LA NOTICIA DEL DÍA  

Mariano Rajoy: "Mañana tengo el coñazo del desfile"

Un micrófono en la clausura de un acto PP juega una mala pasada al presidente de la formación.- Rajoy asegura que es una "conversación de ámbito privado"

Rajoy, in fraganti: "Mañana tengo el coñazo del desfile..."

AUDIO - Cadena Ser - 11-10-2008

El íder del PP, Mariano Rajoy, pillado in fraganti por un micrófono abierto: "Mañana tengo el coñazo del desfile..." -

Le correspondía intervenir a Ana Mato cuando en la mesa charlaban Arenas y Rajoy, ajenos al micrófono, sin saber que estaba conectado a un circuito interno que enlazaba con los medios de comunicación, informa EFE.

El político andaluz ha preguntado al presidente popular qué planes tenía tras su estancia en Galicia, toda vez que mañana debía estar presente en el desfile militar del Paseo de la Castellana, que será presidido por los Reyes don Juan Carlos y doña Sofía.

Rajoy, tras aclarar que después de la Interparlamentaria ha de atender un compromiso en la provincia de Lugo, ha comentado que iba a regresar a Madrid. Y ha añadido: "Mañana tengo el coñazo del desfile; en fin, un plan apasionante".

Se da la circunstancia de que Rajoy pidió el año pasado , con motivo de esta festividad, que los ciudadanos "manifiesten con franqueza" su orgullo de ser españoles y hagan "algún gesto que muestre lo que guardan en su corazón".

Comunicado de Rajoy

El presidente del Partido Popular, Mariano Rajoy, ha emitido un comunicado tras este incidente. "Al parecer, una expresión coloquial propia de una conversación de ámbito privado ha transcendido de ese ámbito privado al público" asegura en el comunicado. "Para despejar cualquier duda o mala interpretación, quiero reiterar mi postura ya conocida de máximo respeto, afecto y apoyo a nuestras Fuerzas Armadas, así como a la celebración de la Fiesta Nacional", añade.

Rajoy aprovecha "la ocasión para animar, otro año más, a todos los españoles, a celebrar con entusiasmo la fecha que nos recuerda nuestra convivencia en común".

www.elpais.es 11.10.08

Rajoy afirma que su declaraciones pertenecen a una "conversación de ámbito privado"

El líder del PP le decía al presidente popular andaluz, Javier Arenas, "mañana tengo el coñazo del desfile... en fin, un plan apasionante"

Los micrófonos abiertos vuelven a jugar "malas pasadas". Esta mañans el presidente del Partido Popular, Mariano Rajoy, ha olvidado cerrar un micro y los medios de comunicación han podido grabar la conversación que mantenía con el presidente del PP andaluz y vicesecretario Territorial, Javier Arenas, al que ha comentado: "mañana tengo el coñazo del desfile... en fin, un plan apasionante". Tras ser difundidas sus declaraciones en la mayoría de medios del país, el líder popular ha emitido un comunicado para exponer su máximo respeto a la celebración: "Quiero reiterar mi postura ya conocida de máximo respeto, afecto y apoyo a nuestras Fuerzas Armadas, así como a la celebración de la Fiesta Nacional" recoge el comunicado.

La carta emitida por Mariano Rajoy apunta a que la conversación con Javier Arenas se estaba desarrollando en el ámbito de lo privado: "Al parecer, una expresión coloquial propia de una conversación de ámbito privado ha transcendido de ese ámbito privado al público". Sin embargo, las declaraciones del líder popular se produjeron momentos antes de que comenzaran las intervenciones para clausurar la XIII reunión interparlamentaria que se estaba celebrando en A Coruña.

"Para despejar cualquier duda o mala interpretación, quiero reiterar mi postura ya conocida de máximo respeto, afecto y apoyo a nuestras Fuerzas Armadas, así como a la celebración de la Fiesta Nacional", continúa el comunicado.

Las declaraciones se producen justo un año después, de que Rajoy grabara un declaración institucional en la que llamaba a todos los ciudadanos a celebrar el Día de la Fiesta Nacional del 12 de octubre. El comunicado finaliza haciendo de nuevo un llamamiento a la sociedad para que lleve a cabo la celebración: "Aprovecho la ocasión para animar, otro año más, a todos los españoles, a celebrar con entusiasmo la fecha que nos recuerda nuestra convivencia en común".

