CASO GÜRTEL/ PP  EN LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE GALICIA


las noticias

FEIJÓO SE DESENTIENDE DEL SUPUESTO PAGO EN NEGRO DEL PP GALLEGO A BÁRCENAS

CANGAS, EN LOS PAPELES DE BÁRCENAS Y LA TRAMA GÜRTEL

NUEVOS INDICIOS APUNTAN AL PAGO DE DINERO NEGRO DESDE PONTEVEDRA

LA XUNTA ADMITE 2.500 CONTRATOS CON FIRMAS CITADAS POR BÁRCENAS

EL PP TEME QUE LA CONEXIÓN GALLEGA DE LA TRAMA GÜRTEL ACABE SALPICANDO A FEIJÓO

HERNÁNDEZ FICHA AL APODERADO DE UNA INMOBILIARIA VINCULADA A LA GÜRTEL

FEIJÓO CONTRATA A UNA FIRMA QUE SE COORDINABA CON LA 'GÜRTEL' 

FEIJÓO CONTRATA A UNA EMPRESA VINCULADA A LA TRAMA GÜRTEL 

PORTOS DE GALICIA ERA EL "CONSULADO DE 'GÜRTEL'", DENUNCIA EL PSDG 

UN CARGO DE LA XUNTA, SOCIO DEL NÚMERO DOS DE LA 'GÜRTEL' 

La Xunta de Fraga pagó a la Gürtel por un estudio del que no hay constancia

Juan Miguel Diz Guedes: "No recuerdo nada"

SWAT S.L. REALIZÓ LA CAMPAÑA FEIJÓ09 PARA LAS ELECCIONES GALLEGAS 

EL PARTIDO PAGÓ CON DINERO NEGRO LA MITAD DE LOS ACTOS EN GALICIA 

Los contratos en Madrid salpican a un alto cargo de Núñez Feijóo

Cementera dirigida por un imputado

Una empresa implicada en el Gürtel abandona sus obras públicas

Una firma implicada en la red Gürtel deja sin acabar obras por 15 millones

PABLO CRESPO: El hombre de los "paquetitos"

NADIE CONOCE AHORA A PABLO CRESPO

FEIJÓO Y LOUZÁN APLAUDEN EL CESE DE LOS IMPUTADOS EN EL 'CASO GÜRTEL'

LA GÜRTEL INTERVINO EN LAS GALLEGAS DE 2001 

FEIJÓO AFIRMA QUE SÓLO RESPONDE POR LOS TRES ÚLTIMOS AÑOS DEL PP GALLEGO 

CORREA ENTREGÓ A BÁRCENAS 131.570 EUROS POR LAS ELECCIONES GALLEGAS 

EL BIGOTES RECLAMÓ POR CARTA A RAJOY 150.000 EUROS DE DEUDA POR ACTOS ORGANIZADOS PARA EL PPDEG 

FEIJÓO ASEGURA QUE NO SUPO DE LA PRESENCIA DE CRESPO EN UNA EMPRESA DE SU CONSELLERÍA 

FRAGA: "EN CUANTO SUPE ALGO, CESÉ INMEDIATAMENTE A PABLO CRESPO" 

ALERTA EN GALICIA: "EL LÍO QUE SE PUEDE MONTAR SERÁ MORROCOTUDO" 

CRESPO APUNTA IRREGULARIDADES EN LAS CUENTAS DEL PP GALLEGO 

CRESPO REVELA IRREGULARIDADES EN LAS CUENTAS DEL PP GALLEGO EN LOS 90  

FEIJÓO: "EL 'CASO GÜRTEL' SON CUESTIONES DE HACE 10 AÑOS" 

'Fontanero' en busca de dinero fácil

UNA CONVERSACIÓN GRABADA EN LA CÁRCEL APUNTA A LA FINANCIACIÓN ILEGAL DEL PP GALLEGO 

El PP gallego pagó en dinero negro 3,2 millones de euros

El PP gallego, con Fraga a la cabeza, pagó millones de euros en negro a la trama Gürtel
 


FEIJÓO SE DESENTIENDE DEL SUPUESTO PAGO EN NEGRO DEL PP GALLEGO A BÁRCENAS

La policía no encuentra la operación, de 2009, en las cuentas oficiales

El presidente de la Xunta y del PP gallego, Alberto Núñez Feijóo, aseguró ayer ignorar una supuesta entrega de dinero negro de su formación en Pontevedra al extesorero del partido en Madrid Luis Bárcenas investigada por la policía. Los agentes certifican a la Audiencia Nacional que el PP estatal asumió en 2009 un embargo de 187.000 euros que pesaba sobre el partido en Pontevedra, que no devolvió luego esa cantidad como hizo en otras ocasiones. Según Bárcenas, los gerentes regional y provincial fueron avisados de que debían devolverlo y este último se desplazó a Madrid meses después y le entregó 50.000 euros en metálico. Ni esa salida figura en las cuentas oficiales gallegas ni la entrada en las madrileñas. Bárcenas asegura que entregó ese dinero a Mariano Rajoy y María Dolores de Cospedal, presidente y secretaria general del partido.

“No conozco absolutamente nada de esa información”, dijo ayer Feijóo cuando se le preguntó cómo devolvió el PP gallego aquel dinero cuando él ya era presidente de la Xunta y llevaba más de tres años al frente del partido, y si es cierto, como declaró Bárcenas, que fue en negro. “Seguro que si se está investigando desde hace muchos meses al respecto, se concretará cualquier tipo de comentario o de actuación que haya, pero sobre ese asunto no tengo información ninguna”, respondió.

La investigación policial, entregada hace un mes al juez Pablo Ruz, de la Audiencia Nacional, surgió tras una declaración ante el magistrado del propio Bárcenas un año antes: “Como consecuencia de una deuda que tenía el partido en Pontevedra, embargaron las cuentas del partido nacional [...] Entonces yo hablé con el gerente regional del partido y con el gerente provincial de Pontevedra y les dije: ‘Lo embargado, embargado está, pero ese dinero tenéis que devolvérnoslo’”. Según la policía, la deuda de 187.000 euros la asumió Madrid en septiembre de 2009 sin que conste ni en sus cuentas oficiales ni en las gallegas que después se le devolviese. En otros casos similares, tanto en la misma sede pontevedresa como en la regional madrileña, estas acabaron devolviendo el gasto a la central. “Se desconoce el motivo por el que asumieron dicha deuda sin que Pontevedra tuviera que devolver esta cantidad”, dice la policía.

El informe policial recoge la explicación de Bárcenas. “En febrero de 2010, el gerente [de Pontevedra] me llamó, vino a verme, y me trajo 50.000 euros”, declaró el extesorero al juez. “Evidentemente yo no me los quedé sino que los entregué [...] 25.000 euros a Mariano Rajoy y 25.000 euros a María Dolores de Cospedal”, dice Bárcenas, que concreta que las entregas se produjeron en marzo “al presidente, en su propio despacho” y a Cospedal “en el despacho de ella en el Senado, contiguo al mío”.

El PSdeG, por boca de su secretaria de Organización, Pilar Cancela, destacó ayer que “en esta ocasión Feijóo no puede alegar que él no estaba o que no pasaba por allí, ya que era el máximo responsable del partido”. Por ello le pidió “una explicación rápida y contundente en un momento en el que está en duda la gestión [del PP] y en el que la imagen y las compañías de Feijóo también siguen siendo tema de investigación”.

Cuando trascendió la supuesta contabilidad b de Bárcenas, Feijóo pidió “luz y taquígrafos” a su partido en Madrid. Ayer se sacó de encima los supuestos pagos en negro de 2009. Poco después, a otra pregunta en la misma rueda de prensa sobre el supuesto fraude fiscal del expresidente catalán Jordi Pujol, Feijóo calificó la información que está conociendo por los medios de comunicación de “impactante” y “decepcionante”. Y defendió que “el Gobierno tiene que actuar con todos igual, ya sea con dirigentes del partido que lo sustenta, ya sea con dirigentes de otros partidos”, para concluir que “quien la hace acaba pagándola, con independencia del cargo que ostente u ostentara”.

http://ccaa.elpais.com/ccaa/2014/09/04/galicia/1409856605_117121.html

CANGAS, EN LOS PAPELES DE BÁRCENAS Y LA TRAMA GÜRTEL

El mitin de las elecciones de 1999 costó casi 3 millones de pesetas, igual que en Vigo

En la documentación intervenida en el domicilio de José Luis Izquierdo, contable de las empresas de la trama Gürtel, aparece documentación donde, bajo el epígrafe "Cuentas Pte PP Galicia" figuran los costes de los mítines de la campaña municipal de 1999. Todos cuestan lo mismo 1.995.000 pesetas.

En el informe que la Unidad Central de Delincuencia Económica y Fiscal eleva al juzgado central de instrucción número 5 de la Audiencia Nacional, dentro de las investigaciones de la financiación del PP derivadas del caso Bárcenas, aparece una documentación relacionada con los mítines de la campaña electoral en Galicia. Da igual que el mitin se desarrollara en un recinto privado por el que había que pagar un alquiler que en uno público, donde el organizador no tenía que pagar nada: el coste siempre era el mismo, 1.995.000 de las antiguas pesetas. Lo único que varían son las extras. En el caso de Cangas, estas cantidades suplementarias alcanzan la cifra más grande de las que figura en todo el listado: 876.000 pesetas. Es decir, que el coste que el PP otorgaba a la celebración del mitin de Cangas alcanzaba los casi tres millones de pesetas. Según el portavoz de Alternativa Canguesa de Esquerdas (AGE), Xosé Manuel Pazos, que fue miembro del cuatripartito, entre 1996 y 1999, el Concello de Cangas no cobraba ninguna tasa por celebrar actos políticos en el pabellón de O Gatañal, que fue donde se celebró el mitin, el día 30 de mayo de 1999 y en el que participaron 400 personas. Para Xosé Manuel Pazos es muy difícil explicar esos elevados gastos. La campaña de 1999 fue la que puso a José Enrique Sotelo en el gobierno de Cangas con mayoría absoluta. Al acto electoral celebrado en O Gatañal asistieron el entonces presidente de la Xunta de Galicia, Manuel Fraga, el que era conselleiro de Política Territorial, Xosé Cuiña, y el que fue conselleiro de Sanidade, Hernández Cochón.

Lo curioso es que todos los mítines tenían el mismo presupuesto, independientemente de que como en Vigo o en Pontevedra hubiera que alquilar locales. El de Vigo se celebró el día 11 de junio de 1999 en el cine Fraga y a él asistió como cabeza de cartel el hoy presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que por aquel entonces era ministro de Educación. En la foto estaba también el que era presidente del Real Club Celta de Vigo, Horacio Gómez, que iban de número dos en la lista. El de Pontevedra se celebró el 6 de junio en un abarrotado cine Gónviz. Mariano Rajoy y Manuel Fraga coincidieron en este mitin en el que apareció también Xosé Cuiña. La extra que sfigura en el caso de Vigo fue de 495.000 pesetas y ninguna en el de Pontevedra.

La documentación muestra que la precampaña es más cara que la campaña. En el extracto localizado en la casa de José Luis Izquierdo aparece que el acto electoral celebrado en el Cine Fraga en 27 de abril de 1999 tuvo un coste de 3.380.000 pesetas, el que se celebró en el Auditorio de Galicia en Santiago el 8 de mayo, 5.670.770 pesetas. En total se pasó una cuenta de 17.668.370 pesetas por la precampaña, que consistió en 6 actos principales, mientras que los 10 actos que figuran en el listado de la campaña tuvieron un coste total de 34.363.000 pesetas. A esas cantidades hay que añadir el coste del acto de Monte Faro celebrado el 17 de julio de 199, que aparece con 5.970.000 pesetas.

Durante la campaña de 1999 para las elecciones municipales y europeas, Pablo Crespo aún era secretario de Organización del PP de Galicia y hombre de máxima confianza de Xosé Cuiña Crespo. Poco después entraría a trabajar para Francisco Correa, que dirige la trama Gürtel. También aparecen en la documentación requisada al contable José Luis Izquierdo los costes del congreso del PP de Galicia y por otro lado las cantidades recibidas ya sea vía cheque con origen en facturas emitidas o en efectivo con la que se financian dichos eventos consignadas entre julio y octubre de 1999, calculando a continuación la cantidad pendiente de pago. El congreso del PP de Galicia celebrado en octubre de 1999 aparece con un coste de 8.750.000 pesetas. La cantidad que parece pendiente de pago se eleva a 20.803.094 euros.

Fue en 1999 precisamente cuando Xesús Palmou toma el relevo a Xosé Cuiña al frente de la secretaría xeral del PP de Galicia. El abogado estradense, que había entrado en la política de la mano de Xosé Cuiña se desmarca progresivamente del por aquel entonces todopoderoso Cuiña. Palmou no acepta los costes que figuran en el listado localizado en la casa del contable de la trama Gürtel y decide no pagar. Alega que no se presentan facturas para justificar semejante cantidad de dinero.

Entre la documentación aparecen también facturas emitidas por la empresa Special Events, ligada a la trama Gürtel, al Partido Popular "Elecciones Municipales y Europeas 1999 de Pontevedra" con el concepto " importe correspondiente a los montajes e instalación de escenarios, luz y demás en actos de campaña electoral en la provincia" por un importe de 700.000 pesetas. También hay otra de 28 de junio de 1999 de Special Event a PP "Elecciones Municipales y Europeas 1999 de Orense" con el concepto "importe correspondiente a los montajes e instalaciones de escenarios, luz y demás actos de campaña en la provincia por 400.000 pesetas.

http://www.farodevigo.es/portada-o-morrazo/2014/03/16/cangas-papeles-barcenas-y-trama/985933.html

LA XUNTA EXPROPIÓ AL DOBLE DE SU PRECIO LA CANTERA DE UNA EMPRESA AFÍN A LOUZÁN

El fiscal investiga el pago de más de un millón de euros a la compañía

El justiprecio de la expropiación por parte de la Xunta de una cantera de granito explotada por la empresa Áridos de Curro, SL (Aricur), propiedad de Juan Luis Abal Piñeiro, familiar del presidente del Partido Popular y de la Diputación Provincial de Pontevedra, Rafael Louzán, por la que la Administración autonómica pagó más de un millón de euros, está bajo sospecha de la Fiscalía de Pontevedra tras una denuncia anónima y varios meses de investigaciones. En los expedientes de la denuncia figura una tasación que estipula el precio real de la cantera en apenas medio millón de euros y aporta datos oficiales de su escasa actividad antes de la expropiación, en 2008, para construir la variante de Meis, una conexión con la AP-9 y con la autovía de O Salnés. Juan Luis Abal, primo segundo de Louzán, además de contratista habitual con la Diputación, es socio de uno de los diputados del PP en el organismo provincial.

Los trámites de expropiación se iniciaron con el bipartito en la Xunta, cuando se encargó la tasación de la cantera a una empresa privada, que hizo una valoración de más de un millón de euros. El pago lo hizo efectivo el actual Gobierno poco después de ganar las primeras elecciones, en 2009. Según los peritajes que contradicen a los técnicos de la Xunta que firmaron el finiquito, la tasación de la cantera expropiada en Meis se hizo muy por encima de su valor real, ya que no costaría ni la mitad de lo que se pagó. Este notable desfase de cálculo se ha cotejado con los movimientos económicos de la empresa derivados de la extracción de áridos y que constatan que, al menos en los cuatro años anteriores, la cantera apenas tenía recursos y por tanto actividad. En la documentación en poder de la fiscalía figuran copias de la contabilidad de la empresa antes de ser expropiada.

La denuncia anónima no solo implica al empresario de Ribadumia Juan Luis Abal sino a varios técnicos de la Xunta y de la empresa que en su día realizó la tasación, quienes tendrán que prestar testimonio judicial. La firma Áridos de Curro figura en el listado de empresas que han venido contratando habitualmente con la Diputación Provincial de Pontevedra para el alquiler tanto de vehículos como de maquinaria pesada, al menos entre los años 2008 y 2013. En la última década, la arenera se hizo con una decena de contratas ofertadas por el ente provincial, casi todas por el procedimiento negociado sin publicidad y por importes inferiores a 60.000 euros, según las adjudicaciones publicadas en el Boletín Oficial de la Provincia. Además, en 2009, la Diputación le compró una partida de granito por valor de 59.000 euros.

La denuncia por presunta malversación de fondos públicos en la expropiación de la cantera de Aricur derivó posteriormente en la investigación económica abierta por la fiscalía al diputado provincial y concejal del Ayuntamiento de Pazos de Borbén Severino Reguera Varela, al aparecer este último como socio de Juan Luis Abal en otros recientes proyectos empresariales. Después de cruzar datos económicos de las empresas y socios de Abal, los negocios del diputado, que también tiene una empresa de panadería, han llegado a salpicar al propio Rafael Louzán, quien le ha alquilado unos bajos comerciales en el barrio de Navia, en Vigo, donde Reguera abrió en 2008 una sucursal para el despacho de pan y otros productos derivados de alimentación. Presidente y diputado provincial fueron citados el pasado martes por el fiscal de delitos económicos de Pontevedra para aclarar el alquiler de esos bajos, al detectarse un precio de arrendamiento por encima del promedio habitual en esa zona. Después de esta comparecencia, la fiscalía tendrá que determinar si hay o no materia para emprender acciones judiciales.

