido que España se vea obligada a pedir socorro por el enorme agujero que ha dejado en la banca el pinchazo del ladrillo.

La carta enviada a Bruselas habla solo de condiciones financieras

En la carta remitida por el ministro de Economía, Luis de Guindos, al presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, solo hay referencia a la "condicionalidad financiera" que conlleva el rescate. No hay nada relativo al ajuste del déficit y a la necesidad de profundizar en las reformas, cuestión que sí se reflejó en el acuerdo del Eurogrupo que dio pie a la petición del rescate. Aparentemente, la idea era evitar mezclar en el debate condiciones antiguas (al Gobierno español), con condiciones nuevas (a la banca). Aparentemente, porque las palabras de Rajoy vuelven a colocar el debate de las condiciones en primera línea.

El movimiento táctico de Rajoy —se tomarán "grandes decisiones", "por difíciles que sean"— en un día tan señalado indica que el Gobierno tiene ya asumido que las sugerencias de Bruselas se han convertido en órdenes. El vicepresidente de la Comisión, Joaquín Almunia, recordó que todas las recomendaciones europeas son obligaciones para los países con desequilibrios presupuestarios, más aún cuando un rescate les pone bajo la lupa de sus socios. Eso, traducido a la situación española, significa que el Gobierno tendrá que subir el IVA, aprobar el retraso de la edad de jubilación antes de lo previsto o, según anunció Bruselas, ceder soberanía en organismos supervisores como el Banco de España —con su credibilidad herida de muerte por los continuos ataques del propio Ejecutivo— y la Comisión Nacional del Mercado de Valores. No hay ayudas multimillonarias a cambio de nada. "Pensar que hay países que dan dinero gratis es vivir fuera de la realidad", espetó Almunia. La Comisión, el FMI y el BCE ya estaban encima de España, en una intervención de baja intensidad que dura más de dos años y que se tradujo en una conversión a la austeridad del anterior jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, a la que han seguido recortes aún más duros por parte de Rajoy. Sin éxito: aquí está el temido rescate. Muy pronto, a partir del 9 de julio, se conocerán las condiciones europeas. Y, mientras, las misiones a España no se detienen: las visitas de los hombres de negro van a ser aún más frecuentes. La próxima llegará esta misma semana.

"Tengo el honor de dirigirme a usted en nombre del Gobierno de España para solicitar formalmente asistencia financiera para la recapitalización de las entidades financieras españolas que así lo requieran". Así arranca Guindos la misiva en la que se reafirma que la institución receptora del dinero será el Fondo para la Restructuración Ordenada Bancaria (FROB), "en representación del Gobierno de España". Esa es la mayor pega que ponen los inversores al crédito europeo para la banca española: las normas del fondo de rescate obligan a otorgarlo a través del Estado, lo que lleva a un repunte de la deuda pública española, ya muy castigada. El riesgo país español repuntó de nuevo ante el temor de los inversores. Para suavizar esa percepción, el Gobierno ha alimentado la expectativa de que es posible una inyección directa en la banca, pese a las sucesivas negativas de Alemania. Es una vía cegada en el presente, tal y como se reconoce en la carta al recalcar que el FROB actuará "en representación del Gobierno".

Aun así, Guindos no deja de reseñar que la materialización del rescate "tendrá en consideración las diferentes posibilidades disponibles en la actualidad, y aquellas que se puedan decidir en el futuro". Un agarradero al que asirse si las discusiones en el seno de la UE sobre cómo romper el vínculo entre la deuda bancaria y la deuda pública se materializan pronto en algún tipo de acuerdo, que hoy por hoy es poco probable. Un portavoz de la Comisión señaló a este respecto que las reglas actuales de los fondos de rescate "impiden la recapitalización directa de los bancos", a pesar de las insistentes peticiones de España e Italia. Esa cuestión volverá a ponerse sobre la mesa en la cumbre de esta semana, en el marco del proyecto de unión bancaria europea.

Almunia: "Pensar que hay países que dan dinero gratis es vivir fuera de la realidad"

El Ejecutivo vuelca su limitada capacidad de presión en arrancar las condiciones que menos devalúen el valor de la deuda pública, en lograr el tipo de interés más bajo (en torno al 4%) y el plazo de devolución más amplio posible (hasta 30 años, aunque el Ejecutivo descarta esa cifra). También debe precisarse aún si se usará para esta operación el fondo de rescate permanente cuando entre en vigor, algo por lo que aboga buena parte del Eurogrupo. En las normas de ese fondo se establece la preferencia en el cobro en caso de impago, en perjuicio de los inversores privados, lo que podría llevar a un mayor castigo de la prima de riesgo. El Gobierno también pelea en ese frente.

En cuanto a la cuantía del préstamo, la referencia es el reciente dictamen de los evaluadores externos, que la semana pasada aseguraron que los bancos españoles necesitarían entre 51.000 y 62.000 millones para recapitalizarse. Puede acabar siendo menos —la estimación es el resultado de escenarios extremos, y algunas entidades pueden captar capital por sí mismas—, pero también más: a falta de las evaluaciones entidad por entidad, es posible que Economía se quiera garantizar un colchón de seguridad. La cifra final será fruto también de una negociación en la que España tiene cada vez menor margen: los hombres de negro llegarán a finales de semana a Madrid para volver a indagar en las cuentas de los bancos y empezar a hablar de condiciones. Si nada cambia, el Estado será el responsable último de esa "línea de crédito" —como gusta en llamar el Gobierno al rescate— para los bancos. El Estado es aquí una manera elegante de decir el contribuyente español.

http://economia.elpais.com/economia/2012/06/25/actualidad/1340656403_309316.html

RAJOY ANUNCIA NUEVAS "MEDIDAS DIFÍCILES" PARA ESTE AÑO SIN PRECISAR CUÁLES

El líder de la CEOE pide al presidente del Gobierno una nueva reforma laboral

La maquinaria de las reformas no se ha detenido. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha anunciado nuevas medidas económicas. "Pronto, a lo largo de este año", ha proclamado ante un auditorio propicio, los empresarios que integran la asamblea de la CEOE. Pero no ha precisado más. Solo ha dicho que serán "difíciles" y que está dispuesto a "corregir lo que haya que corregir y reformar lo que haya que reformar".

Rajoy, en cambio, sí que ha pedido concreción a los socios comunitarios sobre las medidas a tomar para salvar el euro y afrontar la crisis bancaria y de deuda soberana. "El mensaje político debe ser contundente y el calendario de integración claro", ha reclamado, poco después de haber señalado uno de sus objetivos: "una agencia europea de deuda y emisiones conjuntas". Es decir, eurobonos.

"Se requieren acciones decididas y valientes, no solo a nivel interno también en la UE. La situación en Europa está en el punto de mira de los mercados, las tensiones aumentan y ello ya está afectando al crecimiento de la UE. De no revertirse, tendría consecuencias sobre los países de la Unión", ha advertido.

Antes de hablar Rajoy lo ha hecho el presidente de la CEOE, Juan Rosell. El líder patronal ha sido mucho más concreto que el presidente del Gobierno. En una intervención asentada en los datos, Rosell ha reclamado otra reforma laboral. Ha valorado la que el Congreso de los Diputados va a sancionar definitivamente esta semana. A continuación ha puesto el ejemplo de Alemania, donde el canciller Schröder desarrolló una reforma laboral en cuatro fases entre 2002 y 2005, la llamada reforma Hartz.

"Aunque, la reforma laboral ha sido profunda y es un primer esfuerzo y habrá que evaluar su impacto para continuar reformando, hasta conseguir que el mercado de trabajo español sea uno de los más flexibles de Europa", ha dicho. El presidente del Gobierno no ha recogido el guante. En su discurso ensalzó la reforma pasada, de la que dijo que buscaba reducir la diferencia de protección entre trabajadores fijos y temporales e incentivar la contratación indefinida, algo que todavía no se ha producido.

Rajoy exige a los líderes de la UE un "mensaje político" y un "calendario concreto"

En su discurso, el líder de la patronal trató de minimizar el problema del paro: "Sería bueno que cuando hablamos de paro en España, y lo comparamos con otros países, hiciéramos algunas observaciones: uno, nuestras cifras recogen como desempleados a los prejubilados; dos, el uso del contrato a tiempo parcial es la mitad que en Alemania; tres, nuestra tasa de actividad femenina ha subido 18 puntos en 30 años; cuatro, de los 10 millones de extranjeros que entraron en la UE 15 (los integrantes del euro) entre 1998 y 2008, el 50% vinieron a España".

Rosell también ha puesto deberes a los suyos, los empresarios, que se pusieran a la vanguardia de la negociación colectiva. "Es uno de los grandes compromisos que la CEOE y sus organizaciones deben asumir", ha expuesto.

http://economia.elpais.com/economia/2012/06/25/actualidad/1340627454_517091.html

RAJOY COMIENZA UNA CARRERA CONTRARRELOJ PARA EVITAR EL RESCATE DURO

Lo crucial de la economía es sencillo de explicar, por más ingeniería financiera que haya de por medio. España batalla para evitar que el llamado rescate suave que está negociando con Europa para salvar a la banca se acabe convirtiendo en un rescate duro en toda regla: el del propio Estado. El contagio funciona así: los bancos, podridos de créditos inmobiliarios tóxicos, necesitan del auxilio público; el Estado los rescata; se endeuda para ello; las dificultades se agravan; el ya alto precio del dinero sube todavía más; la desconfianza se agudiza; los mercados se cierran; la hucha pública para pagar las letras que vencen se va agotando y, al final, es el propio país el que acabar por lanzar el SOS.

La crisis de los bancos irlandeses ya arrastró a Dublín a pedir el rescate financiero de todo el Estado. Aunque las diferencias entre este caso y el español son enormes por la magnitud relativa de las ayudas, medida con relación al producto interior bruto (PIB). Las entidades irlandesas han necesitado inyecciones de capital que han superado el 40% del PIB de la isla (unos 70.000 millones). En España las auditoras externas fijan las necesidades del sector financiero en un máximo de 62.000 millones. Y aunque ascendieran a esos 100.000 millones que Europa está dispuesta a prestar al Gobierno, este dinero no representa ni el 10% del PIB español.

La deuda pública la compran bancos españoles, y eso complica la crisis financiera

La diferencia entre el círculo y el bucle es que el segundo ofrece una vía de escapatoria. Madrid y Bruselas se afanan en buscarla, pero el carácter vírico de la crisis financiera española tiene otra vuelta de tuerca: los principales prestamistas de la deuda pública española no son otros que los bancos españoles (nutridos por el Banco Central Europeo). Así que, si un día el Estado dejara de pagar parte de su deuda, acabaría castigando sobre todo a esa misma banca a la que ayuda. "Si el Gobierno español rescata a los bancos y la banca rescata al Gobierno, el sistema se convierte en una economía vudú", dijo el Nobel de Economía Joseph Stiglitz solo un día antes de que España solicitara el rescate al Eurogrupo.

Este es el motivo por el que el Ejecutivo de Mariano Rajoy ha intentado en todo momento que el fondo de rescate europeo inyecte directamente el dinero a las entidades con problemas y no aumentar la deuda pública ni los riesgos contraídos con la banca. Pero Berlín se niega en redondo. Enrocada Alemania, España acata, de momento, que los préstamos vayan al Estado y de ahí a la banca.

¿Qué cortafuegos puede evitar el contagio entre crisis bancaria y deuda pública? Esa es la gran pregunta del momento. Una parte de la solución está en manos del Gobierno. En las últimas semanas no hay analista que no reclame más claridad y solidez a la hoja de ruta del Gobierno. "España debería tomarlas recomendaciones de la Comisión Europea y el Fondo Monetario Internacional y ponerlas en marcha en plazo [de tiempo] más corto posible, el Gobierno tiene una holgada mayoría en el Congreso y puede hacerlo cuanto antes", apunta Antonio García Pascual, analista jefe para el sur de Europa de Barclays Capital. Entonces, opina, puede venir el apoyo más contundente del BCE y Europa, es decir, créditos más baratos para los bancos o la compra de bonos para frenar las altas rentabilidades.

Madrid ha puesto en marcha el ajuste más duro de la democracia. Pero muchos analistas se quejan de la falta de detalle de un programa que pretende recortar un déficit del 8,9% en 2011 al 3% en 2014. "Es necesario concretar las medidas fiscales para llevar a cabo el ajuste de 2013 en adelante, la composición en ingreso y gasto, además de ir más allá en la reforma laboral, reduciendo la dualidad", agrega Pascual.

El FMI cuestiona que España cumpla los objetivos de déficit y ha pedido a Rajoy más aceite de ricino: que suba el IVA, baje el sueldo de los funcionarios y elimine las deducciones por vivienda, entre otras medidas. Bruselas también pide una subida del impuesto sobre el consumo, así como acelerar el aumento de la edad de jubilación, entre otras medidas.

"Para que el rescate a la banca funcione, debe haber más medidas de la UE", dice un analista

"No hay alternativa si queremos seguir en el euro: España ha perdido la credibilidad y lo que debe hacer ahora es presentar un plan creíble, razonable. Se ha hecho una reforma financiera por partes, pero hay que abordar también los cambios de la función pública o profundizar en lo laboral", explica Xavier Vives, profesor de IESE y miembro del instituto alemán IFO. "La gran duda que tienen los mercados es si España va a poder pagar todo el dinero que debe fuera, sobre todo con unas perspectivas de crecimiento tan bajo" añade Vives.

La deuda neta externa española (la diferencia entre lo que presta y toma prestado del exterior) alcanza el 95% del PIB, el mismo nivel que la maltrecha Grecia y solo superada por la también rescatada Portugal, según datos del IFO.

Además de presentar un plan creíble y detallado, con un calendario lo más preciso posible, medidas cuantificadas y soluciones de reserva, el otro punto clave es evitar que se cierren los mercados a la financiación de la deuda. En este sentido, preocupa mucho la posibilidad de que el crédito europeo tenga carácter preferente respecto al resto de la deuda ya existente. Es decir, que si España cayese en impago, sus actuales y potenciales acreedores privados cobrarían después que los nuevos prestamistas públicos.

Las condiciones se están negociando ahora y algunos inversores lo ven crucial para evitar el rescate integral. El rescate de la banca española se puede realizar a través del fondo de rescate temporal (el EFSF), que no establece ese orden de cobro, o el mecanismo permanente (MEDE), que sí lo fija y podría provocar una estampida de inversores.

"Es un peligro, a menos que el préstamo oficial sea a muy largo plazo y con intereses bajos", apunta Daniel Gros, del laboratorio de ideas bruselense CEPS. "Una subordinación acabaría reduciendo aún más demanda de la deuda que el Estado aún debe emitir si quiere evitar un rescate integral", corrobora Gianluca Ziuglio, del banco de inversión suizo UBS.

En cambio, García Pascual, de Barclays, quita hierro a este aspecto: "Los bonistas privados están más protegidos con este acuerdo a pesar de la subordinación [concepto técnico que hace referencia al orden de cobro]. Si a España le dan un crédito al 3% y a 30 años, el bonista queda más protegido porque mejora la solvencia de España".

Los mercados no tienen suficiente con un programa de salvamento bancario, miran con recelo todo lo que pueda ocurrir dentro de seis años. Myles Bradshaw, de Pimco, otro de los grandes jugadores del mercado de deuda, lanza su advertencia: "Para que funcione, este rescate debería estar acompañado de otras iniciativas políticas a nivel europeo que cambie las expectativas de los inversores e incentive el retorno del capital a España. Sin esto, es difícil no ver este plan como un precursor de mayores problemas".

http://economia.elpais.com/economia/2012/06/23/actualidad/1340487561_676439.html

EL SALTO DE RAJOY A PRIMERA FILA

El jefe del Gobierno acaba con una foto clave una semana de examen internacional

En sus ocho años como líder de la oposición, Mariano Rajoy no viajó ni una sola vez a EE UU. Organizó solo dos fugaces saltos a Argentina y Colombia. Visitó poquísimos países europeos. Y hasta se perdió varias citas del Partido Popular Europeo (PPE) en Bruselas. El pragmático y poco viajero Rajoy —sigue con problemas de idiomas aunque está mejorando su inglés— entendía que su trabajo era otro. Llevó al extremo el famoso "menos Siria y más Soria" que un día aconsejó Jesús Posada a Aznar. Se concentró en España, en Andalucía y Cataluña, en ganar las elecciones. Dejó lo otro para más adelante.

Pero lo otro ha llegado de golpe. España, para desolación del presidente, está en el centro de las preocupaciones del planeta. Y en una sola semana, la que acaba ahora, Rajoy ha concentrado más citas internacionales que en ocho años. Ha dado un precipitado salto a la primera fila, que culminó el viernes con la cita con los líderes de Alemania, Francia e Italia en Roma. El presidente acaba la semana satisfecho, convencido de haber salido bien. Y eso que empezó bastante mal.

Rajoy llegó el domingo a Los Cabos (México) para participar en su primer G-20. Era un estreno muy complicado: España está en boca de todos, y no para bien. Al llegar a su hotel de lujo se mostró eufórico: "Lo de Grecia es una buena noticia para España y para el euro". Pero las cosas empezarían a torcerse enseguida. La prima de riesgo llegó casi a los 600 puntos y la Bolsa se desplomó. La "buena noticia" no había funcionado. Las dudas sobre el rescate bancario español pesaban más.

En Los Cabos las cosas tampoco iban bien. Una tras otra se complicaban todas las citas bilaterales que Rajoy tenía previstas: con el presidente chino, Hu Jintao; con el ruso, Vladimir Putin, y la brasileña, Dilma Rousseff. El presidente pasó toda la mañana en su habitación analizando con Jorge Moragas, Álvaro Nadal y Luis de Guindos un día durísimo. Pero no logró ninguna cita. Guindos sí se vio con Christine Lagarde. En su mismo hotel Mario Monti organizaba varias reuniones bilaterales y Rousseff se veía con Cristina Fernández, presidenta de Argentina y enemiga de Rajoy, mientras le dejaba a él para más adelante. Merkel tampoco perdía el tiempo y se veía a solas con Obama.

Al final empezó la cumbre el lunes por la tarde con la lista de citas a cero. Pero, poco a poco, la semana se fue enderezando. El G-20 en vez de una encerrona para España lo fue para Merkel. Todos, sobre todo Obama y el FMI, pero también países emergentes, desde India hasta Argentina, le exigía un giro para no frenar la economía mundial. Rajoy logró el martes algunas bilaterales: Brasil y China, aunque se cayó Rusia. Además, la foto con Obama, Merkel, Hollande, Monti y Cameron le colocaba en primera división.

Rajoy salió a toda prisa de Los Cabos para realizar un extraño viaje a Brasil en busca de inversores, sin mucho contenido político y que tenía un objetivo claro: lograr, a cambio de su presencia en la cumbre de desarrollo sostenible Rio+20, que Dilma Rousseff vaya a la cumbre iberoamericana de Cádiz a finales de año, que corre el riesgo de ser un fracaso si fallan muchos líderes.

Y después llegó Roma, el momento cumbre, con la prima de riesgo al fin por debajo de los 500 y una foto para la historia con los tres grandes del euro. Acabó bien, y eso que todo está saliendo al revés en sus planes. Rajoy apostó desde el primer día en La Moncloa por ser el socio más aplicado de Angela Merkel y su apuesta por la austeridad. Chocó casi desde el primer minuto con el italiano Mario Monti, un tecnócrata que representa todo lo que él no tiene: contactos internacionales, conocimientos económicos profundos, perfil internacional propio, y a la vez carece de lo que Rajoy más presume: una mayoría absoluta clara, un mandato de las urnas, el voto democrático.

"A Monti le quedan unos meses, no cuenta, Rajoy es de largo recorrido", decían los suyos con displicencia. En Francia apostó por Sarkozy. Ahora el pragmático presidente cambia sin inmutarse y se apunta al carro Hollande-Monti. Tanto que en el G-20 lanzó un inédito y tajante desmentido público de las palabras de Merkel. Su aliada ya no le vale, y se enfrenta a ella. El resultado de la nueva estrategia se verá en la cumbre en Bruselas.

http://politica.elpais.com/politica/2012/06/23/actualidad/1340479772_295939.html

RAJOY RECHAZA CELEBRAR EL DEBATE DEL ESTADO DE LA NACIÓN ESTE AÑO

Es definitivo. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha tomado la decisión de no celebrar el debate sobre el estado de la nación en el primer año de su investidura, según fuentes del Ejecutivo. Ni siquiera después del verano. Pese a la catarata de decisiones clave y polémicas en estos seis meses, como las reformas en sanidad, educación, mercado laboral, subidas de impuestos, nacionalización de bancos o el rescate bancario europeo, el presidente dejará el debate parlamentario más importante del año para 2013.

Rajoy sí promoverá un pleno del Congreso en julio, después del Consejo Europeo clave del 28 y 29 de junio, como es habitual tras esas cumbres. Ese debate sin duda se verá monopolizado por el rescate bancario y será una especie de sustituto del debate sobre el estado de la nación, que Rajoy ha rechazado celebrar.

En su entorno argumentan que nunca se ha convocado esta sesión después de unas elecciones y antes de que el Gobierno cumpliera un año. El precedente más parecido es el de 1990. Las elecciones se convocaron, de forma adelantada, en octubre de 1989. El entonces presidente del Gobierno, Felipe González, tomó posesión en diciembre de ese año y en 1990 no hubo debate del estado de la nación, que se dejó para marzo de 1991. Esos 16 meses sin debate dan argumentos a Rajoy, según su entorno, para justificar su decisión. Sin embargo, en 1990 González planteó una moción de confianza, que da lugar casi a otro debate de investidura, por lo que ese supuesto precedente es inexacto. El Ejecutivo insiste en cualquier caso en que nunca se celebró este debate antes de que un nuevo gobierno cumpliera un año.

Rajoy solo ha acudido al Congreso a las sesiones obligadas: las de control de los miércoles y una vez tras otra cumbre europea. Nunca de forma especial o voluntaria. De hecho, en La Moncloa se anunció que iría después de la cumbre informal de mayo, pero nunca lo hizo. Rajoy, un veterano parlamentario que se mueve con comodidad en los debates en el Congreso, está evitando sin embargo el choque. Algunos de los suyos explican que con una situación tan volátil y en la que él no se puede comprometer a hacer o dejar de hacer, un debate es un riesgo de que la realidad desmienta cualquier cosa que diga.

La decisión del presidente levantó enseguida las críticas de todos los grupos, salvo el PP. "Nunca más que ahora ha estado justificado un debate como este", aseguró Elena Valenciano. "La actitud del PP es una falta de respeto a los usos democráticos y confirma su voluntad de no dar explicaciones y de no comparecer ante los representantes de la ciudadanía", añadió la número dos del PSOE.

Los socialistas consideran que esta negativa se une a la "falta de transparencia" del Gobierno, por lo que cree que la decisión es "increíble" justo en un momento en el que "la sociedad espera que debatamos en profundidad de la situación del país en el Congreso".

La tesis de toda la oposición es que el Ejecutivo ha abusado de los decretos y ha bloqueado iniciativas en la Mesa del Congreso con su mayoría absoluta. Josep Antoni Duran (CiU) exigió que el debate se celebre en todo caso después de verano. Rosa Díez (UPyD) dijo que la decisión demuestra la "alergia" del presidente al Parlamento.

Rajoy, que antes estuvo en Río de Janeiro (Brasil) para participar en la cumbre de desarrollo sostenible Río+20 después de hacerlo en el G-20 en Los Cabos (México), y prepara el viaje a Roma de mañana, está preocupado por la situación de los mercados pero absolutamente decidido a seguir adelante cueste lo que cueste. Según fuentes del Gabinete, está dispuesto a asumir todo el coste político que sea necesario, y considera que el deterioro en las encuestas que está sufriendo es incluso pequeño dada la durísima situación económica y las medidas difíciles que está tomando.

El presidente, según señalan en su entorno, está tranquilo, porque es un político veterano que ha llegado a la cumbre de su carrera y ya no aspira a nada más, por lo que se siente con las manos libres para tomar medidas durísimas.

Rajoy, que este miércoles estaba en Río de Janeiro (Brasil) para participar en la cumbre de desarrollo sostenible Río+20 después de hacerlo en el G-20 en Los Cabos (México), y prepara el viaje a Roma del viernes, está preocupado por la situación de los mercados pero absolutamente decidido a seguir adelante cueste lo que cueste. Según fuentes del Gabinete, está dispuesto a asumir todo el coste político que sea necesario, y considera que el deterioro en las encuestas que está sufriendo es incluso pequeño dada la durísima situación económica y las medidas difíciles que está tomando.

El presidente, según señalan en su entorno, está tranquilo, porque es un político veterano que ha llegado a la cumbre de su carrera y ya no aspira a nada más, por lo que se siente con las manos libres para tomar medidas durísimas.

"Aun siendo consciente de las dificultades, este país va a salir adelante. Siempre hemos dicho que este primer año iba a ser duro. Lo importante no es que haya una crisis, que es importante, sino que haya un gobierno que haya hecho un diagnóstico, sepa lo que hay que hacer y lo haga. Estamos tomando medidas difíciles para preparar el futuro", les ha dicho Rajoy en la Casa de España de Río de Janeiro a un pequeño grupo de españoles residentes en Brasil. "Los españoles demostraremos que con arrojo, determinación y paciencia, marcando una línea y no separándonos nunca de ella vamos a salir adelante todos juntos", ha rematado.

http://politica.elpais.com/politica/2012/06/20/actualidad/1340208784_282831.html

RAJOY CAMBIA EL ESTADO DE LA NACIÓN POR UN DEBATE OBLIGADO SOBRE LA UE

El Gobierno ratifica para el 11 de julio la comparecencia de Rajoy

Más de un mes después de anunciarse el rescate comparecerá para explicarlo

Más de un mes después de anunciarse el rescate de 100.000 millones de euros para los bancos españoles, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, comparecerá en el Congreso para explicarlo. Será el 11 de julio y no lo hará de forma voluntaria o como concesión al resto de grupos parlamentarios, si no como respuesta a la obligación legal de dar cuenta del resultado de la cumbre europea.

Este viernes, la vicepresidenta, Soraya Saénz de Santamaría, respondió con la celebración de esta convocatoria cuando fue preguntada por la decisión de Mariano Rajoy de suprimir este año el debate sobre el estado de la nación.

"Habrá una comparecencia del presidente del Gobierno donde se hablará largo y tendido de Europa, que no es ni más ni menos que hablar de España y de la economía española, como bien conocen", explicó la número dos del Ejecutivo en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

Pero Mariano Rajoy ni siquiera ha querido tener el gesto de adelantar ese debate para que se celebrara la semana siguiente a la cumbre de los días 28 y 29 de junio, sino que esperará al 11 de julio para comparecer. No es ni siquiera un debate específico sobre el rescate, sino que serán los portavoces parlamentarios los que harán que se hable de este asunto. El día 26, el ministro de Economía, Luis de Guindos, ya avanzará en la comisión correspondiente del Congreso detalles del rescate, que fue anunciado el pasado 9 de junio.

Desde entonces, Rajoy ha participado en una sesión de control al Gobierno en el pleno, con la limitación de los dos minutos que le corresponden para contestar y a los portavoces para preguntar.

La vicepresidenta Saénz de Santamaría no explicó las razones de la supresión del debate del estado de la nación y se limitó a la comparecencia posterior a la cumbre europea. En este tipo de debates tasados intervienen todos los grupos con un máximo de media hora para cada uno de los portavoces y réplicas y dúplicas muy limitadas, supeditadas a la flexibilidad del presidente, Jesús Posada. Suelen durar unas cuatro horas. Por el contrario, el debate sobre el estado de la nación dura tres días, con intervenciones mucho más amplias y un debate y una votación de cierre de un centenar de propuestas de resolución que los grupos pueden presentar.

Todos los grupos, salvo el PP, han solicitado la comparecencia en pleno de Rajoy para que explique el rescate, pero los populares han bloqueado todas las peticiones hasta el momento. Desde que tomó posesión como presidente en diciembre, Rajoy solo ha comparecido las ocasiones tasadas por la ley y el PP ha bloqueado más de seis veces peticiones de la oposición.

Los grupos de la oposición han suscrito una proposición no de ley instando al Gobierno a convocar el debate sobre el estado de la nación

http://politica.elpais.com/politica/2012/06/22/actualidad/1340370931_068565.html

RAJOY, ¿PRIMER MINISTRO DE LAS ISLAS SALOMÓN?

El presidente español es presentado por un fallo de protocolo como el dirigente del país insular

Un fallo de protocolo ha precedido la primera intervención del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en la cumbre de la ONU sobre el desarrollo sostenible, Río+20. Rajoy ha sido presentado por el presidente del plenario como "el primer ministro de las islas Salomón", situadas en el Pacífico Sur.

Con más de dos horas de retraso, Rajoy aguardaba el turno de su discurso en esta conferencia de Naciones Unidas que se está celebrando en Río de Janeiro. Debía intervenir, precisamente, después del primer ministro de las islas Salomón, Gordon Darcy Lilo.

La persona que dirigía en ese momento la sesión plenaria ha dado la bienvenida al dirigente salomonense, pero, siguiendo las instrucciones de los encargados del protocolo, a la tribuna ha subido Mariano Rajoy. Sin hacer referencia al error, el presidente español ha dado las gracias y ha pronunciado su discurso.

"Gracias, su excelencia Mariano Rajoy Brey, primer ministro del Reino de España, por su discurso. Aprovecho esta oportunidad para pedirle disculpas por el error, a esta hora tardía", ha dicho después, a modo de excusa, el presidente del plenario.

En su discurso, Rajoy ha advertido de que solo los proyectos medioambientales viables desde el punto de vista económico serán sostenibles y ha abogado por una "economía verde" que aúne la protección del medio ambiente y la generación de empleo. El presidente español ha defendido "un mayor peso de las energías renovables en el mix energético", cada vez más eficientes y baratas gracias a los avances tecnológicos.

Otro de los desafíos es la presión demográfica, ya que en 2050 la población mundial superará los 9.000 millones de habitantes, lo que exige, en opinión de Rajoy, mejorar los sistemas productivos en la agricultura y el uso del agua. Se ha mostrado partidario asimismo de fomentar la sostenibilidad de los recursos marinos, mediante la protección de la biodiversidad de los ecosistemas y la continuidad de la actividad pesquera, erradicar la pesca ilegal y proteger las especies en peligro de extinción.

http://politica.elpais.com/politica/2012/06/21/actualidad/1340261648_815042.html

MARIANO RAJOY: SEIS ERRORES EN SEIS MESES

Preocupación en el Gobierno por el acelerado desgaste de la imagen del presidente.

Tras seis meses en La Moncloa, desde el Gobierno admiten que están preocupados por el acelerado desgaste de su imagen y, especialmente, por la del presidente, tanto fuera como dentro de España. Algunos ministros reconocen, en privado, que la gestión de la crisis económica está teniendo un efecto devastador. Esperan que al año que viene comiencen a notarse los efectos de las reformas emprendidas porque temen que, de no ser así, el Partido Popular no repita otra legislatura.

Hoy, 21 de junio, se cumplen seis meses de la toma de posesión de Mariano Rajoy como presidente del Gobierno. En este breve, pero intenso, periodo de tiempo ha habido varios momentos cruciales que han puesto a prueba al jefe del Ejecutivo y han revelado cómo afronta las crisis. Estos han sido los principales errores que han propiciado su desgaste:

1. SUS REITERADOS INCUMPLIMIENTOS

El presidente del Gobierno ha roto su palabra en varias ocasiones desde que llegó al poder. Mariano Rajoy aseguró que no iba a subir los impuestos y, tan sólo 11 días después de su debate de investidura, anunciaba un aumento del IRPF y el IBI.

Aunque lo más criticado fue su tijeretazo de 10.000 millones de euros en Sanidad y Educación. Y la forma en que lo hizo. Nadie quiso poner voz a la noticia y el dato se introdujo bien oculto entre los párrafos de una nota informativa.

Rajoy, que se había comprometido a no tocar los servicios públicos, calificó el recorte de "un pequeño esfuerzo" y pidió a la sociedad que entendiera que lo tenía que hacer por la gravedad de la situación económica. A ésta apela cada vez que se adoptan medidas impopulares. El presidente ya no desmiente una posible subida del IVA, negada reiteradamente, y crece el temor sobre una posible rebaja de las retribuciones de los empleados públicos. Desde el Gobierno sólo sitúan la línea roja en el despido de funcionarios y aseguran que no está previsto que se vuelva a elevar la edad de jubilación.

2. SU GESTIÓN ECONÓMICA, QUE NO OBRA "MILAGROS"

Rajoy prometió que con la victoria del Partido Popular se generaría confianza y España empezaría a recuperarse automáticamente. Sin embargo nada más ganar comenzó a señalar que no se podían esperar "milagros".

Medio año después, su gestión económica no solo no ha resuelto la crisis, sino que la situación ha empeorado. Él dice que es pronto para que se vean los resultados de las reformas que ha puesto en marcha y asegura que llegarán.

Pero bajo su mandato la rentabilidad del bono español a diez años ha superado la barrera del 7% por primera vez desde la entrada del euro y la prima se disparaba el lunes 18 hasta su máximo histórico al cierre: 574 puntos. El Gobierno, que antes criticaba a José Luis Rodríguez Zapatero por el alza del diferencial con el bono alemán, ahora minimiza su importancia. Además, en tan sólo seis meses se ha vivido un rescate a la banca. Y hay quien teme que con estos datos, llegue la intervención total de la economía española como ocurrió en Grecia, Irlanda o Portugal. Un fantasma que desde la Moncloa espantan continuamente explicando que no hay dinero suficiente en la Unión Europea para afrontarlo y que eso supondría la ruptura del euro.