Mariano Rajoy mantenía su conversación con Arenas antes de que comenzaran las intervenciones de clausura de la XIII reunión Interparlamentaria que el partido está celebrando en A Coruña, con alrededor de 300 diputados y cargos autonómicos. En la mesa presidencial, Rajoy estaba acompañado por Arenas, la vicesecretaria de Organización, Ana Mato, y el presidente del PP gallego, Alberto Núñez Feijóo.

Mientras los asistentes se acomodaban en sus asientos, Rajoy conversaba con Arenas, a quien comentó que mañana tenía que asistir al desfile de las Fuerzas Armadas con motivo del Día de la Hispanidad, al que acuden los Reyes, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y las principales autoridades del Estado.

El líder de los ''populares'' ha asegurado, a micrófono abierto, que no era un plan "apasionante" y de hecho, ha admitido que era "un coñazo" asistir al desfile.

www.cadenaser.com 11.10.08

PONS ARGUYE QUE RAJOY DESEABA PASAR EL DOMINGO EN CASA Y CON SUS HIJOS POR EL “FRÍO Y LA LLUVIA” 

Esteban González Pons, vicesecretario de Comunicación del PP, ha salido en defensa de su líder, Mariano Rajoy, por “mala pata” y el “desafortunado desliz” a la hora de calificar de “coñazo” el desfile con motivo de la fiesta nacional. Lo ha hecho de forma curiosa o pintoresca, puesto que ha justificado la expresión explicando que Rajoy se refería, “como padre de familia”, al hecho de tener que ausentar de su casa un domingo “pese al frío y la lluvia”. Pons ha asegurado que Rajoy lamenta lo sucedido y ha considerado que si el presidente del PP ha molestado a alguien con su comentario, "suficiente tendrá con ir hoy al desfile y pasar toda la mañana ahí". 

Por si el escueto comunicado de Rajoy, en el que elevaba su “coñazo” a la categoría de “expresión coloquial”, no había satisfecho a los ofendidos por el “desliz”, Esteban González Pons, vicesecretario de Comunicación del PP, ha salido a dar la cara por su líder. Lo ha hecho en una entrevista, en la que ha calificado la pifia del líder conservador de “mala pata” y “desafortunado desliz”. Pons aseguró que las palabras de Rajoy son "una pura anécdota de la que no hay que extraer demasiadas consecuencias".

La justificación de esgrimida por ons deja bastante que desear si se tiene en cuenta que está hablando del líder de la oposición y, en última instancia, de quien aspira a ser el presidente del Gobierno de España: “Estoy convencido de que Rajoy no se refería a las Fuerzas Armadas, sino a su condición de padre de familia que, después de estar toda la semana trabajando, el domingo tiene que ausentarse también de su casa pese al frío y la lluvia cuando lo que querría es quedarse en la cama con sus hijos".

Pons no cree que haya que castigar mucho más a Mariano Rajoy por su desliz y considera que si su presidente ha molestado a alguien con su comentario, “suficiente tendrá con ir hoy al desfile y pasar toda la mañana ahí".

El vicesecretario de Comunicación popular ha defendido el derecho a la intimidad de los cargos públicos, a pesar de que el desafortunado comentario de su líder tuviera lugar en un acto público del partido y fuese captado por el circuito de comunicación de los medios acreditados: “En privado tendremos que poder decirlo, porque no podemos los políticos quedarnos sin intimidad". Pons ha reconocido que, de haberse producido ese “desafortunado desliz” por parte del presidente del Gobierno, el PP lo estaría criticando ahora mismo: "Está claro que si hubiera sido Zapatero el que hubiera tenido este desafortunado desliz estaríamos criticándolo como nos están criticando desde el PSOE, que está aprovechando la oportunidad de desgastar la imagen pública de Rajoy". 

(www.elplural.com, 12/10/08) 

LOS MILITARES OPINAN QUE EL DESLIZ REVELA FALTA DE APOYO AL EJÉRCITO 

Las asociaciones de militares y guardias civiles criticaron ayer al unísono la "desafortunada" confesión de Mariano Rajoy, quien aseguró que el desfile militar que hoy tendrá lugar en Madrid es un "coñazo". La mayoritaria Asociación Unificada de Militares Españoles (AUME) aseguró que los miembros de las Fuerzas Armadas y las familias de las víctimas en acto de servicio "no se merecen este trato". Para su secretario general, Mariano Casado, la parada militar "no solo es un desfile, sino que representa la fiesta nacional y el sacrificio que hacen los ejércitos por España".

