LA NOTICIA DEL DÍA

El 'número dos' de Fabra registró como donación una finca que compró en efectivo

El emprendedor en el centro, rodeado de los Capos de los Capos

Una de las 13 fincas que el vicepresidente de la Diputación de Castellón, Francisco Martínez, registró como donaciones estos últimos años en Vall d'Alba, pueblo del que es alcalde por el PP, consistió en realidad en una compra que el número dos de Carlos Fabra abonó en efectivo. Así lo reveló ayer Aurelio Suller, que le vendió la finca y declaró que fue inscrita como donación por sugerencia del propio Martínez para no pagar tanto a Hacienda. La vicesecretaria de los socialistas valencianos, Isabel Escudero, pidió la dimisión de Martínez por haber efectuado una operación con dinero negro.

Aurelio Suller, en declaraciones a la cadena SER, explicó que, aunque oficialmente la transacción se registró como donación, el número dos de Carlos Fabra le pagó por las tierras, aunque no reveló la cantidad. "Se hizo así pero no está donada", señaló. La operación se realizó mediante esa fórmula, que "fue cosa suya", porque así "seguramente no pagaba tanto a Hacienda", comentó Suller, quien figura en el registro como donante a Martínez de dos fincas de 16.011 y 16.800 metros cuadrados, respectivamente. Una de ellas fue vendida después por el vicepresidente de la Diputación castellonense por más de 150.000 euros.

El secretario provincial del PP en Castellón, Víctor Campos, en una conferencia de prensa convocada para hablar del caso que afecta a Martínez, se limitó a insinuar sin pruebas que los socialistas podrían estar recibiendo financiación irregular para su campaña electoral. Campos, que es vicepresidente de la Generalitat valenciana, dijo no poder aclarar los detalles de la adquisición de tierras por parte del alcalde de Vall d'Alba, ya que no había hablado con Martínez. Mientras tanto, el propio vicepresidente de la Diputación, en declaraciones a este periódico, negó que se tratara de una venta y mantuvo que todas las donaciones proceden de familiares . Sin embargo, familiares de una de las mujeres que donaron fincas a Martínez ya le desmintieron al asegurar que ésta no tiene parentesco con el alcalde.

Expertos consultados respecto a la desgravación fiscal de este tipo de transmisiones indicaron que el porcentaje con el que se gravan las donaciones (7,65%) es mayor que el de las compraventas (7%) en el caso de que, como ocurre en esta ocasión, la relación entre ambas partes no sea de primer grado de consanguinidad. Las mismas fuentes precisaron que si se tratara de un familiar lejano que, por ausencia de descendientes, en el futuro pudiera dejarle las tierras en herencia, el porcentaje a pagar sería igualmente más elevado que el índice que se aplica a las compraventas.

Ante las revelaciones del supuesto donante, la vicesecretaria general del PSPV-PSOE, Isabel Escudero, exigió a Francisco Martínez que se querelle por injurias o que dimita, dado que, a su entender, se trata de una operación efectuada con "dinero negro", ya que esa es la única explicación para inscribir una venta como donación.

Aún así, Escudero expresó su convencimiento de que el vicepresidente de la Diputación de Castellón y alcalde de Vall d'Alba se mantendrá en el cargo, ya que "tiene como ejemplo a su jefe de filas", el presidente provincial del Partido Popular y presidente de la Diputación, Carlos Fabra, imputado por tráfico de influencias, cohecho y posible fraude fiscal, que ocupa el tercer puesto en la lista del PP por Castellón.

Para que las propiedades de Suller se inscribieran a nombre de Francisco Martínez se recurrió, como en la mayoría de los casos de fincas donadas al número dos de Fabra, al artículo 205 de la Ley Hipotecaria, que permite inscribir bienes no registrados siempre que existan testigos que "acrediten de modo fehaciente haber adquirido el derecho con anterioridad". Se recurrió a dos funcionarios del mismo Ayuntamiento de Vall d'Alba para que certificaran la titularidad de las fincas que, en el mismo acto, se donaban a Martínez, según la nota del registro. www.elpais.es 25.05.07

Familiares de una donante de fincas desmienten al 'número dos' de Fabra

Una mujer que cedió un terreno al Ayuntamiento de Vall d'Alba para hacer viviendas tuteladas para ancianos donó además siete fincas al alcalde de la localidad, el vicepresidente segundo de la Diputación de Castellón, Francisco Martínez, del PP, número dos de Carlos Fabra en ese organismo.