Aun así, el principal problema para los españoles sigue siendo el paro. Rajoy ha reconocido que este año será difícil la creación de puestos de trabajo. Y el ministro de Economía, Luis de Guindos, no contribuyó a generar grandes expectativas augurando que hasta 2020 sólo se habrán generado dos millones.

Además, el PP, que había asegurado que no iba a abaratar el despido, terminó haciéndolo y dio además a los empresarios las herramientas para que fuera aún más fácil. La reforma laboral provocó que la primera huelga general a Rajoy se convocara justo cuando cumplía 100 días de Gobierno.

3. SU FALTA DE TRANSPARENCIA

Los ministros presumen de transparencia, pero el caso Bankia ha puesto en evidencia al Gobierno. El PSOE denuncia que se impone la ley del silencio y el PP pide "mirar hacia adelante". Su veto reiterado a que haya una comisión de investigación en el Congreso da al traste con todo su discurso y siembra la sospecha de que se está tratando de ocultar información comprometida y de proteger por encima de todo a sus responsables. Sobre todo a los últimos: Miguel Blesa y Rodrigo Rato, ambos vinculados al PP.

Rajoy ha hablado de esta crisis pero nunca ha hecho mención al ex vicepresidente económico. Fue él precisamente quien eligió a Rato para ese cargo enfrentándose a Esperanza Aguirre que quería colocar a su mano derecha, Ignacio González. En el partido, Rato es "sagrado". Al estilo de José María Aznar. Y nadie va a cuestionar en público su labor.

El PP se justifica diciendo que no hay comisión porque con los socialistas tampoco las hubo cuando estallaron otros casos, como por ejemplo el de caja Castilla-La Mancha e insiste en que para tratar este asunto ya existe la subcomisión parlamentaria del FROB. Para tranquilizar a la ciudadanía, los populares argumentan que la comisión se podría convocar en un futuro pero solo cuando se calmen las incertidumbres sobre las entidades financieras.

En la oposición, Rajoy tampoco quiso investigar dentro de sus propias filas el 'caso Gürtel' que salpicó a tantos dirigentes. Prefirió dejarlo en manos de la justicia y hubo que esperar años para ver cómo al final terminaban dimitiendo de sus cargos algunos de los implicados como el ex tesorero, Luis Bárcenas, o el ex presidente de la Generalitat valenciana, Francisco Camps.

4. SU OBSESIÓN POR NO DAR LA CARA

En la primera entrevista que concedió ya en la Moncloa, Rajoy sostuvo que iba a ser un presidente que iba "a dar la cara y no se iba a esconder". Pero a lo largo de este tiempo han sido muchos los casos en los que se ha visto que no ha sido así.

Desde el día en que salió por la puerta del garaje del Senado, cuando los periodistas le abordaron, hasta todos aquellos en los que ha habido que dar malas noticias y ha dejado la tarea en manos de su equipo. La mayoría de las veces, lo ha hecho Soraya Sáenz de Santamaría. Para algunos politólogos, Rajoy trata de evitar pasar la historia anunciando los recortes y que la gente los asocie directamente con él. Pero ha sido tan reiterado que, al final, surge repetidamente la pregunta de dónde estaba el presidente y por qué no sale a explicar sus ajustes.

Su decisión de no convocar este año el Debate sobre el Estado de la Nación es el ejemplo máximo de sus notorias incomparecencias en el Congreso. El Grupo Popular recuerda que se somete a las preguntas de la sesión de control y que también acude al Senado. Pero Rajoy lleva desde el 14 de marzo sin realizar una comparecencia monográfica a pesar de que los grupos de la oposición se lo han pedido repetidamente. Hasta julio no volverá a hacerlo y será para dar a conocer las decisiones que se adopten en el Consejo Europeo.

Los suyos defienden que aparece con frecuencia. Pero, lo cierto, es que el presidente se ha especializado en dar ruedas de prensa solo cuando está en viajes internacionales. Y, en España, cuando recibe a algún alto mandatario. En estos 6 meses sólo ha ofrecido dos ruedas en solitario en nuestro país. Una el 28 de mayo en el PP, tras finalizar un Comité Ejecutivo del partido, acuciado por la prima de riesgo. Y, la segunda, el 10 de junio, en la sede de Gobierno para acallar las voces que le reprochaban que se fuera al fútbol después del rescate a la banca y que no hubiera aparecido el día anterior delegando la responsabilidad de informar sobre un momento histórico y crucial a De Guindos.

Además, en este tiempo, el Gobierno ha tenido evidentes fallos de comunicación y descoordinación en los mensajes. "Pregúntenme a mí", llegó a decir Rajoy cuando se le comentó este asunto. El PP no quiere caer en la improvisación ni en los bandazos, que tanto reprochó a sus antecesores, pero ha tropezado en la misma piedra al pasar de una consigna inicial de "dramatización" a intentar lanzar mensajes "positivos".

5. SUS EUFEMISMOS

En su rueda de prensa de la Moncloa, Rajoy se negó a pronunciar la palabra "rescate". El presidente dijo que no pensaba entrar "en debates nominalistas". Él mismo sostiene que uno de los grandes errores de Zapatero fue negar la crisis y, para evitarlo, se comprometió a llamar "al pan, pan y al vino, vino". Pero ha obviado el coste político que tiene no llamar a las cosas por su nombre.

Rajoy dijo que su Gobierno diría la verdad y en estos últimos días es fácil comprobar que el "argumentario" de los populares trata de evitar, a toda costa, la palabra maldita. Para el PP los 100.000 millones de euros de rescate a la banca española se han convertido en "una línea de crédito", "un préstamo", "una ayuda" o "un apoyo financiero". Al presidente del Gobierno debía resultarle difícil pronunciar "rescate" tan sólo 13 días después de haber sostenido de forma rotunda que no iba a producirse.

No es el único caso de empleo de eufemismos. El Ejecutivo los usa desde el primer día bautizando a los recortes como "ajustes". Montoro llamó "recargo temporal de solidaridad" a la subida de impuestos. Y De Guindos habló de "términos hacendísticos" para referirse con rodeos al aumento del IVA.

6. SU ACTITUD

A Rajoy los suyos le ven como un superviviente, un hombre previsible, pragmático y siempre destacan de él su gran capacidad de resistencia. En la oposición ya la puso muchas veces en práctica. La diferencia es que ahora es el presidente del Gobierno y, como tal, ya no tiene tanto margen de maniobra porque los acontecimientos se le echan encima.

En los últimos días, al presidente se le ha visto muy poco humilde, a pesar de haber tenido que solicitar ayuda europea. Sacó pecho de sus contactos y fotos con los líderes internacionales. Y se jactó de haber sido él quien había presionado en las negociaciones con el Eurogrupo y no al contrario. Apareció muy seguro de sí mismo, satisfecho por el resultado. Tanto que llegó a molestar a algunos de los países rescatados. La prensa internacional destacó precisamente esa actitud y la incoherencia de que vendiera el rescate como un éxito. En Europa nos tacharon de "orgullosos" mientras los que rodeaban a Rajoy aseguraban que solo trataba de defender nuestros intereses.

No ha sido su único resbalón. También fue muy criticado cuando acudió a una cumbre de la Unión y presentó un 5,8% de déficit para España en 2012. "No he consultado a los líderes europeos. No tengo que hacerlo. Es una decisión soberana", dijo entonces. Poco después Bruselas fijó la cifra final en un 5,3%, un ajuste adicional de 5.000 millones de euros.

Los que rodean a Rajoy dicen que a ellos no les han llegado reproches de forma oficial y rebajan el triunfalismo del presidente asegurando que él dijo que la "línea de crédito" era una victoria no de España sino de toda la zona euro

http://www.cadenaser.com/espana/articulo/mariano-rajoy-errores-meses/csrcsrpor/20120621csrcsrnac_7/Tes

LA ACTITUD DE RAJOY TRAS EL RESCATE BANCARIO IRRITA A LA UNIÓN EUROPEA

La resistencia inicial del jefe del Gobierno y la estrategia de comunicación española crispan a los líderes de la UE. Berlín advierte que no acepta la presión internacional

La venta del rescate como una especie de victoria, las declaraciones acerca de que fue España quien presionó a Europa para obtener las ayudas, la laxitud de las supuestas condiciones del rescate, incluso el hecho de que Mariano Rajoy se marchara a ver la Eurocopa dando la sensación de tenerlo todo bajo control: todo eso ha acabado por levantar ampollas en Europa. Atenas, a escasos días de unas elecciones cruciales para el euro, reclama unas condiciones igual de ventajosas. Dublín y Lisboa, los otros dos países rescatados, no han tardado en pedir el mismo estatus que España, un "tratamiento equivalente", según la ministra irlandesa Lucinda Creighton. Fuentes europeas aseguran que España ha puesto a toda la eurozona en una situación complicada, en medio de la incertidumbre por la crisis política griega, con los países acreedores —encabezados por Alemania y sus satélites, Finlandia, Austria y Holanda— exigiendo dureza en la condicionalidad del salvavidas a la banca española para evitar que los demás rescatados soliciten lo mismo. En fin: hay crispación en las grandes capitales europeas, en las de los países salvados por las ayudas y en Bruselas.

Y hay presión en los mercados: el rescate español no funciona, a juzgar por el alza continua de la prima de riesgo española, que solo se relajó el pasado lunes a primera hora. Desde entonces, los intereses de la deuda no han dejado de subir. Esta mañana la prima de riesgo ha abierto en los 540 puntos tras la rebaja de nota de la agencia de calificación de riesgos Moody's, que ha dejado la solvencia de España al borde del bono basura. Fuentes conocedoras de las conversaciones al más alto nivel en el Eurogrupo del sábado atribuyen el por ahora malogrado rescate a que Rajoy cedió a las presiones europeas demasiado tarde —en las últimas semanas, la prensa alemana ha atribuido esa dilación a una cuestión de orgullo patrio, como cuando Rajoy anunció que incumpliría el déficit apelando a la "soberanía nacional"— pero sobre todo a la falta de claridad. Las citadas fuentes critican la estrategia de comunicación del Gobierno español, que descarta que pueda haber condiciones fiscales (pese a que Bruselas y fuentes del Banco Central Europeo consultadas por EL PAÍS insisten en lo contrario) y ha asegurado que las ayudas ni siquiera afectarán al déficit (la agencia estadística Eurostat desmintió ayer esas declaraciones de Rajoy del pasado domingo).

Fuentes próximas a la negociación del rescate, pendiente aún de fijar las condiciones definitivas a lo largo de los próximos días, explicaron que España está en una situación difícil. La economía española y su banca es presa de errores del pasado, por la permisividad de los Gobiernos del PP y del PSOE respecto a la burbuja inmobiliaria. Pero también se ha visto perjudicada por la mala calidad de las pruebas de resistencia a la banca (que la canciller Angela Merkel relacionó el martes con el fracaso de la Autoridad Bancaria Europea, que no supo controlar a los bancos centrales nacionales). Fuentes europeas vinculan parte de los problemas con la deficiente supervisión del sistema financiero español y con las recientes reformas bancarias, que optaron por la peor solución: fusiones como la de Bankia, las cajas gallegas o las catalanas.

Fuentes europeas aseguran que España ha puesto a toda la eurozona en una situación complicada

La situación del euro empeora a diario. Los inversores calibran la posibilidad de una fractura ante las reiteradas amenazas de la Unión sobre Grecia. Bruselas, Berlín y varias capitales han optado por la coacción, con medidas como el posible cierre de fronteras o el corralito si los resultados de las elecciones se traducen en un Gobierno que no respete las reformas impuestas por la Comisión, el BCE y el FMI. La próxima cumbre de jefes de Estado y de Gobierno ha levantado grandes expectativas, con la esperanza de que los líderes aprueben pasos sustanciales hacia una mayor unión fiscal, la unión bancaria e incluso un calendario para los eurobonos. Pero lo más probable es que esas expectativas se defrauden: Merkel reiteró el martes que apuesta por una estrategia de largo plazo con la vista puesta en la unión política, pero sigue rechazando los eurobonos. El Bundesbank (el banco central alemán) asegura que para empezar a hablar de unión bancaria antes tienen que darse pasos definitivos en la unión fiscal. Se avecina un choque de trenes con París: el Elíseo reiteró ayer que la unión bancaria es lo primero, que debería acordarse antes que la unión fiscal.

El resto de capitales añaden volumen a esa cacofonía de voces. La Moncloa dio ayer a conocer una carta de Rajoy al presidente de la Comisión, José Manuel Barroso, y al presidente del Consejo, Herman Van Rompuy, en la que apuesta por transferencias de soberanía en la esfera bancaria y fiscal, a medio camino entre lo que piden Hollande y Merkel. Rajoy trata de explotar el papel de bisagra entre Francia y Alemania, por el que luchará con el primer ministro italiano, Mario Monti, en la cumbre de la semana próxima en Roma.

Por el camino de las uniones bancarias, fiscales y los eurobonos, de la cumbre de finales de junio se ha ido cayendo el pacto por el crecimiento, con el que el presidente francés, François Hollande, pretendía completar la austeridad elevada a los altares de los tratados por el Pacto Fiscal. Fuentes europeas aseguran que prácticamente ningún país tiene margen de maniobra para estimular su economía. Berlín lleva semanas alertando de que no piensa ni remotamente en sucumbir a las presiones internacionales: Washington, el FMI, el G-20 y Bruselas reclaman medidas a Alemania. Fuentes europeas aseguran que en los países que más lo necesitan, como España, tampoco tiene sentido un plan de estímulo clásico de infraestructuras, ante la sobredotación en carreteras, autovías o aeropuertos.

Grecia, como primera piedra de toque el próximo domingo, seguida de España y quizá de Italia han colocado a la Unión Europea ante una disyuntiva: ser o no ser. Nadie se atreve a aventurar qué pasará en Grecia el domingo y en los mercados el lunes, los mismos mercados que siguen presionando a España e Italia. Ante este panorama, la conclusión del presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, es nítida: "Nos encontramos en un momento crucial para la integración europea y para la UE". "Tenemos un problema sistémico", prosiguió en el Europarlamento antes de dejar en el aire una asfixiante duda. "No estoy seguro de que la urgencia de esto sea plenamente comprendida en todas las capitales". Sin dar nombres, un modo de poner los focos sobre Berlín, Helsinki o Ámsterdam, que no terminan de moverse como la situación requiere.

Sin haber llegado todavía al crítico cabo de Grecia, "el mayor temor es ya lo que pasa en España e Italia", apunta Janis Emmanouilidis, politólogo del European Policy Centre, un laboratorio de ideas de Bruselas. Pero la constatación de que la incertidumbre está en máximos ya no es cosa de los expertos: "Hay una gran diferencia entre problemas y problemas existenciales. Con Grecia tenemos un problema existencial", indicó Van Rompuy. "Todo está en juego, incluida la supervivencia de la UE", cerró.

http://internacional.elpais.com/internacional/2012/06/13/actualidad/1339617139_933408.html

CARTA DE RAJOY A VAN ROMPUY Y BARROSO TRES DÍAS ANTES DEL RESCATE

"Esta situación es insostenible y podría llevar el euro al límite"

La tensión que se vive en el Gobierno español ante la situación de la prima de riesgo no solo se intuye en sus declaraciones. Ahora hay un documento que la atestigua. Una carta enviada por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y dirigida a Herman Van Rompuy, presidente del Consejo Europeo, y José Manuel Durão Barroso, presidente de la Comisión, muestra con crudeza la desesperación del Ejecutivo del PP y su último intento, muy explícito, para que actuara el Banco Central Europeo, una institución teóricamente independiente, comprando deuda española.

Solo tres días antes del rescate bancario del sábado, Rajoy envió un texto en un tono dramático en el que exigía esa intervención del BCE. Sin embargo, no logró su objetivo. De hecho el BCE sigue sin actuar, sobre todo porque los alemanes, supuestos socios de Rajoy, no lo permiten.

El presidente es clarísimo: "Es necesario que actuemos con urgencia para estabilizar los mercados financieros y para reducir las primas de riesgo. La única institución que tiene hoy la capacidad para asegurar estas condiciones de estabilidad y liquidez que necesitamos es el Banco Central Europeo".

El presidente, en un tono que hasta ahora no ha utilizado nunca en público, refuerza la idea que traslada en público y en privado estos días su Ejecutivo: es el euro el que está en juego, y Europa debe actuar porque España ya ha hecho sus deberes. El Gobierno hizo pública esta carta precisamente este miércoles, cuando la prima de riesgo acosaba con fuerza a Rajoy, a pesar del rescate bancario. El presidente intenta demostrar así que no está quieto y que sí está presionando.

"Europa está atravesando la crisis más grave desde su creación. El euro está en riesgo. Ese riesgo de ruptura del euro provoca una creciente dificultad de refinanciación de la fuerte deuda acumulada en el pasado. El futuro incierto de la unión monetaria agrava la situación financiera impidiendo que los ajustes tengan el efecto positivo que deberían tener. La liquidez huye de los países de la periferia al centro. Esta situación es insostenible, impredecible y podría llevar el euro al límite", señala.

Rajoy plantea que está haciendo lo que debe —habla de "la reforma sanitaria, educativa o ley de transparencia", en referencia a los recortes—

y dice que la solución pasa por ceder soberanía. No habla de eurobonos. Sí de unión bancaria, con supervisión y un fondo de garantías de depósitos común. Y también de crear una autoridad fiscal europea que controlaría las finanzas de todos los socios, una enorme cesión de soberanía.

La carta, en la que no se cita en ningún momento la posibilidad de que España acuda al fondo de rescate para sus bancos, deja clara cuál era tres días antes del rescate la estrategia de Rajoy: seguir presionando para que actuara el BCE y plantear una gran reforma de las instituciones europeas a medio plazo. Eso es exactamente lo que el presidente y su Gobierno contaban en público y en privado, a pesar de lo cual Rajoy insistió el domingo en que él venía trabajando hace tiempo para lograr el crédito que le ha concedido el fondo de rescate. La carta hace más bien pensar lo que plantean la mayoría de las fuentes, españolas y europeas: que Rajoy se resistió hasta el final al rescate bancario.

http://politica.elpais.com/politica/2012/06/13/actualidad/1339580862_927646.html

RAJOY NO PREVÉ EXPLICAR EL RESCATE EN EL CONGRESO HASTA JULIO

Salvo cambio, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, no explicará en el Congreso el rescate a la banca española en el Congreso hasta mediados del mes de julio. No tiene previsto comparecer en ningún pleno monográfico extraordinario y no lo hará hasta después de la cumbre europea de la última semana de junio, tal y como está obligado a hacer, es decir, ya en el mes de julio. En principio, julio no es mes hábil en el Parlamento y se precisa la decisión de la Mesa para que puedan celebrarse plenos.

Cabe la posibilidad, según fuentes parlamentarias, de que Rajoy opte por convocar para principios de julio el debate sobre el estado de la nación, de tal forma que se evitaría la comparecencia posterior a la cumbre y sería en ese formato en el que daría explicaciones del rescate.

Mañana martes se verá en la mesa la petición de todos los grupos salvo el PP, pero en principio los populares usarán su mayoría absoluta para impedir el pleno, tal y como han hecho reiteradamente en lo que va de legislatura.

El PSOE ha sacado toda su artillería sobre el rescate. Los socialistas han modificado hoy las preguntas que le harán al Gobierno en la sesión de control de este miércoles, para centrarlas en la petición de explicaciones sobre el rescate. Se centrarán en este asunto siete de las 10 preguntas de los socialistas. El propio Alfredo Pérez Rubalcaba, que formuló una pregunta genérica al presidente, incluirá en la formulación referencias al rescate, para solicitar explicaciones. Otros ministros interpelados sobre el rescate serán Soraya Saénz de Santamaría, Luis de Guindos, Cristóbal Montoro y Ana Mato.

http://politica.elpais.com/politica/2012/06/11/actualidad/1339411504_603696.html

RAJOY VENDE COMO UN GRAN ÉXITO EL RESCATE

El presidente rechazó hasta el final la ayuda y buscó otras vías, pero intenta salvar su imagen

Fracasada la presión al BCE y la inyección directa, logró minimizar daños

Cuando alguien como Mariano Rajoy se labra durante 30 años una larga fama de resistente, es por algo. Pocas cosas pueden alterar su enorme capacidad de seguir adelante como si no pasara nada, de negarse a sí mismo sin inmutarse. Ni siquiera un rescate bancario, el mismo que tantas veces negó y que ha llevado a España a casi todas las portadas del planeta con esa palabra maldita: rescate, bail out, sauvetage, salvataggio, aunque sea suave.

El presidente exhibió ayer esa "piel de rinoceronte" de la que hablan sus colaboradores y se esforzó en transformar el peor momento de su carrera política en un éxito brillante de una negociación en la que él movía los hilos y nadie le presionaba. Y lanzó una idea política con mucha fuerza: que gracias a su política de recortes —él habla de "reformas"— se ha evitado una intervención de la economía española como la griega, la irlandesa o la portuguesa. Esto es, que podría ser mucho peor.

Rajoy ha estudiado mucho los errores de José Luis Rodríguez Zapatero. Y cree que uno de los mayores fue negar la crisis. Sin embargo, el presidente y su Gobierno han puesto en marcha su maquinaria para intentar transformar el agua en vino y convencer a los españoles de que el rescate es "una línea de crédito".

En una comparecencia improvisada ayer en La Moncloa tras recibir críticas por dejar que fuera su ministro de Economía, Luis de Guindos, quien anunciara la petición de ayuda a Europa, Rajoy trató de convencer a los españoles de que esta era la solución que él buscaba hace meses. Y si es así, ¿por qué no se hizo antes? "Ya me gustaría a mí saberlo, esto se debería haber hecho hace tres años", contestó. Y si es así, ¿por qué contó exactamente lo contrario? "Hay cosas que se comunican cuando se ha producido el resultado. Las negociaciones no se televisan ni se radian. Hay cosas que no se deben contar porque afectan al resultado".

Esto es, según esta versión, Rajoy hizo creer a la prensa española y a la de toda Europa que se estaba resistiendo a un rescate bancario —en Alemania llegaron a criticar, tirando de tópicos, el "orgullo español"— pero en realidad trabajaba para lograrlo. El Gobierno difundió después esa idea: el presidente llevaría semanas buscando esta salida, el asunto habría estado encima de la mesa en las citas clave en Chicago con Angela Merkel y en París con François Hollande. Sin embargo, Rajoy llegó a desautorizar al presidente francés cuando este planteó exactamente lo que ha pasado: que el fondo de rescate europeo se use para recapitalizar a los bancos españoles. "No creo yo que el señor Hollande haya dicho eso porque el señor Hollande no saben cómo están los bancos españoles", dijo Rajoy en Chicago.

En realidad, según fuentes del Ejecutivo, Rajoy ha hecho todo lo posible por evitar una solución como esta, aunque no es ni mucho menos la peor de las posibles. Parte del equipo económico, incluido Guindos, la veía como inevitable y fue poco a poco preparando el terreno por si finalmente llegaba, pero el presidente se resistía por sus consecuencias políticas: el estigma que supone que bajo su presidencia se haya producido un rescate, aunque sea suave y parcial.

Rajoy buscó otras alternativas. Primero, la intervención del BCE. El presidente movió cielo y tierra para convencer a sus socios, sobre todo Angela Merkel, de que la solución pasaba por una nueva inyección de liquidez del BCE a los bancos, como la de febrero, y una nueva política de compra de deuda pública española e italiana. Solo así se podría bajar la prima de riesgo a un nivel razonable para que España pudiera salir al mercado a endeudarse para salvar por sí misma a sus bancos.

La presión fue inédita, tanto que Rajoy, contra su costumbre, llegó a ser muy explícito en sus ruedas de prensa, algo que molestó al BCE. Tenía para ello el apoyo de Hollande. Pero todo fue inútil. Los alemanes del BCE no cedían.

Al final se rindió: el BCE no iba a hacer nada. Al menos no antes de las elecciones griegas. Entonces Rajoy, siempre resistente a la idea de pedir el rescate, buscó una solución alternativa: la inyección directa del fondo de rescate a los bancos. Ni había petición expresa de España, ni el Estado era responsable de la deuda. Pero para eso había que cambiar las normas del fondo de rescate.

Un salvamento negado una y otra vez

"No va a haber ningún rescate de la banca". Así de tajante fue el presidente del Gobierno el 28 de mayo. Ni siquiera mencionó el "a fecha de hoy" con el que ya descartó una posible intervención una semana antes, tras reunirse el 24 de mayo con el presidente francés, François Hollande, en París. "Desde luego a fecha de hoy, el Gobierno no tiene ni interés ni ninguna intención de acudir a cualquier fondo de la UE o de cualquier otro organismo", dijo Mariano Rajoy.

Precisamente fue el dirigente francés uno de los primeros líderes europeos que sugirió tal posibilidad. Tras reunirse con Barack Obama en la Casa Blanca el 19 de mayo, Hollande se mostró a favor de recapitalizar los bancos con fondos europeos. Al día siguiente, a su llegada a la cumbre de la OTAN en Chicago Rajoy negó que la banca española necesitara ayuda. "No creo que el señor Hollande haya dicho eso porque, lógicamente, el señor Hollande no sabe cómo están los bancos españoles", dijo.

Ni siquiera el jueves pasado, dos días antes de que el Gobierno pidiera el rescate, admitió sus planes: "Cuando conozcamos la cifra, tomaremos la decisión que sea mejor".

El día, hace dos semanas, que Rajoy dijo "no va a haber ningún rescate bancario", también señaló: "Mucha gente, yo también, apoya que se cambien las normas del fondo de rescate para que pueda inyectar dinero directamente a los bancos". Ya estaba en eso. Pero necesitaba tiempo. Buscaba una solución que sirviera para otros países, en especial Italia. Así se diluía también el impacto político: no era una ayuda para España, era para todos. Pero de nuevo encontró el muro de los alemanes y otros países del Norte.

Al final, esta misma semana, con todo preparado ya por los alemanes, Rajoy, resistente pero pragmático, empezó a ceder. Y trató de minimizar los daños negociando su obsesión: que no hubiera condiciones de política económica. Y llegó el Eurogrupo que España no había pedido, según se encargó de repetir Moncloa, y de la que fue la única protagonista, lo que menos deseaba Rajoy. Guindos logró buenas condiciones y ayer el presidente, fiel a su estilo, se dedicó a vender el resultado como un gran éxito fruto de una estrategia muy calculada.

Mientras, en España, el Gobierno vivía también su propia tensión interna, en torno a una alternativa rápida para recaudar miles de millones: las privatizaciones. Loterías, Renfe, aeropuertos... El Gobierno no ha renunciado, pero no paran de retrasarse y detrás de ese parón hay mucha discusión interna entre ministerios y dentro del área económica.

Ahora, después del rescate, del que la mayoría de los ministros no sabían casi nada —el secretismo del presidente es norma de la casa— muchos miembros del Ejecutivo se preguntan qué pasará. La mayoría de los consultados cree que Rajoy, una vez más, sobrevivirá aunque se haya dejado en la gatera parte de su capital político, sobre todo con la decisión de ir al partido en Polonia —"me voy porque la selección lo merece y porque el asunto está resuelto"— y de no comparecer el primer día, rectificada ayer.

Pero todos los consultados admiten que, en el fondo, el juez sigue siendo el mismo: si los mercados dan tregua a España, los españoles, que según este análisis político no tienen aún claro qué ha pasado, darán por buena la solución. Si no, Rajoy volverá a sufrir.

http://politica.elpais.com/politica/2012/06/10/actualidad/1339324625_177625.html

BRUSELAS VINCULA EL RESCATE AL AJUSTE DEL DÉFICIT PÚBLICO

La Comisión desmiente a Rajoy y avisa que el crédito se parará si se incumplen los objetivos

España se resistió a pedir las ayudas europeas hasta el final, hasta que vio claro que toda la zona euro estaba del lado de Alemania, del lado de quienes pensaban que lo mejor era un rescate para prevenir un accidente financiero. La Moncloa inició entonces una estrategia dirigida a minimizar los daños, refrendada este domingo por el presidente Mariano Rajoy, para evitar a toda costa llamar rescate al crédito de hasta 100.000 millones al Estado para sanear los bancos. Y empezó a rechazar que haya condicionalidad asociada a las ayudas más allá de la ligada a la banca. Rajoy y su equipo niegan tres veces: rechazan que haya rescate, que existan presiones internacionales y que haya condiciones más allá de la banca. Esa es una maniobra "de política interna", pero las ayudas "están estrechamente vinculadas al cumplimiento del Pacto de Estabilidad, diga lo que diga el Gobierno", dijeron este domingo fuentes comunitarias. El portavoz de Asuntos Económicos, Amadeo Altafaj, ha confirmado esta mañana que más deuda significa más rigor, ya que "cada euro que se destina a una deuda que crece es un euro que no se puede destinar a gasto productivo", lo que frena la recuperación.

En otras palabras: España tiene a partir del sábado menos libertad. Menos soberanía con su sistema financiero, pero también menos soberanía fiscal: la vigilancia era y seguirá siendo muy estrecha, pero las consecuencias de incumplir los acuerdos con Bruselas serán a partir de ahora más graves, con el cierre del grifo a los bancos. Eso a pesar de que el rescate es la típica jugada comunitaria: permite salvar la cara al Ejecutivo, que lleva días agarrándose a los eufemismos, pero también a los países más duros, Alemania y sus satélites, cuyos Gobiernos esgrimen ya esas condiciones que aún están por conocer.

En este sentido, el ministro alemán federal de Finanzas, Wolfgang Schäuble, ha asegurado esta mañana que la troika formada por la Comisión de la Unión Europea (UE), el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Central Europeo (BCE) controlará la reestructuración de la banca en España. "Habrá una troika. Se encargará de controlar con precisión que el programa se cumpla", ha dicho Schäuble en declaraciones a la emisora pública Deutschlandfunk dos días después de la aprobación del rescate. En la misma línea, el comisario europeo de Competencia, Joaquín Almunia, ha advertido de que "por supuesto que habrá condiciones" a cambio del crédito al sector financiero. "Quien da dinero nunca lo da gratis", ha argumentado.

En cuanto a la reacción de los mercados, la decisión de España de pedir asistencia a sus socios para recapitalizar a la banca ha motivado importantes subidas en la Bolsa, donde el español Ibex 35 ha logrado repuntar más de un 5% en la apertura con un importante volumen de negocios y la banca disparada. El repunte ha tenido lugar tras lograr la semana pasada su mejor semana del año en parte, porque la activación de la ayuda obligó a los inversores que apostaban en contra de los activos del selectivo a cerrar sus posiciones cortas. No obstante, ha frenado su avance con el paso de las horas. A las 13.30 ya solo subía un 1,3%.

En cuanto a la deuda, la prima de riesgo, tras empezar el día también con una fuerte mejora, ha cambiado de tendencia a medida que avanzaba la sesión. Pasadas las 13.00, el sobreprecio exigido a los bonos españoles a 10 años frente a los alemanes, ha vuelto a superar la cota de los 500 puntos básicos. El correctivo se ha dejado notar también en la deuda a menor plazo.

Fuentes conocedoras de las conversaciones en el Eurogrupo explicaron que España ya estaba, de facto, metida de lleno en un programa de austeridad. En los dos últimos años ha aplicado fuertes recortes de gastos, subidas de impuestos, reformas en el mercado laboral, pensiones y sistema financiero, y se ha visto obligada a aplicar un fenomenal tijeretazo en el déficit que nada tiene que envidiar al de Portugal, Grecia o Irlanda. Gracias a todo eso ha conseguido ampliar un año el recorte del déficit hasta el sacrosanto 3% del PIB. Bruselas había impuesto a España un programa de austeridad sin rescate; ahora tiene un rescate sin programa de austeridad, "porque en realidad ya lo está aplicando", explicaron fuentes diplomáticas.

Los bancos que acudan a las ayudas se verán obligados a aplicar severas reestructuraciones. Pero España, a su vez, y a diferencia de lo que defiende el Gobierno, deberá cumplir a rajatabla con el Pacto de Estabilidad, que fija ese 3% del déficit para 2014. También, con las recomendaciones de la Comisión: subida del IVA, aceleración en el retraso de la edad de jubilación, control del gasto en las comunidades o endurecimiento de las prestaciones por desempleo. Todo eso se da por hecho en Bruselas, que en cualquier caso podría dar un balón de oxígeno a España en este aspecto al no computar como déficit los intereses asociados al crédito para la banca tal y como ha ocurrido en otros países rescatados.

El vicepresidente Olli Rehn explicó este domingo que el rescate no supone "nuevas condiciones" en otras áreas, más allá de la banca, ya que "no se trata de salvar bancos a cualquier precio ni a banqueros ni accionistas", ha añadido esta mañana su portavoz. España debe aplicar "la condicionalidad política normal en el marco de la gobernanza económica reforzada de la UE", dijo; en definitiva, la misma intensa vigilancia, con numerosas misiones de expertos pero con una salvedad: en caso de incumplir, los problemas serán mayores. "Las condiciones no se conocerán hasta dentro de unos días, pero estarán focalizadas en el sector financiero. Sin embargo, incumplir el Pacto de Estabilidad suponía hasta ahora la apertura de un procedimiento, quizá la amenaza de una sanción. A partir del rescate puede suponer el cierre del crédito, según las normas del fondo de rescate", explicaron fuentes comunitarias.

La Comisión llevó al Eurogrupo un borrador del rescate muy parecido al texto final, incluso con la cifra pactada. La teleconferencia sirvió para empezar a discutir sobre las condiciones y para constatar un par de cosas. "Alemania fue muy constructiva", según fuentes europeas. "Holanda y Finlandia, sin embargo, dejaron claro que quieren garantías y condiciones estrictas", según las mismas fuentes.