El presidente de la Diputación pontevedresa explicó públicamente que su citación por la fiscalía era consecuencia de una denuncia anónima por “asuntos privados que no afectan a la institución”.

Negocios con un antiguo contrabandista

Dos años después de la expropiación de la cantera, el pariente de Rafael Louzán denunciado ante la fiscalía, Juan Luis Abal Piñeiro, y el diputado provincial del PP y concejal de Pazos de Borbén Severino Reguera emprendieron nuevos negocios. En marzo de 2011 constituyeron la sociedad Desarrollo Global Atlántico, SL, según la inscripción en el Registro Mercantil de Pontevedra.

En la última actualización corporativa de la sociedad, el 31 de enero de 2013, la dirección de la empresa también es compartida por otro nombre conocido en los anales judiciales del desaparecido contrabando de tabaco de las rías gallegas: Ramiro Martínez Señoráns. Reconvertido en uno de los más potentes empresarios relacionados con la industria cárnica en Galicia, Ramiro Martínez estuvo judicialmente implicado como uno de los principales integrantes de las tres históricas redes de contrabandistas de los años ochenta, una causa que finalmente nunca llegó a juicio. Ramiro y sus antiguos socios, entre ellos Sito Miñanco, coparon las portadas de los periódicos de la época.

La sociedad Desarrollo Global Atlántico se dedica al “asesoramiento en inversiones dentro y fuera de España, dirección y gestión de acciones, participación y valores representativos de los fondos propios de sociedades mediante la organización de medios materiales y humanos”, según su objeto social declarado.

Con un capital de 50.000 euros, la empresa hizo una ampliación de 295.750 euros en septiembre de 2012 y el pasado año otra de 225.000. En el órgano directivo mancomunado y con igual aportación económica participan otros dos empresarios, Manuel Castro Fariña, del ramo de la fontanería, y Cristóbal Monteagudo Padín.

http://ccaa.elpais.com/ccaa/2014/03/16/galicia/1395002628_759103.html

NUEVOS INDICIOS APUNTAN AL PAGO DE DINERO NEGRO DESDE PONTEVEDRA

Un informe de la Intervención General del Estado al que ha tenido acceso la SER acredita que el PP de Pontevedra no devolvió a la sede central una deuda que, según Bárcenas, se pagó en negro a Rajoy y Cospedal. Fuentes jurídicas sostienen que la revelación de la IGAE "da verosimilitud" a la explicación

Primero fue Castilla La Mancha, luego La Rioja, y ahora Pontevedra. Un nuevo informe de la Intervención General de la Administración del Estado sobre la pieza separada de la caja B del PP al que ha tenido acceso la Cadena SER "da verosimilitud", según fuentes jurídicas consultadas por esta emisora, a las explicaciones del extesorero del Partido Popular, Luis Bárcenas, sobre determinados pagos en B. Y en concreto, al supuesto reparto en 2010 de 50.000 euros "en mano y en sobres de color marrón y billetes de 500" a Mariano Rajoy y María Dolores de Cospedal.

Luis Bárcenas aseguró en su declaración del pasado 15 de julio que había otros pagos en negro posteriores a 2008, año en la que concluyen sus célebres 'papeles'. Se refirió a un embargo de 160.000 euros en la cuenta de la sede central, por culpa de una deuda del PP de Pontevedra. El extesorero manifestó que en 2010 recibieron 50.000 euros en negro de Pontevedra por esa deuda y que los entregó "en mano y en sobres de color marrón" a "Mariano Rajoy y María Dolores de Cospedal"; "veinticinco mil a cada uno" en "billetes de 500", añadió.

El informe de la IGAE con fecha de 21 de enero y complementado con otro del pasado 19 de febrero, acredita como dijo Bárcenas que el embargo a Pontevedra existió, y que lo asumió la sede nacional. Relata el informe la existencia de un embargo de la cuenta de la sede nacional por la deuda de "proveedor PP Galicia" de fecha 21 de septiembre de 2009. La cifra es algo superior a la que dice Bárcenas, un total de 187.569,83 euros, pero se explica según las fuentes jurídicas consultadas, por intereses devengados.

La IGAE confirma la deuda y que no fue devuelta

La IGAE también acredita como dijo Bárcenas que el PP de Pontevedra no devolvió la deuda por conducto oficial alguno. Sostienen los autores del informe al juez Ruz que "analizados los registros contables" de la sede central en los ejercicios de 2009 y 2010 y el "libro mayor y diario" de la sede territorial de Pontevedra "no se ha encontrado movimiento alguno que permita establecer una relación directa con una devolución por la sede de Pontevedra (Galicia) de los fondos embargados a la sede central en 2009".

Las mismas fuentes jurídicas consultadas por la SER sostienen que los datos aportados por la IGAE dan credibilidad a la versión del extesorero del Partido Popular sobre la forma de abonar esta deuda de Pontevedra. Se trata de un indicio más, resaltan estas fuentes, a los ya acumulados hasta la fecha en el juzgado que dirige Pablo Ruz, sobre la certeza de muchos de las anotaciones del extesorero del PP en sus documentos manuscritos.

Páez también confirmó que "el dinero no llegó" por vía oficial

No solo Bárcenas sostuvo en su declaración la existencia de ese embargo de la cuenta de la sede nacional por una deuda del PP de Pontevedra. También el exgerente Cristóbal Páez, en su declaración como testigo y por lo tanto con obligación de decir verdad, reconoció al juez Ruz el pasado mes de agosto la existencia del embargo por la deuda gallega, y que por lo menos mientras estuvo -hasta febrero de 2010- "el dinero no llegó" por conducto oficial. Porque según Páez, el PP gallego sí que tuvo intención de pagarlo por otra vía, ya que afirmó "en un momento dijeron que ellos lo podían devolver, y yo les dije que no, que lo tenían que devolver con una transferencia", que "eso", tenía "que volver a la cuenta del partido".

Cristóbal Páez afirma que comunicó la deuda "al Sr. Rajoy" y a "la Sra. Cospedal". María Dolores de Cospedal, también como testigo ante el juez Ruz, aseguró que no recordaba que Páez le hubiera comunicado la existencia de la deuda. Y en cualquier caso, negó rotundamente que hubiera recibido cualquier sobre con dinero negro como afirmó Luis Bárcenas por ese u otro concepto.

http://www.cadenaser.com/espana/articulo/nuevos-indicios-apuntan-pago-dinero-negro-pontevedra/csrcsrpor/20140305csrcsrnac_2/Tes

LA XUNTA ADMITE 2.500 CONTRATOS CON FIRMAS CITADAS POR BÁRCENAS

El exgerente del PP en Galicia Modesto Fernández detalló ingresos de 1,8 millones en supuestos donativos opacos

Cinco meses y medio ha tardado el Gobierno gallego en responder a los tres grupos de la oposición sus peticiones sobre los contratos adjudicados por la Xunta a 16 empresas que el extesorero del PP Luis Bárcenas vinculó con la supuesta contabilidad B del partido. El pasado 15 de julio, Bárcenas ratificó ante el juez Pablo Ruz la autenticidad de un documento supuestamente elaborado en 2006 (cuando Alberto Núñez Feijóo ya lideraba el partido) por el entonces gerente del PP en Galicia, Modesto Fernández, que detalla ingresos de 1,8 millones supuestamente procedentes de donativos opacos de adjudicatarias de la Xunta en tiempos de Manuel Fraga.

La oposicion considera que ese papel es una prueba más de que la supuesta financiación ilegal del PP tenía ramificaciones en Galicia a través de la Xunta, y que se prolongó hasta la época en que Feijóo ya había sustituido a Fraga. Pidió entonces el desglose de los contratos de la Administración autonómica con las 16 empresas citadas y ahora el Gobierno gallego se lo ha remitido al Parlamento, el penúltimo día del año, aunque ha incluido también los pagos realizados durante el bipartito.

En el listado de más de 2.500 contratos con dichas empresas, que se remonta a comienzos de la pasada década y fue facilitado sin ningún tipo de orden, ni cronológico, ni alfabético, ni cuantitativo, hay de todo. Desde un pago de 4,72 euros por parte de la Consellería de Sanidade a la empresa Espina y Delfín que data de julio del año pasado hasta grandes adjudicaciones de obras públicas. Entre ellas destacan los contratos de varios cientos de millones de 2011 con Acciona para construir el nuevo hospital de Vigo y con Copasa y CRC para la Autovía da Costa da Morte, seguidos de diversos contratos de varias decenas de millones, por ejemplo, con FCC para el museo de la Cidade da Cultura, todavía en la época de Fraga.

La Xunta, que califica de “laborioso” su propio trabajo de recopilacion de los datos largamente solicitados por la oposición, no facilita la suma de las cantidades pero asegura que, de las 16 empresas, “13 de ellas recibieron más recursos públicos durante la legislatura del bipartito que durante el mandato de Feijóo, pese a tener este último casi un año más de duración”.

http://ccaa.elpais.com/ccaa/2013/12/30/galicia/1388436504_827309.html

EL PP TEME QUE LA CONEXIÓN GALLEGA DE LA TRAMA GÜRTEL ACABE SALPICANDO A FEIJÓO

La ‘bomba Bárcenas’ tiene sucedáneos repartidos por la geografía nacional y el que quedó instalado en Galicia en la etapa de José Cuiña como hombre fuerte del PP pasa ahora su factura. Pablo Crespo, compañero de fatigas de Francisco Correa en la trama Gürtel, siembra ahora sus amenazas contra el ‘número dos’ del partido y actual consejero de Infraestructuras en la Xunta, Agustín Hernández.

Pablo Crespo, exsecretario de Organización del PP gallego y antiguo ‘número dos’ de José Cuiña cuando éste ocupó hasta 2003 la cartera de Obras Públicas, salió de la cárcel el pasado febrero y su abogado le ha recomendado que mida bien los tiempos en su afán de tirar de la manta. En sus paseos por varios medios de comunicación no ha desvelado ningún nombre propio, pero dentro de su partido se cree que ha puesto en la diana al actual consejero de Infraestructuras de la Xunta, Agustín Hernández, al que Alberto Núñez Feijóo también hizo vicesecretario general del PP en esta comunidad en el congreso celebrado el pasado febrero.

Cuiña, fallecido hace seis años, era íntimo de Francisco Correa, principal cabecilla de la trama Gürtel, y el sector de la construcción en Galicia conoce al dedillo cómo se la gastaban ambos en todo el manejo de las adjudicaciones de obra pública en la región. Según fuentes del PP, en esa época, que abarca toda la década de los noventa, el que ejecutaba las decisiones de Cuiña era Agustín Hernández, desde su puesto de director general de Obras Públicas de la Xunta, tarea en la que estuvo volcado desde 1998 a 2005. En el PP se cree que una parte de las amenazas de Crespo van dirigidas contra él, en una maniobra orientada también a salpicar a Alberto Núñez Feijóo, pues ha sido quien le ha nombrado consejero de Infraestructuras de la Xunta y, en clave orgánica de partido, vicesecretario general en el último congreso.

Lo que Pablo Crespo amenaza con ventilar, aseguran las mismas fuentes, no es ni más ni menos que la conexión gallega de la trama Gürtel, a la que se ha prestado escasa atención en el ámbito nacional pese a las numerosas huellas dejadas en esa comunidad. En el partido y también entre los constructores gallegos, llegaron a hacerse famosas las comidas que mantenían los primeros viernes de mes Cuiña, Correa y el propio Pablo Crespo para abordar las operaciones en las que se decidían las principales adjudicaciones de obra pública.

Crespo, que desde su salida de prisión se mueve con gran aplomo y seguridad, declaró esta semana a Faro de Vigo que en un año electoral, fácilmente entraban en el PP gallego más de dos millones de euros en dinero B y que, después de permanecer tres años en la cárcel, lo que le piden el cuerpo y su defensa es tirar de la manta.

Afirma también en esta entrevista que ha recomendado al extesorero del PP Luis Bárcenas, alguien “que conoce los cuartos más oscuros del partido”, que diga “toda la verdad”, aunque él esperará a dar nombres y documentación al comienzo del juicio. El exnúmero dos de Cuiña concluye afirmando que Bárcenas era una persona “extremadamente respetada” en su partido “por la pulcritud con que llevaba las cuentas” y que por el PP circulan dirigentes que “dan buena imagen pública, pero mantienen vicios privados”. Otra bomba de relojería, sucedáneo de la de Bárcenas, que en Madrid también están teniendo en cuenta.

http://www.vozpopuli.com/actualidad/27718-el-pp-teme-que-la-conexion-gallega-de-la-trama-gurtel-acabe-salpicando-a-feijoo

HERNÁNDEZ FICHA AL APODERADO DE UNA INMOBILIARIA VINCULADA A LA GÜRTEL

El representante de Sedesa releva al dimitido Juncal como delegado provincial- Díez firmó la demanda tras pactar con Telmo Martín la exención de vivienda pública

El conselleiro Agustín Hernández ha confiado en un promotor inmobiliario, José Luis Díez Yáñez, la representación en la provincia de Pontevedra de la Consellería de Medio Ambiente, Territorio e Infraestruturas, que aglutina todas las competencias autonómicas en urbanismo. Se trata del ex director de Relaciones Institucionales de Sedesa, grupo que aparece implicado en el sumario del caso Gürtel por presunta financiación ilegal del Partido Popular. Díez Yáñez trabajó en al menos 13 compañías relacionadas con Sedesa, el grupo empresarial que dirigió hasta hace unos meses Vicente Cotino, sobrino del vicepresidente tercero del Gobierno valenciano, Juan Cotino. El nombre de Díez aún aparece en el Registro Mercantil como apoderado de una de ellas, Mirador de Zapateira, SL, con sede en A Coruña, en la que figura como apoderado, según la consellería por error.

El jefe territorial de la consellería -la figura que sustituyó a los delegados provinciales- relevó en el cargo el pasado agosto a Evaristo Juncal, destituido tras revelar este periódico sus negocios con testaferros de narcotraficantes y la situación de ilegalidad de un chalé de su propiedad. El cargo de jefe territorial de Medio Ambiente, Territorio e Infraestructuras lleva aparejadas otras competencias en Urbanismo, como la presidencia de la comisión provincial de Vivienda y del Instituto Galego de Vivenda e Solo. La consellería resta importancia a los intereses inmobiliarios de Díez y precisa que renunció a ellos en tiempo y forma.Agustín Hernández confía así, entre otras competencias, la construcción de vivienda protegida a quien rechazó, como apoderado de otra empresa de Sedesa, Mirador de Sanxenxo, SL, la construcción de ese tipo de viviendas en el suelo urbanizable de Monte Faro, una polémica promoción de 1.330 viviendas de lujo anexa a un campo de golf. El convenio, firmado con el entonces alcalde, Telmo Martín en 2006, preveía un ingreso de 4,8 millones de euros al Ayuntamiento a cambio de la exención de construir vivienda social.

Lo que entonces pareció un gran negocio para Sedesa cambió con las trabas medioambientales impuestas por el Gobierno bipartito y la posterior crisis y escasez financiera. El grupo empresarial con sede en Valencia denunció ante el Ayuntamiento de Sanxenxo al Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG), al que reclama la devolución del dinero ingresado. El TSXG ha admitido a trámite la denuncia. El recurso de reposición contra el Ayuntamiento lleva la firma de José Luis Díez Yáñez. El convenio con Telmo Martín se firmó el 22 de noviembre de 2006, dos semanas antes de que el ahora presidente local del PP de Pontevedra abandonara la alcaldía de Sanxenxo. La gerente municipal de Urbanismo era entonces Encarnación Rivas, en la actualidad secretaria general de Ordenación del Territorio y Urbanismo.

El jefe territorial de Medio Ambiente, Territorio e Infraestructuras, nombrado en agosto de 2010, figura en el registro como apoderado de Mirador de Zapateira y como ex apoderado, ex consejero o ex administrador de otras 14 sociedades, 12 ellas relacionadas con el grupo de Vicente Cotino Escribá. Se trata de Mirador de Sanxenxo, Gerpe Contratas y Construcciones, Verterra, Verterra Galicia, Urbanizadora Ronda Norte Benisa, Senda Ambiental, Ecosenda Gestión Ambiental, Gran Hotel Xirivella, Sistemas Globales Inmobiliarios, Sistemas Globales del Medio Ambiente, Sedesa Urbana y Transporte de Residuos Industriales y Peligrosos. Un acta notarial del 2 de agosto revela que, ese día, Díez Yáñez, firmó por escrito su renuncia de poderes en diversas compañías, entre ellas Mirador de Zapateira. La consellería ha anunciado que el jefe territorial está haciendo "gestiones" para que su cese se refleje en el Registro Mercantil.

