RICARDO ( RIC ) Costa Climent

MATERIAL DE REFERENCIA

Conversaciones telefónicas publicadas por El Pais.11.04.10.pdf
Auto TSJCV financiacion PP. 25.05.11.pdf
DECLARACIÓN DE COSTA ANTE EL JUEZ. 2009
Sentencia Betoret. pdf
Sentencia Campos. pdf
AUTO DEL JUEZ FLORS SENTÁNDOLE EN EL BANQUILLO  15.07.11
COMUNICADO DE RIC COSTA CLIMENT ACLARANDO SU POSICIÓN CASO GURTEL.13.10.09
INFORME UDEF  SOBRE FINANCIACIÓN PP VALENCIA. JULIO 2010 
Informe UDEF. sobre Financiación PP valencia. julio 2009
Informe UDEF. Regalos trama.10.11.10. Sin Anexos
¿ UN COLECCIONADOR DE RELOJES DE GRATIS Y SIN COMPROMISO ?

 

Nace en Castellón allá por el año 72.. Ha sido presidente provincial en Castellón de las Nuevas Generaciones genovesas. Fue diputado por la provincia de Castellón en las elecciones a las Cortes Valencianas de 1995, 1999, 2003 y 2007. En 2008 fue nombrado portavoz genovés en las Cortes Valencianas (sustituyendo a Esteban González Pons) y secretario general  de la Comunidad Valenciana, en sustitución de Adela Pedrosa, hasta ser relegado de ambos cargos en octubre de 2009.

El 13 de octubre de 2009, fue cesado temporalmente de sus funciones como Secretario General del PPCV y como Portavoz del GPP en las Cortes, para ser investigado por el Comité de Derechos y Garantías por una presunta implicación en el denominado Caso Gürtel; no obstante, su negativa a presentar la dimisión concluyó con su permanencia en el cargo avalado por el Presidente Francisco Camps y cruces de comunicados contradictorios entre el Partido Popular de la Comunidad Valenciana y su dirección nacional.

Sin embargo, el 14 de octubre de 2009 Francisco Camps se ve obligado a ceder a las presiones de la dirección nacional y destituye a Ric nombrando como sucesor a César Augusto Asencio como secretario general del PPCV y a Rafael Maluenda como portavoz parlamentario

Posteriormente, el 29 de octubre de 2009 la dirección nacional genovesa decide abrirle expediente disciplinario  y suspenderlo cautelarmente de militancia por sus declaraciones a la prensa en las que mantenía que seguía siendo secretario General del PP de la Comunidad Valenciana

El 27 de enero de 2010, el Partido Popular anunció que le suspendía de militancia durante un año. En octubre de 2010 fue rehabilitado en las cortes valencianas como coordinador del área económica, miembro del consejo de dirección y defensor parlamentario del proyecto de Presupuestos de la Generalitat para 2011. En la actualidad es Diputado y se encuentra doblemente imputado por los regalos de ropa recibidos por la trama gurteliana y por la financiación de los genoveses en la Comunidad Valenciana siendo el Secretario General. .

Es licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad de Valencia .

 

NOTICIAS SOBRE EL SUSODICHO 


EL TSJ INVESTIGARÁ LA DENUNCIA CONTRA COSTA POR PREVARICACIÓN Y COHECHO

Juan Climent asume la competencia en este nuevo caso contra el ex secretario general del PP

La Sala de Lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV) se ha declarado competente para investigar una denuncia contra el diputado autonómico y ex secretario general del PP valenciano, Ricardo Costa, por posibles delitos de prevaricación, cohecho y tráfico de influencias. El instructor del caso será el magistrado Juan Climent.

Esta investigación se remonta a la denuncia que presentó un particular ante la Fiscalía de Castellón contra Ricardo Costa, y ésta se remitió al juzgado de Instrucción número 3 de la ciudad. Dado que los hechos denunciados habían transcurrido en Valencia, este órgano judicial remitió la causa al decanato de Valencia, según ha informado el tribunal valenciano en un comunicado.

Por reparto, la denuncia recayó sobre el Juzgado de Instrucción número 5 de Valencia, quien tomó declaración al denunciante para ratificar la denuncia.

Una vez cumplimentado ese trámite, este magistrado elevó exposición motivada a la sala de lo Civil y Penal del TSJCV porque los hechos afectaban a un diputado que cuenta con aforamiento y, por tanto, su investigación es competencia del tribunal valenciano.

La sala del tribunal valenciano ha aceptado la competencia de la investigación en los términos remitidos por Instrucción 5, y ha nombrado instructor al magistrado Juan Climent.

Ricardo Costa ya está imputado en el caso Gürtel que se instruye en el TSJCV, en concreto, por un delito electoral y otro de falsedad documental, en relación con la presunta financiación ilegal del PP valenciano a través de empresas investigadas en la trama como Orange Market.

http://ccaa.elpais.com/ccaa/2013/06/25/valencia/1372173520_196848.html

“LE REGALÉ UN RELOJ A COSTA PORQUE ME PASÓ A MÍ POR LOS HUEVOS” 

El exalcalde de Alicante Luis Alperi habla con el empresario Enrique Ortiz del regalo al exsecretario del PP valenciano  

El 6 de octubre de 2009, el empresario Enrique Ortiz, vinculado a la financiación ilegal del PP en el caso Gürtel y al tráfico de influencias y el cohecho con Ayuntamientos del PP en el caso Brugal, que investiga la adjudicación de contratas de basura en la provincia de Alicante, llamó al exalcalde de esta ciudad Luis Díaz Alperi para comentar lo que aquel día publicaba la prensa en relación con un reloj de lujo que alguien había regalado al que entonces era secretario general del PP valenciano, Ricardo Costa. 

En esa conversación, Ortiz, que habría favorecido al exalcalde de Alicante con regalos a cambio de tratos de favor en el Ayuntamiento, según la investigación judicial, quiere saber quién le ha regalado tan costoso reloj a Costa, que acabó dimitiendo de sus cargos en el partido forzado por la dirección nacional. El regalo es una muestra de agradecimiento de Alperi tras sus maniobras ante la cúpula del partido en Valencia para llegar a ser diputado autonómico. La conversación, grabada por orden judicial dentro de la investigación del caso Brugal el 6 de octubre de 2009, transcurrió en estos términos, recogidos así en el sumario del caso. 

Ortiz: Oye has oído la radio.

Alperi: Pues no, no suelo oír la radio.

Ortiz: Que si el regalo de un reloj a Ricardo Costa.

Alperi: ¿Y qué?

Ortiz: ¿Lo has oído, no?

Alperi: No lo he oído, pero me lo han contado. ¿Y qué?

Ortiz: ¿Pero eso es de la Copa América, no?

Alperi: Pero sea de lo que sea, es que yo no le puedo regalar un reloj a quien a mí me pase por los huevos.

Ortiz: Ya, no, es que me dicen eso, y eso es de la Copa América, que se regalaron un montón de relojes a todo el mundo por la celebración.

Alperi: No señor, eso es un reloj personal que le regalé yo a Ricardo Costa porque me paso a mí por los huevos.

Ortiz: ¿Sabes quién creo que lo ha filtrado?

Alperi: Pues no lo sé.

Ortiz: Ripoll [presidente de la Diputación provincial de Alicante, del PP].

Alperi: Pero si eso no lo ha filtrado Ripoll, si sale en las conversaciones, hombre.

Ortiz: ¿Ah, sí?

Alperi: Claro.

Ortiz: Yo te contaré algo personal de este, de Ripoll. 

Ricardo Costa asegura ahora, como ya hizo en su día, que el regalo no está vinculado al caso Gürtel. “Me lo regaló Alperi, con motivo de la Volvo Ocean Race [competición náutica que salió desde el puerto de Alicante]". “El reloj no es de oro, sino de acero. Y no cuesta 20.000 euros”, añade.  

www.elpais.es 10.09.11

RICARDO COSTA MEDIÓ PARA EL CONSTRUCTOR EN TORREVIEJA SALUD

El mismo Enrique Ortiz fijó el importe de los beneficios de la venta de su participación en Torrevieja Salud, la empresa que gestiona el hospital de esta localidad de La Vega Baja, que él mismo había construido y que está en funcionamiento desde noviembre de 2006.

"Al final son seis millones y medio, de los cuales yo le voy a tener que dar a este, Carlos Paz, un millón ochocientos mil euros", le dijo a un empleado suyo en otra de las conversaciones intervenidas por orden judicial. Y añadió que al final le quedarían cuatro millones más de lo que había puesto.

Pero Ortiz tuvo que resolver primero un litigio con Carlos Paz, otro de los pequeños accionistas de Torrevieja Salud, por un acuerdo privado entre ambos, para lo que buscó, y encontró, la mediación de Ricardo Costa y del consejero de Sanidad, Manuel Cervera.

El 27 de noviembre de 2008, Costa llamó a Ortiz para decirle que había estado hablando con el consejero y su problema con Paz se resolvería. El informe policial asegura que Costa dijo que la adjudicación del hospital fue un "apaño que se hizo porque el escenario en Torrevieja era muy complicado, viniendo el tema de Rambla [exconsejero de Sanidad]" y que "ahora la situación es mucho más favorable al haberse resuelto unos concursos, al parecer de resonancias, y que el tema se va a resolver".

En efecto, un par de meses antes, el Consell había adjudicado el nuevo concurso para la realización de las resonancias magnéticas de la sanidad pública valenciana por 497 millones de euros a una UTE participada por Carlos Paz, dueño de varias clínicas privadas, una de ellas en Benidorm.

Costa también pidió trabajo a Ortiz para un despacho de abogados que tiene con otro socio en Valencia. Para Alicante, estuvo buscando "una referencia donde no apareciera yo".

www.elpais.es 06.06.11

Ricardo Costa irá en la lista con garantías de ser diputado

El exsecretario general del PPCV figura en el séptimo puesto por Castelló - El conseller Rambla, también implicado en Gürtel, ocupa el número tres

El presidente provincial del Partido Popular de Castelló, Carlos Fabra, ha presentado esta mañana la candidatura autonómica para las próximas elecciones del 22 de mayo. Tal como anunció ayer Francisco Camps, la lista estará encabezada por el candidato a la alcaldía de Castelló, Alberto Fabra, y deberá ser refrendada por el comité electoral regional en los próximos días.

Ricardo Costa, imputado por el caso Gürtel y único damnificado después de desafiar a la dirección nacional del partido negándose a dimitir tras las revelaciones sobre la rama valenciana del caso, será el número siete de la lista, con garantías de salir elegido.
Costa ya fue rehabilitado con honores el pasado octubre cuando el partido decidió darle el escaño 52, justo por detrás de Camps y Blasco en la cámara (después de estar relegado al 99) y otorgándole la responsabilidad del debate de los presupuestos de la Generalitat para 2011.

La lista también incluye en el número tres al vicepresidente primero del Consell y conseller de Industria, Vicente Rambla, que también está implicado en el caso Gürtel ; a los consellers de Educación, Alejandro Font de Mora, y de Sanidad, Manuel Cervera, y a la número dos será la secretaria general provincial, Marisol Linares, que ya ocupó este puesto en 2007.

Entre los cambios destaca el retroceso en la lista de Font de Mora, que la encabezó en los pasados comicios. También retrocede un puesto Costa, que cede el número tres a Rambla, que en 2007 ocupó el cuarto lugar. También es destacable la ausencia de Ana Michavila, anterior jefa de Gabinete del president de la Generalitat y
que dejó el cargo a finales de 2009 "por motivos personales" después de las tensiones por el caso Gürtel.

Esta lista, según Fabra, "deberá ser refrendada por el comité electoral regional en los próximos días". Preguntado por si Alberto Fabra era el candidato en el que él había pensado para encabezar la lista, ha señalado que "el problema no es personal, puesto que hemos hablado y barajado varias opciones, y nos han parecido convenientes los criterios del presidente regional de mantener a los candidatos a las alcaldías".En cualquier caso, ha aclarado que "cualquiera de las personas" que han barajado "estaban perfectamente capacitadas para encabezar la lista".

http://www.levante-emv.com/castello/2011/04/06/ricardo-costa-ira-lista-garantias-diputado/796519.html

 

RICARDO COSTA SE ´OFRECE´ CON VISTA A LAS ELECCIONES

El coordinador de Economía del PP en las Corts manifiesta su "voluntad", "deseo" y "anhelo" de seguir trabajando para el partido y para Camps

El coordinador de Economía del PP en Les Corts Valencianes, Ricardo Costa, ha manifestado hoy su "intención", "voluntad", "deseo" y "anhelo" de seguir trabajando para el proyecto del PP, del grupo parlamentario popular y del president de la Generalitat valenciana, Francisco Camps.

El diputado ha contestado así al ser preguntado en rueda de prensa por su futuro político de cara a las elecciones autonómicas de mayo, y ha asegurado que quiere "seguir en el proyecto" en el que está en estos momentos.

Costa ocupó los cargos de secretario general del PP valenciano y portavoz en Les Corts hasta que fue suspendido de militancia por seguir considerándose secretario general del partido cuando la dirección nacional lo daba por cesado, debido a su implicación en el caso "Gürtel".

Tras el levantamiento de esa suspensión -el pasado 3 de septiembre-, el parlamentario ha recuperado protagonismo en la Cámara autonómica, en la que coordina el área económica del grupo popular y forma parte del consejo de dirección del grupo, además de tener un lugar más visible en el hemiciclo, detrás del portavoz del PP, Rafael Blasco.

Ricardo Costa ha mostrado su deseo de seguir estando y trabajando en el proyecto del PP, aunque ha manifestado que "todo esto depende del partido".

www.levante-emv.com 17.01.11

 LA METEÓRICA CARRERA EN LEYES DEL DIPUTADO COSTA

Convalidación de asignaturas. Obtener un grado de cuatro años en uno y medio es el sueño de muchos estudiantes. También lo ha podido ser del ex secretario general del PP en la Comunitat Valenciana, Ricardo Costa, quien al final y por imperativo legal tendrá que conformarse con menos reconocimientos de materias de las solicitadas.

El diputado del Partido Popular, Ricardo Costa, no tendrá privilegios en la Universidad Europea de Madrid (UEM), donde quiere lograr el grado en Derecho a través de un programa que permite ser titulado en año y medio, al convalidar varias asignaturas con el plan de estudios de otras carreras.

El centro adscrito en Valencia de esta institución académica privada comunicó a Costa, licenciado en Ciencias Económicas, que del total de las materias de las que había solicitado quedar exento, tres -de 12 a 18 créditos- no han sido reconocidas. El ex secretario del PP valenciano, a quien su partido le acaba de devolver la militancia tras la suspensión de un año por su actitud y declaraciones ante el "caso Gürtel", ha aceptado la decisión de la UEM y está a punto de matricularse, según ha sabido Levante-EMV de fuentes académicas.

Esta universidad ha elaborado un programa para obtener el grado de Derecho acogiéndose al Real Decreto 861/21010 de 2 de julio -que se derogará en un año-. La norma permite los reconocimientos de la actividad profesional para acreditar las competencias, tal como exige el Espacio Europeo de Educación Superior.

El plan de la Universidad Europea, aprobado por la Agencia Nacional de Evaluación (Aneca) y el Consejo de Universidades, facilita a los estudiantes asistir a clase, pero "dado su perfil (mayores de 30 años y con un mínimo de 10 de ejercicio profesional) se les pone a su disposición un sistema de tutorías personalizado 24 horas, y la plataforma de formación virtual" explican desde este centro.

La mayor de las ventajas es que los cuatro años del grado se pueden realizar en un curso y medio gracias al sistema de convalidación con la carrera cursada anteriormente, y tras convenios con los colegios profesionales de Graduados Sociales o de Economistas, como es este caso. Su coste ronda los 15.000 euros. Así, de los 240 créditos de Derecho se llegan a reconocer previamente hasta 110, entre ellos 48 por experiencia, de los cuales 32 son por prácticas; los restantes 140/130 créditos son los que se deben cursar.

Ricardo Costa, que el curso anterior vio como la Universidad Católica de Valencia prescindió de sus tareas como profesor asociado de la asignatura de "Economía Política" había solicitado más convalidaciones de las que se pueden. "Por rigor y seriedad" no han sido autorizadas, confirmaron a preguntas de este diario.

La UEM sólo ha admitido a 16 licenciados sobre 4.000 peticiones, de las cuales 6 (el 20 por ciento) son en la sede de Valencia.

(www.levante-emv.com, 14/10/10)

EL GRUPO PARLAMENTARIO POPULAR REHABILITA A RICARDO COSTA  

El grupo parlamentario popular ha rehabilitado hoy a su ex secretario general Ricardo Costa en las Cortes valencianas. Costa pasa a formar parte de la dirección del grupo parlamentario como responsable de la coordinación del área económica y defenderá los presupuestos de la Generalitat en el Parlamento valenciano. Además, abandona el escaño número 98, el último de la bancada popular, y se sentará en el número 52, justo detrás del actual portavoz del grupo y consejero Rafael Blasco. 

Como estaba previsto, Blasco ha aprovechado hoy la reunión del grupo parlamentario para rehabilitar la figura del ex secretario general de los populares y ha devuelto protagonismo a quien hasta octubre del año pasado fue la mano derecha del presidente de la Generalitat, Francisco Camps. La decisión de la dirección nacional del PP, adoptada el pasado mes de septiembre, de indultar a Ricardo Costa y levantarle, antes de tiempo, la suspensión de militancia facilita ahora la rehabilitación de Costa en la recta final de la legislatura. 

Costa regresa a la primera línea en el grupo parlamentario justo un año después de que el vicesecretario de Comunicación del PP, Esteban González Pons, afirmara en la celebración del 9 d'Octubre, día de la Comunidad Valenciana, que "la fiesta en Valencia se acaba". Tras meses de revelaciones en torno a la trama valenciana del caso Gürtel, y de la publicación de conversaciones grabadas por la policía a Costa y Álvaro Pérez, El Bigotes, la dirección nacional del PP forzó a Campa a destituir al entonces secretario regional y portavoz parlamentario. La insinuación de Costa de que continuaba siendo secretario general cuando Génova ya le daba por relevado desembocó en la suspensión de militancia. 

(www.elpais.com, 06/10/10) 

COBO Y COSTA SERÁN PERDONADOS EN MAYO 

Completamente ya fuera de plazo, el Comité Nacional de Derechos y Garantías del PP se reunió ayer para ratificar lo que ya se sabía desde el pasado mes de enero. El órgano disciplinario decidió mantener la sanción de un año de suspensión de militancia, revisable a los seis meses, para el vicealcalde de Madrid, Manuel Cobo, y para el ex secretario general del partido en Valencia, Ricardo Costa.  

La noticia se conocía en medio de la presentación del libro La revolución imparable (Espasa) del ex ministro de Ciencia y Tecnología y actualmente diputado Juan Costa. Entre los asistentes se encontraba su hermano, Ricardo. El afectado se enteraba de la decisión por los medios de comunicación y prefería ser cauto y no hacer ningún tipo de valoración.  

Fuentes de la dirección conservadora explicaban que la revisión tocará en mayo. Será entonces, tal y como insinuaron, cuando se les levantará el castigo a ambos dirigentes. Los dos no tendrán, de este modo, absolutamente ningún problema para formar parte de las futuras listas electorales. 

En el partido no causó ninguna sorpresa especial. Pero a algunos de los presentes en el evento les pareció de "mal gusto" que se diera a conocer de ese modo. La intención del PP ha sido en todo momento la de minimizar los hechos y que el paso del tiempo contribuyera a enterrar las polémicas.  

Ricardo Costa fue el primero en ser reprobado el pasado 29 de octubre por su "actitud indisciplinaria" al ratificarse en sus cargos cuando la cúpula nacional le daba por cesado.  

Ayer Costa no quería robar el protagonismo a su hermano. Fue imposible. "No sabía nada, me acabo de enterar", repetía. Al final del acto recibía una llamada del presidente del Comité, Alfonso Fernández Mañueco. Ya era tarde. Costa no recurrirá la sanción.

Cobo fue suspendido el 4 de noviembre por una entrevista en El País en la que acusaba a Esperanza Aguirre de haber montado una "gestapillo" para espiarle y calificaba de "vómito" lo que la presidenta de la Comunidad y su equipo estaban haciendo en Caja Madrid para impedir que Rodrigo Rato fuera su presidente. Cada vez que ha podido, Cobo se ha ratificado en sus palabras. Ayer, al saber lo ocurrido, la mano derecha de Alberto Ruiz-Gallardón acató la sentencia, como ha hecho desde el primer día y, eso sí, volvió a incidir en que no le gustaba estar en esta situación "ni un solo día".  

El número dos de Aguirre, Ignacio González, también en el acto, dijo que le parecía "bien" la multa: "Es la demostración de que los órganos del partido han hecho la función que les corresponde". 

El PP madrileño, no obstante, dio muestras de no enterrar el hacha de guerra con Gallardón. El secretario general y número tres de Aguirre, Francisco Granados, propuso que la concejala Ana Botella sustituya a Cobo como portavoz en el Ayuntamiento, ya que este "no puede formar parte del Grupo Municipal", al dejar de ser afiliado.  

(www.publico.es, 26/03/10)

RICARDO COSTA RENUNCIA A RECURRIR SU SANCIÓN Y LA DIRECCIÓN APLAUDE EL GESTO 

El ex secretario general del PP en la Comunidad Valenciana, Ricardo Costa, ha decidido finalmente dar un paso atrás en la batalla que mantenía con la dirección nacional para recuperar su militancia y lograr una rehabilitación. Costa, única víctima política de la rama valenciana del caso Gürtel, ha decidido no recurrir la sanción de un año de suspensión de militancia que la dirección le impuso por insistir en su condición de número dos del PP regional. 

La dirección nacional del partido ha interpretado la decisión de no recurrir como una muestra de buena voluntad y ha pedido al Comité Nacional de Garantías que tenga en cuenta el gesto para desactivar el conflicto con quien fue el número dos de los populares valencianos. Una solicitud que con toda probabilidad se traducirá en una reducción sustancial del tiempo de suspensión de militancia impuesto a Costa: un año, mucho más de lo esperado. 

El entorno de Costa había asegurado que se presentaría ese recurso, porque no aceptaba los cargos. De hecho, Génova ya había llegado a la convicción de que el ex secretario general del PP valenciano recurriría, porque él se lo había hecho saber. Sin embargo, en el último momento Costa ha cambiado de opinión y ha decidido abandonar la batalla que inició el día en que, en una comparecencia pública, reivindicó su figura y señaló que él siempre hizo lo que le mandaron tanto Mariano Rajoy como Francisco Camps. 

Costa, según su entorno, cambió de opinión para no hacer más daño a su partido y tratar de resolver la situación de una manera pacífica. El aún diputado autonómico conserva intactas sus ambiciones políticas. De hecho, el propio Camps intentó hacerlo consejero del Gobierno valenciano unas horas antes de que fuera fulminantemente suspendido de militancia.  

Génova vetó ese nombramiento. Camps espera ahora la resolución del caso Gürtel, pendiente sobre todo de un recurso ante el Supremo que puede llevarle al banquillo. Si las cosas le salen bien, todo es posible y Costa podría volver a la primera línea, analizan varios dirigentes. 

La situación del ex número dos del PP valenciano contrasta con la del vicealcalde de Madrid, Manuel Cobo, que ha decidido recurrir una sanción idéntica por haber criticado en EL PAÍS la actuación de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, y calificar de "vómito" lo que estaba haciendo con la candidatura de Rodrigo Rato a la presidencia de Caja Madrid. 

Sin embargo, Cobo es una persona muy cercana a Rajoy -el líder dijo que tenía "buena opinión" de él esta misma semana- y se espera que el presidente del PP ordene rebajar la sanción de ambos dirigentes, que fue la misma por motivos muy diferentes. 

Fuentes de Génova reconocieron que "Ricardo Costa ha comunicado que no va a presentar alegaciones". "La dirección nacional del PP valora muy positivamente este gesto y ha pedido al Comité Nacional de Garantías que lo tenga en cuenta y que desactive definitivamente el conflicto", indicaron. 

El pasado sábado, en una reunión interparlamentaria celebrada en Valencia presidida por Camps, el vicesecretario general de Comunicación del PP nacional, Esteban González Pons, ya apuntó que los populares valencianos "harían mal en no servirse, en el futuro, de la capacidad política", del ex secretario general Ricardo Costa. 

La sanción, comunicada oficialmente el pasado 27 de enero, fue tachada de "excesiva" por parte de la cúpula de los populares valencianos, cuyo presidente, Francisco Camps, nunca ha ocultado su afecto hacia quien fue su mano derecha en el partido y en el grupo parlamentario. 

(www.elpais.com, 12/01/10)

LA PRIMERA VÍCTIMA POLÍTICA DEL CASO GÜRTEL EN VALENCIA 

La Comunidad Valenciana, uno de los focos, junto a Madrid, del caso Gürtel, se cobró su primera víctima política el pasado 29 de octubre. Se trataba de Ricardo Costa, secretario general de los conservadores en esta comunidad. La mano derecha de Francisco Camps. 

La misma persona que apoyó a Mariano Rajoy en la etapa precongresual cuando su propio hermano, Juan, amenazaba con presentar una candidatura alternativa, agotaba la paciencia del líder del PP. El Comité Nacional de Derechos y Garantías decidía abrir un expediente disciplinario y suspender cautelarmente de militancia a Costa por haberse reivindicado como "secretario general" del PP en la Comunidad Valenciana y portavoz en Les Corts. Todo, cuando para el partido, ya llevaba dos semanas fuera de su cargo. 

De hecho, la noche del viernes 9 de octubre, Camps había anunciado, vía SMS, que dejaba caer a su fiel escudero. Rajoy, acosado por las sospechas de financiación ilegal en el PP valenciano, quería una cabeza y la quería ese mismo día. Era una cuestión de supervivencia dentro de un partido en el que se exigían medidas contundentes contra los escándalos de corrupción. Pero al líder del PP le faltó la foto. Costa abandonó los actos de celebración del 9 de Octubre a mediodía negándose a dimitir y marchándose de puente a recorrer una etapa del Camino de Santiago.  

Horas antes, el vicesecretario de Comunicación del PP, Esteban González Pons, había pronunciado esa ya célebre frase de "la fiesta en Valencia acaba a las cuatro de la tarde".  

Costa, que estuvo imputado en el caso Gürtel, junto a Camps, regresó al punto de mira una semana antes de que Rajoy pidiera su cese. Un informe de la Brigada de Blanqueo de Capitales le ubicaba como uno de los presuntos responsables de la financiación ilegal del partido. 

Además, su nombre figura en la parte del sumario cuyo secreto fue levantado. En este, se pone de manifiesto su relación con los responsables valencianos de la trama.  

(www.publico.es, 28/01/10) 

EL PP VALENCIANO PIDE CLEMENCIA PARA RICARDO COSTA 

El secretario general del PP de la Comunitat Valenciana (PPCV), Antonio Clemente, ha reconocido que le parecería "excesivo" que el Comité de Derechos y Garantías del PP decidiera retirar la militancia al ex número dos valenciano Ricardo Costa. 

Clemente ha hecho estas declaraciones en la rueda de prensa que ha ofrecido tras reunirse con UGT, y en la que los medios de comunicación le han preguntado sobre las informaciones que han trascendido y que apuntan a que Costa quedaría suspendido un año de militancia tras las diferencias con la dirección nacional del PP sobre la gestión del caso Gürtel. 

"Me gustaría que la solución fuera justa y rápida", ha admitido y ha apuntado que no cree que las noticias que se han publicado sobre que se suspendería un año de militancia al ex secretario general cumpla estos requisitos, ya que aunque es cierto que Costa "pudo cometer algún error", fue "más de formas que de otra cosa". 

El secretario general de los populares valencianos ha recordado que si esta decisión del Comité de Derechos y Garantías se confirma se abriría un plazo para la presentación de alegaciones, lo que permitiría que esto se resolviera "mejor de lo que parece ser que ha salido".  

(www.publico.es, 28/01/10)

EL PP VALENCIANO RECHAZA LA SUSPENSIÓN DE MILITANCIA DE COSTA 

El secretario regional del PP valenciano, Antonio Clemente, ha afirmado hoy que le parecería "excesivo" que el Comité de Derechos y Garantías del partido decidiera retirar la militancia al ex número dos valenciano Ricardo Costa. "Me gustaría que la solución fuera justa y rápida", ha declarado Clemente. En su opinión, Costa "pudo cometer algún error", pero fue "más de formas que de otra cosa". 

El ex número dos del PP valenciano fue suspendido de militancia el pasado octubre tras insistir en unas declaraciones que continuaba en el cargo, a pesar de que había sido sustituido tras las discrepancias entre las direcciones nacional y regional sobre su futuro por su relación con las investigaciones del caso Gürtel. Costa declaró ante el Comité de Derechos y Garantías del PP el pasado diciembre y su expediente está pendiente de resolución. 

Clemente ha hecho estas declaraciones en la rueda de prensa que ha ofrecido tras reunirse con UGT, y en la que los medios de comunicación le han preguntado sobre las informaciones queapuntan a que Costa quedaría suspendido un año de militancia. El secretario general de los populares valencianos ha recordado que si esta decisión del Comité de Derechos y Garantías se confirma se abriría un plazo para la presentación de alegaciones, lo que permitiría que esto se resolviera "mejor de lo que parece ser que ha salido". 

Sobre la crisis en Villena, Clemente ha defendido que el abandono de cinco concejales del grupo popular que han dejado en minoría a la alcaldesa, Celia Lledó, se debe exclusivamente a "motivos personales", y ha sostenido que los que quieran ver en ello un ejemplo de "división" en el partido se equivocan.