En su opinión, dicho testimonio es "preocupante" porque redunda en la "poca sensibilidad" que el PP demuestra hacia los problemas de los militares. En la misma línea, la Asociación de Militares Españoles (AME) aseguró que Rajoy "nunca ha mostrado afecto hacia lo militar", aunque, según dicha agrupación, esta falta de interés hacia los temas castrenses es "una constante" en todos los políticos "ya sean de derechas o de izquierdas".

Por su parte, la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) calificó la actitud del líder del principal partido de la oposición de "falta de respeto". "Lo que a Rajoy le parece un coñazo requiere muchas horas de preparación y sacrificio a miles de profesionales que tienen que estar varios días separados de sus familias", afirmó su portavoz, Juan Antonio Delgado. 

(www.elperiodico.com,  12/10/08)

RAJOY ASEGURA QUE HA APRENDIDO A ESTAR CALLADO TRAS AFIRMAR QUE EL DESFILE ERA «UN COÑAZO» 

En la celebración de la Fiesta Nacional más descafeinada de los últimos años y con José Luis Rodríguez Zapatero ausente del Palacio Real, el desliz de Mariano Rajoy del sábado provocó que éste fuera ayer objeto de todas las miradas. 

Sobre sus palabras calificando el Desfile militar como un «coñazo» no dijo más que ha aprendido a estar callado. Pero lo cierto es que la anécdota era casi de lo único que se hablaba ayer en los actos del Día de la Hispanidad, dando un respiro al monotema de la crisis.  

Se esperaba, y mucho, su entrada en la tribuna política del Paseo de la Castellana. Con algo de retraso, cuando ya se había celebrado el acto de entrada de la bandera, se vio al líder del PP descendiendo por la calle de Génova, acompañado únicamente por su esposa, Elvira Fernández, y alguno de sus colaboradores y escoltas.  

Con gesto muy serio, saludó brevemente a pocas personas y se sentó, evitando las miradas que se cernían sobre él. Contempló la parada militar en un silencio absoluto que sólo rompió con algunas palabras cruzadas con su mujer y una pequeña conversación con Carlos Arenillas, ex vicepresidente de la CNMV, sentado a su izquierda.  

Concluido el Desfile, no departió con el resto de los invitados, ni siquiera con la abundante representación del PP que le acompañaba. Un retraimiento que trasladó a la recepción en el Palacio Real, donde optó por la prudencia y rehusó hacer cualquier tipo de comentario delante de los periodistas invitados.  

Pese a todo, la ausencia del presidente del Gobierno, que en esos momentos volaba hacia París, hizo que los informadores le rodearan rápidamente y le preguntaran por el desliz. Aunque el líder popular evitó hacer comentarios, sí dijo una breve frase: «He aprendido...», que concluyó con el significativo gesto de llevarse dos dedos a la boca para cerrarla como una cremallera.  

Mientras, por todo el salón del Palacio Real el asunto acaparaba buena parte de las conversaciones. Incluso, Rajoy tuvo que soportar alguna broma, como la que le gastó un conocido suyo que, al pararse a saludarle, no dudó en decir delante de varias personas: «¡Vaya coñazo de día, ¿eh?!». El presidente del PP la encajó con buen humor.  

De hecho, pasados los momentos más complicados, Rajoy comenzó a mostrarse más animado y conversó con muchos invitados, incluido el Rey, con quien intercambió comentarios en el tono distendido que marcaba la ocasión.  

Desde su partido, Esteban González Pons salió por la mañana en su defensa, asegurando que «es una anécdota de la que no hay que sacar demasiadas consecuencias» y recordando que «suficiente tendrá [Rajoy] con ir al Desfile y pasar toda la mañana allí».  

(www.elmundo.es, 13/10/08) 

EL PAPELÓN DE RAJOY 

Cruel penitencia ésa de sufrir un ataque de antipatriotismo en el día superpatriota. Cruel penitencia la de querer que te trague la tierra cuando sabes que todo quisqui te mira para escrutar tu gesto. Divino infierno huir un día de las cámaras y los micros.  

Mariano Rajoy apenas era capaz ayer de escurrir ese fardo que él mismo se había echado a la espalda 24 horas antes. “Un coñazo de desfile” de la Fiesta Nacional, le confió en privado a su lugarteniente Javier Arenas en A Coruña. El problema es que le pillaron y le recordaron al instante que él había protagonizado un vídeo institucional en el que advertía de la trascendencia de la celebración tan sólo un año antes. Mala suerte si tienes que dar la cara ante 4.600 militares en el desfile del 12 de octubre.  