Las únicas dos empresas con las que estuvo vinculado Díez Yáñez que no con Sedesa son Sogama y Sogarisa, de las que fue consejero en su condición de director general de Calidad y Evaluación Ambiental de la Xunta de Fraga, entre 2001 y 2003. El ahora jefe territorial también fue delegado de la Consellería de Medio Ambiente hasta 2001. Tras su salida de la Xunta, comenzó a trabajar con empresas relacionadas precisamente con los sectores inmobiliario y medioambiental.

La irrupción de los negocios de la familia Cotino en Galicia se produjo a través de el empresario coruñés José Antonio Souto, suegro de Cotino Escribá. Souto es presidente del grupo Tecam y promotor, junto a Manuel Jove, de Inveravante, y José Collazo, de Comar, de Invest Cos, que promueve el centro comercial Marineda Plaza, en A Coruña, investigado por el Tribunal de Cuentas. Souto y Cotino fundaron Work Center, donde tienen su sede las sociedades de Sedesa en Galicia.

www.elpais.es 06.02.11

FEIJÓO CONTRATA A UNA FIRMA QUE SE COORDINABA CON LA 'GÜRTEL' 

El Partido Popular de Galicia ha contratado para asesoramiento a Swat SL, firma que colaboraba con la trama Gürtel para acceder a contratos públicos. Los socialistas gallegos anunciaron ayer que enviarán un escrito al juez instructor del caso en Madrid, Antonio Pedreira, porque a su juicio la relación demuestra que el PP gallego y su presidente, Alberto Núñez Feijóo, "siguen ligados" a la trama. 

Un portavoz del PP gallego precisó que la empresa asesora al partido desde hace tiempo y lo sigue haciendo, aunque negó que el contrato sea para preparar las municipales. "La relación es pública y notoria", añadió. En 2001, Swat SL dirigió la campaña autonómica del PP. Y en 2009, en las elecciones que ganó Feijóo, la firma fue proveedora destacada. 

El PP emitió una nota en la que acusa a los socialistas de difundir "falsedades". "Dicha empresa [Swat SL] aparece en el sumario como proveedor de otras compañías en operaciones no cuestionadas, de la misma forma que aparecen otras sociedades, clubes de fútbol, empresas y medios de comunicación". En la nota, el PP cita otras empresas que también fueron proveedores de la trama y que luego trabajaron con el PSOE. 

Sin embargo, la relación de Swat SL con la trama no se limita a su papel de proveedor, sino que el juez dispone de documentación que muestra que la firma se coordinaba con la trama para acceder a contratos públicos. Ninguno de los responsables actuales de Swat SL está imputado, aunque sí lo está uno de sus ex directivos, Rafael de León. 

Fuentes jurídicas explican que José Luis Peñas, ex concejal del PP en Majadahonda y denunciante del caso Gürtel, ha aportado al juez Pedreira varios correos electrónicos del año 2001 en los que Óscar Bermejo, entonces directivo de Swat SL, explica a la jefa de Gabinete del alcalde, el hoy imputado Guillermo Ortega, cómo trocear entre varias concejalías un contrato para evitar el concurso. 

La convocatoria pública sólo es imperativa si el precio supera los 12.000 euros. Esta adjudicación para una campaña de publicidad sobre la implantación del euro tuvo un coste de 132.000 euros. 

La receptora de esta serie de mensajes que están en poder del juez fue la jefa de Gabinete de Ortega, Carmen Rodríguez, esposa de Correa. En otros emails, el directivo de Swat SL detallaba un listado de empresas que debían recibir las distintas adjudicaciones del contrato troceado. Entre estas empresas beneficiarias estaba Swat Data que comparte administradores con Swat SL, TCM y Sunset Blvd, ambas vinculadas a la trama. 

Óscar Bermejo, el firmante de los correos, abandonó Swat SL en 2007. En conversación con Público, Bermejo negó haberlos mandado: "Si alguien utilizó la clave, pues no lo sé, pero yo esto no lo llevé. Deberían preguntar a los administradores de la empresa". Swat SL nunca ha contestado a las preguntas de este periódico, que las ha planteado por escrito. 

En cambio, Bermejo sí reconoció haber participado, como directivo de Swat SL, en las campañas del PP para las generales de 2000 y para las autonómicas de Galicia de 2001. En estos años, la trama Gürtel dirigía las campañas del PP. 

Otra operación polémica en la que coinciden Swat SL y la Gürtel fue la adjudicación de la publicidad fantasma en Madrid, a las puertas de las elecciones de 2007.  

Swat SL obtuvo un contrato de 1,3 millones de euros del Instituto Madrileño de Desarrollo (Imade), que le encargó que eligiera entre varias empresas para lanzar campañas de publicidad. Dos de ellas nunca se llevaron a cabo, pese a que el organismo pagó 3,25 millones.  

Por sugerencia de Swat SL, las adjudicatarias fueron Over MC y MQM. Los dos proyectos eran clónicos, a pesar de que se dirigían a concursos distintos. Y las dos empresas se coordinaban con la trama para acceder a concursos públicos, según declaró al juez la imputada Isabel Jordán, que organizaba los actos de la trama en Madrid.  

Una deuda impagada por una de las empresas de la ‘trama Gürtel' ha sacado a la luz la existencia de un contenedor alojado en un guardamuebles y cuyo contenido no se conoce. El contenedor se alquiló en julio de 2006 a nombre de Special Events. Seis meses más tarde, en enero de 2007, el contrato pasó a ser titularidad de Technology Consulting Managment (TCM). En un escrito dirigido el pasado día 1 al juez Antonio Pedreira e incorporado al sumario, el administrador judicial de TCM informa al magistrado del hallazgo y le pide que reclame a la empresa de guardamuebles la apertura del contenedor y la exhibición de su contenido "bien a los interventores judiciales o bien a cualquier agente o responsable en tareas de auxilio judicial". En su defecto, solicita a Pedreira que requiera "cualquier otra actuación o registro del contenedor citado".  

La empresa Mudalia Mudanzas SL, propietaria del guardamuebles, se ha negado a facilitar información sobre lo almacenado. El argumento para la negativa ha sido que TCM adeuda 1.404 euros, explica el escrito dirigido al juez. 

En su solicitud a Pedreira, el administrador judicial afirma lo siguiente: "Los antiguos empleados de TCM no han aportado información sobre el contenido del contenedor almacenado". El hecho de que callaran sobre este extremo abona las sospechas de que el contenedor puede ocultar material relevante.  

(www.publico.es, 08/10/10) 

FEIJÓO CONTRATA A UNA EMPRESA VINCULADA A LA TRAMA GÜRTEL 

La precampaña para las elecciones municipales del año próximo ya está en marcha y el PP ha recurrido nuevamente a la empresa Swat, responsable del eslogan Feijó09, para que le ayude en el diseño de su estrategia. El secretario de Organización del PSdeG, Pablo García, arremetió ayer en rueda de prensa contra el PP y su presidente, Alberto Núñez Feijóo, por volver a confiar en la compañía, que saltó a la luz hace unos meses por sus vínculos con la trama madrileña de la trama Gürtel, revelados por Público. Los populares gallegos defienden que su relación mercantil con Swat es transparente y fue fiscalizada por el Consello de Contas.  

"La empresa a la que Feijóo le encarga la campaña es la misma a la que el Gobierno de Esperanza Aguirre había encargado en las municipales de 2007 la gestión y coordinación de un proceso de adjudicaciones fantasmas por un importe de tres millones de euros para una campaña de publicidad que no se llegó a realizar nunca", recordó García. "Esta empresa es la misma que en 2001 hizo la campaña de las autonómicas del PP, cuyo pago le reclamaban después a Fraga, El Bigotes y Correa", añadió. El secretario socialista anunció que informará al juez instructor de la trama de esta nueva contratación. 

Hasta la fecha no consta que el PP de Galicia cometiese ninguna irregularidad en sus negocios con Swat. Los populares lo recordaron ayer en un comunicado de prensa con el que salieron al paso de las acusaciones del PSdeG. 

"El PP gallego no contrató a ninguna empresa para gestionar de forma específica la campaña de comunicación del partido de cara a las municipales, sino que recibe asesoramiento puntual sobre diversas cuestiones, del mismo modo que lo hacen otros partidos, PSOE incluido". Señalan, además, dos casos de empresas proveedoras de los socialistas que también contrataron con entidades ligadas a la red corrupta. 

Los socialistas entienden, no obstante, que la colaboración con Swat implica en la práctica que el PP gallego lleva vinculado con la Gürtel desde 1993. "Todas las campañas del PP gallego a partir de este año han sido realizadas por Swat o por Special Events [otra de las empresas de la trama]", alegan. "La estrategia de Feijóo era escudarse en que eran cosas del pasado [...] Ahora tendrá que decir algo", reclamó García. 

(www.elpais.com, 08/10/10)

PORTOS DE GALICIA ERA EL "CONSULADO DE 'GÜRTEL'", DENUNCIA EL PSDG 

Portos de Galicia "parecía el consulado de Gürtel" en esa comunidad. En esos términos se pronunció ayer el PSOE gallego (PSdG) tras la información de este diario que desvelaba cómo el jefe de contabilidad del ente público portuario, Victoriano Lago, aparece societariamente conectado al número dos de la red corrupta, Pablo Crespo, a través de una empresa radicada en el paraíso fiscal de la isla de Nevis. Los socialistas exigen explicaciones al presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, quien, como consejero de Política Territorial, mantuvo hasta 2005 a Crespo en el consejode Portos de Galicia. Feijóo "no pasaba por allí", acusó el portavoz parlamentario del PSdG para Portos de Galicia, Manuel Gallego.

En una nota, Gallego subrayó que "la tela de araña del caso Gürtel ahoga cada día con más fuerza al PP de Galicia y a sus gobiernos". En su opinión, el actual candidato conservador a la alcaldía de A Coruña, Carlos Negreira, fue "colaborador necesario", dado que, como presidente de Portos, "mantuvo a Crespo en los consejos" del ente y "creó plazas ad hoc para los urdidores de la red que capitaneaba" el lugarteniente de Francisco Correa. Al hablar de "plazas ad hoc", Gallego aludía de forma implícita al caso de Victoriano Lago. En medios políticos gallegos se asegura que este consolidó su puesto gracias a unas oposiciones entre cuyos requisitos para ganar la plaza de jefe de contabilidad incluía el de desempeñar ya ese mismo cargo. 

Crespo fue secretario de organización del PP gallego hasta octubre de 1999. Dos meses más tarde, el 21 de diciembre, quedó constituida en Nevis la sociedad Midcourt Limited. Ese mismo día, se expidió el certificado acreditativo de que Victoriano Lago quedaba a su frente como director, cargo equivalente al de administrador único. Redactado en inglés, al documento se adjuntó una traducción jurada al castellano. El registro de compañías de Nevis asignó a Midcourt el número 11.046: así consta en las actuaciones del caso Gürtel. Esa isla caribeña es uno de los paraísos fiscales que la red usó para blanquear dinero. 

El 14 de abril de 2002,Midcourt Limited y Luis de Miguel Pérez, hoy imputado, crearon en Madrid Welldone 2002 SL. De las 3.025 participaciones, Midcourt se atribuyó 3.000. Como administrador único de Welldone fue nombrado Pablo Crespo.  

Victoriano Lago, que el martes declaró como testigo ante el juez del caso Gürtel, ya trabajaba para Portos de Galicia en 1999. Por su condición de jefe de contabilidad, participa en la mesa de contratación del ente público. Hace un año, el diario gallego Xornal reveló que, entre 1999 y 2005, Portos adjudicó siete contratos a Constructora Hispánica, cuyo ex presidente está imputado en el caso Gürtel.

Feijóo: "Hay que ser implacables" con los corruptos 

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, afirmó ayer que debe ser apartado de la política aquel que "meta la mano", al tiempo que dijo que la justicia debe ser "implacable" en asuntos de "corruptelas". El presidente de la Xunta se refería a la condena de dos ex concejales del PP de Gondomar a multas de 675.000 euros por prácticas corruptas en materia de urbanismo. Sobre la conexión del jefe de contabilidad de Portos de Galicia con el número dos de la red Gürtel', el PP gallego guardó silencio.  

(www.publico.es, 10/09/10)

UN CARGO DE LA XUNTA, SOCIO DEL NÚMERO DOS DE LA 'GÜRTEL' 

La investigación sobre el caso Gürtel acaba de poner al descubierto un dato que añade sospechas a la relación de la trama corrupta con el PP gallego. Victoriano Lago, jefe de contabilidad de Portos de Galicia desde su creación en 1996 bajo el Gobierno de Manuel Fraga, figura como socio de Pablo Crespo. Considerado el lugarteniente de Francisco Correa en la red Gürtel y todavía preso, Crespo fue secretario de organización de los conservadores gallegos hasta 1999 y miembro del consejo de administración de Portos de Galicia entre 1996 y 2005.

Victoriano Lago, que participa en la mesa de contratación de obras del ente público portuario gallego, aparece como administrador de Midcourt Limited, radicada desde diciembre de 1999 en la isla caribeña Nevis, uno de los paraísos fiscales que utilizó la trama para ocultar dinero y blanquearlo. Así lo confirmaron a Público fuentes de la investigación, cuyas sospechas se centran en que Lago operaba en Midcourt como testaferro de Crespo.  

En 2002, Midcourt Limited y el también imputado Luis de Miguel Pérez constituyeron en Madrid la sociedad Welldone 2002 SL. Pablo Crespo pasó a ocupar el cargo de administrador único en Welldone, dedicada a la promoción inmobiliaria y cuyo nombre en inglés significa bien hecho. De las 3.025 participaciones en que se dividió el capital social inicial, 3.000 quedaron atribuidas a Midcourt. Las otras 25 fueron para Luis de Miguel Pérez. 

Lago, a quien este periódico ha intentado infructuosamente localizar a lo largo de dos días, declaró el pasado miércoles ante el juez Antonio Pedreira en calidad de testigo. Ayer, un portavoz de Portos de Galicia rehusó valorar los hechos y se limitó a afirmar lo siguiente: "Un trabajador de Portos fue llamado a declarar y ha cumplido con su deber colaborando con la justicia". En septiembre de 2009, el semanario gallego A Nosa Terra desveló que Portos de Galicia había contratado a dedo a Constructora Hispánica, cuyo ex presidente, Alfonso García Pozuelo, permanece imputado en el caso Gürtel. Fuentes de la investigación subrayaron que, durante su comparecencia ante el juez Pedreira, Lago fue interrogado sobre el ingreso de 300.000 euros en una cuenta bancaria de la que es titular. 

Welldone había sido constituida en Madrid en abril de 2002 con un capital que apenas superaba (3.025 euros) el mínimo exigible a las sociedades limitadas. Pero, cuatro meses después, efectuó una ampliación de capital por 151.465 euros. Exactamente esa cantidad volvió a las manos de Mid-court Limited en septiembre de 2006 tras la reducción de capital que Welldone 2002 SL acometió en esa fecha. En otras palabras, el dinero afloró en España para sumergirse de nuevo en el paraíso fiscal de Nevis, sede de Midcourt. 

A preguntas de Público, el portavoz de Portos de Galicia eludió verificar si, como aseguran en medios políticos gallegos, Lago consolidó su cargo en el ente público gracias a unas oposiciones a medida convocadas a finales de los noventa. Y entre los requisitos para ganar la plaza laboral de jefe de contabilidad de Portos, habría figurado el de ocupar ya ese mismo puesto.  

Hasta 2002, Lago representó a la Xunta en la Autoridad Portuaria de Vilagarcía de Arousa (Pontevedra), cuyo puerto está calificado como de interés general. Tradicionalmente, el PP gallego otorgaba esos cargos como premio a sus fieles. Lago reside en Vilagarcía. Y allí, como director de una sucursal bancaria, adquirió Crespo su experiencia contable.  

Como conselleiro de Política Territorial, el actual presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, mantuvo dos años y medio a Crespo en el consejo de administración de Portos de Galicia. A finales de 2005, y tras la victoria socialista en la Xunta, Crespo fue destituido. Feijóo nunca ha explicado por qué lo mantuvo en Portos si, tal como el PP sostiene, el partido conocía los vínculos de Crespo con Correa y su grupo desde 1999. Entre 1998 y 1999, el PP gallego pagó en negro 2,3 millones de euros por deudas contraídas por el partido. Una parte fue para la red Gürtel.  

El juez Antonio Pedreira, que instruye el "caso Gürtel", volverá a tomar declaración como imputada el próximo día 16 a la edil del Ayuntamiento de Pozuelo de Alarcón (Madrid) Yolanda Estrada, elegida en las listas del PP y ahora concejala no adscrita. 