(www.elpais.com, 27/01/10)

CLEMENTE INTERCEDE ANTE LA NÚMERO DOS DEL PP PARA QUE COSTA RECUPERE EL CARNÉ  

El secretario general de los populares valencianos, Antonio Clemente, intercedió ayer ante la número dos del PP nacional, Maria Dolores de Cospedal, para que Ricardo Costa logré el perdón de la dirección del partido y recupere el carné. Clemente, que tuvo un breve encuentro con De Cospedal antes de la reunión celebrada en Génova con todos los secretarios generales y provinciales, pidió que se resuelva cuanto antes el expediente abierto contra el ex número dos del PP valenciano. Suspendido de militancia desde hace dos meses por enfrentarse a la dirección nacional, Costa sigue pendiente de lo que determine el Comité de Derechos y Garantías. Aunque las fuentes consultadas no quisieron entrar en detalles sobre el contenido de la conversación, De Cospedal recordó a Clemente que la resolución del caso depende del órgano disciplinario. 

Durante el encuentro con los cargos -una reunión en la que también participaron la responsable de organización, Ana Mato, y el de comunicación, Esteban González Pons- se repitió el llamamiento a la unidad del partido. De Cospedal pidió a los presentes que no se "metan en líos" para evitar que una imagen de enfrentamiento interno enturbie el proceso electoral. La dirección del partido ve cerca ya las elecciones autonómicas y municipales y quiere que cuanto antes las diferentes agrupaciones regionales celebren sus congresos locales y cierren sin grandes conflictos su lita de candidatos. Tendrán hasta junio para presentar un informe sobre los aspirantes. 

Por otro lado, se trabaja ya en el programa electoral. Así las conclusiones de la convención nacional sobre empleo, que se celebrará en Valencia los días 13 y 14 de marzo con la presencia de Mariano Rajoy, servirán de base para las propuestas electorales. Por su parte, Mato explicó a los cargos cómo han de aplicar el Código de Buenas Prácticas e hizo hincapié en la importancia de crear agentes electorales cercanos a los municipios, una idea exportada desde el PPCV. 

(www.levante-emv.com, 13/01/10)

El arzobispo de Valencia despide a Ricardo Costa como profesor de la Universidad Católica

Desde que un informe de la Brigada de Blanqueo Policial le situó como el presunto “canalizador” de fondos ilegales para el PP de Valencia, a Ricardo Costa sólo le llegan malas noticias. Primero fue Francisco Camps quien, con muchos amagos y ambigüedades, le cesó como portavoz y secretario General del grupo; ahora es la Universidad Católica de Valencia (UCV), propiedad del Arzobispado de Valencia, la que ha optado por prescindir de sus servicios como profesor asociado de la asignatura Economía Política. Según el diario ABC, la dirección del centro considera inconveniente mantener al político dando clase a alumnos de primero de Ciencias Empresariales. Eso sí, Ricardo Costa podría haberse enterado de la noticia por los periódicos: ayer la Universidad intentó decírselo personalmente pero los esfuerzos fueron infructuosos.

Costa inició su andadura como profesor de la UCV en el curso 2007-2008. Su agenda le obligó a interrumpir las clases el año pasado, pero estaba previsto que regresara a la docencia este año.

Humanismo católico…
“La Universidad Católica ‘San Vicente Mártir’ considera al profesor universitario como un maestro que establece ante todo una relación sapiencial que se convierte en palabra antes que en transmisión de nociones. Instrucción, educación y formación son los ejes que conforman nuestra enseñanza. El maestro instruye, dando una aportación fundamental a la estructuración de la personalidad; educa, ayudando a descubrir y activar las capacidades y los dones de cada uno; y forma, según la comprensión humanística, más allá de una competencia profesional encuadrada en una construcción sólida y en una correlación transparente de significados de vida”, pregona el centro
en su web.

…en entredicho
No es de extrañar, por tanto, que la UCV opte por prescindir de alguien que estuvo imputado en uno de los mayores escándalos de corrupción de la democracia, el caso Gürtel. El mismo Federico Lombardi, portavoz de la Santa Sede, se refirió ayer al asunto como
“ciertamente feo”.

El Bigotes también fue cesado de la Pontificia
Es cierto que Costa se libró de la imputación–
con mucha polémica y gracias a los favores del más que amigo de Camps-, pero su carácter “humanístico” ha quedado en entredicho por los informes policiales de la financiación ilegal del PP valenciano y por sus conversaciones con el supuesto cabecilla valenciano de la red, Álvaro Pérez El Bigotes, quien, por cierto, también impartía clases en otra universidad propiedad de los obispos: la Universidad Pontificia de Salamanca, de la que fue cesado cuando saltó el escándalo.

www.elplural.com 21.10.09

Unidos a toda Costa

La madre de Juan y Ricardo Costa ejerce de gurú político de la familia - Fabra auspició la carrera de los hermanos, del que ahora se han distanciado

El lugar donde los Costa se reunieron el lunes 12 de octubre, la víspera de que el PP valenciano debatiera la destitución de su secretario general, Ricardo Costa, fue la casa materna, en Castellón. María Dolores Climent, ejercía así, una vez más, su matriarcado, desde el mismo lugar en el que sus hijos comenzaron a beber y comer política.
 

  • El 'clan Costa' llegó a situarse en la administración local, autonómica y central

  • Muchos en el partido no creen que éste sea el final político de ambos

  • Fabra mantiene con los hermanos una relación de conveniencia

  • Ricardo aprovechó la influencia de Juan para ganarse un puesto con Camps

En el clan Costa nunca hubo disidentes. Su vida ha girado en torno al PP. La única que se ha mantenido al margen de cargos públicos es Mariló, la mediana de los hermanos Juan y Ricardo. Pero tampoco ella hizo movimientos levógiros y lo más a la izquierda que se ha situado la familia fue con la candidatura del padre por Coalición Democrática, en 1979. Al margen de este desliz, los años en el clan se dividen entre los que han estado en la oposición y los muchos que han ocupado en distintos Gobiernos.

El momento cumbre llegó en 1996. Juan Costa Galindo era delegado de Hacienda en Castellón; la madre, Marisa Ribes, concejal en el Ayuntamiento de la misma ciudad; Juan Costa Climent, secretario de Estado de Hacienda; y Ricardo, el diputado autonómico más joven de las Cortes valencianas. Un mismo apellido en todas las Administraciones.

Ahora, una sombra se cierne sobre lo más destacado del clan Costa. Juan cayó en desgracia cuando se postuló como alternativa al actual presidente del PP, Mariano Rajoy, y Ricardo es, de momento, la única víctima política de la rama valenciana del caso Gürtel. Pero son muchos los que piensan que éste no es su final.

La madre de los Costa "hace campaña todos los días", tal como reconocen sus propios hijos, en quienes caló esa manera de entender la vida. Juan Costa (1965) empezó en 1993 su meteórica carrera. Tres años después ya era secretario de Estado de Hacienda y, en 2003, fue Ministro de Ciencia y Tecnología. Tras su paso por el Fondo Monetario Internacional, al que llegó de la mano de su mentor, Rodrigo Rato, Rajoy le encomendó coordinar el programa electoral y dejó un sueldo de cerca de un millón de euros en Ernst&Young para volver a la palestra. Ahora es diputado raso.

Ricardo nació en 1972, con el hándicap de crecer bajo la sombra de Juan y ser testigo del incondicional apoyo de sus progenitores al mayor de la familia. Se fue haciendo hueco desde Nuevas Generaciones, y en 1995 ya era diputado autonómico. Entonces, decidió aprovecharse de la condición que durante años le había sometido. A través de la influencia que su hermano tenía en Madrid, se granjeó la amistad del entonces presidente de la Generalitat, Eduardo Zaplana. Y, años después, fue esa misma condición por la que se le acercó Francisco Camps, que había de lograr el apoyo de Génova para hacerse cargo del partido en Valencia.

La relación de la familia Costa con el presidente del PP de Castellón, Carlos Fabra, procede de la amistad de éste con el progenitor. Esta unión, a la que se sumó el activismo político de la matriarca, situó a los hijos, Juan y Ricardo, en una buena catapulta para acceder a cargos públicos.

Carlos Fabra fue quien dio salida a la carrera política de ambos pero, una vez en Madrid, Juan Costa empezó a volar solo y a aprender a situarse dentro del partido y de los órganos del Gobierno, mucho más allá de donde podían llegar los largos tentáculos de Fabra. En cualquier caso, éste nunca ha perdido la oportunidad de aprovechar la situación del mayor de los hermanos como alarde de poder.

El menor, Ricardo, entendió que poco o nada podía hacer en Castellón, con el todopoderoso Fabra dominando el partido. Aunque también puso tierra de por medio, siempre hubo de contar con el beneplácito de su presidente provincial, al que ambos respaldaron cuando comenzaron a caerle las imputaciones ante la posible comisión de varios presuntos delitos contra la Administración Pública y fraude fiscal.

Pero la distancia derritió el cariño y la relación entre Carlos Fabra y Juan Costa, mantenida por conveniencia, acabó rompiéndose por una cuestión personal en la que fue protagonista la mayor de las hijas de Fabra, Andrea, hoy diputada y casada con el consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Juan José Güemes.

Las diferencias entre Fabra y Ricardo también se incrementaron hasta el punto de que, hace poco más de un año, el presidente del PP de Castellón pidió su cabeza por la "actitud" del secretario general del PPCV, según plasmó en una carta, firmada por varios dirigentes y representantes del PP de la provincia, que entregó al propio Francisco Camps.

Pese a todo, unos y otros no han dejado de soltarse piropos, aunque siempre desde un punto de vista interesado, ya que, al fin y al cabo, unos y otros miran hacia la esfera más alta del partido y confluyen en la posibilidad del relevo de Mariano Rajoy. Los Costa, por la afrenta hacia el pequeño y los deseos del mayor de seguir su carrera política. Fabra, por posicionar a su hija y su yerno en lo más alto del PP, junto a Esperanza Aguirre, a favor de quien ya desafió el apoyo incondicional de todo el PP valenciano hacia Rajoy. Pero Fabra sólo está con los que ganan y el amago en favor de Aguirre sólo duró el tiempo en el que planeó, públicamente, la opción del asalto a la cúpula del PP. Al igual que sólo plantea dudas sobre Camps ante su fragilidad. Igual que un día era de Zaplana y al día siguiente fue de Camps. Porque Carlos Fabra lo tiene claro: Madrid necesita a Valencia y Valencia a Castellón. Tanto para el control del partido, como para acceder al Gobierno.

La vida política de los hermanos Costa se ha cruzado dos veces en poco más de un año. La primera, cuando Juan flirteó con presentar una candidatura alternativa a la de Mariano Rajoy y Ricardo le negó su aval manteniendo la tesis oficialista de su presidente, Francisco Camps. No hubo fraternidad que valiera.

La segunda, cuando Camps condenó a Ricardo por sus vinculaciones con el caso Gürtel y Juan salió en su defensa, exigiendo explicaciones a la dirección nacional. Ricardo alegó que cuando accedió a la secretaría general del partido en la Comunidad Valenciana ya existía la relación con las empresas de la trama corrupta ahora investigadas y que nunca recibió la orden de dejar de contratar con el grupo de Correa. Y eso que conocía bien a quienes tomaron el relevo de las firmas de Correa para organizar los actos y eventos del PP nacional. Rajoy optó por Free Handicap, la firma Elena Sánchez, que en 2005 se convirtió en su cuñada, mujer de Juan.

No todos piensan que, en este segundo caso, fueran los lazos de sangre los que movieran el apoyo fraterno, sino que Juan vio la posibilidad de que Rajoy saliera tocado del envite del PP valenciano y que realmente utilizó, con Ricardo, su última carta para asaltar la dirección del partido.

Ahora, los Costa esperan. La sombra parece pasajera y que estará presente durante el tiempo que dure la recomposición hasta volver a saltar a la palestra, en cuanto la oportunidad se presente nítida. A buen seguro, contará con el beneplácito de la matriarca porque "esto no se ha acabado", tal como dijo uno de ellos en un corrillo esta misma semana.

www.elpais.es 18.10.09

RAJOY EXIME A CAMPS DE LA EXIGENCIA POLÍTICA QUE JUSTIFICA EL CESE DE COSTA 

El presidente del PP, Mariano Rajoy, considera que el partido ya ha tomado todas las medidas posibles con la destitución de Ricardo Costa de sus funciones y ha asegurado que mantiene su confianza en Francisco Camps. "El caso está archivado, no hay ningún elemento nuevo que le afecte ni ningún elemento que le haga ser cesado", ha afirmado el líder del PP. Sobre Costa, Rajoy ha defendido su honradez y ha asegurado que el cese se debe únicamente a que a un secretario general hay que pedirle un "plus de exigencia" porque su responsabilidad es mayor que la de un militante de base. 

"Camps no me ha mentido, mantengo en Camps el mismo nivel de confianza que en los años que he sido presidente del partido. Mi voluntad es que sea presidente y vuelva a ser candidato a la Generalitat", ha añadido Rajoy. "Una vez archivado el caso que afectaba a Camps y después de que la fiscalía ocultara datos no hay elemento nuevo que ponga en duda que Camps debe seguir". 

Tras la intervención de la dirección nacional del PP para apartar a Costa, varios dirigentes populares manifestaron su malestar con Camps por llevar al partido a una situación absurda y fuentes marianistas aseguraban que Rajoy se encontraba muy molesto con el presiente valenciano, quien ya no tiene el cortafuegos del que fue su número dos. Costa condicionó el pasado martes su renuncia a que se investigara su gestión, pero finalmente el partido se limitará a escucharle en el comité de derechos y libertades. Con su intervención de hoy, Rajoy ha respaldado a Camps y le ha liberado de cualquier responsabilidad política por el cese del ya ex secretario general del PP valenciano. 

Preguntado por si considera que ha manejado bien los tiempos de la crisis, Rajoy ha argumentado que ha actuado con "prudencia y sin precipitación". "No me he dejado llevar por las presiones de nadie, he tomado las decisiones en los tiempos que a mí me parecen oportunos, he procurado no ser arbitrario ni injusto, he actuado siempre por el interés general del partido. Tengo que hacer política con responsabilidad y otros pueden hacerla sin responsabilidad, todo es discutible pero estoy convencido de lo que hice bien", ha indicado. 

Lejos de plantear más medidas contundentes para atajar la crisis abierta, Rajoy ha dibujado las nuevas líneas de actuación del partido para intentar prevenir la corrupción. "Los ciudadanos pueden tener la tranquilidad que no voy a consentir en el PP conductas que puedan avergonzar a militantes del partido sean o no sancionables desde un punto de vista penal. Creo en la ejemplaridad de la vida pública, debemos ser ejemplares en la ejecutoria". El líder popular ha anunciado que propondrá un "código de nuevas prácticas" para mejorar la transparencia. "La auténtica imagen del PP no es la de unos pocos que no han sabido estar a la altura de las circunstancias y de las siglas. Todas nuestras cuentas son legales. No existe la menor sospecha, pero queremos mejorar la transparencia de nuestra gestión". 

Una vez que ha dejado claro que no habría más medidas, Rajoy ha vuelto a recurrir a la teoría de la persecución "No hay trama organizada en el seno del PP, estamos ante una trama externa". "Ha habido interferencia políticas, la más clara las instrucciones de la vicepresidenta desde Costa Rica al fiscal general del Estado. Hemos conocido con más escándalo el intento de la fiscalía de eliminar del sumario las grabaciones que demostraban la inocencia de Camps. Se ha querido dañar al PP y a militantes que se han visto sometidos a escándalo público sin figurar como imputados". 

Una hora antes de la comparecencia de Rajoy, Camps ha evitado polemizar sobre la destitución de Ricardo Costa impuesta desde Génova. "El PP ha actuado en la línea que correspondía, en perfecta coordinación en todas las instancias autonómica y nacional", ha asegurado antes de asistir a la presentación del Plan de Instalaciones Aeronáuticas de la Comunidad Valenciana. Preguntado por qué hay personas que le ven fuera del Gobierno, Camps ha eludido dar explicaciones y ha dejado la responsabilidad en Rajoy antes de que este rompiera su silencio ante los medios de comunicación. "Me remito a lo que dentro de muy poquito el presidente nacional del partido dirá en una rueda de prensa", ha asegurado el presidente de la Generalitat. 

El vicesecretario de Comunicación del PP, Esteban González Pons, ha negado que entre Rajoy y Camps haya malestar por la gestión de la crisis del presidente de la Generalitat. "Hay más que confianza, hay amistad y es muy difícil que se rompa. Se han ayudado en momentos difíciles y se han dado auxilio. Se equivocan quienes crean que puede haber quiebra", ha señalado el portavoz del PP, pese a que fuentes marianistas reconocen que el presidente del partido está muy molesto con Camps. 

González Pons ha justificado la destitución de Costa de todas sus funciones por la presión de la prensa. "Hay que atender al clamor de los medios de comunicación de que el partido tenía que asumir una responsabilidad. Es normal que el secretario general lo asuma", ha asegurado en una entrevista en Telecinco. Para González Pons, Costa no podía seguir en su cargo porque "muchos militantes no se veían representados", ante las noticias publicadas que le implican directamente con la trama corrupta. 

El portavoz popular ha dejado la puerta abierta a que Costa vuelva a desempeñar sus funciones. "Todas las noticias están por confirmar. Lo normal es que al conocerse esas noticias tenga que poner su cargo a disposición del partido. Es normal que ceda temporalmente su puesto o ceda su puesto hasta que se aclare la situación", ha subrayado. 

"Su responsabilidad política está cumplida. Costa puede volver a ser lo que él quiera con el paso del tiempo. No tiene ningún límite, no tiene ninguna sanción, el tiempo irá diciendo", ha insistido Pons. En esa línea, el nuevo portavoz del PP en Las Cortes Valencianas, Rafael Maluenda ha manifestado que "si las cosas salen bien", no tendrá "ningún inconveniente" en volver a ser portavoz adjunto para que Costa pueda asumir de nuevo la portavocía del grupo parlamentario. 

Maluenda ha asegurado que su nombramiento ha sido una decisión del grupo parlamentario y que ha llegado al cargo "por la gentileza o la colaboración del propio" Costa de dejar sus funciones a disposición del PP mientras se le investiga. "Estoy convencido de que el tiempo demostrará las realidades y cada uno estará en su sitio", ha aseverado Maluenda, quien desconoce cuál será la duración de su mandato, aunque en principio, ha dicho, la "renuncia" de Costa es hasta que "finalice la investigación". 

Sobre la exigencia primera de Costa, antes de que se impusiera la orden de destituirle desde Génova, de crear una comisión de investigación para ceder en sus funciones, Pons ha negado que vaya a abrirse. "No vamos a hacer una investigación interna. Costa ha pedido comparecer ante el Comité de Derechos y Garantías. Pero Costa es honrado", según el portavoz popular, que ha insistido en que la razón del cese es que "los militantes están alarmados por lo que sale en los periódicos y piden responsabilidades". Pons se ha remontado a situaciones pasadas del Gobierno del PSOE para hacer un paralelismo con el cese de Costa: "Es normal que el secretario general asuma responsabilidades. Antonio Asunción no tenía las llaves de la celda de Roldán pero tuvo que asumir la dimisión cuando era ministro del Interior". 

(www.elpais.com, 15/10/09) 

RAJOY CONGELA SU RELACIÓN CON CAMPS Y FULMINA A COSTA 

Hay quien define la situación de forma muy gráfica. "Es como cuando te ponen los cuernos... Tú puedes perdonar, pero no olvidas. Y a Mariano Rajoy no se le olvida nada", cuentan quienes le conocen. En la campaña de las europeas, Rajoy se presentó en la Plaza de Toros de Valencia para demostrar su lealtad a Francisco Camps. "Siempre estaré a tu lado, delante o detrás", dijo respaldándole ante el caso Gürtel. Cuatro meses más tarde, ha sometido a Camps y la relación es más que tensa. 

La grieta entre el PP nacional y el valenciano se ensancha día a día. Y más desde que ayer Rajoy decidió dar, por una vez, un puñetazo encima de la mesa e imponer al presidente de la Generalitat el cese de su mano derecha, Ricardo Costa. El líder conservador no lo quería ver ni como secretario general ni como portavoz en las Cortes autonómicas, y menos después del ridículo que había hecho el día anterior su partido con un cruce de comunicados sin precedentes, en el que la dirección nacional daba por destituido a Costa de todos sus cargos y la valenciana desmentía esa versión. 

María Dolores de Cospedal fue la encargada de transmitir el enfado de la cúpula. La secretaria general dijo a primera hora de la mañana en la Cope que si Costa se sentaba en su escaño parlamentario y se "encastillaba", se pondrían de inmediato en marcha "unos procedimientos disciplinarios". El coordinador de Presidencia del PP, Jorge Moragas, advertía que "mantener un pulso" con Rajoy era "físicamente imposible" para un secretario regional. Según algunos dirigentes del PP, ya para entonces Rajoy le habría dado a Camps un ultimátum: si Costa seguía resistiéndose, él se encargaría de suspenderle de militancia. 

En el PP creen que los acontecimientos de los últimos días han deteriorado "bastante" la amistad entre Rajoy y Camps. Algunos colaboradores dicen que su jefe de filas ha asistido a todo este "espectáculo chulesco" entre "atónito" y "decepcionado". Varios asistentes a la la reunión del Comité Ejecutivo valenciano del martes confirmaron a la dirección del PP nacional que Camps "les engañó claramente", cuando les dijo que había pedido a Costa que abandonara.  

Así que a Rajoy le quedaban dos opciones: "O cargarse a Camps o desautorizarlo haciendo realidad lo que no había ocurrido". "Optó por los hechos consumados", explican. Para quienes observan la situación desde fuera está claro que el presidente del PP "sabe ahora muy bien hasta dónde se puede fiar de Camps". Y creen que es una señal que ahora la dirección hable "a menudo" con los presidentes provinciales, cuando antes "todo" lo trataba con Camps.  

A pesar de todo lo ocurrido, los que rodean a Rajoy tratan de apaciguar este desencuentro. Hay quien recuerda que el jefe de la oposición le debe mucho al presidente de la Generalitat por su apoyo tras la derrota en las generales de 2008. Y también quien incide en que dada la falta de conexión con Madrid, Rajoy no se puede permitir el lujo de perder el respaldo valenciano. 

En las filas conservadoras se vivía ayer todo con preocupación. Había quien calificaba lo acontecido de "veneno" para el futuro del partido y quien se quejaba de que se había actuado "tarde". Con la cabeza de Costa sobre la mesa, algunos se daban por satisfechos, pero otros reconocían que "el problema" no estaba "resuelto". 

Creen que ahora el tiro se desvía directamente hacia Camps, quien ya no tiene ningún " blindaje" y está "en manos de Costa". Varios diputados creen que "los hermanos Costa se vengarán". Piensan que, como ahora Ricardo ha perdido su poder en la Comunidad Valenciana y Juan se mantiene en un segundo plano desde que rivalizó con Rajoy por la Presidencia del partido, ya "no tienen nada que perder". Pero desde su círculo dicen que no es "el estilo" de ninguno de los dos. Y que Costa, a pesar de estar "realmente dolido emocionalmente", sólo piensa en descansar y ver qué hace con su vida. 

Por lo visto, no le aguarda ningún futuro dentro del PP. Cospedal se mostró ayer tajante. Mientras los suyos seguían confiando en que fuese una salida "temporal", ella decía que veía "imposible" que Costa fuese restituido en sus cargos y le recriminó que hubiese utilizado "los medios de comunicación en contra de los intereses del partido". 

En la cúpula del PP creen que es importante adoptar decisiones ejemplares ante asuntos "éticamente inadmisibles". Pero algunos opinan que es igual de reprobable la conversación en la que Camps llamaba a Álvaro Pérez, El Bigotes, "amiguito del alma" y no se hizo nada. 

Ahora todos los ojos están puestos en Camps y dentro del partido no se descarta que le impute el Supremo o nuevas filtraciones que le pongan contra las cuerdas. Se duda de que llegue vivo a las elecciones de 2011. Si las cosas se tuercen, el PPCV piensa en Gerardo Camps como recambio. El PP nacional, en Rita Barberá, alcaldesa de Valencia. 

En la formación regional están nerviosos y muchos temen una "descomposición". Y los zaplanistas mueven ficha. Uno de sus representantes, José Joaquín Ripoll, presidente de la Diputación de Alicante, pidió ayer un gabinete de crisis porque con el caso Gürtel su partido tiene "un problema" y cuanto más tarde en resolverlo "más grande será".  

En plena campaña de las europeas, Mariano Rajoy muestra su respaldo a Francisco Camps. “Creo en ti, en lo que haces, te he visto actuar muchas veces, la inmensa mayoría de los españoles creen en ti… Y yo siempre estaré detrás de ti, delante o al lado, me es igual. Pero quiero que lo oigan todos”.  

Tras la victoria de las europeas, Rajoy vuelve a Valencia para agradecer el apoyo popular. “Gracias por estar aquí. Esto yo no lo voy a olvidar”, señaló emotivo. Francisco Camps, crecido por el resultado, describió el 7-J como el “desembarco de Normandía” que precederá la toma de la Moncloa. Rajoy acusa al PSOE de actuar “con crueldad infinita”. Camps le da las gracias: “La amistad es inmutable al tiempo, a la distancia y a las circunstancias”.  

(www.publico.es, 15/10/09) 

ESPERPENTO EN LAS CORTS Y LLANTO DEL EX ´NÚMERO DOS´ 

A las diez de la mañana, ante la puerta principal de las Corts, un grupo de ecologistas, disfrazados de pájaro, teatralizaba la muerte de las aves mediante el "parany" (un método de caza basado en la trampa, el engaño), mientras varias decenas de personas los increpaban. Todo un augurio. Los periodistas aguardaban a Costa y a Camps, pero éstos -otro ardid- accedieron al edificio por una calle cerrada por las obras.  

A esa hora, en la Sala Vinatea se concentraban diputados y consellers, a la espera de Costa. "Estamos en rebeldía ante Génova", confesaban varios parlamentarios, pensando que el ex "número" dos iba a ocupar su puesto de portavoz. No fue así. Costa ya estaba en el grupo recibiendo de Camps el certificado de defunción política. A las 10 y 25 minutos, los diputados abandonaron la Sala. "¡Al grupo, que vayamos al grupo!", decían, en referencia a los despachos del PP en el Palacio de Trénor, que está conectado con el de las Corts. En fila india, diputados y miembros del Consell peregrinaron, ante la mirada atónita de los periodistas, hacia el grupo.  

Al llegar al pasillo de acceso al Palacio de Trénor, el personal del grupo popular impidió el acceso a los periodistas, con el argumento de que todos no cabrían en las dependencias del PP. La presidenta, Milagrosa Martínez, se cruzó con el portavoz socialista, Ángel Luna, al que explicó que el pleno se retrasaría. ¿Cuánto? "Un café". Eran ya las 10:30 horas, hora prevista de inicio. La sesión no se iniciaría hasta las 10:55. En la reunión, Costa rompió a llorar al oír de Camps el relevo. No dejó de hacerlo durante la breve reunión. Y eso que el presidente todavía le "vendía", contra toda evidencia, que el cese es "temporal". 

A la salida de las Corts, el jefe del Consell habló a los periodistas sin dejar de caminar hacia el coche oficial. "Ahora, a seguir con nuestra tarea al servicio de los valencianos", dijo. Ante las preguntas, respondió: "Son ustedes muy amables y muy agradables, gracias", y se metió en el vehículo. Un diputado del PP aún sacaba fuerzas para una amarga ironía: "Íbamos a debatir sobre el 'parany' -una propuesta firmada, curiosamente, por Costa- y, qué cosas, el primer 'pardalet' que cae es él. C 

(www.levante-emv.com, 15/10/09) 

RAJOY Y CAMPS ECHAN A COSTA CON UNA RESOLUCIÓN INEXISTENTE 

El de ayer fue un día de los que marcarán a Rajoy y el paradigma de su peculiar impronta política: diletante en el manejo de los tiempos, impermeable en la enigmática resolución de los problemas y virulento -especialmente esta vez- en su desenlace.  

Un desenlace, el del relevo de Ricardo Costa en la Secretaría General del partido en la Comunidad Valenciana y en la portavocía del Grupo Popular en las Cortes regionales, con el que el presidente del PP veía restaurada su autoridad, pero por el que su formación pagaba un elevado precio político: el de pasar por alto la inexistente resolución del Comité Ejecutivo regional, preceptiva según los Estatutos.  

Rajoy renunció así a la alternativa -abortada el pasado viernes- de abrir a Costa un expediente disciplinario desde Génova -lo que le habría supuesto dar explicaciones sobre el relevo- y optó por avalar la versión de Camps de que destituía a Costa en cumplimiento del acuerdo del Comité Ejecutivo.  

Y es que, al cabo de dos semanas de sordo forcejeo con el barón valenciano para que hiciera dimitir a Costa; al cabo de unas horas de infarto, anteanoche, en las que la inacción de Camps comprometió públicamente su autoridad en todo el partido, el presidente del PP optó por imponerse y forzar directamente la destitución del secretario general valenciano.

Lo hizo la misma noche en que Ricardo Costa anunciaba que seguía siendo secretario general y portavoz parlamentario. Primero, con una nota en el que le dio por destituido en los dos cargos, apoyándose en lo que el propio Camps le había «comunicado», y contradiciendo lo que el partido en la Comunidad Valenciana esgrimía en su correspondiente nota: que Costa seguía siendo portavoz popular en las Cortes.  

Lo hizo, aún más, a través de su número dos, María Dolores de Cospedal, a la que envió primero a Telemadrid, y al día siguiente a la Cope, para, en el primer caso, afirmar «tajantemente» que Costa «ha sido destituido de todas sus funciones»; y advertir, ya de manera explícita ayer, de sanciones disciplinarias si aquél ejercía esa mañana de portavoz.  

