Página Principal
La Presidenta, S.A.
Los Genoveses
Los Asuntillos
Espe & Alberto
Las Noticias + PP
Telemadrid me mata
Con Humor
Estos son sus poderes
Imagen Y sonido
Los Desafectos
Ocurrencias
Compromisos a la carta
Los incunables
Amiga de sus Amigos
La E.T.T. más PPopular
 
Suscríbete Tu opinión aquí El Foro Quienes Somos Los Genoveses.net

LAS OPINIONES QUE DESAGRADAN A ESPE Y ALREDEDORES

" Está comprando el discurso socialista "

Luis  G. del Cañuelo

De ‘Vogue’ y de Esperanza Aguirre, la aristócrata populista. 13/09/04

Eduardo Zaplana parece no tener límites en cuanto a un cierto sentido del pudor personal y, por supuesto, intransferible. Cuando imparte, sin pestañear y sin ningún quebranto de voz, lecciones de moralidad o de ética, lo que hace con suma frecuencia, tiende a rebasar de forma casi compulsiva la frontera del decoro mínimo. En Onda Cero no desperdició la ocasión, hace unos días, para cargar contra las ministras del Gobierno a cuenta de las famosas fotos de la revista Vogue, convertidas por el PP, por la prensa conservadora y también por algunos fariseos de la izquierda purista en piedra de estremecedor escándalo. Zaplana declaró que las ministras habían caído "en el lujo y la ostentación" al posar para la citada revista. Añadió el muy taimado que tales fotos demuestran que los dirigentes del PSOE "en cuanto llegan al Gobierno, cambian de amistades y de imagen" ofreciendo así "la verdadera cara del PSOE de siempre". ¿Cuál es el Zaplana de siempre?

¡Vaya con Zaplana! Impresiona su voluntad de adoctrinar a la izquierda acerca de los valores propios de la misma. Dijo en la Onda Cero de su amigo José Manuel Lara, cadena radiofónica dirigida, como se sabe, por un periodista clásico del aznarismo, Javier González Ferrari, que esas fotografías no contribuían a difundir el "discurso de igualdad" y el "papel moderno que tiene que jugar la mujer en la sociedad española". ¡Cómo sufre Zaplana al ver que los socialistas, en este caso respecto de las mujeres, se alejan del recto camino que señala, según él, el feminismo!

"Las ministras hacen el ridículo", había advertido ya, con su habitual lucidez para el chascarrillo provinciano, el líder del PP, Mariano Rajoy, ahora patrocinador de Manuel Fraga Iribarne en el intento del ex ministro de Franco de batir todas las marcas conocidas de longevidad política, incluida la del actual Sumo Pontífice eternamente reinante. Rajoy es el hombre que simboliza, dicen los cronistas de la derecha, la renovación generacional del PP  o que encarna con gracejo esa paparrucha de que el partido conservador ahora sí que viaja hacia el centro o hacia "el talante de diálogo de 1996", como asegura Josep Piqué, tránsfuga por antonomasia, siempre entre el clavel y la rosa (Javier): de los comunistas a José María Aznar y tiro porque me toca.

¡Menuda renovación la de Fraga Iribarne, que lleva más de cincuenta años en el machito y aún aspira a repetir presidencia en la Xunta gallega! Rajoy oculta, sin embargo, la verdad. Apoya a Fraga Iribarne porque no le queda más remedio. O Fraga o el diluvio. O Fraga o la derrota y, antes, la división interna, cainita, guerra a sangre y fuego entre los distintos jefes de las tribus peperas galaicas. ¿Ridículo, las ministras? El ridículo más bien lo está haciendo Rajoy al apadrinar a Fraga. El frustrado delfín de Aznar, llamado a arrasar en las elecciones, el mejor candidato del universo, según repetían en pleno alborozo los propagandistas del PP hace exactamente un año, cuando el dedo del presidente se fijó en él, se sintió acompañado, no obstante, tras su andanada contra las ministras. Le asistió, por ejemplo, El Mundo, la vida sigue igual, el diario que en esta oportunidad transformó un reportaje intrascendente de verano, en un conato de apocalipsis gubernamental.

¡Blanco, diana, volvemos al malvado felipismo!, debieron de pensar, felices,  en el rotativo de Pedro J. Ramírez: "Los ecos de Vogue no se apagan y seguramente no se apagarán hasta que las protagonistas reconozcan su error". Hablando de Ramírez, leí, por cierto, en La Razón, transcrito textualmente del digital prnoticias.com, bajo el título "Piscinazo en las vacaciones de Pedro J.": "El director del diario El Mundo, Pedro J. Ramírez, de vacaciones estos días en el municipio de Son Servera (Palma de Mallorca) ha protagonizado una agria polémica tras la denuncia presentada por una organización de la zona en la que le acusan de haberse apropiado de una piscina pública. La denuncia fue formulada por el "Lobby per la independencia" cuyo responsable es llamado Jaume Sastre".

Manuel Martín Ferrand, en ABC, critica a las ministras no por la foto, sino por su ingrávido talento, afirma este afamado perdonavidas, siempre jugando a estar por encima del bien y del mal.  "Lo tremendo es que, visto el reportaje, lo único interesante es el disfraz de las ministras. El texto no tiene más puntos de interés que los forzados intentos provocadores del reportero/a. Ellas, las estrellas de Zapatero, responden a las preguntas (...) con tal obsesión por lo políticamente correcto que presentan un encefalograma plano". Y concluye aportando su particular dosis de machismo indisimulable: "De ahí que convenga cambiar el signo de la polvareda que ha levantado el múltiple posado ministerial para preguntar: ¿por qué serán ministras estas nenas tan monas, cuál es su gracia?".