En cuanto a los intereses que deberá pagar España por su deuda, el portavoz europeo ha señalado que una rentabilidad de entre el 3% y el 4% "es un porcentaje razonable" que está lejos de las condiciones actuales del mercado, donde los inversores reclaman más de un 6% por la deuda española a 10 años. A estos precios, ha añadido Alfataj, aumentaría el coste de la restructuración, por lo que el Estado obtiene con el plan de ayuda "un ahorro potencial". En cuanto a los plazos, habrá que esperar a que España firme el memorándum de la ayuda para concretarlos.

Las dos próximas semanas serán claves: Irlanda, Portugal y Grecia reclaman condiciones más suaves, a la española. Los países más duros tratarán de apretar las tuercas en el memorando de condiciones del rescate español para evitar ese efecto mimético en Dublín, Lisboa y Atenas. En fin, lo que el expresidente Felipe González denominó como una toma de decisiones "diabólicamente ineficaz", con la espada de Damocles de los mercados sobre España desde este mismo lunes.

http://economia.elpais.com/economia/2012/06/10/actualidad/1339360026_447431.html

ESPAÑA PIDE UN RESCATE DE HASTA 100.000 MILLONES PARA LA BANCA

El Eurogrupo exige condiciones para los bancos y limitará la soberanía fiscal

Habrá vigilancia aún más estrecha y periódica. Vendrán los hombres de negro. La Gran Recesión, la crisis más profunda y prolongada del capitalismo en las últimas décadas, dejará profundas secuelas a su paso por España, que se convierte en la última frontera de la crisis existencial del euro. Cayó Grecia. Cayeron Irlanda y Portugal. Y arrastrada a cámara lenta por una banca que financió la madre de todas las burbujas inmobiliarias, cae España: el Gobierno de Mariano Rajoy, con el presidente desaparecido ayer, mostró su disposición a pedir el tantas y tantas veces negado rescate de los socios europeos para tapiar el agujero incontenible del sistema financiero.

Madrid recibirá hasta 100.000 millones de euros, el 10% de la riqueza que produce España en un año, en una línea de crédito destinada exclusivamente a los bancos. El Ejecutivo capitula así ante las fuertes presiones internacionales, ante el temor a que la banca española, la política griega o el pánico en los mercados detonen una espiral de estampidas bancarias e impagos de países que deriven en una depresión causada por un accidente financiero. Europa trata de poner un dique de contención en España. La respuesta de los mercados llegará tan pronto como mañana.

No hay comidas gratis: las ayudas europeas (a través del fondo de rescate temporal o del permanente) son en realidad préstamos para recapitalizar el sistema financiero, que el Tesoro deberá devolver religiosamente, a tocateja. Una vez más, el Estado sale al rescate de la banca. Eso sí, se trata de créditos blandos, en condiciones mucho mejores que las de mercado: en torno al 3%, según fuentes conocedoras de las negociaciones entre España y sus socios europeos. Frente a ese 3%, el Tesoro paga actualmente intereses de más del 6% por la deuda a 10 años. A cambio de los tipos subvencionados, España cederá soberanía sobre su sistema financiero, pero también perderá soberanía fiscal, en contra de lo que explicó ayer el Gobierno.

El ministro de Economía, Luis de Guindos, aseguró tajantemente que la única condicionalidad será para los bancos que requieran ayudas. "No habrá ningún tipo de condiciones macroeconómicas o fiscales", dijo en varias ocasiones en una rueda de prensa multitudinaria, informa Amanda Mars. Pero el Eurogrupo le enmendó la plana: junto a las alabanzas hacia los esfuerzos españoles por abordar sus variados y agudos desequilibrios, el comunicado de los ministros de Finanzas de la zona euro deja claro lo contrario. Europa supervisará con mano de hierro que Madrid continúe por el camino de la consolidación fiscal, las reformas estructurales y del mercado de trabajo. "Revisaremos de cerca y regularmente los progresos en estas áreas, en paralelo con la asistencia financiera", según el texto.

Vigilancia de Bruselas

En esas revisiones están implícitas las visitas de los hombres de negro citados por el ministro Cristóbal Montoro: misiones de funcionarios de la Comisión, del FMI e incluso del BCE en las que se estrechará la vigilancia sobre España. Se reduce así hasta prácticamente cero el margen del Gobierno para desviarse de las directrices que lleguen de Bruselas. Y las últimas recomendaciones son claras como el agua: embridar el gasto de las comunidades autónomas, elevar el IVA, acelerar la reforma de las pensiones y endurecer todavía un poco más la reforma laboral, entre otros aspectos. El crédito a España, como en el caso de Grecia, Portugal e Irlanda, se concede a plazos: si se incumplen las condiciones, Bruselas cierra el grifo.

El Gobierno de Zapatero negó la crisis; el de Rajoy niega que la petición de España sea un rescate con condiciones. El Ejecutivo insistió ayer en evitar a toda costa esos dos términos: rescate y condicionalidad. En uno y otro caso se trata de un ejercicio completamente inútil: la palabra "condicionalidad" aparece en ese texto que marcará la política económica —y muy probablemente, el futuro del propio Gobierno— en los próximos años. En el caso de la banca será aún más evidente que en el ámbito fiscal: Europa exige que las entidades que necesiten ayudas activen "los planes de reestructuración de acuerdo con las reglas de las ayudas de la UE y los reformas horizontales del sector".

En plata: venderán oficinas, recortarán personal, se desharán de activos y participaciones empresariales, despedirán a equipos gestores (como ha ocurrido en el caso de Bankia con Rodrigo Rato), pondrán en marcha nuevas fusiones o incluso podrían verse, en último caso, liquidaciones de alguna entidad. El último jarro de agua fría llega por la intervención del Fondo Monetario Internacional (FMI), a la que el Gobierno se oponía para ahuyentar el riesgo de quedar estigmatizado. Este organismo no será un prestamista más, como lo fue en los casos de Atenas, Lisboa y Dublín, pero sí apoyará y supervisará a las entidades con informes periódicos.

Estrechar el cerco

Bruselas, el Banco Central Europeo, el FMI e incluso el Gobierno de Barack Obama se han encargado en los últimos días de estrechar el cerco para que España pida ayuda. Pero Berlín es la clave de bóveda de toda la jugada. Las presiones alemanas para que el Gobierno de Rajoy recurra al fondo europeo tuvieron su punto álgido el miércoles, cuando el Ministerio de Hacienda germano se mostró favorable a que la intervención se limite al sector financiero. Esta intervención "suave", concedían, estará sujeta a las normas especiales para rescates bancarios y tendrá así un calado menor que los programas de Grecia, Irlanda y Portugal. El viernes, diversas agencias internacionales citaban fuentes europeas para anunciar la conferencia telefónica celebrada por el Eurogrupo. La agencia británica Reuters se refirió a una fuente "del Gobierno alemán", que oficialmente se ha mantenido cauteloso durante los dos días. Ayer, el ministro Wolfgang Schäuble disipó cualquier duda acerca de quién ha ejercido presiones: "Hemos instado a España a que tome decisiones", informa Juan Gómez.

El nerviosismo en las grandes capitales se explica por la proximidad de las elecciones griegas, en las que la posible victoria de la plataforma izquierdista Syriza podría acarrear la supresión de los programas de austeridad y, con ellos, de los pagos de los próximos tramos del rescate a Atenas. Si esto sucede, podrían precipitarse los acontecimientos. Ni siquiera una fractura del euro puede descartarse. En esas condiciones, el contagio podría arrollar a España y a otros países como Italia. De ahí el apremio para que España apuntale sus bancos con dinero público europeo.

La petición de rescate fue la habitual ceremonia de la confusión: Bruselas viene a decir que es España quien lo ha pedido, y Madrid asegura que es la UE quien ha puesto ese dinero a su disposición. En cualquier caso, el mero anuncio de esa línea de crédito de 100.000 millones —que concede un margen considerable frente a las necesidades de unos 40.000 millones para la banca, según la primera estimación del FMI— puede dar algo de aire al Gobierno ante unas semanas complicadas, según fuentes financieras. Al efecto de las elecciones griegas se sumarán en el plazo de unos días las futuras evaluaciones del sistema bancario. "España debe tener un cheque preparado en cuanto esas cifras se conozcan", explicaron fuentes diplomáticas.

Pendientes del mercado

Al Ejecutivo le quedan días duros por delante, en los que deberá convencer a los mercados y a los ciudadanos de que el acuerdo es tan positivo como ayer vendía el titular de Economía. Guindos se esforzó en recalcar por activa y por pasiva que lo acordado por el Eurogrupo no constituye un rescate, sino un préstamo "en condiciones muy favorables" que tendrá efectos positivos en la economía, porque reforzará a la banca y reactivará el crédito a empresas y familias. Vaticinó que supondrá un bálsamo para los mercados. Y justificó la ausencia de Rajoy: "Yo soy el miembro del Eurogrupo; el presidente del Gobierno no lo es".

Pero no consiguió disipar algunas dudas acerca de las secuelas de esa decisión fundamental para el devenir de España. El rescate español es diferente, pero las tres experiencias europeas parecidas no son precisamente un éxito. Los países que solicitan ayudas internacionales, en general, no suelen querer repetir esa experiencia: para los gobernantes, la prueba del ajuste forzado se paga generalmente con la pérdida de las elecciones, incluso con un alejamiento duradero del poder; para los pueblos, el coste se mide en empleos destruidos, en rentas perdidas, en prolongadas y dolorosas recesiones. Algunas consecuencias del rescate, en fin, supondrán profundos cambios, algunos de los cuales están todavía en la penumbra. El Ejecutivo, por ahora, se niega a anticiparse a esas cuestiones. "Si la sociedad no va a sufrir las consecuencias del rescate, como sostiene el Gobierno, ¿por qué no se pidió antes la ayuda?", le espetó un periodista a Guindos en su comparecencia. "A usted no le toca preguntar ahora", cerró el ministro.

http://economia.elpais.com/economia/2012/06/09/actualidad/1339230670_176850.html

RAJOY DEFIENDE POR PRIMERA VEZ EN PÚBLICO LOS EUROBONOS

Asegura que "dan frutos las batallas que damos en Europa"

Se muestra dispuesto a presentar una propuesta conjunta con el PSOE en Bruselas

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha defendido por primera vez en público la necesidad de crear eurobonos en la Unión Europea. Lo ha dicho en el Senado, en la ultima sesión de control al Gobierno antes del verano. Rajoy ha centrado casi toda su intervención, en respuesta a una pregunta parlamentaria del socialista Marcelino Iglesias, en las reformas de la Unión Europea y las medidas que lleguen desde Bruselas.

"Dan sus frutos las batallas que vamos dando en Europa", ha asegurado en la Cámara alta, donde entre las medidas concretas que ha propuesto para impulsar la salida de la crisis ha mencionado expresamente los eurobonos en la sesión de hoy. Hasta ahora, el presidente había eludido defender expresamente los eurobonos, que son rechazados abierta y radicalmente por la canciller alemana, Angela Merkel.

El presidente ha invitado al PSOE a pactar esas propuestas de reformas para Europa y ha dicho que está dispuesto a presentar un documento de forma conjunta con los socialistas. No obstante, el presidente ha puesto en duda la voluntad del PSOE de llegar a acuerdos, con el argumento de que el principal partido de la oposición se ha opuesto a todas las medidas que ha aprobado el Gobierno hasta el momento.

"Es difícil hacer oposición y por eso lo están haciendo tan mal", ha contestado Rajoy, quien ha insistido en que sus medidas no tendrán resultados inmediatos porque "no se solucionan en media hora las cosas que están mal hechas", en referencia a la herencia del Gobierno anterior.

"Queremos arreglar el desaguisado que nos hemos encontrado, pero eso lleva tiempo", ha contestado al PSOE. Iglesias ha hecho una enmienda a la totalidad a la política económica del Gobierno, que, según ha dicho, ha logrado que "las cosas que iban mal vayan ahora peor y las que iban bien se han empeorado vertiginosamente".

Los eurobonos son emisiones conjuntas de deuda para todos los Estados que componen la Unión Europea, lo que supondría que la deuda soberana ya no sería de cada país sino del conjunto de Europa. De crearse, desaparecerían las emisiones de deuda de cada estado miembro y haría necesaria una política fiscal común en el seno de la UE. Angela Merkel solo acepta la idea de compartir el riesgo de la deuda en un futuro indeterminado en el que haya más integración en la eurozona

http://politica.elpais.com/politica/2012/06/05/actualidad/1338908844_648700.html

LOS ESCOLTAS IMPIDEN A UN SENADOR DEL PSOE REGALAR UN CASCO MINERO A RAJOY

"Presidente, un regalo de los mineros encerrados", le dijo García del Blanco, de Castilla y León

Los agentes tiraron con fuerza del senador socialista, que ni siquiera llegó a abrir la bolsa

No sabía el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, qué pretendía un joven senador, bien trajeado, que se dirigía hacia él con actitud de gran determinación. Eran las cuatro en punto de la tarde y Mariano Rajoy acababa de llegar a su escaño en el Senado para responder a las preguntas de la oposición. "Presidente, le quiero entregar un regalo de los mineros de León y Asturias encerrados bajo tierra desde hace dos semanas". A partir de ahí todo fue atropellado y algo abrupto, de manera que el interlocutor no pudo sacar de la bolsa que llevaba el regalo que pretendía hacerle al jefe del Ejecutivo. Se trataba de un casco de minero que el día anterior le habían entregado a este parlamentario los mineros encerrados en la explotación de Santa Cruz del Sil, en el Bierzo (León), para que se lo hiciera llegar al presidente. "No me he atrevido a meter la mano en la bolsa para darle el casco porque temí que los escoltas no reaccionaran bien", declaró el senador

"¿Quién eres y de dónde?", le preguntó Rajoy. "Me llamo Ibán García del Blanco, senador del PSOE de Castilla y León", le respondió. Con toda corrección empezó a contarle el conflicto que viven las cuencas mineras por el recorte que han sufrido todas las partidas para el sector de la minería. El senador empezó a relatarle al presidente la desazón y los brotes de estallido social que existen en Castilla y León y Asturias, entre otras cosas, por los recortes que se han hecho en todas las partidas para la minería.

No pudo casi terminar, porque policías de paisano, de la escolta del presidente, tiraban con fuerza de los brazos y del hombro del senador castellano-leonés. El senador, una vez apartado del lado del presidente, recordó a los policías que estaba dentro del hemiciclo por su condición de senador, pero no le soltaron el brazo hasta que estuvo suficientemente alejado del presidente.

"Estoy satisfecho, porque al menos he podido contar al presidente algo de lo que ocurre en el sector minero, que puede arreglarse con 200 millones de euros y supondría salvar el modo de vida de 15.000 familias". Pero ya no se habló de otra cosa dentro del hemiciclo y quedó la duda de si la policía puede entrar a la sala de plenos y ejercer la fuerza contra un senador.

En fuentes oficiales del Senado se afirma que los policías pueden estar dentro del hemiciclo porque "son funcionarios cumpliendo con su obligación de velar por la seguridad del presidente". Aun así, un sentimiento de pesar y cierta consternación reinó entre muchos senadores, y no sólo de la izquierda.

Otras fuentes del Senado han aclarado que aún no había comenzado la sesión plenaria en la Cámara cuando los escoltas del presidente del Gobierno apartaron al senador del PSOE y han explicado que cualquier persona puede estar en el hemiciclo hasta el momento en que el presidente del Senado anuncia el comienzo de la sesión plenaria.

http://politica.elpais.com/politica/2012/06/05/actualidad/1338911195_902753.html

EL GOBIERNO ADMITE QUE NECESITA AYUDA EUROPEA PARA SANEAR LA BANCA

Montoro: "España no tiene abierta la puerta de los mercados"

El Gobierno se resiste a vivir con el agua al cuello. Ahogado por la creciente deuda pública y atenazado por los problemas del sector financiero, el Ejecutivo de Mariano Rajoy se aferra a Bruselas como única tabla de salvación para evitar el rescate. El presidente lo sabe y apremia a la Unión Europea (UE) a actuar para crear los mecanismos que alivien los problemas "de financiación, liquidez y sostenibilidad de la deuda", calificados este martes como las prioridades de su Gobierno por Rajoy, que reclamó expresamente los eurobonos. Al tiempo, ante sus dificultades para financiarse, el Gobierno admite de forma cada vez más expresa que necesita ayuda europea para sanear la banca.

Los miembros del Gobierno se cuidan mucho de pedir ayuda expresa a Bruselas que atraiga los fantasmas de una posible intervención, pero lanzan mensajes ambiguos reclamando a las instituciones europeas acelerar las medidas para avanzar en una integración europea que facilitaría esas ayudas. En ese difícil equilibrio entre pedir abiertamente el rescate y admitir la necesidad de ayuda se movió el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, en lo que sonó a una petición de auxilio europeo: "La cifra que necesita el sector financiero español no es muy alta, la cuestión es el procedimiento de dónde vendrá esa cifra. Por eso lo importante que se abran las instituciones europeas y apuesten por la consecución de esa cifra. Por la facilidad de esa cifra. Las cifras son perfectamente accesibles, no son un drama. Lo que hace falta es que las instituciones europeas se pongan en marcha y busquen esa recapitalización bancaria a través de procedimientos para que haya más Europa, no para ayudar a nadie", señaló.

Las declaraciones de Montoro a Onda Cero se convirtieron en portada de las ediciones digitales de numerosos medios extranjeros como Financial Times, Reuters, Bloomberg y The Wall Street Journal, que interpretaron que el ministro reclamaba ayuda directa a la UE para sanear la banca. Montoro trató de matizar sus palabras por la tarde en los pasillos del Senado al señalar que solo había reclamado una "unión bancaria europea" para salir de la crisis. Pese a las referencias a que "las instituciones europeas" apuesten por la consecución de la cifra que necesita la banca y a que esas instituciones "se pongan en marcha y busquen esa recapitalización", Montoro aseguraba que no había dicho nada nuevo.

El responsable de la política presupuestaria del Gobierno trató también de explicar en la entrevista radiofónica el motivo por el cual la prima de riesgo —el diferencial de interés del bono español con el alemán, considerado el más seguro de la eurozona— está tan alta que inunda de incertidumbre el futuro de la economía española. "La prima de riesgo dice que España no tiene abierta la puerta de los mercados. El desafío es abrir la confianza de esos mercados, que por otra parte son nuestros acreedores. No quieren que España se caiga sino que lo que quieren es cobrar".

El propio presidente del Gobierno reconoció horas después en el Senado que España tiene serias dificultades para financiarse y que busca soluciones en la Unión Europea. Una de estas soluciones son los eurobonos, que aliviarían las tensiones sobre la deuda pública española. "Europa necesita decir adónde va para dar seguridad y decir que el euro es un proyecto irreversible y que no está en juego. Necesita apoyar a quien está en dificultades y necesita una integración fiscal con una autoridad fiscal y una integración bancaria, una unión bancaria con eurobonos, con un supervisor bancario y con un fondo de garantía de depósitos europeos", aseguró Rajoy en el Senado. Defendía así por primera vez en público y de forma expresa la necesidad de crear eurobonos en la UE.

Hasta ahora, el presidente del Gobierno había eludido defender expresamente los eurobonos, que son rechazados abierta y radicalmente por la canciller alemana, Angela Merkel, como instrumento para mutualizar la deuda de los Estados de la UE. Otros partidos, como CiU, han defendido también reiteradamente en el Congreso esta medida.

Montoro señala que las cifras que requiere la banca no son un drama

El primer atisbo de cambio en el Gobierno sobre este asunto se produjo el martes pasado, cuando aceptó pactar una moción del PSOE que se pronunciaba a favor de los eurobonos. El texto se aprobó con el voto de los dos grandes partidos, pero como simple moción no tenía más valor de una declaración de intenciones.

Rajoy situó el martes la creación de los eurobonos como uno de los objetivos del Gobierno en sus negociaciones con la UE y el resto de Estados como fórmula para hacer frente al problema de la deuda de España. El secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, defendió la creación de los eurobonos ya desde la campaña electoral de noviembre y, expresamente, lo mencionó en los debates con Rajoy, como una de las salidas a la elevada prima de riesgo. En la oferta de pacto de Estado que ha reiterado ha incluido siempre la propuesta de negociar de forma conjunta con el resto de Estados europeos. Rajoy invitó al PSOE a pactar esas propuestas de reformas para Europa y dijo que está dispuesto a presentar un documento de forma conjunta con los socialistas.

No obstante, el presidente del Gobierno puso en duda la voluntad del PSOE de llegar a acuerdos, con el argumento de que el principal partido de la oposición se ha opuesto a todas las medidas que ha aprobado el Gobierno hasta el momento. "Es difícil hacer oposición y por eso lo están haciendo tan mal", respondió Rajoy, quien insistió en que sus medidas no tendrán resultados inmediatos porque "no se solucionan en media hora las cosas que están mal hechas", en referencia a la herencia del Gobierno anterior.

"Queremos arreglar el desaguisado que nos hemos encontrado, pero eso lleva tiempo", respondió Rajoy al PSOE. El portavoz socialista, Marcelino Iglesias hizo una enmienda a la totalidad a la política económica del Gobierno, que, según ha dicho, ha logrado que "las cosas que iban mal vayan ahora peor y las que iban bien se han empeorado vertiginosamente". "En noviembre cuando ganó las elecciones la economía española no estaba bien, es verdad, pero durante este tiempo han conseguido colocarnos en una situación de emergencia permanente", aseguró Iglesias.

El Gobierno sabe que los pasos hacia la unión fiscal y la unión bancaria son lentos. Y lo que le falta es tiempo, en un momento en que todo el mundo vive pendiente del estado de salud del sector financiero español. La crisis de Bankia destapó las vergüenzas de buena parte de un sector que parecía resistirse a reconocer el agujero —gangrenado por la depreciación de los activos inmobiliarios— que tiene en sus balances. La entidad necesita 19.000 millones más para sanear sus cuentas y eso añade incertidumbre porque los mercados desconfían del dinero que necesitarán todas las entidades españolas para sanearse. El Gobierno decidió endurecer las provisiones para la banca y abrir en canal el sector con consultores y auditores cuando creía contar con la posibilidad de inyectar deuda pública de forma directa en los balances de las entidades débiles para recapitalizarlas. Pero una vez que el Banco Central Europeo se ha negado a admitir esa fórmula y que los mercados cierran las puertas a España, la posibilidad de que los bancos acudan directamente a pedir auxilio a Europa parece ser la única oportunidad a la que se aferra el Gobierno de Mariano Rajoy para evitar la intervención.

El Gobierno tiene argumentos para ello. Bruselas anunció el pasado domingo que apoya la ayuda directa para la banca. La idea pasa por utilizar el fondo de rescate europeo para recapitalizar a las entidades financieras problemáticas, sin necesidad de la intermediación de los Estados. Claro que a cambio habría que avanzar en la unión fiscal y bancaria. Y por eso algunas alusiones de Rajoy a la cesión de soberanía.

El Gobierno trata de esquivar el rescate financiero y arguye que el tamaño de España haría inviable por costoso cualquier intervención. "España no es rescatable desde el punto de vista técnico; los hombres de negro no van a venir", dijo el martes Montoro. Tampoco quiere reclamar un rescate exclusivo para el sector financiero español, que exigiría duras medidas impuestas por las instituciones europeas y el FMI. Por eso, han trasladado el debate a profundizar en el futuro de la UE, de modo que se acojan al mecanismo entidades de otros países. Chipre apuesta también por ese modelo, pero España aspira a que haya entidades de otros países

http://economia.elpais.com/economia/2012/06/05/actualidad/1338882192_267343.html

RAJOY SOLO MIRA A GRECIA Y ALEMANIA 

El Ejecutivo, desbordado por la prima de riesgo a 540, confía en que baje tras las elecciones

Guindos y Santamaría buscan apoyos en Alemania y Washington 

Ni siquiera veteranos políticos, y por tanto especialistas en poner cara de póker, como Mariano Rajoy, Luis de Guindos o Cristóbal Montoro podían ayer ocultar en sus rostros la tensión del peor momento económico de la historia reciente de España. El Gobierno está haciendo lo posible por transmitir tranquilidad, y da muchos argumentos técnicos para ello, en público y en privado. Pero lo cierto es que la preocupación es difícil de disimular, y ayer se palpaba en el Congreso, no solo en el Gobierno, también en los grupos de la oposición. 

Rajoy ganó las elecciones con la idea de que con el PP llegaría la confianza de los mercados en España. “La prima de riesgo en España se llama José Luis Rodríguez Zapatero”, llegó a decir antes de las elecciones Soraya Sáenz de Santamaria, ahora vicepresidenta. Con Rajoy se ha alcanzado una prima que no se veía desde 1993, cuando aún había peseta y el euro estaba muy lejos. Nunca el PP imaginó un escenario tan complejo cinco meses después de llegar a La Moncloa. 

El Gobierno no tiene mucho interés por la autocrítica. “Para criticarme ya hay muchos voluntarios, no voy a entrar yo también”, suele decir Rajoy con su conocida retranca. Él y los suyos están convencidos de haber hecho los deberes. No se ven responsables de esa desconfianza en España que muestran los mercados. Tal vez por eso las explicaciones se buscan fuera. 

El discurso de Rajoy cada vez se parece más al del último Zapatero. El problema no es España, es el euro y Europa, insisten tanto el presidente como sus ministros. La principal explicación de la prima disparada —ayer llegó a 540 en una mañana durísima para el Ejecutivo— es Grecia. Argumentos casi idénticos a los del expresidente. 

Las justificaciones del Gabinete del PP se parecen mucho a las de Zapatero: el problema no es España, es Europa 

Y los mercados no atacan solo a España, también a Italia. Los tres argumentos principales son casi idénticos a los que repetía el ex presidente socialista cuando la prima acosaba a su Ejecutivo. 

El Gobierno tiene bastante identificados los problemas, todos exteriores —de Bankia prácticamente no se habla—, y está trabajando para resolverlos. Pero admite que no es fácil. 

Todo se juega de momento a una carta básica e impredecible: las elecciones griegas. El Ejecutivo, según diversas fuentes, ha llegado a la conclusión de que es muy difícil que algo se mueva en Europa y en el BCE antes de esos comicios de resultado incierto convocados para el 17 de junio. Se prepara así para 18 días de locura, en los que nadie sabe qué puede frenar la prima de riesgo. “Va a ser muy duro, pero tenemos que pasar esta racha y todo mejorará después”, señalaba un ministro. 

Si gana la izquierda, como indican los sondeos, la salida del euro de Grecia es una posibilidad. La presión crecería sobre España, Italia y otros. Nadie sabe bien qué pasaría. En cualquier caso, el BCE y Alemania tendrían una papeleta difícil. Es casi impensable que eso no les obligara a reaccionar. Si no es así, y se alían conservadores y socialistas para hacer un Gobierno que acepte las condiciones de la UE, como auguró ayer Guindos, llegaría otro escenario, más estable, pero también impredecible. No está claro ni siquiera cuál sería mejor para España. Lo que sí señala el Gobierno es que es difícil que pase algo hasta que se resuelva esa incógnita. 

Ya ningún ministro oculta que el problema son los alemanes 

El Ejecutivo, en cualquier caso, no está quieto. La crisis solo se resolverá con apoyo internacional. Y eso es lo que está buscando. Ayer Guindos se fue a Berlín para reunirse con Wolfgang Schaüble, el poderoso ministro de Economía alemán. El hombre del no. Uno de los principales obstáculos para los intentos de España y otros países de convencer al BCE para que intervenga. 

Hoy Soraya Sáenz de Santamaría, la vicepresidenta, hasta ahora poco visible en asuntos económicos, viaja a Washington y tiene concertadas dos reuniones importantes: una con el secretario del Tesoro de EE UU, Timothy Geither (equivalente al ministro de Economía), y la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde. 

Ambos son personajes clave de las decisiones económicas mundiales y están presionando a Alemania, hasta ahora sin éxito, para que acepte un giro en la política europea de austeridad y ayude a los países con problemas como España. La crisis española, que es la crisis del euro, inquieta mucho en EE UU, hasta el punto de que puede poner en riesgo la reelección de Barack Obama. 

El Gobierno español asegura que el viaje a EE UU de la vicepresidenta está previsto y organizado hace mucho tiempo y no se enmarca en el momento de crisis de la deuda española. Aunque sea así, es obvio que este es el asunto que monopoliza el trabajo de casi todo el Gobierno de Rajoy, especialmente del área económica, y será sin duda el eje central de esas conversaciones. 

En el entorno del presidente español descartan que vaya a apuntarse a un “frente del sur” con Francia, Italia y otros para presionar a Merkel 

Guindos ya viajó a EE UU a buscar apoyos hace semanas. España podría contar con el respaldo de la Administración de Obama y del FMI si quisiera promover un giro de política en Europa, aunque Rajoy sigue de momento fiel a su alianza con Angela Merkel y se niega a apoyar, al menos en público, ese giro en la política de austeridad que defienden los socialistas franceses, por ejemplo. 

Rajoy se ha acercado a François Hollande, pero en su entorno descartan que el presidente español vaya a apuntarse a un “frente del sur” con Francia, Italia y otros para presionar a Alemania. La estrategia de Rajoy sigue pasando por acercarse a los alemanes para convencerlos. Hasta ahora no ha tenido éxito. 

Ya nadie en el Ejecutivo oculta que el problema son los alemanes. Hasta Mario Draghi, señalan en privado, parece ya decidido a ayudar a España. Pero los alemanes, que tienen mucho poder en el BCE, no le dejan. De hecho, ayer al Ejecutivo le llegaban casi a la vez buenas noticias de Bruselas, ya que la Comisión admite retrasar un año el objetivo del déficit y apoya que el fondo de rescate ayude a los bancos directamente sin intervención de los Estados —es lo que necesita Rajoy para que el apoyo no sea una intervención—, y malas de Berlín, que rechazaba de plano esta segunda opción. 

Para el Ejecutivo, todos los problemas están fuera, no en España. En Alemania, dicen, no hay claridad porque Merkel está en plena negociación con los socialdemócratas para aprobar el pacto de estabilidad. En Francia, Hollande espera el resultado de las legislativas, también el 17 de junio. Holanda está sin Gobierno. Por eso insisten en que vienen unas semanas muy difíciles. 

Pero también dan argumentos para tranquilizar: España puede aguantar, señala Guindos, porque no tiene que salir a pedir mucho dinero este año. El Tesoro está bien financiado, asegura. No hay muchas subastas importantes en las próximas semanas. Rajoy, como buen gallego, se aferra ya a una sola idea: escampará. Claro que el problemón español sigue encima de la mesa: se llama Bankia, y está aún lejos de resolverse. 

http://politica.elpais.com/politica/2012/05/30/actualidad/1338409959_970646.html 

RAJOY: “NO VA A HABER NINGÚN RESCATE DE LA BANCA ESPAÑOLA” 

El presidente del Gobierno rechaza una comisión de investigación parlamentaria sobre Bankia

Reclama a la UE que "disipe cualquier duda sobre el euro" 

"No va a haber ningún rescate de la banca española". Así de rotundo se ha mostrado hoy el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en su primera comparecencia en solitario ante los medios desde el pasado otoño. El jefe del Ejecutivo, que esta mañana ha reunido al Comité Ejecutivo Nacional del PP,  ha defendido las instituciones europeas y la necesidad de acometer reformas estructurales en sede comunitaria, y ha insistido en que la relación entre Madrid y Bruselas no va a pasar por ninguna ayuda similar a un rescate. El presidente también ha hecho un llamamiento a la UE para que "disipe cualquier duda sobre el euro" y deje claro que es un "proyecto irreversible". 

La crisis de la gestión de Bankia y la nacionalización de la entidad, pese a haber ocupado tan solo unas palabras del discurso de Rajoy ante la cúpula del partido, ha centrado buena parte de la intervención pública del presidente, que ha rechazado que sea una comisión de investigación parlamentaria el órgano encargado de esclarecer lo ocurrido.  "No es la primera vez que se toma una decisión como esa", en referencia a la nacionalización, "y lo que acordamos en la anterior legislatura es que se creara una subcomisión que hiciera el seguimiento y esa es la decisión que yo mantengo", ha  recordado el jefe del Gobierno. Lo importante, en su opinión, es tranquilizar a los inversores y sanear el banco. La nacionalización de Bankia, según el presidente, se ha tomado por la decisión global de recapitalizar el sistema financiero. Rajoy ha negado también que la situación de Bankia tenga que ver con la prima de riesgo, que hoy se ha situado hasta en 510 puntos. 

Ya lo había apuntado hace dos semanas la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, al asegurar en la conferencia de prensa posterior al Consejo de Ministros que, en todo caso, sería la subcomisión del FROB en la Cámara baja el órgano encargado de analizar las posibles responsabilidades de los exdirectivos de Bankia. "Este es el lugar y el entorno adecuado para abordar cómo se ha llegado a esta situación y cuál va a ser el control que se ejerza", había apuntado la vicepresidenta al ser preguntada sobre la oportunidad de una explicación pública de Rato o del gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez. A esa subcomisión, cuyas comparecencias se celebran a puerta cerrada, ya acude periódicamente el subgobernador del Banco de España para detallar la actuación del regulador, aunque nunca ha citado a presidentes de entidades privadas, ni siquiera el antiguo responsable de Caja Castilla-La Mancha, el socialista Juan Pedro Hernández Moltó. Los barones reclaman explicaciones 

Algunos dirigentes y barones populares habían apostado hoy, al llegar a la sede central del partido en la calle de Génova, por dar explicaciones sobre la gestión de la entidad. El presidente de la Junta de Extremadura, José Antonio Monago, ha asegurado que hay que "dar explicaciones" y "aclarar" lo que ha sucedido en Bankia, que va a recibir una inyección de más de 23.000 millones de euros de fondos públicos para recapitalizar este grupo financiero. Eso sí, ha añadido que antes hay que "estabilizar" la situación y ve "lógica" la hoja de ruta que se ha marcado la entidad. 