No había hablado aún De Cospedal con Camps en la mañana de ayer cuando lanzó su reto a micrófono abierto: «En el partido hay unos procedimientos disciplinarios que se aplicarían inmediatamente».  

La advertencia de De Cospedal surtió pleno efecto, no tanto en Costa -que ayer insistió en negar que él se «aferre» a ningún cargo-, como en un Camps que, según fuentes de la dirección nacional, ayer se encontraba «abatido» por una situación que él juzgaba «inmerecida» y que se le había ido de las manos.  

Pero también a Génova se le había ido de las manos la gestión de la crisis. Y es que, una vez cobrada la pieza -el propio Costa- Rajoy se empeñó en disimular el tiro. Volviendo a encogerse de hombros, como hacía cuando exhortaba públicamente a Camps a actuar -sin concretar las medidas- frente a las revelaciones del caso Gürtel, el presidente del PP impuso también ayer el mensaje de que fue Camps quien gestionó el cese y que Génova sólo había tomado buena nota.  

Así, el argumento oficial, ayer, fue que con la destitución de Costa en los dos cargos no hacía sino cumplirse el acuerdo del Comité Ejecutivo regional de la víspera, tal como lo había remitido su presidente. Y ésas fueron también ayer las palabras del propio Camps, pese a los desmentidos de los presidentes provinciales y de una tribu de participantes que lo tildaban de mentiroso, vislumbrando con ello su debilidad interna.  

Oficiosamente, sin embargo, se interpretaba el empeño argumental de Rajoy en la necesidad -tras haberle puesto en evidencia- de salvar la cara a Camps en su peor momento. Se trataba de cumplir la exigencia del artículo 41.1 J) de los Estatutos, por el que compete al presidente del partido (nacional o regional) «proponer al Comité Ejecutivo el relevo de los cargos y funciones de cualquiera de los miembros, así como su sustitución de entre los miembros de dicho comité».

Lo cierto, según las fuentes consultadas, es que Génova disponía de otro instrumento para destituir directamente a Costa, a través del Comité Nacional de Derechos y Garantías, al que el artículo 49 de los citados Estatutos le confiere «competencia irrenunciable e indelegable sobre todos los afiliados» y «exclusiva, sobre los que pertenezcan [como Costa] a cualquier órgano nacional del partido».  

De hecho, ésta era la decisión que Cospedal y el presidente del comité habían concretado respecto de Costa, el pasado viernes, en Génova. Pese a que oficialmente se negó tal reunión, las fuentes consultadas aseguran que el acuerdo, finalmente postergado por Camps a la reunión del martes siguiente, adelantaba una posible falta muy grave del secretario general de entre las contempladas en el artículo 11 de los Estatutos.  

Pero, confirmado por completo el relevo a través del pretendido acuerdo del Comité Ejecutivo regional, Génova ya no sólo descarta abrir expediente a Costa, sino que el Comité de Garantías sólo le llamará para «escucharle». Las fuentes consultadas basan el relevo en sus «inapropiadas» conversaciones telefónicas reveladas por el sumario, y también en los mensajes indirectamente lanzados a los medios de comunicación contra otros dirigentes, como Vicente Rambla. Pero Génova descarta, de momento, dar públicas explicaciones. 

Las dos vías para el cese

>Artículo 41.1.J de los Estatutos. Compete al presidente del partido «proponer al Comité Ejecutivo el relevo de los cargos y funciones de cualquiera de los miembros de dicho comité».

>Artículo 49. 1. «El Comité Nacional de Derechos y Garantías tiene competencia genérica sobre todos los afiliados sin exclusión alguna, y exclusiva sobre aquellos que ostenten condición de diputados del Congreso, Senado, Parlamento Europeo, o pertenezcan a cualquier órgano nacional del partido». «Su competencia es irrenunciable e indelegable, y la podrá recabar en cualquier momento por circunstancias especiales que así se consideren». 

(www.elmundo.es, 15/10/09) 

«TRISTEZA» Y «VERGÜENZA» POR UNA «SUSPENSIÓN» INESPERADA 

Los detalles del ajusticiamiento político de Ricardo Costa dan buena prueba de cómo Gürtel está perturbando al PP valenciano, sus relaciones con Génova, la actividad de instituciones principales como el Parlamento autonómico y el equilibrio de poderes sobre el que Camps ha apuntalado su liderazgo.  

Lo de menos es que la atención de los periodistas se trasladara ayer del hemiciclo a los pasillos de las Cortes Valencianas a causa del sorpresivo cese de Costa, o que el Pleno comenzara con media hora de retraso porque el PP estaba parcheando sus problemas con la «suspensión temporal» de su portavoz parlamentario y secretario general, y la designación digital de los diputados Rafael Maluenda y César Augusto Asencio como sustitutos.  

Lo significativo fue el estado de conmoción que se apoderó de los populares por el modo irregular en que el presidente de la Generalitat llevó a cabo la defenestración de quien ha sido su principal cortafuego desde que «todo el lío éste» -que dice Camps- le estalló al PP en las narices hace siete meses.  

«Tristeza», «bochorno», «indignación» y «vergüenza» fueron las palabras más repetidas ayer en los corrillos populares; palabras que unieron bajo un mismo palio de frustración y rabia a fabristas, ripollistas y no pocos campsistas.  

En primer lugar, porque nadie se lo esperaba. Ni el propio Costa, que se hundió tras conocer su destitución, ni sus obligados sustitutos, ni más de un conseller, ni acaso el propio Camps; aunque éste es un extremo -el grado de inocencia o «culpa» del presidente- sobre el que algunos diputados discrepaban.  

Cabe reparar en que minutos antes de ser nombrado nuevo portavoz del grupo, Maluenda insistía en que el Comité Ejecutivo regional -«elegido en un congreso y órgano soberano», recordó- había ratificado la confianza en Costa.  

En cualquier caso, si el modo en que la dirección regional había gestionado su pulso con Rajoy -mediante una Ejecutiva precocinada en la que sólo pudieron hablar Camps y Costa- molestó a los barones provinciales, la forma en que Camps-Génova forzaron su salida unas horas más tarde no ha hecho más que aumentar varios grados ese malestar generalizado.  

Camps cruzó el zaguán trasero de las Cortes hacia las 10.00 horas y minutos más tarde lo hizo Ricardo Costa. Tras un encuentro brevísimo entre ambos, convocaron a los diputados para la reunión de grupo en el despacho de Costa, en lugar de en la sala donde suelen celebrar estas reuniones, más amplia y vulnerable a los informadores. Seguidos por una nube de periodistas, y tras un paseo por la Cámara que algunos diputados calificaron de «humillante», sus señorías del PP se agolparon como pudieron en el despacho del aún portavoz, donde les aguardaba el presidente en solitario. Costa se había ausentado mientras iban llegando sus compañeros. El propio Camps salió del despacho y volvió con él. Según varios testigos, «el aire se podía cortar con un cuchillo».

En una breve intervención, Camps dijo que aquello era «muy duro y muy triste», pero que el portavoz iba a ser sustituido «temporalmente». En ese momento, Ricardo Costa rompió a llorar y el presidente ratificó su confianza en él, diciendo que le debía en buena medida «haber llegado a presidente». No obstante, presentó su sustitución como una «continuación» de la resolución adoptada la víspera por la dirección regional y animó a los diputados a hablar, «que luego dicen que no dejo».  

Nadie se atrevió a mover los labios, a excepción del propio Costa: «Ya vale, presidente, ya vale». Casi todos los diputados se acercaron a abrazar y consolar a su compañero antes de iniciar un «durísimo regreso» al hemiciclo. Media hora más tarde, mientras los periodistas aguardaban a los protagonistas del día en la puerta de salida, los diputados del PP se enteraban de que Asencio ocuparía «las funciones de coordinación» propias del secretario general. Muchos conocieron el relevo después que los periodistas, lo que abundó en su impotencia.  

«Ya está»

Al salir, Camps insistió en ahormar la resolución del Comité Ejecutivo Regional de la víspera -que garantizaba la continuidad de Costa- a su cese sumarial de ayer: «Ya está», dijo. «Como ya se acordó ayer, el Partido Popular ha tomado las decisiones en relación a lo que se propuso por unanimidad». Costa se despidió subrayando que su gestión ha sido «correcta». «No es una cuestión de aferrarme a ningún cargo ni a ninguna posición», concluyó. Sus compañeros de escaño regurgitaron la rabia y la impotencia en los pasillos de las Cortes junto a los periodistas. «Ya está», repetían. 

(www.elmundo.es, 15/10/09) 

TORMENTA DE DECLARACIONES  

>Barberá, preocupada por la imagen. La alcaldesa de Valencia se mostró ayer preocupada por la imagen dada por el PP tras la destitución de Costa y pidió a los suyos un esfuerzo para recuperar el «orgullo» de militar en el partido. «No sé si hemos dado una buena imagen o no», lamentó Barberá, que reconoció que cuando uno está en política sabe que estas cosas pueden pasar.  

>Fabra contradice a Cospedal . El hombre fuerte del PP en Castellón, la provincia de los Costa, contestó ayer a la 'número dos' del PP nacional, María Dolores de Cospedal, que «es posible» la restitución de Ricardo Costa en su cargo. El presidente provincial señaló que el joven político es un «gran valor del partido», por lo que aseguró que «no se le dejará de lado».  

>La madre de Costa defiende su «honor». «No debían haber pedido su cese», aseveró la madre de Ricardo Costa, María Dolores Climent, a EL MUNDO. La que fuera concejal del PP en Castellón indicó que va a defender la «honorabilidad». «No estoy dispuesta a que se manche su imagen. Él organizaba lo que le pedían», aseveró.  

>Ripoll dice que las cosas no funcionan. El presidente del PP de Alicante indicó que las cosas no funcionan. «Si uno ve las portadas de los periódicos, lo que sabe es que no sabe nada; incluso los que estuvimos en ese comité no tenemos muy claro lo que pasó», dijo. Ripoll fue contundente: «no se afrontan los problemas con determinación».  

>Arenas aplaude a Camps. El vicesecretario de Política Municipal del PP, Javier Arenas, señaló ayer que el presidente de la Comunidad «ha resuelto bien un asunto complejo» al tiempo que apuntillaba que el jefe del 'Consell' cuenta con el total respaldo de la dirección nacional. «Lo importante», matizó, es que el asunto «se ha resuelto».  

(www.elmundo.es, 15/10/09) 

COSTA A CAMPS: "YA ESTÁ BIEN, PRESIDENTE" 

Francisco Camps, según los que le conocen, es un hombre que vive en un plano muy distinto al de la realidad que aprecian los demás a simple vista. Tanto que es capaz de decir, y forzar a su siempre fiel Canal 9 a que le siga, que en la reunión en el parador de Alarcón con Mariano Rajoy la semana pasada sólo se habló de una dimisión: la de José Luis Rodríguez Zapatero. 

La obsesión de Camps por difuminar la realidad hasta que coincida con sus deseos le ha llevado en la última semana, la más dura desde que lidera el PP valenciano, a engañar a todos, pero en especial a su número dos, Ricardo Costa, y a su presidente, Mariano Rajoy, en una huida hacia adelante que estalló definitivamente. 

Todo arrancó el jueves pasado. Camps creía que podía dejar pasar los días sin más. Incluso le había asegurado a Costa, con el que hablaba hasta 10 veces diarias, que Rajoy nunca le pidió su cabeza. En su afán por crear ese mundo paralelo, Camps llegó a decirle a Costa: "Para tu tranquilidad: si te vas tú, me voy yo". 

Pero el jueves todo se complicó. Mientras Rajoy seguía esperando a que su amigo Camps destituyera a Costa, y recibía críticas por su inacción, Esperanza Aguirre se adelantó. A media tarde expulsó del Grupo Popular a sus tres diputados imputados. Y Génova ardió. Rajoy quedaba de nuevo desairado por su gran rival. 

La presión a Camps se hizo más intensa. Y éste llamó a Costa, de noche. Por primera vez pronunció la palabra "dimisión", pero ni siquiera se la pidió expresamente. Simplemente se lo dijo como reflexión. Costa contestó que no dimitiría, que no había hecho nada, que le cesaran si querían. Le contó a su jefe que estaba destrozado, que quería irse de puente. "Vete tranquilo", le dijo aquél. 

El viernes, el presidente siguió engañando. A Génova -sede nacional del PP- le contó que ya había pedido la dimisión, a Costa que no se preocupara. Hasta que Rajoy ordenó un ultimátum. Génova amenazó con expulsar a Costa desde Madrid, y para evitar la humillación Camps le llamó a León, donde estaba ya de puente. "Yo no quiero, pero Génova me exige tu cese", le dijo. Y siguió llamando, una y otra vez, a Costa y a Rajoy para tratar de que nadie se enfadara con él, su gran obsesión. 

Costa rechazó dimitir y Camps intentó ganar tiempo. No le cesó, como le pedía Génova. Convocó el martes una reunión para cesarle "temporalmente". "Estoy muy preocupado por ti", le decía una y otra vez por teléfono. A partir de ese momento, Camps se puso manos a la obra para evitar lo que más temía: una reunión del Comité Ejecutivo en la que se viera finalmente que el Rey está desnudo, que ya no controla el partido, que su amistad con Álvaro Pérez, El Bigotes, y su empeño en no dar ninguna explicación -siempre mandaba a Costa a darlas- habían machacado su imagen. 

Camps pidió ayuda a Génova para controlar esa reunión -Dolores de Cospedal llamó a Carlos Fabra y al zaplanista José Joaquín Ripoll para pedirles calma- mientras pensaba en cómo contentar a Costa para evitar la ruptura. El martes, mientras su secretario general se defendía públicamente con un comunicado en el que recordaba que él llegó a la secretaría general cuando El Bigotes ya lo hacía todo en el PP -lo que apuntaba a Camps, que fue quien lo fichó-, el presidente volvía a llamarle para buscar un acuerdo y quedaba a comer con Fabra, el barón castellonense, imputado por varios delitos fiscales y de tráfico de influencias. 

Camps quería a toda costa evitar una votación. Sabía que la destitución de Costa podría contar con los votos en contra de los dirigentes de Castellón, liderados por Fabra, y que los zaplanistas de Alicante le dirían: "Si Costa se va por sus relaciones con El Bigotes, ¿por qué no se va también Camps, que era su "amiguito del alma?" Fabra estableció las condiciones de Costa. No habría dimisión, como quería Costa, y no se votaría nada, como quería Camps, ni hablaría nadie. El presidente no le dijo a Fabra que Costa debería dejar de ser portavoz. 

El truco funcionó. Pero sólo hasta que Rajoy se enteró. Camps le engañó. "Vamos a hacer un comunicado en el que le damos por cesado de los dos puestos", le dijo Rajoy. "Bueno", respondió Camps, ya fuera de juego. Costa redactó después un comunicado para desmentir a Génova, que supervisó Nuria Romeral, la jefa de prensa de Camps. 

Era demasiado. El cruce de llamadas fue durísimo, ya de madrugada. Camps seguía intentando aplacar a Costa. Federico Trillo hizo un último intento. Llamó a Juan Costa, que estaba con su hermano. "Pídele que dimita". "Este entuerto lo ha provocado Camps, debe resolverlo él", sentenció el ex ministro ratista. "Puedes conservar tu escaño de portavoz", ofrecía Camps, desesperado. 

Ayer, todo estaba hecho. Camps se fue a ver a Costa al Parlamento autonómico. Cospedal amenazaba con expulsarlo si seguía de portavoz. "Es temporal, volverás", insistía Camps, siempre en su mundo idílico. No quería aparecer, pero se vio forzado a explicárselo él a los 50 diputados. Los convocaron, apiñados, en el despacho de Costa. El presidente hizo una loa a su mano derecha, deshecho. "Y como me dicen que no dejo hablar, si alguien quiere hablar, que lo diga". El silencio fue terrible. "Ya está bien, presidente", cerró Costa, lloroso. La impostura ya no podía seguir más. 

(www.elpais.com, 15/10/09) 

CRONOLOGÍA DE UNA DESTITUCIÓN 

Viernes, día 9. El PP deja correr que la destitución de Costa es inminente. Se convoca el Comité Ejecutivo del PPCV para el martes. 

Martes, día 13. 13.00. Costa lee ante los medios una declaración exculpatoria y llena de advertencias, en la que condiciona su renuncia a que se investigue su gestión. 

- 19.00. Costa asegura que sigue siendo secretario general y que no está en cuestión su cargo de portavoz parlamentario. 

- 21.00. El PP nacional emite un comunicado diciendo que, según Camps, Costa ya no es ni secretario general ni portavoz. 

- 22.00. El PP valenciano insiste en la versión de Costa. 

- 23.00. Cospedal afirma "tajantemente" que Costa ha sido destituido de todos sus cargos. Costa insiste en su versión. 

Miércoles, día 14. 10.00. Camps se reúne con Costa y le comunica que se va a hacer lo que dice el PP nacional. 

- 11.00. El PP ya tiene nuevo secretario general y nuevo portavoz. Camps: "La decisión que tomamos ayer, ya está tomada". 

(www.elpais.com, 15/10/09) 

GÉNOVA OBLIGA A CAMPS A RELEVAR A COSTA COMO PORTAVOZ Y SECRETARIO GENERAL 

Después de intensas presiones de Génova, el presidente valenciano, Francisco Camps, ha decidido romper el pacto que había alcanzado ayer con Ricardo Costa y Carlos Fabra, que incluía que Costa seguía como portavoz en cualquier caso. Camps convocó a Costa en su despacho en las Cortes, donde se pudo ver a una Ana Michavila teóricamente destituida. La jefa del gabinete del presidente anunció su salida del cargo hace unas semanas pero aún continúa ocupándolo. Ana Michavila es hermana de José María Michavila, quien recientemente dejó su escaño por la relación de su despacho de abogados con la trama corrupta. 

Tras una conversación muy tensa, porque Camps había vendido una cosa a Génova y había pactado otra con Costa, que es la que se aprobó en el comité ejecutivo, Camps convocó a todos los diputados en el despacho de Costa, apiñados. 

El secretario general lloraba desconsoladamente. Camps defendió a Costa, dijo que era el presidente por gente como él, pero anunció que ya no sería portavoz, aunque insistió en que confiaba en que todo fuera temporal. "Y como la prensa dice que no dejo hablar a nadie, ¿alguien quiere hablar?", dijo Camps en medio de una gran tensión. "Presidente, ya está bien", le cortó Costa, destrozado. Camps se fue, y de nuevo esquivo a la prensa, a quien sólo acertó a decir: "Tal como acordamos ayer seguimos trabajando por todos los valencianos". El presidente de la Generalitat añadió: "Ya está, el PP ha tomado las decisiones en relación con lo que se propuso y que se aceptó por unanimidad". 

Camps ha sustituido también a Costa como secretario general del partido y ha designado al hasta ahora vicesecretario de Política Autonómica y Local, César Augusto Asencio. El PP valenciano anuncia esta medida en un comunicado y asegura que el cambio se produce hasta que se resuelva "la situación temporal" del hasta ahora secretario general del PPCV y "hasta la finalización del expediente de investigación abierto por la dirección nacional del PP" en relación con el caso Gürtel. 

Costa, que ayer salió desafiante del la reunión de la comisión ejecutiva regional del PP de la Comunidad Valenciana y anunció que esta mañana ocuparía su escaño de portavoz del grupo parlamentario en las Cortes, ha salido del Parlamento autonómico en torno a las 11.30 con otra actitud. "Ayer el comité ejecutivo aceptó un acuerdo que fue ratificar mi honradez y mi gestión y separarme temporalmente del cargo si se abría una comisión de investigación. Y eso es exactamente lo que ha pasado. He sido apartado temporalmente del cargo de portavoz y del cargo de portavoz parlamentario. Mi honradez no está en duda y no es cuestión de aferrarse a los cargos." 

Los periodistas han querido saber si la comisión de investigación se ha convocado ya, pero Costa se apresuró a subir al coche oficial al que, formalmente, tenía derecho hasta que esta mañana Camps ha comunicado su relevo al grupo parlamentario. 

La noticia ha surgido después de que el pulso abierto ayer entre el PP nacional y el valenciano a cuenta de la dimisión o no del secretario general de la formación regional, Ricardo Costa, subiera de intensidad a lo largo de la mañana Si el propio Costa aseguraba anoche, tras el comité regional que supuestamente iba a analizar su salida temporal de la cúpula del partido, que continúa como número dos y portavoz parlamentario del PP, hoy su homóloga a nivel nacional, María Dolores de Cospedal, ha negado la mayor y ha ido más lejos al afirmar que Costa nunca volverá a los órganos de dirección del partido. 

Cospedal, en una entrevista concedida a la Cope, ha insistido en que Costa "está cesado temporalmente" en todas sus funciones y ha asegurado que, en contra de lo que afirmó Costa anoche, hoy no puede asistir al Parlamento valenciano como portavoz del Grupo. Cospedal incluso ha llegado a amenazar a Costa: "Existen procesos disciplinarios en los estatutos" si incumple lo acordado ayer por el comité regional. 

La número dos del PP se ha mostrado muy enfadada y ha asegurado que no van permitir que "un secretario general autonómico decida lo que la dirección nacional tiene que hacer". Cospedal ha recordado a Costa que los puestos que ocupa no le pertenecen a él, sino al partido y ha sido tajante cuando le han preguntado por su futuro: Cuando alguien actúa en contra de los intereses de su partido y con publicidad, es imposible que vuelva". 

Sobre los motivos que han llevado a la dirección nacional del PP a exigir a Valencia la destitución de Costa, Cospedal ha asegurado que todo se debe a las "compañías poco edificantes" del aún secretario general, en referencia a las conversaciones telefónicas publicadas en diferentes medios de comunicación en las que Costa muestra su amistad con los implicados en la trama Gürtel. 

Sin embargo, en esas grabaciones Costa no es el único que aparece. El propio presidente de la Generalitat, Francisco Camps, aseguró a Álvaro Pérez, el bigotes: "Te quiero un huevo"

Cospedal, no obstante, ha tenido que reconocer que Costa no está imputado en ninguna causa y que quieren que su salida del PP "sirva para mostrarnos como alternativa de gobierno y como un partido que no tiene nada que esconder". 

(www.elpais.com, 14/10/09) 

CAE EL HERMANO QUE RECOGIÓ LOS AVALES PARA RAJOY 

Ricardo Costa y Mariano Rajoy se conocieron junio de 2008, cuando el líder del PP buscaba los avales que le permitieran hacerse con el triunfo en el Congreso que el partido organizó en Valencia tras perder las elecciones de marzo de ese mismo año. 

En la presentación ejerció de intermediario el presidente de la Generalitat, quien prometió a Rajoy en un mitin el apoyo del PP regional. Ese trabajo de recopilación lo tuvo que dirigir Ricardo Costa en su calidad de secretario general. 

La casualidad, sin embargo, quiso que fuera precisamente Ricardo quien el hermano menor de Juan Costa, único nombre que sonaba entonces como candidato alternativo a Rajoy, quien se convertiera en la mano derecha de Camps, el principal respaldo del presidente del partido. 

No contento con buscar los avales, el presidente de la Comunidad Valenciana quiso entregárselos en mano a su líder en una demostración de poder interno. Y por eso se fue con Ricardo Costa hasta Valladolid, se lo presentó a Rajoy, y fue el hermano del gran rival interno del líder quien se encargó de entregar al jefe de la oposición los más de 300 avales recogidos en una caja. "Son más del 90% de los compromisarios de la Comunidad Valenciana. Y van todos a nombre de Rajoy", ironizaba Costa con la prensa cuando le preguntaron cuántos avales había traído. 

(www.elpais.com, 14/10/09) 

CAMPS CEDE Y APARTA A COSTA DE SUS CARGOS 

El presidente del PP de la Comunitat Valenciana (PPCV), Francisco Camps, ha sustituido a Ricardo Costa como secretario general del partido y ha designado al hasta ahora vicesecretario de Política Autonómica y Local, César Augusto Asencio, para "ejercer las funciones de la Secretaría General". 

Un comunicado del PPCV anuncia esta medida y afirma que esta sustitución se produce "hasta que se resuelva la situación temporal del hasta ahora secretario general del PPCV, Ricardo Costa, hasta la finalización del expediente de investigación abierto por la dirección nacional del PP" en relación con el "caso Gürtel". 

El comunicado se ha emitido después de que el grupo popular de Les Corts Valencianes haya acordado la sustitución de Ricardo Costa como portavoz parlamentario por el portavoz adjunto Rafael Maluenda.

Ricardo Costa ha sido sustituido por Rafael Maluenda como portavoz del PP de Les Corts Valencianes, según ha acordado esta mañana el grupo parlamentario popular en una reunión presidida por el president de la Generalitat, Francisco Camps, según informaron fuentes populares.

Esta medida ratifica la decisión anunciada anoche por la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, de que Costa ya no era secretario general del PP de la Comunitat Valenciana (PPCV) ni portavoz en Les Corts Valencianes. 

Después de estas afirmaciones, ratificadas en un comunicado en la web oficial del PP, el PPCV emitió otro comunicado en el que se aseguraba que el Comité Ejecutivo Regional del partido mantenía a Costa como secretario general y portavoz parlamentario. Finalmente se ha impuesto la tesis defendida por la dirección nacional del PP. 

El president de la Generalitat y del PP de la Comunitat Valenciana (PPCV), Francisco Camps, se ha reunido con Ricardo Costa en la sede de Les Corts Valencianes tras anunciar la dirección nacional del PP que Costa ya no es secretario general del PPCV ni portavoz parlamentario.

El encuentro entre Camps y Costa se ha desarrollado en los despachos del grupo popular, mientras que el resto del grupo parlamentario, incluida la presidenta de Les Corts, Milagrosa Martínez, esperaba en una sala anexa a que Camps y Costa se incorporasen a la habitual reunión previa al inicio de los plenos parlamentarios de los miércoles.

 (www.levante-emv.com, 14/10/09)

COSTA SE VA LLORANDO  

La reunión del grupo popular de las Cortes Valencianas en la que el presidente de la Generalitat, Francisco Camps, ha comunicado el cese de Ricardo Costa ha sido "muy triste", y el ya exportavoz estaba "muy afectado", hasta el punto de que no ha podido reprimir las lágrimas, según han explicado los asistentes a esa reunión. 

Al contrario de lo que es habitual en las reuniones del grupo popular, que cada miércoles se reúne en la sala Vinatea de las Cortes, la de hoy ha sido en el despacho de Costa en el grupo. Al encuentro han ido acudiendo los diputados después de que les avisaran del cambio de sitio y donde han seguido de pie el desarrollo de la breve reunión. 

De hecho, entre los diputados populares ha habido momentos de desconcierto, porque no sabían si se había suspendido la habitual reunión de las diez de la mañana --dado que había pasado casi media hora y aún no había empezado--, o si se había trasladado a otro sitio, todo ello mientras los fotógrafos se afanaban en buscar a los protagonistas del día. 

Según las mismas fuentes, en la reunión solo ha intervenido Camps, quien ha argumentado el recambio de Costa por el hasta ahora portavoz adjunto Rafael Maluenda como una continuación de lo acordado ayer en el Comité Ejecutivo Regional del Partido Popular de la Comunidad Valenciana. 

Las mismas fuentes han precisado que tras darse a conocer esta decisión se ha hecho un "silencio sepulcral" y que no ha habido ninguna intervención, ni de Costa, al que se veía "muy afectado", ni de ningún diputado, entre los que había una sensación de "estupor" por no esperarse la noticia. 

Al finalizar la reunión, Costa ha recibido los abrazos y el apoyo de sus compañeros, momento en el que se ha desmoronado en medio de un ambiente de tristeza en el seno del grupo mayoritario de las Cortes, tras lo que los parlamentarios se han trasladado al hemiciclo para asistir al pleno, que hoy ha empezado con retraso. 

Costa, que había llegado solo a Les Corts a las 10.08 de la mañana --apenas tres minutos después de que lo hiciera Camps, que también ha entrado solo por la puerta trasera de la Cámara-- ha abandonado finalmente el Parlamento hora y media después. 

(www.levante-emv.com, 14/10/09) 

COSTA GANA Y CAMPS ENGAÑA A RAJOY 

La dirección nacional quería una cabeza para aplacar la presión informativa y la dolorosa comparación de un Rajoy contemplativo con una Esperanza Aguirre en acción. La quería el viernes, y amenazó con expulsar desde Madrid a Ricardo Costa. Camps buscó una vía intermedia: anunció que ayer lo destituiría. Pero llegó el momento, y tampoco lo hizo. 

El presidente autonómico pactó a última hora con su mano derecha lo que Génova más temía: una componenda. Costa, según explicó ufano nada más terminar la reunión, no fue cesado. "Nadie ha pedido mi cese", insistió, "sigo siendo secretario general, si no, no estaría aquí arriba", en el atril. 

Después de varias llamadas de Camps para que Costa se aviniera a razones y evitara una crisis sin precedentes, el secretario general descartó por completo dimitir y sólo aceptó que, si la dirección nacional le abre una investigación interna, como había solicitado por la mañana, él renunciaría temporalmente a sus funciones como secretario general mientras trabaja esa comisión. 

Pero Costa lo dejó muy claro: si Génova no acepta las condiciones del PP valenciano y no abre esa investigación, él seguirá de número dos. Y además dio un detalle añadido: nadie le ha pedido que deje de ser portavoz parlamentario, ni siquiera aunque se abra esa comisión, con lo cual la cabeza que Génova pedía se quedaría, como mucho, a medias. 