Estrada, que hasta su imputación pertenecía al PP y ocupaba la concejalía de Obras Públicas en los años en los que operaba en Pozuelo la ‘trama Gürtel', ya compareció ante Pedreira el pasado 12 de enero, cuando fue imputada por prevaricación y cohecho. 

Las investigaciones llevadas a cabo por el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón antes de inhibirse en favor del TSJM señalaban a la concejal como la persona que hacía de enlace entre los miembros de la trama y el ex alcalde de Pozuelo Jesús Sepúlveda, también imputado en la causa.  

(www.publico.es, 09/09/10)

La Xunta de Fraga pagó a la Gürtel por un estudio del que no hay constancia

Special Events facturó 156.000 euros a Agricultura en vísperas de las autonómicas

Un estudio que no aparece por ningún lado, un encargo equívoco y una empresa en el centro de la trama Gürtel: Special Events. Los vínculos de la Xunta con la sociedad de Francisco Correa y Pablo Crespo no se ciñeron a la conocida campaña de imagen de la carne gallega tras la crisis de las vacas locas. Otro contrato llegó a mediados de 2001, a pocos meses de las elecciones autonómicas en las que Manuel Fraga revalidaría su mayoría absoluta. El objetivo: un "sistema de estudio de llamadas" de un centro de información de la Consellería de Agricultura. El importe ascendió a 25.984.000 pesetas (156.166 euros). El trabajo no aparece por ningún lado.

El encargo partió de la consellería de un amigo de Pablo Crespo

El concepto de la factura, reclamada judicialmente para la instrucción del caso Gürtel, no puede resultar más confuso: "Diseño, estudio e implantación de un sistema de estudio de llamadas del centro de información del sector agro-ganadero de la Xunta de Galicia, para la creación del centro de información agro-ganadero (CIAG)". El encargo lo realizó la Consellería de Agricultura, entonces dirigida por Juan Miguel Diz Guedes, amigo personal de Crespo, a través de la empresa Tragsa.

Pero no fue Special Events, una empresa especializada en la organización de eventos, la que puso en marcha el centro de información del CIAG, recientemente integrado en el 012. Fuentes de Tragsa, donde no hay rastro del estudio, sostienen que fue una empresa de Telefónica la que aplicó el servicio de información del centro, una línea para la solicitud de quemas controladas o de servicios relacionados con la sanidad de animales. El importe de la factura convertiría a Special Events en el cuarto proveedor del CIAG desde su puesta en marcha. Sin embargo, la empresa de Correa no aparece en el listado de colaboradores oficiales del centro a través de Tragsa, según una información remitida en 2004 por el Gobierno al diputado socialista Ceferino Díaz, en respuesta a una pregunta parlamentaria.

"No hay constancia de la existencia de ese estudio", reconocieron a este periódico fuentes de la Consellería de Medio Rural, de la que ahora depende el CIAG. De lo que sí hay pruebas es de que Special Events facturó el 5 de septiembre de 2001 el supuesto trabajo, valorado en 22,4 millones de pesetas, que ascendieron a 25,9 con la aplicación del IVA. Solo dos días después, el entonces secretario general de la consellería, José Antonio Álvarez Vidal, remitía a la dirección de Tragsa la factura de la empresa de Correa junto a otras seis, "con cargo a las obras que esta consellería tiene contratadas con su empresa". Tragsa efectuó la transferencia a través de una cuenta de Caixa Galicia, que hizo el ingreso en otra del Banco Santander el 31 de octubre de ese mismo año.

La amistad de Pablo Crespo y Diz Guedes se forjó en la ejecutiva del PP de Galicia, que ambos compartieron hasta 1999, y en la que formaban parte del círculo de confianza del entonces secretario general, el fallecido Xosé Cuiña. Durante esos años, casi todos los actos del partido los organizaba Special Events, empresa que ofreció un cargo directivo a Crespo cuando cayó en desgracia en el PP gallego. En esas fechas cesaron también los encargos del partido que presidía Fraga a la empresa de Francisco Correa.

Special Events había realizado las últimas campañas de los populares gallegos. Cuando se realizó el supuesto estudio para Tragsa faltaban sólo unos meses para las autonómicas de 2001, celebradas en octubre. Eran tiempos también en los que Special Events, ya con Pablo Crespo al frente, porfiaba para cobrar una deuda al Partido Popular de Galicia de 50 millones de pesetas (300.000 euros), reconocida en una declaración jurada en la que no figuraban ni el concepto ni los servicios facturados, pero sí la firma del propio Crespo como secretario de Organización del partido.

La ruptura del PP gallego con Special Events provocó reiteradas llamadas a la sede de Santiago del entonces tesorero del partido, Luis Bárcenas, imputado en el caso, para intentar recomponer las relaciones con la empresa de Correa. Según un ex trabajador del partido en Galicia, Bárcenas llegó a preguntar por la factura impagada que la empresa reclamaba. En el sumario del Gürtel figuran, bajo el epígrafe Cobro Elecciones Gallegas, varias entregas por un total de 131.570 euros a L. B., siglas que la policía y el juez asocian al ex tesorero. Las presuntas comisiones las habría percibido Bárcenas, según el auto, entre el 13 de enero de 1997 y el 13 de marzo de 2002.

Un contrato singular

- Special Events facturó 25.984.000 pesetas (156.166 euros) el 5 de septiembre de 2001 a Tragsa, que realizó el encargo a instancias de la Consellería de Agricultura. El concepto es el siguiente: "Diseño, estudio e implantación de un sistema de estudio de llamadas del centro de información del sector agro-ganadero de la Xunta de Galicia, para la creación del centro de información agro-ganadero (CIAG)".

- La empresa no aparece entre los 10 proveedores principales de Tragsa desde 2001 relacionados con el CIAG, según información remitida por el Gobierno al Parlamento. Son los siguientes: Telefónica Soluciones de Informática (418.680 euros), Diual-Spania (225.981,75), Diseño y Construcción (219.244,08), Ibal (91.155,50), Manuel Formoso Varela y otros (88.705,42), Manuel Formoso Varela (78.760,77), Eido Galicia 66.000,00, Topografía y Servicios (62.000,00), Telefónica Móviles España (41.340,20), Unión Fenosa Distribución (33.172,30)

- El pago de la factura se efectuó el 31 de octubre de 2001 en una cuenta del Banco Santander

www.elpais.es 06.06.10

Juan Miguel Diz Guedes: "No recuerdo nada"

El ex conselleiro de Agricultura Juan Miguel Diz Guedes apela a los nueve años transcurridos desde la contratación con Special Events para justificar su total olvido del contrato con la empresa de Francisco Correa y Pablo Crespo. "No me acuerdo de nada de eso; ni idea", sostiene. Sí recuerda que su departamento encomendó la puesta en marcha del centro de información agroganadero a Tragsa, el grupo empresarial participado por el Estado, y que lo hizo "por razones de urgencia". "Era urgente y se contactó con Tragsa para que se encargara de la gestión y el montaje, nada más", resume Diz Guedes.

En efecto, fue Tragsa, cuyo presidente había sido nombrado por el Gobierno de Aznar, la que efectuó el pago a Special Events, como figura en la factura con el número 01/098 remitida por la empresa de Crespo y Correa. Pero lo hizo por indicación de la Consellería de Agricultura, que remitió a Tragsa una relación de siete facturas para que fueran abonadas, entre ellas el estudio del CIAG. Ese documento, que fuentes del grupo empresarial consideran insólito, fue requerido por las autoridades judiciales para la instrucción del caso Gürtel.

Libertad para contratar

Diz Guedes, ex delegado del Gobierno de Aznar en Galicia y en la actualidad concejal independiente en el Ayuntamiento de Tui, tras darse de baja en el PP en 2006, atribuye toda la responsabilidad de la contratación a Tragsa: "No sé si hubo concurso o no, pero ya no solo por no acordarme, sino porque en todo caso era cosa de Tragsa". Esa empresa, añade, "es libre de contratar con quien quiera". El ex conselleiro no niega la relación que en aquellos años le unía con Pablo Crespo, ahora en la cárcel, pero descarta por completo que influyera en la adjudicación del estudio. Tampoco tuvo que ver esa amistad, según él, con el contrato que firmó su consellería con Special Events para la campaña de imagen de la carne gallega, que fue "fruto de un concurso", precisa.

De las siete empresas que figuran en la relación que Agricultura remitió a Tragsa con orden de pago, Special Events es la única que no guarda relación con el servicio prestado en el Centro de Información Agrogandeiro. Junto a ella, en la lista, firmada por el entonces secretario general de la consellería, figuran Tresima (14,24 millones de pesetas), Visecorsa (14,76 millones), Francisco Gómez y Cia (12,12 millones) y José M. Blanco García, compañías dedicadas a construcción de obras públicas y transporte. También aparecen dos agencias de viajes, Ecuador y Ciberviaxes, con facturas por 9,07 y 34,19 millones de pesetas, respectivamente.

www.elpais.es 06.06.10

SWAT S.L. REALIZÓ LA CAMPAÑA FEIJÓ09 PARA LAS ELECCIONES GALLEGAS 

Parece ser una constante en el caso Gürtel: primero, el nombre de una empresa sospechosa aparece relacionada puntualmente a la trama. Después, su nombre se repite como un eco a poco que se escarbe. Es lo que ha sucedido con Swat S.L., la consultora privada a la que Aguirre contrató por 1,3 millones y que se encargó de adjudicar 3,25 millones en campañas fantasma que nunca llegaron a realizarse. Ahora, el diario gallego Xornal ha desvelado que esta misma empresa fue quien llevó a cabo la campaña electoral de Alberto Núñez Feijóo el año pasado y que llevó a la presidencia de la Xunta. 

Swat S.L. es la empresa responsable del lema jamesbondiano “Feijó09” que presidió la campaña de Alberto Núñez Feijóo para devolver el poder en Galicia al Partido Popular.

Con Aznar y Fraga 

Según informa Xornal, la compañía Swat S.L. también trabajó para José María Aznar durante el año 2000 y para Manuel Fraga en las elecciones gallegas del año 2001. En cualquier caso, no hay constancia de que se haya producido ninguna irregularidad en las contrataciones de Swat S.L. por parte del PP gallego para llevar a cabo la campaña electoral de Feijóo en 2009.

“Clara y cristalina” 

El PP de Galicia ha confirmado a El Plural que la empresa en cuestión fue contratada en los pasados comicios. “Sí que trabajó con nosotros en las autonómicas”, aseguran fuentes populares, “pero nuestra relación con ella está perfectamente fiscalizada en el Consello de Contas”. “Todas nuestras cuentas son claras y cristalinas”, afirman en el PP gallego.

Las campañas fantasmas 

Swat S.L. se ha hecho famosa a raíz de que Público descubriera que unos meses antes de las elecciones autonómicas de 2007, Esperanza Aguirre pagara 3,25 millones a dos empresas desconocidas para realizar dos campañas publicitarias. En concreto, fue el IMADE quien convocó los concursos y pagó las cantidades, aunque no existe ni una sola prueba que demuestre que dichas campañas fueron llevadas a cabo.

1,3 millones para ser juez 

Al menos una de las empresas beneficiadas, MQM, está vinculada con el caso Gürtel, ya que había sido proveedora habitual de las empresas de la trama corrupta liderada por Francisco Correa. El papel de Swat S.L. en el asunto se sale de lo normal. La compañía en cuestión se encargó de resolver el concurso a favor de dichas empresas, aunque esta suele ser tarea de los técnicos dependientes de cada organismo. No en vano, Aguirre se gastó 1,3 millones de euros para contratar los servicios privados de Swat S.L. .

Partiendo el bacalao 

Además, según la información obtenida por el magistrado del caso Gürtel, Antonio Pedreira, Swat S.L. ya partía el bacalao en 2001 allí donde estaba la trama de Correa. En concreto, existe una serie de e-mails en los que Óscar Bermejo, entonces director de cuentas de Swat SL, daba instrucciones al Ayuntamiento de Majadahonda sobre cómo trocear una campaña publicitaria para eludir su salida a concurso –a partir de 12.000 euros, el requisito es ineludible-. 

Siete veces autobeneficiada 

Así las cosas y con la ayuda de Carmen Rodríguez, entonces mujer de Francisco Correa y jefa de gabinete del imputado ex alcalde Guillermo Ortega, la iniciativa publicitaria-informativa sobre la llegada del euro costó 132.000 euros, se distribuyó entre siete concejalías y se repartió a las empresas recomendadas por Bermejo. Las beneficiadas de las concesiones fueron, asimismo, siete entidades encabezadas por la propia Swat. 

(www.elplural.com, 08/04/10)

EL PARTIDO PAGÓ CON DINERO NEGRO LA MITAD DE LOS ACTOS EN GALICIA 

Gracias a una documentación hallada en una caja de seguridad de Pablo Crespo en Pontevedra, la policía consiguió los primeros indicios de que los actos celebrados por el PP en Galicia entre abril de 1996 y septiembre de 1999 se pagaron con dinero negro. Un informe de la Unidad Central de Delitos Económicos y Financieros (UDEF) de la policía incluido en el sumario del caso Gürtel certifica que así fue y que la cantidad abonada por este método alcanzó los 3,2 millones de euros, más de la mitad de los 6,1 millones que sumaron los gastos totales durante el citado periodo. 

En esa época, Crespo ostentaba el cargo de secretario de organización del partido y a él se le atribuye la creación de un sistema de «doble facturación». El considerado número dos de la red corrupta facturaba una parte del importe de los servicios con cargo a la caja A, mediante la emisión de una factura y su anotación en el sistema de contabilidad legal, mientras que otra la pagaba con la caja B, sin factura y por tanto sin reflejo en la contabilidad real. 

La policía dice desconocer el origen de los recursos con los que el PP abonó las facturas con dinero negro. Solo apunta que quizá procedían «de terceros que financian los gastos del partido con dinero ajeno a los circuitos económicos».  

Tras dejar Crespo el partido, la trama no pudo cobrar parte de las facturas y así lo atestiguan cartas incluidas en el sumario en las que los cabecillas reclaman pagos Javier Arenas y a Manuel Fraga 

(www.elperiodico.com, 07/04/10)

Los contratos en Madrid salpican a un alto cargo de Núñez Feijóo

José Ramón Lete Lasa, secretario general para el Deporte en la Xunta, firmó al menos dos contratos con Diseño Asimétrico, una de las empresas de la trama Gürtel en la comunidad de Madrid, donde Lete desempeñó sucesivamente la Subdirección y la Dirección General de Promoción Deportiva, dependiente de la Consejería de Cultura y Deportes que presidía Alberto López Viejo, a quien Pablo Crespo, ex secretario de organización del Partido Popular de Galicia y segundo cabecilla de la trama, identifica como "el muñidor de toda la operativa" de la corrupción en Madrid.

Dentro de sus atribuciones de promocionar el deporte, la citada dirección general madrileña organizó en 2006 un homenaje al montañero César Pérez de Tudela en el que gastó 11.813 euros que fueron pagados a Asimétrico Diseño. Los conceptos se refieren al montaje del escenario donde se celebró el acto. Otra factura de la misma empresa y por importe de 3.300 euros, en 2007, cubrió gastos del Segundo Memorial Jesús Gil. Las dos facturas fueron conformadas por Lete "como un mero trámite", según han precisado fuentes próximas al mismo.

Las contrataciones en la Consejería de Deportes, según las mismas fuentes, eran decidas por el titular del departamento, López Viejo, o el viceconsejero, Javier Hernández Martínez. A mayores, López Viejo, se encargaba de organizar los actos en los que participaba Esperanza Aguirre, presidenta de la comunidad, y, según consta en el sumario, obligaba a sus compañeros de Gobierno a contratar con las empresas de Francisco Correa, que facturaron a la comunidad tres millones de euros, troceados en contratos (358) que no superan los 12.000 euros para poder adjudicarlos a dedo. A López Viejo se le atribuye la percepción de 536.000 euros en sobornos.

José Ramón Lete tomó posesión como secretario general para el Deporte en mayo pasado. En la anterior Xunta del Partido Popular, entre 2003 y 2005, fue director general de Deportes y, en Madrid, subdirector general de Promoción Deportiva, y luego, desde el año 2007, director general del mismo departamento. Ayer reiteró que no tiene nada que ver con la trama Gürtel y que se limitó, como centenares de funcionarios, a dar conformidad a unas facturas que pagaban servicios contratados por sus superiores y contaban con el visto bueno de la Intervención.

www.elpais.es 18.10.09

Cementera dirigida por un imputado

José Martínez Núñez, el empresario leonés dueño de Teconsa y de un amplio grupo de empresas de sectores diversos -incluido el de la prensa, pero ninguna que se dedique a instalar el sonido y las pantallas de vídeo, como le fue adjudicado en Valencia con motivo de la visita del Papa- solía hasta hace poco visitar las obras que realizaba su empresa en Galicia desde el aire, a bordo de helicóptero, debido a la dispersión de las mismas por la geografía de toda la comunidad. Aquí, a su vez, se situó en otros negocios -empresas suyas son titulares, por ejemplo, de hoteles en Santiago, Lugo y Ourense- y ha fichado a algunos directivos para su grupo. El caso más descollante es el del madrileño Fulgencio García Cuéllar, que fue consejero delegado del Banco Pastor entre 2002 y 2005. Gracias a su programa de actuación, el banco fue saneado y, al concluir esa tarea, en 2005, fue captado por Martínez Núñez para el primer nivel de dirección de su grupo.

