LA NOTICIA DEL DÍA (*)

El juez imputa a Losantos y Ramírez por injurias a Montes

Pedro J. Ramírez, Federico Jiménez Losantos, Cristina López Schlichting, César Vidal, Isabel San Sebastián y Alfonso Nasarre, director de programas de la Cope, la emisora de los obispos, declararán como imputados por presuntas injurias al doctor Luis Montes. El médico se querelló contra ellos al ver que, pese al archivo judicial de la investigación abierta por las supuestas sedaciones irregulares en el Hospital de Leganés, este grupo de periodistas siguió acusándole en la Cope de irregularidades, llegando a decir que mataba a los pacientes. También sigue abierto un proceso porque otro juez vio indicios de "delito contra el honor de Montes".

Tras el archivo de la denuncia de la Comunidad de Madrid contra el equipo de Montes, el director de El Mundo, Pedro J. Ramírez, dijo sobre el médico que "ha hecho ingeniería social en la UCI del hospital". En realidad trabajaba en urgencias. Losantos afirmó que Montes entendía "la medicina como ingeniería social, incluso a costa de la vida humana". En los 33 folios de la querella, 15 son transcripciones de los programas de la Cope de esos días. "El despliegue sin límite de injurias y calumnias por parte de los presentadores y directores de la Cope y de los contertulios o colaboradores de los mismos responde a la línea editorial" de la cadena de los obispos, dice la querella.

Querella contra los presentadores estrella de la COPE y la cadena por injurias y calumnias

Bájate en pdf el texto de la querella. Es un lectura de lo + recomendable

La querella criminal, que ha sido aceptada a trámite, es contra Federico Jiménez Losantos, Cristina López Schlichting, César Vidal y la COPE, junto con su director de programación. La presentó José Luis Montes, el médico que fue destituido el año pasado por la Consejería de Sanidad de Madrid como jefe de Urgencias del Hospital Severo Ochoa de Leganés (Madrid), tras una denuncia anónima que le acusaba de sedar hasta la muerte a pacientes terminales, para acortar su periodo en el Hospital.

La querella, interpuesta por un “delito continuado de calumnias y de injurias” se justifica porque “la actitud de los querellados no ha consistido o tenido por objeto informar o comentar o criticar con el respeto debido a la dignidad de la persona un hecho objeto de investigación, sino que ha consistido en descalificar moral, profesional y jurídicamente a una persona (Dr. Montes), como sistema para mantener un escándalo y una alarma social innecesariamente generada”.

Afirmaciones no contrastadas

Según la querella, Losantos, Schlichting y Vidal hacían comentarios “con la finalidad de ofender a mi representado (Dr. Montes) y al resto del equipo de Servicio de Urgencias del Hospital y perjudicar su crédito y su prestigio profesional”, siendo “perfectamente conscientes de la falsedad de sus afirmaciones, cuando menos les importaba muy poco que fuesen ciertas o falsas”, puesto que fue una “información que asumieron y divulgaron sin contrastarla previamente”.

Alarma social injustificada

También se refiere al consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Manuel Lamela, quien destituyó al Dr. Montes e hizo pública la denuncia anónima contra su actuación en el Hospital, en marzo de 2005. El querellante considera que la cadena de radio se “decantó desde un principio por la defensa a ultranza de la actuación de la Consejería de Sanidad “ y mantuvo las afirmaciones del Sr. Lamela “quien, al menos imprudentemente, había activado el descomunal escándalo mediático y una alarma social de grandes dimensiones”.

Ninguna acción penal contra Montes

El doctor José Luis Montes Mieza presentó la querella un año después de ser destituido, para evitar la prescripción de los hechos. Durante este año no ha sido promovida ninguna acción penal contra él, y no ha sido siquiera llamado como testigo sobre los supuestos homicidios. En antena se le llegó a “acusar de ser responsable del homicidio de más de cuatrocientas personas”.