Esta clara victoria interna de Costa, que se fue a la cama como secretario general y logró además que Camps defendiera públicamente ante todo el Comité Ejecutivo del PP regional su honorabilidad y su trayectoria, llegó pocas horas después de lanzar un desafío en toda regla, a través de la lectura de un durísimo comunicado público, tanto a Mariano Rajoy como a Francisco Camps. 

Costa dejó muy claro que él no está dispuesto a ser el "cabeza de turco" del escándalo del caso Gürtel en la Comunidad Valenciana, y retó de forma muy evidente a Camps y Rajoy con una muy poco velada amenaza de tirar de la manta. Señaló que él no tomó la decisión de contratar con Álvaro Pérez, El Bigotes -todos los dirigentes saben que quien lo llevó a Valencia fue el propio Camps- y que nadie de la dirección nacional le dijo que no debía contratar con él. Dejó así de mentiroso a Rajoy, que hace meses afirmó que se dieron esas instrucciones. 

Pese a la dureza de esas declaraciones, Camps trabajó todo el día para encontrar un pacto y lo logró a última hora cediendo a las pretensiones de su número dos. Y cuando terminó la reunión, el presidente valenciano pidió un aplauso para Costa y rechazó otorgar las palabras que había pedidas "para reforzar la unidad". 

En la reunión, Camps recuperó el discurso de desafío a la dirección nacional que pronunció hace dos semanas. "Hemos aportado [desde la Comunidad Valenciana] mucho al PP nacional, votos, esperanza y opciones a un partido que está en la oposición". Costa, vencedor, buscó coser heridas internas. Si por la mañana había lanzado una pulla indirecta a Vicente Rambla, responsable de contratar desde el Gobierno con la red Gürtel, por la tarde defendió su gestión. 

Entonces, cuando acabó la reunión, comenzó la venta de ese pacto a la dirección nacional, que había pedido una destitución sin contemplaciones para dar un gesto de autoridad frente a los escándalos de corrupción. Camps engañó claramente a Rajoy. Los más de 70 dirigentes presentes en la reunión, que fue extraña y breve, con sólo dos intervenciones -Costa y Camps- y sin ninguna votación, entendieron que el secretario general no había sido cesado, que sigue en su puesto y sólo dejará de "ejercer sus funciones" si Génova le abre una investigación. Pero además, Costa dejó muy claro en la rueda de prensa posterior que nadie le ha pedido que deje de ser portavoz. 

A pesar de esta claridad -allí estaban tanto Esteban González Pons como Federico Trillo para contárselo a Rajoy- la dirección nacional emitió un comunicado pasadas las nueve de la noche con una interpretación bien diferente de una reunión oficial de su partido: "Francisco Camps, ha comunicado esta tarde a la dirección nacional que el Comité Ejecutivo ha acordado suspender temporalmente y a petición propia, en todas sus funciones en el partido como secretario general y, según esta misma comunicación, como portavoz del Grupo Parlamentario de Las Corts, a Ricardo Costa". Génova quiso dejar claro que la fuente era Camps, porque ya entonces había muchas dudas de que fuera verdad. 

"Yo mañana estaré sentado en Las Cortes como portavoz. Tengo reunión de grupo a las nueve de la mañana. Nadie me ha cesado, simplemente no ejerceré las funciones de secretario general si se me abre esa investigación interna. Un cese requiere una votación, y no se ha votado nada", señalaba a EL PAÍS a última hora de la tarde el propio Costa. 

Por si hubiera alguna duda del desafío del PP valenciano, este partido emitió otro comunicado de desmentido al texto de Génova a última hora de la noche: "Se ha aprobado por unanimidad el respaldo a la gestión de Costa. En ningún caso se ha puesto en tela de juicio su continuidad como portavoz del Grupo Parlamentario. El presidente ha aceptado la propuesta de Costa. El PPCV lamenta el malentendido provocado por otros comunicados". 

Mientras, en el programa Madrid Opina de Telemadrid, al filo de la medianoche la secretaria general, María Dolores de Cospedal, insistía "tajantemente" ante la confusión que "el señor don Ricardo Costa ha sido destituido de todas sus funciones". 

La dirección nacional había trabajado para evitar la ruptura del PP valenciano -de hecho la secretaria general, María Dolores de Cospedal, llamó a los zaplanistas- pero con la idea de que Camps destituiría a Costa sin contemplaciones. El comunicado de Génova ni siquiera aclara si abrirá esa investigación, la condición que Costa puso, sólo que el Comité Nacional de Derechos y Garantías le citará "en las próximas fechas con el fin de que éste pueda ser escuchado". Sólo entonces dejará sus funciones de secretario general temporalmente, pero seguirá de portavoz en un claro desafío, otro más, a Rajoy, que pierde de nuevo una batalla interna, al menos de momento. 

(www.elpais.com, 14/10/09) 

TRES VERSIONES DISTINTAS EN TRES HORAS 

- "Nadie ha pedido mi cese. Sigo de portavoz". Ricardo Costa dejó clara su situación tras la reunión. "Nadie me ha pedido mi cese. Me abstendré en mis funciones temporalmente si la dirección nacional abre una investigación interna" 

- Camps dice a Génova que Costa no será portavoz. La dirección nacional desmiente a Costa: "Francisco Camps ha comunicado esta tarde a la dirección nacional que el Comité Ejecutivo regional ha acordado suspender temporalmente y a petición propia, en todas sus funciones en el partido como secretario general y, según esta misma comunicación, como portavoz del Grupo de Las Corts, a Ricardo Costa". 

- El PP valenciano desmiente a Génova: "En ningún caso se ha puesto en tela de juicio su continuidad como portavoz del Grupo Popular en Les Corts Valencianes. El PPCV lamenta el malentendido provocado por otros comunicados". 

(www.elpais.com, 14/10/09) 

CAMPS NO SE ATREVE A ECHAR A COSTA PERO RAJOY LO CONSIDERA DESTITUIDO 

El secretario general del Partido Popular de la Comunidad Valenciana, Ricardo Costa, venció ayer a todo su partido. Pero, sobre todo, doblegó en público a Francisco Camps. Ni dimitió como Génova exige, ni cesó «temporalmente» del cargo en el Comité Ejecutivo, tal y como había prometido el viernes el entorno de Camps.  

En una reunión esperpéntica de la dirección regional del PP, fue Costa quien propuso apartarse del cargo que ocupa, pero sólo en el caso de que una comisión interna de investigación revise su gestión. Camps dio entonces la propuesta por aceptada, pero no se discutió ni se votó.  

A continuación, Génova emitió una nota en la que afirmaba que «Camps había comunicado la suspensión de Costa en todas sus funciones». Sin embargo, no era cierto.  

La doble cara de Camps, desesperado ante su partido y aparentemente firme ante Rajoy, provocó un cruce de comunicados. La dirección nacional publicaba que Camps había informado de la suspensión temporal de Costa «en todas sus funciones», incluida la de portavoz en las Cortes valencianas. Desde Valencia, no citaban este extremo y se subrayaba, además, que el compromiso de Costa de quedarse al margen de su puesto de secretario general quedaba ligado a la realización de una auditoría interna que él mismo instaba a Génova a realizar.  

Ricardo Costa defendió primero en un comunicado público y luego ante el Comité Ejecutivo del PP de la Comunidad Valenciana que demostrará que no ha existido financiación ilegal del partido. Camps accedió a otra de sus condiciones -el aval público a su gestión- y aseguró no tener dudas de la «honradez del secretario general».  

La hoja de ruta diseñada por Costa incluye también no dejar la portavocía de las Cortes valencianas aunque sea apartado de la Secretaría General con motivo de la investigación. De hecho, el comunicado que el PP valenciano hizo público tras la reunión informaba de que durante el Comité Ejecutivo «no se había producido ningún cese». Y así fue. Pero el presidente no trasladó esta realidad a Mariano Rajoy, a quien le comunicó, según fuentes del PP, que se suspendía a Costa. La mentira ahondó su distancia con la dirección nacional.  

Camps aceptó ayer todas estas prerrogativas ante la posibilidad de perder una votación en el Comité Ejecutivo del PP que le habría obligado a marcharse a él. Su secretario general le envidó con un comunicado matutino donde aseguraba que en la contratación de Orange Market, la empresa de El Bigotes, se había ceñido «a las directrices de la dirección regional». Y le ganó. Desde ese momento, el presidente valenciano sólo podía hacer una cosa: destituir a Costa con el aval de sus presidentes provinciales y acordar con ellos el nombramiento de un nuevo secretario general y un nuevo portavoz parlamentario. Pero no lo hizo. Le iba la vida en ello.  

La debilidad política mostrada en los últimos meses a raíz de la investigación del caso Gürtel se le manifestó ayer en forma de Santísima Trinidad cuando uno de sus barones, el castellonense Carlos Fabra, respaldó públicamente a Costa y recordó que «el que adjudica es el Gobierno y no el partido». Consciente en ese momento de que el Comité Ejecutivo regional podría convertirse en un juicio político contra su persona, Camps optó por pactar con Fabra y acceder a la expiación pública que exigía Costa. Fuentes del PP aseguraron que el presidente castellonense estuvo ayer en el palacio de la Generalitat antes de la convocatoria del Comité Ejecutivo.  

Al parecer, sólo se reunió con él. No hubo ni un solo contacto con el alicantino José Joaquín Ripoll, último reducto del zaplanismo y a quien Camps desprecia políticamente. Pero durante unas horas, a partir de las 16.00, empezó a circular que Camps podría dimitir al perder el apoyo de su partido.  

El pacto con Costa y Fabra cortocircuitó todos los movimientos internos y dio paso a un Comité Ejecutivo que emborrona la historia del PP valenciano. Camps se prestó a todas las peticiones de Costa, mientras el partido sigue sin entender por qué no le obligó a dimitir cuando fue salpicado por el informe policial o no ha sido capaz de destituirlo como prometió. Para evitar responder a estas cuestiones, el presidente valenciano fabricó para Génova un Comité Ejecutivo que no se produjo. En sus conversaciones con la dirección nacional, aseguró que Ricardo Costa había sido destituido de sus cargos. Pero la pérdida de confianza de Génova en la palabra de Camps obligó a la dirección nacional a meterse en harina. Sólo unas llamadas fueron suficientes para certificar que la versión de Camps no era cierta.  

Y para dejar clara su postura y obligar al presidente valenciano a rectificar, redactaron el siguiente comunicado: «El presidente del PPCV, Francisco Camps, ha comunicado esta tarde a la dirección nacional que el Comité Ejecutivo regional ha acordado suspender temporalmente y a petición propia en todas sus funciones, en el partido como secretario general y, según esta misma comunicación, como portavoz del Grupo Parlamentario en las Cortes valencianas, a Ricardo Costa». En el último párrafo, Génova escondía su bala de plata y señalaba: «Ha dado traslado del acuerdo al Comité Nacional de Derechos y Garantías para que, en las próximas fechas, cite a Ricardo Costa, con el fin de que éste pueda ser escuchado».  

Según fuentes del PP, la dirección nacional llegó a firmar la baja de Costa del partido el viernes pasado ante su resistencia a entregar su cabeza. Ahora, ante un escenario mucho más grave, podría anunciarse en las próximas horas.  

El tira y afloja entre Costa y Génova sumó ayer el penúltimo capítulo. Un nuevo comunicado de la sede valenciana del PP respondió a Génova y señaló que «se ha aprobado la propuesta del secretario general del PP de solicitar a la dirección que, si tiene la más mínima duda de su honestidad, se pone a disposición para ser investigado por el partido. Mientras, Costa se abstendría voluntariamente del ejercicio de sus funciones como secretario general». «El PPCV», prosigue, «lamenta el malentendido provocado por otros comunicados». El órdago no puede ser mayor para Génova, que ratificó ayer, a través de la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, que Costa cesaba también como portavoz parlamentario. Costa está técnicamente destituido, pero no se amilana (ayer dijo públicamente que seguirá sentándose en las Corts como portavoz) y obliga a Camps a seguirle por razones todavía desconocidas.  

Mientras tanto, el presidente se limita a entrar y salir de su castillo. Ante el Comité Ejecutivo recurrió al manido discurso del victimismo. Antes era Zapatero, ahora Génova y los medios de comunicación. «Esto es un transatlántico y nos quieren romper», aseguró. A su juicio, «quieren quebrar la unidad del partido». Sabedor de las disidencias, de que el poder se le escapa de las manos, señaló a los asistentes que «si alguien quiere saltar a la fama, que salga y ponga verde a quien quiera, a mí sólo se me ocurre salir de aquí todos juntos y contentos».

Camps «en esencia», decía ayer un diputado. Camps, víctima de Camps, dispuesto a enfrentarse con Rajoy, a seguir la estela de Churchill. Pero de su historia novelada se ha escapado un personaje, Ricardo Costa, que en 24 horas ha logrado que su dimisión sea un episodio de trámite. El PP está en otro debate y afecta directamente a Camps. Ya se lo dijo Correa a Costa, tú serás el próximo presidente del Gobierno. De estar fuera de la cárcel, ayer se lo habría repetido. 

(www.elmundo.es, 14/10/09) 

GÉNOVA DA POR CESADO A RICARDO COSTA Y PONE EN EVIDENCIA A CAMPS 

A todos los efectos, Ricardo Costa parecía haber ganado anoche su pulso a Francisco Camps y a Mariano Rajoy. Unos anotaban un «20 a cero» en el marcador, y otros, los más desconcertados, apenas reconocían que lo único que había ganado el popular valenciano era «tiempo» ante la dirección nacional.  

El caso es que ése era el veredicto en el PP, no sólo a la vista de lo sucedido en el Comité Ejecutivo del partido en Valencia, sino a la de las propias caras que desfilaban a la salida del Pleno del Congreso: los diputados más críticos con Rajoy, con una sonrisa de sarcasmo; los marianistas, con auténtico gesto de cabreo.  

Fue entonces, en medio aún de la mayor confusión, cuando la dirección nacional dio lo que quiso ser un golpe de autoridad. En un comunicado enviado a última hora, se aferró como a un clavo ardiendo a la versión que le «comunicó» Camps sobre el pretendido cese temporal de Costa al frente de sus cargos en el partido y en el Grupo Parlamentario.  

Es decir, dio por «suspendido» al secretario general y portavoz del PP en la Comunidad, pese a saber, a través de sus propios delegados en el Comité Ejecutivo del PP de Valencia, que el pretendido cese no se había producido formalmente y que de la portavocía ni siquiera se habló.  

Por dos veces, y precisamente por eso, el texto se refería a la versión recibida de Camps, de manera que, según fuentes próximas a la dirección, Génova ponía en evidencia al hasta ahora intocable barón de Rajoy: «El presidente del PPCV, Francisco Camps, ha comunicado esta tarde a la dirección nacional que el Comité Ejecutivo regional ha acordado suspender temporalmente, y a petición propia, en todas sus funciones en el partido como secretario general y, según esta misma comunicación, como portavoz del Grupo Parlamentario de las Corts, a Ricardo Costa».  

El enfado de Génova sólo trascendió a última hora. Las fuentes consultadas se quejaban de las dudas y largas del presidente valenciano. Aseguraban que el cese estaba «firmado» desde el viernes y que si Génova había esperado a la reunión del Comité Ejecutivo regional de ayer fue por expreso deseo de Camps. No daban crédito al hecho de que, una vez más, éste hubiera postergado la decisión acordada. Pero no querían esperar más.  

La conversación telefónica de la secretaria general, María Dolores de Cospedal, con el presidente de la Diputación y el PP de Alicante, José Joaquín Ripoll, no pudo ser más explícita. Según fuentes del PP valenciano, la número dos le dijo al dirigente zaplanista tras el Comité Ejecutivo lo que Camps dijo a Rajoy. Ripoll le contestó que no se había destituido a Costa y que éste sólo aceptaba la suspensión si Génova abría una comisión de investigación. La respuesta de Cospedal, -siempre según estas fuentes- fue: «De investigación interna, nada; como mucho, irá al Comité de Derechos y Garantías».  

El caso es que ése fue, ciertamente, el segundo mensaje del breve comunicado de Génova, en el que se venía a rechazar de plano la demanda explicitada por el propio Costa y se emplazaba a éste ante el citado Comité -que bien podría llamarse de disciplina- para que, una vez relevado en sus funciones, «pueda ser escuchado, y explicar su posición».  

El pretendido golpe de autoridad de Génova dejó, no obstante, claramente insatisfechos a los populares afines a Rajoy que, durante todo el día, sufrieron con evidente sonrojo la debilidad del aparato del partido.  

Los más marianistas se preocuparon durante toda la jornada de propagar la idea de una nueva conspiración interna. Aseguraban que la ensayada comparecencia pública de Costa estaba sostenida por su hermano Juan y por el actual directivo de Telefónica Eduardo Zaplana, en lo que entendían como una reedición de la brecha abierta en el Congreso de Valencia. Una teoría aderezada por las manifestaciones de Juan José Güemes, consejero de Esperanza Aguirre en el Gobierno de Madrid, en favor de ser «más cautos» en las decisiones: «Yo no defiendo a Costa», decía a este diario, «ni a ninguna persona, sino que pido principios de general aplicación para todos los casos, y lo hago a título exclusivamente personal».  

La teoría de la conspiración fue palideciendo, sin embargo, a medida que avanzaba la tarde: «Estoy avergonzado», decía un genovita, «porque en el fondo, hemos aceptado la estrategia de Camps, que está en el alambre, y Costa ha impuesto su solución». 

(www.elmundo.es, 14/10/09) 

«PIDIERON QUE NO HABLÁRAMOS NINGUNO Y QUE APLAUDIÉRAMOS» 

Con Francisco Camps a la cabeza, el PP se ha acostumbrado a sonreír y callar ante la adversidad. Es su terapia para la felicidad. Ayer volvió a suceder, aunque el silencio de los disidentes vino impuesto por el discurso del presidente regional -«una sola disensión aquí dentro y los de fuera habrán ganado», dijo- y por una maniobra que impidió el turno de preguntas. Todavía sonaba en el altavoz la última palabra del discurso de Camps, y el diputado Rafael Maluenda -toda una vida mostrándose fiel al líder que toque- arrancó en aplausos.  

Por mímesis, de acuerdo con la consigna que pasó discretamente de boca a boca, la mayoría secundó la ovación. Siguió un gesto cómplice de Camps a uno de sus colaboradores y se abrieron las puertas para que accedieran los periodistas en tromba. «Nos han pedido que no interviniéramos ninguno y que aplaudiéramos. Unos han aplaudido y otros no», confesó después el presidente del PP alicantino, José Joaquín Ripoll, que evitó aplaudir.  

El plan obtuvo su resultado. Nadie levantó la mano para pedir que se votara algo que ni siquiera se había propuesto oficialmente. «Camps, como hace siempre, ha pasado el trago, pero esta vez se atragantará», comentaba airado uno de los dirigentes críticos. 

La reunión más importante de los últimos años se quedó desierta de opiniones y sólo Camps y Costa pudieron hablar. Ripoll se quedó con las ganas.  

El dirigente zaplanista tenía intención de poner de manifiesto que hay un «evidente problema» dentro del partido y que no se puede estar de brazos cruzados. Además, iba a reprochar al presidente sus cantos a la unidad cuando, según él, las conversaciones destapadas con el levantamiento del secreto del sumario ponen de manifiesto que la dirección regional intentó destronarle en el congreso provincial del pasado año. Todavía duele en el entorno de Ripoll la conversación en la que Costa, irónicamente, le pide a El Bigotes un furgón policial para llevarse a sus partidarios.  

Con los aplausos, y silenciadas las voces críticas, la escenificación del «todos juntos y felices» -Ricardo Costa estaba exultante ayer- se había completado. Pero no todos salieron sonrientes. El vicesecretario de Organización del PP, Esteban González Pons, y el diputado nacional Federico Trillo-Figueroa salieron de manera apresurada y con semblante muy serio y se refugiaron en uno de los despachos desenfundando el teléfono. Los emisarios de la dirección nacional debían pasar el parte a Génova.  

Más tardó en salir Camps, que intentó esquivar a los periodistas sin éxito (la sala de prensa no tiene puerta trasera). Ante la insistencia de los medios, se paró tres minutos. Volvió a repetir la teoría de la cacería política y reiteró que los populares siguen «unidos, contentos y felices». 

(www.elmundo.es, 14/10/09) 

CAMPS SE PONE EN MANOS DE FABRA CON UN PARTIDO ROTO POR DENTRO 

El presidente de la Generalitat valenciana, Francisco Camps, optó ayer por ponerse en manos del presidente de la Diputación de Castellón, Carlos Fabra —imputado por delito fiscal y varios delitos contra la Administración—, para salvar el órdago lanzado por el secretario general del PP, Ricardo Costa. 

El papel de intermediación realizado por Fabra entre el presidente valenciano y Ricardo y Juan Costa ofreció el resultado que Camps había perseguido, sin éxito, durante todo el fin de semana: entrar al Comité Ejecutivo Regional del PP de la Comunidad Valenciana con un acuerdo y con el dispositivo preparado para evitar cualquier intervención crítica. 

Fabra reconoció por la mañana que había hablado con la secretaria general del PP nacional, María Dolores de Cospedal, con Camps y con Costa. “Si el secretario general ha seguido las directrices del presidente Camps] y de los órganos superiores del partido ¿por qué tiene que presentar la dimisión si no ha hecho ninguna ilegalidad?”, dijo Fabra. Y así fue. 

Con el acuerdo alcanzado ayer entre el presidente valenciano y Ricardo Costa, Camps se mantiene al frente de un PP que está roto por dentro. No sólo porque el zaplanismo —enfrentado a Camps— todavía está esperando explicaciones, sino porque en el seno del PP está instalada la desconfianza en una solución que se ve provisional y en un presidente cada vez más debilitado. 

“Si alguien quiere saltar a la fama que salga ahí afuera [donde están los periodistas] a poner verde a quien quiera”, reconoció el propio Camps en su alocución a los miembros de la cúpula del PP valenciano, “Seguro que vosotros a título individual tenéis una solución. A mí sólo se me ocurre salir de aquí todos unidos y contentos”. “Sólo [con que haya] una disensión u observación en este comité y los de ahí fuera habrán ganado”, remachó Camps. Y así fue. Aunque si alguien pensaba pedir turnos de palabra, la clac presidencial irrumpió en aplausos y se abrieron las puertas para que entrasen las cámaras de televisión. 

Ahora Camps tiene que gestionar un partido con un secretario general que se le ha impuesto, un presidente provincial de Castellón fortalecido, un Gobierno dividido y unos cuadros escépticos de que la solución será duradera. 

(www.elpais.com, 14/10/09) 

“NUNCA HE ACTUADO AL MARGEN DE DIRECTRICES DEL PP VALENCIANO” 

El secretario general del PP valenciano, Ricardo Costa, se defendió así antes de la reunión: 

- “Nunca he actuado al margen de directrices del Partido Popular de la Comunidad Valenciana (…). He leído y oído que algunos pretenden convertirme en un chivo expiatorio o cabeza de turco, y no me parece razonable. 

- (...) No estoy sometido a ninguna imputación, ni en el caso Gürtel ni en ningún otro. 

- (...) La decisión de trabajar con ella [Orange Market] es anterior a que yo tuviera cualquier tipo de responsabilidad orgánica en el partido. 

- (...) Nunca la dirección nacional ha pedido al PPCV ni a mí que dejase de trabajar con una empresa ni, en concreto, con Orange Market. 

- (...) Cuando he leído en medios de comunicación las conversaciones que afectan a mi persona, me han avergonzado profundamente. 

- (...) Como secretario regional no tengo ninguna responsabilidad en la adjudicación de contratos públicos. Tampoco he desarrollado ninguna gestión ante Administraciones públicas a favor de cualquier empresa. Por supuesto, ninguna en beneficio de la trama Gürtel. 

- (...) Nadie de la dirección nacional me ha llamado para darme una explicación sobre esta situación, su solicitud de dimisión o de expulsión del partido, ni para pedirme ninguna aclaración sobre cualquier presunta actuación incorrecta. 

- (...) Espero y deseo que el PP a nivel nacional defienda mi imagen y honradez de forma pública”. 

(www.elpais.com, 14/10/09) 

COSTA DICE HABER SEGUIDO LAS «DIRECTRICES» QUE LE MARCARON  

Las cartas sobre la mesa. Ricardo Costa no estaba dispuesto a aceptar el sacrificio exigido por la dirección del PP sin oponer resistencia, así que, apenas unas horas antes de acudir a la reunión de la ejecutiva regional del partido en Valencia, convocó a la prensa y se despachó a gusto. En un comunicado que él mismo leyó al borde de las lágrimas, aseguró que no veía ninguna razón para presentar la dimisión, argumentó que siempre ha cumplido las «directrices» que le han marcado sus superiores, reprochó a la dirección nacional del PP que no le haya dado ninguna explicación sobre las causas de su destitución y aclaró que la decisión de contratar a la empresa Orange Market se tomó antes de que él tuviera responsabilidades en el partido y que, en cualquier caso, ni Mariano Rajoy ni ningún otro dirigente dieron instrucción alguna para que se dejara de trabajar con ella. 

El alegato de Costa tuvo un efecto sísmico en la cúpula del partido conservador. Era previsible que el hasta ahora número dos del PP valenciano presentara batalla antes de abandonar su cargo, pero la magnitud del desafío superó las previsiones. 

El dirigente valenciano expuso su caso como si se tratara de un despido improcedente: «Mi dimisión solo podría producirse si hubiera incumplido mis obligaciones como secretario general o como militante del Partido Popular –subrayó–, y creo honestamente que eso no se ha producido». Costa fue incluso más allá e insinuó que la obediencia a sus jefes le ha llevado a hacer cosas con las que no estaba de acuerdo. «Nunca he actuado al margen de las directrices del Partido Popular de la Comunidad Valenciana, aunque en algunos casos haya sido muy difícil desde el punto de vista personal –declaró–. He antepuesto mi compromiso con Francisco Camps y con Mariano Rajoy a cualquier otra consideración». 

El pulso con la dirección nacional se hizo especialmente duro en los párrafos que dedicó a las contrataciones con la empresa de la trama corrupta Orange Market, dirigida por Álvaro Pérez, el Bigotes. Costa destacó que la decisión de trabajar con Pérez no la tomó él y dejó en evidencia a Rajoy al afirmar que la dirección nacional del PP nunca pidió que se dejase de contratar a Orange Market. «Si la dirección nacional tenía otro criterio, nunca se materializó en una instrucción. Si se hubiera materializado, la habríamos cumplido, como siempre». Cuando el pasado febrero estalló el escándalo, Rajoy aseguró que en el 2004 había ordenado cortar las relaciones con las empresas de la trama.Pero no todo fue exculpatorio en el discurso de Costa. El dirigente valenciano admitió que algunas de las conversaciones que mantuvo con el Bigotes y que aparecen transcritas en la parte del sumario difundida fueron «desafortunadas» y pidió disculpas. «Debo reconocer –dijo– que cuando he leído esas conversaciones en los medios de comunicación me han avergonzado profundamente». También asumió que fue «un error» comprar un coche de lujo en plena crisis, pero reiteró que lo adquirió con su dinero.  

(www.elperiodico.com, 14/10/09) 

EL BIGOTES + CAMPS = COSTA 

El Partido Popular de Mariano Rajoy decidió aplicar un cortafuegos para sofocar el colosal incendio desatado en Valencia como consecuencia de las revelaciones del caso Gürtel, la trama de corrupción masiva que dirigía Francisco Correa con la colaboración de varias decenas de dirigentes del PP. Pero cuando un bosque arde por los cuatro costados, un cortafuegos en el centro del bosque, aunque se llame Ricardo Costa, apenas resuelve el problema. 

La destitución temporal del secretario general del PP valenciano, impuesta por la dirección nacional a Francisco Camps, no sólo provocó un nuevo fuego con los dirigentes provinciales de Castellón, Alicante y Valencia, divididos sobre una medida que pocos compartían, sino que puso a Mariano Rajoy en un brete mayor: explicar por qué se ha elegido a Ricardo Costa como chivo expiatorio cuando los datos del sumario apuntan también a otros responsables con poder dentro del partido y dentro del Gobierno valenciano. 

La documentación incautada, las conversaciones grabadas entre los jefes de la red y los dirigentes del PP valenciano, y las declaraciones judiciales dibujan un escenario en el que la participación de Costa en supuestas actividades ilegales es inviable sin la colaboración y el amparo del presidente de la Generalitat. 

- Financiación ilegal del PP. Los apuntes contables de la trama corrupta señalan a la financiación ilegal del PP, con pagos de actos del partido a través de constructoras o cobro por servicios a esta formación política en dinero B, desde finales de 2002 hasta 2009. Ricardo Costa es jefe del partido en Valencia desde mediados de 2007. Cuando llega al cargo, Álvaro Pérez, El Bigotes, ya tiene en exclusiva la organización de actos del partido y en el Gobierno valenciano le han adjudicado decenas de contratos, la mayoría sin concurso. 

- Conversaciones sospechosas. En 2008, Orange Market atraviesa dificultades financieras y exige el pago de distintas deudas al PP y al Consell. Y es entonces cuando El Bigotes despliega su diplomacia telefónica para cobrar bien del partido o bien del Gobierno valenciano. 

Costa. Entre mañana y el viernes te voy a dar todo lo que te falta, que te debemos nosotros, pero yo necesito que el presidente eso no lo sepa y entonces que le digas que éste [Vicente Rambla, vicepresidente del Gobierno valenciano] es un hijo de puta. 

Álvaro Pérez. No te preocupes... Sabes lo que me ha dicho hoy [Rambla] por teléfono. '¿Tú hablas con Ricardo, no?'. Y yo le he contestado que sí. 'Pues tú tranquilo que ya estoy intentando solucionarlo todo'. 