El empresario colocó en Galicia a otro personaje que está resultando más polémico. José Ramón Blanco Balín, ex consejero delegado de Repsol, fue puesto al frente de la cementera Gallega de Molienda de Clinker, como presidente y consejero delegado de la misma. La empresa es una de las filiales del Grupo Martínez Núñez, domiciliada en Ourense pero con la fábrica en Coirós (A Coruña). Comercializa los cementos La Estrella. Balín cesó en sus cargos en la cementera el pasado mes de julio, a raíz de conocerse su implicación en la trama Gürtel, en la que finalmente figura como imputado por sus relaciones con uno de los cabecillas, Pablo Crespo, y por aparecer como administrador de tres sociedades de la red.

www.elpais.es 18.10.09

Una empresa implicada en el Gürtel abandona sus obras públicas

Teconsa suspende pagos y deja colgadas varias infraestructuras - Pablo Crespo hacía los "recados" en el PP gallego


La suspensión de pagos presentada por Teconsa, una constructora enredada en la trama Gürtel, ha paralizado media docena de obras públicas en la comunidad, adjudicadas por un precio conjunto de más de 15 millones de euros. Teconsa es una de las mayores firmas adjudicatarias de infraestructuras en Galicia desde tiempos de Fraga. Y saltó a los titulares cuando el dueño, José Martínez Núñez, encargó presuntamente a unos sicarios el asesinato de Xosé Cuiña, entonces conselleiro de Obras Públicas. El empresario leonés mantenía buenas relaciones con Fraga, pero la Xunta siguió contratándole obras también con el bipartito. La mayoría de las obras que le fueron adjudicadas entre los años 2008 y 2009, por el Gobierno gallego y otras administraciones, sólo están ejecutadas en un 10% y un 20%.

En 1999, un año antes del rocambolesco episodio del intento de asesinato del delfín de Fraga, que al final no pudo ser demostrado, uno de los principales implicados en la trama Gürtel, Pablo Crespo, era recomendado por Cuiña a Correa, que se lo llevó a Madrid. Hasta ese momento y desde 1994, Pablo Crespo hizo las cuentas del PP gallego y fue el encargado de organizar las campañas y los mítines. Nunca hacía declaraciones públicas y para muchos pasaba por ser un trabajador discreto y eficaz. Pero en la ría de Arousa, donde se produjo su bautizo político, hay ex alcaldes que recuerdan sus amenazas y sus mentiras.

En Santiago, siempre aparecía dos metros por detrás del presidente de la Xunta y del conselleiro de Obras Públicas. Era el chico de los "recados", por alguno definido como "la criada del partido".

www.elpais.es 18.10.09

Una firma implicada en la red Gürtel deja sin acabar obras por 15 millones

Teconsa era una de las principales adjudicatarias en Galicia desde la época de Fraga

La suspensión de pagos por Teconsa, empresa constructora con graves implicaciones en la trama Gürtel, ha dejado colgadas media docena de obras públicas en Galicia, las adjudicadas y empezadas en 2008 y 2009 con un precio global que superó los 15 millones de euros. La presencia de Teconsa en Galicia viene de lejos y está salpicada de episodios sonados, como el presunto encargo a unos sicarios, por parte del dueño de la empresa, José Martínez Núñez, del asesinato de Xosé Cuiña, a la sazón conselleiro de Obras Públicas, que finalmente se quedó en nada.

  • El polideportivo de Navia, en Vigo, fue adjudicado por 4,2 millones

  • Todas las obras empezaron a ralentizarse antes del verano

Las relaciones de Manuel Fraga con el empresario leonés siempre fueron amigables, pero no cabe cargar unicamente sobre esas relaciones la amplia huella de la empresa en Galicia. En 2007, por ejemplo, Teconsa contrató en la comunidad obras públicas por 33,8 millones. Ahora, el proceso concursal de la empresa, señalado en septiembre pasado, sancionó la gravedad de su situación, coincidiendo con las primeras referencias de su implicación en el Red Gürtel. En algunas de las obras que ejecutaba en Galicia, sin embargo, ya se trabajaba al ralentí desde antes de verano.

Entre las obras adjudicadas en 2008 y 2009, sólo una está casi acabada y otra ni ha comenzado, ambas en Narón; de otras está ejecutado sólo el 10% o el 20%. Es el caso del polideportivo que Teconsa construía en el polígono de Navia para el Ayuntamiento de Vigo dentro del programa del Plan E. Fue la opción más fuerte de la Tenencia de Alcaldía de Vigo (BNG) en la cuota de gasto que le correspondió en el reparto con el PSOE. Por su precio, 4,2 millones, era la obra más importante de la empresa en Galicia, y tenía que estar acabada en diciembre próximo. Pero la constructora sólo ha certificado el 20%, aunque no todo le ha sido pagado.

El Ayuntamiento -con tranquilidad porque en los casos de fuerza mayor puede prorrogarse la fecha de fin de obra, según la convocatoria del Plan E, que financia la Administración central- se mantiene a la espera de que el administrador concursal autorice la cesión de la obra a otra empresa alternativa, y en esos trámites andan las administraciones afectadas.

Para la Consellería de Medio Ambiente, Territorio e Infraestructuras, Teconsa estaba trabajando en la carretera Ponte do Porto-Laxe, adjudicada en 2008 por 2,9 millones, y la travesía de Seixo, en Marín, adjudicada este año por 791.000 euros. La primera está ejecutada en un 20% y la otra, en un 10%. La consellería ha roto el contrato con la constructora de mutuo acuerdo y tras incumplir ésta, reiteradamente, los plazos acordados. Ahora está en trámite de dar audiencia a las siguientes empresas que participaron en el concurso de adjudicación para conocer su interés en proseguir las obras paradas. "No habrá adjudicación directa", subraya la consellería.

Adjudicaciones de la Xunta a Teconsa son también la construcción del complejo lúdico deportivo de A Parda, en Pontevedra, por 2,3 millones. La obra, adjudicada en 2008, tendría que estar acabada en diciembre, pero no se mueve desde julio. La rehabilitación del monasterio de Monfero, adjudicada en la misma fecha por 1,5 millones por la Consellería de Industria, también está parada. Ni este departamento ni la Dirección Xeral de Deportes, de la que depende el complejo de A Parda, han facilitado datos sobre la salida que prevén para ambas obras.

Además, Teconsa ha dejado una obra casi acabada y otra sin empezar en Narón. La primera, la perimetral del polígono de A Gándara, adjudicada por 1,2 millones de euros, está prácticamente acabada. "Sólo quedan unos muretes y los enganches a la red eléctrica", dice el alcalde, Xoán Gato. La otra, un paso inferior en la vía de FEVE adjudicado por 550.000 euros, no llegó a empezar y el Ayuntamiento tramita la rescisión del contrato.

El Ministerio de Fomento adjudicó a Teconsa, el año pasado, la adecuación de las travesías de Melón, Cea, Sobradelo y Xinzo por casi un millón de euros. Pero el encargo más importante de la Administración central fue la adjudicación, en 2007, de la nueva terminal del aeropuerto de Santiago, que ganó la UTE Teconsa, Isolux Corsán y Copcisa por 125,8 millones. Ahora Fomendo ya ha ejecutado una de las cláusulas del pliego de condiciones y ha dejado fuera a Teconsa, cuya participación en la UTE ya ha sido directamente asumida por Isolux.

www.elpais.es 18.10.09

PABLO CRESPO : El hombre de los "paquetitos"

Pablo Crespo, 'segundo' de Francisco Correa, gobernó durante cinco años la 'cocina' del PP gallego parapetado tras las figuras de Manuel Fraga y Xosé Cuiña

"No soy un político, soy un técnico", repetía, con una media sonrisa, cuando un periodista le pedía una declaración. Pablo Crespo Sabarís (Pontevedra, 1960) justificaba así su empeño en permanecer en la sombra durante el lustro, entre 1994 y 1999, que estuvo en la cúspide del PP gallego dirigido por Manuel Fraga y el entonces todopoderoso Xosé Cuiña. Al hombre que ahora tiene 1.240.000 entradas con sólo teclear su nombre en Google no se le recuerda entrevista alguna ni declaraciones públicas. Ni tampoco, pese a ser el tercero del partido, tras Fraga y Cuiña, una intervención política. Ni siquiera un mitin en la campaña de las elecciones gallegas de 1997, en la que era el número cinco por Pontevedra y en la que tanto facturaron las empresas de la trama Gürtel que ahora codirigía. En los años dorados del fraguismo, Crespo aparecía como un escudero silencioso, siempre un par de metros detrás del presidente y su delfín, un hombre casi sin rostro.

  • "Me dijo, 'te vas a acordar', y me acuerdo. Al verlo esposado en la tele"

  • "Fue un adicto a la mentira, a la confabulación y a la traición"

Lo suyo era llevar los libros contables y organizar campañas y grandes actos, no ocuparse de la ideología, y menos de dar mitines. Ni uno. "Fue un gerente con amplias funciones en el partido", explica un ex político que se sentaba con Crespo en la ejecutiva del PP gallego. Pero eran labores siempre en la cocina.

"Tenía cero autonomía y responsabilidad política", asegura otro dirigente jubilado. "Más que un intendente, era como la criada del partido, el que hacía los recados, iba a buscar un paquetito aquí, a llevar otro allá. Pero no pintaba nada" en el plano político, señala uno de los también ahora retirados responsables del PP en el sur de Galicia. "Nosotros nos autofinanciábamos, no teníamos ni una deuda en el partido y no recurrimos nunca a él para nada", se apresura a añadir. Los libros con cuentas presuntamente irregulares del PP gallego, que Crespo guardaba en la caja fuerte de un banco en Pontevedra, dispararon estos días las llamadas entre compañeros de filas, con preguntas del tipo "oye, ¿y tú de todo esto tienes algo?".

Los que compartían responsabilidades en el PP gallego reconocen que cuando en 1994 Cuiña lo introdujo como su mano derecha, tanto en el partido como de asesor en Obras Públicas, a aquel treintañero sin experiencia política que dirigía una caja de ahorros en Vilagarcía se le acogió sin sorpresa por ser el hijo de un histórico muy apreciado, Manuel Crespo Alfaya. "Nadie lo conocía, pero llegó con un aval de primera división", destaca un ex dirigente. No hay nadie en el PP que aún hoy no exprese afecto por el ya fallecido y muy respetado Crespo Alfaya, delegado de Fraga cuando era ministro de la dictadura y mano derecha en Pontevedra del joven Mariano Rajoy, primero presidente de la diputación y luego vicepresidente de la Xunta (1986-1987). Crespo Alfaya ayudó también mucho a Cuiña cuando pasó de alcalde de Lalín a sustituir a Rajoy en la Diputación, por lo que a nadie le extrañaba que luego le devolviese el favor colocando a su retoño. "Era de esas estrategias de fichaje de Cuiña que no entendía nadie, aunque en este caso debería un favor al padre", apunta otro ex miembro de la cúpula conservadora.

Crespo había tenido su bautismo político en Vilagarcía, adonde llegó en 1993 para dirigir una sucursal de Caixa Galicia. Tres años después, fue elegido presidente local del PP. Los populares habían perdido la mayoría absoluta en el ayuntamiento gracias a los manejos del secretario general de la Cámara de Comercio, y a la postre narcotraficante, Pablo Vioque, ya desvinculado del PP, en el que había sido un destacado dirigente local años atrás. Vioque se hizo con la llave para arrebatarle la alcaldía a la derecha y dársela al PSOE, en las elecciones de 1991. Eran los años del apogeo del contrabando y el narcotráfico. Con el apoyo de Cuiña, Crespo comenzó el asalto al poder por la Cámara de Comercio. Por mandato expreso de Fraga, Vioque fue apartado fulminantemente de la Cámara en julio de 1995, tras la entrada y registro de la sede por parte de personal de la Dirección Xeral de Comercio.

Eliminado Vioque, Crespo inició su cruzada contra las viejas huestes del PP en Vilagarcía para hacerse con el control, no sólo de su ejecutiva, sino también del puerto y de Fexdega. Siempre con el respaldo de Cuiña, se salió con la suya, aunque en dos años la militancia pasó de 1.200 afiliados a 60. Colocó a un hombre de paja en el partido y en la presidencia de la Autoridad Portuaria, Manuel Bouzas, también director de banco y que provenía del PSOE. Para apartar del puerto al ex alcalde José Luis Rivera Mallo, Pablito, como le llamaban, desató una campaña de ataques personales que le valieron una condena por calumnias. Hoy nadie quiere hablar públicamente de su paso por Vilagarcía. Sólo Rivera se expresa sin tapujos: "Fue un adicto a la mentira, a la confabulación y a la traición, pero no voy a hacer leña del árbol caído".

De su etapa arousana también se recuerda su campaña a favor de la instalación de los depósitos químicos de Ferrazo, ahora declarados ilegales. Algunos alcaldes de la ría admiten que fueron presionados por él para que apoyaran el proyecto . "Sólo unos pocos no cedimos a unas maniobras que sólo podían entenderse por intereses económicos", comenta un alcalde. "Me dijo 'te vas a acordar', y claro que me acuerdo. Cuando sale esposado en la tele".

Mientras fraguaba su carrera en Vilagarcía, Crespo ya estaba en nómina de la consellería de Cuiña como asesor desde 1994. Lo dejó dos años más tarde, cuando irrumpió como secretario de Organización del PP, cargo que compaginó luego con el de consejero de Portos de Galicia, con una interrupción de un año cuando ocupó un escaño de diputado. Nadie le recuerda en una reunión del ente, del que fue cesado por la conselleira socialista María José Caride al final de 2005.

En Santiago, Crespo se esforzó por no llamar la atención. Su protagonismo fue nulo durante los ocho meses en los que ejerció como diputado autonómico, entre noviembre de 1997 y julio de 1998. "No puedo, no tengo tiempo", se excusaba con sus compañeros de escaño. Prefería dedicarlo a la Nécora, la antigua sede del PP gallego en la acera de enfrente del Parlamento. "Tenía una capacidad de trabajo enorme, en la línea de Fraga y Cuiña", asegura otro ex dirigente. Pero eran labores alejadas de las de un secretario de Organización. "Ni siquiera le enviaban a apagar fuegos". El hoy uno de los principales protagonistas de la trama Gürtel huía de los micros, pero no faltaba a una cita del PP gallego, a las que siempre acudía "con extrema puntualidad" aunque sin abrir la boca. "Tenía un comportamiento extraordinario, impecable y cumplidor", cuenta un ex dirigente del grupo parlamentario.

Se marchó a Madrid cuando Fraga decapitó el cuiñismo, en 1999, y Cuiña lo recomendó -"es oro molido"- a Francisco Correa, cerebro de la red Gürtel. En el PP gallego muchos aseguran tener dificultades para reconocer en aquel hombre sin genio ni figura a uno de los cerebros de la trama. Un ex eurodiputado cuenta que coincidía mucho con Crespo en aviones de Madrid a Bruselas. "Siempre lo veía viajar en business, lo recogían en el aeropuerto coches de lujo y siempre me preguntaba a qué se dedicaría para tener semejante tren de vida".

www.elpais.es 18.10.09

NADIE CONOCE AHORA A PABLO CRESPO

El PP gallego se desmarca de la financiación que urdió su ex 'número tres'.- Feijóo endosa la responsabilidad de la trama Gürtel a sus antecesores

De repente, nadie en el PP gallego conoce a Pablo Crespo, la mano que meció sus cuentas y campañas electorales durante un lustro, entre 1994 y 1999, siempre bajo el mando del entonces todopoderoso Xosé Cuiña. La amnesia en el partido se extiende de la actual dirección, que preside Alberto Núñez Feijóo desde enero de 2006, a los barones provinciales aliados a finales de los años noventa en el llamado sector de la boina, el ala rural del PP que monopolizaba el poder orgánico dentro de la formación conservadora.

El actual presidente de la Diputación de Pontevedra, Rafael Louzán ?que en 2001 encargó una encuesta para el partido a la mujer de Francisco Correa, presunto cabecilla de la trama?, dice que "no hay caso", y a la vez aplaude la mano dura contra los imputados de Madrid y Valencia. En Ourense, a José Luis Baltar, hombre de confianza del ya fallecido Cuiña, el jefe de Crespo durante aquella época, tampoco le suenan empresas como Orange Market y Special Events.