Familiares de la mujer explicaron ayer que no tienen parentesco con el alcalde, contra lo que él insinúa en un comunicado que hizo público para salir al paso de las informaciones sobre su aumento de patrimonio. En ese escrito se refiere a esas fincas como "procedentes de una misma persona de mi familia, una tía mía, para ser más exactos". No hace referencia a otras seis donadas por otros cuatro particulares, entre las que se encuentra una que vendió posteriormente por más de 150.000 euros.

Francisco Martínez sostiene que la información sobre su patrimonio forma parte de una "campaña de desprestigio". En el escrito, el alcalde habla de la procedencia de algunas de las 13 fincas que han pasado a ser suyas donadas por particulares. "Es lógico", dice, "que las personas, al hacerse mayores, no puedan hacerse cargo de las obligaciones que conllevan las fincas y, por lo tanto, es más que razonable, e incluso habitual, dársela a los hijos o nietos para que sigan con el cuidado de las mismas, como ha ocurrido en mi caso".

Sin embargo, en la información publicada por EL PAÍS no se incluyeron las propiedades heredadas de Martínez. Se hicieron públicas algunas de las donaciones procedentes de sus padres que, según el registro de la propiedad, fueron adquiridas y traspasadas a su hijo inmediatamente. www.elpais.es 23.05.07

El número dos de Fabra aprobó un plan para urbanizaciones de lujo en un terreno de su madre

Francisco Martínez aprobó como alcalde de Vall d'alba un proyecto para construir urbanizaciones de lujo y un campo de golf en unos terrenos que su madre había comprado a bajo precio y que, al día siguiente de adquirirlos, se los cedió como donación a su hijo. La operación le ha supuesto un auténtico pelotazo al vicepresidente de la Diputación de Castellón que sigue sin explicar su extraordinario enriquecimiento de los últimos años.El alcalde de Vall d’Alba y vicepresidente primero en la Diputación, Francisco Martínez, recibió en donación el 1 de agosto de 2001 una finca rústica de más de tres hectáreas en la partida Mas de La Lluna. La parcela, según consta en el registro de la propiedad, fue comprada por la madre de Martínez el 31 de julio de ese mismo año por 2.400 euros, y la donó a su hijo el día siguiente. Hoy, esta finca tiene un valor muy superior, porque en diciembre de 2005 el Ayuntamiento de Vall d’Alba aprobó la construcción del Programa de Actuación Integrada denominado “GOLF”, que proyecta la realización de un campo de 18 hoyos y urbanizaciones de lujo, por lo que los terrenos, que estaban catalogados como rústicos, se convierten en urbanizables.

Multiplicado por diez

Dentro del perímetro de la actuación urbanística, se encuentra parte de la finca del alcalde, que votó a favor de su realización y de la recalificación de terrenos, tanto en la junta de Gobierno como en la sesión plenaria. Fuentes del colegio de arquitectos y de los Agentes de la Propiedad Inmobiliaria dicen que es muy difícil tasar con exactitud el valor actual de estos terrenos, pero aseguran que su precio puede haberse multiplicado por más de 10. www.cadenaser.com 22.05.07

El 'número dos' de Fabra acapara fincas sin registrar que le donaron vecinos del pueblo en el que gobierna

Francisco Martínez, vicepresidente de la Diputación de Castellón por el PP y mano derecha de Carlos Fabra, ha incrementado su patrimonio con terrenos que no estaban inscritos en el registro de la propiedad. Un total de 13 de las 16 fincas que actualmente posee en el término municipal del que es alcalde, Vall d'Alba, le han sido entregadas como donación.