Juan Manuel Prada, escritor enfant terrible del reaccionarismo enmascarado, se adentra, asimismo en ABC, por el territorio de las fantasías sexuales: "Algún comentarista se ha apresurado a recomendar a las ministras de cuota que aprovechen sus dotes recién estrenadas de maniquís para posar desnudas en alguna revista guarrindonga. Tamaña desconsideración revela una concepción muy angosta y elemental del erotismo. Los verdaderos connaisseurs sabemos que una mujer envuelta en pieles ejerce sobre la libídine un efecto mucho más turbador que la mujer en cueros. Las ministras de cuota así lo han entendido; de ahí que hayan elegido como complemento indumentario esas pieles que parecen sacadas de una novela de Leopold von Sacher-Masoch. Este Sacher-Masoch, que escribía de puta pena y daría nombre a cierta desviación sexual, llegó a firmar con una de sus amantes un contrato en el que le solicitaba que se vistiera con pieles "tan a menudo como le fuera posible, y principalmente cuando se mostrara cruel"; a cambio, Sacher-Masoch se comprometía a "obedecerla con una sumisión servil" y soportar sin rechistar las humillaciones que le infligiera, prosternado a sus pies". Corolario de este meapilas rijoso: "Convertidas en reencarnación de aquella Venus de las pieles de Sacher-Masoch, los desmanes que a partir de ahora perpetren las ministras de cuota nos resultarán menos dolorosos. O, al menos, más cruelmente placenteros. La próxima vez, que posen con corsé de cuero y botas doctor Martens".

César Vidal, la nueva estrella nocturna de la cadena episcopal, perteneciente al núcleo duro de los liberales de extrema derecha, hablaba del asunto Vogue en su colaboración ansoniana. Es decir, en La Razón del 4 de septiembre y bajo el título de "Talante de Voguedilla". Señala Vidal, historiador de creciente influencia conservadora, "afortunadamente, la llegada de las izquierdas al poder no siempre ha venido unida al derramamiento de sangre. Sin embargo, la imitación de los peores vicios burgueses (...) ha sido continua (...) El caso español es de ayer mismo (...) Los socialistas de la etapa de Felipe González se vieron envueltos en una turbia veneración (...) de la denominada beautiful people, se enredaron en asuntos de financiación política ilegal (...) y organizaron despachos para la corrupción y el compadreo". Continúa este gurú emergente de la derecha:  "Todo esto (...) me ha venido a la memoria al contemplar a las ministras (...) posando para la revista Vogue y actuando así de una manera que ni el más encanallado grupo de pijas se hubiera atrevido a exhibir. Pensé entonces que simplemente habíamos pasado –junto con el nuevo talante– de la bodeguilla de Felipe González a la voguedilla de Rodríguez Zapatero (...) También me asquea (...) su insoportable y ordinaria plebeyez. Quizá porque, a diferencia de las izquierdas en el poder, me esfuerzo por conservar la honradez y el buen gusto". Tremendo.

"Modelos de ocasión" las denomina Esperanza Aguirre, entrevistada para El Mundo por Esther Esteban.  "Este Gobierno formado al 50% por modelos de ocasión no es lo que nos conviene", afirma la presidenta de la Comunidad de Madrid. "Creo que esa imagen, añade Aguirre,  ese posado, es una muestra más de la hipocresía del socialismo. Que el presidente del Gobierno veranee en un apartamento de cinco millones de pesetas, que las ministras posen para una revista que es inaccesible para la mayoría de la población, que anuncien cosas que están fuera de la realidad, simplemente les define. Predican una cosa y hacen la contraria. Y en relación con la paridad, también es de boquilla. ¿Se imaginan un posado de los ministros con maquillador y peluqueros, o vestidos de Armani y con coches de lujo prestados a las puertas de La Moncloa?"

La presidenta madrileña, aristócrata consorte, se escandaliza de sus colegas socialistas y se rasga las vestiduras por "el apartamento" –no era un apartamento, mentirosilla– de cinco millones del presidente del Gobierno. Se nos ha convertido, Esperanza, en una especie de Evita Perón,  protectora de los pobres,  demagoga del populismo parafascista en el que se instaló su marido, el general Perón. ¿Cuánto le costó a Aznar su casa de Menorca del pasado año? ¿Cuánto la boda imperial de El Escorial? ¿Cuánto su estancia privilegiada, y polémica, en Cancún este agosto? ¿Cuánto ha pagado, por cierto, Eduardo Zaplana por su pisazo espectacular adquirido en la Castellana nada más aterrizar en Madrid tras su transparente presidencia valenciana? Esperanza Aguirre tendría que ser un poco más comedida y prudente a la hora de referirse a semejante género de cosas. Sus negocios paralelos, o los de su familia, en el ámbito inmobiliario son conocidos y han provocado más de un escándalo. Asimismo, los escándalos urbanísticos que se destaparon a lo largo del verano de 2003, tras el turbio episodio de los dos diputados socialistas traidores, protagonizados todos ellos por relevantes dirigentes o importantes militantes del PP, no merecieron ni un solo comentario de censura explícita y concreta por parte de quien más se benefició políticamente de todo ese estercolero: Esperanza Aguirre, sin duda.

Publicado en El Siglo.13.09.04

volver

© Copyright. 1998 - 2005. www.losgenoveses.net. Ningún derecho reservado. Aquí es todo de gratis y sin comisiones
( Página diseñada para ver con Explorer 5 o superior  a 1024 x 768 píxeles )

© Copyright.2007. www.esperanzaaguirre.net  Ningún derecho reservado. Aquí es todo de gratis y sin comisiones
( Página diseñada para ver con Explorer 6 o superior  a 1024 x 768 píxeles )