Costa le jura a El Bigotes fidelidad absoluta -"doy instrucciones hoy mismo de dónde tiene que estar el dinero, aunque me quede sin pagar el alquiler tres meses"- y le mendiga favores -"dile al presidente que me ponga en el Gobierno"-. El Bigotes le envía regalos caros a Camps por Navidad -"para que sepas lo que te debo", le dice- y el presidente le responde: "Amiguito del alma, tenemos que hablar de lo nuestro, que es muy bonito". 

- Regalo de trajes. El juez José Flors decidió sentar en el banquillo a cuatro altos cargos del PP, entre ellos Francisco Camps y Ricardo Costa, por aceptar trajes regalados por Álvaro Pérez, contratista de la administración valenciana y el hombre que organizaba los actos del PP valenciano en exclusiva. Ni Costa ni Camps pudieron acreditar el pago de los trajes, según el juez Flors. 

- Contratos públicos. Cuando la trama corrupta abrió en 2004 delegación en Valencia con Orange Market, el Gobierno de Francisco Camps le adjudicó por concurso la exclusiva del montaje del pabellón de Fitur y, sin concurso, otros 40 contratos menores en casi todas las consejerías. Durante todo ese tiempo, Ricardo Costa no tuvo responsabilidades de Gobierno pero El Bigotes logró casi ocho millones de euros en contratos públicos. 

- Facturas a nombre de constructoras. La policía localizó correos electrónicos enviados desde Orange Market a una asesoría fiscal en los que se daban indicaciones para endosar gastos del PP a empresas constructoras, a las que se remitían facturas por servicios supuestamente no prestados. Las empresas de la trama corrupta, algunas con sede en Madrid, registraron ingresos de esas constructoras valencianas desde 2006, según la Agencia Tributaria. Para entonces, Costa no era secretario general; Camps ya era presidente del partido. 

(www.elpais.com, 14/10/09) 

LA EJECUCIÓN QUE TERMINÓ EN PACTO 

"Por eso le pido a la dirección nacional que si tiene la más mínima duda, la más mínima duda, sobre mi gestión y honradez, que abra una investigación interna sobre mi persona. Al menos debo tener derecho a defender mi nombre", enfatizó ayer, a punto de concluir su declaración de la mañana, el todavía secretario general de los populares valencianos, Ricardo Costa, siete horas antes de que se reuniera el cónclave que debía convertirse en su pelotón de ejecución, al mando del capitán Camps. Y que en lugar de una ejecución terminó en un pacto. 

¿Es todo esto una obra de teatro? Ayer, la reunión del Comité Ejecutivo del partido duró dos horas. "Cuarenta y cinco minutos de informe de Ricardo Costa y una hora de arenga de Camps. No se informó de ninguna propuesta. Camps dijo que había una cacería del PP, que era necesario permanecer unidos. Una arenga", dijo una fuente que participó en la reunión.  

La declaración de Costa, realizada durante la mañana con emoción contenida, le había convertido en testigo de cargo del montaje que habían fabricado Camps y Rajoy para encubrir las responsabilidades del caso Gürtel. ¿O es que Camps utilizó sus argumentos para mostrar a Rajoy que no era posible cortarle la cabeza lisa y llanamente y que era necesario pactar la salida temporal de Costa mientras se le investigue?  

Si en el filme de Alfred Hitchcock Testigo de cargo el testimonio sobre el asesinato que presta Marlene Dietrich en sede judicial es el que vale, según se demostrará al final de la historia, en la película de Gürtel el que tiene valor es el de Costa, ofrecido desde la sede del PP. 

Que el todavía secretario general implorase su derecho a la defensa no deja de ser una ironía. Aquellos que en el PP de Madrid alegan su indefensión frente a las investigaciones judiciales son los mismos que han ordenado la ejecución sumaria de Costa. ¿Es acaso denominar lo que ocurrió ayer como un intento de ejecución sumaria una exageración? ¿O una interpretación torcida? He aquí sus propias palabras: "Nadie de la dirección nacional me ha llamado para darme una explicación (...). Esto ha supuesto, implícitamente, una condena ante la opinión pública". 

Costa y Camps han pactado. Ayer mismo, como para que Camps no olvidara sus compromisos, el secretario de Comunicación del PP, Esteban González Pons, recordaba la necesidad de tomar decisiones "ejemplarizantes" y en una descripción surrealista de lo que Camps ha decidido delataba todo el montaje: "No va a cesar a Ricardo, va a cesar al secretario general". ¿Puede que González Pons no estuviera al corriente de lo que se tramaba? 

Pero este desdoblamiento de personalidad del PP en el caso de Costa no es tampoco una excepción. Al abordar el tema de las intervenciones telefónicas a los acusados y sus abogados, por orden judicial, el PP acusa a los fiscales de una cosa y la contraria al mismo tiempo. Acusa de grabar conversaciones que vulnerarían el derecho de defensa y que, por tanto, no deberían estar en el sumario. Y al tiempo, cuando ha trascendido que entre esas conversaciones no excluidas finalmente del sumario aunque la Fiscalía así lo pedía hay una referencia de uno de los cabecillas de la trama a su abogado que podría ser instrumentalizada a favor de Camps, no vacilan en atacar a al Ministerio Público. ¿Pero no estábamos en que esas grabaciones constituyen un atropello? 

Hay que precisar, por otra parte, que esa presunta prueba de cargo tampoco lo es tal. Porque uno de los cabecillas, Pablo Crespo, dice a su abogado: "Yo creo que si Camps se hizo los trajes allí, los habrá pagado de su bolsillo". Es lo que "cree" Crespo. Para ver la credibilidad que puede tener esta afirmación basta ver lo que piensa Pedro J. Ramírez, director del diario que ha denunciado la supuesta manipulación y que proporciona los talkings points al PP: "A este tipo de truhanes siempre hay que creerles la mitad de lo que dicen. De ahí que no se puedan dar por buenas todas las majaderías y fantasías recogidas en las grabaciones del sumario", escribe en su carta del domingo pasado. El PP le cree a pie juntillas. En cambio, al que no le cree sin siquiera haberle preguntado nada es a uno de los suyos, nada menos que a Ricardo Costa. 

La ejecución sumaria de Ricardo Costa era una operación de encubrimiento del caso Gürtel en la Comunidad Valenciana. Y en este montaje encubridor, la autoría intelectual estaba muy clara. Rajoy y la dirección nacional del PP han estado implicados. Lo que se antojaba una estocada florentina ha quedado expuesta como una chapuza al estilo de las bandas mafiosas rivales. 

Costa ha ganado la batalla para no ser el chivo expiatorio. Lo que pedía es, simplemente, que le investigasen. Al parecer, esa investigación se hará en el PP valenciano sobre la presunta financiación ilegal. Pero es precisamente a esta investigación a nivel nacional a la que Mariano Rajoy tiene miedo. 

Y quizá ya sea demasiado tarde para que Rajoy pierda el miedo, parafraseando aquella famosa frase de Roosevelt. Al propio miedo de formar una comisión de investigación dentro del PP para aclarar lo que ha ocurrido y acabar con el encubrimiento.  

 (www.publico.es, 14/10/09) 

MARÍA DOLORES DE COSPEDAL CONFIRMA EL CESE DE COSTA, CUYAS ACTITUDES "HAN SIDO MUY POCO EJEMPLARIZANTES" 

María Dolores de Cospedal ha dejado muy clara este miércoles la situación en la que se encuentra Ricardo Costa tras el esperpento producido. La secretaria general del PP, más clara y tajante que nunca en sus palabras, ha dicho en la Cope que "cuando una persona actúa como ha actuado hasta ahora Costa, es imposible que vuelva a ser restituido".

Al mismo tiempo, ha confirmado, después del lío de comunicados y desmentidos de ayer, que Costa ha sido cesado temporalmente de sus funciones, tanto como secretario general del PP como portavoz del grupo conservador en Les Corts. "Él no puede ejercer esta mañana, porque si pretendiera hacerlo no tendría la condición para poderlo ejercer, porque en el partido habría procedimientos disciplinarios", le ha advertido. 

El problema es que el PP valenciano no confirma este extremo, e incluso hoy han afirmado que no ha sido cesado, por lo que se trata de todo un pulso de Camps a Rajoy. "La dirección regional no le va a decir a la nacional lo que tiene que hacer" 

El día de ayer acabó sin saber si Costa ha sido destituido, y a día de hoy sigue sin estar claro, por más que De Cospedal se esfuerce.  "Yo me quedo con la palabra que Camps le dio a la dirección general del partido. Él trasladó a la dirección del PP el cese de todas las funciones de Costa". Pero Camps inmdiatamente después lo negaba. "Lo que no va a permitir la dirección del PP es este ahora sí ahora no, ni que la dirección regional diga lo que tiene que hacer la dirección nacional". 

De Cospedal ha sido muy dura con el ya ex secretario general del PP, e incluso con la dirección del PP valenciano, con la que se ha mostrado muy dolida. Ha criticado la rueda de prensa de ayer de Costa -"nada afortunada"- y le ha reprochado que quiera apropiarse del cargo. "Cuando se tiene un cargo público hay que tener claro que los puestos no le pertenecen a nadie. Costa no puede creer que el puesto es de su propiedad, porque eso puede llevar a usar un puesto en beneficio propio". 

(www.publico.es, 14/10/09) 

COMUNICADO DEL PP NACIONAL 

El Presidente del PPCV, Francisco Camps, ha comunicado esta tarde a la dirección nacional que el Comité Ejecutivo regional ha acordado suspender temporalmente y a petición propia, en todas sus funciones en el partido como secretario general y, según esta misma comunicación, como portavoz del Grupo Parlamentario de Las Corts, a Ricardo Costa 

La dirección nacional ha dado traslado del acuerdo del Comité Ejecutivo regional del PPCV al Comité Nacional de Derechos y Garantías para que, en las próximas fechas, cite a Ricardo Costa con el fin de que éste pueda ser escuchado y explicar su posición ante el citado órgano 

www.elpais.es 13.10.09. 21H 

COSTA NO DIMITE Y RETA A CAMPS Y RAJOY 

El secretario general del Partido Popular de la Comunitat Valenciana, Ricardo Costa, ha rechazado hoy dimitir de su cargo y ha asegurado que siempre ha trabajado al servicio y con la "máxima lealtad" al president de la Generalitat, Francisco Camps, y al del partido, Mariano Rajoy. 

En un comunicado leído en la sede del PPCV, ha defendido que nunca tomó la decisión de trabajar con Orange Market -ya que fue una decisión anterior a que ocupara "cualquier tipo de responsabilidad" en el partido-, y que la dirección nacional del PP nunca ha pedido al PPCV o a él que dejara de trabajar con esa empresa implicada en el caso "Gürtel". 

"Si la dirección nacional tenía otro criterio, nunca se materializó en una instrucción", porque en ese caso la habrían cumplido, ha añadido Costa, quien ha recordado que, en cuanto se descubrió la trama, "de forma automática" se dejó de trabajar con una empresa que ha "quebrado y defraudado la confianza" del partido. 

Costa ha exigido a la dirección nacional, que no le ha llamado para darle explicaciones o pedirle aclaraciones, una explicación "clara" y que defienda "en todo momento" su "honradez" y su gestión como secretario general, y ha pedido que si existe "la más mínima duda" sobre su labor se abra una investigación interna, pues "al menos" debe tener derecho a defenderse. 

El todavía "número dos" del PPCV ha dicho que, si finalmente se acuerda su "cese temporal", lo aceptará, como siempre ha aceptado todas las decisiones del partido, y ha insistido en que nunca ha actuado al margen de las directrices del partido y siempre ha antepuesto su "compromiso" con Camps y Rajoy a cualquier otra consideración. 

Costa ha recordado que nunca ha tenido la responsabilidad de organizar o coordinar las campañas autonómicas y municipales en la Comunitat, y ha defendido que los proyectos colectivos, como el del PP, "se asientan sobre la base de la lealtad", y él siempre ha tenido "la máxima lealtad" hacia Camps, Rajoy y el PP. 

El dirigente popular ha aseverado que ha trabajado siempre con "absoluta dedicación, cumpliendo la ley" y ciñéndose "a las directrices que la dirección regional del partido" le ha marcado, y ha actuado "siempre con absoluta lealtad a los órganos del partido", a Camps y a Rajoy. 

"He actuado correctamente cumpliendo mis funciones como secretario general y como militante", ha indicado Costa, quien por ello ha pedido a Camps que traslade a Rajoy las razones por las que no ha presentado su dimisión. 

"Tengo la conciencia tranquila. Siempre he seguido, siempre, los estatutos del partido. Nunca he actuado al margen de las directrices del PPCV, aunque en algunos casos, tengo que reconocer, hayan sido difíciles desde el punto de vista personal", ha aseverado. 

A su juicio, su dimisión sólo debería producirse si hubiera incumplido sus obligaciones; ha afirmado que no le parece "razonable" ser un chivo expiatorio o cabeza de turco como se ha dicho en algunos medios, y ha indicado que está dispuesto a dar cualquier explicación pública sobre su gestión, a la vez que tiene derecho a exigir explicaciones. 

Ha insistido en que ha cumplido su labor conforme a los estatutos, y presentar su dimisión podría suponer "un perjuicio" a los intereses del PPCV, ya que estaría trasladando la idea de que el partido o su secretario han actuado de manera incorrecta o incumplido la legalidad, lo que es rotundamente "falso". 

Las personas que han trabajado con él lo han hecho de forma "leal" y con "absoluta corrección", y si alguno hubiera cometido alguna irregularidad -lo que no le consta- asumiría plenamente su responsabilidad política. 

Además, ha pedido públicamente disculpas por las conversaciones "en algún caso desafortunadas" con Álvaro Pérez, del que desconocía su vinculación con la trama y que fueron privadas, aunque le han "avergonzado profundamente" al leerlas. 

osta, que ha recordado que no está imputado en ningún proceso judicial, ha defendido que no le competen las responsabilidades en las adjudicaciones de contratos públicos y que nunca ha hecho gestiones en beneficio de las empresas de la trama "Gürtel". 

Sobre sus "responsabilidades como militante" ha admitido que la compra del coche Infiniti, que pagó en su totalidad y sin mediación de la trama, fue "desafortunada" en un momento de crisis y un "error" que lamenta, y ha defendido que puede parecer "inapropiado" aceptar el reloj de lujo que le regaló el ex alcalde de Alicante Luis Díaz Alperi, pero lo hizo por sus 15 años de amistad. 

También ha argumentado que ha pagado sus trajes y que siempre ha devuelto cualquier regalo "improcedente" y ha afirmado que su "único patrimonio" es su "honradez". 

Costa ha aludido finalmente a un "amigo" que dijo el viernes que "la fiesta acababa a las cuatro" -en referencia a Esteban González Pons- y ha asegurado que "la fiesta continúa mientras haya personas" como Camps y Rajoy que quieran defender un proyecto, y ha pedido a los dirigentes del partido que tengan "claro" que hay gente que actúa "con poses y con frivolidad". 

(www.levante-emv.com, 13/10/09) 

COSTA RETA A RAJOY A EXPLICAR SU CESE Y ASEGURA QUE SIGUIÓ DIRECTRICES DE CAMPS 

El secretario general del PP valenciano, Ricardo Costa, no dejará su cargo voluntariamente, pero si aceptará su cese cuando esta tarde, tal y como está previsto, sea destituido por la dirección regional del partido. Costa se va, pero antes ha dejado claro que nunca actuó al margen de Camps ni de Rajoy. "Siempre he cumplido mis responsabilidades y he trabajado con absoluta lealtad, cumpliendo la ley y ciñéndome a las directrices de la dirección regional del PP. He actuado con lealtad a Camps y a Rajoy", ha reiterado el dirigente mientras ha leído un comunicado en la sede del PP en Valencia. Costa ha insistido una y otra vez en que tiene la conciencia tranquila y en que no va a permitir que nadie lo utilice de chivo expiatorio: "Tampoco sería procedente que mi dimisión tuviera como única finalidad asumir presuntas responsabilidades de terceros, que no me constan". 

Costa ha retado a la dirección nacional del PP a que abra una investigación interna si tiene alguna sospecha. "Nadie de la dirección nacional me ha llamado para darme una explicación de esto. Espero que el PP nacional defienda mi honorabilidad y lo haga de forma pública", ha asegurado el secretario regional del PP valenciano. El dirigente valenciano ha recordado que lleva 20 años en el partido y que en ese periodo los populares han obtenido los mejores resultados de su historia. 

El todavía número dos del PP valenciano sí ha querido dejar claro tres aspectos: que nunca ha tenido responsabilidades en la dirección de las campañas electorales en la Comunidad Valenciana, que Orange Market, la empresa elegida por el PP para la organización de la mayoría de los actos de campaña, trabajaba con el partido antes de llegar él a la dirección del PP valenciano, y que él no tiene responsabilidad alguna sobre las adjudicaciones de la Generalitat a Orange Market. "Nunca tomé esa decisión. Además la dirección nacional nunca nos ha pedido que dejásemos de trabajar con Orange Market. Si la dirección nacional tenía otro criterio nunca se materializó en una instrucción", ha declarado. 

El secretario regional del PP ha pedido perdón a los militantes de su partido por las conversaciones con miembros de la trama Gürtel que ha visto reflejadas en los medios de comunicación. Costa ha asegurado sentirse avergonzado por su contenido y ha aclarado que su coche, marca Infiniti, se lo compró él y que la trama no tuvo nada que ver con la compra. También ha aludido al reloj Frank Müller, que le regaló a título personal el ex alcalde de Alicante, Luis Díaz Alperi, valorado en 20.000 euros. "Me lo hizo cuando no era ya alcalde. En otras circunstancias no lo habría aceptado. He pagado mis trajes y he aportado pruebas de ello", ha subrayado. Costa no hizo mención alguna a dejar de ser portavoz de su partido en las Cortes Valencianas. 

La redacción de Canal 9, la televisión pública autonómica, tuvo que seguir la comparecencia de Costa por TVE porque ninguno de sus canales lo dio en directo. 

En Castellón, el dirigente provincial del PP, Carlos Fabra, ha sorprendido con unas declaraciones en las que afirmaba que Ricardo Costa no tenía por qué presentar su dimisión porque el partido no tiene capacidad para adjudicar contratos y, por tanto, su cese no sería responsable. 

El Comité Ejecutivo de los populares valencianos se reúnen esta tarde para confirmar el anuncio que ya hiciera el partido el pasado viernes por la presión ejercida por el propio Mariano Rajoy. Sin embargo, el presidente de la Generalitat, Francisco Camps, se ha empleado a fondo este fin de semana, ya sea directamente o a través de otros miembros del Gobierno valenciano, para hacerle llegar a su número dos que su retirada es temporal, que se lo ha exigido el propio Rajoy y que tiene toda su confianza. En el mensaje por teléfono móvil con el que Presidencia de la Generalitat comunicó el pasado viernes que Costa sería destituido, se evitó poner en entredicho a este dirigente: Su cese "no pone en entredicho ni la capacidad ni la trayectoria política desempeñada por Costa durante este tiempo al frente del partido". 

(www.elpais.com, 13/10/09) 

EL PP SE ESCONDE ANTE LAS AMENAZAS DE COSTA 

El Partido Popular se funde en el silencio. Tras la comparecencia de Ricardo Costa, en la que ha asegurado que nunca actuó al margen del PP, el partido ha decidido cancelar todas sus comparecencias.

Para empezar se ha suspendido la habitual conferencia de prensa que, María Dolores De Cospedal, secretaria general del PP, suele ofrecer después de la reunión del Comité de Dirección. Tras las contundentes palabras de Costa, era la propia Oficina de Información del PP la que confirmaba que la 'número dos' no atendería finalmente a los medios.

Antes, la rueda de prensa del secretario general del PP en la Comunidad Valenciana se había limitado a la lectura de un comunicado con el que ha dejado claro que no va a dimitir y donde ha asegurado que no iba a permitir que le convirtieran en cabeza de turco. Sin embargo, no permitió que se hicieran preguntas y se excusó diciendo que, posteriormente, tras la reunión del comité ejecutivo regional, contestaría a todas las preguntas. Por su parte, el presidente del a Generalitat valenciana, Francisco Camps, también se ha negado a contestar, tras inaugurar un piscina en la localidad valenciana de Carcaixent, a las preguntas de los periodistas relacionadas con Ricardo Costa.  

A raíz las incendiarias declaraciones de Costa se han cancelado todas las comparecencias públicas de los pesos pesados del partido. La portavoz en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, tampoco ha ofrecido la habitual conferencia de prensa posterior a la reunión de la Junta de Portavoces.   

Por su parte, el vicesecretario de comunicación de los conservadores, Esteban González Pons, que tenía previsto realizar una entrevista en el programa La Palestra de la Cope a las 14.00 horas, tampoco ha dado señales de vida. Según fuentes del programa consultadas por Público.es, el conservador les ha asegurado que no podía intervenir en el espacio.  Dichas fuentes aseguran que "por nada en especial". 

De este modo, y aunque hace unos días aseguró el mismo líder del PP, Mariano Rajoy, que no iban a mirar hacía otro lado, lo cierto es que  nadie de la dirección nacional explicará, de momento, a los medios de comunicación, cuál es la situación.

La última vez que De Cospedal tuvo que cancelar sus habituales conferencias de prensa de los lunes -el Comité de Dirección se ha celebrado hoy por haber sido ayer el Día de la Hispanidad- sucedió en junio, cuando tuvo que interrumpir su actividad unos días a causa de una intervención quirúrgica. Asimismo, Rajoy lleva desde el 13 de abril sin ofrecer una rueda de prensa en la sede de su partido. 

En la agenda de hoy del PP -la Oficina de Información la reparte a diario- no figura evento o convocatoria de los más altos dirigentes que pudiera solaparse con la conferencia de prensa. Lo que sí figura, por ejemplo, en la página web del partido, es la (no) intervención de Pons en la Cope. 

(www.publico.es, 13/10/09) 

CAMPS INTENTA APLACAR A COSTA PARA EVITAR QUE CUENTE QUIÉN DIO LAS ÓRDENES 

Francisco Camps lleva siete meses actuando como si el caso Gürtel no existiera y, a pesar de haber vivido el fin de semana más conflictivo en el PP valenciano desde que él lo dirige, aún trata de mantener esa ficción. El viernes, Mariano Rajoy le obligó a anunciar que el Comité Ejecutivo convocado esta tarde destituiría a su secretario general, Ricardo Costa. Camps lo hizo in extremis, pero desde entonces no ha parado ni un minuto de trabajar para deshacer el problema interno que eso le ha provocado. 

Camps está moviendo, según fuentes del PP valenciano, todos los hilos a su alcance para tratar de aplacar la ira de su número dos. Le ha llamado personalmente varias veces y le ha hecho llegar todo tipo de mensajes para tratar de convencerle de que lo del cese es algo temporal, que no ha perdido la confianza en él, que está muy preocupado por su situación personal y que esto sólo se hace porque Rajoy lo exige, pero que se deshará en cuanto la situación judicial se aclare y, sobre todo, la presión mediática sobre el líder del PP se reduzca. 

A esos mensajes privados, Camps añadió ayer uno público. Obligó a Juan Cotino, hombre fuerte del entorno del presidente, a emitir una nota -ni Camps ni nadie de su Gobierno se someten a preguntas sobre el caso Gürtel; sólo Costa lo hacía-. En ella se deshace en elogios hacia la figura del secretario general y desmiente que le hubiera espiado a él y a Gerardo Camps, tal y como publicaba el domingo El Mundo. 

Cotino señaló que Costa es "una persona honesta, íntegra, que ha realizado una gestión intachable y que ha trabajado y trabaja incesantemente por defender los intereses de los valencianos". Después de leer esta frase, un dirigente del PP se preguntaba ayer: "¿Y entonces, por qué lo echan?". 

Todo este despliegue de medios y de buenas palabras de Camps y su entorno hacia Costa tiene un objetivo: evitar que el todavía secretario general rompa la fidelidad absoluta que ha mantenido hasta ahora con el presidente y cuente lo que la mayoría de los dirigentes ya conocen: que fue Camps quien llevó a Álvaro Pérez, El Bigotes, a Valencia; que fue él quien facilitó que obtuviera hasta siete millones de euros en contratos de la Generalitat, y que Costa sólo obedeció órdenes del presidente cuando decidió contratar a Orange Market para hacer prácticamente todos los actos del PP en esta comunidad, a pesar de que la dirección nacional había aconsejado dejar de trabajar con ellos. 

Costa, que estaba en la Comunidad Valenciana desde la noche del domingo -nunca hizo realmente el Camino de Santiago-, tiene varias horas para reflexionar sobre su posición en el Comité Ejecutivo. Lo cierto es que Camps ya le prometió la semana pasada que nada sucedería, e incluso llegó a decirle: "Si te vas tú, me voy yo". 

Costa, según varias personas que han hablado con él estos días, no está dispuesto bajo ningún concepto a aceptar una dimisión temporal voluntaria, la solución que Camps prefiere. Quiere que sea el Comité Ejecutivo quien lo destituya para garantizar que Camps tenga que explicar por qué lo decapita. 

El secretario general preparó ayer su discurso. En él defenderá su gestión, recordará que él no estuvo nunca en el Gobierno y por tanto no pudo adjudicar nada a ninguna empresa, y tratará de responder a las acusaciones de financiación ilegal. El PP valenciano no acepta que haya existido, por lo que es difícil explicar la destitución. Después será Camps quien hablará, por primera vez ante su ejecutiva, sobre el caso Gürtel. El presidente valenciano no ha ofrecido nunca una explicación, siquiera somera, sobre sus relaciones con El Bigotes, al que llamaba "amiguito del alma". En función de lo que él diga, Costa le responderá. 

Camps quiere reducir todo a una cuestión formal, descarta cualquier otra destitución e incluso plantea la posibilidad de que nadie releve a Costa, esto es, que la plaza se quede vacante, una forma de demostrarle que la cuestión aún se puede resolver. 

Sin embargo, la dirección nacional está dispuesta a presionar, como lo hizo el viernes, para evitar las componendas que busca Camps. En Génova existe la convicción de que, o se tapa el agujero del Gürtel, o la imagen de Rajoy puede quedar definitivamente tocada. Por eso desde Madrid se seguirán con detalle los pasos de Camps por si hay que reconducirlo de nuevo, por ejemplo si rechaza destituir a Costa como portavoz parlamentario, algo que le exige Génova. 

(www.elpais.com, 13/10/09) 

CAMPS OFRECE A COSTA DEJARLO EN «CUARENTENA» Y EL SECRETARIO GENERAL SE RESISTE A ACEPTAR

Una «cuarentena» hasta que escampe el temporal para dar satisfacción a Génova pero con billete de vuelta al cargo. El presidente Camps intentó ayer por todos los medios convencer a Ricardo Costa, su mano derecha estos años y conocedor de las «alcantarillas» del PPCV, para que acepte la propuesta que hoy propondrá a los 94 miembros del comité ejecutivo regional: Su destitución «temporal» como secretario general pero dejando vacante el cargo y manteniéndolo como portavoz en las Corts. La solución, según responsables campsistas, daría satisfacción a la exigencia de depuraciones de la dirección nacional sin segar la carrera política de Costa, a la espera de futuros acontecimientos.  

Costa, sin embargo, se resistía anoche a aceptar esta componenda al no fiarse de que no esté con ello cavando su tumba política y cargando con el mochuelo de la rama valenciana del caso Gürtel. De ahí la negativa a dimitir y el órdago a Camps de que, si quiere (o si se atreve), que lo destituya en el comité regional. Algunas informaciones apuntaban anoche que el número dos barajaba emitir un comunicado dejando claro que él no hizo sino cumplir órdenes de Camps. Fuentes cercanas al todavía «número»?dos recordaban que no fue él quien trajo a Orange Market a la Comunitat —vino de la mano del propio Camps— y que fue el único que logró la unanimidad de los jueces en el archivo del TSJ.
El presidente, que no acudió ayer al desfile de las Fuerzas Armadas, se empleó a fondo para convencer a Costa de que aceptara el arreglo. Camps —al igual que sus personas de confianza— alabará la gestión del «número» dos como coordinador del partido y su trayectoria «intachable». Un homenaje antes de la sentencia. Dirigentes populares resaltaban que no está imputado ni acusado de nada, y que tampoco, a la luz del sumario, ha metido la mano en la caja.

La propuesta de Camps, según las mismas fuentes, tendría el aval de Génova, que el viernes, a lo largo del 9 d´Octubre más tempestuoso que se recuerda, exigió al jefe del Consell la cabeza de Costa. Ante la negativa del secretario general a dimitir (al alegar que no ha cometido ninguna irregularidad), el presidente convocó para hoy el comité ejecutivo. La «cuarentena» de Costa sería una vía intermedia que Camps, demostrando su autonomía de decisión, habría arrancado a Madrid, según las citadas fuentes. El «acuerdo» serviría para acallar a todas las partes en un escenario que, recalcan, no es comparable al alcance del caso en Madrid, sino que es un «problema de estética» en los comportamientos.  

Habrá que ver si esa solución —un paripé, según los críticos, que subrayan que la destitución temporal «no existe»— es suficiente para Rajoy y también si Costa, quien intervendrá para leer su informe, asume ese papel o se defiende abriendo la caja de los truenos. Las mismas fuentes destacan el enfado con el vicepresidente Juan Cotino, a propósito de los supuestos informes del Consell sobre cargos del partido. De no haber solución negociada, se tendría que votar. El ex ministro Juan Costa, que está peleando para salvar la carrera de su hermano y que no sea el cabeza de turco, podría asistir al comité. Los zaplanistas propondrán que se pacte un grupo de notables para afrontar todos unidos la grave crisis, en lugar de ir poniendo «parches» a golpe de sobresalto judicial, como a su entender es el cese «temporal». En ese grupo estarían Camps, los tres presidentes provinciales, Rita Barberá y un miembro del Consell, probablemente Gerardo Camps. Los zaplanistas creen que el tiempo en que Camps hacía y deshacía sin contar con ellos ya ha acabado, si se quiere buscar soluciones a largo plazo. 