  • El alcalde de Vall d'Alba ha hecho suya, con su madre, una superficie similar a la de 47 campos de fútbol

  • Martínez ha promovido y aprobado desde el Ayuntamiento la recalificación de algunas de sus nuevas posesiones

  • Dos funcionarios identificaban a los supuestos dueños de fincas no inscritas, que, acto seguido, las donaban al regidor

De ellas, 11 le fueron regaladas por particulares mediante un curioso mecanismo: dos funcionarios municipales reconocían a los supuestos propietarios legítimos de los terrenos sin escriturar y estos se los donaban a continuación al primer edil. El vicepresidente de la Diputación de Castellón ya ha obtenido beneficios de uno de esos terrenos que le salieron gratis, puesto que lo vendió por más de 150.000 euros. Por otra parte, Martínez ha promovido y aprobado desde el ayuntamiento la recalificación de algunas sus nuevas posesiones.

Llegó a la alcaldía de Vall d'Alba, que pretende revalidar el próximo 27 de mayo, en 1991 y cinco años después comenzó a formar parte del equipo de Carlos Fabra, de quien es uno de los hombres fuertes. Vall d'Alba es un municipio de unos 3.000 habitantes cuyo censo está siendo investigado por la fiscalía después de que se detectara un incremento masivo de votantes que el propio ayuntamiento no pudo justificar. Además, ayer mismo, el PSOE denunció que en Sant Jordi, la localidad que preside otro de los vicepresidentes de la Diputación de Castellón, Luis Tena, están empadronadas hasta 18 personas en domicilios del propio alcalde y de otros dirigentes del PP.

De los 380.000 metros cuadrados que componen el patrimonio del alcalde de Vall d'Alba, 225.000 le han salido gratis. Sus padres le donaron 45.000 metros y el resto procede de los regalos de particulares. Martínez ha comprado otros terrenos rústicos que, desde el ayuntamiento, ha recalificado al menos en dos ocasiones. En uno de los casos, la parcela ha pasado a formar parte del área donde una de las más importantes empresas de Castellón construirá una urbanización con campo de golf. Asimismo, el dirigente del PP compró, junto a un pequeño promotor, otra parcela que se ha convertido en edificable.

Francisco Martínez ha hecho suya, junto a su madre y en los últimos seis años, una superficie similar a la de 47 campos de fútbol. La mayoría del suelo está en el mismo municipio del que es alcalde, mientras que una pequeña porción pertenece al cercano Borriol. En total son 380.000 metros cuadrados, en su mayoría rústicos, por los que ha desembolsado alrededor de 500.000 euros, muy poco para los precios de la zona porque en su mayor parte no tuvo que pagar las adquisiciones. De hecho, sólo en una de las fincas que sí pagó abonó 285.733 euros.

Para hacer efectivas las donaciones, Martínez recurrió a un sistema especial que prevé la ley. De las doce fincas donadas al alcalde, sólo dos figuraban en el Registro de la Propiedad. El artículo 205 de la Ley Hipotecaria permite inscribir bienes no registrados siempre que existan testigos que "acrediten de modo fehaciente haber adquirido el derecho con anterioridad". Así, hasta en una decena de ocasiones, fueron las mismas dos personas las que acudieron al notario: dos funcionarios del Ayuntamiento de Vall d'Alba que preside Martínez.

"Legales y declaradas"

El número dos de Fabra justificó la acumulación de patrimonio apelando a la legalidad. Según dijo, todas las donaciones son "legales y están declaradas". Martínez añadió: "Cualquier ciudadano puede recibir una donación de sus padres o de su familia y no existe ninguna ilegalidad".

El vicepresidente de la Diputación recibió, de una misma persona, hasta siete fincas, de las que sólo había inscritas dos. Así, las inscripciones en el registro de la propiedad se realizaron con los dos funcionarios del consistorio como testigos, salvo en un caso en que la acreditación consistió en una certificación del propio Ayuntamiento expedida cuatro meses antes de la donación. La misma persona donó otra parte de su patrimonio al Ayuntamiento para un proyecto de construcción de viviendas tuteladas. Poco después, Martínez auspició que el ayuntamiento dedicará una plaza a la familia de la "donante".

