ESPERANZA AGUIRRE : TOCATA Y FUGA

Auto Audiencia Provincial Madrid. Resuelve recurso huida Aguirre. Faltas en vez de delito.04.05.15
Recurso apelación acusación contra archivo.26.01.15
Auto Juzgado 14.Madrid. Archiva huida de Aguirre.20.01.15
AUDIENCIA PROVINCIAL. AUTO CALIFICANDO DELITO.05.09.14
CARLOS VALLE, UN JUEZ PARA UN ROTO Y UN DESCOSIDO GENOVES
Auto. Juicio de faltas. Esperanza Aguirre.21.04.14
Denuncia agentes de movilidad en Comisaría. 03.04.14
Parte policía municipal sobre fuga Aguirre.03.04.14
Comunicado de Esperanza Aguirre 03.04.14.

LAS NOTICIAS, TAL CUAL

EL AGENTE DE MOVILIDAD QUE DENUNCIÓ A AGUIRRE: "EL MARIDO DE UNA CONCEJALA DEL PP ME OFRECIÓ DINERO A CAMBIO DE NO IR A JUICIO"

EL JUICIO A ESPERANZA AGUIRRE, EN EL AIRE POR EL NUEVO CÓDIGO PENAL

LA AUDIENCIA PROVINCIAL CAMBIA AL MAGISTRADO QUE JUZGARÁ A AGUIRRE POR SU FUGA EN EL CENTRO DE MADRID

EL JUEZ SE ABSTIENE Y PIDE NO TENER QUE JUZGAR A AGUIRRE POR LA FUGA EN GRAN VÍA

Esperanza Aguirre será juzgada por una falta por el incidente de tráfico

CAMBIO DE PONENTE EN EL INCIDENTE DE TRÁFICO DE ESPERANZA AGUIRRE

LA FISCALÍA RECURRE EL ARCHIVO DEL INCIDENTE DE TRÁFICO DE AGUIRRE

EL JUEZ ARCHIVA EL CASO DEL INCIDENTE DE TRÁFICO DE ESPERANZA AGUIRRE

LA FISCALÍA INSISTE EN CALIFICAR COMO FALTA LA FUGA DE ESPERANZA AGUIRRE EN LA GRAN VÍA

AGUIRRE: “UN AGENTE ME DIJO A VOCES: SI NO TE GUSTA EL PROCEDIMIENTO DÍSELO A TU AMIGUITA ANA BOTELLA”

LA FUGA DE AGUIRRE SE JUZGARÁ COMO UN DELITO DE DESOBEDIENCIA CASTIGADO HASTA CON UN AÑO DE CÁRCEL

LA AUDIENCIA ORDENA INSTRUIR COMO DELITO EL INCIDENTE DE TRÁFICO DE AGUIRRE

AGUIRRE AFIRMA QUE SE SINTIÓ TRATADA “COMO UN TERRORISTA” POR LOS POLICÍAS

El juez rechaza imputar a Aguirre por dos delitos de resistencia

LA ACUSACIÓN PIDE AL JUEZ QUE AGUIRRE SEA IMPUTADA POR DOS DELITOS DE RESISTENCIA

ESPERANZA AGUIRRE APENAS ESTUVO CINCO MINUTOS CON LOS AGENTES ANTES DE HUIR

LA OPOSICIÓN LOCAL PREGUNTA POR QUÉ A AGUIRRE NO SE LE HIZO EL TEST DE ALCOHOLEM

El juez pide localizar a un testigo del incidente de tráfico de Aguirre

LA FUGA DE AGUIRRE SERÁ INVESTIGADA POR EL JUZGADO DE INSTRUCCIÓN 14 DE MADRID

AGUIRRE VE “DESPROPORCIONADO” EL REVUELO POR APARCAR EN UN CARRIL BUS Y SER MULTADA

BOTELLA RECUERDA A AGUIRRE: “LA LEY ES IGUAL PARA TODOS”

EL INCIDENTE DEL CARRIL BUS DE AGUIRRE PODRÍA COSTARLE ENTRE 100 EUROS Y DOS AÑOS DE CÁRCEL

'FICHADOS' AL DENUNCIAR A AGUIRRE

Aguirre: "Querían mi foto con siete agentes. Mentiras, prepotencia y machismo"

