Página Principal
La Presidenta, S.A.
Los Genoveses
Los Asuntillos
Espe & Alberto
Las Noticias + PP
Telemadrid me mata
Con Humor
Estos son sus poderes
Imagen Y sonido
Los Desafectos
Ocurrencias
Compromisos a la carta
Los incunables
Amiga de sus Amigos
La E.T.T. más PPopular
 
Suscríbete Tu opinión aquí El Foro Quienes Somos Los Genoveses.net

LAS OPINIONES QUE DESAGRADAN A ESPE Y ALREDEDORES

" Está comprando el discurso socialista "

De Curry Valenzuela, San Sebastián y Calleja

En Telemadrid sigue la batalla, planteada por los sindicatos y muchos trabajadores, en favor de la decencia informativa. Esperanza Aguirre ha modificado el statu quo de la televisión autonómica madrileña. Con Joaquín Leguina, Telemadrid fue una televisión pública no sectaria. Con Alberto Ruiz-Gallardón de presidente de la Comunidad, pudo continuar afirmándose lo mismo. La tónica habitual fue razonablemente correcta en ambos casos, aunque hubiera fallos, errores y algún exceso puntual. En todas partes cuecen habas. Sucede que, con Aguirre, el prestigio de Telemadrid se ha ido desmoronando hasta alcanzar niveles bananeros o de televisión franquista. Resulta significativo que una política como Aguirre que alardea de liberal con ocasión o sin ella practique el intervencionismo más burdo en orden a los contenidos de su  televisión, pagada no sólo por los madrileños votantes del PP, sino por todos los ciudadanos al margen de connotaciones políticas.

Leí el otro día en El País que el periodista José María Calleja fue despedido de Telemadrid por criticar al Partido Popular. El incidente ocurrió en la tertulia de mediodía, denominada Alto y claro, que dirige y presenta Encarnación Valenzuela que es más pepera que la señora de Aznar, conocida como Ana Botella. Calleja recibió, tres días después de su crítica al PP, una llamada telefónica desde el programa de Valenzuela. Se le dijo “que no volviera a la tertulia”. ¿Qué había sucedido?  Lo explicaba R.G.G. en el periódico mencionado diciendo que hubo además “un fuerte encontronazo verbal con Isabel San Sebastián”. “Ambos intervenían junto a Charo Zarzalejos y Luis R. Azpiolea en la pelea”, añade la cronista. En declaraciones a El País, Calleja puntualizaba: “Sólo dije que el PP estaba utilizando el terrorismo como arma de desgaste electoral contra el Gobierno. Isabel San Sebastián se enzarzó conmigo”.

Durante el duro choque entre Calleja y San Sebastián, Valenzuela “conminó a Calleja a que se callara”. La versión de Calleja es ésta: “En tono grosero y hostil dijo que o me callaba o me quitaba el micrófono. Estaba desatada y mostró una actitud autoritaria y despótica porque en el programa sólo quiere que se diga lo que quiere oír”. A la vista del escándalo, que se ha producido en plena refriega interna por el clima de censura y partidismo en el que se halla Telemadrid, el director general, Manuel Soriano, telefoneó a Calleja para rogarle que regresara al programa. La conclusión de Calleja es meridiana: “Han rectificado porque no querían que se repitiera la historia de Germán Yanke”.                                      

Calleja, amenazado por ETA y ferviente defensor de las víctimas del terrorismo, coincidió a lo largo de bastante tiempo, aunque con matices menos tensos y más en clave de consenso, con las tesis de Isabel San Sebastián. A partir del proceso de paz, Calleja fue modulando un discurso más cercano a los planteamientos de José Luis Rodríguez Zapatero, a pesar de ciertas reticencias y algunas críticas. Pero la discrepancia o la disidencia está mal vista en el universo conservador. No sólo mal vista, peor aún: el disidente corre graves riesgos, si mantiene con solidez sus puntos de vista. Por eso Calleja fue puesto de patitas en la calle y tuvo que soportar las iras de Isabel San Sebastián, una de las más cavernarias talibanas del periodismo afín al PP.

La suma de San Sebastián y de Valenzuela es temible. Esta pinza estuvo a punto de costarle su presencia en Telemadrid a Calleja. Tiene razón el periodista de CNN+. Curry Valenzuela únicamente “quiere que se diga lo que quiere oír”. Y quiere oír aquello que complace a sus amigos y amigas del Partido Popular, a Mariano Rajoy, Ángel Acebes, Eduardo Zaplana y toda la corte de reaccionarios que controlan férreamente la derecha española. Valenzuela  cumple órdenes y acata consignas. Las repite con exquisito cuidado y con entusiástico ardor patriótico. Su ortodoxia es absoluta. Similar a la de San Sebastián, que arremete contra cuantos no aplauden sus diatribas. Pertenecen ambas a la galaxia de Federico Jiménez Losantos, Ignacio Villa, César Vidal y otros personajes de la COPE, sin olvidarnos de Carlos Herrera, el locutor de las mañanas de Onda Cero y no hablemos de los productos de Intereconomía en sus diferentes formatos, todos ellos con denominador común del radicalismo derechista

Nº 725 - 22 de enero de 2007

Volver

© Copyright. 1998 - 2007. www.esperanzaaguirre.net. Ningún derecho reservado. Aquí es todo de gratis y sin comisiones
( Página diseñada para ver con Explorer 5 o superior  a 1024 x 768 píxeles )

© Copyright.2007. www.esperanzaaguirre.net  Ningún derecho reservado. Aquí es todo de gratis y sin comisiones
( Página diseñada para ver con Explorer 6 o superior  a 1024 x 768 píxeles )