Los fragmentos

Las afirmaciones de los tres querellados están detalladas en el texto de la querella, con transcripciones de sus respectivos programas: La Mañana (Jiménez Losantos), La Tarde con Cristina (Cristina López Schlichting) y La Linterna (César Vidal). En total, veinte fragmentos que recogen centenares de comentarios pronunciados entre abril y mayo de 2005. Los tres querellados se refieren al Dr. Montes como un “asesino”, y a su equipo médico como “Sendero Luminoso” (en referencia al grupo terrorista maoísta que operaba en Perú).

Asesinos, nazis y mafias

Las afirmaciones “exceden los límites tolerables a los derechos fundamentales a la libre expresión y opinión de la información”, según el texto de la querella, que cita comentarios “sobre la existencia de ‘mafias’, ‘bandas’, células’, ‘terminators’, diosecillos’, ‘nazis’, ‘asesino’, ‘homicidas’ o ‘sectarios atroces’, dedicados a ‘mandar al otro barrio’ a pacientes terminales, mediante la utilización de un ‘cóctel letal’ y haciendo ‘lo que les da la gana’ en el servicio de urgencias para ‘liquidar’ a pacientes terminales”.

El “juez de la horca” de Losantos

Jiménez Losantos, por ejemplo y según las transcripciones recogidas en la querella, se refiere al Dr. Montes y su equipo como “señores de la vida y la muerte que te sedan terminalmente”. Y afirma: “Esto no es eutanasia, esto es homicidio, sin tu permiso no es eutanasia, es matarle, es un crimen”. Lo explica: “con menos de seis meses de esperanza de vida (oigan y seis meses ya es un margen relativamente amplio), seis meses directamente ¡plof!, los mandaban a mejor vida”. Lo amplía: “Como son pobres que no sufran, venga fuera; éste ya es muy mayor, venga fuera, que faltan camas”. Y sentencia: “Entonces conviertes al médico en el juez de la horca, le das derecho de vida o muerte sobre cualquiera que se tienda en su camilla”.

Los tentáculos de la izquierda

Losantos habla de un “grupo” que “tiene tentáculos poderosos en otros grandes Hospitales de Madrid de extrema izquierda la mayoría, por lo menos de esa tendencia”. Y acusa al “corporativismo atroz, atroz, con que los médicos han reaccionado y el sectarismo, además de siniestro, estúpido y suicida de la izquierda, que está respaldando unos comportamientos verdaderamente nazis”.

Schlichting y el Dr. Muerte

Cristina López Schlichting habla del Dr. Montes como el “Doctor Muerte”, y es también contundente en sus afirmaciones: “Está claro que la sedación no se utilizaba con el fin de paliar el sufrimiento, sino directamente para provocar la muerte del paciente”. Se refiere al equipo del Severo Ochoa como los “diosecillos que decidían quienes tenían o no la calidad de vida necesaria para seguir existiendo”.

Vidal habla de matar

Por su parte, César Vidal acusa al Dr. Montes de practicar la “eutanasia occisita. La eutanasia que consiste en la acción de matar”. Y ataca al PSOE y a los sindicatos: “Este señor ahora mismo lo están convirtiendo en un héroe de las fuerzas de la progresía, que parece ser que les fascina la idea de la muerte, la de los demás, por supuesto”.

Un médico estigmatizado

La querella fija una indemnización de 300.000 euros para el Dr. Montes, y señala que tras las acusaciones, que no han sido demostradas, se ha convertido para “muchos ciudadanos como un médico estigmatizado, que provoca la desconfianza de los enfermos, un facultativo de dudosa reputación y sospechoso de cometer delitos en la práctica habitual de su actividad”.

www.elplural.com 27.04.06

VOLVER

© Copyright. 1998 - 2006. www.losgenoveses.net. Ningún derecho reservado. Aquí es todo de gratis y sin comisiones
( Página diseñada para ver con Explorer 5 o superior  a 1024 x 768 píxeles )