LA NOTICIA DEL DÍA

Acebes niega la conspiración

Más información

El asunto de la posición del PP ante la sentencia del 11-M monopolizó ayer la rueda de prensa de cada lunes del secretario general de este partido, Ángel Acebes, ministro del Interior cuando se cometió el peor atentado de la historia de España. El número dos del PP trató de esquivar todas las preguntas y sobre todo evitar cualquier respuesta que pueda ser utilizada para reavivar la polémica sobre la teoría de la conspiración. Preguntado directamente sobre este asunto, el ex ministro negó que su partido haya avalado "o manejado" en algún momento esa teoría, a pesar de las más de 500 preguntas que ha presentado en el Congreso para tratar de vincular a ETA con los atentados islamistas.

El propio Acebes, en la comisión de investigación del 11-M, la misma en la que José María Aznar lanzó su tesis de que los autores del atentado no hay que buscarlos "en desiertos lejanos o montañas remotas", fue bastante claro: "No lo descarto hoy [la colaboración entre ETA y Al Qaeda], ¡cómo lo iba a descartar entonces!". "Por encima (...) de El Tunecino y de El Chino tiene que haber inspiración, tiene que haber autoría intelectual. Hay algo que no encaja y que no acaba de encajar en la ejecución de este atentado (...) No estoy de acuerdo en que haya alguien que se pueda descartar desde el inicio. Han aparecido informaciones y datos que merece la pena investigar".

Ayer, sin embargo, Acebes insistió en que su partido nunca avaló la conspiración y que sólo quiere "que se haga justicia y se condene a los responsables".

www.elpais.es 30.10.07

TRES AÑOS DE MENTIRAS CORREOSAS

 Empezó con una rueda de prensa, aquel sábado 13 de marzo de 2004. ETA tenía algo que ver con los atentados del 11-M porque lo decía el ministro del Interior, y ya está. Toneladas de documentación, testimonios y pruebas periciales dejaron claro que la pista del islamismo radical era la buena. Sin embargo, durante tres años, varios medios de comunicación han proporcionado al PP material para reivindicar la relación de ETA con el 11-M. Y el PP ha aceptado la ayuda, sin preguntarse por la imagen que da un Gobierno que primero emite una conclusión y luego, desde la oposición, busca pruebas a posteriori que la sustenten. El tribunal del 11-M se preocupó de no dejar ningún cabo suelto, y admitió todas las pruebas periciales y testimonios que supuestamente favorecían al PP en esa búsqueda. Uno por uno, todos se fueron derrumbando ante la sala. Éstos fueron los episodios más sonados de la farsa más duradera de la democracia.

 - "Es Titadine". Lo que explotó en los trenes "es Titadine, con cordón detonante". Así se lo dijo aquella mañana del día 11 Ángel Acebes a los ciudadanos. Era un error. El origen de la confusión fue una conversación entre dos jefes policiales, según declararon, por las prisas y el convencimiento inicial de que un atentado en Madrid en víspera electoral sólo podía ser de ETA. Asunto aclarado. Sin embargo, durante tres años el PP ha seguido buscando el Titadine. Palabras como dinitrotolueno (un componente hallado en un foco de las explosiones y que no se encuentra en la Goma 2 ECO de los asturianos) o cromatógrafo de gases (una técnica de análisis) se hicieron habituales en el juicio.

El informe final de los peritos descartó (a los tres años de que lo hubieran dicho los expertos que llevan 25 años analizando explosivos de ETA) que se tratara de Titadine. En los trenes se usó Goma 2, aunque una minúscula mezcla de componentes de dos tipos distintos (ECO y EC) hacía imposible precisar la marca. La conspiración se agarró a este dato como una victoria, sin que se sepa aún cuál es su relevancia. "Lo único que sabemos es que no se sabe el tipo de explosivo", dijo el diputado del PP Jaime Ignacio del Burgo. Eduardo Zaplana llegó a decir que le parecía "bien" la idea de exhumar cadáveres de víctimas para analizarlos si eso conseguía "acercarse a la verdad" sobre el explosivo.

 - Un etarra se ríe del tribunal. Con el país en estado de choque, en la tarde del 12 de marzo de 2004, el entonces secretario de Estado de Seguridad, Ignacio Astarloa, encargó un informe sobre la relación entre ETA e islamistas radicales, que ayudara a sostener una versión oficial que empezaba a hacer agua. Dos días después, el resultado detallaba contactos entre etarras e islamistas presos, de los que no se podía deducir la más mínima posibilidad de cooperación.

