LA NOTICIA DEL DÍA  

Mayor Oreja y Martínez Pujalte expresan junto a Rouco su rechazo al aborto y los matrimonios gays

La multitud aplaudió al arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, en la Misa por la Familia celebrada esta mañana en la capital española, cuando éste dijo que el aborto es “una de las lacras más terribles de nuestro tiempo”. Además, las familias cristianas celebraron su día con críticas veladas a los matrimonios entre homosexuales. Dos de los miembros más conservadores del PP, Jaime Mayor Oreja y Vicente Martínez Pujalte, se encontraban entre los fieles allí congregados.

Alrededor de un millón de personas, 500.000 menos que el año pasado, celebró el día de las familias católicas en la Plaza de Colón. En esta ocasión –la segunda vez que se organiza–, los vivas al Papa y la eucaristía centraron la festividad, para así evitar críticas a la Iglesia por su injerencia en la vida política, en medio del clima helado de Madrid.

Contra los matrimonios entre homosexuales
Desde el púlpito, Rouco Varela dejó claro en varias ocasiones que la “verdadera familia” es la compuesta por “un varón y una mujer”. De esta forma, arremetió contra el matrimonio entre homosexuales, aprobado por el Parlamento español en 2005, y obvió que todo el mundo pertenece a una familia, sea cristiana o no.
 
Mensaje al Gobierno
Los mayores aplausos llegaron cuando el purpurado declaró que “estremece el hecho y el número de los que son sacrificados por la sobrecogedora crueldad del aborto”. Con esto, se lanzó un claro mensaje de rechazo a una nueva ley del aborto, que el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero quiere aprobar en 2009.

Por los gobernantes
Tras la homilía de Rouco Varela, diversos representantes de movimientos cristianos formularon peticiones para el sacramento. Una de ellas, pidió por los gobernantes, “para que acierten con las leyes” y para que hagan posible que “la educación sea fuente de la verdadera igualdad de oportunidades”. Otra fue por la “unidad y concordia” en España.

A título personal
El Partido Popular no secundó la misa multitudinaria como organización, pero a ella acudieron Mayor Oreja y Martínez Pujalte. Este último señaló que “la Iglesia no está en contra de nadie, sino que defiende unas creencias muy sólidas que hacen que la vida sea mejor”. Los dos escucharon con atención al seglar católico Kiko Argüello, iniciador del Camino Neocatecumenal, que fue el encargado de la monición de entrada –consejo– de la misa, quien dijo que “el objetivo de este acto es rezar por las familias de España, de Europa y del mundo”.

Con publicaciones conservadoras
Muchos de los asistentes tenían en sus manos un ejemplar del periódico conservador La Razón, que se podía recoger de forma gratuita en las salidas del metro próximas al evento, con artículos especiales de “El Día de la Familia”. Otros, en menor medida, portaban globos de la publicación ABC o ejemplares del semanario católico Alfa y Omega.

Más de 3.000 voluntarios
En esta concentración católica, algunas personas portaban carteles que decían: “Sólo hay familia cristiana si es solidaria”. Por otra parte, cinco arzobispos, 22 obispos, más de 300 sacerdotes y más de 3.000 voluntarios participaron en ella. Asimismo, medio centenar de monjas abrieron paraguas con los colores de la bandera del Vaticano, blanco y amarillo, ante la incumplida amenaza de la lluvia.
 

VOLVER

© Copyright. 1998 - 2008.  www.losgenoveses.net  . Ningún derecho reservado. Aquí es todo de gratis y sin comisiones
( Página diseñada para ver con Explorer 6 o superior  a 1024 x 768 píxeles )