Alberto Fabra, presidente de la Generalitat valenciana, también ha apostado por que se den "todas las explicaciones" sobre cómo Bankia ha llegado a su situación actual y qué está haciendo el Gobierno "para que sea mucho más solvente", porque es "bueno" que los ciudadanos tengan información sobre la situación del mercado financiero. 

http://politica.elpais.com/politica/2012/05/28/actualidad/1338205720_247736.html 

RAJOY REÚNE A LA DIRECCIÓN DEL PP CON LA VISTA PUESTA EN LAS ELECCIONES VASCAS 

El Gobierno y el partido tratan de coordinar mensajes para conjurar el desgaste 

El PP debe nombrar el nuevo tesorero tras la marcha de Romay Beccaría 

Cuando se cumplen 100 de la nueva cúpula del PP, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se reúne hoy con el Comité Ejecutivo Nacional para informar al partido de la agenda de reformas emprendidas en las últimas semanas, las próximas medidas, la situación del sector financiero tras la nacionalización de Bankia y la evolución de la crisis económica. En una etapa en la que tranquilizar a los ciudadanos para conjurar el desgaste se ha convertido en una prioridad, en Génova son conscientes de que hay que mejorar la coordinación de mensajes, verdadero punto débil de la dirección nacional desde el congreso celebrado en Sevilla el pasado febrero. 

Además de con estas premisas, la reunión de hoy se celebra también con la vista puesta en los comicios autonómicos en Euskadi y Galicia, ya que los populares no descartan la posibilidad de que las elecciones en estas comunidades se puedan adelantar a otoño. 

Fuentes del partido señalan que Rajoy pedirá un esfuerzo a todos los miembros del Partido Popular, comenzando por la secretaria general, Dolores de Cospedal, para que expliquen a los ciudadanos el sentido de los recortes, ya que aún quedan medidas por tomar, como el establecimiento de un mercado único interior, y las reformas del sistema energético, en Educación y en Justicia. 

La reunión se celebra apenas cinco días después de que el Congreso de los Diputados aprobara los Presupuestos Generales del Estado más austeros de la democracia, tal y como Rajoy anunció que serían precisamente en la reunión que el Comité Ejecutivo Nacional celebró en el pasado 2 de abril. 

Este comité, además, se lleva a cabo cuando están a punto de cerrarse los congresos regionales del PP, solo falta del de Baleares, que se celebrará este próximo 2 de junio y que fuentes populares ponen como muestra de unidad del partido, al haber presentado listas unitarias.  En el PP señalan que la secretaria general de los populares, María Dolores de Cospedal, quien precisamente ha clausurado el penúltimo congreso, el de Melilla, puede hacer una balance de todos los encuentros en su informe de gestión, en un Comité Ejecutivo que también podría servir para nombrar al nuevo tesorero del PP, tras la marcha de anterior, José Manuel Romay Beccaría, a la Presidencia del Consejo de Estado. 

http://politica.elpais.com/politica/2012/05/28/actualidad/1338189882_580133.html 

LA REALIDAD DESBORDA LOS PLANES DE RAJOY 

Nadie se anima ya a descartar nada en una situación que empeora cada día 

Si había un plan, ya no queda ni rastro de él. Todas las previsiones del Gobierno se han visto desbordadas. Hace solo unas pocas semanas, Mariano Rajoy prometía que no habría dinero público para los bancos. Solo en Bankia entrarán 23.500 millones. El lunes, la aportación extra iba a ser de 7.000 millones, según Luis De Guindos. El viernes a mediodía, la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría decía que sería un préstamo y no quería cuantificarlo. El viernes por la tarde esa cantidad llegaba a 19.000 millones. Y ayer José Ignacio Goirigolzarri explicó que nada de préstamo: es una entrada de capital, no se devuelve nada, el Estado invierte en Bankia, y solo si sale muy bien recuperará su dinero, el de todos los contribuyentes. 

Si hay algo a lo que le teme el Gobierno es a la sensación de improvisación. Es una de las cosas que mataron a José Luis Rodríguez Zapatero, analizan. Pero en privado varios miembros del Ejecutivo admiten que la situación se ha vuelto absolutamente imprevisible. Que todo cambia por horas. Y que aunque en público se trate de ofrecer una imagen de normalidad, en privado ya nadie se anima a descartar ningún escenario. 

El Gobierno teme la improvisación porque cree que ‘mató’ a Zapatero 

El más evidente de todos ellos es el de la entrada de dinero europeo en los bancos españoles. Rajoy insiste en rechazarlo —“a fecha de hoy”, aclaró el miércoles en París— y Alfredo Pérez Rubalcaba, con el que se reunió tres horas el viernes, en pleno momento crítico, le respalda en ese rechazo. Ambos entienden que en este momento sería una intervención e implicaría una desconfianza definitiva de los inversores en España y someterse a las durísimas condiciones que han sufrido otros países. Las pensiones y el seguro de desempleo en sus actuales condiciones serían sin duda dos asuntos en cuestión. 

Sin embargo, aunque Rajoy se niegue a plantearlo ni siquiera en privado, el asunto está encima de la mesa del Gobierno. Todos quieren evitarlo, y se está haciendo de todo, incluida la idea de que el agujero de Bankia se cubra directamente con deuda pública sin tener que salir al mercado, pero nadie lo acaba de descartar. La fecha clave es el 1 de julio, cuando entra en vigor el ESM, el nuevo fondo de rescate. Dos días antes se ha convocado una cumbre clave. 

De momento, el Gobierno mantiene la estrategia de presión al BCE para que le ayude a bajar la prima de riesgo, que el viernes cerró de nuevo en el nivel récord de 494. España no puede aguantar mucho tiempo en esas cifras, admiten en el Ejecutivo. El BCE de momento no responde, aunque el Gobierno sigue confiando en que lo haga. Es lo que ha venido haciendo desde agosto de 2011, y España cuenta con que lo vuelva a hacer para poder así esquivar el ESM. 

El PSOE, que también oficialmente rechaza acudir al ESM, difícilmente podría negar el apoyo al Gobierno si llegara el momento. Ninguno de los dos sectores, Gobierno y oposición, aclara si Rajoy y Rubalcaba llegaron a discutir en serio este asunto en La Moncloa. Pero sí admiten que la situación de los bancos ocupó buena parte de la cita. Josep Antoni Duran, el portavoz de CiU, se mostró partidario de que Europa utilice ese mecanismo de rescate para los bancos si es necesario, aunque sea sin pedirlo los Gobiernos. Una prueba más de que el asunto está encima de la mesa. 

Rajoy y Rubalcaba parecen haber acercado posiciones en la cita de La Moncloa, que se produjo a iniciativa del líder de la oposición. Ambos han compartido estrategias sobre la política europea. 

La victoria de Hollande en Francia da mucho más papel al socialismo europeo. Rubalcaba tiene contactos en Francia y en el SPD alemán, que está en la oposición pero influye en las grandes decisiones alemanas. Rajoy está ahora concentrado en mover todos los hilos posibles para buscar la ayuda del BCE, y Rubalcaba puede empujar tocando los suyos. 

Busca una forma para no tener que pedir a la UE dinero para los bancos 

Aún así, y aunque en privado las cosas vayan mejor de lo que parece, Rajoy en público minimiza a Rubalcaba y no en vano le cita a las siete de la tarde de un viernes, a la hora de un partido muy seguido como la final de la Copa del Rey. 

El presidente, sin embargo, tiene mucho interés en que el PSOE apoye la reforma financiera que se vota el jueves. Rajoy y Rubalcaba quedaron en que Luis de Guindos y Valeriano Gómez negociarán hasta ese día. No está claro qué sucederá. En un ambiente así, y después del escándalo de Bankia, los socialistas tienen muchas dificultades para apoyar la norma. Pero una oposición frontal también es delicada en un momento de crisis absoluta. Tal vez acabe en una abstención, que es lo que el PP votó en la última reforma financiera de Elena Salgado, después de apoyar las demás. 

Lo que no ha logrado el PSOE es convencer al Gobierno de que después de que el Estado vaya a meter 23.500 millones de dinero público en un banco debe comparecer no solo el Gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, sino también los gestores de esa entidad, entre ellos Miguel Blesa, que estuvo 12 años al frente de CajaMadrid, José Luis Olivas, al frente de Bancaja desde 2003, y Rodrigo Rato, hasta hace tres semanas presidente de Bankia. IU y UPyD piden una comisión de investigación, el PSOE solo comparecencias sueltas. 

Rajoy tiene la última palabra sobre este asunto. A pesar de la presión, el presidente parece dispuesto a que no comparezca ningún responsable. Como mucho, el PP votará a favor de que acuda Fernández Ordóñez, aunque después podría retrasarse tanto la fecha que decayera su mandato. El presidente, según diversas fuentes, no parece especialmente preocupado por este asunto. 

El Ejecutivo corre un alto riesgo con la comparecencia de Fernández Ordóñez, muy molesto con la gestión del Gobierno de la crisis de Bankia, desautorizado abiertamente y criticado por el PP, y con la de Rato, que ha trasladado ya en privado su enorme malestar con el Gobierno por lo que fue una destitución y no una dimisión. Aún así, Rajoy nunca decide hasta el último minuto y a veces sorprende. 

El gobernador del Banco de España pide por carta comparecer en el Congreso Todas las personas consultadas en los últimos días que hablan con Rajoy señalan que este tipo de asuntos no ocupan en absoluto su cabeza. Un político puro como Rajoy, explican miembros del Ejecutivo, que lleva 30 años dedicado a la política y nunca tuvo perfil económico, parece por primera vez en su vida muy poco interesado por la política. 

Ni por la renovación del Tribunal Constitucional y de otros organismos, ni la crisis que vive el Poder Judicial con el escándalo de su presidente, Carlos Dívar, ni los conflictos que se avecinan por ejemplo con el nacionalismo catalán o vasco. Aún así, Rajoy y Rubalcaba sí pactaron renovar antes de junio el Constitucional, el Tribunal de Cuentas y el Defensor del Pueblo. En RTVE está descartado ya cualquier acuerdo después de que el PP decidiera cambiar la ley. 

Como le sucedió antes a Zapatero, Rajoy, según los suyos, solo está obsesionado con una cosa: la prima de riesgo y la amenaza de intervención de España. El presidente está tan concentrado en la economía —los suyos insisten en que en los últimos años ha aprendido muchísimo y ya elabora él mismo los discursos económicos— que todo lo demás parece muy secundario. 

A pesar de las críticas que recibe, y las dudas que siguen existiendo incluso en el seno del PP, el presidente parece encantado con la decisión de no tener vicepresidente económico. Le satisface mucho presidir las comisiones delegadas de asuntos económicos, los jueves, donde se toman las decisiones clave. 

El líder del PSOE puede tocar hilos en el socialismo francés y alemán 

El Gobierno está satisfecho por el aumento de perfil internacional del presidente, que esta semana ha multiplicado su agenda. Hasta ahora, admiten, no ha conseguido ningún compromiso firme de Angela Merkel sobre la posibilidad de que el BCE ayude a España. Ese es su principal objetivo, y no lo logró con claridad en la famosa reunión en el barco de Chicago. Sin embargo, en La Moncloa insisten en que les llegan distintas señales que les hacen confiar en que Merkel está de su lado y se acabará moviendo. 

El Ejecutivo corre alto riesgo con la comparecencia de Fernández Ordóñez 

Si consigue eso, lo demás es secundario, señalan fuentes del Ejecutivo. Aún así, entre miembros del Gobierno y del PP sigue extendida la inquietud por la imagen de improvisación, descontrol y escaso relato público que ofrece el Ejecutivo. El último ejemplo se ha vivido este fin de semana. Los detalles de la mayor operación de nacionalización de la historia de España no los dio el Gobierno, sino José Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia, en una rueda de prensa ayer. La vicepresidenta no dijo prácticamente nada sobre este asunto el viernes. Nadie discute el poder y la eficacia en la gestión de Sáenz de Santamaría, pero muchos están empezando a echar en falta más mensajes políticos de la portavoz. 

La mayoría de los consultados señalan que es muy difícil tratar de hacer política bien cuando nada de lo que haces sirve para rebajar la prima. Pero muchos empiezan a pensar en que hay que cambiar cosas. “El Gobierno tiene que decidir qué quiere hacer y salir a explicarlo con detalle”, explica un veterano. Pero para eso tendría que controlar la situación. Y no parece que haya llegado aún ese momento. 

http://politica.elpais.com/politica/2012/05/26/actualidad/1338066246_266078.html

RAJOY NO CONVENCE A SUS SOCIOS PARA QUE EL BCE INTERVENGA DE URGENCIA

El presidente insistió en que la liquidez es "más urgente, de enorme importancia en este momento, mucho más que el diseño futuro de la UE"

Agobiado por la presión de los mercados, que mantiene la prima de riesgo española próxima a los 500 puntos, el presidente español, Mariano Rajoy, llegó al Consejo extraordinario celebrado anoche en Bruselas con el propósito de convencer a sus homólogos europeos de la urgencia de una intervención contundente del Banco Central Europeo (BCE), que frene la escalada del tipo de interés que debe pagar España por financiar su deuda. Seis horas después, se marchó con las manos vacías. Alegó que se trataba de una cumbre informal, en la que no estaba previsto adoptar decisiones sino preparar los acuerdos que deben tomarse a finales de junio. Y agregó que, en realidad, los mandatarios europeos no tienen posibilidad de dar instrucciones al BCE, celoso de su independencia.

¿Por qué se empeñó entonces en plantear una demanda imposible? Porque, según sus palabras, la liquidez es la cuestión "capital, de enorme importancia en este momento, mucho más que el diseño futuro de la UE", alegó. Porque se pueden hacer todas las reformas y sacrificios que se quieran, "pero si las deudas públicas no se pueden sostener, tenemos un problema", añadió.

Rajoy, que pidió medidas que pudieran aplicarse en 24 horas en vez de debates de futuro cuyos resultados en el mejor de los casos solo podrán concretarse a medio plazo, intentó soslayar la sensación de fracaso asegurando que "en este momento [la sostenibilidad de la deuda europea] está garantizada; si llega el momento en que no lo está, las decisiones se podrán tomar en 24 horas". Recordó que el presidente del BCE, Mario Draghi, "ya ha hecho lo que consideró oportuno y conveniente en otras ocasiones", en alusión a la compra de deuda pública en el mercado secundario y a los manguerazos de dinero barato con los que ha transferido a la banca europea un billón de euros, pero no explicó cómo convencerle de que vuelva a hacerlo. Rajoy reiteró ante sus homólogos el compromiso de su Gobierno con el control del gasto público y su voluntad de seguir adelante con reformas que hagan la economía española "más competitiva y flexible". Ni con esas.

No está solo en su empeño. Horas antes de la cumbre se le unía el presidente francés, François Hollande, en su exigencia de que el BCE inyecte liquidez a países en apuros. Ambos mandatarios almorzaron en París antes de viajar juntos a Bruselas. Rajoy llegó a su primera cita en el Elíseo como un férreo aliado de Angela Merkel, pero cruzó con Hollande una de las líneas rojas de Alemania al exigir públicamente al BCE "financiación, liquidez y sostenibilidad de la deuda", y pedir a la UE un "mensaje claro y entendible sobre su sistema financiero y la permanencia del euro".

Hollande y Rajoy expresaron, con bastante más claridad y entusiasmo el primero, su deseo de que Grecia siga en el euro. Preguntados por una información que afirmaba que el Eurogrupo ha pedido a los ministros de Economía que pongan en marcha planes de contingencia para cubrir una posible salida griega del euro, Rajoy reaccionó con ironía ("espero que el Eurogrupo no tenga que trabajar mucho en este tema y que Grecia siga en el euro, yo si fuera griego no tendría ninguna duda"), mientras Hollande afirmó con rotundidad que se niega a contemplar esa posibilidad, y prometió que hará "todo lo posible para convencer a los griegos de que sigan en el euro respetando sus compromisos y a Europa de que es necesario ayudar directamente al crecimiento de Grecia". "Tenemos que transmitir que el euro va a estar siempre con nosotros y que nunca habrá un impago, necesitamos acabar con los rumores", añadió Rajoy.

Más locuaz que otras veces, el presidente español subrayó que "la certidumbre sobre Europa y el futuro del euro" es la condición "más importante" para superar la crisis, y admitió que "lo más urgente" para España es que Europa garantice su estabilidad financiera. El jefe de Gobierno español reiteró que España "no tiene interés ni intención, a fecha de hoy, de acudir a un rescate europeo para los bancos españoles", y el presidente francés, que hace unos días dijo que sería "deseable" que la banca española fuera recapitalizada, apoyó la petición de liquidez de Rajoy y afirmó que Europa debe revisar en las próximas semanas el papel del BCE, al que pidió que "vuelva a intervenir en el mercado y aporte equilibrio y financiación a tasas de interés muy bajas", especialmente a los países "que están haciendo un esfuerzo importante de consolidación fiscal, como España".

Preguntado por los eurobonos, Rajoy dijo que hay que pensar "poco a poco" en reforzar la integración europea, y se plegó a la doctrina alemana, al afirmar que "no son lo más urgente" ni se van a decidir a corto plazo. Hollande respondió: "Sería una pena no llegar hasta el final de la propuesta. Estoy a favor de que este instrumento se debata", y mostró su esperanza en que el Consejo de junio aprueba esa medida.

http://politica.elpais.com/politica/2012/05/24/actualidad/1337817964_755681.html

RAJOY PIDE A EUROPA UNA SOLUCIÓN EN 24 HORAS PARA BAJAR EL COSTE DE LA DEUDA

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha informado hoy en Chicago de que su posición en la reunión de este miércoles del Consejo Europeo será defender la estabilidad financiera como la prioridad más urgente en estos momentos para superar la crisis en la eurozona, y dijo que otros debates, como el que Francia anuncia plantear sobre los eurobonos, son, en las circunstancias actuales, secundarios. "Lo más importante es la estabilidad financiera, lo más importante es tomar decisiones sobre asuntos que puedan entrar en vigor en 24 horas. No podemos entrar en debates que pueden llevar años en resolverse", declaró Rajoy en una rueda de prensa en el final de la cumbre de la OTAN, que se ha celebrado durante dos días en esta ciudad. Se trata, según Rajoy, de apoyar la refinanciación de la deuda, para que esta pueda ser sostenible y vuelva a fluir el crédito. Aunque no lo mencionó expresamente, el único mecanismo que permitiría un alivio inmediato de la presión sobre la deuda española es la intervención del Banco Central Europeo.

Rajoy insistió en que defenderá ante sus colegas europeos lo mismo que ha venido sosteniendo desde hace tiempo, que lo que España necesita en estos momentos es la reducción del déficit, la aplicación de reformas estructurales, el saneamiento del sistema bancario y la estabilidad financiera.

"El objetivo del Gobierno es el crecimiento y la creación de empleo, pero hay que hacerlo a través de esos cuatro instrumentos", manifestó el presidente. "No conozco nadie que se oponga al crecimiento, pero para crecer es capital reducir el déficit", afirmó. Rajoy explicó que "la monumental deuda anterior" contraída por España es hoy el principal obstáculo para un impulso económico, y que es imprescindible el saneamiento general de nuestras finanzas para permitir un crecimiento futuro.

Rajoy dijo que no tiene objeción en discutir la propuesta anunciada por el presidente francés, François Hollande, sobre la emisión de eurobonos, pero sugirió que ese debate puede ser muy largo y podría distraer a la Unión Europea de lo que deben de ser sus prioridades en estos momentos. "¿Qué tipo de eurobonos? ¿Unos bonos respaldados solidariamente por todos los países de la Unión?", se preguntó el presidente, como prueba de la dificultad que puede entrañar llegar a un acuerdo sobre este asunto.

A juzgar por sus palabras, Rajoy ha sido uno de los personajes más cotizados en esta cumbre. A la reunión del domingo con la canciller alemana, Angela Merkel, celebrada a solicitud de esta, según el Gobierno español, sucedió ese mismo día la invitación del jefe del Gobierno italiano, Mario Monti, a participar en la reunión que él ha promovido también con Hollande y Merkel. Esta tarde se reunía con el primer ministro británico, David Cameron, una cita igualmente pedida, según Rajoy, por el propio Cameron.

Además, el presidente del Gobierno informó de que había mantenido en Chicago dos conversaciones con el presidente de EE UU, Barack Obama. No dio detalles sobre esas conversaciones, pero dijo que habían tratado exclusivamente sobre la situación económica de España y de Europa. Una fuente oficial española precisó que el presidente había hablado con Obama el domingo y este lunes durante breves interrupciones de la conferencia de la OTAN. Rajoy aclaró que, en su reunión con Cameron, se limitaría a abordar temas económicos y no tenía previsto sacar el asunto de Gibraltar.

http://politica.elpais.com/politica/2012/05/21/actualidad/1337623041_947754.html

RAJOY ANUNCIA QUE CUENTA CON EL APOYO DE MERKEL TRAS SU REUNIÓN EN CHICAGO

El presidente del Gobierno ha minimizado a su llegada a la ciudad estadounidense la nueva cifra de déficit y ha descartado que vaya a producirse un rescate a los bancos

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, ha ratificado que Angela Merkel, apoya las reformas que se están llevando a cabo en España, tras la reunión que ha mantenido con la mandataria alemana durante un paseo en barco por Chicago antes del comienzo de la cumbre de la OTAN.

Durante una comparecencia ante los medios en la que no ha admitido preguntas, el jefe del Ejecutivo, ha subrayado que Merkel ha dado también su aval al "ejercicio de transparencia" al que se someterán los bancos españoles. "Sería muy positivo que este ejercicio se hiciera en otros países de la UE", ha dicho.

Hollande cree deseable el rescate de los bancos españoles Washington busca el refrendo de la OTAN a su estrategia en Afganistán Rajoy ha garantizado a Merkel que España seguirá esforzándose para ser un país en el que las administraciones públicas "no continúen endeudándose hasta el infinito" y que también mantendrá su política de reformas estructurales, dos elementos clave, a su juicio, para lograr el crecimiento económico.

El presidente ha asegurado que no habrá, por tanto, cambio de rumbo en las políticas para superar la crisis económica ya que la base del crecimiento es el rigor fiscal. Además, ha anunciado que en septiembre organizará una conferencia de inversores y que se reunirá próximamente con el presidente francés, François Hollande, en París.

España no va a gastar lo que no tiene"

El presidente del Gobierno español había confirmado que en la entrevista, que se celebró a petición de la propia Merkel -según Rajoy- él no tenía pensado pedirle "nada en concreto" ni tenía nada en particular que proponerle más que "la voluntad del Gobierno español de seguir haciendo las cosas bien".

Rajoy había manifestado a su llegada a Chicago que entendía que los problema europeos, en estos momentos, afectan a todos los europeos, y en ese sentido comprendía que la canciller alemana deseara interesarse sobre la marcha de la situación en España. "Yo no voy a pedirle nada", había afirmado. Su propósito, según dijo, era el de reiterarle que "España no va a gastar lo que no tiene" y que su Gobierno está haciendo "lo que hay que hacer porque es lo que necesita España".

Sobre las declaraciones del presidente francés, François Hollande, sobre la posibilidad de rescatar la banca española, Rajoy insistió anoche en Chicago en que no precisaba la intervención del fondo de rescate europeo. "Hollande no sabe como están los bancos españoles", afirmó Rajoy.

El presidente francés había manifestado un día antes en Washington su deseo de que los instrumentos europeos creados para ese fin ayudaran a los bancos españoles con problemas de capitalización. "Probablemente sería deseable tener una recapitalización, y probablemente sería necesario que esta recapitalización se hiciese a través de los mecanismos de solidaridad europea", dijo Hollande en una rueda de prensa.

Rajoy comentó, al llegar a Chicago para participar en la cumbre de la OTAN, que no tenía constancia de esas palabras y que, en todo caso, no reflejaban la situación actual en que se encuentra la banca española. "No será necesario un rescate", aseguró en una breve conversación con periodistas. Atribuyó las palabras del presidente francés a que pudiera tener "algunos datos que los demás no tenemos", más allá de los poporcionados por el Banco de España, los únicos que hay. "Por eso precisamente, conociendo los datos del Banco de España, hemos encargado a unos evaluadores externos que nos digan donde estamos. No creo yo que el señor Hollande haya dicho eso porque el señor Hollande no saben cómo están los bancos españoles", ha concluido.

El jefe del Ejecutivo español también ha restado importancia a la desviación en las cifras de déficit, que se ha situado en un 8,9% a la luz de los nuevos planes de ajuste de las comunidades autónomas, hecho destapado en los Planes de Equilibrio Financiero (PEF) aprobados el viernes. "Ya sabemos donde estamos'", ha dicho Rajoy, "y a partir de ahí vamos a empezar a construir".

http://internacional.elpais.com/internacional/2012/05/20/actualidad/1337483655_390812.html

RAJOY: "HABLO CON DIRIGENTES EUROPEOS Y NO SE PLANTEA UN RESCATE A ESPAÑA"

El presidente en los pasillos: "El debate austeridad-crecimiento no tiene sentido"

"El rumbo fijado en España es el adecuado, y yo no quiero que Grecia salga del euro"

espués de otras 48 horas de pánico en los mercados en los que se comentó mucho su ausencia de los focos –estaba "trabajando con normalidad en su despacho", según La Moncloa- el presidente del Gobierno se ha acercado a los periodistas en el Congreso para hablar sobre la situación económica. "La situación es muy complicada, la prima de riesgo ha subido muchísimo, eso significa que es muy difícil financiarse", ha explicado. Sin embargo, Rajoy no cree que haya que cambiar nada muy significativo. De hecho, cree que lo que se está haciendo en España "es lo que hay que hacer", que "el rumbo fijado en España es el adecuado" y por tanto simplemente hay que seguirlo.

¿Ha hablado con Angela Merkel en las últimas horas? ¿Está España negociando un rescate o algún tipo de ayuda?, se le preguntó. Rajoy descartó de nuevo que se esté hablando en los despachos de ayudas a España y no aclaró con quién está hablando estos días en los que no aparece públicamente. "No se ha hablado de nada de eso y yo hablo con los principales dirigentes europeos casi todas las semanas, se limitó a señalar". Rajoy salió a toda velocidad de la sesión de control para correr hacia la zona de Gobierno, donde le esperaba una llamada urgente. Minutos antes había contestado a Alfredo Pérez-Rubalcaba que los recortes sirven para "salir del pozo". "Soy muy consciente de la dureza de la situación y de las dificultades por las que pasan muchos ciudadanos", había añadido.

Con la prima a 500, se desataron todas las alarmas periodísticas. El entorno del presidente señala sin embargo que no llamaba Merkel ni François Hollande ni ningún dirigente clave, sino un ministro del propio Ejecutivo de Rajoy.

El presidente insistió en la idea de que España está haciendo lo que puede hacer. La solución, vino a decir aunque con palabras mucho menos claras que su ministro de Economía, Luis de Guindos, es europea. Rajoy no quiere posicionarse en el debate intenso que se está produciendo en Europa entre austeridad y crecimiento después de la victoria de Hollande en Francia. Rajoy siempre se ha acercado a Merkel, pero muchos en su Gobierno creen que la presión de los socialistas franceses a Alemania puede favorecer los intereses españoles.

Ante esa disyuntiva, Rajoy trata de colocarse en el medio, o en ninguna parte. "Creo que el debate entre austeridad y crecimiento tiene bastante poco sentido, porque una cosa es compatible con la otra y además una cosa es necesaria para la otra. Creo que hay una tercera cosa de la que nadie habla. Austeridad sí, crecimiento también, pero me gustaría además que hubiera un mensaje contundente sobre el proyecto del euro y la sostenibilidad de la deuda pública de todos los países europeos". Esto es, apoyo de la UE y del Banco Central a todas las deudas con problemas. Sin embargo, al contrario de lo que hizo ayer Hollande ante Merkel, en Berlín, Rajoy no ha querido mojarse y pronunciar la palabra "eurobonos" o pedir expresamente apoyo del BCE. "Hacer declaraciones públicas [pidiendo apoyo al BCE] no tiene sentido. El euro necesita ser reforzado. No quiero que Grecia salga del euro, sería un error y una mala noticia. Que cada país haga lo que tiene que hacer y que se garantice la sostenibilidad de las deudas públicas", ha rematado.

www.elpais.es 16.05.12

RAJOY YA SOLO CONFÍA EN LA AYUDA DE EUROPA

La prima supera los 500 puntos en una nueva jornada de histeria por Grecia

El presidente del Gobierno dice que España hace los deberes y pide a la UE que apoye al euro

El dominó ha arrancado y parece imparable. Grecia arrastra a España. Europa mira a Madrid, la otra gran preocupación mundial, y España mira a Europa pidiendo ayuda. Mariano Rajoy surca una ola de miedo, a ratos histeria. Pero hace todo lo posible para que no se note. Y en eso, en aparentar normalidad, es un auténtico especialista. Aunque a su alrededor, todo son noticias pésimas.

Después de 48 horas desaparecido para el gran público, Rajoy llegó al Congreso a las nueve de la mañana con un desayuno difícil de digerir: la prima de riesgo por encima de los 500 puntos, en 507. Una cifra desconocida incluso en la peor etapa de José Luis Rodríguez Zapatero. Un récord absoluto que dispara todos los rumores de rescate. El Gobierno insiste en desmentirlos con un argumento clave: no hay dinero suficiente para intervenir España.

ampliar foto La tensión crece porque alrededor de 500 —a última hora del día la prima de riesgo se recuperó y bajó a 482— se intervino Grecia, Irlanda o Portugal, y cayó en Italia el Gobierno de Silvio Berlusconi. Una cifra insostenible, según el propio Ejecutivo. Claro que ya lo eran los 300, y los 400.

Lo más preocupante para el Ejecutivo es que, lejos de mejorar, la situación ha empeorado cinco meses después del cambio de Gobierno. Grecia sigue siendo el gran problema. Y este miércoles fue solo el primer día de un larguísimo mes, hasta las próximas elecciones en Atenas, convocadas ya para el 17 de junio. El mercado se cebó con España, y en la propia Grecia se teme ya el colapso bancario. El banco central heleno lanzó la alarma y anunció que en un solo día, el lunes, salieron 800 millones de euros de sus entidades. El temor a un corralito al estilo argentino se ha instalado allí. Toda Europa tiembla por el efecto en cadena de este pequeño país al que nadie, al menos oficialmente, quiere ver fuera del euro. Tampoco Rajoy, según dijo este miércoles.

¿Y en España? El ministro Cristóbal Montoro, ante la tensión creciente también en las oficinas de los bancos españoles, se vio obligado a desmentir tajantemente la posibilidad de un corralito. "Es materialmente imposible", insistió. La situación es de tal histeria que Montoro tuvo que contestar a una especulación poco argumentada en el blog del premio Nobel Paul Krugman. La sola mención del corralito desata todas las especulaciones. Y la Bolsa española, como otras europeas, se hundió de nuevo y cerró en 6.611 puntos, una nueva caída del 1,33%.

¿Y Rajoy? Según todas las fuentes consultadas, hay dos presidentes. Uno, en público, aparenta que no pasa nada y rechaza pedir una comparecencia en el Congreso para explicar la situación. Ni siquiera cuenta con quién habla. Todo es secreto. Pero el otro Rajoy, el del despacho, dicen los suyos, habla sin parar y a todas horas con dirigentes europeos y españoles y banqueros. A todos les traslada el mismo mensaje: España ha cumplido exactamente todo lo que se le ha pedido, incluso con la nacionalización de Bankia, que siguió lo reclamado por el FMI y el BCE. Ha recortado todo lo recortable. Y ahora espera la ayuda, sobre todo del BCE.

Rajoy está cada día más descolocado. Perplejo. No entiende, explican los suyos, por qué unas medidas que él mismo considera durísimas —sobre todo los recortes en sanidad y educación o la reforma laboral— no aplacan a los mercados. El Gobierno está cada vez más frustrado. Comprueba que los viernes anuncia medidas duras, impopulares, se lleva todo el coste político, obedece las peticiones de la UE, y sin embargo los lunes los mercados vuelven a dar un nuevo golpe. Nada funciona.

Por eso ayer el presidente, en su estilo siempre indirecto, lanzó un mensaje en los pasillos del Congreso. La idea la repitieron después, en privado, muchos miembros del Ejecutivo, y se resume así: España ha hecho los deberes, solo queda que la UE actúe y la salve.

Rajoy lo dijo a su manera: "Creo que el debate entre austeridad y crecimiento que hay ahora en Europa tiene bastante poco sentido, porque una cosa es compatible con la otra. Hay una tercera de la que nadie habla: austeridad sí, crecimiento también, pero me gustaría además que hubiera un mensaje claro y contundente sobre el proyecto del euro y la sostenibilidad de la deuda pública de todos los países europeos". "Que cada país haga sus deberes, España lo está haciendo, Italia lo está intentando, pero la prioridad hoy es la sostenibilidad de la deuda de los países".

