idad pública madrileña. Pero si hasta hace unos meses se decía en confianza, por lo bajo, entre colegas, ahora el rumor se ha convertido en clamor. De ahí que esa frase esté ahora por escrito, en un comunicado firmado por el pleno de la Mesa de Hospitales del Colegio de Médicos. 

Esta vocalía, que representa a los médicos de los hospitales madrileños y es, junto con la de Primaria, la más influyente, asegura en la denuncia que "quiere dejar constancia del profundo malestar" que vive la profesión. Un malestar provocado, según el texto, fechado el 21 de enero pasado, por "las actitudes de arbitrariedad y autoritarismo que caracterizan la gestión sanitaria de la Comunidad de Madrid". 

El documento ilustra su denuncia con dos ejemplos: el conflicto en el servicio de Traumatología del Ramón y Cajal por la designación directa del jefe de servicio y el despido de dos cirujanos vasculares del hospital de la Princesa "por causas extraprofesionales". Y precisa que "no son hechos ais