(www.levante-emv.com, 13/10/09) 

LAS PREGUNTAS QUE CAMPS NO QUIERE RESPONDER SOBRE LA TRAMA CORRUPTA odujo a Álvaro Pérez El Bigotes y a Orange Market como proveedores del PP en la Comunidad Valenciana? Ricardo Costa es secretario general del PP desde el 13 de junio de 2007, cuando la dirección regional de los populares ya llevaba, al menos, dos años contratando casi en exclusiva todos sus actos con Pérez. Costa entró en el equipo de Camps como vicesecretario general del PP en noviembre de 2004. 

- ¿Conoció Camps a los miembros de la trama como secretario regional del PP? El pen drive incautado por la policía al contable de la trama corrupta, José Luis Izquierdo, incluye dos apuntes referidos al décimo congreso regional del PP en la Comunidad Valenciana, celebrado en 2002. Uno en dinero A de 90.151 euros y otro en B de 150.412 euros. Camps, al que Eduardo Zaplana ya había nombrado secretario general, era el encargado de visar la contabilidad. 

- ¿Por qué negó Camps su estrecha amistad con El Bigotes? Las conversaciones grabadas a Álvaro Pérez con Francisco Camps, Ricardo Costa y David Serra, entre otros, demuestran la estrecha relación del responsable de Orange Market con la cúpula del PP. Pero, también, cómo este recibía encomiendas institucionales de Presidencia, se le atribuía capacidad de influir las decisiones de gobierno y tenía relación no sólo con Camps sino con su esposa, Isabel Bas. 

- ¿Sabía el presidente que Costa intentó arreglar el asunto de los trajes con Pedro García (director de RTVV) y Pérez? La investigación policial desvela que el número dos del PP intentó buscar una solución para justificar los trajes regalados por la trama corrupta. Unos trajes que Camps insiste en que pagó con dinero en metálico de la farmacia de su mujer. 

- ¿Quién facilitó a la trama corrupta contratos por valor de ocho millones de euros con la Generalitat desde 2005? Nadie ha dado una explicación convincente. Camps se remite siempre a que no se impugnó ninguna de las adjudicaciones. 

- ¿Qué papel ha jugado el vicepresidente Vicente Rambla? Responsable de la campaña electoral del PP en las elecciones autonómicas de 2007, Rambla ostentaba ya amplias responsabilidades en el Consell. A través de una de las empresas públicas, Rambla adjudicó a Orange Market un contrato superior al medio millón de euros. El Bigotes se queja en las conversaciones con Costa de que el vicepresidente se resiste a pagar lo que se les adeuda. En otras ocasiones, Pérez se felicita de que Rambla les ayudará a conseguir grandes eventos para la Generalitat. 

- ¿Quién puso en contacto a Orange Market con las constructoras que, supuestamente, financiaron actos del PP? 

Álvaro Pérez era, prácticamente, proveedor exclusivo de la dirección regional del PP y de la Generalitat. Aunque El Bigotes también compartía con Pedro García amistad con Vicente Cotino, responsable de la constructora Sedesa y sobrino del vicepresidente Juan Cotino, nadie ha explicado por qué esta constructora y otros grandes promotores como el alicantino Enrique Ortiz (Ortiz e Hijos) o los castellonenses Enrique Gimeno (Facsa) y Luis Batalla (Lubasa) contactaron con Orange. 

¿Qué garantías tiene Camps de que no habrá más escándalos? Nadie en el PP tiene hoy en día la seguridad de que no haya más escándalos. La confianza solicitada por Camps, que desde el pasado mes de febrero insiste en que no hay nada de nada, se ha volatilizado. 

(www.elpais.com, 13/10/09) 

Camps destituye a Ricardo Costa tras las presiones de Génova

El presidente había reivindicado la libertad para decidir, pero finalmente la dirección nacional ha forzado la salida.- El comité regional ratificará el martes el cese.- Camps ya lo había decidido el jueves

El presidente de la Generalitat valenciana, Francisco Camps, propondrá el próximo martes al comité ejecutivo regional del PP la inmediata destitución de Ricardo Costa como secretario general del partido en la Comunidad Valenciana y como portavoz del grupo parlamentario popular en las Cortes Valencianas. Camps ha cedido tras una jornada intensa de presiones desde la dirección del PP en Madrid.

Formalmente la destitución de Ricardo Costa se plantea como una "medida provisional" y se comunicó mediante un mensaje de telefonía móvil a las 21.42 horas de este viernes desde Presidencia de la Generalitat.

El mensaje indica que la inmediata destitución del número dos de Camps no pone en entredicho "ni la capacidad, ni la trayectoria política desempeñada por Ricardo Costa durante este tiempo al frente del partido, ni la confianza depositada en su persona, que es total". La decisión, que ya había sido adoptada por Camps a primera hora de la mañana del jueves, tuvo que posponerse ante la negativa de Costa a convertirse en el único cabeza de turco de los escándalos que azotan a los populares valencianos. Costa había reconocido que mantener distintas conversaciones en las últimas horas con el presidente valenciano, pero que "en todas ellas, Camps me ha trasladado la confianza en mi persona y en mi gestión".

Antes del inicio del acto institucional celebrado a las diez de la mañana de este viernes con motivo del Día de la Comunidad Valenciana, el vicepresidente tercero, Juan Cotino, había dejado entrever que el secretario general de los populares valencianos y portavoz del Grupo Popular en las Cortes regionales tenía las horas contadas. La tensión durante el acto institucional, celebrado en el Palau de la Generalitat, ha sido enorme. De hecho, un buen número de cargos populares han intentado evitar a Costa, que ha aparentado normalidad entre un gentío de rostros agitados. La entrada del presidente valenciano también ha traslucido la situación y han sido pocos y tibios los aplausos que ha recibido en el 9 d'Octubre más tenso que se recuerda.

Tras el discurso, y en medio del patio del Palau de la Generalitat, el ex ministro Juan Costa ha vuelto a salir en defensa de su hermano Ricardo. El diputado del PP por Castellón ha insistido en que los que han de dar explicaciones son los que permitieron que los responsables de la trama Gürtel trabajasen en Valencia y contratasen con la Administración valenciana.

Fin de fiesta

El Día de la Comunidad Valenciana amaneció como había terminado la víspera, con declaraciones de políticos del PP reclamado a Francisco Camps que tomara alguna decisión. Por la mañana, el vicepresidente tercero del Consell y hombre de la absoluta confianza de Camps, Juan Cotino, manifestaba ante las cámaras de Tele 5 a lo largo del día podría "haber algún tipo de reunión para valorar que es lo más conveniente en este momento", añadiendo que las transcripciones que se han conocido de los miembros de la trama Gürtel con Ricardo Costa "no son conversaciones que queden muy bien en un político". El vicepresidente del Consell reconoció la existencia de "una reflexión abierta entre las personas que están en esa grabación y el presiente del partido [Francisco Camps]".

El vicesecretario de Comunicación del PP, Esteban González Pons, fue más claro cuando subrayó que había llegado el momento "de hacer algo o de hacer algo" y advirtió de que "la fiesta en Valencia se acaba a las cuatro de la tarde de hoy", insinuando que la decisión de destituir a Ricardo Costa se produciría pronto. Pons, sin embargo, quiso ser cauto, y añadió que en el PP "a las dimisiones no se les puede poner plazo".

Las noticias sobre la inminente destitución de Ricardo Costa de la secretaría general del PP han dejado en un segundo plano los actos institucionales que se celebraron con motivo del Día de la Comunidad Valenciana. Francisco Camps, en su discurso, hizo una llamada a la "unidad en un momento complicado desde el punto de vista económico. Necesitamos de toda la sociedad, trabajadores, empresarios y representantes públicos para que nuestro impulso tenga mayor efecto". Camps añadió que a los valencianos "nadie nos ha regalado nada y nadie nos podrá arrebatar lo conseguido".

Por su parte el secretario general del PSPV-PSOE, Jorge Alarte lamentó que el Día de la Comunidad Valenciana se celebrara en un clima de "anomalía democrática" y volvió a pedir la dimisión de Camps y la convocatoria de elecciones anticipadas. "El PP, dijo, ha violado todos los límites que defienden los principios de libertad, justicia, igualdad y pluralismo".

www.elpais.es 09.10.09

Costa se va de VACACIONES sin dimitir mientras se aprieta el cerco contra él

Las novedades que ha sacado a la luz los 17.000 folios destapados del sumario del caso Gürtel han conseguido que caigan algunas cabezas en el PP de Madrid, pero no en Valencia, una de las comunidades donde la trama operó con más fuerza. Mariano Rajoy ha mostrado su confianza en que el presidente regional, Francisco Camps, tomará medidas, pero lo cierto es que de momento todos los altos cargos salpicados por el escándalo en la comunidad siguen en sus cargos. Al parecer, el president le había pedido a su portavoz en Les Corts y secretario general del PPV, Ricardo Costa, que presentara su dimisión temporal, algo que durante algunas horas diferentes medios han apuntado como consumado. Sin embargo, Costa ha declarado a los medios que se iba de vacaciones sin firmar su dimisión y contando con la "confianza" del presidente valenciano. Camps ha convocado este martes a la dirección del PP para decidir el futuro de su secretario general.

El Ejecutivo de Camps y altos cargos del PP valenciano se daban cita esta mañana en el acto institucional con motivo de la celebración de 9 de Octubre, fiesta de la Comunidad Valenciana. Las medidas que se adoptarán en la Comunidad ante las implicaciones de la Gürtel centraban las preguntas a los dirigentes, y aunque durante varias horas diferentes medios daban por consumada la dimisión de Costa, éste ha asegurado que se va de vacaciones sin dimitir y que lo último que le transmitió Camps fue su "confianza". Así lo recoge la cadena SER, que apunta que Camps ha convocado a la dirección general del PP valenciano para decidir sobre el futuro de su secretario general y portavoz en Les Corts.

Petición de responsabilidades
Ante el levantamiento parcial del secreto de sumario del caso Gürtel y las evidencias que vinculan las empresas de la trama corrupta con el PP, Mariano Rajoy aseguró esta semana que “
habrá responsabiliades para los que han hecho lo que no debían”, pero la realidad muestra que el líder popular no va a poner al presidente valenciano, Francisco Camps, entre la espada y la pared, sino que acepta las decisiones que tome el dirigente regional.

Abandono "temporal" del cargo
Al parecer, la dimisión de Ricardo Costa, secretario general del PPV y su portavoz en Les Corts,
estuvo ayer sobre la mesa, pero finalmente quedó en nada. Según publica Casimiro García Abadillo en El Mundo, un hombre de confianza de Camps le propuso a Costa dejar de manera “temporal” su cargo como secretario general del partido, aunque no la portavocía del grupo parlamentario, y volver a su puesto dentro de tres meses, cuando las turbias aguas de la supuesta financiación ilegal del PP a través de la Gürtel hayan vuelto a su cauce.

"Este marrón no me lo voy a comer solo"
“Este marrón no me lo voy a comer yo solo”, fue la respuesta que dio Costa, que dice haber actuado con “total lealtad” a Camps y que no piensa sacrificarse para dar gusto a “las pretensiones de Génova”. A su juicio, su dimisión sería difícilmente asumible sin que fuera interpretada como la confirmación de que hubo financiación irregular en el PPV. Además, Costa tiene a quien proponer como cabeza de turco: el también implicado Vicente Rambla, vicepresidente del Consell, y cuyas tiranteces ya han escenificado ambos dirigentes con anterioridad.

Que dimita Rambla o se convoque el Comité Ejecutivo
Según El Mundo, Costa ha propuesto que sea él quien dimita, ya que se ha encargado de organizar las últimas campañas electorales, algo que
ya había insinuado anteriormente. Además, el dirigente querría también que Camps hiciera una declaración pública para darle su apoyo. Y, si el president insiste en pedir su dimisión, Costa propone que la reivindique él mismo después de convocar al Comité Ejecutivo del partido. Por lo tanto, de momento no hay ningún movimiento en el PPV para asumir responsabilidades.

Disgusto en las filas populares
Y la ausencia de respuestas
no está cayendo demasiado bien entre las filas conservadoras. Esperanza Aguirre –que, a diferencia de Camps, se posicionó en contra de Rajoy en el congreso general de los populares que revalidó su liderazgo- en un gesto más bien oportunista, ha hecho dimitir a sus tres diputados regionales mezclados con la trama (aunque seguirán ocupando sus escaños en la Asamblea de Madrid). Y con ello pone aún más de manifiesto el inmovilismo valenciano y deja en evidencia la falta de intervención de Rajoy ante las evidencias de corrupción en la formación.

www.elplural.com 09.10.09

COSTA PIDIÓ AYUDA A EL BIGOTES PARA ENTRAR EN EL GOBIERNO VALENCIANO 

En el teléfono móvil de Álvaro Pérez, El Bigotes, se registraron durante meses conversaciones sobre los regalos a altos cargos de la Generalitat, sus planes para organizar la carrera de Fórmula 1 o la fiesta de los Grammy latinos, sus angustias para cobrar los favores... Y también sobre los problemas del PP valenciano. Este personaje, el hombre de Francisco Correa en la Comunidad Valenciana, parece estar en el centro de todos los secretos y opina como tal. En realidad, se comporta como un dirigente más. 

Pérez tiene línea directa con el presidente de la Generalitat, Francisco Camps, como para que nada menos que el secretario regional del PP, Ricardo Costa, cuente con él para cumplir sus ambiciones políticas. El 27 de diciembre de 2008 la policía interviene esta conversación en el móvil de Pérez: 

Álvaro Pérez. El martes he quedado para ir a su casa [de Camps]. 

Ricardo Costa. Primero, lo de este tema ya lo tienes claro, ¿no? 

Á. P. Lo tengo clarísimo. 

Costa le pide que transmita la idea de que a él le "socarra" [achicharra]. 

Á. P. Lo tenía previsto. 

R. C. Segundo, que yo como secretario general le puedo ser más útil si me pusiera en el Gobierno. 

Á. P. Yo pensaba sacar la conversación de tu socarramiento a través de Javier Arenas. Y le pensaba decir: "Si desde luego piensas emplear a Ricardo en algún tema de gobierno [...] próximamente o en un futuro está tan achicharrado que deberías dejarle descansar". Eso es lo que pensaba decirlo (sic), porque le pasó a Arenas. Javier Arenas ahora causa rechazo por el socarramiento al que le sometió Aznar en los últimos tres años de Gobierno". 

R. C. Yo creo que lo que a él le interesaría es una posición institucional conjugada con el tema orgánico [...] Si me diese una labor un poco de coordinación política del partido del Gobierno podría arreglar mucho lo de Alicante. 

Á. P. Ya lo sé, lo que no está haciendo nadie ahora mismo. 

R. C. Que sería una cosa, un poco el papel de Fernández Mañueco que es consejero de Presidencia y secretario general del partido [en Castilla y León]. 

Á. P. Vale. 

R. C. Tú déjaselo caer y que lo vaya teniendo en la cabeza. 

Á. P. No te preocupes. Pensaba darle de lo lindo por varios sitios y ése era uno de ellos. 

Se corta la comunicación y la retoman: 

R. C. Lo que te estaba diciendo es que tiene sus pros y sus contras y como ya ha pasado todo esto si tú quieres que la Secretaría General la tenga Ricardo porque no hay ahora una persona que pueda hacer el mismo trabajo que hace él, pero lo deberías recubrir de un manto institucional. 

Á. P. Sí señor, lo deberías blindar. 

R. C. Exacto, que le permita hablar con Ripoll [el zaplanista que controla el partido en Alicante y torpedea a Camps] institucionalmente, en el mismo nivel. 

Á. P. Lo que hay que lanzarle a él es que tú vas a ver a Ripoll con una consejería de interés para Ripoll o vas a ver a Fabra con una consejería de su interés y a la vez que vas a arreglar eso te la tienen que comer porque les interesa. 

R. C. Exacto y luego que no hay nadie pensando en el Gobierno en clave de partido. 

Á. P. Son las dos vías fantásticas para incidir un poco en él. No hay nadie que esté haciendo eso desde el Gobierno. 

R. C. Muchos de los problemas que tenemos en Alicante son porque no hay nadie haciendo un trabajo de cohesión. 

Á. P. Hecho, no sabes cuánto me alegra poder servirte de algo, Ric. 

R. C. No, coño, me sirves de mucho. 

Un mes antes, El Bigotes había puesto todo de su parte para ayudar a quitar de la presidencia del PP de Alicante a José Joaquín Ripoll. El 9 de diciembre de 2008 tuvo esta conversación con alguien llamado Luis: 

Álvaro Pérez. Le estoy solucionando un marrón a Ricardo, que tiene el congreso este fin de semana en Alicante y hay hostias. 

Luis. A Ricardo Costa. 

Á. P. Sí, tío, pero hay hostias, se están matando los campistas y los zaplanistas, hay una liada de cojones [...]. 

L. Y cómo va a salir el tema, ¿quién crees tú que va a salir? 

Á. P. Yo creo que como no sea un poco hijo de puta Camps, que no lo es nunca, va a ganar Ripoll, el zaplanista [...] Y si no, va a morir como un campeón con las botas puestas. 

L. El Ripoll, ¿no? Y el de... 

Á. P. A Pérez Fenoll no le vota ni su puta madre. 

L. Al de Benidorm. 

Á. P. Sí, tío, ése es muy malo y no le quiere nadie, pero ha sido una apuesta de Paco, y claro. 

L. ¿Tú crees que va a dejar la alcaldía de Benidorm o no? 

Á. P. Pues no lo sé, tío, no tengo ni puta idea, te lo podría decir el miércoles, que ya habrá más pasos dados.

El 11 de diciembre, El Bigotes habla con el vicesecretario de Organización del PP valenciano, David Serra. Según un informe policial, Serra participaba en la supuesta financiación ilegal del partido a través de Pérez y otras empresas. Hablan de cómo promocionar a Pérez Fenoll, que ahora ha sido desbancado de la alcaldía por una moción de censura. 

David Serra. Te cuento una cosa para mañana. 

Álvaro Pérez. Sí. 

D. S. Mañana vamos a hacer una foto de Manolo Pérez Fenoll en Orihuela [...] Yo te voy a dar la persona de contacto en Orihuela, que es una concejal nuestra que se llama Eva Ortiz [...]. Te digo cuál es la idea. Vamos a convocar a doscientas personas para hacer una foto muy potente de doscientos compromisarios con Manolo Pérez Fenoll, de toda la provincia. Necesito que allí tengamos una tarima con tres escalones. 

Al día siguiente, Pérez le envió un SMS a Ricardo Costa: "Imagino que Castellón lo tienes controlado y Alicante Dios dirá, en todo caso más no puedes hacer y además Ric eres el mejor. Bs de tu amigo Álvaro". La operación falló. El 14 de diciembre de 2008 Ripoll ganó el congreso del PP de Alicante por sólo cinco votos. Sigue siendo el presidente provincial. 

(www.elpais.com, 08/10/09) 

LA HORA DE RICARDO COSTA  

Ricardo Costa vive en la cresta de la ola. Protagonista del informe policial que denuncia una trama de financiación ilegal del PP en Valencia, su nombre aparece también de forma destacada en la documentación revelada en la apertura parcial del secreto de sumario del caso Gürtel. Y no solo por la presunta mediación de los responsables de la trama corrupta en la adquisición de un coche y un reloj de lujo que pasaron a ser propiedad del secretario general del PP valenciano. Las conversaciones intervenidas por la policía entre Costa y su amigo Álvaro Pérez, el Bigotes, revelan una estrecha relación mercantil entre ambos, con derivaciones políticas que salpican al presidente de la Generalitat valenciana, Francisco Camps, y a la cúpula estatal de los populares. Costa, que niega por activa y pasiva todas las acusaciones, aguanta el chaparrón respaldado por el propio Camps, pero cada vez son más las voces que le apuntan desde dentro del partido como primer cabeza de turco. 

El presidente de la Diputación y del PP de Alicante, José Ripoll, no se anduvo ayer por las ramas. «Si hay manzanas podridas, lo que hay que hacer es quitarlas cuanto antes. Ahora ya no se trata de filtraciones, sino de algo recogido en un sumario que parece tener credibilidad», dijo. El alcalde de Castellón y peso pesado del PP valenciano, Alberto Fabra, se unió a esta tesis, y apuntó que, si se ha cometido alguna ilegalidad, «habrá que depurar las responsabilidades necesarias». Desde la sede central en la calle de Génova de Madrid se emitieron mensajes similares, pero Costa se limitó a defenderse de los presuntos regalos recibidos.  

El dirigente salió al paso de una llamada telefónica grabada al Bigotes y el número dos de la trama, Pablo Crespo, el 3 de noviembre del 2008, en la que hablaban de las gestiones para vender su antiguo Mercedes y comprarle un Nissan Infiniti. En un comunicado, tachó de «totalmente falso» que la operación se consumase y aseguró que adquirió el vehículo gracias a la venta de un turismo anterior, un préstamo de sus padres y dinero propio. Costa subrayó que ya aclaró ante el magistrado instructor del caso Gürtel en el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana, José Flors, que vendió «personalmente» su coche a un particular por 29.000 euros, IVA incluido (número de factura f-000002) en enero del 2009.  

Con esa cantidad, un préstamo personal de sus padres –depositado en la Consejería de Hacienda de la Generalitat valenciana con número de registro TP-EH/200-2009/1402–, y con dinero propio compró un nuevo vehículo «directamente gestionado con el concesionario Infiniti en Valencia». El importe de la adquisición fue de 65.000 euros, IVA incluido, que fueron abonados mediante un cheque bancario número 4046362 de su cuenta personal. 

El comunicado no habla del reloj de 25.000 euros que, según Pérez le cuenta a Crespo, le regaló el exalcalde popular de Alicante Luis Díaz Alperi. «Ya le conoces, tío, con una cosa de estas se vuelve loco, Está como un niño con zapatos nuevos», comentan ambos en la misma conversación en la que hablan del coche de lujo. 

Tampoco se refiere Costa a otras conversaciones telefónicas entre él mismo y el Bigotes intervenidas por la policía el 22 de diciembre del 2008, cuando la empresa Orange Market presionaba a los políticos valencianos para reducir sus deudas y poder cerrar el ejercicio anual. El secretario general del PP en la comunidad le dice a Pérez que le va a dar «todo lo que le falta», pero que necesita que el «presidente», en lo que parece una alusión a Camps, «eso no lo sepa». «Que este es un hijo de puta», añade. 

Costa tranquiliza a su interlocutor asegurándole que dará instrucciones «hoy mismo» de «dónde tiene que estar el dinero». «Aunque me quede sin tener que pagar el alquiler tres meses», le indica. Unas horas después, mientras siguen discutiendo sobre los pagos pendientes, Costa le pide a Pérez «100 gramos de caviar» para la cena de Nochebuena, lo que confirma el rol de conseguidor del Bigotes y sus compañeros. 

 Los famosos trajes de Camps motivaron otra crisis, y las conversaciones intervenidas acreditan que Pérez, Crespo y Costa se reunieron el 22 de enero del 2009 para «buscar una solución consensuada» al asunto. El Bigotes fue quien citó al dirigente popular para informarle de la «cabronada» que les había hecho otra de las implicadas, Isabel Jordán, que les quería meter «en un lío», denunciándolos ante la fiscalía. Una de las estrategias que idean para su defensa es alegar que compraban los trajes a medida para Camps para usarlos en sesiones de fotos, pero que después el presidente siempre los devolvía. 

La buena relación entre Costa y el Bigotes llega al punto de conspirar entre ambos por el impulso de la carrera política del primero. El dirigente popular le pide en diciembre del 2008 a Pérez, que ha quedado a cenar con otro dirigente del PP valenciano, que está «socarrado» (quemado) y que, como secretario general del partido, puede ser «más útil» si le pone en el Gobierno. «Si me diese una labor un poco de coordinación política del partido del Gobierno podría arreglar mucho de lo Alicante», le dice. Según el sumario, en La Nucia (Alicante), la trama corrupta buscó ayuda política para especular con un plan urbanístico, con campo de golf incluido.  

(www.elperiodico.com, 08/10/09)

"¿RICARDO SABE CÓMO QUIERE EL COCHE?" 

A finales del año pasado, el secretario general del PP valenciano, Ricardo Costa, quería cambiar de coche. Según las grabaciones del sumario del caso Gürtel, su amigo Álvaro Pérez, El Bigotes, gerente de la empresa Orange Market, proveedor en exclusiva de la escenografía del partido a la vez que adjudicatario de la Generalitat valenciana por más de ocho millones, fue quien hizo las gestiones para conseguir exactamente el modelo que Costa deseaba. Lo dice él mismo en varias conversaciones con sus jefes en Madrid que, según se deduce de la transcripción, están gestionando la compra de un determinado coche de lujo para ellos mismos y le ofrecen a Costa beneficiarse de la oferta, lo que revela la estrechísima relación entre ambos. 

El 3 de noviembre de 2008, Pérez habla del tema con uno de sus jefes en Madrid, Pablo Crespo, número dos de la trama de empresas corruptas, actualmente en prisión incondicional: 

Álvaro Pérez. [Dice Costa] que a ver si esta semana podemos ir, para ver a Eduardo [contacto para la compra del coche] y tal, que por favor que le venda el coche, digo, no te preocupes, que ya verás como te lo vendo. 

Pablo Crespo. Escucha una cosa... Eduardo, tienes que hablar con él para que haga la prueba. Yo lo he vuelto a llamar, que no me ha cogido el teléfono, para decirle que nos lo pida en firme, porque si no, igual tardan la hostia en venir los coches y después... 

Á. P. Ya, ya, ya. 

P. C. Nos está volviendo locos este hombre. 

Tan sólo media hora después, Pérez y Crespo mantienen esta conversación: 

P. C. Tú, ya... Ricardo ¿ya sabe cómo quiere el coche? 

Á. P. Sí, igual que tú, lo que no sabía era el color. 

P. C. Va... 

Á. P. Todavía no está muy decidido. 

P. C. El color externo, para hacer el pedido hay que saberlo. 

Á. P. Ya, por eso le voy a decir que entre ahora en internet y decida. 

P. C. Porque cuanto más tardemos... porque me están dando plazo de entrega ya en enero. A lo mejor, si tenemos suerte y lo pedimos ahora, que habrá que transferirle algo como señal a este hombre, a Eduardo, pues si lo pedimos ahora, joder, el coche igual, si hay suerte, igual lo tenemos antes. 

Á. P. En Navidad. 

P. C. Pero en principio está para enero. 

Á. P. Vale, vale, perfecto. 

P. C. Dile por favor que lo decida, anda. 

Á. P. No te preocupes, que se lo voy a decir ahora. 

P. C. Que si quiere otras llantas o lo que sea, el color interior, lo único que puede decir es el color exterior, color interior y las llantas si no quiere las mismas, yo puse las de ventilador. 

Al día siguiente, 4 de noviembre, Álvaro Pérez transmite las supuestas instrucciones de Costa a Pablo Crespo: 

Á. P. Escucha, Ricardo quiere el coche, tapicería negra. 

P. C. Joder. 

Á. P. O gris oscuro, no sé si hay gris oscuro. 

P. C. Espera que lo voy a mirar ahora mismo, que acabo de llegar a la ofi. (...) Color negro... como el que elegí yo, ¿no? 

Á. P. Sí, y tus llantas. 

P. C. Ah, las llantas de ventilador también, vamos a ver... 

La configuración definitiva del coche del secretario general del PP valenciano la cierran estos dos empresarios 20 minutos después. Según el informe de las transcripciones, "Crespo dice que él cree que queda mejor la madera, pero que bueno, en cuestión de gustos...". Unos meses después, el 2 de mayo de este año, Costa se estrelló con su nuevo coche, un vehículo de lujo de la marca Infiniti. Preguntado por el suceso, declaró: "El Infiniti me ha salvado la vida". 

Ricardo Costa ha puesto a disposición de varios documentos para demostrar que el coche en ningún caso es un regalo de la trama de empresarios corruptos. En enero de este año, Costa vendió un coche Mercedes Benz por 29.000 euros y después, pidió un préstamo personal por 30.000 euros. Finalmente compró un Infiniti FX50 por 65.000 euros, según consta en factura. También respondió sobre este asunto en las Cortes valencianas. Asimismo, Ricardo Costa asegura que él hizo personalmente todas las gestiones para adquirir su coche. El Infinity FX50, comprado nuevo, cuesta casi 80.000 euros. 

(www.elpais.com, 07/10/09) 

'EL BIGOTES' GESTIONÓ LA COMPRA DEL DEPORTIVO EN EL QUE SE ESTRELLÓ COSTA 

La trama corrupta podría haber mediado en la compra del Infiniti modelo FX50 que conducía el secretario general del PP valenciano, Ricardo Costa, hasta el pasado mes, cuando sufrió un accidente y el coche quedó siniestro total. El mandatario popular niega la intervención del entramado y muestra las facturas y los movimientos bancarios que, supuestamente, acreditan que emitió un cheque de 65.000 euros para pagar el vehículo de alta gama.  

