El ultraconservador José Luis Requero, que a lo largo de su trayectoria como jurista no ha dudado en comparar el matrimonio entre personas del mismo sexo con la zoofilia y ha maniobrado contra la adopción homoparental, ha sido nombrado magistrado del Tribunal Supremo con el voto de los once miembros del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) afines al Partido Popular, entre ellos el del juez Fernando Grande-Marlaska. Un voto que sorprende especialmente en este caso por el hecho de ser Grande-Marlaska abiertamente gay, estar casado con otro hombre y haber defendido públicamente los derechos LGTB.

El propio José Luis Requero fue vocal del CGPJ entre 2001 y 2008, también a propuesta del PP (como lo es hoy Grande-Marlaska). Durante ese periodo Requero elaboró un borrador de informe que defendía que aplicar el término “matrimonio” a la unión de dos personas del mismo sexo era como “llamar matrimonio a la unión de más de dos personas o la unión entre un hombre y un animal”. Ante la polémica generada por esta frase, el CGPJ decidió eliminarla del texto final, aunque mantuvo el informe contrario al matrimonio igualitario (se trataba, como en la actualidad, de un consejo controlado por los conservadores). Más tarde, al elaborar otra propuesta de informe sobre la ley de adopción internacional de 2007, Requero propuso que las agencias que tramitan estas adopciones pudieran negarse si los adoptantes son una pareja homosexual. Nada sorprendente, si se tiene en cuenta que Requero había defendido meses antes que jueces y funcionarios pudieran negarse a tramitar expedientes matrimoniales entre personas del mismo sexo, una propuesta que el CGPJ finalmente rechazó.

Si mi hijo fuera homosexual, yo jamás iría a su boda”, es otra de las perlas homófobas ha salido de la boca de Requero, miembro por cierto del Opus Dei. Precisamente por su oposición al matrimonio igualitario, el ahora juez del Supremo fue premiado en 2007 por la organización ultraconservadora HazteOír (recomendamos la lectura de la entrevista que HazteOír le hacía en 2006, en la que Requero desgranaba su pensamiento y llegaba incluso a acusar a la derecha de estar “presa de complejos” por no oponerse con más fiereza al matrimonio igualitario o al aborto).

El nombramiento de José Luis Requero se ha producido además de forma inesperada. Desde que el pasado noviembre Mariano Rajoy y Alfredo Pérez Rubalcaba pactaran la renovación del CGPJ con una mayoría conservadora de 11 votos contra 10, los nombramientos de puestos judiciales se habían producido en el marco de un acuerdo “no escrito” entre los dos bloques que reservaba cierto número de cargos para jueces de sensibilidad progresista. Se evitaba así transmitir la sensación de que el sector conservador hacía valer sistemáticamente su mayoría. Una ficción que ha durado apenas unos meses, hasta que la pasada semana, cuando entre otros nombramientos el CGPJ debía elegir dos nuevos magistrados del Tribunal Supremo, el nombre de Requero permaneció oculto hasta el último momento (aunque según explica el diario El País, los dos miembros “progresistas” de la Comisión Permanente del CGPJ sí conocían la jugada pero no la comunicaron a sus compañeros). Los conservadores conseguían así que varios progresistas votaran a favor de Antonio Vicente Sempere (que consiguió 15 votos) para la primera de las vacantes, para después imponer a Requero en lugar del candidato que supuestamente había sido pactado antes, Ángel Arozamena.

El voto de Grande-Marlaska, decisivo

En cualquier caso, con independencia de cómo se produjera la elección de Requero, llama la atención que Fernando Grande-Marlaska, que no ha dudado en visibilizarse públicamente como gay y que ha defendido siempre los derechos LGTB, haya avalado con su voto a una persona que ha maniobrado contra esos mismos derechos. De hecho, según cuenta también El País, algunos de los miembros del sector progresista del CGPJ no se explican cómo “algunos vocales del grupo conservador que han demostrado una gran sensibilidad hacia el matrimonio homosexual le han apoyado para este cargo” (el artículo no menciona explícitamente a Grande-Marlaska, aunque se adivina que es a él a quien se refiere esta frase).

La Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales (FELGTB) ha emitido este lunes un comunicado en el que muestra su indignación por la elección de Requero, aunque sin mencionar a Grande-Marlaska. Resulta paradójico, por cierto, que en 2012 Grande-Marlaska fuera reconocido por la FELGTB con uno de sus premios Pluma, cuando cinco años era Requero el que era distinguido con uno de los Premios Látigo

Entristece que Grande-Marlaska, cuyo voto contrario hubiera bastado para vetar a Requero, haya antepuesto su servidumbre política a la defensa de los derechos civiles del colectivo al que él mismo pertenece, permitiendo que una persona que ha hecho ostentación de su homofobia se convierta en miembro de la más alta magistratura judicial del país.

http://www.dosmanzanas.com/2014/04/el-homofobo-jose-luis-requero-nuevo-magistrado-del-supremo-con-el-voto-favorable-de-fernando-grande-marlaska.html