En la comisión de investigación parlamentaria, el diputado del PP Jaime Ignacio del Burgo llegó a preguntar por la presencia de etarras en Irak, basándose en "cosas que leo". Y así, hasta el juicio, donde los abogados con una visión lisérgica del sumario llevaron a tres etarras ante el tribunal: Irkus Vadillo y Gorka Vidal (detenidos en Cuenca en vísperas del 11-M) y Henri Parot. Los tres negaron todo contacto con islamistas. Vidal se mofó de la situación delante de tribunal, acusados y víctimas. Parot, un terrorista que ha asesinado a niños, no pudo contener la risa cuando le preguntaron si había "pasado" a un islamista "la fórmula de la cloratita".

 - ETA y las lavadoras. Los abogados de la AVT metieron a ETA en sus interrogatorios. Pero la apoteosis llegó después de que El Mundo informase de que en el piso patera donde dormían algunos de los detenidos se halló un temporizador etiquetado como ST. Éstas eran las siglas de Segurtasun Temporizadorea, según la misma información, asumida inmediatamente por el PP. ETA, al fin. En el juicio, el abogado José Luis Abascal preguntó por el asunto, mostrando una foto de un temporizador de ETA. Pero en el piso lo que había era un reloj para lavadoras. Mohamed Almallah las reparaba.

 - El juego de Díaz de Mera. El ex director general de la Policía con el PP, Agustín Díaz de Mera, decidió en septiembre de 2006 que había que animar el bulo del 11-M. En un programa de la Cope aseguró que existía un informe secreto de la Comisaría General de Información censurado porque vinculaba el 11-M con ETA. El informe existía, pero sus conclusiones decían exactamente lo contrario. Díaz de Mera acudió como testigo al juicio y reiteró su historia. Pero al no conocer el informe directamente, el presidente del tribunal le exigió que revelara el origen de la información. Díaz de Mera se escudó en la protección de la fuente para no decirlo. Acabó multado e imputado por desobediencia. La supuesta fuente, un policía, salió a la luz y desmintió haber dado tal información. El Parlamento Europeo tramita el suplicatorio para que Díaz de Mera sea juzgado por el Supremo.

 - Mientras 'El Mundo' pague...". Casi toda la teoría de la conspiración se resume en una entrevista concedida en prisión por el ex minero José Emilio Suárez Trashorras a El Mundo, publicada el 4 de septiembre de 2006: "Soy una víctima de un golpe de Estado que se ha tratado de encubrir detrás de las responsabilidades de un grupo de musulmanes y de los confidentes cuando estaba todo perfectamente controlado por los Cuerpos de Seguridad". Zaplana pidió la comparecencia de Rubalcaba en el Congreso. En conversaciones grabadas en la cárcel en marzo de 2005, Trashorras dejaba clara su credibilidad. Él creía que otro personaje, Ignacio Fernández, Nayo, estaba cobrando del periódico: "Mientras El Mundo pague, si yo estoy fuera, les cuento la guerra civil", le dijo Trashorras a su padre.

 - La mentira original. Fue una pura invención que Se resume así: la única mochila desactivada del 11-M es diferente de las otras porque lleva metralla y el resto no. Y como es diferente, alega el universo paralelo de la conspiración, la tuvieron que poner otros: ETA, la policía... Pero es que las demás llevaban metralla. Los Tedax declararon en el juicio que una de las bolsas bomba que intentaron desactivar llevaba metralla, porque cuando estalló toda la pared que estaba al lado "estaba llena de clavos". La empresa Construcción y Auxiliar de Ferrocarriles subrayaba en su informe tras revisar los vagones UT-446: "Era evidente la acción de la metralla en las zonas contiguas a la explosión: papeleras metálicas, respaldos de asientos". Todo lo demás, que si la mochila fue o vino, hizo o deshizo, fueron elucubraciones para reforzar la mentira original. "Si no estaba, ¿quién la puso allí? Requiere una aclaración", clamó entonces Mariano Rajoy.