De nuevo, dos Rajoy: en privado no para de hacer gestiones para reclamar ayuda, en público se niega a confesarlo: "Yo no voy a pedir nada, hacer declaraciones pidiendo cosas no tiene sentido. Pero el euro debe ser reforzado". Como Zapatero en el peor momento de la crisis, Rajoy y los suyos ven los ataques a España como una consecuencia de la crisis griega y un ataque al euro, y no como un gesto de desconfianza a su Gobierno. Rajoy ya apenas utiliza esa palabra, eje de su campaña. No es una técnica exclusiva del Gobierno español. El italiano también apela a factores exteriores —ahora Grecia, antes España— para justificar los ataques de los mercados.

Rajoy, a diferencia del italiano Mario Monti, no es un tecnócrata. Quiere seguir su carrera política. Y sabe que en este momento se la juega toda a una carta: lograr que España no sea intervenida. Este miércoles lo volvió a descartar. Sin aclarar si ha hablado en las últimas 48 horas con Merkel, dijo que no está encima de la mesa ni un rescate ni ningún tipo de ayuda —se especula con una inyección de dinero del Fondo de Rescate a los bancos españoles—. "No se ha hablado absolutamente de nada de eso y yo hablo con los principales dirigentes europeos casi todas las semanas", contestó el presidente. Efectivamente, nadie en público se anima a hablar del rescate a España. Pero en privado en Bruselas se admite que los mecanismos están preparados y España solo tiene que pedirlo.

En los alrededores del Gobierno, esto es, entre dirigentes del PP y veteranos diputados, se critica mucho al Ejecutivo, su forma de contar las cosas, sus tiempos, su funcionamiento interno, con la ausencia de una vicepresidencia económica. Pero en los ministros no se ve esa autocrítica y apuntan a otro lado: es Europa la que está fallando, dicen, no España.

Los ministros españoles no entienden por qué la UE no hace más. "Ningún país de Europa, ni del mundo, está haciendo las reformas que se hacen en España. El problema de Europa no es España, es Europa", señala uno de ellos. "Son días difíciles, el Gobierno francés acaba de llegar, el holandés está dimitido, en Grecia no existe, Merkel acaba de llevarse un varapalo electoral, pero Europa encontrará la salida", sentencia otro.

De hecho, este miércoles la canciller destituyó a su ministro de Medio Ambiente, Norbert Röttgen, peso pesado de su partido y responsable de esa sonora derrota en Renania del Norte-Westfalia.

"El BCE no dejará que se llegue a una intervención. Tiene mecanismos para evitarla. No le interesa a nadie en Europa", sentencia otro ministro. En público, Montoro lanzó un mensaje similar, incluso más duro: "No podemos aceptar que determinadas instituciones europeas se refieran a veces a España con un tono despectivo. Ya está bien. Cuando un país está haciendo lo que hay que hacer para recuperar la credibilidad del país y del euro merece un respeto". El Gobierno español parece dolido con la UE. Y Bruselas está en otras batallas.

El presidente, mientras, insiste en lanzar la idea de que él solo puede con todo. Ayer incluso evitó el guante de un gran pacto que le lanzó el líder de la oposición, Alfredo Pérez Rubalcaba. Pese a la escalada, no ha habido ni siquiera una llamada entre ambos dirigentes en todas estas semanas. Rajoy está concentrado en Europa y nada más parece interesarle. Quiere transmitir normalidad, pero le falló el subconsciente cuando, al contestar a Rubalcaba, admitió que todo lo que está haciendo es para "salir del pozo", un término descarnado, improvisado, que da idea de la preocupación que se vive en La Moncloa.

La tensión es difícil de ocultar. Rajoy salió disparado del hemiciclo en cuanto terminó su última pregunta, y no escuchó a su vicepresidenta, al contrario de lo que es habitual. Una llamada importante le esperaba en la zona de Gobierno del Congreso. Sin embargo, La Moncloa explicó que no era Angela Merkel, ni François Hollande, como se especulaba, sino un ministro de su propio Gobierno —posiblemente Luis de Guindos, que estaba en Londres visitando a inversores y al Financial Times e intentando calmar al mundo financiero—.

Rajoy espera así que la UE haga su trabajo. Y mientras, quiere seguir dando mensajes. El que más le interesa es el de que controla a las autonomías. El Consejo de Política Fiscal de hoy es clave. Montoro cree que la mayoría de las comunidades cumplirán. A las que no lo hagan, se les darán otros 15 días. Y después, amenaza con la intervención. La misma que sigue encima de la cabeza del propio Gobierno español. Y de la que nadie quiere hablar

www.elpais.es 17.05.12

RAJOY NO QUIERE ARRIESGAR EN EL CONGRESO

El presidente no tiene intención de acudir al Congreso a petición propia para enfrentarse a la oposición y explicar a los ciudadanos la enmienda a la totalidad de su programa electoral

En su entorno señalan que Mariano Rajoy está compareciendo ante la prensa mucho más de lo previsto. Y es cierto. La vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, señaló ayer que ha convocado 16 ruedas de prensa desde que es presidente. En la oposición daba muchas menos. Sin embargo, todas ellas han sido forzadas: Rajoy solo comparece cuando sus compromisos internacionales le obligan. La vicepresidenta confirmó además que Rajoy no tiene intención de acudir al Congreso a petición propia para enfrentarse a la oposición y sobre todo para explicar a los ciudadanos la enmienda a la totalidad de su programa electoral que semana tras semana va desgranando Sáenz de Santamaría, encargada de dar las malas noticias a los españoles.

Aparte de las sesiones de control en las que en 15 minutos resuelve tres preguntas prefijadas, Rajoy solo ha comparecido en el Congreso, también obligado por la costumbre, tras las cumbres europeas. No lo volverá a hacer hasta después del 23 de mayo, cuando toca la próxima, aunque es informal y podría dejarlo para la siguiente, a finales de junio.

Los suyos explican que Rajoy cree que Zapatero acabó achicharrado entre otras cosas porque se expuso, porque habló demasiado, porque iba mucho al Congreso. Y Rajoy no quiere asumir ese riesgo. Algunos ministros señalan que acudir a la cámara sería "dramatizar en exceso" la situación. Otros dirigentes del PP sí creen que debería acudir. Sobre todo, dicen, para explicar a su electorado, el que les preocupa, el que les hizo fracasar en Andalucía, su giro de 180 grados.

Solo en las últimas semanas, Rajoy tiene motivos para varias comparecencias sobre cosas que no venían en su programa: subidas de impuestos, recortes en educación y sanidad,

la prima de riesgo en niveles récord y nada menos que la nacionalización de Bankia y la destitución de Rodrigo Rato, al que él mismo impuso en 2009. Pero no está previsto.

www.elpais.es 11.05.12

EL GOBIERNO PLANEA INYECTAR DINERO PÚBLICO EN LOS BANCOS "SI FUERA NECESARIO"

"Si tengo que subir el IVA, lo subiré aunque haya dicho que no lo iba a hacer"

"No estoy preparado para una manifestación de las víctimas de ETA"

El presidente del Gobierno asegura: "No estamos ni lejos ni cerca de una intervención"

Es el segundo gran paso de la legislatura de Mariano Rajoy. El presidente del Gobierno ha anunciado que el Consejo de Ministros de este viernes aprobará "medidas importantes" en el sector financiero, lo que culminará la senda reformista en este ámbito. "La falta de crédito es uno de los grandes problemas de España", ha señalado Rajoy y, para conseguir que vuelva a fluir, se han "tomado medidas", ha añadido antes de avanzar que el viernes se tomarán decisiones dirigidas a "que nadie tenga deudas".

"Si fuera necesario para salvar el sistema financiero español, no renunciaría a inyectar dinero público" en los bancos, ha desvelado además el jefe del Ejecutivo. "Mi última intención sería inyectar o prestar dinero público pero si es necesario lo haré igual que lo han hecho otros Gobiernos", ha agregado. Aunque ha negado ser partidario de un "banco malo", Rajoy ha justificado la necesidad de una entidad que se haga cargo de activos inmobiliarios problemáticos, cuya creación probablemente se impulsará el próximo viernes.

Los titulares de Rajoy

■"No estamos ni cerca ni lejos de la intervención. No estamos. España no se puede intervenir"

■"No tengo ninguna intención de cambiar la política penitenciaria"

■"No renunciaría a inyectar dinero público en el sistema financiero español, si fuera necesario para salvarlo"

■"Creo en el Estado autonómico y creo que hay mantenerlo", aunque para ello "hay que poner un tope de gasto a las autonomías, eliminar duplicidades, y tener una unidad de mercado", con una legislación y no 17 normas distintas.

■"No hemos cambiado nuestro programa sino que hemos modificado el ritmo de cumplimiento"

■"Prefiero no subir el IVA en 2013 pero si tengo que hacerlo, lo haré"

■"Quiero bajar los impuestos pero no puedo hacer lo que me gustaría"

■"Espero que no lleguemos a los seis millones de desempleados"

■"Creo que, a partir del año que viene, España volverá a crecer"

■Los recortes "no van a suponer la demolición del estado del bienestar"

■Rajoy niega ser partidario de un "banco malo" pero justifica la necesidad de una entidad que se haga cargo de activos inmobiliarios problemáticos o tóxicos

■"Creíamos que nos íbamos a encontrar una gripe y nos hemos encontrado una neumonía", dice Rajoy sobre el estado de las cuentas públicas

"El problema más importante del déficit es que te presten", ha insistido el presidente del Gobierno para explicar que "si gastas más de lo que tienes, tienes que pedir prestado y para que te lo den, tienes que tener una deuda poco elevada". "No debemos gastar lo que no tenemos, tenemos que seguir haciendo reformas y mandar un mensaje de que queremos estar en el euro", ha agregado en una entrevista en Onda Cero.

Estas declaraciones se producen cuando el Banco de España y el Ministerio de Economía ultiman un profundo plan de saneamiento de Bankia que incluiría cambios en la gestión del grupo presidido por Rodrigo Rato, según fuentes financieras. El movimiento se iniciará a través de la aplicación del real decreto de reforma financiera desarrollado por el ministro Luis de Guindos. Esta norma permite precisamente la inyección de dinero público a través de bonos convertibles en acciones, conocidos en el argot financiero como cocos. Este dinero deberá ser pagado por la entidad a un tipo de interés de mercado, cercano al 8%. Tanto el Ministerio de Economía como Bankia declinaron realizar comentarios.

Siguiendo por el camino de la defensa de los recortes, Rajoy se ha referido también a la polémica subida de impuestos indirectos en 2013 anunciada por el ministro de Economía, Luis de Guindos, hace dos semanas. El PP hizo de su oposición a esta medida una bandera y prometió en repetidas ocasiones que no iba a subir esa tasa. "Yo prefiero no subir el IVA en 2013, pero si tengo que subir el IVA lo subiré aunque no me guste y haya dicho que no lo iba a hacer", ha afirmado el jefe del Ejecutivo.

Con respecto a la hipótesis de una intervención, Rajoy ha asegurado que "no estamos ni lejos, ni cerca de la intervención. No estamos. España no se puede intervenir". El presidente del Gobierno, pese a no haber descartado a priori que alguna comunidad pueda ser intervenida, ha añadido que "ese tema" no le genera "ni dudas ni preocupaciones".

Lo que, en cambio, está generando inquietud en el Gobierno es la relación con las asociaciones de víctimas de ETA después del anuncio de un nuevo plan para la reinserción de presos. "No estoy preparado" para una manifestación de las víctimas de ETA, ha indicado Rajoy antes de dejar claro que no tiene "ninguna intención de cambiar la política penitenciaria. Vamos a aplicar la ley", en referencia al posible acercamiento de presos etarras a Euskadi

www.elpais.es 08.05.12

EL SILENCIO CONSCIENTE DE RAJOY

  • El presidente considera que son los ministros los que tienen que asumir la presencia pública

  • Entiende que debe dosificar sus comparecencias en el Parlamento

Mariano Rajoy es un presidente del Gobierno peculiar. Hasta sus más cercanos y fieles colaboradores lo admiten y explican que es deliberadamente peculiar. Rajoy no tiene nada que ver con todos sus predecesores ni en su forma de actuar ni, obviamente, en las circunstancias en las que le ha tocado llegar a La Moncloa ni, desde luego, en el concepto que tiene de lo que debe ser un presidente.

Rajoy, según una colaboradora muy cercana, cree que el presidente debe preservarse y que son los ministros quienes tienen que asumir el peso de la gestión diaria y el desgaste de la explicación pública. "Considera que los ministros no pueden ser sus delegados o correveydiles, sino que hay que apoderarles y darles capacidad política en el día a día", explica.

Según esta versión, el jefe del Ejecutivo busca un modelo de actuación contrario al de José Luis Rodríguez Zapatero, que "trituraba a todos sus ministros porque les desautorizaba permanentemente, les quitaba visibilidad y algunos terminaban su gestión sin que se supiera casi que habían ocupado el cargo", dice esta fuente. Zapatero presentaba el Plan de Infraestructuras, por ejemplo, mientras que Rajoy entiende que eso lo deben hacer los ministros del ramo.

La contraindicación de esa estrategia es la apariencia de opacidad y falta de liderazgo y la profusión de mensajes contradictorios de diferentes ministros. Por ejemplo, Rajoy solo ha comparecido ante la prensa en compañía de otros: es decir, en viajes al extranjero o en visitas de mandatarios en las que están limitadas las preguntas en número y contenido. Y también, de forma improvisada, en los pasillos del Congreso. Nunca ha estado cómodo en las ruedas de prensa, las evitaba como líder de la oposición y como presidente directamente las rechaza, incluso con episodios como su salida por el garaje del Senado el 10 de abril para evitar las preguntas de los periodistas. Desde que es presidente solo ha dado una entrevista, a la agencia Efe, y el lunes hará la segunda, en Onda Cero.

Con su silencio deliberado desespera y provoca inquietud y críticas de ministros y dirigentes del PP; siempre formuladas en privado, eso sí, porque el presidente mantiene su autoridad. Sobre las contradicciones y descoordinaciones, fuentes de La Moncloa aseguran que irán ajustándose a medida que ruede el Gobierno y se establezcan protocolos de actuación.

Su idea de cómo debe un presidente preservarse públicamente se materializa también en las presencias de Rajoy en el Parlamento. Cumple las comparecencias justas y necesarias, consecuencia de las exigencias de las sesiones de control o las posteriores a las cumbres europeas, pero ni una más de lo imprescindible. Le sirve su mayoría absoluta, que le ha permitido bloquear ya en tres ocasiones las peticiones para que debata en pleno sus decisiones. Huye del esquema de Zapatero (que hacía plenos monográficos mensuales sobre la crisis) porque, según sus colaboradores, Rajoy entiende que las intervenciones del presidente deben seguir "una liturgia" y una solemnidad. "Las de Zapatero terminaron por provocar desinterés y hasta los diputados socialistas formaban corrillos mientras el entonces presidente explicaba sus decisiones económicas", afirman los colaboradores del líder del PP.

Por eso se ha planteado que este año no haya debate sobre el estado de la nación, con el argumento de que nunca lo ha habido hasta que no transcurre más de un año desde las elecciones. El precedente es, según La Moncloa, 1989: hubo elecciones en octubre y el debate se demoró hasta 1991.

Es distinta también en Rajoy la relación con su partido desde el Gobierno. Tanto Zapatero como José María Aznar celebraban reuniones de coordinación los lunes (los llamados maitines). En el caso del expresidente del PP acudieron siempre los sucesivos secretarios generales del partido que, además, eran ministros: Francisco Álvarez-Cascos y Javier Arenas. En el de Zapatero, iban a La Moncloa dirigentes del PSOE como José Blanco y José Antonio Alonso. Pero Rajoy ni siquiera celebra esas reuniones. Según él, hay que separar claramente la gestión institucional del Gobierno y la del partido y, por eso, en el comité de dirección del PP de los lunes no hay ningún representante del Gobierno. Están Dolores de Cospedal, los vicesecretarios y los portavoces, y es la secretaria general la que transmite las consignas o planes del Gobierno que, a su vez, le notifica el propio Rajoy.

El resultado es que miembros del Gobierno y del partido aseguran que no funciona la coordinación y que, en la práctica, el PP no cumple la función de altavoz del Ejecutivo. Pero Rajoy no tiene intención alguna de modificar esa situación deliberada. El presidente habla sobre todo con la vicepresidenta, Soraya Saénz de Santamaría, y con Cospedal. Y, cuando es preciso llama a los ministros afectados.

Otra de sus peculiaridades es que él preside la Comisión Delegada de Asuntos Económicos de los jueves. Eso es también fruto de la idea de Rajoy de que debe estar encima directamente de las principales decisiones. Delega en sus ministros, pero es habitual que organice reuniones improvisadas con ministros para cerrar decisiones relevantes, especialmente las vinculadas con la crisis. Y luego, que las defiendan y anuncien ellos. La mayoría absoluta y la urgencia por la crisis le han permitido aprobar el doble de decretos que Aznar en el mismo periodo y tres veces más que Zapatero.

www.elpais.es 05.05.12

RAJOY PLANEA LOGRAR EL ESTADO MÁS BARATO DE EUROPA OCCIDENTAL ESTA LEGISLATURA

  • Se quiere bajar el gasto público al 38% del PIB, un nivel solo superior al de países excomunistas

  • El empleo público y la inversión concentran el grueso del recorte previsto hasta 2015

  • Ningún país de la UE prevé bajar tanto el gasto en asalariados públicos como España

Al Gobierno de Mariano Rajoy se le exige que rebaje el déficit público a toda máquina, y que lo haga con el viento en contra de una nueva recesión, más fuerte con cada ajuste presupuestario. La corriente de opinión que reclama objetivos de déficit menos exigentes entreabrió ayer la puerta de la Comisión Europea. Pero mientras Europa busca las vueltas a un dilema endiablado, el Ejecutivo del PP ofrece su respuesta: subidas de impuestos en la primera mitad de legislatura y un recorte sin precedentes del gasto público. En el programa de estabilidad enviado esta semana a Bruselas, el tamaño del Estado español quedaría reducido a niveles solo comparables, en la UE, al de los países de Europa del Este.

El plan español anticipa que el gasto público pasaría, en esta legislatura, de equivaler a un 43,6% del PIB, que es como cerró 2011, a rondar el 37,7% del PIB cuatro años después. En 2015, según estas estimaciones, Administración central, Comunidades Autónomas y Ayuntamientos tendrían que haber ahorrado cerca de 32.000 millones de euros. Nunca se ha hecho un esfuerzo así en una legislatura, un tijeretazo que haría retroceder el gasto público español a registros similares a los del inicio de la década de los ochenta del siglo pasado, justo antes de que España entrara en la Comunidad Económica Europea, el embrión de la UE.

Rajoy responde al reto de ajustar el déficit en plena recesión con un tijeretazo histórico al gasto público

En las previsiones presupuestarias que han remitido todos los Gobiernos europeos a la Comisión —faltan Austria, Chipre, Grecia, Italia, Francia y Polonia, que solo ofrecen datos hasta 2014—, hay un recorte generalizado del gasto público, fiel reflejo de la política de austeridad fiscal imperante en la UE, ahora en cuestión por sus escasos resultados y por el hipotético cambio de signo político en Francia. Solo media docena de países plantean un recorte de gasto público más exigente que el español en estos cuatro años, entre ellos Irlanda (con un déficit aún mayor, tuvo que ser rescatada por la UE), Reino Unido (Rajoy ensalzó las primeras medidas del Gobierno de David Cameron), Eslovenia y dos países bálticos, Letonia y Lituania.

Los países bálticos, y otros antiguos regímenes comunistas, están entre los que menos recursos destinan al Estado: en 2015, según sus cuentas, el gasto público apenas superará el 30% del PIB. En un ejemplo de libro de la ley del péndulo: economías dominadas por la presencia estatal hasta la caída del muro de Berlín, se las ven y se las desean para recomponer el sistema tributario, lo que redunda en redes de protección social muy débiles. Además, juegan a fondo la baza de competir en (bajos) costes, de devaluar todo lo devaluable, impuestos y moneda incluidos. Más aún después de dejarse el 15% del PIB en 2009, como le ocurrió a Lituania, Letonia y Estonia.

Es con esos países con los que emparenta el objetivo de gasto previsto por el Ejecutivo de Rajoy para 2015, un 37,7% del PIB. Hay, también, diferencias sustanciales: en las cifras desplegadas por el Gobierno español, las transferencias sociales mantienen su protagonismo, hasta el punto de que en 2015 equivaldrían a la mitad del gasto público.

El Gobierno pretende bajar el gasto en empleo público del 11,5% al 9,2% del PIB sin tocar sueldos

La pretensión de mantener el gasto en transferencias sociales es coherente con lo dibujado en el primer presupuesto de los populares y con dos de las tres últimas líneas rojas que le quedan a Rajoy por traspasar: pensiones y prestaciones por desempleo.

Más dudas despierta la evolución prevista en la remuneración de los asalariados públicos. Rajoy ha insistido en que no bajará el sueldo a los funcionarios, en que esa es otra línea roja. Pero plantea el mayor recorte del gasto en los empleados públicos (del 11,5% al 9,2% del PIB) de toda la Unión Europea. Superior incluso al de Portugal, otro país rescatado.

Un breve repaso a las medidas planteadas por el Gobierno luso dan idea de en qué puede traducirse un recorte así: supresión de 30.000 empleos públicos (interinos y personal con contrato laboral) antes de 2014, bajadas de sueldo cercanas al 20% con la eliminación de pagas extraordinarias y cambios normativos para despedir a funcionarios.

El consumo intermedio, con gran peso del gasto sanitario, es la tercera pata del recorte

El Gobierno socialista planteaba, en su último programa de estabilidad, una previsión similar a la que ahora esgrime el PP. Pero partía de una bajada generalizada del sueldo de los funcionarios (un 5%), la medida que los populares descartan. A cambio, el Gobierno de Rajoy esgrime en su programa de estabilidad medidas de las comunidades autónomas, que emplean a más del 60% de los trabajadores públicos: "Limitación del número de efectivos, control de horas extraordinarias, no reposición, no convocatoria y amortización de plazas, aumento de la jornada máxima anual, reducción del número de liberados sindicales, reducción del número y retribuciones de los altos cargos de la Administración y de los entes públicos empresariales...".

Las comunidades soportarán también el grueso del recorte previsto en consumos intermedios (del 5,4% al 3,7% del PIB), en los que el mantenimiento de equipos sanitarios y el gasto en medicamentos tienen un peso determinante. El recorte en inversión pública (y en las transferencias de capital) es la tercera pata del plan de Rajoy. Y una diferencia llamativa con la anterior propuesta socialista. El tijeretazo a la inversión, como ya es patente en las partidas de infraestructuras y de investigación de los Presupuestos de 2012, estaría también entre los más significativos de la UE. De nuevo, solo detrás del que preparan los países bálticos.

www.elpais.es 06.05.12

RAJOY: "DEBEMOS ARBITRAR FÓRMULAS MÁS EFICIENTES DE REPARTO DE COMPETENCIAS"

"Será preciso suprimir entidades y organismos que no resistan una prueba objetiva de utilidad"

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha abogado esta mañana por racionalizar el Estado de las autonomías. En una intervención con motivo de la toma de posesión del nuevo presidente del Consejo de Estado, José Manuel Romay Beccaría, ha señalado: "En el momento en que vivimos, de búsqueda de mayor eficacia en las instituciones administrativas a todos los niveles, será preciso arbitrar fórmulas más eficientes de coordinación y reparto de competencias, de eliminación de duplicidades innecesarias, de solapamientos indeseables con supresión incluso de entidades y organismos que no resistan una prueba objetiva de utilidad o cuyo coste resulte desproporcionado para los ciudadanos".

Rajoy ha solicitado la colaboración del Consejo de Estado en esta tarea. Al acto han asistido el anterior presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero; la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre; el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardon, así como otros ministros y numerosos diputados, senadores y consejeros de Estado.

Las declaraciones del presidente del Gobierno se producen 24 horas después de que la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, dijera que "el Estado autonómico se creó para tratar de integrar mejor a Cataluña y País Vasco", y que "ese objetivo no se ha conseguido".

También señaló que la integración de ambas comunidades se ha convertido en un modelo económicamente insostenible en tiempos de crisis. "Todos saben que hay que reflexionar sobre el Estado autonómico", agregó la presidenta madrileña. No era la primera vez que Aguirre enviaba un mensaje en este sentido.

www.elpais.es 03.05.12

RAJOY A LOS QUE PROTESTAN: “CADA VIERNES, REFORMAS; Y EL QUE VIENE, TAMBIÉN” 

El presidente del Gobierno defiende la agenda de recortes “hasta el fin de la legislatura”, aunque admite que “hay muchas reformas que no gustan” a los electores

Habrá más recortes. “Hasta el fin de la legislatura”. Mariano Rajoy se dirigió ayer a la calle mientras la calle se manifestaba. Ya ocurrió hace dos meses, en la clausura del congreso nacional del PP en Sevilla, y volvió a repetirse en el cónclave regional de su partido en Madrid. El presidente del Gobierno habló a los ciudadanos que protestaban contra los recortes en sanidad y educación en 55 ciudades para advertir de que “cada viernes continuarán las reformas; el viernes que viene, también”. Y que esas medidas serán “muy importantes”, sin precisar nada. 

Si las obsesiones del jefe del Ejecutivo han sido el objetivo de déficit y la estabilidad presupuestaria o, lo que es lo mismo, proyectar una imagen de confianza ante los mercados y los socios europeos, ahora comienza a preocupar el desgaste por la reforma laboral, la subida del IVA en 2013 y el copago farmacéutico. Por esta razón, además de la habitual petición de esfuerzos, Rajoy apeló a la comprensión de los ciudadanos. “Lo entiendo perfectamente. Muchas personas pueden no comprender en un determinado momento las decisiones que estamos tomando. Pero el problema es la crisis, el paro, la recesión, el desorden de las finanzas públicas. Hay que hacer cambios estructurales y tomar medidas integrales”, argumentó. 

 “Hemos subido el impuesto sobre la renta para dos años. Intentaremos no tener que volver a hacer estas cosas en el futuro”, concedió el jefe del Ejecutivo antes de agregar que “no quedaba alternativa”, en referencia a unas reformas impopulares en las que, reiteró, han intentado ser “justos” y “equitativos”. No obstante, anunció que “la agenda reformista no parará”. 

La idea de Rajoy es que “los efectos no se ven a corto plazo” y, si el Gobierno “sigue haciendo las cosas bien, vendrán tiempos mejores”. Fueron quizá las palabras más tranquilizadoras de un discurso que no llegó a entusiasmar. El presidente habló arropado por los suyos, en especial por la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, quien ejerció de anfitriona. Sin embargo, sus mensajes no lograron animar a todos los asistentes, conscientes del impacto de medidas como la subida del IVA en 2013 y del desgaste de imagen en el electorado en solo 100 días. En Génova, por ejemplo, la dirección del PP ya ha dado la orden de trabajar para minimizar los efectos de los recortes ante los comicios autonómicos en el País Vasco y en Galicia previstos para la primavera de 2013. 

En este contexto, Rajoy se dirigió a los partidos de la izquierda para volver a responsabilizar al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero de la herencia recibida. “Ahora se oponen a todo, se oponen a las reformas”, reiteró evitando en todo momento la palabra ajustes y, mucho más, recortes. “No entienden, o no quieren entender, que para salir del pozo hay que hacer lo que ellos no hicieron. Hay que hacer exactamente lo contrario”, añadió. El jefe del Ejecutivo fue más allá al señalar que “lo menos que podían hacer es callarse”, aunque lo dijo en términos más suaves que Aguirre, que acusó a los sindicatos de “desvergüenza” y “algaradas callejeras”. 

“La mayoría de los españoles quiere reformas, aunque es verdad que hay muchas que no les gustan”, insistió Rajoy para escudarse en la herencia socialista. “Ha habido que hacer más porque la situación no era la que esperábamos”, dijo en alusión al déficit del 8,5%, los 18.000 millones de desequilibrio presupuestario y los objetivos para 2013. 

Todos los mensajes del Gobierno suponen últimamente una justificación de los recortes. Ayer fue el propio presidente —que habla poco en público y ha evitado explicar personalmente los Presupuestos— el que defendió que “todo” lo que se está haciendo “es sacar al país de la mayor crisis que ha conocido” y que los objetivos del calendario de ajustes son “el crecimiento y la creación de empleo”. 

“Por eso”, añadió Rajoy, “no hemos tardado ni un minuto en poner en marcha las reformas”. La situación “ha obligado a actuar muy pronto y con toda determinación”, recordó, antes del enésimo aviso: “Lo vamos a hacer, pero va a costar”. 

www.elpais.es 29.04.12 

EL PRESIDENTE PERPLEJO 

Rajoy, en pleno desgaste por la crisis, está sometido por la falta de apoyo a sus medidas en los mercados internacionales y por la enorme presión a que someten a España 

Cuatro meses después de haber celebrado unas elecciones y de haber concedido la mayoría absoluta al Partido Popular y a su presidente, Mariano Rajoy, la sociedad española, según todas las encuestas, está profundamente desanimada y desconfiada. La avalancha de medidas de austeridad y recorte impulsadas por el Gobierno, con una grave repercusión social, no ha conseguido aportar algo de calma a los inversores extranjeros, y las malas noticias sobre la situación económica y financiera, el paro, por encima de los cinco millones y medio de personas, y la profundización de la depresión abruman a los ciudadanos. Día a día comprueban todo lo que es capaz de ir colocando sobre la mesa Mariano Rajoy para recuperar la confianza de los mercados sin que esa esperanza se traduzca en hechos y no en meros instantes de alivio. 

La economía es el centro de todas las miradas, pero simultáneamente aparecen problemas adicionales que enturbian todavía más la situación: el caso Repsol, los escándalos de corrupción, la debilidad de la Monarquía y, sobre todo, las dudas sobre el alcance de los cambios sociales que se están produciendo. ¿Los recortes en sanidad y en educación son coyunturales o la raíz de un nuevo modelo, introducido sin mayor debate al socaire de la crisis? ¿Las presiones sobre las comunidades autónomas para que respeten las políticas de austeridad encubren otras intenciones en relación con el modelo territorial? 

La referencia en los momentos de profunda crisis suelen ser los presidentes del Gobierno, en quienes los ciudadanos han depositado su confianza. En el caso español, Mariano Rajoy se encuentra en una situación política excepcional porque tiene por delante cuatro años de mayoría parlamentaria absoluta y un panorama electoral despejado, una estabilidad que debería provocar la envidia de sus colegas europeos, sometidos muchos de ellos a inquietantes citas con las urnas en plazos mucho más cortos. Sin embargo, la imagen del presidente del Gobierno no ha conseguido afianzarse, ni dentro ni fuera de nuestras fronteras, en estos cien primeros, y angustiosos, días. 

Los recortes impulsados por el Gobierno no han calmado a los inversores extranjeros, y abruman a los ciudadanos 

Quienes le conocen creen que Rajoy está sinceramente sorprendido por la falta de apoyo que encuentran sus medidas en los mercados internacionales y por la extraordinaria presión, sin respiro, a que someten a España. El presidente se queja de que “alguna gente”, sobre todo fuera de España, no valora suficientemente la solidez y excepcionalidad de su posición política y no comprende por qué el primer ministro italiano, el tecnócrata Mario Monti, que no puede ofrecer esa misma estabilidad, parece despertar más confianza que él mismo. 

“Soy yo, y es este Gobierno, el que puede hacer aprobar en el Parlamento, sin dudas ni temores, las medidas de ajuste que se vayan considerando necesarias, según vaya evolucionando la situación”, se vanaglorió ante un político socialista. De hecho, pocos Gobiernos europeos pueden hacer aprobar subidas de IRPF y del IVA y recortes de 10.000 millones de euros en sanidad y educación sin que se produzcan terremotos en sus respectivos Parlamentos. 

En el entorno de Rajoy, mientras tanto, se preguntan cómo frenar el desgaste que sufre él y su Gobierno, ocho puntos en menos de cien días. No resulta fácil, no solo por la dureza de las medidas que está adoptando, sino porque los ciudadanos las perciben como improvisadas y apresuradas, al dictado de exigencias de mercados financieros y agencias de calificación. Miran asombrados cómo se dice una cosa un día y se hace otra al siguiente, sin que el presidente les ofrezca una explicación plausible o les convenza de que no se trata de una lamentable improvisación, sino de un escalonamiento estudiado. 

Tampoco juega a su favor la propia personalidad de Rajoy. El presidente, de 57 años y con una larga carrera política, ha apostado siempre por la ambigüedad y la poca exposición pública. Nunca le ha preocupado mejorar su comunicación personal con los ciudadanos o asentar su liderazgo sobre su capacidad de convicción. Nadie recuerda una conferencia de prensa en la que Rajoy no se limitara a salir del paso. Básicamente, se ha presentado como un corredor de fondo, con capacidad de gestión. 

Su contrastada capacidad para hacer jugar la indeterminación a su favor tropieza ahora con un escenario muy distinto, extraordinariamente difícil, en el que los ciudadanos abominan de la incertidumbre y buscan certezas. Es demasiado pronto para pensar siquiera en un cambio de Gabinete que permita la entrada en el equipo de un portavoz económico que transmita solidez y liderazgo, por encima de Cristóbal Montoro y de Luis de Guindos, ni mucho menos para mirar a la oposición, en la que, por otra parte, el PSOE no ha conseguido todavía, ni de lejos, reponerse de su catastrófica salida del poder. 

Rajoy tiene cuatro años de mayoría absoluta y un panorama electoral despejado. Pero no consigue afianzarse 

Así que algunos políticos populares intentan animar al presidente a reconsiderar su aislamiento y a mantener una mayor presencia fuera de las obligadas y esporádicas sesiones parlamentarias. “Rajoy es un conservador en sentido estricto, con aversión al cambio. Alguien que ha creído siempre que por no hacer nada, nunca pasa nada. Y se ha hecho cargo del país en medio de la peor crisis desde la democracia, en un escenario que le exige continuos cambios y, sobre todo, a una velocidad endiablada. Lo contrario a su naturaleza”, explica un político popular que trabajó a su lado en el partido y que es poco optimista sobre la posibilidad de que Rajoy cambie sus modos políticos y acepte una mayor proximidad a los ciudadanos. 