Pero la versión de Costa choca con la que se desprende del sumario. Según las conversaciones intervenidas por la Policía, El Bigotes tramitó el asunto con un hombre dedicado al mundo del motor, llamado Eduardo y apodado El Obama Blanco, y después amarró la operación con el número dos de la trama Gürtel, Pablo Crespo. Según una conversación entre El Bigotes y Eduardo del día 11 de diciembre de 2008, el plan era ayudar a Costa a vender su Mercedes para después comprar el Infiniti. «Escúchame, yo necesito quedar contigo, llevarte el coche de Ricardo para ver si lo vendemos y que hablemos del Infiniti. Yo estoy en Valencia y necesito que me llames y me digas 'Álvaro, tráete el Mercedes el lunes que viene' y yo te dejo el Mercedes, lo vendes y, mientras tanto, vas haciendo el pedido y ya está», dice El Bigotes. «Pues ya está, vente el lunes y ya está. Yo puedo tener ya a alguien en firme para el Mercedes. Lo vendemos, lo formalizamos y dejamos una señal para el tema del Infiniti y el resto se lo das a Ricardo. Ya cuando esté lo del Infiniti hacemos el pago», contesta.  

En una conversación anterior entre Crespo y Pérez, fechada el 3 de noviembre de 2008, el ex secretario de Organización del PP gallego comenta lo sumamente interesado que está Costa en adquirir el vehículo. En la conversación, El Bigotes afirma, refiriéndose a Costa, que éste le ha dicho «que a ver si esta semana podemos ir, para ver a Eduardo y tal, que por favor que le venda el coche», y que él le ha tranquilizado: «Digo, no te preocupes, que ya verás cómo te lo vende». El Bigotes dice entonces que va a pedir a Costa que elija el color, mientras Crespo le urge: «Dile por favor que lo decida, anda», y añade, «que si quiere otras llantas o lo que sea, el color interior. Lo único que puede decir es color exterior, color interior y las llantas. Si no quiere las mismas, yo las puse de ventilador». Al día siguiente, Costa ya se había decidido por el color negro y las llantas «de ventilador».  

Los datos de Costa niegan la mayor. Según el número dos del PP valenciano, él conoció al gerente de la marca Infiniti a finales del año pasado tras un acto con empresarios y enseguida se interesó por uno de los modelos. El pasado 27 de enero, Costa recibió un préstamo de su madre por valor de 30.000 euros para afrontar la compra. Un movimiento que incluso se plasmó en la Consejería de Economía. Un día después, el dirigente popular sacó un cheque por valor de 65.000 euros de su abultada cuenta personal para comprar un Infiniti kilómetro 0 (56.034 euros más 8.965 de IVA). La compraventa se materializó el 30 de enero. Un día después, Costa vendía su Mercedes Benz a su dentista por 29.000 euros para contrarrestar el desembolso del día anterior. 

(www.elmundo.es, 07/10/09) 

"RICARDO QUIERE EL COCHE, TAPICERÍA Y COLOR NEGRO" 

"¿Ricardo ya sabe cómo quiere el coche?", pregunta Pablo Crespo, número dos de Francisco Correa en la trama Gürtel. Al otro lado del teléfono responde Álvaro Pérez, El Bigotes, su conseguidor en Valencia: "Todavía no está muy decidido".  

Esta conversación se produjo el 3 de noviembre de 2008. Ni Crespo, que se encuentra ahora en prisión, ni El Bigotes sabían que la Policía tenía intervenidas sus llamadas por orden judicial. El rastro que dejan sus llamadas pone en un serio aprieto al tercer actor de la llamada, el secretario general del PP valenciano, Ricardo Costa, con quien las grabaciones policiales dejan clara una relación de total confianza.  

Los líderes de esta trama corrupta ligada al PP gestionaron la compra de un vehículo de lujo para Costa valorado en 80.000 euros, un Infiniti idéntico al que conducía el número dos del PP valenciano cuando sufrió un accidente de tráfico el pasado 6 de mayo. 

La minuciosidad con la que Crespo y El Bigotes prepararon el encargo queda reflejada en el sumario del caso, parcialmente levantado ayer. Costa no tiene claro el color del coche y El Bigotes comenta con Pablo Crespo que va a pedirle que entre "en Internet y decida". "Dile, por favor, que se decida", insiste Crespo, que fue secretario de Organización del PP gallego antes de convertirse en número dos de Correa . 

Crespo deja clara la cuidada atención que dispensan a Costa: "Que si quiere otras llantas o lo que sea, el color interior, lo único que puede decir es el color exterior, interior y las llantas si no quiere las mismas". Un día después, la gestión telefónica de El Bigotes da resultado: "Escucha, Ricardo quiere el coche, tapicería negra y color negro y tus llantas".  

El Bigotes y Crespo parecen conocer bien la inclinación de Costa por las aficiones caras, según se deduce de sus conversaciones intervenidas. El mismo día en el que ambos trataban de adecuar el color y los extras del coche de lujo a los gustos de Costa, El Bigotes le contaba a Crespo que Luis Díaz Alperi, ex alcalde de Alicante, "le ha regalado un Franck Muller" de acero al secretario general del PP valenciano. El reloj "vale 20.000 euros", según aclara El Bigotes ante la curiosidad de su interlocutor, que se muestra deslumbrado. "Lo ha flipao Ricardo, claro, entonces le han ajustado la correa y va como un niño, ya le conoces, tío, con una cosa de esas se vuelve loco, pero no se lo puede poner por Valencia, ya se lo he dicho". La razón parece sencilla y se la aclara a Crespo inmediatamente: "Es que es un cante de cojones". 

Costa es una referencia habitual en las conversaciones de los líderes de la trama. Su líder, Francisco Correa, llega a aventurarle un brillante porvenir: "Tú serás el futuro presidente del Gobierno de este país". Al otro lado del teléfono, el propio Costa responde: "Sí, sí, eso le toca al otro Costa", en referencia a su hermano Juan, ex ministro de Aznar. 

(www.publico.es, 07/10/09) 

COSTA ASEGURA QUE PAGÓ SU COCHE DE LUJO  

Compraventa unida a un préstamo personal

El secretario general del PP valenciano, Ricardo Costa, negó ayer que la ‘trama Gürtel’ haya tenido nada que ver en la compra de su coche –un Infiniti– y reiteró que lo pagó con la venta de su anterior automóvil y un préstamo personal.  

“Digan lo que digan”

El entorno del dirigente del PP valenciano negó cualquier favor por parte de la trama corrupta, “digan lo que digan” los supuestos cabecillas de la red.

Una operación particular

Costa afirmó que realizó la compra a un particular “personalmente”, como explicó en mayo, cuando sufrió un accidente con el coche que citan los imputados.   

(www.publico.es, 07/10/09) 

ALPERI: ´CON MI DINERO HAGO LOS REGALOS QUE YO QUIERO´ 

Se están rompiendo los principios mínimos de la democracia y de los derechos personales", declaró el ex primer edil tras destacar que el regalo lo hizo efectivo en febrero pasado. No obstante, la conversación intervenida que figura en el sumario judicial está fechada el 3 de noviembre de 2008.

"Yo con mi dinero puedo hacer los regalos que yo quiera y a quien considere oportuno", añadió Díaz Alperi, que precisó que él dejó la Alcaldía de Alicante en septiembre de 2008 "y que en ningún momento el Ayuntamiento ha tenido relación alguna con las empresas que aparecen en esa trama". 

El ex alcalde aseguró que el reloj que le regaló a Costa "ni de lejos" cuesta los 20.000 euros que dijo El Bigotes en la grabación. "Lo conseguí a buen precio en febrero porque no pude en diciembre, lo pagué de mi bolsillo y se lo regalé a un amigo, pero es que yo no tengo que dar ninguna explicación sobre lo que hago con mi dinero y a quién regalo cosas". Preguntado por el precio que pagó por el Franck Muller "Alicante 2008", lo cifró en unos 6.000 euros. Díaz Alperi calificó de "ridículo" que se le quiera relacionar con este sumario, "con el que no tengo nada que ver", y lo achacó "a un intento antidemocrático de enmerdarlo todo". "Es de locos", sentenció. 

Por otra parte, el presidente de la Generalitat, Francisco Camps, quería hacerse "una foto" con el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, según contó en una conversación telefónica Álvaro Pérez El Bigotes, que asegura que le convenció de que "sentarse con Obama, ahora es imposible". La conversación, que también figura en la parte del sumario del caso Gürtel sobre la que se ha levantado el secreto y a la que ha tenido acceso Efe, tuvo lugar a finales del año pasado entre Pérez y el abogado Manuel Delgado. 

(www.levante-emv.com, 07/10/09) 

LAS CONVERSACIONES DELATAN NUEVOS REGALOS DE LUJO A RICARDO COSTA 

El sumario del caso Gürtel, que ha levantado hoy parcialmente el juez del Tribunal Superior de Justicia de Madrid Antonio Pedreira, delata supuestos regalos de superlujo al secretario general del Partido Popular valenciano, Ricardo Costa, implicado según la policía en una supuesta trama de financiación ilegal de su partido a través de Orange Market, la firma valenciana de la trama corrupta. 

En una de las conversaciones grabadas por la policía a Álvaro Pérez, el bigotes, con Pablo Crespo, número dos de la trama, se sugiere un regalo del ex alcalde de Alicante, Luis Díaz Alperi, a Costa, un reloj de acero valorado en 20.000 euros. La transcripción literal es la que sigue: 

Álvaro Pérez. Escúchame un segundo, es que le ha regalado Luis Díaz Alperi, el que era alcalde de Alicante, un Frank Muller de la Volvo Ocean Race, que vale 20.000 euros.

Pablo Crespo. ¿Pero de oro o qué? 

Álvaro Pérez. No, no, de acero. 

Pablo Crespo. Ya. 

Álvaro Pérez. De acero, de acero, porque hemos llamado ahora, es de Rabat, para preguntar a ver qué valía, lo ha flipado Ricardo, claro...entonces se lo han ajustado, le han ajustado la correa y va como un niño, ya le conoces tío, con una cosa de estas se vuelve loco, pero no se lo puede poner en Valencia, ya se lo he dicho. Tío, ni se te ocurra, no, no, no, ni hablar, digo, es que es un cante de cojones, a parte de que es muy grande, ¿sabes? Pero va como un niño con zapatos nuevos. 

(www.elpais.com, 06/10/09) 

JUAN COSTA ADVIERTE DE QUE SU HERMANO HA ACTUADO SIGUIENDO LAS DECISIONES DEL PP  

El diputado nacional por la provincia de Castelló, Juan Costa, expresó ayer su convencimiento de que el secretario general del PPCV, Ricardo Costa, "ha actuado siguiendo de una manera muy correcta la política y las decisiones" de su partido. 

Costa señaló que le parece de una "gravedad tremenda" que exista un informe que "puede sembrar dudas sobre actividades regulares o no regulares de ciudadanos concretos", y que éste "vaya circulando de mano en mano y de periódico en periódico".  

En cuanto a su hermano, dijo que está "absolutamente convencido" de que ha actuado "con absoluta corrección" y expresó su deseo de que "la iniciativa del PP para analizar la financiación de todos los partidos en Les Corts pueda ser una realidad", y así "todos tengamos la oportunidad de conocer de manera directa cómo se financian los partidos en la Comunitat". 

Por su parte, el vicepresidente del Consell, Vicente Rambla, que ayer no asistió al Comité Nacional del PP -se reunió con empresarios de Castelló- señaló que son "rotundamente falsas" las "insinuaciones" que se están realizando respecto a su supuesta implicación en la trama. 

Rambla dijo que se "puede decir más alto, pero no más claro: son rotundamente falsas todas las insinuaciones que en relación a mi persona se han hecho en esa información y se están haciendo a lo largo de estos días". 

"Tengo que decir que por parte del presidente Camps, jamás ha habido una sola insinuación en beneficio de ninguna de estas empresas, y por mi parte jamás ha habido ni una sola insinuación para que haya trato de favor a estas empresas, que, por cierto", añadió. "Llevan décadas trabajando en la Comunidad y en la administración valenciana", dijo. 

(www.levante-emv.com, 06/10/0

EL 'MARRÓN' DE RIC  

Conocer a Ricardo Costa es una experiencia inolvidable. Todo el que haya pasado por ella me entenderá. Atrevido, hablador, con sus camisas ceñidas a los pectorales y las iniciales bordadas a la altura del estómago, el secretario general del PP valenciano es un auténtico actor sacado de las películas de Scary movie. Ricardo Costa conduce un espectacular Infiniti, se mueve como pez en el agua en Gabana y, para qué le vamos a dar más vueltas, es la quintaescencia del pijerío. Se siente poderoso y no lo oculta. Ha llegado más lejos que su hermano Juan, a pesar de que es más joven y menos reflexivo. Hizo una carrera política meteórica hasta que Francisco Camps le convirtió en su alter ego como secretario general. La vida de este joven tiene toda la pinta de haber sido un camino de rosas.  

Al margen del golpe que se dio con el Infiniti y que lo dejó bastante magullado. Es un buen relaciones públicas, el rey de los mundos de Yupi, y le pega muchísimo que sus amiguetes le llamen Ric, como hacía Alvarito. No es una sorpresa que se llevaba mal con Vicente Rambla -otro hombre de confianza de Camps- si bien que le llame «hijodeputa» rechina un poco. ¿Qué cara pondrá el susodicho cuando se crucen por la Generalitat? Las grabaciones del informe de la Policía, llevadas a cabo con autorización judicial, evidencian que en el entorno de Camps hay un ambientazo tremendo. 

Dirigentes, militantes, diputados, senadores, eurodiputados, miembros del Comité Ejecutivo y hasta simpatizantes del PP han sentido bochorno al leer las conversaciones de Ric y David Serra con El Bigotes. Puesto que la pesadilla de los trajes tuvo un final feliz, y que a su jefe Francisco Camps la amistad con Alvarito no le pasó factura, Ric dedujo que en su caso sería lo mismo. Y que con echar la culpa a Rubalcaba -lo que se tiene que estar riendo el ministro del Interior- lo tenía chupado. Pero hete aquí que Mariano Rajoy -loado sea Dios- ha despertado del sopor que le produce pensar en la trama Gürtel y esta vez reclama alguna cabeza para cortar un escándalo que está minando los cimientos de la oposición. No es por nada, pero Ric tiene todas las papeletas para ser el chivo expiatorio de este mes. El caso es que él ya se lo debía oler cuando le dijo a Alvarito: «Ya verás cómo me echarán el muerto a mí». Dice Rajoy que estas conversaciones son «interpretables».  

Desde el punto de vista penal, puede, pero desde el punto de vista político, son tumbativas. Nadie en el PP nacional va a llorar por Ricardo Costa, que, al parecer, no quiere comerse el marrón él solito, sino en compañía de otros. Ric tenía que haber escuchado la filosófica reflexión que le hizo El Bigotes a Correa: «Estar relacionado con un político importante siempre te trae problemas. Hay que quererlos, pero que estén lejos; con lo que sufres, con lo que lloras, con lo que luchas para hacer las cosas bien, al final tienes problemas y te llevas disgustos». 

(www.elmundo.es, 29/09/09)

COSTA DENUNCIA A LAS ´MÁS ALTAS INSTANCIAS DEL ESTADO´ POR SU ´PERSECUCIÓN POLÍTICA´ 

El secretario regional del PP, Ricardo Costa, ha denunciado ante el Juzgado Decano de Madrid la "persecución política" de la que se ha sentido víctima "desde las más altas instancias del Estado". La denuncia aún no ha sido aceptada a trámite por los tribunales y, según explicó el propio Costa a este periódico, la interpuso el pasado mes de julio a raiz de la publicación de una conversación telefónica grabada por la policía en la que Álvaro Pérez, alias El Bigotes, aseguraba a su interlocutor que estaba comprando un bolso de la marca de lujo Louis Vuitton a la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá.  

El dirigente popular también anunció ayer que su grupo solicitará la comparecencia ante Les Corts de la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, y del fiscal general del Estado, Cándido Conde Pumpido, para que "aclaren" si "hubo violación premeditada" de la "separación" de poderes del Estado "con el único objetivo de atacar y seguir instigando claramente actuaciones" contra Francisco Camps, y otros miembros del PP por el "caso Gürtel". 

Costa, quien fue imputado junto con Camps, y otros altos cargos del PP por su relación con empresas de la red de Francisco Correa, respaldó todas las declaraciones realizadas por la dirección nacional del partido sobre la supuesta existencia de escuchas ilegales. 

Costa afirmó haberse sentido víctima de una "persecución silenciosa y propagandística, en donde se instrumentalizan los mecanismos del Estado y los medios de comunicación". También aseguró que las partes del sumario publicadas "con premeditación, alevosía y marcando los tiempos" tenían el objetivo de "perjudicar" su imagen y la del PP. El dirigente popular sostuvo que las "filtraciones", sólo las pudo hacer un "funcionario público". 

Por otra parte, Costa apuntó que no habrá adelanto de elecciones autonómicas aunque recordó que esa es una posibilidad que recoge el Estatuto de Autonomía. El secretario popular afirmó que la remodelación del Consell "es para afrontar la segunda parte de la legislatura y por lo tanto, no va a haber adelanto de elecciones". 

(www.levante-emv.com, 02/09/09)

COSTA DENUNCIA SU ´PERSECUCIÓN POLÍTICA´ ANTE LOS TRIBUNALES 

El secretario regional del PP y portavoz del partido en Les Corts Valencianes, Ricardo Costa, ha informado hoy de que ha denunciado ante los tribunales la "persecución política" de la que se ha sentido víctima "desde las más altas instancias del Estado". 

Costa ha informado de esta denuncia en una rueda de prensa en la que también ha anunciado que su grupo va a solicitar la comparecencia de la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, y el fiscal general del Estado, Cándido Conde Pumpido, en la Comisión de Coordinación de la Cámara autonómica.

El dirigente popular, quien fue imputado junto con el president de la Generalitat, Francisco Camps, y otros ex altos cargos del Gobierno valenciano por su relación con alguna de las empresas del 'caso Gürtel', ha manifestado respaldar todas las declaraciones realizadas por la dirección nacional de su partido sobre la existencia de escuchas ilegales a miembros del PP.

Costa, quien ha informado de que la denuncia se presentó ante el Juzgado Decano de Madrid a finales del pasado mes de julio y aún no ha sido admitida a trámite, ha sostenido haberse sentido víctima de una "persecución silenciosa y propagandística, en donde se instrumentalizan los mecanismos del Estado y los medios de comunicación".

En este sentido ha recordado que se han hecho públicas partes del sumario que le afectaban a él, "con premeditación, alevosía, marcando los tiempos y a un determinado grupo de comunicación" con el objetivo de "perjudicar" su imagen y la del partido al que representa.

Estas filtraciones, ha sostenido, sólo las ha podido hacer un "funcionario público" que tiene que "custodiar" información que está "bajo secreto de sumario", y que ha sido "utilizado" para que se filtraran a los medios de comunicación algo que el PP no va a "cejar en denunciar" porque no son "vasallos ni sumisos".

Costa se ha puesto como un "ejemplo" de esta persecución y ha destacado que esta denuncia persigue conocer "quién es el responsable de realizar las grabaciones, de custodiar los sumarios secretos y quiénes son los responsables de que haya aparecido eso en los medios de comunicación".

El portavoz popular se ha preguntado si hoy le toca al PP, "cuándo le tocará a una asociación de la sociedad civil" y se ha planteado "dónde están los límites".

Respecto a la petición de comparecencia de De la Vega y Conde Pumpido ha informado de que el objetivo es conocer si ha habido "una violación premeditada de ese espacio" que debe existir entre los distintos poderes del Estado "con el único objetivo de seguir atacando" al presidente de la Generalitat y otros cargos del PP.

El portavoz del PP en Les Corts ha admitido que la vicepresidenta y el fiscal general no tienen la "obligación legal" de comparecer en Les Corts Valencianes y ha puntualizado que están a merced de la "voluntad política de transparencia que tenga el Partido Socialista", aunque les ha animado a aceptar la propuesta ya que sería "una ayuda" para "limpiar" la imagen del Gobierno.

Según Costa, De la Vega "de dar explicaciones no sabe nada, sabe escurrir el bulto mientras el Estado de Derecho pierde credibilidad y la independencia de la Fiscalía salta por los aires", y ha incidido en que debería indicar si el equipo de la vicepresidenta también pide información a la Fiscalía sobre "los violadores, los pirómanos, los terroristas o los asesinos en serie". 

(www.levante-emv.com, 01/09/09)

Un dandi en apuros

Ricardo Costa, imputado por cohecho en el TSJ, se juega su carrera política El 'número dos' del PP valenciano era íntimo amigo de El Bigotes

El secretario general del PP de la Comunidad Valenciana, Ricardo Costa Climent, ha logrado en poco más de un año, y sin salir de Valencia, superar en notoriedad a su hermano Juan, que al amparo de Rodrigo Rato desarrolló una brillante carrera en los Gobiernos de José María Aznar hasta llegar al Ministerio de Ciencia y Tecnología.

  • Ricardo bloqueó a su hermano para favorecer en el PP la reelección de Rajoy

  • La lealtad absoluta a Camps le ha aislado de las críticas en el seno del PP

  • Orange Market se convirtió con Costa en el principal proveedor del PPCV

  • El dirigente popular comparte con Pérez el gusto por el lujo y la exclusividad

Ricardo Costa (Castellón, 1972) es hoy más popular que su hermano Juan -cuyo brillo siempre le ha hecho sombra- por dos razones. La primera, porque como secretario general del PP de la Comunidad Valenciana se encargó hace un año de entregar en mano a Mariano Rajoy los avales de los compromisarios de la Comunidad Valenciana para cercenar de cuajo las posibilidades de su hermano de aspirar a la presidencia del PP en el congreso de Valencia.

La segunda, porque está encausado en el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana, en condición de imputado, por un supuesto delito de cohecho junto al presidente de la Generalitat valenciana, Francisco Camps. Ellos dos, junto con el ex vicepresidente Víctor Campos y el ex jefe de gabinete de la Consejería de Turismo Rafael Betoret, supuestamente habrían recibido trajes pagados por Orange Market -una de las empresas de la trama corrupta del caso Gürtel- que dirige en Valencia, Álvaro Pérez, El Bigotes.

La notoriedad de Ricardo Costa, además, se ha visto amplificada por su imagen de dandi. Sus trajes entallados de sastrería, las camisas de cuello alto, su gusto por el lujo y su voz atiplada han sido siempre objeto de comentario. Sus detractores acérrimos no han dudado en hacer chanza de su porte y de su manera de hablar al estilo borja mari. Y sus propios correligionarios reconocen: "Cada vez que sale Ricardo en la tele, perdemos votos, porque es imposible que la gente de la calle se identifique con su imagen".

El número dos del PP, que está permanentemente de guardia para lo que mande Camps, disfruta en los ratos libres de su perro bóxer, lee cómics de Marvel y rebaña el tiempo para salir de fiesta con su novia -una edil que fue reina de las Hogueras de Alicante- y sus amigos.

Pero, probablemente, ese gusto por las cosas buenas -y caras- es lo que le llevó a congeniar con Álvaro Pérez, El Bigotes, que comparte con el secretario general de los populares valencianos la afición por el lujo y la habilidad para ejercer de relaciones públicas.

Costa, que además de secretario general es portavoz del PP en las Cortes Valencianas, tuvo sus primeros contactos con Álvaro Pérez a finales de los noventa en los grandes mítines que José María Aznar dio en Valencia organizados por Special Events, la empresa de Francisco Correa.

Entonces, Ricardo Costa ya era el diputado más joven del Parlamento autonómico. Con su madre como concejal del Ayuntamiento de Castellón y su padre ocupando un cargo de libre designación como delegado de Hacienda en Castellón, Ricardo aprendió de política en el comedor de su casa. En 1992 ingresó en Nuevas Generaciones del PP de Castellón, mientras estudiaba Empresariales en Valencia. Al año siguiente, el presidente provincial del PP, Carlos Fabra, que todavía mantiene una estrecha amistad con su padre, Juan Costa, eligió al hermano mayor para encabezar la lista al Congreso por Castellón en las generales de 1993. Dos años más tarde, Fabra decidió ampliar el lustre que daban los Costa a la lista autonómica por Castellón con la inclusión de Ricardo. Ese año, Eduardo Zaplana logró la presidencia de la Generalitat para el PP y Ricardo Costa se convirtió en el diputado más joven de las Cortes Valencianas.

En el hemiciclo del Palau dels Borja comprendió que poco o nada podía hacer en Castellón, con el todopoderoso Carlos Fabra dominando la provincia, y que en Madrid sería sólo la sombra de su hermano Juan. Así que apostó por hacer carrera en el ámbito autonómico.

Zaplana lo nombró portavoz adjunto de las Cortes Valencianas en 1999 para endulzar la relación con Juan Costa y Rodrigo Rato. Y por similares intereses, Camps lo incluyó de vicesecretario general del PP, en su lucha contra Zaplana, en el congreso regional celebrado en Castellón en el año 2004.

Un puesto desde el cual relanzó su carrera política. Su capacidad para cumplir sin pestañear los cometidos que le encargaba Camps y su valentía para dar la cara como portavoz, sin despeinarse, pronto le supusieron un ascenso. Así, el presidente valenciano pronto lo nombró secretario general del PP y portavoz parlamentario, aunque Costa siempre ha ambicionado una cartera en el Gobierno.

"Álvaro Pérez se trasladó a Valencia porque allí tenía a su amigo Ricardo Costa, que ocupaba un cargo dentro del organigrama del partido", dijo la empresaria Isabel Jordán en las declaraciones ante el juez Baltasar Garzón.

Lo cierto es que, a partir de 2004, el responsable de Orange Market en Valencia empezó a moverse como un pez en el agua por los despachos de la sede regional del PP y era fácil verlo en los alrededores de Presidencia de la Generalitat o del Grupo Popular en las Cortes Valencianas. Desde la aparición de Orange Market y la llegada de Camps y Costa a la cúpula del PP valenciano, Pérez se convirtió en el suministrador oficial de la práctica totalidad de los actos organizados por la dirección regional y el grupo parlamentario. Aunque el PP no ha dado ninguna cifra, algunos calculan en casi dos millones de euros la facturación de los eventos contratados por el partido estos años con Orange Market.

Las conversaciones telefónicas entre Álvaro Pérez y Pablo Crespo revelan, según la instrucción hecha por Garzón, que El Bigotes mantenía una estrecha relación de amistad con Costa. Hasta el punto de que Álvaro Pérez llegó a hacer gestiones ante los concesionarios de automóviles para conseguirle al número dos de los populares valencianos un vehículo nuevo. Probablemente el SUV de lujo modelo Infiniti FX 50, que Costa estrelló en la autopista AP-7 el pasado mes de mayo. El accidente, de cuyas heridas ya está recuperado, puso en entredicho la imagen que el diputado del PP había intentado trasladar al hacer pública una declaración patrimonial en la que indicaba que estaba en números rojos y que tenía un préstamo de sus padres para pagar el coche nuevo.

La relación de Costa con Álvaro Pérez fue la que llevó al sastre José Tomás a desplazarse desde Madrid a Valencia, en el año 2005, para tomar las medidas al secretario regional del PP en la sede del partido. El auto del magistrado José Flors, del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana afirma que "existe constancia documental" de que Orange Market pagó trajes y otras prendas de vestir encargadas por Ricardo Costa al sastre José Tomás en Milano y Forever Young. Igual que recalca que "no existe constancia" de que el dirigente del PP y los otros imputados "abonaran su precio directa o indirectamente al establecimiento vendedor". El sumario incluye otras pruebas como las incautadas en un ordenador portátil hallado en un yate, propiedad de Pablo Crespo, en el puerto de Altea. En total, Garzón cifró el valor de la ropa pagada por la trama corrupta al secretario general del PP valenciano en 7.325 euros. El auto posterior de José Flors documenta la existencia de cinco trajes, dos americanas y nueve pantalones.

El sumario también incluye las conversaciones grabadas entre Ricardo Costa y Álvaro Pérez y entre éste y Francisco Correa. Conversaciones que, según el auto del TSJ, "evidencian la patente preocupación de todos ellos". De hecho, El Bigotes llega a decirle al jefe de la trama: "He estado con Ricardo, que me ha dicho: Oye arreglarlo así al único al que perjudica es a mí. Yo por ayudarte hago lo que sea y además te lo demuestro cada día, pero si lo hacemos de esta manera al único que te cargas es a tu amigo Ricardo, que por cierto es el único que te ayuda siempre".

Costa mantiene que le dio el dinero a Álvaro Pérez, para que pagase la ropa, y considera que la acusación tan sólo se sustenta en el testimonio del sastre. El número dos del PP valenciano respiró aliviado cuando el TSJ decidió no incluir ninguna imputación por tráfico de influencias o financiación irregular del partido. Ahora sabe que la justicia ha ligado su destino politico al de Camps. Y si se trunca su carrera, a Costa siempre le quedará la posibilidad de dedicarse a la consultora Cas Legis de Castellón, en la que entró como socio de la mano de su hermano Juan, y donde hoy en día tan sólo se limita a llevar algunos clientes.

www.elpais.es 03.08.09

El reloj de Ricardo Costa cuesta 4.000 euros!

Ricardo Costa parece tener gustos incompatibles con los números rojos que confiesa en sus cuentas bancarias cuando presentó su declaración de bienes en Les Corts. Al Infiniti valorado en 80.000 euros se suma ahora el reloj de 4.000 euros que lució el pasado miércoles en el polémico acto de Alaquás.



(Ricardo Costa en Alaquás / Foto: web del PP valenciano)

Según desvela hoy el diario Levante, cuando el número dos del PP valenciano se subió al atril del auditorio de Alaquás, en polo y vaqueros, hubo un detalle que llamó la atención: un lujoso reloj Panerai Luminor Marina valorado en algo más de 4.100 euros.

En números rojos
Costa, imputado por cohecho por el juez Flors ante la sospecha de que podría haber aceptado trajes regalados por la presunta trama corrupta montada por Correa, se confiesa en números rojos. Así lo aseguró cuando, por iniciativa propia y en un acto propagandístico, presentó en Les Corts su declaración de bienes. Disponía de cinco cuentas corrientes y tenía un descubierto de 1.435 euros.