Mientras, el sumario judicial revela la existencia de una caja de seguridad en un banco de Pontevedra, registrada a nombre de Crespo y que refleja supuestamente la contabilidad en dinero negro del PP gallego, ingresos cuya procedencia no se detalla e infinidad de pruebas de que buena parte de la trama Gürtel se fraguó en Galicia hace ahora 15 años. El propio Crespo apunta a la financiación irregular en una conversación grabada que mantuvo con su abogado el pasado 24 de febrero en la cárcel y en la que le pregunta por la prescripción de este tipo de delitos.

Sus compañeros de escaño durante el año que permaneció en el Parlamento gallego también han perdido la memoria.

La muerte de Xosé Cuiña, el secretario general y consejero de Obras Públicas de Fraga hasta 2003 ?cuando fue apartado del Gobierno por vender desde sus empresas trajes de agua a la Xunta en plena crisis del petrolero Prestige?, traza la frontera entre el nuevo y el viejo PP. Cuiña, el hombre que fichó como número tres del partido a Crespo ?director por aquel entonces de una sucursal bancaria en Vilagarcía de Arousa, sin apenas pasado político y con un perfil muy bajo?, todavía intentó plantar batalla años más tarde en el congreso de la sucesión de 2006. Perdió frente a Núñez Feijóo, que por entonces ya le había sustituido como vicepresidente primero del Gobierno gallego, responsable de las infraestructuras y favorito en las plantas nobles de Génova 13, sede nacional del PP.

Y Fraga... Fraga, presidente del partido durante 17 años, ha dicho ahora desde el Senado que en cuanto conoció de las andanzas de Crespo lo puso en la calle.

Esa decisión la adoptó en 1999, a instancias del secretario general del PP gallego, Xesús Palmou. Tuvo bastante que ver una declaración jurada que firmó el propio Crespo reconociendo una supuesta deuda del partido ?sin facturas ni presupuesto que avalasen los gastos ? de 50 millones de pesetas con Special Events. Fraga dio orden de cortar cualquier lazo con la red de sociedades de la trama y el secretario de organización fue relevado del cargo. Pero Crespo pronto buscó acomodo en Special Events, la firma con la que tanto había contratado años atrás. En el sumario consta que fue el mismo Cuiña quien le recomendó. "Llévate a Crespo que es oro pulido", cuenta Correa que le dijo.

En la sede popular de Santiago algunos ex trabajadores tienen frescas las constantes llamadas del entonces tesorero del PP, Luis Bárcenas, y sus repetidas presiones después del año 2000 para que se volvieran a encomendar trabajos desde el partido y la Xunta a Special Events. La única consejería que accedió, la de Agricultura, encargó una campaña de promoción de la carne en plena crisis de las vacas locas, por 1,5 millones de euros. Estaba presidida por Juan Miguel Diz Guedes, otro histórico del PP e íntimo de Cuiña. Diz Guedes ha cambiado de siglas para presentarse por un partido independiente a la alcaldía de Tui, un ayuntamiento mediano de Pontevedra.

Si sus antiguos socios internos reniegan de Crespo e insisten en que nunca lo trataron, al PP de Feijóo esas "historias de hace diez años" le suenan a chino. El propio presidente aseguró el jueves que sólo dará explicaciones sobre Gürtel si aparece algo posterior a 2006. Lo de atrás, dijo, tendrán que aclararlo "anteriores responsables" del partido. Entre ellos, es de suponer, el propio Fraga, que lo nombró vicepresidente. Y, cada vez que tiene ocasión ?sucede casi a diario?, Feijóo airea que cuando sucedió "todo aquello" (la trama que financiaba los actos electorales del partido en los 90) él ni siquiera militaba en el PP (se afilió en 2001).

Sus allegados insisten en que la financiación ilegal le queda lejos "no sólo en el tiempo, también por sus protagonistas", la mayoría enemigos internos que se opusieron a su ascenso en la organización. Hay incluso quien se sorprende de lo comprensiva que está siendo la prensa con las prácticas del sector de la boina, muy probablemente porque su máximo exponente, Xosé Cuiña, falleció en diciembre de 2007.

Feijóo, convertido en barón del PP nacional desde que recuperó la Xunta con una victoria que salvó el tipo a Mariano Rajoy, trata de evitar cada mañana que la corrupción lo salpique. Y no sólo la de Galicia. Cuando los titulares del escándalo en Valencia se hicieron insostenibles, el presidente gallego pidió "que cada palo aguante su vela". Mientras los candidatos a liderar el partido en el futuro ?incluido Mariano Rajoy, Esperanza Aguirre y el propio Camps? se abrasan, uno tras otro, al calor de las imputaciones judiciales de sus cargos, Feijóo responde sólo sobre Galicia. Afirma que no es nadie para dar ejemplo pero deja entrever que él sería más contundente con ciertos comportamientos.

El presidente repite a menudo que su cabeza está en la Xunta y en cómo salir de la crisis, pero algunos de sus colaboradores empiezan a mirar sin disimulo a Madrid. No piensan en el corto plazo, porque, según un dirigente de su confianza, "Alberto siempre será leal a Mariano, en quien ve a un amigo que lo está pasando mal". Otra cosa es que Rajoy no esté. El día que eso suceda, Feijóo aspira a presentarse como el político impoluto que no se dejó manchar por Gürtel.

www.elpais.es 12.10.09

FEIJÓO Y LOUZÁN APLAUDEN EL CESE DE LOS IMPUTADOS EN EL 'CASO GÜRTEL'

Pablo Crespo dimitió de Portos en 2003 pero no fue apartado hasta el bipartito

No es precisamente una de sus aliadas en el partido, pero ayer el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, salió públicamente a aplaudir la decisión de Esperanza Aguirre de expulsar del grupo parlamentario a los tres diputados, todos de su máxima confianza, imputados por el juez en la trama Gürtel. "Lo mejor", dijo Feijóo en una entrevista en la Cadena SER, "es que mientras no se aclaren estas cosas, esas personas tengan una baja en las responsabilidades de un partido que no está de acuerdo en que haya gente que utiliza la política para mejorar su situación económica".

·         "Es mejor dar de baja a quien usa la política para mejorar su economía"

·         Portos pone sus actas como prueba de que Crespo no acudió a reuniones

El mensaje dirigido a Madrid busca otros destinatarios en Valencia y en la sede del PP nacional en la calle Génova. Feijóo, uno de los barones regionales que más influye en Rajoy, siempre ha sido partidario de cortar cabezas y de adoptar medidas ejemplarizantes para borrar cualquier signo de complicidad con la corrupción y taponar la sangría de credibilidad que amenaza al partido . Para evitar verse salpicado por la trama corrupta, el propio Feijóo desveló ayer, que uno de los cerebros de la red de Correa, Pablo Crespo, presentó su renuncia como vocal de Portos de Galicia en 2003, justo después de que el actual presidente de la Xunta asumiera la Consellería de Política Territorial. "Dimitió a los pocos días de llegar yo y no volvió a participar en el consejo de administración", insistió. Es una verdad a medias. Lo cierto es que la carta con su renuncia no fue tenida en cuenta hasta tres años después con la llegada del bipartito a la Xunta. Fuentes cercanas a Feijóo aseguran que Crespo no participó en ninguna reunión de este organismo y ponen a disposición las actas del consejo de adminsitración.

El líder del PSdeG, Manuel Vázquez, acusó, no obstante, al jefe del Ejecutivo de mentir. Vázquez volvió a reclamar ayer que la fiscalía abra una investigación de oficio y los juzgados una pieza separada para estudiar las ramificaciones de Gürtel en Galicia. De hecho, los socialistas ya han presentado una batería de preguntas en las diputaciones de Pontevedra y Ourense para que expliquen si contrataron con alguna de las sociedades de Correa y Crespo.

La ofensiva del PSOE no inquietó al presidente del PP de Pontevedra, Rafael Louzán, quien dijo sentirse "tranquilo" porque, según explicó, hay "cero posibilidades" de que su institución o el partido se vea afectada por este caso de corrupción masiva que sacude al PP. Poco después de escuchar a su jefe de filas, Louzán, se apuntó a su discurso sobre las responsabilidades depuradas en Madrid. "Me parece lo más razonable porque se mantiene la imagen de que el PP es un partido honesto", valoró la decisión de Aguirre.

La doctrina política que Feijóo y Louzán abrazan ahora, acorralados por la presión de la opinión pública, está lejos de la que uno y otro han aplicado en Galicia estos últimos años. La dirección regional del PP y también la de Pontevedra siempre han reclamado esperar al último pronunciamiento judicial antes de adoptar medidas disciplinarias. Sucedió en el caso del alcalde de Tui, Antonio Feliciano Fernández Rocha, ratificado como candidato en las últimas elecciones donde encabezó la lista más votada, pese a estar imputado por cinco graves delitos relacionados con el trato desde el ayuntamiento a sus propias inmobiliarias. Cuando la oposición pidió su cese, Louzán primero y Feijóo apelaron a "la presunción de inocencia". Entretanto, Fernández Rocha sigue acumulando reveses judiciales.

Como el teniente alcalde de Gondomar, Carlos Silva, condenado por un delito continuado contra la ordenación del territorio. Mientras los tribunales resuelve su recurso, Louzán lo ha consolado con un sueldo por dedicación exclusiva en la Diputación pontevedresa de 60.000 euros al año. El alcalde de O Pino, Manuel Taboada, que sigue en su puesto, también está imputado por un juez, que persigue un doble delito de prevaricación y contra la ordenación del territorio.

La sentencia firme en la sala de lo social contra la directora general de Traballo, Ana María Díaz López, por despido improcedente, tampoco mereció de momento ninguna respuesta del jefe del Ejecutivo, que alega que es fruto de un error.

www.elpais.es 10.10.09

LA GÜRTEL INTERVINO EN LAS GALLEGAS DE 2001 

El lápiz de memoria intervenido por la Policía al contable de la trama Gürtel, José Luis Izquierdo, incluye entre otros documentos un informe económico de ingresos y gastos de las elecciones gallegas de 2001, las últimas que Manuel Fraga ganó por mayoría absoluta. El vínculo entre las empresas de la red corrupta y el Partido Popular, dos años después de que Pablo Crespo abandonase la secretaría de Organización del PP gallego, echa por tierra la afirmación del actual presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, de que la relación de los conservadores gallegos con la trama murió en 1999. 

Una tesis en la que intentó abundar ayer el presidente gallego en la rueda de prensa posterior al semanal Consello de la Xunta. "Lo único que sé es que el señor que está implicado en este asunto [Pablo Crespo] fue apartado del PP de Galicia en 1999. Si lo pudiéramos volver a apartar lo haríamos, pero ya está apartado", insistió sin explicar por qué lo mantuvo como su representante en el Consejo de Administración de Portos de Galicia entre 2003 y 2005. 

Según Feijóo, "el tema está claro: hay una persona que perdió la confianza del partido hace diez años, fue apartado y ahora está siendo juzgado. Por una serie de actuaciones que hizo hace más de diez años o más". El presidente gallego aseguró que, "de momento", lo que se conoce del sumario "es exactamente lo mismo" que ya sabía "al inicio de la campaña electoral" de las elecciones gallegas de marzo, a pesar de que ahora la Policía ha hallado evidencias de irregularidades contables en el partido que él preside. Y justificó su negativa a investigar con el argumento de que sólo pueden hacerlo los jueces, que son quienes tienen en su poder los apuntes contables de las elecciones a las que ha acudido el Partido Popular. 

Los documentos relativos a las elecciones de 2001 no son los únicos que han aparecido en el sumario del caso Gürtel relacionados con Galicia y posteriores a la salida de Crespo de la dirección del PP. También consta, por ejemplo, el contrato adjudicado a la trama en 2001 por la Xunta de Manuel Fraga para favorecer el consumo de carne de vacuno. 

Una vez más, Feijóo se escudó en su supuesta bisoñez para negar toda responsabilidad y apuntar a su antecesor en el cargo, hoy senador en representación del Parlamento de Galicia. Su único compromiso, subrayó, es desde que tomó posesión como presidente del partido, en el año 2006: "De los anteriores años hay responsables del partido que asumirán su responsabilidad". 

El propio jefe de la trama, Francisco Correa, relató a la fiscal su vinculación con el PP gallego. "Yo fui a ver a don Manuel para hacer nosotros las campañas electorales de Galicia y conozco a Pablo Crespo porque era la mano derecha de Fraga y de Pepe Cuiña (...) e iniciamos una relación excelente". 

Obligado a responder, durante media hora, a multitud de preguntas sobre la trama, Feijóo se esforzó en restarle importancia. "Me preocupa mucho más el precio de la leche en Galicia que el caso Gürtel y su relación con el PP de Galicia", declaró.  

Y en línea con la argumentación de Rajoy y de Camps, el presidente gallego lo fió todo al resultado electoral. "Yo sólo creo en la opinión de los electores, de los ciudadanos cuando dan su voto. Y todo indica que hay un partido que está bajando y otro que está subiendo. Y el que está bajando no está dispuesto a que esto ocurra", concluyó, insinuando la supuesta relación del PSOE con el vendaval que amenaza al PP. 

Eso sí, Feijóo evitó garantizar que no habrá más implicados del PP gallego en la trama y rechazó poner las mano en el fuego por el presidente provincial de Pontevedra, RafaelLouzán, que supuestamente adjudicó contratos desde la Diputación provincial a una empresa de la red de Correa. "Él acaba de decir que nada tiene que ver", respondió cuando fue preguntado por losperiodistas.  

(www.publico.es, 09/10/09) 

FEIJÓO AFIRMA QUE SÓLO RESPONDE POR LOS TRES ÚLTIMOS AÑOS DEL PP GALLEGO 

Mientras los dirigentes nacionales del PP envían declaraciones grabadas y convocan ruedas de prensa sin preguntas - Mariano Rajoy, no ha contestado a los periodistas en la calle Génova desde el 13 de abril- su líder en Galicia, Alberto Núñez Feijóo, se ve obligado a responder incluso desde la sede del Gobierno a espinosas cuestiones relacionadas con el caso Gürtel. 

Como ejemplo, ayer. La trama de financiación ilegal que salpica al PP monopolizó su comparecencia tras el Consello de la Xunta. Aunque advirtió de que no era "ni el momento ni el lugar", Feijóo se presentó como "el primer interesado" en solventar las dudas. Tuvo que contestar once preguntas consecutivas, en una hora de comparecencia, sobre las andanzas de Correa, El Bigotes, la actuación de los dirigentes populares en Valencia y Madrid, pero también sobre las posibles ramificaciones de la trama en Galicia. Y, éstas últimas le suenan lejanas no sólo en el tiempo, también por sus protagonistas, al presidente del PP. "Cosas que pasaron hace diez años", repitió una y otra vez, a la prensa. Cuando se refirió a Pablo Crespo, el ex secretario de organización del PP de Galicia hasta 1999, ahora encarcelado, y que desde prisión ha admitido la financiación ilegal del PP gallego en aquella época, Feijóo insistió en que "el partido lo apartó en su día y que lo apartaría una segunda vez si fuera posible". 

No se quedó en eso. Feijóo optó por desmarcarse de todo lo que pasaba en la formación conservadora hasta su llegada a la presidencia. Si en las últimas semanas advirtió de que ni siquiera militaba en el PP a finales de los 90, cuando la red de Correa empezó a acumular contratos millonarios en Galicia, ayer señaló en rojo la fecha desde la que está dispuesto a asumir responsabilidades. Y ésta arranca en enero de 2006 cuando las bases lo proclamaron formalmente sucesor de Fraga. De todo lo anterior, deberán responder sus antecesores, anunció, cuando los periodistas le preguntaron por escándalos en Galicia que podrían ver la luz a medida que se vaya conociendo el sumario. 

"Yo me comprometo con lo que hizo el partido desde que tomé posesión como presidente, en los años anteriores, como es natural hay responsables del partido que asumirán esa responsabilidad". Feijóo se desentiende así de lo que pasaba en el PP, incluso cuando él era vicepresidente de la Xunta y mano derecha de Fraga en el Gobierno. Así que la siguiente cuestión aludió a uno de los hombres fuertes del partido, el presidente provincial de Pontevedra, Rafael Louzán, quien contrató en 2001 una encuesta para el PP provincial que hizo María del Carmen Rodríguez Quijano, mujer de Francisco Correa. 

¿Pone la mano en el fuego por Louzán? "Vamos a ver lo que hay, creo que la exposición del señor Louzán es clarísima, ha dado la cara y ha dicho que nada tiene que ver". En realidad, Louzán se ha limitado a decir que "no hay caso" y a recordar que sus cuentas están auditadas por el Consello de Contas, un argumento que también utiliza el PP de Valencia.En su larga comparecencia, Feijóo evitó juzgar el comportamiento de su partido en otras comunidades abogó varias veces por dejar trabajar a la Justicia, y por que "quienes se aprovecharon de la política o de algun partido político" asuman las consecuencias. Sí, exigió, sin citar su nombre al líder del PSdeG, Manuel Vázquez, que haga públicos nuevos datos sobre Gürtel, "si es que tiene esa información privilegiada". 