Desde su punto de vista, no es justo atribuir al presidente del Gobierno una voluntad secreta de imponer un programa máximo del PP. “De hecho, Rajoy afirma continuamente que no le gusta casi nada de lo que está haciendo. No habla de modelos, ni de adelgazar el Estado, sino de una serie de cosas desconectadas y desagradables, pero necesarias para salir adelante. De alguna forma, se podría decir que legitima lo que está reformando”. 

“Es cierto que las medidas no se amparan en un discurso ideológico liberal”, puntualiza un veterano diputado popular de raíz democristiana, “pero también que todas las normas que se están aprobando van en esa dirección concreta”. A su juicio, las reformas no son tanto consecuencia de una concepción básicamente ideológica del propio Rajoy como de las rápidas respuestas que se quiere dar a las presiones alemanas, en búsqueda de la ansiada recuperación de confianza, y del amplio margen que el presidente deja a sus ministros, “muchos de los cuales tienen sus propios prejuicios ideológicos”. 

La opacidad del presidente del Gobierno y la dificultad para saber qué piensa y qué modelo de sociedad y de Estado desea (más allá de que sea eficiente y de que garantice la estabilidad presupuestaria) alimentan una continua confusión. Alarmado por las declaraciones de Esperanza Aguirre sobre el Estado de las autonomías, aprovechó su paso por el Senado para asegurar que no tiene intenciones de replantear el modelo territorial español, pero esa escueta declaración no ha servido para controlar las ambiguas y reiteradas incursiones de ministros, diputados y seguidores en ese tema, en momentos delicados, especialmente por la situación en Cataluña. 

Agobiado por los asuntos económicos, el presidente del Gobierno no parece prestar demasiada atención a la evolución política en Cataluña, donde Convergencia i Unió ha logrado polarizar todo el debate en torno al llamado “pacto fiscal” (fórmula semejante a la del Concierto vasco). Los catalanes tienen la impresión de que se han convertido en los conejillos de Indias de los recortes sociales y, según las encuestas, asumen cada vez más que sus dificultades proceden de su falta de soberanía fiscal. 

Arenas es muy cercano al presidente, es un hábil negociador. Rajoy desea encomendarle la dirección efectiva del PP 

La presión soberanista ha creado una dinámica que preocupa a muchos analistas, especialmente ante la simultánea pérdida de importancia de los socialistas catalanes como fuerza integradora. El PSC, después de fracasar en su apuesta por Carme Chacón como secretaria general del PSOE, está muy debilitado y tiene por delante un complicado trabajo interno de recomposición electoral. “A Carme no le dan ni agua en Madrid”, asegura un parlamentario que apoyó su candidatura, “y tampoco puede jugar ahora un papel en Barcelona, pero algunos esperamos que vuelva a poner en pie una plataforma, en algún momento”. El hecho de que el nuevo secretario de los socialistas catalanes, Pere Navarro, alcalde de Terrassa, no sea diputado en el Parlament de Catalunya dificulta la ansiada “reconversión” del PSC, preocupado ante la posibilidad de que el presidente de la Generalitat, Artur Mas, adelante las elecciones autonómicas a 2013. 

Quienes le rodean aseguran que el presidente del Gobierno está “completamente dedicado” a los temas económicos, que le absorben todo el tiempo, y que los temas más “políticos” están en manos de la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría. Esta no ha buscado hasta ahora un perfil propio dentro del PP, sino que ha optado por una faceta claramente de gestión gubernamental, que le concede mucho poder real en el día a día, pero que no le permite controlar el partido y las tendencias y movimientos internos. 

Por eso, explica un antiguo dirigente popular, es probable que Javier Arenas vuelva a Madrid. Arenas está muy próximo al presidente del Gobierno y es un hábil negociador, al que Rajoy quiere tener cerca y encomendar la dirección efectiva del PP, sin por eso despojar a Dolores de Cospedal de su cargo formal como secretaria general. El político andaluz podría encomendarse también a controlar los eventuales movimientos dentro del partido, en el que, de momento, solo se aprecia un candidato “presidencial”: Alberto Ruiz-Gallardón. “Un programa tan combativo ideológicamente como el que ha planteado en el Ministerio de Justicia se explica más fácilmente en términos de programa interno que de auténtica propuesta de Gobierno”, explica un exministro popular. 

“Mariano Rajoy tiene razón cuando afirma que no hay ahora ningún presidente del Gobierno en Europa con un panorama electoral tan despejado como el suyo”, continúa el exministro. Las únicas elecciones pendientes que le podrían inquietar serían las gallegas (primavera de 2013), porque en las elecciones vascas el PP no se juega nada como partido. Tampoco hay muchos que cuenten con una oposición tan debilitada. 

El pésimo inicio de legislatura, reconocen en el PP, no ha tenido más costes porque el PSOE no ha tenido todavía tiempo de rehacerse. Los resultados en Andalucía y en Asturias tuvieron un efecto anestesiante y le dieron algo de tranquilidad a Alfredo Pérez Rubalcaba, que había salido desdibujado de su contienda por la secretaría general y de los primeros congresos regionales, pero el partido aún permanece bajo mínimos, muy cerrado en sí mismo. Además, el pacto en Andalucía con Izquierda Unida plantea más problemas de los que el PSOE reconoce, porque funcionará como un escaparate de lo que puede hacer realmente “un Gobierno de izquierda” en las actuales circunstancias. 

Para el PSOE, como para el PP, lo fundamental es la evolución de la situación económica y el efecto de arrastre que puedan tener movilizaciones sociales espontáneas. Los populares, en particular, retienen el aliento a la espera de una eventual reacción de los estudiantes ante la subida de las tasas universitarias y los recortes en educación. 

Ni unos ni otros quieren realmente ningún tipo de pacto en el área económica, salvo el muy discreto que ayude a solucionar el grave problema de capitalización del sistema financiero. Pero en los demás capítulos, ni los socialistas ni los populares creen en el efecto benéfico de las apariciones conjuntas ni en la posibilidad, al menos por ahora, de evitar confrontaciones en temas económicos esenciales. “Los dos partidos mayoritarios tienen que tener cuidado”, analiza la socióloga Belén Barreiro, “porque, de momento, lo que pierde el PP no lo gana el PSOE, sino que lo capitalizan otros pequeños partidos, como ha sucedido en Grecia”. 

El pésimo inicio de legislatura no ha tenido más costes para el PP porque el PSOE aún no ha podido rehacerse 

De hecho, ninguna de las fuentes consultadas, ni en el PP ni en el PSOE, creyó posible ni tan siquiera un pacto institucional que ayudara a prestigiar las deterioradas instituciones españolas, como el Tribunal Constitucional o el Consejo General del Poder Judicial. Mucho menos llegar a un acuerdo para mantener la profesionalidad de RTVE. Todo presagia meses de nuevos enfrentamientos y acusaciones mutuas. 

“El PSOE necesita dedicarse intensamente a la vida parlamentaria, por un lado, y a su recomposición interna, por otro”, explica un dirigente socialista. El debate parlamentario debería tener un fuerte protagonismo en esta legislatura, pero la realidad es que las primeras sesiones han brillado precisamente por lo contrario. “Nuestro grupo parlamentario tiene un nivel inferior al de otras legislaturas”, reconocen palmariamente algunos diputados veteranos, tanto en el PP como en el PSOE. Para muestra, el lamentable debate general de presupuestos, en el que el Grupo Popular redujo lo que debería haber sido una importante sesión de posicionamientos y explicaciones a una mera sarta de acusaciones groseras contra el Gobierno anterior, sin que el Grupo Socialista supiera salir de la encerrona. 

“Necesitamos que entren bastantes más células grises”, reconoce un dirigente socialista. Por el momento, Rubalcaba, del que absolutamente todo el mundo en el PSOE cree que será el candidato presidencial llegado el momento, sin candidato alternativo posible, ha encargado la preparación de tres conferencias sobre tres temas esenciales. La primera, sobre las relaciones del partido con la sociedad, la celebración de primarias, cómo promocionar el mérito y las relaciones con simpatizantes y votantes, será organizada por Óscar López, el secretario de Organización. La segunda, sobre temas estrictamente políticos, como la regulación de la Monarquía, las relaciones con la Iglesia y con la sociedad o la defensa de la democracia, correrá a cargo de Ramón Jáuregui. 

La tercera conferencia socialista, que se pospondrá significativamente hasta después de las elecciones alemanas, se dedicará a propuestas económicas y su organización no ha sido encomendada todavía a nadie. Quizá porque Rubalcaba no ha decidido todavía si quiere tener un portavoz económico fuerte, que pueda protagonizar el debate en los próximos meses, o si hace lo mismo que Rajoy y se sitúa como referente. Muchos dirigentes del PSOE prefieren la designación de un único portavoz económico, muy potente, porque temen que el silencio de Rajoy termine por provocar el silencio de Rubalcaba o, en el mejor de los casos, que su secretario general se vea permanentemente enzarzado en un debate con los dos ministros del ramo. 

www.elpais.es 28.04.12

RAJOY SUBIRÁ EL IVA EN 2013 TRAS HACER CAMPAÑA EN CONTRA Y NEGARLO 

  • Montoro pierde definitivamente la batalla política más importante dentro del Gobierno
  • Guindos prevé recaudar 8.000 millones con el alza de impuestos indirectos sobre el consumo
  • El ministro anuncia que el alza del IVA irá acompañada de rebajas en las cotizaciones sociales
  • El plan de estabilidad reparte entre Administración central y comunidades el ajuste fiscal
  • El Gobierno sostiene que la economía y el paro se estancarán el próximo año

 Al presidente del Gobierno le quedan ya muy pocas promesas que incumplir. Ayer llegó la última, la que más intentó retrasar: una importante subida del IVA. No será este año, sino en 2013, pero llegará y será notable. El Gobierno la anunció de forma extraña, sin pronunciar la palabra maldita, escondiendo la decisión en medio de otras explicaciones. 

Pero la realidad es que Rajoy rematará con el IVA esa especie de enmienda a la totalidad de sí mismo en que se ha convertido su tarea de Gobierno, lastrada por una crisis que, lejos de amainar con su llegada al poder, parece recrudecerse. Cuando lo suba, prácticamente habrá tocado ya todos los impuestos, a pesar de que en campaña electoral insistió en que no subiría ninguno. 

El IVA ha sido el asunto troncal de los debates internos del Ejecutivo y del PP. En la primera semana de Gobierno, cuando decidieron la mayor subida de impuestos en muchos años, que ya incumplía todas sus promesas, el sector dirigido por Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda, ganó la batalla. Se subió prácticamente todo menos el IVA. Javier Arenas, muy cercano a Montoro, presionaba entonces para no subirlo, pensando en sus elecciones. 

Rajoy no solo prometió muchísimas veces que nunca subiría el IVA. Además hizo campaña contra la subida que hizo el PSOE. La criticó mitin tras mitin, y participó en la recogida de firmas que organizó Esperanza Aguirre con el lema “no más IVA”. 

Guindos ha cifrado en 8.000 millones de euros la recaudación extra que se pretende conseguir, una cifra difícilmente alcanzable sin la subida del IVA 

Montoro ganó esa vez frente a otros más ortodoxos, como Luis de Guindos, responsable de Economía, que en línea con lo que planteaba Europa y la patronal, defendían una subida de IVA y una bajada de cotizaciones sociales, precisamente lo que se anunció ayer para 2013. 

El debate volvió de nuevo con el recrudecimiento de la crisis de deuda, con la prima de riesgo por encima de 400 puntos. Llegaron los Presupuestos nuevos y Montoro ganó otra vez. Nueva subida de impuestos, esta vez sobre todo en sociedades, y una gran amnistía fiscal. Incluso públicamente, Hacienda admitió que se había hecho la amnistía para evitar subir el IVA. 

Al final, se subió IRPF, Sociedades, se hizo la amnistía y además llegará en 2013 la subida del IVA. La decisión final, que ayer se interpretaba en el PP como una derrota de Montoro, el que más se ha quemado públicamente contra esta subida, se tomó el jueves en la Comisión Delegada para Asuntos Económicos presidida por Rajoy. La presión de la deuda y de Bruselas, que no acaba de creerse los plantes del Gobierno para reducir el déficit al 3% en 2013, parecen haber sido definitivos. De hecho, el anuncio se ha hecho ahora porque el Gobierno tenía que mandar a Bruselas el cuadro macroeconómico que prevé hasta 2015, y ahí ha tenido que señalar que ingresará 8.000 millones más en 2013 por impuestos al consumo. Esas subidas se anuncian pues para contentar a Bruselas, ya que en España no se presentarán y se detallarán hasta que lleguen los nuevos Presupuestos, en septiembre. También en esa línea de satisfacer a Europa, Guindos garantizó de nuevo que en 2013 se logrará bajar el déficit al 3% y fue más allá: en 2015 el déficit será del 1,1% y en 2016, el 0%. Esto es, la política de austeridad dura seguirá. 

En el entorno de Montoro señalaban que en realidad el ministro siempre se opuso a subir el IVA en un entorno depresivo porque hundía el consumo, pero no con crecimiento. Y señalan que en 2013 se espera una ligera recuperación. En realidad, el Gobierno es el único que está planteando un ligerísimo crecimiento (0,2%) en 2013, los demás dan más caídas. El Ejecutivo ya ha revisado a la baja su optimismo y en el nuevo cuadro que manda a Bruselas señala que de nuevo habrá caída del empleo en 2013 y apenas se creará hasta 2015. 

Esa fue otra de las noticias del día. Guindos planteó un panorama absolutamente desolador para los próximos años. A pesar de que augura un tímido crecimiento, el Gobierno pronostica que en 2015, esto es, el último año de la legislatura, la media de paro será del 22,3%, superior incluso a la media anual del último año de Zapatero en el poder. Un reconocimiento implícito de una notable incapacidad de la economía, incluso con la durísima reforma laboral, de reducir el paro en esta legislatura, el asunto central con el que Rajoy se presentó a las elecciones. “Queremos hacer previsiones realistas”, explicó el ministro De Guindos. 

El Gobierno está desarrollando cada vez con mayor esfuerzo, aunque casi siempre sin éxito, una nueva técnica de comunicación: esconder las noticias. Casi cada semana, el principal anuncio, el que ocupará casi todas las primeras páginas al día siguiente, se comunica de pasada, con eufemismos, en segundos, tanto que cuesta mucho darse cuenta en directo de lo que se está planteando. 

De Guindos habló durante 21 minutos antes de dar paso a las preguntas. Pero al anuncio clave le dedicó 7 segundos: 

El ministro de Economía también ha adelantado que habrá un plan de privatizaciones para generar ingresos adicionales que permitan rebajar la deuda pública

“Para 2013, lo que estamos planteando es reducir las cargas sobre el trabajo e incrementar la imposición sobre el consumo con un incremente neto de recaudación en torno a los 8.000 millones de euros”. Eso fue todo. 

Después, le preguntaron si iba a subir el IVA —el único impuesto al consumo con capacidad de recaudación para llegar hasta 8.000 millones—. Primero evitó la palabra, y se justificó señalando que subir impuestos al consumo y bajar cotizaciones es lo que pide Europa. Después, le preguntaron directamente si tenía algún problema con esa palabra. “He intentado hablar con los términos hacendísticos adecuados, por eso hablo de imposición indirecta sobre el consumo, normalmente es el IVA pero existen otras posibilidades, también los impuestos especiales”, se justificó De Guindos. 

En realidad, según fuentes del Ejecutivo, lo más probable es que se suban todos. El Gobierno, sin embargo, no quiso aclarar ayer ni siquiera cómo había hecho esa estimación de 8.000 millones de euros, esto es con qué subida de IVA y especiales le sale esa cuenta. Pese a la insistencia de la prensa, solo ofrecieron la cifra final sin el cálculo en el que está basada. 

Aparte del cuadro especialmente pesimista para la economía española que planteó para los próximos años, el ministro ofreció algún apunte esperanzador, especialmente por el sector exterior, y señaló que sus cálculos implican que las reformas emprendidas, incluida la laboral, facilitarán la creación de dos millones de empleos entre 2012 y 2020. También anunció un plan de privatizaciones que se dará a conocer en breve. 

A pesar de sus reiterados incumplimientos de su programa, el Gobierno aún tiene algunas líneas rojas a las que se sigue aferrando: el seguro del desempleo, las pensiones o el sueldo de los funcionarios. Pero con la presión de los mercados y de Bruselas, en este momento nadie en el Ejecutivo está dispuesto a hacer apuestas. 

Mientras, desde el PSOE, la secretaria de Economía, Inmaculada Rodríguez-Piñero, aseguró que el Gobierno demuestra constantemente su improvisación y en el caso del IVA “ha perdido definitivamente el norte, y está perdido”, porque apuesta ahora por una medida que siempre consideró un desastre. 

www.elpais.es 27.04.12  

RAJOY: “LA POLÍTICA DE AUSTERIDAD NO ES DE MERKEL, ES DE TODA LA UE” 

El presidente defiende que cumplir los objetivos de déficit sí estimula la economía y ayuda a crear empleo 

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha salido hoy en defensa de las políticas de austeridad. Rajoy no considera que sea Alemania quien esté imponiendo una receta basada en estrictos recortes y reformas. "La política de austeridad no es una política de [la canciller alemana] Angela Merkel. Es la política de la UE, del euro, de un proyecto en el que todos estamos porque lo hemos querido voluntariamente", ha asegurado el jefe del Ejecutivo. 

Rajoy ha hecho estas declaraciones en la rueda de prensa que ha dado junto al secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, tras la reunión que han mantenido en el Palacio de La Moncloa. "Sé que les estamos pidiendo muchos esfuerzos a los españoles, pero es lo que hay que hacer para crecer y crear empleo", ha añadido el presidente. 

Este ha sido el primer encuentro entre Rajoy y Rasmussen y se ha organizado para preparar la cumbre que los jefes de Estado y de Gobierno de la Alianza Atlántica mantendrán los próximos 20 y 21 de mayo en la localidad estadounidense de Chicago, y que estará centrada en Afganistán. El Ejecutivo español quiere revisar todas las misiones en el exterior para ahorrar costes: España gastó en 2011 el récord de 861 millones en operaciones militares; solo el despliegue en Afganistán ha costado 2.500 millones en una década. Rajoy ha confirmado no obstante el compromiso de España con la OTAN en el país asiático y ha destacado que es un "socio fiable" allí. "Entramos juntos y saldremos juntos", ha dicho en alusión a la retirada prevista para 2014. 

Defensa revisará todas sus misiones en el exterior para ahorrar costes Morenés evita hablar de “guerra” en su primera visita a las tropas en Afganistán Los anuncios de repliegue fuerzan a la OTAN a revisar los planes El secretario general de la OTAN se ha desplazado después al Palacio de Santa Cruz para reunirse con el ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo, y va a almorzar con el titular de Defensa, Pedro Morenés. 

La visita de Rasmussen a España se produce a escasa semanas de la cumbre de la OTAN de Chicago, en la que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama recibirá a los jefes de Estado y de Gobierno de los países miembros de la Alianza Atlántica. De hecho, Rasmussen arranca en España una ronda de consultas previas con los aliados antes de la cumbre que le llevarán a visitar también Roma, Londres, Berlín y París para ultimar los preparativos de la cumbre aliada, según han explicado fuentes aliadas. 

En esa cita en Chicago —un año y medio después de la cumbre de Lisboa— los jefes de Estado y de Gobierno aliados esperan concretar las siguientes etapas en el proceso de relevo en Afganistán teniendo en cuenta que los aliados han pactado con Kabul completarlo "a finales de 2014", el tipo de apoyo que seguirán prestando al país asiático a partir de 2015 cuando se complete el repliegue de las tropas internacionales y su contribución económica para sostener a las fuerzas afganas dado que las autoridades afganas no podrán hacerlo por sí mismas. 

Afganistán será por tanto uno de los principales temas de las reuniones que Rajoy y sus ministros mantendrán este jueves con Rasmussen. España prevé retirar este año el 10% de los 1.500 militares españoles desplegados en el país asiático, el 40% en 2013 y el resto en 2014, dentro de calendario de repliegue pactado por los aliados con Kabul en la cumbre de Lisboa en noviembre de 2010. 

El ministro de Defensa, Pedro Morenés, reiteró el calendario de retirada de las tropas españolas, con el que trabaja el Gobierno, el pasado 18 de abril en una reunión conjunta de los ministros de Defensa y Exteriores de la OTAN para preparar la cumbre de Chicago. También adelantó que "en principio" España "está comprometida" a seguir apoyando a las fuerzas afganas si los aliados mantienen la misión de entrenamiento de las fuerzas afganas más allá de esta fecha, aunque decidirá "en su momento" si también mantiene fuerzas especiales sobre el terreno para apoyar la lucha antiterrorista, tal y como defienden Estados Unidos, Reino Unido y Australia. 

www.elpais.es 26.04.12

RAJOY NIEGA QUE IMPROVISE Y ASEGURA QUE TIENE UN PLAN DE REFORMAS HASTA EL VERANO

Mariano Rajoy tiene un plan. Las sucesivas reformas y recortes anunciados por el Gobierno no responden a la improvisación ni a la presión coyuntural de los mercados, aunque esta última haya influido en la forma de anunciarlas. Así lo ha sostenido el presidente del Gobierno en una conversación informal mantenida la pasada madrugada con los periodistas que le acompañaron en el vuelo entre México y Bogotá.

Rajoy ha defendido su programa de reformas, un programa que se desvela por capítulos, pero cuyo guión está ya escrito y abarca hasta el próximo verano. ¿Desde cuándo? Desde que descubrió que el déficit de 2011 había sido del 8,5% del PIB y no próximo al 7%, como él pronosticaba, dando por hecho que Zapatero no cumpliría su compromiso de quedarse en el 6.

Según su explicación, la reunión del pasado día 9 en La Moncloa, tras la que se anunció un recorte de 10.000 millones en Sanidad y Educación, estaba previsto celebrarla una vez culminados los Presupuestos Generales del Estado, ya que los gastos afectados no dependen de la Administración central, sino de las comunidades autónomas. Otra cosa es que la escalada de la prima de riesgo española precipitara su anuncio a través de una escueta nota de prensa.

Siendo así, ¿por qué criticó la implantación en Cataluña de la tasa de un euro por receta? "Yo no la critiqué", responde el presidente. No la criticó expresamente, pero cuando se le preguntó por esta medida, durante la visita del presidente ecuatoriano Rafael Correa, respondió que él personalmente no era partidario del copago sanitario. Calculada ambigüedad.

Otro político se guardaría de admitir que tiene una agenda oculta y que dosifica la información que facilita a la opinión pública. Pero no Rajoy. Quizá porque la alternativa —reconocer que el Gobierno improvisa— sería peor. O tal vez porque se siente dueño de escoger cuándo y cómo enseña sus cartas.

Los jubilados deberán pagar el 10% del coste de las medicinas Rajoy anuncia el recorte de 10.000 millones en Educación y Sanidad Así, al mismo tiempo que asegura disponer de una hoja de ruta, evita desvelar su contenido. Solo avanza que abordará en los próximos meses la reforma del sector eléctrico —para resolver un déficit tarifario de 20.000 millones— y que al plan de lucha contra el fraude fiscal seguirán de inmediato sendos planes contra el fraude a la Seguridad Social y al sistema de pensiones. Se trata de evitar, por ejemplo, que se encadene el subsidio de desempleo con la prejubilación.

Rajoy defiende que los ajustes aplicados por el Gobierno no solo son necesarios —para evitar que se seque la financiación de los mercados y España tenga que acabar rescatada por la UE— sino que además son justos. Cuando se le pregunta por qué ha tocado el bolsillo de los jubilados, de cuya defensa hizo el PP bandera, recuerda que las grandes partidas de gasto público son el pago de intereses de la deuda, las pensiones, el subsidio de desempleo, la sanidad y la educación. La poda ha afectado a estas dos últimas partidas, pero no se puede descartar que acabe alcanzado a las otras. Y cuando descarta bajar el sueldo de los funcionarios o subir el IVA en los próximos presupuestos matiza que lo intentará. Es una declaración de intenciones, no un compromiso.

Tampoco aclara si pactó con el Rey la petición de disculpas que hizo el segundo a su salida del hospital, aunque deja creer que sí y se muestra satisfecho. "Ha quedado muy bien", sentencia. El presidente da por superado el incidente y no escatima elogios hacia don Juan Carlos, tanto en público como en privado. "Está muy encima de todos los temas de política internacional", subraya. No habrá por ahora un estatuto de la Corona que regule las actividades privadas del jefe del Estado, pero se aplicarán las lecciones aprendidas para que un incidente similar no se repita.

Campaña para explicar las reformas

El PP va a lanzar a partir de la semana que viene una campaña en todas las sedes del partido para explicar las reformas del Gobierno. Esta iniciativa va a implicar a todos los diputados nacionales, autonómicos y provinciales.

El partido va recurrir a publicidad en medios, reuniones con profesionales y centenares de actos públicos. El objetivo es cerrar filas sin reservas con el presidente, Mariano Rajoy, para explicar el trabajo del Ejecutivo y paliar el descontento.

www.elpais.es 18.04.12

RAJOY: "ALLÍ DONDE HAYA UNA EMPRESA ESPAÑOLA, ALLÍ ESTARÁ EL GOBIERNO"

El presidente aboga por responder al acoso de los mercados perseverando en las reformas

Admite que se han tenido que tomar medidas "duras" y más rápido de lo que pensaban

Se compromete a defender los intereses de las empresas españolas en el extranjero

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha subrayado hoy ante los empresarios su compromiso de defender la empresa española "allí donde haya una" como si fueran sus propios intereses. "No les quepa duda, este Gobierno va a estar al lado de quienes crean empleo y riqueza dentro y fuera de muestro país", ha afirmado en clara referencia al conflicto que arrastra el grupo Repsol en Argentina por el intento de nacionalización de su filial YPF. "La excelencia de las empresas españolas requiere de una política económica que esté a su altura", ha argumentado en su discurso de la clausura de la Asamblea del Instituto de la Empresa Familiar (IEF), celebrada esta mañana en Madrid.

Además, Rajoy ha manifestado que "nadie, ni gobernantes ni instituciones, dentro ni fuera de nuestro país, deben dudar, ni sembrar dudas, sobre el compromiso de España con el euro y la integración política europea". Rajoy ha lanzado así un nítido mensaje a los mercados tras los ataques de la última semana contra la credibilidad española durante su discurso . Eso sí, "tampoco se puede esperar que en pocas semanas se resuelvan cuestiones tan largamente enquistadas en el tiempo", se ha justificado antes de defender que perseverar en las reformas es la única manera de hacer frente al repunte de la crisis.

En cuanto a la evolución de las turbulencias, el presidente ha destacado que la prioridad más urgente hoy en día es el control del déficit y la vuelta a la estabilidad presupuestaria. Con estas palabras, el jefe del Ejecutivo ha salido al paso de las críticas recibidas por algunas de las medidas adoptadas por su Gobierno, y se ha reafirmado en su discurso, hablando de proyecto reformista y atacando la herencia recibida.

"No es agradable tomar según qué medidas, pero los españoles nos han elegido para que las cosas cambien", ha admitido antes de insistir en que "es obvio" que se han visto "obligados a tomar medidas extraordinariamente duras, porque así lo exigen las circunstancias". Ante la situación de presión, ha añadido, las reformas "se están haciendo más deprisa y más a fondo de lo previsto". A los ciudadanos que las sufren, por su parte, les pidió "sacrificios" y "generosidad".

Pese al coste político de estas decisiones, Rajoy ha garantizado que su Gobierno "no va a dejar de hacer todo lo necesario para hacer frente a las dificultades actuales". Frente a los críticos, además, ha afirmado que la aplicación de estas medidas supone el "tratamiento adecuado y no se tardará en detener el desplome económico, como paso previo para comenzar a construir".

Respuesta de los empresarios

Desde el Instituto de la Empresa Familiar (IEF), su presidente, José Manuel Entrecanales, valoró las reformas, porque son "necesarias" y van en la buena dirección, pero al mismo tiempo reclamó medidas a favor de la inversión. "Es absolutamente crucial", añadió.

En opinión de Entrecanales, y tal y como ha explicado Rajoy, "queda mucho por hacer". En cualquier caso, con vistas a las futuras medidas, se mostró convencido de que el Ejecutivo "no dudará" en aplicar las medidas "adecuadas", por duras que sean, y en ese esfuerzo estará también volcado el IEF.

www.elpais.es 16.04.12

EL PP BLOQUEA LA COMPARECENCIA DE RAJOY PARA EXPLICAR LOS RECORTES

Impone su mayoría absoluta en el Congreso de los Diputados

El PP ha bloqueado en la Junta de Portavoces del Congreso de los Diputados la petición de comparecencia del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, para explicar los recortes. Hace una semana se planteó la petición y el PP argumentó que las peticiones de varios grupos, encabezados por el PSOE, se había producido fuera de plazo, pero hoy ni siquiera ha habido excusa, simplemente se ha rechazado.

Primero se ha calificado en la Mesa y es la Junta de Portavoces donde el PP ha bloqueado las peticiones que, especialmente, pretendía que Rajoy explicara los recortes de 10.000 millones de euros en sanidad y educación, de los que solo se sabe por una nota de prensa de La Moncloa.

La mayoría popular en la Mesa del Congreso ya bloqueó y rechazó la petición del PSOE para que compareciera en un Pleno extraordinario y urgente. Para ello aplicó estrictamente el reglamento y rechazó el escrito porque debía haberse presentado antes de las dos de la tarde del sábado anterior.

En el PSOE creen que el jefe del Ejecutivo actúa a la desesperada, dando muestras de pánico ante la UE y los mercados y con medidas improvisadas que terminan por dar una imagen de inseguridad que daña la economía española. Por ello, el PSOE reaccionó el pasado lunes pidiendo la comparecencia en el pleno del Congreso del presidente del Gobierno para que explique una medida que, según su número dos, Elena Valenciano, es "intolerable" y hace que "se pierda credibilidad a chorros". Los socialistas, a través de Alfredo Pérez Rubalcaba, lamentaron que Rajoy haya roto el consenso social, institucional y político.

www.elpais.es 17.04.12

SEÑOR PRESIDENTE, LAS CUENTAS NO CUADRAN

Los Presupuestos infravaloran los gastos en partidas como las pensiones y el desempleo

Las previsiones de ingresos en cotizaciones e impuestos son demasiado optimistas

España tiene una hoja de ruta muy definida. Ese es el mensaje que el Gobierno se ha esforzado en enviar esta semana a la opinión pública en plena escalada de acoso al país en los mercados. El problema son los borrones que Mariano Rajoy tenga que ir haciendo sobre la marcha. Porque Madrid se ha comprometido a una meta complicada: reducir cinco puntos de déficit —del 8,5% al 3— en solo dos años, más de lo que se les pide a países rescatados como Grecia, Irlanda o Portugal. Y porque para este 2012, Rajoy ha garantizado que reducirá los tres primeros puntos (y situará el desfase en el 5,3%) sin tocar tres grandes partidas como el sueldo de los funcionarios, las pensiones y las prestaciones por desempleo (cuatro de cada 10 euros de gasto no financiero).

"Es muy difícil que con estos presupuestos se reduzca el déficit en 3,2 puntos del PIB como se ha comprometido en Bruselas. De hecho, la caída del gasto no financiero solo baja un 1,1% con respecto al presupuesto ejecutado en 2011", explica José Ignacio Conde-Ruiz, de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea), "Para cumplir tendríamos que hacer el mayor ajuste de nuestra historia y esto solo se puede hacer tocando las grandes partidas del gasto como son sueldos, salarios, pensiones y prestaciones, todas ellas suman más del 22% del PIB. Otra cosa es que esto sea lo que mejor convenga a España en este momento de fuerte recesión".

No se cumplirá con Bruselas sin tocar las grandes partidas del gasto público Conde-Ruiz, FEDEA

La recesión de la que habla Conde-Ruiz es un contracción de la actividad económica del 1,7% este año, según los cálculos del Gobierno, y que elevará el número de parados a una cifra próxima a los seis millones. Al mercado le chirrían los Presupuestos españoles de 2012. A muchos economistas también: opinan que infravaloran el gasto social y son optimistas con los ingresos. Bruselas guarda su análisis definitivo para cuando conozca lo que ocurre con las comunidades, punto de duda en estas cuentas, que dejan casi la mitad del ajuste en manos unas regiones que tendrán que reelaborar sus presupuestos.

"La reducción del déficit tiene que ser más gradual, porque la medida de austeridad sin más no ayuda a reducirlo… aunque todo esto lo puedo decir porque ya no soy conseller, si aún lo fuera, debería limitarme a cumplir", apunta el catedrático Antoni Castells, consejero de Economía de los últimos Gobierno tripartitos en Cataluña, y añade: "Con esta recesión es un error político europeo forzar este ritmo de ajuste, pero España no puede salir a decirlo porque el alumno que suspende no tiene credibilidad para pedir que se revise el examen, deben hacerlo los otros, España debe cumplir".