De las otras cinco fincas regaladas a Martínez, una procede de su propio padre, que tampoco la tenía inscrita en el registro por lo que, de nuevo, hubo que recurrir a los dos funcionarios del ayuntamiento como testigos. Se trata de una finca de más de 20.000 metros cuadrados, valorada en 4.808 euros. Las cuatro fincas restantes que recibió como regalo, de más de 38.000 metros cuadrados, proceden de cuatro titulares diferentes, todas ellas están en la misma partida, Bornell, y tienen un valor, según el registro, de 11.000 euros. Los padres del vicepresidente de la Diputación de Castellón adquirieron además otras siete fincas, que sí pagaron y que inscribieron a su nombre. En tres de estas siete operaciones se tuvo que recurrir, de nuevo, al 205 de la Ley Hipotecaria puesto que el terreno no estaba registrado y fue la comparecencia de dos testigos la que permitió la venta.www.elpais.es 22.05.07

El número dos de Fabra ha experimentado un espectacular aumento de su patrimonio en los últimos seis años

El vicepresidente de la Diputación de Castellón y mano derecha de Carlos Fabra, Francisco Martínez, ha experimentado un espectacular incremento de sus propiedades inmobiliarias en los últimos seis años, según ha sabido la Cadena SER. Según las informaciones contrastadas por esta redacción, Martínez, que es también alcalde de Vall d'Alba ha comprado tres masías, dos casas, un edificio de 7 viviendas, un apartamento de lujo y más de 400.000 metros cuadrados de terrenos rústicos.Francisco Martínez, alto cargo del PP en la provincia de Castellón, vicepresidente primero en la Diputación y apoyo fundamental de Carlos Fabra, alcanzó la alcaldía del municipio de Vall d’Alba en 1991, y sus propiedades se ceñían a una vivienda en la localidad, y algunas parcelas de suelo rústico de sus padres. En el año 96 pasa a formar parte del equipo de Gobierno de la Diputación junto a Carlos Fabra y es nombrado secretario provincial del PP.

A partir del año 2000 adquiere en Vall d’Alba tres masías, dos casas de dos plantas, un edificio de tres alturas con siete viviendas, garaje y bajo comercial; una parcela en un polígono industrial vendida por la empresa a precio de coste; una plaza de parking en Castellón y un apartamento de lujo en Benicàssim. Además, en estos 6 años, Francisco Martínez ha adquirido más de 30 parcelas rústicas en los términos municipales de Vall d’Alba y Borriol, con un total de 405.027 metros cuadrados de terreno rústico; una superficie equivalente a 55 campos de fútbol. Tanto el Partido Socialista como la candidatura de Compromís, han exigido explicaciones al vicepresidente de la Diputación, y afirman que sigue los pasos de Carlos Fabra. Francisco Martínez guarda silencio de momento.

www.cadenaser.com 21.05.07

El alcalde de Vall d'Alba es propietario de 12 fincas donadas por particulares

El vicepresidente de la Diputación de Castellón, Francisco Martínez, del Partido Popular, posee, entre los bienes que componen su patrimonio, 180.000 metros cuadrados de suelo que le ha salido gratis. Varios particulares donaron al también alcalde de Vall d'Alba el suelo repartido en un total de una docena de fincas. Además, Martínez ha comprado otros terrenos que, en todos los casos, eran rústicos. Sin embargo, el Ayuntamiento que preside ha recalificado al menos dos de las parcelas que ahora forman parte del patrimonio del dirigente del PP.