Otros dirigentes del PP gallego se multiplicaron ayer para negar cualquier vinculación con Gürtel. El líder local de Pontevedra, Telmo Martín, señalado por los socialistas al haber adjudicado una urbanización a una constructora valenciana que supuestamente pagó comisiones a la trama, compareció indignado para proclamar: "Ni el PP de Galicia ni yo mismo hemos sido nombrados en el sumario". En parecidos términos se expresó el líder del PP de Ourense, José Luis Baltar: "Nosotros no tuvimos trato con esa gente". 

(www.elpais.com, 09/10/09)

CORREA ENTREGÓ A BÁRCENAS 131.570 EUROS POR LAS ELECCIONES GALLEGAS 

El levantamiento parcial del secreto del sumario del caso Gürtel refleja que la organización dirigida por Francisco Correa realizó entregas de dinero entre 1997 y el 2002 al ex tesorero del PP Luis Bárcenas vinculadas con las elecciones gallegas. Según consta en el sumario, al que ha tenido acceso La Voz, la trama Gürtel entregó un total de 131.570 euros a Bárcenas, en aquella época gerente del PP nacional, en tres pagos en los años 1997, 1999 y 2002. Los apuntes de esas entregas al entonces número dos de la tesorería del PP se encuentran en la cuenta «Caja X PC Caja Madrid» bajo el encabezamiento «Cobro elecciones gallegas» y cuyos movimientos se detallan en el sumario. 

El primero, que lleva fecha del 13 de enero de 1997, figura como «Ent.P.Correa (Fra. L. Bárcenas)» por valor de 1.900.000 pesetas. El segundo, del 22 de julio de 1999, bajo el concepto de «retirada por P.C. (L.Barc.?)», es de 15.000.000 pesetas. El tercer pago, del 13 de marzo del 2002, aparece como «Sobre L.?B.» por un montante de 30.000 euros. 

Antes, el 15 de junio de 1998, y siempre bajo el encabezamiento «Cobro elecciones gallegas», hay otra entrada, en este caso «Ent. L.Barc. a PC (Caja de Seguridad)», que da cuenta de un cobro por parte de la trama corrupta de 1.000.000 de pesetas con la anotación en el campo de observaciones de «sobre sin contar». Es decir, que Bárcenas entregó a Correa un sobre con un millón de pesetas en efectivo de procedencia desconocida y que pasó a engrosar la contabilidad B de la trama. 

La conclusión que consta en el sumario sobre estos apuntes es taxativa: «De ello se infiere que la persona que responde a las siglas L.?B. recibió dinero por importe de 1.900.000 pesetas (11.419 euros), 1.500.000 pesetas (90.151 euros) y 30.000 euros, y a su vez aportó fondos a la organización que van a una caja de seguridad que posteriormente nutre la caja B de Serrano, con la anotación en un sobre sin contar. Dichas operaciones se refieren a la campaña electoral en Galicia en el año 1998 [sic] y ponen de manifiesto unas aportaciones directas de fondos». 

www.lavozdegalicia.es, 09/10/09) 

EL BIGOTES RECLAMÓ POR CARTA A RAJOY 150.000 EUROS DE DEUDA POR ACTOS ORGANIZADOS PARA EL PPDEG 

Entre la documentación aportada por la Unidad de Delitos Económicos y Fiscales figura una carta que Álvaro Pérez, el Bigotes, uno de los imputados, dirigió a Mariano Rajoy y a otros dirigentes del PP para reclamarle el pago de una deuda del año 1999 por diversos actos de la campaña de las elecciones municipales en Galicia organizados por empresas de la red corrupta de Francisco Correa. En la carta, fechada en diciembre del 2003, Álvarez asegura que tanto el entonces tesorero, Álvaro Lapuerta, como su segundo en esa época, Luis Bárcenas, y Javier Arenas estaban al corriente de la deuda. 

La explicación a esa reclamación de pago se encuentra en el hecho de que cuando Xesús Palmou llegó a la secretaría general del PPdeG, en 1999, no solo ordenó que no se contratara ningún evento más con las empresas de Correa, sino que se negó a asumir las deudas con esas empresas correspondientes a los años en que Pablo Crespo era secretario de Organización del PP de Galicia. 

Palmou fue quien sugirió al entonces presidente de la Xunta, Manuel Fraga, que destituyera a Crespo y tras cumplirse esa medida, el ex secretario de Organización pasó a trabajar directamente a las órdenes de Francisco Correa como responsable de varias de sus empresas. La deuda que el Bigotes reclamaba a Rajoy ascendía a 150.000 euros y estaba relacionada con los actos que la empresa Special Events organizó para el PPdeG en la campaña de las elecciones municipales de 1999. «El motivo de la presente no es otro que solicitar tu intervención en un asunto que para nuestra compañía es grave y en el que hemos sido maltratados por la dirección general del partido en Galicia», señalaba Álvaro Pérez en su misiva. Además de a Rajoy, Lapuerta y Arenas, la red de Correa presionó también a Fraga para intentar cobrar la deuda, pero ni el ex presidente ni Xesús Palmou cedieron a las presiones. 

www.lavozdegalicia.es, 09/10/09)

FEIJÓO ASEGURA QUE NO SUPO DE LA PRESENCIA DE CRESPO EN UNA EMPRESA DE SU CONSELLERÍA 

Frente al intento de Feijóo de desmarcarse de la presunta financiación ilegal del PP de Galicia, el PSOE ató ayer el cabo de Portos de Galicia. Pablo Crespo, número dos de la trama Gürtel y ex secretario de Organización del PP gallego, figuró como vocal de Portos de Galicia hasta que fue destituido por el bipartito en 2005. Y el ente portuario dependía directamente de la Consellería de Política Territorial, de la que era responsable Alberto Núñez Feijóo. Pero el presidente de la Xunta no tardó ayer en proclamar que desconocía el cargo que ejercía Crespo en Portos cuando él era conselleiro. 

"En relación con el tema de Portos, que yo sepa [Crespo] ni siquiera aparecía por ahí, ni yo sabía por supuesto que estaba nombrado", afirmó Feijóo en Bruselas, al ser preguntado por si se había planteado destituirlo cuando asumió la consellería. El presidente del PP señaló que las posibles irregularidades en la financiación del PP gallego son cuestiones de "hace 10 años". Ningún miembro de la actual ejecutiva del partido estaba implicado, resaltó. "La renovación del Partido Popular iniciada en 2006 fue lo suficientemente grande como para mantener una tranquilidad absoluta en relación con este asunto", zanjó Feijóo. Según el presidente, el sumario del caso Gürtel no aporta novedades: "Las revelaciones lo único que acreditan es lo que ya sabemos". 

Por lo que se refiere a la actuación de Manuel Fraga, que en aquel momento era presidente de la Xunta, Feijóo resaltó que el propio senador "acaba de decir claramente que cuando tuvo algún contacto, algún conocimiento directo o indirecto de alguna cuestión que no le encajaba, automáticamente destituyó esa persona". 

El tiempo transcurrido también fue el argumento principal del portavoz del PP, Antonio Rodríguez Miranda. En el seno del partido reina una "absoluta tranquilidad", señaló Miranda, porque ningún miembro de la dirección actual tiene "relación con este tipo de cosas ni con estas personas".Feijóo resumió así las revelaciones del caso que figuran en el sumario: "Había una persona que llevó las cuentas del partido entre el 96 y el 99, y los papeles de esas cuentas se los llevó en una caja fuerte y esa caja fuerte está intervenida por las autoridades judiciales que están investigando precisamente las cuestiones que hizo esa persona". 

La renovación llevada a cabo desde 2006 en el PP de Galicia significa que "las personas implicadas en presuntos casos de corrupción son personas que no están hoy con cargos en el partido", insistió. "Lo que ocurrió hace 10 años, 12 años, 13 años en un partido es evidente que tiene su repercusión, pero actualizar lo que ocurrió hace 13 años es simplemente descontextualizar un debate", añadió, para concluir: "En este momento, implicar al Partido Popular de Galicia en este asunto me parece enredar mucho el tema". 

Por lo que se refiere al PP nacional, el presidente de la Xunta reclamó "actuar en consecuencia" cuando "hay alguna responsabilidad" y "dejar que la justicia investigue a fondo este asunto y nos diga todo lo que nos tiene que decir". "Somos un partido democrático y aceptamos por supuesto las investigaciones judiciales. Otra cosa son las filtraciones judiciales, pero eso no es responsabilidad del PP sino que es responsabilidad directa del Gobierno socialista", acusó. 

El presidente del PP en Pontevedra, Rafael Louzán, contraatacó "¿Qué puedo contestar? ¿A qué contesto?", respondía ayer a las preguntas de los periodistas. "No tengo constancia de nada" que pueda implicar al PP en la provincia o a la Diputación que él preside en la trama corrupta. "No hay caso", sostuvo, aunque sí abundó en las acusaciones a los socialistas, al afirmar que el PSOE "es un gran artista a la hora de intentar embarrar". 

El secretario general del PSdeG, Manuel Vázquez, mientras, centró la diana en Feijóo, de quien rechazó su argumento principal. "No llegó anteayer al PP, era parte del entramado", le acusó, después de recordar que ya en 1991 era alto cargo de la Xunta de Fraga. "Feijóo y Crespo coincidieron en el anterior Gobierno del PP, en Política Territorial", dijo en relación con la vocalía de Portos de Galicia. "Ya está bien de mentir". 

El líder de los socialistas gallegos exigió a Feijóo que "dé la cara" y explique la vinculación de su partido con el caso, y avisó de que si no lo hace, su partido intentará "abrir otras vías" para llegar al fondo del asunto. "Si Feijóo no toma la iniciativa tendrá que ser la justicia la que abra una separata en el caso gallego", indicó 

El portavoz del BNG, Guillerme Vázquez, también exigió explicaciones a Feijóo sobre lo que definió como "trama corrupta". Vázquez fue más lejos y sostuvo que Feijóo no puede despachar este asunto diciendo que él no estaba al frente del partido en ese periodo. "Nuestro país merece una explicación del señor Núñez Feijoo", declaró. Vázquez censuró la política de silencio de los líderes populares ante esta situación, porque "a uno sólo le lleva a pensar, francamente, que están de acuerdo con lo que pasa". "Si uno no está de acuerdo adopta algún tipo de medida y si espera a que pase la tormenta, induce a pensar que está de acuerdo con lo estaba pasando", razonó el portavoz nacionalista. 

(www.elpais.com, 08/10/09)

FRAGA: "EN CUANTO SUPE ALGO, CESÉ INMEDIATAMENTE A PABLO CRESPO" 

El PP de Galicia había reclamado silencio sobre Gürtel. Ayer no había programado ni un acto y el propio presidente de la Xunta, de viaje en Bruselas, negó que conociera a Pablo Crespo, el número dos de la trama, a pesar de que éste fue vocal en un organismo de la Consejería que presidió Alberto Núñez Feijóo entre 2003 y 2005. 

El silencio oficial lo rompió, otra vez más, el presidente fundador. Un día después de que se conociera la conversación en la que Crespo dejaba entrever a su abogado una trama de financiación ilegal del PP gallego a finales de los noventa, Manuel Fraga negó tener conocimiento alguno de esas prácticas. A preguntas de los periodistas en el Senado, el veterano senador presumió de haber sido él quien echó a Crespo de la Secretaría de Organización del partido, en cuanto supo algo. "A la persona que ha mencionado, la he cesado inmediatamente", y eso, añadió, "que había sido propuesto por un gran hombre de Galicia como fue el señor Cuiña. El señor Crespo tendría todo el conocimiento, yo no, y en cuanto supe algo lo eché", insistió Fraga. 

(www.elpais.com, 08/10/09)

ALERTA EN GALICIA: "EL LÍO QUE SE PUEDE MONTAR SERÁ MORROCOTUDO" 

Solo 24 horas después de que Manuel Fraga sacase pecho en la ejecutiva estatal del PP destacando los problemas de los colegas valencianos, la sombra de la duda se cernió ayer sobre su gestión. Las grabaciones de las conversaciones telefónicas mantenidas desde la cárcel por el exsecretario de organización del PP gallego Pablo Crespo, uno de los principales implicados en el caso Gürtel, incluyen una alusión directa a las cuentas de la formación que gestionó entre 1996 y 1999, cuando Fraga presidía la Xunta. Y en ellas advierte a su abogado de la existencia de «una relación de ingresos y gastos, sin especificar quién ingresaba». «Eso va traer cola cuando se levante el secreto de sumario», vaticina. 

El PP gallego se había mantenido al margen de la presunta financiación irregular del partido. Ello había llevado al actual hombre fuerte en esa comunidad, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, a soltarle a su homólogo valenciano, Francisco Camps, un «que cada palo aguante su vela», que ahora deberá aplicarse a sí mismo. Y es que las revelaciones de Crespo a su abogado, José Antonio López Rubal, abren la puerta a todo tipo de suspicacias. 

El imputado explica al letrado, el 22 de febrero de este año, que la policía le ha intervenido en una caja fuerte que tiene en Pontevedra la «documentación económica pura» del PP gallego en esos cuatro ejercicios y le indica que no cree que estos entrañen un «problema jurídico muy grave, salvo el de 1999».  

Crespo pregunta a López Rubal cúando prescriben «este tipo de cosas», y este le previene de que si es un «problema de financiación irregular» pueden conducir a un «delito electoral». «Como mucho, 10 años», le explica. El exdirigente del PP recuerda, aliviado, que si la prensa se entera esa semana –la víspera de las últimas elecciones autonómicas gallegas– «el lío que se podría montar sería morrocotudo». 

Dos días antes, Crespo habló de esta documentación con su esposa, Consuelo Margarita Vázquez, para explicarle que, en su día, le entregó una copia de las cuentas a Fraga para que este supiera que había tenido un «secretario de organización decente y ordenado». «Para que vaya haciendo comentarios por ahí el viejo de que no sé qué y que no sé cuánto. A ver lo que hace ahora, a ver qué comentario hace ahora», se lamenta ante su compañera sentimental en referencia a los comentarios negativos que Fraga pueda hacer sobre él. 

 El tema vuelve a salir en otra conversación del detenido con sus abogados, fechada el pasado 6 de marzo, en la que les dice irónicamente que en las cuentas de la caja fuerte los investigados hallarán «cosas espectaculares». «Ahí encontrarán mil y pico millones de pesetas de la época y no sé qué. Y verán ingresos, y bueno, yo ni siquiera me acuerdo de eso, porque además todo estaba con seudónimos», concluye.  

(www.elperiodico.com, 07/10/09) 

CRESPO APUNTA IRREGULARIDADES EN LAS CUENTAS DEL PP GALLEGO 

Fue el secretario de Organización del PP gallego a finales de los años noventa, cuando el todopoderoso Xosé Cuiña ejercía como número dos de Fraga. Pablo Crespo se ocupaba de la fontanería, organizaba las campañas y romerías multitudinarias de los populares. También llevaba las cuentas del partido. Todo lo dejó anotado en una caja de seguridad de un banco en Pontevedra. Cuando 10 años después tuvo noticias de que la policía acudía a desprecintarla, estando ya él en la cárcel, Crespo expresó su preocupación a su socio, el cabecilla de la trama, Francisco Correa, y a su abogado. 

Sucedió el pasado 24 de febrero. La conversación que figura en el sumario, cuyo secreto levantó ayer el juez del Tribunal Superior de Justicia de Madrid Antonio Pedreira, apunta a una posible financiación ilegal del PP gallego. En el locutorio de Soto del Real, Crespo admite que la contabilidad del PP está en la caja y que ésta contiene una relación de ingresos sin explicitar quién los hacía. Crespo pregunta directamente a su abogado por las consecuencias legales de sus actividades. Este es un extracto de la conversación: 

Crespo. No creo que sea un problema jurídico muy grave, salvo lo de 1999. ¿Cuándo prescriben este tipo de cosas? 

Abogado. Depende de lo que hablemos. Si es un problema de financiación irregular que puede conducir a un delito electoral, como mucho 10 años, pero yo creo que menos. 

Crespo. Le dice a Francisco Correa: como mucho 10 años. Yo te hablo de 1999, pero nada más. Pero bueno, les va a dar alas para... 

Abogado. Seguro, seguro. Aunque hiciese 20 años, EL PAÍS lo sacaría igual. 

Crespo. Lo que me sorprende es que no lo saquen esta semana [...], el lío que se puede montar es morrocotudo. 

(www.elpais.com, 07/10/09) 

CRESPO REVELA IRREGULARIDADES EN LAS CUENTAS DEL PP GALLEGO EN LOS 90  

Una conversación mantenida por Pablo Crespo con su abogado, que figura en la parte del sumario cuyo secreto levantó ayer el juez instructor del caso Gürtel en el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, Antonio Pedreira, apunta a una posible financiación ilegal del PP de Galicia. El ex secretario de Organización de los populares gallegos reconoce en ella que había gastos e ingresos sin justificar en las cuentas del partido entre 1996 y 1999, que estaban depositadas en una caja de seguridad de Pontevedra, donde guardaba toda la información económica de su gestión, y de la que se incautó la policía. 