Un Infiniti de 80.000 euros
Poco después, se supo que disponía de un coche marca Infiniti FX50S valorado en 80.000 euros. Costa asegura que pidió un préstamo personal de 30.000 euros para comprarlo. La verdad es que el vehículo, con importantes prestaciones en materia de seguridad, posiblemente le salvó la vida cuando sufrió un grave accidente de tráfico en la provincia de Castellón. El coche quedó destrozado y él con un brazo en un cabestrillo.

Costa no contesta
Ahora luce un reloj de lujo, un Panerai Luminor Marina que comenzó a fabricarse en la década de los cuarenta heredando y desarrollando la técnica del Radiomir que había nacido 1938 para la Marina italiana. Entre los principales modelos están los históricos y los contemporáneos. Hay incluso Luminor sumergibles. El de Costa es el contemporáneo. El Levante, que intentó recabar la versión de Costa, no quiso contestar a las preguntas y no aclaró si se trataba de un reloj regalado o comprado de su bolsillo.

Correa regalaba relojes
Resulta una sorprendente coincidencia que los Correa se gastaran miles de euros,
según desveló El Plural, en artículos de lujo para agasajar a sus principales clientes, especialmente en Navidad. Los relojes de lujo eran uno de los presentes más habituales. La trama, que disponía de todo un arsenal, llegó a comprar un dispositivo especial de almacenamiento, con capacidad para 100 relojes, para guardarlos en movimiento y evitar que su mecanismo se estropeara por estar inmovilizados.

www.elplural.com 10.07.09

Los casos Fabra y Gürtel salpican al pequeño de los Costa

Ricardo Costa ha pasado en los últimos tiempos uno de los peores episodios de su vida política. La imputación por parte del Tribunal Superior de Justicia por un presunto delito de cohecho le obligó a declarar ante un juez. Además, el empresario que denunció a Carlos Fabra por tráfico de influencias, Vicente Vilar, implicó a Cas Legis en el conocido como caso Fabra. En su declaración ante el juez como imputado, Vilar aseguró que esta empresa le cobró 12.000 euros por un informe para ceder un registro y le tramitó la creación de Artemis 2000, la sociedad que une a las familias Vilar y Fabra en el negocio de los fitosanitarios. También aseguró que Cas Legis asesoró en la venta de un paquete de acciones de Naranjax, principal empresa de la trama del caso Fabra, a una firma portuguesa. Costa Tuvo que declarar ante el juzgado de Nules como testigo

(www.levante-emv.com  22/06/09)

COSTA DECLARÓ NÚMEROS ROJOS PESE A QUE SU ASESORÍA GANÓ 574.000 EUROS 

El pasado jueves el PP, con la ayuda de las abstenciones del PSPV, vetó en las Corts una propuesta de Esquerra Unida para limitar las actividades privadas y prebendas de los diputados. La intención de la norma era endurecer las incompatibilidades públicas y privadas de los cargos para "aumentar la confianza y la transparencia en la actuación". En la actualidad, la situación de los 99 diputados es muy variada. Existen quienes se dedican exclusivamente a su trabajo en el parlamento, quien desempeña una profesión liberada o quien participa de una empresa. En esta última situación se encuentra el portavoz del PP en las Corts, el castellonense Ricardo Costa, que figura como copropietario de la firma de asesoría legal Cas Legis.

Costa puede participar de los beneficios de esta empresa por las facilidades que da el parlamento valenciano para desempeñar otras tareas. No es el caso de las Cortes Generales, que obligaron al también castellonense y hermano de Ricardo, el ex ministro Juan Costa, a desprenderse de sus participaciones en la propia Cas Legis. Tras el abandono del mayor de los Costa, Ricardo recogió el testigo.

Cas Legis obtuvo en cinco años (según los datos depositados en el registro mercantil desde 2003 a 2007) unos beneficios netos de 574.671 euros. Unos resultados que clarifican el sueldo que Costa, como copropietario, puede cobrar. La cifra choca con la declaración de bienes que hizo pública el portavoz popular y en la que aseguró tener cinco cuentas corrientes con un saldo en negativo de -1.435,26 euros. Además, para poder desempeñar su labor Costa ha renunciado a la Seguridad Social que garantiza el acta de diputado pero se ha acogido a una normativa por la que el Parlamento valenciano le abona el seguro máximo de autónomo de 920 euros mensuales.

En estos momentos, la empresa de Costa ofrece sus servicios a europeos comunitarios no residentes en España que vendieron alguna propiedad inmobiliaria entre mediados de 2004 y finales de 2006 para que demanden al Estado español, ya que fueron objeto de una discriminación prohibida por el Tratado de la Unión Europea. El despacho explica que inició una acción legal "sin precedentes" al reclamar a España por aplicar a ciudadanos de la UE un impuesto por plusvalías del 35% cuando los españoles pagan un 15%. En su página web aseguran que ya han ganado una sentencia al Tribunal Superior de Justicia valenciano y que se han aceptado "el 100% de sus argumentos".

La norma que regulaba este pago a Hacienda es la ley 41/1998 del impuesto sobre renta de no residentes. Curiosamente en esta época (1998) el secretario de Estado de Economía y Hacienda era Juan Costa, fundador de Cas Legis en 1996, y quien en consecuencia debería conocer muy profundamente este caso.

Por otra parte, el socio de Costa en Cas Legis, Emilio Álvarez Arjona, es un reputado gestor de Castelló. Según datos del registro mercantil, en 2007 era secretario de tres empresas azulejeras de la provincia: Innovaciones Técnicas Aplicadas a Cerámicas Avanzadas S.A., Goromar XXI S.L. y Esmalglass S.A. Las tres firmas facturaron en 2007 entre 90 y 257 millones de euros y obtuvieron pingües beneficios de entre 3 y 7 millones de euros. Pero la lista de buenos contactos no termina aquí.

En las tres empresas donde Álvarez es secretario figura como presidente Mark Heappey, un conocidísimo ejecutivo de inversiones que es director internacional del Sector Consumo de 3i Group y que ha participado en importantes operaciones de capital riesgo como Imaginarium y AC Hotels. Curiosamente, la madre de los Costa, María Dolores Climent, fue relaciones externas de AC Hotels en Castelló.

(www.levante-emv.com,  22/06/09)

Ricardo Costa asesora a sus clientes para pagar menos impuestos

Además de sus cargos públicos como secretario general del PP valenciano y portavoz en Les Corts, Ricardo Costa trabaja como abogado especializado en temas económicos en un bufete privado. Entre los asuntos que lleva este despacho, hay un servicio destinado específicamente a que ciudadanos europeos que no residen en España pero que vendieron aquí alguna propiedad inmobiliaria demanden al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero y reclamen recuperar el impuesto del 35 por ciento que se les cobró a modo de plusvalía, ya que a los españoles se les cobraba un 15 por ciento (actualmente la ley cobra un 18 por ciento en ambos casos).

Como ocurre cada vez con más frecuencia entre los políticos españoles, el secretario general del PP valenciano y portavoz del partido en Les Corts, Ricardo Costa -imputado en la trama de corrupción de la Operación Gürtel-, compagina su actividad pública con el trabajo privado en el despacho de abogados Caslegis. Una de las actividades que lleva la firma, y que se anuncia a bombo y platillo en su página web, son los servicios del equipo a los europeos comunitarios no residentes en España que entre 2004 y 2007 vendieron en nuestro país alguna propiedad inmobiliaria, según recoge el diario Levante.

Demandas contra el estado

En aquel momento, a estos ciudadanos se les aplicaba el cobro de un impuesto del 35 por ciento de la plusvalía (la diferencia entre el precio de compra y el de venta), mientras que a los españoles se les aplicaba un coste del 15 por ciento. La mayoría de los afectados por estos casos son ciudadanos británicos. En la web de Casleguis, en la parte superior, un gran enlace en inglés llama a los ciudadanos afectados por estas tasas y dirige a una web, también en inglés, en la que Costa, Álvarez, Manglano y Asociados se ofrecen para gestionar las demandas contra el Gobierno español por el cobro de estos porcentajes.





 

'Discriminación'

Según dicen en la web, el despacho “inició y aún desarrolla una acción legal sin precedentes” para reclamar al Ejecutivo parte de esas tasas, alegando que se produjo una discriminación contra los europeos no residentes en el país prohibida en los tratados de la UE, e instan a los afectado a actuar con rapidez para evitar que su caso prescriba (de hecho, si la venta se produjo antes de mediados de 2004, el caso ya estaría en esa situación). 





 

Ley del mandato de Aznar

Curiosamente, la ley que regía estas cargas de impuestos era la 41/1998 del Impuesto sobre la Renta de los No Residentes, que fue aprobada durante el primer mandato de José María Aznar. En aquel momento, era secretario de estado de Economía y Hacienda Juan Costa, hermano de Ricardo. A finales de 2006, el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero modificó esta norma y unificó el porcentaje fijándolo en un 18 por ciento para todos los ciudadanos.

¿Participa Costa?

Según la información de Levante, en el despacho aseguran que Costa no participa personalmente en este servicio, ya que su especialidad es la economía, e insistieron en que no se puede decir que la discriminación comenzase con la ley de 1998, sino que los no residentes siempre han recibido un tratamiento fiscal diferente al de los españoles. En cualquier caso, la web informa de que el bufete ya ha ganado un caso con una sentencia firme en la que los tribunales han aceptado el “cien por cien” de sus “argumentos legales” sentando “un precedente legal para las reclamaciones de miles de ciudadanos de la UE”.

www.elplural.16.06.09

EL TSJ RECHAZA LA PETICIÓN DE NULIDAD DE CAMPS POR EL 'CASO GÜRTEL' 

El magistrado instructor de la rama valenciana del caso Gürtel, donde aparece implicado el presidente de la Generalitat, Francisco Camps, ha desestimado la petición de nulidad de las actuaciones del juez Baltasar Garzón solicitada por el abogado de Camps. 

Las diligencias previas abiertas por la Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV) contra el presidente, el secretario general del PP, Ricardo Costa, el ex vicepresidente del Consell Víctor Camps y el ex jefe de gabinete de la Consejería de Turismo Rafael Betoret, por supuesto delito de cohecho, siguen así su curso. 

El magistrado entiende que las irregularidades denunciadas por el abogado del presidente valenciano no vulneran los derechos fundamentales a la defensa ni al juez predeterminado por la ley. 

La resolución se ha notificado esta misma mañana a las partes y aunque sea recurrida, no suspenderá el procedimiento ni la investigación necesaria para esclarecer los hechos, según el TSJ. 

(www.elpais.com, 04/05/09)

LA FIRMA DEL NÚMERO DOS DEL PP INGRESÓ 893.692 EUROS Y OBTUVO UNOS BENEFICIOS DE 126.464 EUROS EN 2007 

La pasada semana el número dos del PP valenciano, Ricardo Costa, hizo públicos todos sus bienes. En la lista que colgó en la página web de su partido asegura que es copropietario de la sociedad Cas-legis SL, fundada por su hermano Juan Costa. Esta empresa tiene 15 trabajadores y presta servicios legales de asesoramiento tributario, así como contables y financieros. En las últimas cuentas que hizo públicas, a fecha 31 de diciembre de 2007, la sociedad tuvo unos ingresos de explotación de 893.692 euros y obtuvo unos beneficios de 126.464 euros. Desde que fue creada en 1996, Cas-legis no ha dejado de incrementar sus beneficios ni tampoco sus ingresos de explotación. Así, en el año 2003 tan sólo disponía de siete trabajadores y facturaba 553.170 euros, mientras que cuatro años después incrementó su plantilla en 8 personas y aumentó sus ingresos de explotación en más de 300.000 euros. Una sociedad que navega viento en popa.

Vinculación en el caso Fabra

Pero no todo han sido días de vino y rosas para esta empresa creada a la sombra de la familia Costa. El empresario que denunció a Carlos Fabra por tráfico de influencias, Vicente Vilar, implicó a Cas-legis en el conocido caso Fabra. En su declaración ante el juez como imputado, Vilar aseguró que la sociedad de la que es copropietario Ricardo Costa asesoró en la venta de un paquete de acciones de Naranjax, principal empresa de la trama, a una firma portuguesa. José Gas, asesor fiscal de Naranjax, corroboró esta afirmación, lo que llevó al juez a llamar a declarar al pequeño de los Costa.

Vilar también aseguró que la consultora de Ricardo Costa le cobró 12.000 euros por un informe para ceder un registro y le tramitó la creación de Artemis 2000, la sociedad que une a las familias Vilar y Fabra en el negocio de los fitosanitarios. Cas-legis fue creada por Juan Costa y Emilio Álvarez Arjona en 1996. Tres años antes, el mayor de los Costa había sido elegido diputado a las Cortes Generales. Tras conocerse que compatibilizaba su cargo de diputado con un empleo tuvo que dejarla. Las acciones las heredó su hermano Ricardo, a quien en la actualidad las Corts Valencianes le pagan un seguro de autónomo de 940 euros mensuales. 

(www.levante.emv.com, 04/05/09) 

COSTA COMPRÓ UN COCHE DE 80.000 EUROS PESE A DECLARAR QUE TIENE CUENTAS EN NÚMEROS ROJOS 

El portavoz del PP en las Corts Valencianes, Ricardo Costa, ha adquirido un gran turismo, un híbrido entre un todoterreno y un turismo de alta gama, que cuesta cerca de 80.000 euros, lo que contrasta con la débil economía que dice tener. Cabe recordar, que el también diputado autonómico declaró la semana pasada que a fecha del pasado 28 de abril, el saldo de sus cuentas bancarias era de menos 1.435, 26 euros.  

Por tanto, el parlamentario en las Corts Valencianes ha adquirido este todo camino de lujo con números rojos, según hizo constar en su declaración de bienes registrada en la cámara autonómica. Precisamente, las altas prestaciones en materia de seguridad del Infiniti FX50S permitieron al dirigente popular salir ileso. De hecho, fuentes conocedoras del caso explicaron a Levante-EMV que el accidentado salió por la puerta del copiloto, debido al terrible impacto sufrido. 

La economía de Ricardo Costa le permite comprarse un coche de lujo valorado en cerca de 80.000 euros pese a que presenta un saldo negativo de cerca de 1.500 euros en sus cuentas, según reza en la declaración personal de bienes que presentó en las Corts Valencianes esta semana. Los recursos económicos con que cuenta el diputado valenciano, según su propia declaración son las cuentas bancarias en ING Direct, con un depósito de renta garantizada de 6.000 euros, y también en el Banco Sabadell Atlántico, Open Bank, Bancaja y Caja Rural.  

Además paga una hipoteca de 120.000 euros por un piso de Castelló, otra de 25.000 euros por otro de Valencia, y un préstamo personal de 30.000 euros, declarado en la Conselleria de Economía y Hacienda, con la que adquirió un vehículo en enero.  

Además, Costa se ha beneficiado de un privilegio que conceden las Corts a aquellos diputados que ejercen una actividad privada, al margen de la propia del cargo del parlamentario. El parlamento autonómico costea el seguro de autónomo del número dos del Partido Popular en la Comunitat Valenciana pero para ello tuvo que renunciar a la exclusividad en el ejercicio del cargo y, por tanto, a cobrar 365,60 euros mensuales.  

A cambio, la Cámara le reintegra los más de 920 euros al mes del máximo de cotización como autónomo, y paralelamente, Costa puede seguir trabajando como asesor fiscal y económico en virtud de una reforma del reglamento auspiciada por su partido a finales del mandato pasado.  

Por otro lado, el también portavoz del grupo popular en les Corts, dimitió recientemente como presidente de la comisión de Desarrollo Estatutario mediante un escrito en el que comunica su renuncia «dado que sus obligaciones orgánicas y parlamentarias le impiden dedicarle al cargo el tiempo que requiere». Aunque su intensa dedicación a la responsabilidad política y parlamentaria es innegable, resulta difícilmente justificable alegar trabajo en el partido para abandonar una responsabilidad parlamentaria —de donde se percibe el sueldo— mientras no se renuncia a la actividad privada y se solicita a les Corts que te costeen un seguro que la mayor parte de los ciudadanos se tienen que pagar de su bolsillo con gran sacrificio.  

El turismo que conducía Costa el pasado sábado cuando sufrió el accidente se conoce en el mercado norteamericano por las siglas S.U.V, un turismo grande capaz de adaptarse a la carretera o la montaña con las máximas prestaciones de velocidad, potencia y comodidad. En 2008, se vendieron un centenar de unidades y en España solamente hay cuatro concesionarios, dos en Barcelona, uno en Madrid y uno en Valencia. El de la capital del Turia se inauguró hace un año y las ventas que realiza son muy contadas debido a los elevados precios de los distintos modelos. 

(www.levante.emv.com, 04/05/09) 

«PÉREZ MEDIÓ EN LA VENTA DE UN COCHE A COSTA» 

El portavoz popular en les Corts y secretario general del PP, Ricardo Costa, atraviesa por una complicada situación personal tras su implicación por el juez Baltasar Garzón en la supuesta trama de corrupción vinculada al PP, a propósito de los trajes que pagaron presuntamente empresas de la red corrupta liderada por Francisco Correa, que obtuvo también contratos millonarios de la Generalitat Valenciana. Ahora tras el siniestro ocurrido el sábado, ha trascendido que Costa ha adquirido un coche de lujo valorado en cerca de 80.000 euros. 

Precisamente, según el auto del juez Garzón del pasado 5 de marzo, las llamadas telefónicas entre otro imputado en la trama GÜRTEL, Álvaro Pérez y el encarcelado Pablo Crespo, ponen de manifiesto, según la autoridad judicial, que ambos realizaban presuntamente «labores de intermediación» para el numero dos del PP en la Comunitat Valenciana cuando dice textualmente el magistrado: «se encargan de la venta del vehículo que utiliza Costa y de la compra de uno nuevo, realizando gestiones ante concesionarios». Cabe recordar que se considera a Álvaro Pérez el cabecilla de la presunta trama de corrupción en la Comunitat Valenciana, a través de Orange Market, la marca autonómica del conglomerado de firmas que dirigía el empresario Francisco Correa, con fines presuntamente delictivos.  

Por su parte, tras completar Garzón la instrucción del sumario e inhibirse del caso en favor del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana, el Alto Tribunal investiga a Costa y a otros tres altos cargos del PP en calidad de imputados por un delito de presunto cohecho. Son el presidente de la Generalitat, Francisco Camps; el ex vicepresidente Víctor Campos y el ex director del gabinete de Turismo, Rafael Betoret. El TSJ deberá determinar si las acusaciones de Garzón sonciertas. 

El juez acusó a Camps y Costa, supuestamente, de recibir regalos en especie, concretamente trajes a medida y otros artículos de vestir por 12.783 y 7.325 euros, adquiridos en dos tiendas de lujo de Madrid, pero pagados por empresas que, como Orange Market, han sido contratistas del PP y de la Generalitat. Sólo de esta última han recibido 6 millones en adjudicaciones, según deberá demostrarse en el juicio.  

(www.levante.emv.com, 04/05/09) 

EL DIPUTADO SE RECUPERA TRAS SUFRIR UN ACCIDENTE DE TRÁFICO 

El secretario general del Partido Popular de la Comunitat Valenciana salvó la vida el pasado sábado tras sufrir un grave accidente de tráfico gracias a que conducía el Infiniti FX50S, un vehículo con un resistente chasis y medidas de protección especiales.  

El dirigente popular salió indemne del siniestro, con apenas algunas magulladuras, pero el vehículo, que resistió cuatro vueltas de campana y se empotró con la mediana en la A-7, quedó destrozado. Se salió de la calzada, hacia las 15 horas del sábado, cuando regresaba de Valencia de un acto en la sede de su partido. Al parecer, viajaba solo y sufrió un despiste que acabó con su gran turismo incrustado en la mediana de la A-7, en el kilómetro 452, a la altura de Nules. Afortunadamente, pudo salir del vehículo por su propio pie y fue rápidamente atendido por los servicios de emergencia que lo trasladaron al hospital la Plana de Vila-real.  

Fuentes de la concesionaria Aumar explicaron que el coche quedó empotrado en mitad de la autopista, dificultando incluso la circulación en la vía rápida por lo que la intervención de la Guardia Civil de Tráfico y la grúa tuvo que ser casi inmediata para desalojar el vehículo de la vía.  

Costa fue trasladado al hospital en ambulancia. Según fuentes del centro sanitario, no sufrió ninguna herida de gravedad, pero sí que fue atendido de varias magulladuras. Entró en el centro hacia las 16 horas y permaneció en observación hasta las 18.30, cuando fue dado de alta.  
Ayer domingo se pasó el día en reposo en su domicilio particular. Debido al intenso impacto se le colocó un collarín para mantener el cuello recto y evitar lesiones cervicales posteriores. El Infiniti FX50S quedó «destrozado», y probablemente hoy será traído a Valencia, al concesionario de la marca filial de lujo de Nissan para proceder a sus diagnóstico pericial. Debido al conjunto de daños que presenta es poco probable que se aconseje su reparación. 

(www.levante.emv.com, 04/05/09)

SIN NOTICIAS DE 'GÜRTEL' EN CANAL 9 

El caso Gürtel, que relaciona al presidente de la Generalitat, Francisco Camps, con una supuesta red corrupta vinculada al PP, prácticamente no existe en la Ràdio Televisió Pública Valenciana (RTVV). Lo denunciaban hace unos días las secciones sindicales de UGT, CC OO y la Intersindical, con representación en el canal autonómico. Entonces lamentaron que se ocultaran a los telespectadores de Canal 9 las conversaciones entre Camps y Álvaro Pérez, El Bigotes, cabecilla de la trama en Valencia. "La realidad existe aunque nuestros directivos la censuren en una nueva muestra patética de servilismo", dijeron. 

Los responsables de Canal 9 niegan cualquier manipulación, pero los sindicatos consideran que el tratamiento informativo de la radio y televisión públicas han dado a los acontecimientos relacionados con el caso instruido por el juez Baltasar Garzón adquiere tintes surrealistas. Sobran los ejemplos. Cuando se conoció que el Tribunal Superior de Justicia se hacía cargo de la investigación relacionada con Camps y con el secretario general del PP, Ricardo Costa, la noticia se dio como un breve y no se explicó por qué se investigaba a los dos dirigentes. 

Frente a este tratamiento, las supuestas irregularidades detectadas a la ex alcaldesa de Dénia, la socialista Paqui Viciano, o la investigación que se sigue contra el regidor de Elche, el también socialista Alejandro Soler, no pasan desapercibidas. "Están destacadas en los arranques de los informativos y casi siempre van acompañadas de declaraciones del secretario regional del PP, Ricardo Costa", describen en la sección sindical de CC OO. 

Las informaciones del caso Gürtel, cuando se dan, suelen ir acompañadas de imágenes del juez Baltasar Garzón o de imágenes de las puertas del TSJ. Ni rastro de Camps o de Costa. 

En su blog, la sección sindical de la Intersindical va más allá y explica que de las escasas veces que Ràdio 9 ha informado del caso ha sido para asegurar que las conversaciones entre Camps y El Bigotes no son del sumario de Garzón y para dar a entender que el presidente no está siendo investigado. Con esta información dos cortas declaraciones de Juan Cotino y Ricardo Costa hablando del felipismo o del GAL. 

Por el contrario, cuando las informaciones se refieren a supuestos casos de corrupción de los socialistas, las noticias en Canal 9 suelen acompañarse del protagonista de turno y, a ser posible, acompañado por algún alto cargo del gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, o del PSOE, como la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega o José Blanco. "El caso más llamativo", explican en la Intersindical valenciana, es una noticia publicada en la web de Canal 9 sobre un apuñalamiento sucedido en Elche. En ella se cuenta el caso de un hombre que apuñala a su pareja sentimental, y la imagen que ilustraba la noticia era la del alcalde de Elche, el socialista Alejandro Soler.  

El consistorio ilicitano protestó y se retiró. 

El director general de RTVV, Pedro García, negó ayer que se oculte información sobre el caso Gürtel. "Se dan todas las novedades sobre el caso. Y en las tertulias en las que participan representantes de todos los medios se comentan las informaciones que publican todos los medios, sin cortapisas. Pero no es nuestro estilo. Cuando Joan Ignasi Pla fue atacado desde una emisora de radio [en referencia a la Cadena SER] nosotros no dimos ninguna información, sólo anunciamos su dimisión cuando la hizo pública". 

(www.elpais.com, 04/05/09)

LAS CORTS PAGAN EL SEGURO DE AUTÓNOMO A COSTA Y OTROS CINCO DIPUTADOS POR SU ACTIVIDAD PRIVADA 

Las Corts Valencianes cuentan entre sus filas con seis trabajadores autónomos que no es probable que el jueves acudieran a Madrid a protestar ante los leones del Congreso de los Diputados por las condiciones del colectivo. Son los seis diputados que se han acogido a la nueva regulación planteada en la última reforma del reglamento del Parlamento, aprobada unilateralmente por el PP a finales de la anterior legislatura, que les da derecho a reclamar al Legislativo que les sufrague el coste del seguro de autónomo que se costean al contar con una actividad privada al margen del escaño y del sueldo de las Corts. La única condición es la renuncia al plus mensual de exclusividad de 365,60 euros brutos mensuales, una menudencia si se puede ejercer de pluriempleado y la Cámara les reintegra los más de 920 euros del máximo de cotización como autónomo.  

Las actividades privadas de los diputados están en cuestión en los últimos días a raíz de la convalidación el jueves en el Congreso de las ocupaciones al margen del escaño de 79 de sus 350 miembros. Los casos más polémicos fueron los del diputado por Valencia y ex ministro, José María Michavila, al que se autorizó para gestionar grandes patrimonios; Ángel Acebes, que obtuvo permiso para el consejo de una filial de Caja Madrid; o Fernando López-Amor, ex director de RTVE, en un grupo que comercializa derechos de fútbol, entre otros, con televisiones públicas. Michavila es socio del bufete Eius, que contrata con varios ayuntamientos implicados en la presunta trama de corrupción del PP que investiga Garzón.  

En las Corts Valencianes, los diputados han descubierto el sistema para que las Corts les abonen el seguro de autónomo de su otra actividad, eso sí, compatible legalmente. El primero en romper el hielo en la legislatura fue el actual portavoz del PP -entonces secretario general del grupo- y número dos del partido, Ricardo Costa, economista de profesión y que ejerce privadamente de asesor económico y fiscal. Costa, al igual que numerosos diputados en las Corts, renunció a la exclusividad al desarrollar otra actividad sujeta al impuesto de actividades económicas (IAE)). El plus también es incompatible si se goza de otros ingresos privados o públicos (por ejemplo, las dietas por asistir a reuniones de una ayuntamiento) a partir de 5.000 euros. El popular, además, al estar en el régimen especial de trabajadores autónomos, tiene derecho a que el Parlamento le devuelva las cantidades que cotiza mensualmente.  

La polémica por Gürtel

Costa se ha visto envuelto últimamente en la polémica tras su implicación en el caso Gürtel, ya que el auto de Garzón denuncia que las empresas de la trama liderada por Francisco Correa le pagaron supuestamente trajes y otras prendas por importe de 7.325 euros. La acusación contra Costa y contra el propio presidente de la Generalitat, Francisco Camps, ambos aforados, es la que ha motivado la inhibición de Garzón en favor del TSJ valenciano al no poder imputarlos, como sí ha hecho contra el ex vicepresidente del Consell, Víctor Campos, y el ex jefe de gabinete de la Conselleria de Turismo, Rafael Betoret.  

Otros diputados del PP se han acogido al sistema. Es el caso del ex portavoz adjunto y recientemente elegido vicepresidente primero de las Corts, Antonio Clemente, quien es propietario de una farmacia. Otro dirigente del PP, Vicente Betoret, secretario provincial en Valencia y alcalde de Vila-marxant, ha sido el último en solicitar el cobro. Vicente Parra, otro diputado popular, es ingeniero técnico agrícola, administrador único de la mercantil Ingytop XXI SL y presidente del Consorcio de Residuos en la zona de Xàtiva. EU ha pedido un informe jurídico al considerar que su actividad podría ser incompatible.
No vivir encerrado en el despacho 

Pero no todos los casos están en el grupo popular. El ex líder de los socialistas valencianos, Joan Ignasi Pla, ejerce asimismo de abogado, al igual que la síndica-portavoz de Compromís pel País Valencià, Mònica Oltra. Los diputados defienden que el escaño no debe ser una profesión por lo que, salvo que uno tenga plaza de funcionario, es un suicidio desatender la ocupación anterior a la política, para no encontrarse unos años después sin acta y obligado a empezar de cero.  

"Además, el hecho de estar ejerciendo una actividad al margen de las Corts me da una visión directa de los problemas de la gente. Los políticos no deben estar encerrados en sus despachos, envueltos en sus problemas al margen de la calle", explica uno de los parlamentarios, que añade que esa actividad le da, además, "mucha libertad a la hora de actuar en política; yo no depende de esto solo". 

Como los parlamentarios de alta en el régimen general tienen la cotización máxima, la tendencia ha sido la misma con los que tiene el seguro de autónomo. Varios no cotizaban por la máxima cuando tenían que costearse el seguro, de manera que, o se han elevado la base sobre la marcha o lo hicieron antes de reclamar el reintegro. El tope reintegrable son algo más de 920 euros mensuales. 

(www.levante-emv.com, 30/03/09)

Volver

© Copyright. 1998 - 2013.www.losgenoveses.net. Ningún derecho reservado. Aquí es todo de gratis y sin comisiones
( Página diseñada para ver con Explorer 8 o superior  a 1024 x 768 píxeles )