Y España se ha comprometido. "Para el caso español, las distintas estimaciones disponibles apuntan que un 1% menos de PIB provoca una caída de los ingresos próxima al 0,4% y un ligero incremento del gasto. Entre la caída de ingresos y el incremento de gastos, una caída del PIB del 1% genera un incremento del déficit de alrededor del 0,5% del PIB", advierte Santiago Lago, catedrático de Economía Aplicada de la Universidad de Vigo. A tenor de estos datos "las previsiones de ingresos de los Presupuestos son optimistas" y "a ello se le suma la incertidumbre sobre los efectos de la amnistía fiscal: los estudios disponibles sobre amnistías anteriores en España invitan a ser muy prudentes sobre su eficacia".

La reducción del déficit debería ser más gradual, la austeridad sin más no ayuda a reducirlo. Antoni Castells

A esa tesis se apunta Miguel Ángel García, director del Gabinete Económico de CC OO: "Los presupuestos se apoyan en una evolución muy optimista de los ingresos. En los impuestos directos e indirectos se infravalora el impacto de la recesión".

Si las cuentas no cuadran a lo largo del año, se revisan las medidas, y esto, en este 2012 europeo, se traduce en más recortes. Apenas una semana después de aprobar los Presupuestos Generales, el Gobierno anunció reformas y ajustes sin concretar en sanidad y educación con un ahorro previsto de 10.000 millones para este año. "Pero eso redunda en la parte del ajuste fiscal se las comunidades", advierte Lago.

Para Juan José Rubio, catedrático de Hacienda Pública y exdirector del Instituto de Estudios Fiscales, "hay una sobrestimación de ingresos en todos los ámbitos".

A esto se añaden las desviaciones habituales. Desde la Universidad de Duke, en Estados Unidos, Juan Rubio-Ramírez, alerta de que los gastos corrientes en bienes y servicios suelen presupuestarse a la baja. "En los últimos años se han gastado de un 25% a un 30% más de los presupuestado cada ejercicio", apunta. Luis del Amo, gerente del Registro de Economistas y Asesores Fiscales (REAF), apunta que los ingresos "no son clamorosamente optimistas", aunque echa en falta concreción en algunos capítulos, pero destaca que los ingresos son menores sin las subidas fiscales. Por ejemplo, el aumento de ingresos del IRPF (3.303 millones) es inferior al impacto que se calcula de la subida, 4.100. La cuestión es si esa bajada de menos de 1.000 millones sin el efecto del gravamen se cumplirá en este contexto.

El Ministerio de Hacienda se defiende y ve la estimación "prudente y razonable". Los ingresos del Estado ascienden a 119.223 millones, un 14,28% más, que incluyen 12.200 millones de la subida fiscal, además de ingresos no financieros, que no se adaptan a la evolución económica. "Descontando este doble efecto, los ingresos del estado caerían respecto de los de 2011, caída acorde con el descenso de la actividad económica prevista del -0,7% en términos nominales", recalcan en la secretaría de Estado de Presupuestos.

Los inversores, de momento, han dado un revolcón a la Bolsa y la deuda pública española. Por ejemplo, uno de los faros más habituales del mercado, Goldman Sachs pronosticaba un día después de que se presentaran las cuentas que el déficit acabará en el 6,7%, 1,4 puntos por encima de lo comprometido. Al mayor banco de inversión del mundo las primeras cuentas de Rajoy en La Moncloa tampoco le cuadran.

Pensiones, el talón de Aquiles

Los números de la Seguridad Social han levantado suspicacias desde que el Gobierno anunció que en 2012 el instituto público tendría tantos ingresos como gastos. En la mente de los ciudadanos la Seguridad Social es sinónimo de pensiones. Pero cuando se habla de contabilidad nacional se convierte en un paraguas bajo el que se agrupa el sistema de pensiones, el Servicio Público de Empleo Estatal y el Fondo de Garantía Salarial. En 2011 este trío cerró con un déficit mínimo del 0,09%. La situación en 2012 va a empeorar y, en cambio, el Ejecutivo ha mantenido su previsión. "Imposible". Es la conclusión a la que han llegado la mayoría de los consultados para este reportaje. "Difícil", concluyen los menos.

Aunque también hay quien se apunta al matiz del Derecho Administrativo, siempre puede haber algún crédito extraordinario del Gobierno que compense parte una desviación que según las fuentes oscila entre un punto y medio del PIB, de 10.000 a 5.000 millones. Pero los números rojos no implican que vayan a dejar de pagarse pensiones. La Seguridad Social tiene ahorros con los que enfrentarse a las épocas duras: hay recursos en la Tesorería; está el Fondo de Prevención de Mutuas, unos 6.000 millones que, según adelantó el diario Abc, son el recurso con el que el secretario de Estado, Tomás Burgos, piensa compensar el déficit de este año; y por último los más de 66.000 millones del Fondo de Reserva.

Goldman Sachs pronostica que el déficit a final del año será del 6,7%

La mayor duda de las cuentas de la Seguridad Social reside en las pensiones. De los poco más de 115.000 millones que se destinarán a pagar pensiones, los 101.953 calculados para las contributivas se antojan insuficientes. "Está infravalorado", valora Miguel Ángel García, de CC OO. Se basa en que la Seguridad Social estima que esta partida subirá un 2,9% más que lo presupuestado el año pasado y un 2,3% sobre el gasto final. Según sus previsiones, la variación podría situarse en torno a 4,5%, en línea con la evolución de los dos primeros meses del año, y pensando que la inflación podría situarse en el 1,5% al final de año.

Los números del sindicalista se acercan más —aunque se quedan cortos— a los de un informe interno de la Seguridad Social elaborado para el nonato proyecto de presupuesto del Gobierno de Zapatero lo sitúa en unos 4.400 millones (104.861 en total) con una inflación del 2%. Esta es una de las partidas más predecibles en unos presupuestos y también una de las más difíciles de recortar sin recortar pensiones. Y eso es algo que Mariano Rajoy, que en la oposición atacó con gran dureza Zapatero por congelarlas, no se puede permitir sin sufrir una grandísima erosión política.

Para saber cuánto va a subir el gasto en pensiones de un año a otro hay que meter en la calculadora tres variables: la actualización de acuerdo con la evolución de los precios, el incremento de la pensión media y el número de pensionistas. La Seguridad Social ha hecho un cálculo muy bajo al pronosticar un aumento del 2,9%. Solo el aumento de pensiones del 1% que el Gobierno decretó en su primer Consejo de Ministros ya se ha comido un punto de ese porcentaje. Y si los precios a final de año suben un 1,9%, como pronostican la mayoría de servicios de estudios, el margen se estrecha en nueve décimas más. Así que apenas resta un punto porcentual para que las otras dos variables no desborden la previsión gubernamental. Casi nada si se tiene en cuenta que solo el incremento de jubilados en 2010 fue del 1,5% y en 2011, del 1,4%.

Hacienda explica que para este año esperan que este crecimiento vegetativo se frene al 1%, pero el informe elaborado en verano por el instituto público situaba el alza en el 1,6%. Hacienda nada dice del aumento de la paga media, que el documento estival sitúa en el 1,7% ni de la posible desviación final de la inflación.

Hay más incertidumbre. Por ejemplo, hay que saber qué impacto tendrá sobre las bajas y lo destinado a pagarlas (5.799 millones) los cambios de la reforma laboral, que permiten despedir con más facilidad si hay acumulación de bajas. El antiguo secretario de Estado de la Seguridad Social, Octavio Granado, cree que este cálculo es muy bajo. En los últimos años, esta partida se ha reducido a marchas forzadas. En 2011, el desembolso por incapacidad temporal cayó un 9,3%, pero Granado duda de que se pueda mantener este ritmo mucho tiempo. Sí que lo cree Conde-Ruiz, de Fedea, entidad patrocinada por las grandes empresas cotizadas, porque la destrucción de empleo favorece esta previsión.

La Seguridad Social cree que recaudará más que en 2011 pese a la recesión

Conde-Ruiz, en cambio, sí que ve una previsión de gasto en pensiones muy baja. Aunque piensa que el discurso oficial puede encontrar argumentos en la mala situación del mercado laboral y los mercados: "La jubilación anticipada de forma voluntaria caerá. Está demostrado que cuando la Bolsa o la rentabilidad de los planes de pensiones caen, los trabajadores posponen su jubilación. Además, si un padre tiene a sus hijos en paro, es probable que aplace sus planes de jubilación".

Por el otro lado de la moneda, los ingresos, también las cuentas del sistema de pensiones presentan alguna laguna. La agudización de la crisis y la vuelta de la recesión hundieron las cotizaciones en la segunda mitad de 2011 y el sistema de pensiones acabó con un déficit de unos 2.500 millones. La perspectiva no ha mejorado para 2012, sino que el cuadro macroeconómico prevé un hundimiento del empleo del 3,7%.

El Gobierno toma el mismo porcentaje para calcular la bajada de ingresos por cuotas, un 3,7%, aunque podría haberlo reducido si hubiera descontado lo que pronostica que va a aumentar la remuneración por asalariado (0,25). En cambio, el punto de partida no es lo recaudado en 2011 (105.354 millones) sino lo presupuestado (110.447 millones). De esta forma, se explica que el Gobierno prevea que en 2012 va a cobrar más dinero por cuotas (106.322) que el pasado ejercicio pese a que vaya a haber 630.000 empleos menos. Si hubiera partido de la ejecución presupuestaria, el resultado hubiera sido 101.455 millones.

La secretaría de Estado de Presupuestos aduce que si estima un aumento de ingresos de 850 millones es porque prevén una caída de 1.900 millones por el menor número de cotizantes, que se compensará con 949 millones por el aumento de las bases de cotización y 1.801 de la campaña de control de fraude.

"Este presupuesto se ha hecho como si estuviéramos en septiembre [cuando se suelen elaborar] y no en marzo, que ya hay una ejecución presupuestaria. Y es que en 2010, ya nos equivocamos", ataca Granado.

Analizadas las grandes partidas en pensiones por el lado de los gastos (contributivas) y de los ingresos (cotizaciones), el desvío final podría situarse en unos 6.800 millones (casi un 0,7% del PIB), aunque esta cifra, si la inflación quedara en el 1,5% y se aplica el aumento salarial previsto por el Gobierno podría quedar en unos 5.500 millones.

La otra amenaza del paro

El gran otro pilar de las cuentas de la Seguridad Social en la contabilidad nacional es la protección frente al paro. En 2010 se tocó techo en esta partida, 32.200 millones, y el año pasado cayó hasta los 29.578. El Gobierno prevé que esta tendencia se mantenga este año al esperar un gasto de 28.503 millones en pagar prestaciones y subsidios por desempleo.

"La minoración responde a la disminución del gasto en desempleo que ya se inició en 2011 y es coherente con ella", explican en Hacienda, donde aclaran que la rebaja no responden no viene de recortes en las prestaciones individuales concedidas o acumuladas.

Empleo prevé pagar menos en desempleo que en 2011 pese a que sube el gasto hasta febrero

A pesar del argumento del Gobierno, los datos de los Servicios Públicos de Empleo muestran que desde abril de 2011 la caída del gasto en prestaciones se iba frenando. En enero volvió a repuntar (0,5%) respecto al mismo mes del año anterior y en febrero, un 3,4%. Por si esto fuera poco, el mejor indicador adelantado de cómo puede evolucionar este gasto, las solicitudes de prestaciones contributivas, no ofrece señales alentadoras: en febrero de 2012 hubo un 18% más.

Con estas cifras, García, de CC OO, cree que se mantendrá el gasto de 2011. Opina que la tendencia de gasto de los primeros meses del año se atenuará porque, según sus cálculos, se agotarán un número muy significativo de prestaciones contributivas. Aunque hay vaticinios más pesimistas, como el de Ángel Laborda, director del panel de Coyuntura de Funcas, que cifra la desviación en unos 3.000 millones.

Amnistía o brindis al sol

Lo llaman "proceso de regularización extraordinaria" y es una amnistía fiscal. El Gobierno ofrece a los evasores fiscales blanquear el dinero —bienes o derechos— de forma confidencial a cambio de pagar un gravamen del 10% (el tipo máximo del IRPF llega al 52%), con lo que espera que afloren 25.000 millones y, por tanto, se recauden 2.500 millones. ¿Cuál es el criterio para estimar esa cifra? No se explica.

"Intentar captar activos opacos es muy difícil y quienes han optado por esta experiencia han tenido poco éxito", apunta el catedrático Juan José Rubio. Otros expertos coinciden en el impacto limitado de estos procesos: la mayor parte de países ingresa menos de lo esperado. Un ejemplo es Alemania en 2003. Trató de repatriar 100.000 millones, pero finalmente quedaron en 20.000 y les aplicó un recargo muy superior al español: 25%. El caso más reciente es el de Italia en 2010: con multas del 5% al 7%, permitió aflorar 104.500 millones evadidos (y recaudar más de 5.000 millones).

El Gobierno español decidió introducirlo en los presupuestos en el último momento. La medida se completa con otra ventana para que las empresas repatrien sus fondos de paraísos fiscales tributando al 8%, con lo que espera recaudar 750 millones.

"Así como el resto de apartados están muy explicados, aquí es difícil saber por qué creen que se van a aflorar esos 25.000 millones, no hay forma de extrapolar los resultados de otras amnistías", explica Luis del Amo.

Hacienda admite que es difícil sentar un criterio para la previsión en este apartado, al tratarse de economía sumergida, y remite a las últimas experiencias internacionales. El viernes hubo otro anuncio del Gobierno para seguir combatiendo déficit, un plan antifraude para recaudar más de 8.000 millones.

47.000 millones en IVA. ¿Sin subir los tipos?

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, se ha anotado por el momento la victoria, dentro del Gobierno, al no haber subido el IVA. Pero las previsiones del Ejecutivo sobre los que piensa recaudar por este impuesto este año (47.691 millones de euros, un 3,3% menos que lo recaudado en el ejercicio anterior) parecen difíciles de sostener con la economía de nuevo en barrena.

En 2011, los ingresos por IVA apenas mejoraron un 0,4%, pero gracias al aumento de los tipos del ejercicio anterior —en julio de 2010 el general aumentó del 16% al 18%— y con un crecimiento económico —magro, pero crecimiento— del 0,7% en el año. Este año, en cambio, no cuenta con la repercusión de la subida de tipos y se estima una bajada del PIB del 1,7%. La caída del consumo final nacional se agudiza: hay que comparar el retroceso del 0,7% del año pasado con el del 3,1% previsto para este. Y con todo este cambio de panorama la caída de ingresos por IVA que ha calculado Rajoy son esos 2.300 millones menos. ¿Cuadrará? "Con el empeoramiento del mercado de trabajo, la reducción del consumo y de la compra de vivienda esa de reducción de IVA tan mínima prevista no tiene sentido", apunta Rubio.

¿Dará para tanto la subida en Sociedades?

El Gobierno espera embolsar 19.564 millones por el impuesto de sociedades. Son 2.953 más que el año pasado, un aumento del 17,8%. ¿De dónde salen? La reforma de este impuesto —limita las deducciones de gastos financieros, elimina la libertad de amortización— supone una inyección de 5.350 millones, explican los presupuestos. Los ingresos por sociedades, sin esta subida, quedarían en 14.214, 2.3397 millones menos que en 2011. Para Del Amo, esta expectativa de recaudación sí es realista porque prevé esta reducción excluyendo el efecto de la subida fiscal.

Pero los ingresos por Sociedades subieron en 2011 después de tres años a la baja y ese aumento, de 413 millones (un 2,5%), se debió exclusivamente a cambios normativos. "Hay una previsión de caída de real, pero el escenario es mucho peor que en 2011, dadas las circunstancias la estimación es alta", apunta Juan José Rubio. Además, advierte de que la base imponible se va a verse muy afectada por las provisiones de la banca, que la reforma financiera sitúa en unos 50.000 millones, "que van a dejar de tributar".

Difícil ajuste en las comunidades

Todas las miradas se vuelven hacia —más bien en contra— las comunidades autónomas. Las de Bruselas y las del mercado. Son las que más se desviaron del objetivo de déficit en 2011. Y en ellas reside una de las grandes incertidumbres de las cuentas de 2012, elaboradas además cuando la práctica totalidad de los presupuestos autonómicos ya estaban hechos y aprobados. Así que, tendrán que rehacerse.

La Comisión Europea, de hecho, pide explicaciones sobre las administraciones autonómicas antes de su análisis detallado de las cuentas. En el Consejo de Política Fiscal y financiera de mayo, por tanto, donde se reúnen los 17 gobiernos autónomos con el central, se juega buena parte del éxito de este capítulo. Y no es nada fácil un acuerdo.

Juan Rubio-Ramírez, de la Universidad de Duke, pone como ejemplo de duda uno de los datos: Las transferencias de capital del estado a las autonomías bajarán un 61%, "cuando los que han presupuestado las comunidades en sus ingresos de capital representan de media una caída de solo el 12%". En este apartado de las cuentas autonómicas también figuran las transferencias de Bruselas, pero tienen un peso específico muy limitado.

La inversión del Estado baja un 24,9% y las transferencias para políticas concretas (empleo, sanidad o educación) se derrumban un 44,5%. Los Gobiernos autónomos no tienen fácil, al menos políticamente fácil, aplicar la tijera: seis de cada 10 euros de su gasto público se van en Sanidad, Educación y Servicios Sociales. Para Castells, "el discurso político de culpar a las comunidades autónomas del déficit es absolutamente desproporcionado, es un discurso erróneo e injusto en función de los gastos que les corresponden".

Hacienda apela a que "no se puede alcanzar un objetivo de estabilidad presupuestaria a nivel nacional sin tener en cuenta que más de la mitad del gasto público se gestiona por las administraciones territoriales". Y asegura que medidas como la subida del IRPF o del IBI ayudarán ayuntamientos y comunidades. Además, la entrada en vigor de la normativa de estabilidad presupuestaria, que busca controlar la disciplina fiscal autonómica y prevé castigar a las comunidades incumplidoras.

Dudas sobre los gastos financieros

A España se le irán este año en intereses de la deuda unos 28.848 millones de euros, lo que equivale al 2,75% del PIB y un 5,3% más que el año pasado. Para José Luis Martínez Campuzano, estratega de Citi, "es un incremento razonable, habrá pocas desviaciones porque se calcula sobre el tipo de medio de las emisiones que vencen en 2012". Este tipo queda en el 3,47%.

La incertidumbre en este capítulo tiene que ver con la volatilidad de los mercados y la deuda a corto plazo. Cuando el Gobierno aprobó los presupuestos, la prima de riesgo española (el sobreprecio que pagan los bonos a 10 años respecto a los alemanes) estaba en 355 puntos básicos (o 3,5 puntos porcentuales), pero esta semana tocó hasta los 433, y el interés rozó el 6%. Si sube el interés en el mercado tiende a encarecerse la subasta de deuda del Tesoro, algo que se paga en ejercicios futuros cuando se trata de bonos a partir de 12 meses, pero afecta a las letras de muy corto plazo. Aun así, Marisa Mazo, de Ahorro Corporación, apunta que la subida en esas subastas no deja de ser "el chocolate del oro en el total del gasto".

"Son unos presupuestos de guerra". El ministro de Exteriores, García Margallo, recurrió al drama para explicar el ajuste más duro de la democracia: 27.300 millones. Más o menos bélicos, con más o menos lagunas, el problema de estas cuentas es que las de 2013 tendrán que abordar el mismo reto, o mayor, si los de 2012, al final, no cuadran.

www.elpais.es  15.04.12

RAJOY PIDE APOYO A SUS BARONES PARA MEDIDAS "DIFÍCILES" EN SANIDAD Y EDUCACIÓN

Las propuestas de los dirigentes indican gran preocupación por la deriva de la imagen del Ejecutivo

Feijóo y otros piden una mejor comunicación y se quejan del trato de RTVE

En los momentos peores de su trayectoria política, Mariano Rajoy, un hombre de aparato de toda la vida, siempre encontró el mismo refugio: el partido. Ayer, cuando llegó el fin de semana y cerraron los mercados, y con ello el primer respiro tras cinco días de infarto, el presidente convocó de nuevo, por tercera vez en dos semanas, a los suyos. Primero fue a la dirección, después a los diputados, y ayer a los barones autonómicos.

Rajoy los convocó con tres objetivos claros. Primero, pedirles apoyo —lo encontró— para lo que él llama reformas educativa y sanitaria que implican importantes recortes. Se van a dar a conocer esta semana, con dos reuniones clave el lunes y el martes, y Rajoy quería garantizar que tiene el respaldo de unos barones que gobiernan en buena parte de España. Les dijo que va a haber medidas "difíciles" y les explicó que no hay opción con la situación de las cuentas públicas y de los mercados. Luis de Guindos, ministro de Economía, explicó esa situación de los mercados y animó a todos a comprometerse.

El presidente les pidió expresamente que no contaran nada de lo que pasaba en esa reunión clave. Según varios de los presentes, todos se mostraron dispuestos a apoyar las medidas, aunque no se llegaron a concretar. Dolores de Cospedal habló de un "gran pacto de los Gobiernos del PP con el Gobierno nacional" para sacar adelante esas reformas.

El segundo objetivo era claro: lanzar el mensaje a Bruselas y a los mercados, muy preocupados por las cuentas autonómicas, de que él es el jefe de un partido cohesionado, que las medidas duras que se van a anunciar esta semana van en serio y se van a cumplir porque Rajoy tiene la fuerza política para imponerlas al menos en sus autonomías, y las demás se verán arrastradas, creen en el PP.

Por último, el objetivo era recuperar el pulso político y sobre todo unificar el discurso del PP, que esta semana ha chirriado, con dirigentes desautorizando a ministros o Esperanza Aguirre planteando recuperar competencias. Ayer, según comentan varios asistentes, Aguirre no fue ni mucho menos tan clara y no habló de recuperar competencias, aunque sí muy claramente de la necesidad de recortar en sanidad y educación.

Rajoy pidió unidad de discurso y se encontró con una sorpresa. Todos se mostraron dispuestos a ayudar, pero muchos, en tono constructivo, hablaron abiertamente de los problemas de comunicación del Gobierno. Alberto Núñez Feijóo, Pedro Sanz, José Ramón Bauzá, Alicia Sánchez Camacho, José Antonio Monago y otros pidieron que se explique mejor la razón de las medidas, que se intente evitar que se interprete todo solo como recortes.

Rajoy contestó que toma nota de estas sugerencias, aunque aclaró que él mismo ha comparecido en tres ocasiones esta misma semana —el martes en el Senado, el miércoles ante sus diputados, el jueves en una rueda de prensa en Varsovia— para intentar explicar lo que está haciendo el Gobierno. Las propuestas de esos dirigentes indican la gran preocupación que hay en el PP por la deriva de la imagen del Ejecutivo justo ahora que empieza la fase más difícil de los recortes.

En ese contexto, algunos dirigentes, entre ellos Feijóo, según varios de los presentes, se quejaron amargamente del trato de que RTVE da al Gobierno. Buena parte del ala más dura del PP y de algunos medios conservadores está presionando al Ejecutivo para que cambie por decreto la ley y elija al nuevo presidente de RTVE sin consenso con el PSOE. La norma actual, que cambió José Luis Rodríguez Zapatero, implica que este cargo debe ser elegido con pacto entre los dos grandes partidos. Los barones no llegaron a apuntarse a las críticas más extremas de ese sector, según las mismas fuentes, pero sí dejaron claro su malestar. Rajoy tendrá que decidir ahora si pacta con Alfredo Pérez Rubalcaba o cambia la ley y toma el control de RTVE. El presidente no aclaró qué hará, y de RTVE más bien se mostró preocupado por su situación económica.

Monago, según varios de los presentes, fue el que más claramente planteó la necesidad de un pacto con el PSOE para hacer estas reformas duras. Rajoy dijo que él está abierto, pero cree que los socialistas, al votar no a la ley de estabilidad, han demostrado que no quieren. Muchos se fueron con la impresión de que ese pacto no es posible. Rajoy les dijo que él va a gobernar con su mayoría absoluta y su apoyo. El gesto político de convocarlos a todos cuando aún no ha habido cita con Rubalcaba pese a la durísima crisis es en sí muy evidente.

Semana negra

- Lunes. La presión de los mercados fuerza a Rajoy a adelantar los planes de recorte. El Gobierno anuncia un ajuste de 10.000 millones en gasto social.

- Martes. Rajoy sale por el garaje de las Cortes para eludir a los periodistas. Se recrudece el ataque a la deuda española, la prima de riesgo alcanza su máximo de la era Rajoy y la bolsa cae a niveles de 2009. El gobernador del Banco de España propone una ley para expulsar a las cajas de ahorro del negocio financiero y culpa a los políticos autonómicos de las fusiones fallidas.

- Miércoles. Con la prima de riesgo disparada y el caos informativo, Rajoy carga contra los líderes europeos Monti y Sarkozy, que desacreditan a España. Niega que haya riesgo de intervención. El Banco Central Europeo tiene que salir en defensa de España y frenar el acoso contra su deuda.

- Jueves. Viaje a Polonia, donde busca aliados para olvidarse de la intervención.

- Viernes. Argentina planea expropiar YPF. Rajoy tiene que activar a la UE y EE UU para defenderse.

www.elpais.es 14.04.12

CUANDO RAJOY PROMETÍA QUE NO APLICARÍA EL COPAGO

El presidente negó reiteradamente que los ciudadanos fueran a pagar por la sanidad según la renta

Casi todo el PP lo descartó durante la campaña a las elecciones generales

Apenas un mes. El pasado 17 de marzo fue la última vez que Mariano Rajoy aseguró que no aplicaría el copago. "Si me pregunta a mí, personalmente yo no soy partidario del copago en la sanidad", contestó el presidente del Gobierno a preguntas de los periodistas en una comparecencia tras reunirse con el presidente de Ecuador, Rafael Correa. Intentaba despejar la sospecha de que el Gobierno planeaba ampliar a toda España el recargo de un euro por receta que el Ejecutivo de CiU implantó en Cataluña gracias a la abstención del PP. Lo consiguió a medias, pues la frase que utilizó ("yo no soy partidario") es la misma que ha empleado repetidamente para negar que planease subir los impuestos hasta el día en que el Gobierno aprobó un fuerte incremento del IRPF so pretexto de atajar la desviación del déficit.

30 días han pasado desde la última vez que Rajoy negó el copago, pero el presidente lo ha descartado en multitud de ocasiones, también -y fundamentalmente- durante la campaña electoral. A cuatro días de las elecciones generales que le auparon a presidente del Gobierno, Rajoy fue tajante en una entrevista con el director de EL PAÍS, Javier Moreno. El entonces candidato contestó que no haría lo que no llevase en su programa electoral, y repitió como un mantra: "No voy a introducir el copago en Sanidad" y "yo no voy a subir los impuestos, no". El 30 de diciembre el Consejo de Ministros aprobó la segunda mayor subida de impuestos de la historia reciente de España. Hoy se ha conocido que hasta los jubilados tendrán que pagar el 10% del coste de las medicinas. Con sus declaraciones, Rajoy y el resto de dirigentes populares fueron tal vez pretendidamente ambiguos: repitieron que no habría copago en la sanidad porque no pensaban instaurar el pago por acudir a consulta o a urgencias, pero el copago farmacéutico en función de la renta aprobado hoy también es un tipo de copago en sanidad.

La respuesta al director de EL PAÍS no fue la única. En campaña electoral, Rajoy prometió también en otros medios que no aplicaría el copago. El 11 de diciembre lo hizo en una entrevista en Antena 3: "Yo no voy a hacer el copago", respondió entonces.

Durante la campaña el PP se esforzó en despejar cualquier duda que apuntase al copago. La secretaria general, Dolores de Cospedal, mostró incluso un cierto cansancio de tener que desmentirlo reiteradamente: "Tenemos una línea roja, y la línea roja es la garantía de la sanidad pública universal y gratuita y la educación universal y gratuita", aseguró Cospedal, antes de añadir: "El copago no figura en el programa electoral del Partido Popular. Una y mil veces vuelvo a decir: antes que pedir a los ciudadanos paguen una parte de la sanidad, que ya la pagan con sus impuestos, hay que hacer ahorros en la gestión".

La lista de dirigentes populares declarando la guerra al copago es casi interminable. En la campaña a las elecciones asturianas de este pasado 15 de marzo, la candidata del PP a la presidencia del Principado, Mercedes Fernández, recababa aplausos de mitin con esta afirmación: "Yo quiero que la sanidad pública sea de calidad, universal y sin copago, sin copago". Los simpatizantes populares recibieron con alborozo sus palabras

www.elpais.es 19.04.12

RAJOY CARGA CONTRA MONTI Y EXIGE PRUDENCIA A OTROS LÍDERES EUROPEOS 

El presidente descarta una intervención de España

Pide al PP que se olvide del “ruido” porque él tiene el rumbo claro y apoyos 

Mariano Rajoy reapareció este miércoles con fuerza para intentar recuperar el pulso perdido en los últimos días y tratar de ofrecer una sensación de poder en un momento en que la prima de riesgo seguía disparada y el caos informativo del Ejecutivo estaba poniendo seriamente en cuestión su imagen de credibilidad y confianza. El presidente, en un discurso a sus diputados televisado para la prensa, cargó inesperadamente con dureza, aunque sin citarle expresamente, contra Mario Monti, el primer ministro italiano, que la noche anterior, en el avión de vuelta de El Cairo, responsabilizó de la situación de la prima de riesgo italiana a los problemas en España. Un análisis muy extendido en la prensa financiera y no solo italiana estos días. 

“La situación de la zona euro y los mercados es de enorme complejidad”, explicó Rajoy en un tono preocupado. Y fue ahí, en ese contexto sobre lo difícil y complicado que está siendo explicar sus presupuestos y sus recortes, cuando quiso acordarse de alguno de sus teóricos socios y amigos europeos. Y lo dijo lo suficientemente claro para que se entendiese contra quién estaba hablando. “Ha habido declaraciones de algunos dirigentes europeos, anoche de nuevo. Quiero decir que nosotros, el Gobierno de España y los españoles, no vamos contra nadie. Nosotros no hablamos de otros países. Nosotros a todos los países de la Unión Europea les deseamos lo mejor. Lo que es bueno para España es bueno para la zona euro. Todos tenemos problemas, y nosotros trabajamos para solucionar los nuestros, pero también para ayudar a la zona euro, y esperamos que los demás hagan lo mismo, que asuman sus responsabilidades y que sean prudentes en sus afirmaciones. Todos tenemos una gran responsabilidad, queremos una Europa fuerte en un euro fuerte”. 

La agenda reformista de Rajoy 

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha detallado lo que ha llamado "agenda reformista" del Ejecutivo y que compone una lista de deberes que tienen pendientes sus ministros. Son éstos: 

- Medidas contra el fraude fiscal, que se aprobará el viernes en el Consejo de Ministros. 

- Medidas contra el fraude laboral y en la Seguridad Social, este mismo mes. 

- Reforma de la Sanidad, este mes. 

- Reducción del gasto educativo, este mes. 

- Reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera, en mayo. 

- Reforma del sistema financiero. 

- Sacar al mercado viviendas de promotores. 

- Reforma del sistema de alquiler de viviendas. 

- Privatizaciones del sector público. 

- Reforma del sistema energético. 

- Ley de Emprendedores. 

- Reforma de las Administraciones Públicas y las duplicidades. 

- Fomentar el mercado único en España. 

- Ley de Costas. 

- Decisiones en investigación y desarrollo. 

- Ley de televisiones autonómicas. 

- Ley de tasas judiciales. 

- Ley de Transparencia. 

Era la segunda vez que Monti criticaba a España; la última se resolvió con una enorme tensión entre Roma y Madrid y finalmente una nota explicativa del Gobierno italiano, y después con una reunión bilateral en Seúl. Esta vez Rajoy ha saltado directamente. Pero el presidente también se podía referir a su supuesto aliado Nicolas Sarkozy, que estos días ha criticado varias veces a España. 

Fuentes del Ejecutivo admiten que este tipo de declaraciones, y en especial la de la semana pasada de Mario Draghi, gobernador del BCE, hacen mucho daño a la imagen de España frente a los inversores. Rajoy mostró así su enorme preocupación, que estos últimos días trató de ocultar huyendo de la prensa o anunciando más recortes a través de comunicados. 

El presidente no se quedó ahí. También quiso lanzar un mensaje claro para despejar el fantasma de la intervención que recorre España. Rajoy no citó expresamente esa palabra tabú, pero fue claro al descartar esa situación para España: “El año pasado nos gastamos 90.000 millones más, 2.000 euros por español. Esto hay que pedirlo prestado. Hay países en Europa que no pudieron financiarse”, señaló en referencia a los que fueron intervenidos (Grecia, Irlanda y Portugal) y remató: “Este no es el caso de España ni va a ser el caso de España en el futuro, quiero dejarlo claro. Por eso pido la mayor prudencia y responsabilidad posible”. 

Rajoy no hizo ningún tipo de autocrítica, aunque en privado varios miembros del Gobierno admiten que la imagen de los últimos días no ha sido la mejor, y el propio presidente se rectificó a sí mismo admitiendo este miércoles dos breves preguntas de los periodistas en los pasillos del Congreso tras la salida el martes por la puerta de atrás del Senado. 

El presidente sí aprovechó para pedir a los suyos que eviten lo que él llama “el ruido”, esto es, las críticas que se le hacen estos días al presidente, también desde la oposición o las polémicas en los medios por su ocultismo. 

Rajoy se lo planteó así a los suyos: “Tenemos un plan, un rumbo fijo y cuatro años por delante. No hay que hacer caso al ruido ni entretenerse con cosas menores. No hay que distraerse con lo que solo dura 24 horas. Hay que concentrarse en lo importante. A nosotros lo único que nos importa es gobernar. Estamos viviendo el momento más difícil, el de los sacrificios compartidos sin frutos aparentes, pero los efectos se verán en el tiempo, y el empleo y el crecimiento llegarán, estamos poniendo las bases para el futuro. Hacemos las reformas porque es bueno para España”. También insistió varias veces en culpar al PSOE de la situación, único momento en el que los suyos le aplaudieron antes de la ovación final: “Nadie ha recibido una herencia como esta”. 