Así lo dice en una comunicación con su letrado José Antonio López Rubal grabada por orden judicial en el locutorio de la cárcel de Soto del Real el pasado 24 de febrero. Crespo informa a su letrado de que en esa documentación había una «relación de ingresos y gastos sin especificar quién ingresaba», le muestra su preocupación por las irregularidades y le dice que el asunto va a «traer cola» cuando se levante el secreto sumarial. 

Crespo considera que las cuentas del ejercicio de 1999 pueden ser un «problema jurídico muy grave» y le pregunta, muy inquieto, cuándo prescriben «este tipo de cosas», a lo que su abogado responde que si se trata de «financiación irregular» que sea constitutiva de un delito electoral son «como mucho diez años». A continuación, el número dos de la trama dirigida por Francisco Correa asegura que si publica esa información un diario madrileño estando vigente el secreto del sumario y esa misma semana, a poco días de las elecciones gallegas del 1 de marzo, «el lío que se puede montar es morrocotudo». 

En esa misma conversación, Crespo ordena a su abogado la «ejecución» de fondos en Suiza, sin especificar los detalles de la operación, aunque le advierte que «hay que hacerlo con calma porque una cosa desproporcionada salta las alarmas allí». En otro momento, López Rubal le comenta que si el caso llega al Tribunal Superior de Justicia de Madrid «hay un magistrado que les ayuda» y que cuentan con abogados que «se mueven bien» en la Audiencia Nacional. 

Cuatro días antes, Crespo mantuvo una conversación con su mujer, en la que le cuenta que en su día entregó a Manuel Fraga una copia de las cuentas del partido para que supiera que había sido un secretario de Organización «decente y ordenado». «Para que vaya haciendo comentarios por ahí el viejo de que no sé qué y no sé cuánto... a ver lo que hace ahora», afirma el que fue hombre de confianza del fallecido Xosé Cuiña. Una vez celebradas las elecciones gallegas, Crespo se jacta en otra conversación con su abogado de que el caso Gürtel no había perjudicado al PP. 

Los gastos sin justificar a los que alude Crespo ascienden a 584.580 euros, según el informe de la Unidad Central de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) que consta en el sumario. De los 6,1 millones de euros a que ascendieron los gastos totales del PP gallego entre abril de 1996 y septiembre de 1999, más de la mitad, algo más de 3,2 millones, se pagaron en dinero B, de los que solo hay recibos por valor de 2,6 millones. El informe está elaborado a partir de los documentos encontrados en la caja de seguridad número 5 de la oficina del Banco de Santander en la calle de la Peregrina, de Pontevedra, cuyo titular era Crespo, y que fueron requisados por la policía el pasado 19 de febrero. 

En la misma caja de seguridad había una carta enviada por Álvaro Pérez, el Bigotes, a Mariano Rajoy el 18 de diciembre del 2003, tres meses después de que fuera nombrado secretario general, en la que le reclamaba el pago de los compromisos pendientes de la campaña de las municipales de 1999. En ella, le recuerda que Arenas y Luis Bárcenas estaban informados del asunto. 

(www.lavozdegalicia.es, 07/10/09) 

FEIJÓO: "EL 'CASO GÜRTEL' SON CUESTIONES DE HACE 10 AÑOS" 

La ramificación gallega del caso Gürtel, posibles irregularidades en la financiación del PP de la comunidad, son, para Alberto Núñez Feijóo, "cuestiones de hace 10 años". "No solamente es pasado", afirmó ayer en Bruselas, "sino que ningún miembro del comité ejecutivo del PP formaba parte hace 10 años de esa situación". El presidente de la Xunta añadió, además, que le "parece muy bien que el responsable de organización del PP hace 10 años dé cuentas ante la justicia". 

El PSdeG, por su parte, exigió de los populares que "abran ventanas" y reclamó "explicaciones" a Carlos Negreira, Rafael Louzán y Telmo Martín, todos del PP y que, según la socialista Mar Barcón, "dieron dinero público a empresas de la trama". Los nacionalistas del BNG también solicitaron "explicaciones" de Feijóo "a la sociedad gallega, en vez de él pedírselas a Camps". 

(www.elpais.com, 07/10/09)

'Fontanero' en busca de dinero fácil

No hubo acto político entre 1996 y 1999 en el PP gallego que no organizase Special Events, la empresa implicada en la presunta trama de corrupción que investiga la Audiencia Nacional. Su monopolio era tal que el resto de agencias ni peleaban por las campañas de los populares gallegos. Corrían buenos tiempos para el sector de la boina, el ala rural del partido, que proporcionaba a Manuel Fraga las romerías multitudinarias que tanto le gustaban. Su máximo exponente, Xosé Cuiña, el sempiterno delfín -ya fallecido-, ocupaba la secretaría general del PP y presidía la consejería más inversora del Gobierno: Obras Públicas. Y, para los asuntos corrientes, Cuiña había aupado a número tres del PP (secretario de organización) a Pablo Crespo, un dirigente de perfil bajo con experiencia en los números como director de banco en Vilagarcía de Arousa (Pontevedra).

Si Cuiña programaba un baño de masas para don Manuel, Pablo Crespo se encargaba de cerrar el trato. Siempre a través de Special Events. Si el alcalde de un pequeño ayuntamiento se tambaleaba en las encuestas, el secretario de organización asfaltaba carreteras para ganarse a los vecinos. Aunque luego olvidase pagar la factura, como recordaban ayer dos constructores pontevedreses.

A Crespo apenas se le conocieron declaraciones públicas. Los enemigos de Cuiña, el sector urbano del PP, no olvidan sin embargo una afrenta a finales de 1997 que refleja la incruenta batalla interna. El secretario de organización, ya con escaño autonómico, aprovechó la celebración de un congreso para relegar a los últimos bancos a dos ministros de Aznar: Mariano Rajoy y José Manuel Romay, enfrentados al sector galleguista. En primera fila posaban sonrientes Cuiña y su equipo. El episodio molestó mucho a La Moncloa y sirvió a la prensa para explicar la caída de Crespo un año más tarde. Pero su eclipse, a principios de 1999, tuvo más que ver con la gestión y contratos a empresas (singularmente Special Events) que firmó en nombre del PP, según fuentes del partido.

Tras la caída de Cuiña, el nuevo secretario general, Xesús Palmou, exigió a Fraga la destitución del secretario de organización. Y Crespo buscó acomodo en la sociedad con la que tanto había tratado. Special Events le ofreció un cargo directivo en Madrid y el eterno fontanero siguió organizando actos y campañas del PP en todo el país, a excepción de Galicia, donde se le había cortado el grifo. Fue tal el ninguneo que ni siquiera la presión desde la sede nacional del PP surtió efecto: y entre 1999 y 2004 la sociedad no facturó un euro al PP gallego (aunque sí firmó una campaña por 1,5 millones con la Consejería de Agricultura).

Las informaciones sobre el accionariado de Special Events y su ubicación en un paraíso fiscal obligaron a Fraga a comprometerse en 2005 a no tratar más con la empresa. Pero Pablo Crespo hacía un lustro que volaba por libre lejos de Santiago. A través de ocho sociedades distintas ha negociado contratos con Administraciones publicas gobernadas por el PP, como la Generalitat valenciana o la Comunidad de Madrid.

En octubre no perdió ocasión de saldar viejas cuentas en el juzgado. Acudió como testigo a una vista por una deuda que el PP de Pontevedra contrajo con una pequeña agencia de publicidad cuando él era gerente provincial. Crespo testificó a favor de la empresa y el PP fue condenado.

Nada más conocerse su detención, los populares gallegos anunciaron el viernes que el ex secretario de organización ni siquiera es ya afiliado. El fin de su carrera empresarial no pilló por sorpresa a quienes lo conocieron en Pontevedra. Algunos ex compañeros recordaban ayer su propensión a elegir socios comprometidos en busca de dinero fácil.

www.elpais.es 06.10.09

UNA CONVERSACIÓN GRABADA EN LA CÁRCEL APUNTA A LA FINANCIACIÓN ILEGAL DEL PP GALLEGO 

Tras la Comunidad Valenciana y Castilla y León, las redes de la trama Gürtel llegan a Galicia. Una conversación mantenida entre uno de los cabecillas de la trama, Pablo Crespo, y su abogado, y que figura en la parte del sumario hecha pública hoy por el juez del Tribunal Superior de Justicia de Madrid Antonio Pedreira, apunta a una posible financiación ilegal del PP de Galicia. 

La conversación entre Pablo Crespo, que fue secretario de Organización del PP gallego y hombre de confianza del ex que fuera número tres de la Xunta de Galicia, Xosé Cuiña, se produjo el pasado 24 de febrero en los siguientes términos: 

Pablo Crespo. Mira una cosa, hay un dato que tengo que darte. Cuando viniste la última vez, que estaba en unas diligencias, esas diligencias pertenecían a la apertura de una caja de seguridad que tenía yo en Pontevedra, donde yo tenía la información económica de toda mi gestión como secretario de Organización del PP de Galicia durante cuatro años, cuatro ejercicios completos, entonces ahí hay una documentación ordenada por mí en su día, porque cuando yo me marché quería dejar las cosas claras. 

José Antonio. Seguramente. 

Pablo Crespo. Pero no creo que sea un problema jurídico muy grave, salvo lo del ejercicio de 1999. ¿Cuándo prescriben ese tipo de cosas? 

José Antonio. Depende de lo que estemos hablando, si es un problema de financiación irregular que puede conducir a un delito electoral [inaudible], como mucho diez años, pero yo creo que es menos. 

Pablo Crespo. Le dice a Francisco Correa "como mucho diez años". Yo te hablo de 1999, pero nada más. Pero bueno, les va a dar alas para... 

José Antonio. Seguro, seguro. Aunque hiciese veinte años de esto, EL PAÍS lo sacaría igual. 

Pablo Crespo. Lo que me sorprende es que no lo saquen esta semana. Si estando el secreto del sumario, si lo sacasen esta semana, el lío que se puede montar es morrocotudo. 

José Antonio. Lo sacan igual, porque ya me lo han hecho con otras cosas parecidas. 

(www.elpais.com, 06/10/09)

El PP gallego pagó en dinero negro 3,2 millones de euros

El Partido Popular de Galicia pagó 3.224.826 euros en dinero negro, entre abril de 1996 y septiembre de 1999, a diferentes proveedores que le organizaron todo tipo de eventos. Así consta en un informe elaborado por la Brigada de Blanqueo de la Policía, donde también se recogen múltiples pruebas que demuestran la financiación ilegal del PP en la Comunidad Valenciana y en Madrid.

El presidente del PP gallego en aquella época era Manuel Fraga y como número tres del partido en su calidad de secretario de Organización figuraba Pablo Crespo, ahora en prisión acusado de ser uno de los cabecillas de la trama Gürtel. La cúpula la completaba el secretario general, José Cuiña, fallecido en 2007 e implicado en múltiples escándalos durante su trayectoria política.

Las conclusiones de la Policía se basan en el análisis de los documentos encontrados en la caja de seguridad número 5 de la oficina del Banco Santander en la calle Peregrina de Pontevedra, cuyo titular era Pablo Crespo. El registro en la entidad se realizó el pasado 19 de febrero, por orden judicial, cuando el caso de corrupción ya había estallado y Crespo se encontraba en prisión.

Dos grupos de dinero B

En los documentos se detallaban los gastos totales del PP de Galicia en ese periodo de tres años y medio, que ascendieron a 6,1 millones de euros. De ellos, más de la mitad se pagaron en negro.

En algunos casos, el PP no tiene ni una nota de recibí del pago realizado

La Brigada de Blanqueo explica en su informe que las cantidades abonadas en dinero B se dividen en dos grupos: "Uno que corresponde a pagos realizados donde existe un soporte documental del mismo mediante notas de recibí, recibos, etc, que ascienden a 2.640.246 euros, y otro que se refiere a pagos realizados donde no existe un soporte documental del mismo, cuyo montante asciende a 584.580 euros".

En los documentos escondidos en la caja de seguridad de la entidad bancaria figuraba una relación parcial de acreedores que habían organizado actos del PP gallego, pero de los que el partido no tenía ni un recibí. Es más, Crespo menciona expresamente en sus papeles "que está intentando localizar los justificantes de dichas empresas y por dichos importes". Las empresas y los importes son los siguientes: FCS (126.000 euros), A-Uno Asociados (120.000 euros) y Special Events (114.000 euros).

La Policía recuerda que dos de esas empresas, Special Events y FCS, forman parte del conglomerado empresarial montado por Francisco Correa, jefe de la trama Gürtel. En el informe no se realiza ningún comentario sobre la tercera sociedad, A-Uno Asociados. En el Registro Mercantil Central figura una empresa con dicha denominación, constituida en 1997 y dedicada a la publicidad.

El partido abonaba más de la mitad de sus gastos en dinero B

Junto al nombre de la empresa y el importe, en el listado de Pablo Crespo también consta el "concepto" genérico del evento por el que pagó el PP. En varias ocasiones se especifica que fueron actos de las elecciones autonómicas de 1997, las terceras que ganó Fraga.

"Facturación dual"

Tras analizar los documentos, la Policía es contundente en sus conclusiones: "Este método de facturación pone de manifiesto la existencia de un sistema de facturación dual, una parte es visible y por tanto fiscalizable, y otra es invisible y en consecuencia ajena a los circuitos financieros reales". Además, los investigadores de la Brigada de Blanqueo denuncian que esta forma de actuar "dota de opacidad a la forma de financiación y por tanto no aporta transparencia a la actividad económica de la formación política".

El PP no ha asumido aún ninguna responsabilidad por la financiación ilegal destapada por la Policía.

www.publico.es 04.10.09

El PP gallego, con Fraga a la cabeza, pagó millones de euros en negro a la trama Gürtel

El Partido Popular gallego pagó 3.224.826 euros en dinero negro, entre abril de 1996 y septiembre de 1999, a los proveedores que le organizaron todo tipo de eventos, según revela un informe de la Brigada de Blanqueo de la Policía, que concluye que existen indicios de una presunta financiación ilegal del PP, según recoge Público.

El presidente de los populares gallegos durante aquellos años era Manuel Fraga, que tenía como secretario de Organización del partido a Pablo Crespo, hoy en prisión acusado de ser uno de los cabecillas de la trama Gürtel, y como secretario general a José Cuiña, fallecido en 2007 e implicado en múltiples escándalos durante su trayectoria política.

La caja de Pontevedra
Las conclusiones de la Policía se basan en el análisis de los documentos encontrados en la caja de seguridad número 5 de la oficina del Banco Santander en la calle Peregrina de Pontevedra, cuyo titular era Pablo Crespo. El registro en la entidad se realizó el pasado 19 de febrero, por orden judicial, cuando el caso de corrupción ya había estallado y Crespo se encontraba en prisión, según recogió
El Plural el pasado domingo.

Más de tres millones en negro
En los documentos en poder de la Policía se detallaban los gastos totales del PP de Galicia entre los años 1996 y 1999, que ascendieron a 6,1 millones de euros. De ellos, más de la mitad se pagaron en negro.

La Brigada de Blanqueo
La Brigada de Blanqueo explica en su informe que las cantidades abonadas en dinero B se dividen en dos grupos: "uno que corresponde a pagos realizados donde existe un soporte documental del mismo mediante notas de recibí, recibos, etc, que ascienden a 2.640.246 euros, y otro que se refiere a pagos realizados donde no existe un soporte documental del mismo, cuyo montante asciende a 584.580 euros".

Las empresas proveedoras
En los documentos escondidos en la caja de seguridad de la entidad bancaria figuraba una relación de empresas que habían organizado los actos del PP gallego, pero de los que el partido no tenía ni un recibí. En uno de los papeles encontrados, Crespo escribe "que está intentando localizar los justificantes de dichas empresas y los importes correspondientes. Según la Policía, son los siguientes: FCS (126.000 euros), A-Uno Asociados (120.000 euros) y Special Events (114.000 euros).

Empresas Gürtel
Los investigadores concluyen que dos de esas empresas, Special Events y FCS, forman parte del entramado empresarial de Francisco Correa, el cabecilla de Gürtel. En el informe no se realiza ningún comentario sobre la tercera sociedad, A-Uno Asociados. En el Registro Mercantil Central figura una empresa con dicha denominación, constituida en 1997 y dedicada a la publicidad.

www.elplural.com 04.10.09

VOLVER

© Copyright. 1998 - 2014. www.losgenoveses.net. Ningún derecho reservado. Aquí es todo de gratis y sin comisiones
( Página diseñada para ver con Explorer 6 o superior  a 1024 x 768 píxeles )