 - La furgoneta de la Orquesta Mondragón. El Gobierno del PP encargó el 18 de marzo un informe sobre qué había pasado el día de los atentados con la Renault Kangoo para avalar que todo se había hecho de forma correcta. En la comisión de investigación, el PP en bloque avaló que se había actuado correctamente sobre la Kangoo. Pero un día, El Mundo hizo un montaje fotográfico para sostener que la furgoneta, en realidad, estaba vacía y que había sido llenada de pistas falsas. Dos días después, la furgoneta ya no estaba vacía, sino que sólo contenía, según El Mundo, una tarjeta del Grupo Mondragón, el gigante empresarial vasco. Olía a ETA. Resultó ser una cinta de música de la Orquesta Mondragón. Y la famosa tarjeta era de Gráficas Bilbaínas, de Madrid, propiedad de un ultraderechista. Datos que El Mundo y el PP han callado. En la furgoneta había una huella dactilar de un islamista. Murió en Bagdad.

 (www.elpais.com, 30/10/07)

 EL PP RENIEGA AHORA DE LA TEORÍA DE LA CONSPIRACIÓN SOBRE EL 11-M

La suerte está echada. A 24 horas de que la Audiencia Nacional haga pública la sentencia del juicio del 11-M, PSOE y PP ultiman sus estrategias para responder al fallo. Si, como pidió la fiscalía, el tribunal confirma la autoría islamista y excluye la intervención de ETA, los socialistas están decididos a pasar factura al partido de Mariano Rajoy. Pero, a cuatro meses de las elecciones, los populares no se cruzarán de brazos si la sentencia desautoriza sus tesis. Para empezar, ayer mismo el PP quiso marcar distancias con la teoría de la conspiración, y ya maquina una embestida contra el PSOE para defenderse de los ataques que están por llegar.

Fue ayer cuando, en la tradicional reunión de maitines de la cúpula del PP, Rajoy trató con los suyos la manera de hacer frente a la sentencia del 11-M. Hubo intercambio de criterios, sin decisiones definitivas. Pero sí se diseñó una estrategia defensiva para salir del paso en las inminentes intervenciones públicas en cuanto mañana se conozca la sentencia. De momento, los populares buscarán sacar rendimiento al hecho de que el PSOE haya preparado una campaña contra el PP, vinculada al 11-M, sin aguardar a conocer el fallo. Es decir, se responderá al ataque con el ataque.

Ángel Acebes anticipó ayer esa vía al afirmar: "Al PSOE le da igual lo que diga la sentencia, porque ya tiene la campaña montada contra el PP. Su objetivo no es que se haga justicia, sino obtener el máximo rédito electoral con la masacre terrorista", apuntó en rueda de prensa tras la reunión del comité de dirección del partido. Rajoy se limitó a pedir en una entrevista concedida a Tele 5 que no se haga uso "partidista" del asunto.

El equipo de Rajoy también insistirá en que la mayoría de los que serán sentenciados mañana fueron detenidos en la época del Gobierno de José María Aznar, con Acebes al frente de Interior, en el tiempo que medió entre la víspera electoral y el traspaso de poderes a los socialistas. "Esto, pese a ser una evidencia, no se ha repetido lo suficiente", recalcan fuentes populares.

No obstante, hay miembros de la cúpula popular que sostienen que, si no hay referencias a la inducción del atentado, es decir, si no queda claro quién estaba detrás de toda la operación, habrá que defender que siguen existiendo incógnitas por resolver, y también reclamar que se siga investigando. A Acebes se le preguntó si habrá autocrítica en caso de que el tribunal que preside el magistrado Javier Gómez Bermúdez no dé credibilidad a la teoría de la conspiración. "El PP nunca ha sido responsable ni ha mantenido esa teoría", respondió impasible.

Por su parte, Gobierno y PSOE han optado por el reparto de papeles para hacer frente a la esperada sentencia. Habrá, por tanto, respuestas paralelas y compatibles: los miembros del Ejecutivo, con el presidente José Luis Rodríguez Zapatero a la cabeza, asumirán el mensaje de corte institucional, en el que se hará hincapié en el respeto al contenido del fallo judicial y el respaldo a las víctimas de la masacre.

De hecho, Zapatero tendrá la oportunidad de pronunciarse sobre esta cuestión en el hemiciclo, dado que el coordinador general de Izquierda Unida (IU), Gaspar Llamazares, hará uso de la sesión de control al Ejecutivo para preguntar qué medidas se adoptarán para poner en marcha las conclusiones de la comisión de investigación del 11-M.

Mientras, el PSOE se encargará de reunir a su comisión permanente el jueves, festividad de Todos los Santos, con el objetivo de analizar al detalle la sentencia. Si, tal y como esperan los socialistas, se confirma la tesis del fiscal de que la autoría del atentado es netamente islamista, y también que estuvo relacionado con el apoyo del Gobierno de José María Aznar a la guerra de Irak, el jueves habrá una respuesta contundente, con documento y, probablemente, vídeo incluido. Pero hay quien ha comenzado ya a calentar motores. Como el portavoz socialista en la comisión de Interior del Congreso, Antonio Hernando, que ayer aconsejó a Acebes que se prepare "psicológicamente" para acatar la decisión.