Francisco Martínez, alcalde de Vall d'Alba (PP), vicepresidente de la Diputación de Castellón y mano derecha de su presidente, Carlos Fabra, ha adquirido, junto a su madre y en los últimos seis años, una superficie similar a 47 campos de fútbol. La mayoría del suelo está en el mismo término municipal en el que gobierna, mientras que una pequeña porción pertenece al término de Borriol. En total, han sido más de 380.000 metros cuadrados, en su mayoría rústicos, que le supusieron un coste de alrededor de 500.000 euros. Sin embargo, Martínez sólo pagó por una parte de ese terreno ya que recibió hasta una docena de fincas como donación por parte de sus titulares, tal como figura en el registro de la propiedad. Al menos dos de todas esas fincas fueron posteriormente recalificadas por el propio Ayuntamiento de Vall d'Alba que preside Martínez.

Además, los donantes hubieron de utilizar un sistema especial que, en cualquier caso, prevé la ley ya que de las 12 fincas donadas a Martínez, sólo dos figuraban en el registro de la propiedad. Para el resto, fue necesario recurrir al artículo 205 de la Ley Hipotecaria que permite inscribir bienes no registrados siempre que existan testigos que "acrediten de modo fehaciente haber adquirido el derecho con anterioridad". Así, hasta en una decena de ocasiones, fueron las mismas dos personas las que acudieron al notario. Se trata de dos funcionarios del mismo Ayuntamiento de Vall d'Alba que preside Martínez que acreditaron, en todas las ocasiones, que los donantes eran titulares del suelo.

Francisco Martínez justificó ayer la acumulación de patrimonio apelando a la legalidad. Según dijo, todas las donaciones son "legales y están declaradas" y añadió que "cualquier ciudadano puede recibir una donación de sus padres o de sus familias y no existe ninguna ilegalidad".

El vicepresidente de la Diputación recibió, de una misma persona, hasta siete fincas, de las que sólo estaban inscritas dos. Así, las inscripciones en el registro de la propiedad se realizaron con los dos funcionarios del Consistorio como testigos, excepto en un caso en el que la acreditación consistió en una certificación del propio Ayuntamiento expedida cuatro meses antes de que se produjera la donación. Según las notas del registro de la propiedad, la valoración de estas siete fincas asciende a cerca de 9.000 euros, de los que Martínez no pagó nada. Seis de ellas se encuentran en la misma partida, conocida como La Pelejana, que comprende un núcleo de población dependiente del municipio de Vall d'Alba.

De las otras cinco fincas donadas a Martínez, una procede de su propio padre, que tampoco la tenía inscrita en el registro, por lo que, de nuevo, hubo de recurrir a los dos funcionarios del Ayuntamiento como testigos de que la finca era de quien decía ser el dueño. Ésta, también rústica, es una finca de más de 20.000 metros cuadrados, valorada en 4.808 euros, que el padre del vicepresidente de la Diputación de Castellón no cobró a su hijo.

Las cuatro fincas restantes, más de 38.000 metros cuadrados, proceden de cuatro titulares diferentes, pero todas ellas se encuentran en la misma partida, Bornell, y tienen un valor, según el registro de la propiedad de más de 11.000 euros. También estas parcelas fueron donadas.

Además de estas 12 porciones de terreno, Francisco Martínez recibió otras tres fincas, una de ellas con una masía, que fueron donadas al vicepresidente de la Diputación por sus padres, quienes las adquirieron el mismo día que realizaron la donación a su hijo, según las inscripciones en el registro de la propiedad. Por éstas, los padres de Martínez pagaron más de 40.000 euros y en uno de los casos, la operación de compraventa requirió también de la aplicación del artículo 205 de la Ley Hipotecaria, ya que la finca no estaba inscrita.

Los progenitores del vicepresidente de la Diputación de Castellón adquirieron además otras siete fincas, que sí pagaron y que inscribieron a su nombre. En tres de estas siete operaciones se tuvo que recurrir, de nuevo, al 205 de la Ley Hipotecaria puesto que el terreno no estaba inscrito en el registro y fue la comparecencia de dos testigos la que permitió su inscripción y posterior venta.

www.elpais.es 20.05.07

VOLVER

© Copyright. 1998 - 2007. www.losgenoveses.net. Ningún derecho reservado. Aquí es todo de gratis y sin comisiones
( Página diseñada para ver con Explorer 6 o superior  a 1024 x 768 píxeles )