A partir de ahí, el presidente, que claramente quería dar la imagen de la solidez de su mayoría absoluta rodeado de sus diputados —se ha referido varias veces a ese apoyo con el que cuenta y al respaldo que le dieron los ciudadanos en las urnas— enumeró las 18 reformas que tiene por delante: administración pública, sanidad, educación, privatizaciones del sector público (no ha aclarado cuáles), energía, o la ley de emprendedores... Esa oleada reformista comenzará este viernes con la aprobación de un plan contra el fraude fiscal. 

www.elpais.es 13.04.12 

RAJOY REHÚYE A LOS PERIODISTAS Y SALE POR LA PUERTA LATERAL DEL SENADO 

El presidente rehúsa dar un mensaje tranquilizador a petición de los medios de comunicación 

El presidente del Gobierno ha renunciado a ofrecer hoy ningún tipo de mensaje de tranquilidad al país en un día de máxima tensión en los mercados. A la salida de la sesión de control del Senado, en la que no había dicho una palabra sobre la caída de la bolsa, la subida de la prima de riesgo o los nuevos recortes de sanidad y educación -nadie, ni siquiera el PSOE, le preguntó expresamente- la prensa ha intentado que el presidente dijera algo, ofreciera algún mensaje de tranquilidad. 

Rajoy, muy molesto, se ha parado ante las cámaras, ha intentado pasar de largo y finalmente se ha dado media vuelta y ha huido de los periodistas por una puerta trasera del Senado. Rajoy no contesta a una pregunta de la prensa desde hace 15 días, cuando lo hizo en el viaje oficial a Seúl. La próxima conferencia de prensa será en Varsovia (Polonia) el próximo jueves. Antes, mañana, hablara para sus diputados sin preguntas en un discurso que será televisado. Y, el sábado, ha convocado a los presidentes autonómicos del PP en la sede del PP en Madrid. 

www.elpais.es 10.04.12 

LAS DUDAS SOBRE LA BANCA HUNDEN LA BOLSA Y DISPARAN LA PRIMA DE RIESGO ESPAÑOLA 

El diferencial entre España y Alemania sube a 426 puntos por las dudas sobre la crisis 

Los datos de financiación del BCE provocan una avalancha de ventas sobre el sector español 

El Ibex 35 llega a descender un 4% y vuelve a ser el farolillo rojo de Europa 

"Una prima de riesgo por encima de los 400 puntos es, obviamente, un problema", afirmó el miércoles el ministro de Economía, Luis de Guindos, quien a continuación insistió en que persistir en el camino de las reformas y el recorte del déficit es la mejor manera de hacerle frente. Sin embargo, a tenor de las dificultades que está teniendo este indicador para bajar del nivel en cuestión, el problema amenaza con prolongarse durante algún tiempo en tanto en cuanto el mercado entiende que su solución debe venir, principalmente, también de Europa. Hoy, de nuevo, la prima de riesgo, que equivale al sobreprecio exigido a los bonos a 10 años del Tesoro frente a los alemanes, seguía por encima de la cota psicológica de los 400 puntos tras el amago de mejora de las dos últimas jornadas. De hecho, ha aumentado su ritmo de subida hasta superar los 420. Con ello, el problema se agranda. Y también la crisis, lo que también se ha dejado notar en la Bolsa española, que ha llegado a ceder hasta un 4%. 

A media tarde, el diferencial entre la deuda española y la alemana, que es el indicador que mejor refleja la confianza de los inversores en las finanzas de un país, ha llegado a tocar los 426 puntos básicos cuando ayer cerró en 403. En el caso de Italia, el avance era algo inferior, con un alza de unos 5 puntos básicos, hasta los 377. 

El detonador de las ventas, que han llevado la rentabilidad del bono español a 10 años de nuevo a rebasar el 6% puntualmente, ha sido la publicación de los datos de financiación de la banca española en el BCE, que han superado todos sus récords anteriores con más de 316.343 millones de euros a cierre de marzo. Fruto del incremento de las dudas, los seguros contra impago de España han aumentado hasta superar por primera vez en la era euro los 500 puntos básicos. 

La dependencia de la banca española al BCE se triplica en un año¿Cómo puede la banca de España e Italia acaparar el 135% del dinero del BCE?Los ministros de la UE evalúan los desequilibrios españoles en junioEn las Bolsas, el español Ibex 35 ha vuelto a ser el farolillo rojo de Europa con un descenso que en algunos momentos ha llegado a ser del 4%. Por la tarde y tras la apertura en rojo de Wall Street, ahondaba sus mínimos anuales y se movía por debajo de los 7.300 puntos. Para encontrar una cota inferior hay que retrotraerse a marzo de 2009, cuando el selectivo marcó su nivel más bajo desde que estalló la crisis financiera, de la que hace ya más de cuatro años. 

En el resto de Europa, solo Milán cedía también más de un 3%. Fráncfort y París se dejaban un 2,5% y Londres un más moderado 1%. En el mercado de divisas, el euro ha dicho adiós a los 1,31 dólares. 

En el caso de la renta variable, la mala noticia del día ha venido desde China, donde se ha dado a conocer el dato de crecimiento del primer trimestre, que al final ha sido de un avance más moderado del 8,1%. Con ello, se echaban por tierra los rumores que ayer por la tarde animaron algo los parqués y que apuntaban a que la cifra estaría por encima. 

Por nombres propios, todos los valores del Ibex cotizaban en rojo. Abengoa perdía más de un 6%, Bankinter un 5,8%, FCC se dejaba un 5,5% y Sacyr o Ferrovial algo menos de un 5%. En cuanto al resto de bancos, BBVA caía un 3,4% y Santander, sin tener en cuenta el efecto del reparto de dividendo, un 2,16%. 

www.elpais.es 13.04.12

RAJOY TILDA LAS CUENTAS DE "DESAGRADABLES" Y DICE A LAS AUTONOMÍAS QUE DEBEN CUMPLIR

El presidente del Gobierno califica las cuentas como "duras"

"La alternativa era infinitamente peor", alega el jefe del Ejecutivo

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha defendido esta mañana en Antequera (Málaga) los Presupuestos Generales del Estado más restrictivos de la democracia. "Los presupuestos son duros, desagradables, incómodos, no le gustan a nadie, pero la alternativa era infinitamente peor", ha afirmado Rajoy en una reunión del Comité Ejecutivo del PP andaluz.

"No se puede decir que no hemos tratado de ser justos y equitativos: no tocamos las pensiones, no hemos bajado el sueldo de los funcionarios, se lo hemos congelado y no hemos subido el IVA, y ha sido difícil no hacerlo", ha afirmado el presidente del Gobierno, que no ha hecho mención alguna a la amnistía fiscal para que los defraudadores tributen el 10% de sus fondos ocultos a Hacienda.

En su primera visita a Andalucía tras las elecciones autonómicas del pasado 29 de marzo, Rajoy ha sostenido que la situación económica es de "extrema dificultad" y que "quien no quiera entenderlo se engaña a sí mismo y engaña a los españoles".

"La situación es ciertamente muy difícil y más difícil todavía cuando en el corto plazo las reformas no producen los efectos buscados ni fuera ni dentro de España, pero os aseguro que los van a producir en el medio y largo plazo", ha anunciado el presidente. Al acto han acudido, entre otros, el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, y la ministra de Empleo, Fátima Bañez

Rajoy ha afirmado que no espera "ninguna ayuda" del PSOE en esta coyuntura económica, para la que ha asegurado que el Gobierno "sabe lo que tiene que hacer". "Se han acabado las improvisaciones y España tiene un rumbo" ha asegurado, entre los aplausos de los cargos andaluces de su formación.

Para los próximos meses, Rajoy ha fijado como "primera prioridad" la puesta en marcha de ley de estabilidad presupuestaria. "Comunidades autónomas y ayuntamientos tienen que cumplir, y eso les afecta a todos, a todas las comunidades y corporaciones locales gobierne quien gobierne", ha advertido. Respecto al cumplimiento del objetivo de déficit del 5,4% ha sido tajante: "Eso es una prioridad. Nos jugamos el futuro de nuestro país y quien no lo entienda así no es que tenga un problema, es que le crea un problema al resto de los españoles"

En el plano político, Rajoy ha vuelto a alabar la labor del presidente del PP andaluz, Javier Arenas, tras los comicios autonómicos del 29 de marzo, en los que no obtuvo la mayoría absoluta para gobernar. Con un tono un tanto apagado, como si se sintiera responsable por sus políticas del fracaso relativo de Arenas, Rajoy ha dado las gracias al PP andaluz.

"Las cosas se han hecho bien y se han recogido muchos frutos a lo largo de los años. Hemos tenido un brillantísimo resultado en las municipales, donde hemos ganado todas las capitales y cinco de las ocho diputaciones provinciales; en las generales, el trabajo del PP andaluz fue decisivo para que hoy podamos estar gobernando en España. Y hemos dado la batalla y ganado las elecciones en Andalucía, cuando hace unos años nadie habría pensado que pudiéramos siquiera competir", ha recordado. Rajoy ha insistido, además en que Arenas y su equipo tienen "todo" su "reconocimiento y apoyo", así como el del la dirección del PP, "porque se lo merecen".

www.elpais.es 04.04.12

'FINANCIAL TIMES' CRITICA LOS "DESCONCERTANTES" PRESUPUESTOS DE RAJOY 

La clemencia del Gobierno con los evasores fiscales podría incitar a nuevos defraudadores, apunta el diario  

Los "desconcertantes" y "extraños" Presupuestos Generales presentados el pasado viernes por el Gobierno español amenazan con exacerbar las tensiones sociales en España sin generar a cambio las condiciones que permitirían al país rebajar el coste de su deuda, según advierte el diario británico 'Financial Times' en una columna de opinión, donde asegura que dichas cuentas "podrían haberse diseñado mejor", aunque también destacan la presión ejercida por Bruselas. 

En este sentido, el diario cuestiona la capacidad de alcanzar los 15.000 millones de ahorro planteados ante la dificultad de aplicar el ajuste en el gasto de los ministerios, la oposición del sector público a ver congeladas sus retribuciones y las dificultades para el Gobierno central de controlar el gasto de las regiones. 

"La composición de los recortes es también desconcertante", apunta el rotativo, que, asumiendo que ante la magnitud del ajuste todas las partidas de gasto se verían afectadas, considera que los ajustes en el Ministerio de Trabajo pueden minar las reformas al recortar los recursos dedicados a la formación y otras políticas activas de empleo. 

El efecto contrario 

Asimismo, el diario señala que, desde el punto de vista de los ingresos, el Gobierno confía en recaudar unos 2.500 millones a través de una amnistía fiscal, y advierte de que no está claro si ese dinero acabará en las arcas del Estado. 

"Mostrar tal clase de clemencia a los evasores de impuestos puede animar a otros a no pagar sus obligaciones en el futuro", advierte el rotativo, que considera "extraña" la decisión de aumentar la carga fiscal sobre las empresas mediante la reducción de deducciones, lo que, a su juicio, "puede dificultar la captación de las inversiones que el país necesita para crecer", por lo que "hubiera sido mejor idea aumentar los impuestos al consumo". 

"Este presupuesto amenaza con exacerbar las tensiones sociales sin crear las condiciones que permitirían a España rebajar el coste de su deuda", afirma el periódico, que concluye que "a pesar de que la UE puede ser acusada de imponer una innecesaria austeridad, los presupuestos de Rajoy podrían haberse diseñado mejor". 

http://www.cadenaser.com/economia/articulo/financial-times-critica-desconcertantes-presupuestos-rajoy/csrcsrpor/20120402csrcsreco_2/Tes

RAJOY DEFIENDE EL AJUSTE COMO ÚNICO ANTÍDOTO CONTRA LA INTERVENCIÓN

El presidente culpa a la herencia de Zapatero de sus Presupuestos "duros"

Elude la amnistía fiscal en una comparecencia sin preguntas ante la cúpula del PP

"Es una señal a los bancos que nos tienen que prestar 60.000 millones"

El fracaso en las elecciones andaluzas ha devuelto al Gobierno a la cruda realidad de un rápido desgaste. El Ejecutivo debate qué hacer para contrarrestar ese efecto. Algunos miembros señalaban que la solución pasaría por decirle claramente a los españoles que es Europa quien está presionando y que, si España no hace lo que le piden, corre el riesgo de ser intervenida. Otros creen que decir eso sería alentar la psicosis de los mercados. El presidente, Mariano Rajoy, optó ayer por una vía intermedia: lo insinuó pero sin decirlo expresamente.

El presidente explicó que tiene que hacer recortes muy fuertes porque España se ha gastado en 2011 unos 90.000 millones más de lo que ingresó y este año necesita casi 60.000. Y tiene que pedir prestado ese dinero: "Si no te lo prestan, no lo puedes gastar. Y si no lo puedes devolver, todo el mundo sabe lo que pasa, nadie te lo va a volver a prestar en el futuro. Y esto no es un ejercicio teórico. Esto, como todo el mundo sabe, ya le ha ocurrido a algunos en la Unión Europea, y ya está pasándole en España a algunas Administraciones públicas. Este es el tema más importante que tiene que afrontar la economía. Y para que te financien tienen que confiar en ti, en que vas a devolver lo prestado. En eso estamos".

Esos "otros países" son los intervenidos, como Grecia, Irlanda o Portugal, que fueron ayudados porque el mercado no confiaba en ellos. Pero fue a cambio de medidas aún más duras forzadas por la troika. Y esa es la amenaza que Rajoy deja caer sin decirlo para que los españoles asuman sus medidas. Es su obsesión, como antes lo fue de Zapatero: evitar la intervención.

Rajoy, que decidió el viernes no comparecer para explicar el Presupuesto más duro de la democracia, y dejó la tarea de contestar a la prensa a Soraya Sáenz de Santamaría y Cristóbal Montoro, desplegó ayer esa explicación. Pero fue ante los suyos, en el comité ejecutivo del PP, y en un discurso cerrado sin aceptar preguntas. De esta forma, no hubo manera de conocer su opinión sobre la amnistía fiscal, la medida estrella de los Presupuestos. Hace menos de dos años, la llamó "ocurrencia" y dijo que nunca apoyaría una cosa así. Ayer, ni siquiera la citó, por lo que no se puede conocer su explicación a una medida tan polémica. Lo único que podría interpretarse como una lejana referencia es esta frase: "En los Presupuestos hay muchas cosas que no nos gustan a los miembros del Gobierno, pero la alternativa es infinitamente peor". Al contrario, anunció un plan contra el fraude a la Seguridad Social y en la percepción del seguro de desempleo.

Rajoy busca apoyos en el Congreso al ajuste histórico y la amnistía fiscal Rajoy lanza una amnistía fiscal en los Presupuestos más restrictivos Buena parte de la explicación del presidente para intentar recuperar el pulso de la opinión pública pasa por culpar de todos los recortes a la herencia recibida. Rajoy prometió en su investidura que no se dedicaría a hablar de esa herencia. Pero a los 100 días de su Gobierno, esta centró buena parte de su discurso: "Estos son unos Presupuestos duros, dolorosos, hacemos cosas que a nadie le gustan. Pero es lo que hay que hacer para corregir los errores e incumplimientos del pasado. Y hemos intentado ser justos". Varias veces insistió: "Si el Gobierno anterior hubiera cumplido el objetivo del 6%, tendríamos que recortar este año 18.000 millones menos". "Nos ha tocado hacer en dos años lo que no se ha hecho en ocho", añadió. También lanzó una crítica a sus dirigentes autonómicos y locales, a los que antes aplaudía: "No es momento de pabellones, autopistas y aeropuertos". Hace tiempo que nadie plantea obras de ese tipo y la inversión está parada, por lo que más bien era una crítica al pasado.

Rajoy, que anunció que su plan reformista seguirá en este trimestre, insistió varias veces en que no tiene "ningún tipo de hipoteca con nadie". El presidente dejó claro que sabe que hay un gran descontento con algunas de sus medidas. Pero pidió confianza, incluso a los que no le han votado, aunque quienes más le preocupan son los suyos, ya que 430.000 de ellos les abandonaron entre las generales y las andaluzas. "Somos conscientes de que hay muchos españoles afectados por nuestras medidas. Pero no hay alternativa. Ya sabemos que es duro, pero es lo que hay que hacer.

No confío en tener el apoyo de la oposición, pero sí la comprensión de los españoles. Sabemos lo que hacemos. Tenemos un plan. No estoy en condiciones de dar buenas noticias. Pero lo estaré. Este año no va a ser bueno, pero estamos poniendo los cimientos para la recuperación, que no se ven, pero son lo más importante".

www.elpais.es 02.04.04

RAJOY LANZA UNA AMNISTÍA FISCAL EN LOS PRESUPUESTOS MÁS RESTRICTIVOS

Los defraudadores pagarán un 10% por blanquear su dinero. El Gobierno prevé aflorar 25.000 millones. El impuesto de sociedades sube por la eliminación de deducciones

Al presidente del Gobierno le preocupa mucho más la prima de riesgo, la presión de Bruselas y la situación económica del país, pero las hemerotecas vuelven a jugarle una mala pasada. Primero llegaron las subidas de impuestos, después el abaratamiento del despido, ambas negadas en campaña. Este viernes Mariano Rajoy volvió a enmendarse a sí mismo al anunciar el Gobierno una gran amnistía fiscal para aflorar hasta 25.000 millones de euros defraudados a Hacienda. El Gobierno perdonaría los impuestos y las multas y recaudaría solo el 10% de ese capital blanqueado, 2.500 millones.

Rajoy rechazó en 2010 la idea de una amnistía fiscal por ser una "ocurrencia"12.314 millones de euros más gracias al IRPF, sociedades o el tabacoLa ayuda al desarrollo cae al nivel de 20051.500 millones menos para formentar el empleoEl Gobierno mantiene el recorte de 200 millones para RTVELos recortes de Fomento reducen las ayudas al acceso a la vivienda en un 42%En 2010, cuando Rajoy era líder de la oposición y se planteó la posibilidad de que el PSOE hiciera esta amnistía —nunca se llevó a cabo— él la definió como una "ocurrencia" que el PP no apoyaría en ningún caso. "Es impresentable que se dé una amnistía fiscal a aquellos que hayan defraudado a Hacienda", llegó a decir Dolores de Cospedal, número dos del PP.

Pero la situación "crítica", en palabras del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, "límite" según la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, lleva al Gobierno a poner en marcha esta amnistía fiscal que se acompaña del mayor recorte de gasto público de la democracia española —una caída de casi el 17% del gasto medio de los ministerios, 13.400 millones de euros— y una nueva y muy importante subida de impuestos centrada en las grandes empresas.

Montoro anunció la amnistía fiscal a toda velocidad, en el último minuto de su intervención inicial, y la justificó como una recomendación de la OCDE. Se limitó a recordar que otros países, como Italia o Reino Unido, la han practicado con éxito. Se podrá regularizar el dinero negro hasta el 30 de noviembre de este año y el Ejecutivo garantiza la confidencialidad.

Cuando otros países lo hacían y en España se especulaba con esa medida, en 2010, Rajoy era muy crítico: "Lo que España necesita para atraer financiación y capitales no es una amnistía fiscal, es confianza en la política económica del país y en el Gobierno", sentenció. "Si se suben los impuestos a los ciudadanos y los que defraudan van a tener una amnistía, es injusto, antisocial y una barbaridad", remató Cospedal. En el Gobierno, las cosas han cambiado mucho.

Los Presupuestos recortan 13.400 millones y suben impuestos a grandes empresas

La subida de impuestos anunciada este viernes también es muy relevante. Son otros 5.714 millones que se esperan recaudar, sobre todo con los 5.350 que llegarán gracias a la eliminación de todo tipo de deducciones a las grandes empresas, una medida que, según recordó Montoro, no se atrevió a implantar el Gobierno socialista, en principio ideológicamente más próximo a este tipo de cuestiones.

También hay importantes subidas de las tasas judiciales. Este gran aumento de impuestos se suma a los 6.200 millones de nueva recaudación que ya se anunciaron el 30 de diciembre. Montoro se ha convertido así en un ministro que en 100 días ha anunciado dos grandes subidas de impuestos, por un total de 12.300 millones de euros, lo contrario de lo que defendió toda su vida. El ministro se molestó mucho ante la pregunta de si había cambiado de idea ahora que está en el Gobierno, e insistió en que él no es ni mucho menos el ministro que más ha subido los impuestos en España.

Lo cierto es que Montoro, además de asumir el coste externo de ser la cara de las subidas de impuestos, ha conseguido, de momento, ganar su batalla interna más importante: no llegará, al menos este año, la subida del IVA que Europa pedía y algunos en el Ejecutivo preconizaban. "La amnistía fiscal no le gusta a nadie, pero entre eso y subir el IVA no hay color", señalan fuentes del Ejecutivo.

Tanto Montoro como la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, hicieron esfuerzos desde el primer momento para que los ciudadanos entiendan que España está en la mirada de toda Europa como un grave problema. La pregunta en ese sentido de un corresponsal holandés, cuya televisión emitía en directo la rueda de prensa, hizo cambiar rápidamente el tono de Santamaría. Montoro, eso sí, descartó que este agravamiento del recorte —hace un mes se dijo que sería del 12%, Rajoy habló del 15% el martes y se ha ido al 17%— vaya a endurecer la recesión prevista del 1,7% de caída del PIB.

El presidente condenó en 2010 la amnistía fiscal y dijo que él nunca la apoyaría

Los ministros y todo el Ejecutivo trasladan una enorme inquietud, aunque los nervios y la duración de la rueda de prensa hicieron que tanto Montoro como Santamaría se rieran en varias ocasiones. Eso sí, dejaron sin responder una pregunta clave: ¿A qué se enfrenta España si no cumple? ¿Puede ser intervenida? La vicepresidenta se limitó a señalar: "España va a salir adelante con su esfuerzo, va a cumplir el 5,3% sí o sí". Es la fórmula que Rajoy utilizó hace unos meses para garantizar que él cumpliría el 4,4%.

El Gobierno está muy empeñado ahora, y también el PP, en recuperar el pulso, después de la huelga general y el fracaso en las andaluzas. Y lo va a intentar tratando de trasladar la idea, sin decirlo abiertamente, de que la amenaza de la intervención está ahí y no hay más opción que recortes brutales. El ministro de Exteriores, Juan Manuel García-Margallo, uno de los que más sufren los recortes en su ministerio, fue muy gráfico: "Son unos Presupuestos de guerra".

El presidente Rajoy decidió de nuevo no comparecer para dar en persona las malas noticias de recortes y subidas de impuestos. Su agenda pública de la próxima semana, enviada este viernes, solo contempla una visita de un parlamentario alemán, por lo que es posible que no vuelva a hablar en público hasta después de Semana Santa.

www.elpais.es 31.03.12

RAJOY RECHAZÓ EN 2010 LA IDEA DE UNA AMNISTÍA FISCAL POR SER UNA "OCURRENCIA"

"Lo que España necesita no es una amnistía, sino confianza en el Gobierno", aseguró

El PP se posicionó radicalmente en contra de la medida por ser "injusta" e "impresentable"

El Gobierno del PP ha aprobado hoy una amnistía fiscal con vistas a regularizar 25.000 millones que han escapado al control de Hacienda, bien porque se han desviado a paraísos fiscales o porque circulan por la economía sumergida. La decisión de poner en marcha esta medida, sin embargo, contrasta, y mucho, con el rechazo que generaba en el propio Partido Popular en el pasado. De hecho, el propio presidente del Ejecutivo y líder de los populares, Mariano Rajoy, que la tildó de ocurrencia, como la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, que la calificó de "impresentable" o "injusta", se mostraron abiertamente en contra de una eventual amnistía fiscal hace menos de dos años.

En una intervención en el Foro Europa el 8 de junio de 2010, Rajoy declaró que una amnistía fiscal era una "ocurrencia". "Lo que España necesita no es una amnistía, sino confianza en la política económica de un país y en el Gobierno que la deba implementar", aseguró. "No la vamos a apoyar porque los que pagan van a pagar más y los que no pagan se les va a perdonar lo que no han pagado. Sobre todo, después de lo que se le ha hecho a los pensionistas con la congelación de las pensiones y a los millones de españoles que no pueden trabajar", añadió.

Entonces, la crisis de deuda en la que actualmente sigue inmersa la eurozona empezaba a desbordar a los países con mayores problemas de déficit como España. Las declaraciones del ahora presidente del Gobierno, que por aquel tiempo era el jefe de la oposición, tuvieron lugar un mes después de que Grecia se viese obligada a activar el rescate de sus socios del euro. España no fue, ni sigue siendo, inmune a las dudas que venían de aquel país y, fruto de ello, veía como los intereses que le exigían los inversores subían con fuerza.

El Gobierno aprueba una amnistía fiscal para que afloren 25.000 millonesEn este ambiente, el periódico El Mundo publicó que el Gobierno del PSOE estaba preparando un plan gubernamental para aflorar el dinero negro que incluía una amnistía fiscal, lo que nunca llegó a aprobarse. La entonces vicepresidenta segunda y ministra de Economía y Hacienda, Elena Salgado, negó tajantemente la información. "No existe ningún plan parecido a eso, en absoluto", aseguró.

Pese a ello, la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, aseguró el mismo día 8 de junio que era "impresentable que la salida que tenga el Gobierno para colocar la deuda sea dando una amnistía fiscal para los que han defraudado a Hacienda". "Claro que estamos en contra de una amnistía fiscal porque se les está diciendo a los ciudadanos que pagan sus impuestos que se les van a subir los impuestos y a aquellos que defraudan se les va a dar una amnistía es tan injusto, tan antisocial y es tal barbaridad que el PP está en contra", aseguró.

"Estamos en contra de subir los impuestos, pero también de perdonar a aquellos que no los pagan", añadió. Hoy, menos de dos años después de estas palabras, ya han hecho las dos cosas: han subido los impuestos a los trabajadores y empresas y han aprobado una amnistía fiscal para cuadrar el recorte del déficit.

www.elpais.es 30.03.12

RAJOY ELEVA DEL 12% A "CASI EL 15%" EL RECORTE MEDIO POR MINISTERIO

El presidente asegura que el ajuste no incluirá una congelación del sueldo de los funcionarios

Intentará que las medidas no hagan "más daño al consumo"

Mariano Rajoy no ha querido revelar hoy en Seúl –donde ha participado en la cumbre sobre seguridad nuclear-- el contenido de los Presupuestos que el Consejo de Ministros aprobará el viernes, pero sí ha dado algunas pistas. Tras insistir en que serán "muy austeros", ha revelado que el gasto de los ministerios se reducirá "una media del 14%, casi el 15", frente al 12% que se había barajado hasta ahora; incluirá una congelación del sueldo de los funcionarios, aunque no un nuevo recorte, tal y como reclamaban desde este colectivo; y también medidas para incrementar los ingresos del Estado. Solo ha dicho que intentará "ser justo y equitativo" con las medidas que adopte y "no hacer más daño al consumo"; lo que supone descartar una subida del IVA. "No voy a adelantar lo que se va aprobar el 30, porque no está cerrado definitivamente, pero no va por la vía de subir los impuestos al consumo", ha insistido.

Una vez aprobados los Presupuestos, el Gobierno abordará un nuevo ciclo de reformas que serán "tan importantes" como las que ya se han puesto en marcha y que afectarán a los servicios públicos, la Administración o el mercado de la energía, entre otros sectores. "No recuerdo ningún Gobierno que haya hecho tantas reformas en sus 100 primeros días [que se cumplen el día 31], probablemente por eso recibe una huelga general". La portavoz parlamentaria del PSOE, Soraya Rodríguez, ha lamentado esta mañana en el Congreso que aún no se conozca el plan para las cuentas públicas: El Gobierno podría haber presentado hoy los Presupuestos Generales del Estado, hace tiempo que los tiene retenidos".

El sindicato de funcionarios celebra que se haya respetado una sus "líneas rojas" El Gobierno asume el golpe andaluz y seguirá con los recortes Rajoy se ha mostrado distante respecto a la huelga convocada para el jueves por los sindicatos. "Es un derecho que está en la Constitución y punto, no tengo más comentario que hacer", ha contestado. No obstante, ha insistido en que "no va servir para resolver los problemas de España" y en que, aunque "los sindicatos tienen derecho a convocarla, el Gobierno tiene la obligación de gobernar haciendo aquello que crea que sea mejor para el interés general".

Rajoy ha evitado hacer "declaraciones grandilocuentes", según sus propias palabras, en el sentido de que la reforma laboral no se modificará sea cual sea el resultado de la huelga, pero ha insistido en defenderla, asegurando que "ha sido bien recibida, va a crear empleo en su momento y supone una modernización de las relaciones laborales". En su opinión, "el peor error es no hacer nada, quedarse uno como está y mirar para otro lado. Yo no lo voy a hacerlo. Sería una irresponsabilidad". Tras expresar su "respeto" por quienes secunden la huelga, ha pedido que se respete también el derecho de los que quieran acudir a trabajar.

www.elpais.es 27.03.12

RAJOY: "EN POLÍTICA UNO NO SIEMPRE CONSIGUE LO QUE SE PROPONE"

El presidente dice sin embargo que el PP andaluz ha obtenido "gran resultado" y anuncia más reformas

Mariano Rajoy esperó a conocer de primera mano en la sede central del PP en Madrid los resultados en Andalucía y en Asturias y luego cogió un avión con destino a Corea del Sur, donde participará en la II Cumbre de Seguridad Nuclear.

En el vuelo que le llevó a Seúl seguro que tuvo tiempo de reflexionar en la ya llamada "amarga victoria" de Javier Arenas. Y sus primeras palabras fueron para reconocer de manera implícita que la victoria de Arenas es en el fondo una derrota: "En política no siempre consigue uno el cien por cien de los objetivos que se propone".

Aunque reconoció que su el PP no logró lo que quería, Rajoy, sin embargo, dijo estar "orgulloso" del PP andaluz y de Javier Arenas por el "gran resultado" obtenido en las elecciones. Y anunció que no habrá ni un paso atrás en las reformas: "España no se puede quedar parada".

A su juicio, el resultado de las elecciones no es un fracaso "en absoluto". Rajoy resaltó que los conservadores han logrado "el mejor resultado en la historia". Eso sí no tuvo más remedios que reconocer que no han logrado la mayoría absoluta necesaria para dirigir la Junta

www.publico.es 26.03.12

DESOLACIÓN EN EL ENTORNO DE RAJOY ANTE EL TROPIEZO EN ANDALUCÍA Y ASTURIAS

El golpe a la gestión del presidente complica el futuro de Javier Arenas

Mariano Rajoy empezó a descubrir anoche las consecuencias de gobernar un país en crisis y tomar medidas impopulares, precisamente esas que siempre quiso ocultar para poder ganar las elecciones. Cuando llegó a la sede de la calle Génova con su esposa, Elvira Fernández, todos los dirigentes le vieron relajadísimo. Los datos que les llegaban de Andalucía auguraban una mayoría absoluta cómoda de 58 o 59 escaños. Varios ministros, dirigentes del PP e incluso el banquero Rodrigo Rato, un habitual de las noches electorales, se acercaron al despacho del presidente a celebrar una victoria histórica.

Pero en cuanto empezó el recuento, las caras de alegría empezaron a cambiar. Después llegó la desolación: Andalucía se escapa de nuevo.

Un enorme chasco al que se sumaba el catastrófico resultado asturiano: de nuevo tercera fuerza. Otro varapalo para Rajoy en su lucha personal con Francisco Álvarez Cascos, al que él decidió apartar.

Javier Arenas fue el único de los dirigentes clave que nunca estuvo del todo seguro. Y por eso presionó para que Rajoy retrasara a después de las andaluzas las medidas más impopulares. Pero Bruselas, Angela Merkel y los mercados también presionaban, y Rajoy adelantó su medida más polémica, la reforma laboral. Aunque sí dejó los recortes más brutales de los Presupuestos para después de estos comicios.

Perder 170.000 votos era algo que nadie en el PP podía imaginar ni con los recortes

Lo cierto es que la estrategia fracasó. Dolores de Cospedal trataba anoche de sacar partido al hecho de que el PP ha ganado las elecciones, pero nadie podía disimular una enorme decepción.

La mayoría absoluta ha quedado muy lejos. 50 escaños no los daba ni el peor de los augurios para el PP. Ahora, salvo un improbable modelo a la extremeña, esto es que IU y el PSOE no pacten, Arenas se irá de nuevo a la oposición.

El futuro político del dirigente de mayor confianza de Rajoy, su gran consejero, el hombre fuerte del PP, estaba anoche en el aire. Tanto que Cospedal, su principal rival interna —ambos mantienen hace tiempo una pugna por el control del partido— se mostró dubitativa cuando se le preguntó por él: "Ha hecho un magnífico trabajo, y a partir de ahí hablaremos de todo lo que quiera hablar Javier Arenas".

Si Arenas quiere recuperar poder en el partido, chocará con Cospedal

Internamente el líder del PP andaluz, que fracasa de nuevo en su cuarto intento, en condiciones políticas inmejorables —con el PSOE a la baja y el escándalo de los ERE en plena campaña— puede quedar muy debilitado. Anoche ya había críticas soterradas al partido en Andalucía y a la campaña de Arenas. Que el PP, en estas condiciones y con la ola de la victoria aplastante el 20N y un PSOE dividido y con escándalos, haya perdido 170.000 votos sobre las últimas elecciones autonómicas era algo que nadie lograba asimilar anoche