 (www.elperiodico.com, 30/10/07)

Rajoy en 2004 : “No me creo que los señores que han sido detenidos hayan organizado los atentados”

Mañana se hará pública la sentencia del 11-M y el PP se afana en estas últimas horas en desmarcarse de la llamada teoría de la conspiración. Rajoy y Acebes negaron ayer con rotundida que su partido haya sembrado dudas en torno a la autoría de los atentados de Madrid. Sin embargo, las hemerotecas no olvidan y demuestran cómo la cúpula del PP ha apuntado a ETA como autora de los atentados y han extendido la idea de que existe una versión paralela a la oficial.

José María Aznar se mostró convencido desde un principio de que “los autores intelectuales de los atentados, los que hicieron esa planificación, los que deciden ese día, precisamente ese día… no creo que anden en desiertos muy remotos ni en montañas muy lejanas”. Así lo dijo en la Comisión de Investigación del 11-M el 29 de noviembre de 2004. El ex presidente del Gobierno solicitó a la comisión del 11-M la investigación de las posibles conexiones entre ETA y los terroristas islamistas, una relación que dijo que se creía “inverosímil” y que para él era “un hecho incontestable”. Contra lo que pueda parecer, Aznar continuó manifestándose en este sentido durante años. En 2006, el periódico belga Le Soir volvía a recoger sus declaraciones sobre “quienes planificaron estos atentados no están en desiertos lejanos ni en montañas remotas. No diré más”. Añadió enigmático.

"Tengo la convicción moral de que fue ETA"
Mariano Rajoy también relacionó a ETA con el 11-M. El 13 de marzo de 2004, en plena jornada de reflexión y pese a que era un clamor a voce la autoría islámica, afirmó que “ETA hoy ha puesto de luto a la democracia española” y aseguró tener “la convicción moral” de que los atentados eran obra de la banda terrorista vasca. Ese mismo verano afirmaba que “es un hecho absolutamente objetivo” que exiten “contactos” y “conexiones” entre organizaciones terroristas.

"Metafísicamente imposible"
En el foro de El Mundo, Rajoy llegó a decir que “lo que me dice tanto el sentido común como mi experiencia como ministro del Interior es que es metafísicamente imposible que los señores a los que se detuvo hubieran podido cometer el atentado sin que hubiera alguién detrás.Yo no me creo que los señores que han sido detenidos hayan organiazado los atentados”. Además, dijo que su partido se negaba a suscribir las recomendaciones de la comisión del 11-M porque se trata de un documento “fraudulento al servicio de un interés político partidista”.

"El Gobierno no tiene ninguna duda"
Pero Rajoy no es el único olvidadizo. Acebes, que ayer se rasgaba las vestiduras aseguró el mismo 11-M: “ETA ha conseguido su objetivo. El Gobierno no tiene ninguna duda. Es absolutamente intolerable cualquier tipo de intoxicación que vaya dirigida a desviar el objetivo y los responsables de esta tragedia”. Así habló el entonces ministro del Interior sobre el atentado del 11-M.

"La sombra de ETA"
Meses después siguió apuntando a ETA como posible responsable de los atentados. El ex ministro del Interior instó ante la Comisión de Investigación a conocer “el alcance real de la sombra de ETA que aún planea sobre aquellas horas”. 

Zaplana también
Eduardo Zaplana coincidió el 13 de marzo con sus compañeros del PP en la autoría de ETA, afirmando que “algunos parece que quieren descartar que pueda ser la banda criminal y asesina ETA, cuando todo apunta” que “desde luego no nos debería causar ninguna sorpresa que fueran los criminales y asesinos de la banda terrorista ETA”.

"Atentado teledirigido"
Zaplana denunció en noviembre de 2004 que el atentado fue “teledirigido para hacernos perder las elecciones del 14-M” y un años más tarde, en 2005, acusó al Psoe de no haber querido “esclarecer si ETA tenía o no una relación con la trama de los explosivos de Asturias”. En 2006, según el portavoz parlamentario del PP  había “puntos oscuros que aclarar” y negaba que se conociese la verdad sobre la autoría de los atentados 

El informe
Hubo otros muchos que hablaron de conspiraciones y señalaron a ETA como autora de los atentados. Jaime Ignacio del Burgo, por ejemplo, dijo en 2005 que “no se ha querido investigar el nexo entre ETA y los grupos islamistas del 11-M”. Agustín Díaz de Mera, antiguo director de la policía y eurodiputado por el PP, hablaba en 2006 de un “informe secreto” que “habla justamente de las conexiones entre el 11-M y el terrorismo de ETA”. Díaz de Mera defendió incluso que ese informe "ha desaparecido", porque establecía "conexiones con ETA".