Y la dio muy mal. Rajoy llegó agabardinado a la plaza de Colón sobre las 10.15 de la mañana con su esposa, Elvira Fernández, Viri. No recibió pitos. Se sentó raudo en la tribuna de autoridades, en primera fila. Un paso más allá, José Antonio Alonso y Soraya Sáenz de Santamaría, los portavoces de PSOE y PP. El líder se atrincheró en su sitio. Bajaba la cabeza, intercambiaba palabras –pocas– con su mujer, observaba con semblante serio las casi dos horas del acto. 

Se le sentía huidizo, incómodo, arrepentido. Pero había que aguantar el papelón. Como había dicho Esteban González Pons: “Suficiente tendrá con ir al desfile y pasar toda la mañana”. Para el portavoz del PP, lo del “coñazo” había sido “un desafortunado desliz”.  

“Ha sido una imprudencia y una descortesía”, comentaba la madre de un militar de Marina renuente a dar su nombre. “Ya, pero igual de irresponsable que Zapatero, que plantó a la bandera de EEUU en 2003”, le decía a su lado otra madre. María Luisa Gómez, hermana de un soldado, también en la tribuna de invitados, confesaba sentirse “ofendida como española” por el desliz. “Un político no puede decir eso. En mi país, le penalizarían mucho en campaña. ¡Qué decepción!”, señalaba Chris Metcalfe, neozelandés y casado con una española.  

“Mejor no sacar la frase de contexto. Ya le ha disculpado [Carme] Chacón, ¿no? Pues eso”. Este invitado a la parada militar –otro solicitante de anonimato– acertaba. La ministra de Defensa había afirmado en TVE que el comentario de Rajoy no era un “sentimiento auténtico” hacia las Fuerzas Armadas. Casi peor. 

Rajoy, a su pesar, centró la poca salsa del desfile. A Chacón le lloviznaron abucheos, pero Zapatero se llevó más. Una pitada intensa cuando llegó (menos que otros años), que no se repitió en el momento más solemne, el duelo por los que murieron por España.  Pero fue la lluvia (la amenaza, mejor) la que arruinó lo que siempre se vende como “más vistoso”: la exhibición aérea y el salto paracaidista. Nada de eso hubo. Sólo la patrulla Águila dibujó en el cielo encapotado de Madrid los colores de la bandera.  

Mientras, el Gobierno casi en pleno –faltaron Pedro Solbes y Miguel Sebastián– formaba corrillos en la tribuna regia, presidida por los reyes, los príncipes, los duques de Palma y la infanta Elena (ya sin Marichalar). En otras gradas, siete presidentes autonómicos. Esperanza Aguirre buscó sobresalir, montada en sus fabulosos tacones.  Zapatero ni habló con Rajoy. Se fue directo a París y faltó a la recepción en el Palacio Real. Allí don Juan Carlos se refirió al monotema, la crisis. Que la UE debe actuar de forma coordinada, reclamó.  

¿Y Rajoy? Con la prensa, eludió comentar su metedura de pata. Ha aprendido. No sea que le pillen de nuevo. 

(www.publico.es, 13/10/08)

LO QUE PARA RAJOY ES UN "COÑAZO", PARA AGUIRRE ES "EXTREMADAMENTE AGRADABLE" 

Las diferencias entre la lideresa del PP y presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, y el líder conservador, Mariano Rajoy, quedan patentes hasta con el desfile de las Fuerzas Armadas.   

Así, mientras el domingo Rajoy reconocía —muy a su pesar— que el desfile le parecía un "coñazo", Aguirre ha recalcado hoy que, por el contrario, a ella le parece un evento "extraordinariamente agradable" e incluso "a veces, emocionante". 

Aguirre considera que "ya se han dado explicaciones de todo" lo ocurrido con respecto a las palabras de Rajoy, y que no es a ella a quien le "compete" hacer declaraciones al respecto. 

Al respecto de la polémica, el líder del PP se fajó ayer al subrayar que "siempre he confiado en el buen sentido del pueblo español" para dar a entender que su patriotismo está por encima de toda duda. Incluso de cualquier palabra. 

(www.publico.es, 14/10/08)

VOLVER

© Copyright. 1998 - 2008. www.losgenoveses.net  Ningún derecho reservado. Aquí es todo de gratis y sin comisiones
( Página diseñada para ver con Explorer 6 o superior  a 1024 x 768 píxeles )