Otros muchos
La diputada del PP Alicia Castro es otro ejemplo de la defensa a ultranza de la autoría de ETA. Aún en 2006 defendía ante el Congreso "la vía de ETA", y aseguraba que "no sabemos quiénes son los autores materiales y actores intelectuales de la masacre. Jaime Ignacio del Burgo se unía a estas declaraciones diciendo en el mismo año que "el juez del Olmo no pudo profundizar en la investigación del 11-M y en la posible conexión con ETA. Éstos son sólo algunos ejemplos de las numerosas declaraciones que hicieron tanto miembros del Partido Popular como gentes afines a este partido. A un día de conocerse la sentencia final sobre el 11-M, muchos de ellos guardan silencio.
www.elplural.com 30.10.07

Zaplana: "Sólo conozco una teoría, la de la manipulación del Gobierno y del PSOE"

El portavoz parlamentario del PP ha puesto su granito de arena en el distanciamiento del partido de la teoría de la conspiración. "Los únicos que están intentando manipular e instrumentalizar las decisiones judiciales son el Gobierno y el PSOE. Yo solamente conozco una teoría, la de la manipulación que quieren hacer el Gobierno y el PSOE", aseguró Eduardo Zaplana en rueda de prensa a los periodistas acreditados en el Congreso.

Zaplana expresó "especial orgullo y satisfacción" por el trabajo que ha realizado el PP "propiciando la búsqueda de la verdad" sobre los atentados del 11 de marzo de 2004. "Nosotros estamos absolutamente tranquillos y orgullosos", subrayó frente a la "instrumentalización" que, en su opinión, hace el PSOE y el Gobierno. A ellos dijo, "les da igual" lo que diga el tribunal porque lo único que quieren es "engañar a los ciudadanos".

Búsqueda de la verdad
El dirigente popular  aseguró que su partido ha cumplido siempre "con su obligación" guiándose por el "objetivo permanente" de poner "todos los medios para la búsqueda de la verdad" y anticipó que como han hecho siempre él y sus compañeros acatarán y respetarán lo que determine el tribunal. Como datos para corroborar esta actitud recordó que el PP impulsó la creación de la Comisión de Investigación del 11-M y que como primer partido de la oposición ha interrogado al Gobierno en el Congreso sobre la posible implicación de ETA en los atentados de Madrid, entre otras cosas.

Rentabilidad política
Zaplana criticó la campaña que, en su opinión, ha iniciado el Gobierno contra el PP sin conocerse siquiera el fallo. "El Gobierno siempre ha querido hacer del atentado un estrategia política. Lo hizo del 11 al 14 de marzo y lo hace ahora con una sentencia inventada, porque está sentenciando sin tener ningún dato cierto al que poder agarrarse", sentenció Zaplana.

"Para descolgarse hay que estar colgado"
Preguntado directamente si el PP se "descolgaba" de la teoría de la conspiración después de las palabras de ayer de Acebes, cuando aseguró que su partido jamás la había defendido, Zaplana subrayó que "para descolgarse hay que haber estado colgado" y que su partido "jamás ha estado colgado de nada" porque lo único que ha hecho es "buscar la verdad".

¿Dudas?
El político quiso aclarar si se habían despejado todas las dudas sobre la posible participación de ETA en la masacre. Eso sí, Zaplana confesó que espera el fallo con una "sana expectación" para ver si estaba "todo claro" como señaló Zapatero en diciembre de 2004 ante la comisión de investigación del Congreso. 

Zaplana apunta a ETA
Pese al desmarque de Zaplana de la teoría de la conspiración, las hemerotecas demuestran cómo ha sido uno de los que más han alentado este tipo de teorías desde las filas del PP. El 13 de marzo de 2004, en plena jornada de reflexión, criticó a los que pretendían descartar a ETA de los atentados y aseguró que "no nos debería causar ninguan sorpresa que fueran los criminales y asesinos de la banda terrorista ETA". Unos meses más tarde, en julio de 2004 reconoció en una entrevista en la Cadena SER que no "descartaba nada", en relación a la autoría de ETA. En noviembre de ese mismo año expusó en el Congreso de los populares valencianos que el 11-M fue un "atentado teledirigido para hacernos perder las elecciones".

"A quién beneficia el crimen"
Por si fuera poco Eduardo Zaplana apadrinó junto a Pedro J. Ramírez y Esperanza Aguirre el libro del diputado del Grupo Popular Jaime Ignacio del Burgo “11-M. Demasiadas preguntas sin respuestas”.  Allí Zaplana recordó que existen "puntos oscuros que aclarar" y echó mano de las novelas policiacas para destacar que "siempre que hay una investigación policial, siempre que hay una novela policiaca, la pregunta es siempre a quién beneficia el crimen".

www.elplural.com 30.10.07

Aznar, férreo defensor de la hipótesis de ETA sobre el 11-M

El 22 de marzo de 2004, el por aquel entonces director de informativos de Telecinco, Juan Pedro Valentín, realizaba una dura entrevista al todavía presidente de Gobierno en funciones, José María Aznar. El líder del Partido Popular a duras penas podía defender la gestión que su Ejecutivo realizó entre los días 11 y 14 de marzo de 2004.
“El jueves por la mañana teníamos la convicción de que lo más probable es que fuese la organización terrorista ETA”, afirmaba Aznar para justificar su actuación durante esos tres días de marzo. Sin embargo, el periodista Juan Pedro Valentín le recordaba a José María Aznar que “el jueves por la tarde, el Gobierno ya tenía las primeras pruebas que indicaban que la furgoneta que había sido decomisada en Alcalá de Henares tenía unos detonadores que no los utilizaba habitualmente la banda terrorista ETA, que había una cinta con versos del Corán, y que el viernes por la mañana, el Gobierno ya tenía los resultados de la primera mochila que fue interceptada con un explosivo que habitualmente no utilizaba la banda terrorista ETA”.

Empecinamiento
Pese a estas evidencias, el Gobierno siguió hasta el sábado 13 de marzo diciendo que la principal línea de investigación era ETA. “¿Por qué ese empecinamiento? preguntaba Juan Pedro Valentín. “Porque nunca he distinguido entre terrorismos. Que haya sido uno u otro terrorismo me da igual”, respondía un nada convincente José María Aznar.

Sembrar dudas
"El Gobierno desde el primer momento dijo la verdad, en todo momento, siempre”, aseguraba un cada vez más tenso José María Aznar. Pero entonces, el por aquel entonces jefe de informativos de Telecinco ponía más ejemplos que demostraban que, desde el mismo 11 de marzo, el Partido Popular intentaba sembrar dudas en cuanto a la autoría del peor atentado acaecido en la historia de España.

Ejemplos
“Una resolución en Naciones Unidas impulsada por nuestro gobierno exigiendo una condena del atentado por parte de ETA, cartas a los embajadores pidiéndoles que insistan en que ha sido ETA, una rueda de prensa de los diferentes ministros insistiendo que ETA era la principal línea de investigación a pesar de esas pruebas, reportajes en la televisión pública sobre atentados de la banda terrorista ETA el mismo sábado, cuando ya se había detenido a los principales sospechosos, teletipos del director de la Agencia Efe insistiendo en que era ETA…” recordaba Juan Pedro Valentín para poner claros ejemplos de la conducta que el Gobierno había mantenido ese fatídico fin de semana.

Evidencias
Frente a tanta evidencia, José María Aznar enmudeció. De este modo, se demostraba el especial intereses que el PP había mostrado desde el principio en involucrar a ETA en estos terribles atentados de Madrid.

Desiertos y montañas
Meses después, y acorde con lo que su Ejecutivo afirmó entre el 11 y el 14 de marzo, José María Aznar llegaría a asegurar en la Comisión de Investigación del 11- M que “los autores intelectuales de los atentados, los que hicieron esa planificación, los que deciden ese día, precisamente ese día… no creo que anden en desiertos muy remotos ni en montañas muy lejanas”. En definitiva, el Partido Popular, pero sobre todo José María Aznar, patrocinaban una vez más la famosa teoría de la conspiración.

www.elplural.com 30.10.07

Más información

VOLVER

© Copyright. 1998 - 2007. www.losgenoveses.net. Ningún derecho reservado. Aquí es todo de gratis y sin comisiones
( Página diseñada para ver con Explorer 6 o superior  a 1024 x 768 píxeles )