AGUIRRE: “NO HE ATROPELLADO A NADIE, SOLO HE TIRADO UNA MOTO SIN QUERE

ESPERANZA AGUIRRE SE DA A LA FUGA CUANDO IBA A SER MULTADA EN EL CENTRO DE MADRID


EL AGENTE DE MOVILIDAD QUE DENUNCIÓ A AGUIRRE: "EL MARIDO DE UNA CONCEJALA DEL PP ME OFRECIÓ DINERO A CAMBIO DE NO IR A JUICIO"

Rafael Alarcón, el agente de movilidad que multó a Esperanza Aguirre y cuya moto arrolló, concede una entrevista exclusiva a eldiario.es

"Cuando llegamos a su casa, era un vendaval, hablaba y hablaba pero no nos miraba a la cara"

"El apoyo del Ayuntamiento de Ana Botella fue nulo. Solo recibí una llamada telefónica en septiembre en la que me negaban asistencia letrada para el proceso judicial"

Han pasado 598 días desde que la vida de Rafael Alarcón cambió. El jueves 3 de abril del 2014 los focos de los medios de comunicación se dirigieron a él y a su compañero después de que multasen a Esperanza Aguirre por aparcar indebidamente su coche en el carril bus y ésta decidiese darse a la fuga, desoyendo las órdenes de estos dos agentes de movilidad.

Estaban esperando en la plaza de Callao, en el centro de Madrid, a que llegase la pareja que les iba a relevar en ese punto cuando vieron a un Toyota Versus de color blanco sin ocupantes y mal situado. "Esa señora estaba sacando dinero en el cajero", así se refiere Alarcón a la presidenta del PP madrileño.

Aunque desde el incidente intenta no mencionar su nombre ni su apellido, reconoce que en dos ocasiones depositó sus esperanzas políticas en el equipo liderado por Aguirre para la Comunidad de Madrid. "Jamás la volveré a votar. Y en las últimas elecciones no he votado al PP porque me duele el trato que me han dado", responde a eldiario.es en la primera entrevista que concede tras el incidente protagonizado por la expresidenta regional.

Acude a la entrevista acompañado de su hijo de 10 años, cuenta que ha sido él el que le empujó a "defender su profesionalidad" por la vía judicial y él también le acompañó al encuentro que mantuvo este miércoles con la concejala de Movilidad del Ayuntamiento de Madrid, Inés Sabanés, para transmitirle su malestar por el trato que le dio el gobierno de Ana Botella.

"He tomado la decisión de hablar ahora con un medio de comunicación porque el proceso judicial ha terminado y porque esta persona ha vuelto a hablar de mí; volvió a repetir que mentí y que no fui educado", explica este madrileño de 36 años que decidió personarse como acusación particular en la causa que investigaba este incidente. Ha tenido que costearse su defensa, ya que el Ayuntamiento de Madrid dirigido por Ana Botella decidió no proporcionarle asistencia letrada tras denunciar a Aguirre por un presunto delito de desobediencia a la autoridad.

¿Cómo comenzó el incidente con Aguirre?

Estábamos en Gran Vía con Callao a la espera de que viniese el relevo. Mi compañero vio que al otro lado de la calle había un vehículo aparcado en el carril bus sin ocupantes. Se adelantó y colocó la moto detrás del coche. Para proteger la zona de actuación aparqué delante del vehículo mi moto, así señalizábamos y evitábamos que alguien se metiese entre los vehículos. Detrás de la moto de mi compañero se colocó una patrulla de la Policía Municipal que estaba indicando con una luz trasera a los coches que cambiasen de carril.

Cuando llega se acerca al vehículo y ¿se fija en la conductora?

No, cuando llegué no había nadie en el coche y mi compañero ya estaba comenzando a escribir. De repente llegó una persona, le dijo a mi compañero que solo había sido un momento y añadió: "Vale, ¿multita y bronquita?". Él le contestó que había sido más tiempo, que no le quitaba la multa y le pidió la documentación del vehículo. Ella entregó su permiso de conducir y una carpeta. Al abrirla le informamos de que la documentación del coche no estaba entre esos papeles y se la volvió a requerir. Ella insistió en afirmar que nos la había dado: "Ya te la he entregado. Bueno, ya tienes la matrícula, denuncia al coche que yo me voy". "No, perdone, no hemos terminado", contestó mi compañero.

Se metió dentro del vehículo y vi que iba a arrancar. Desde la ventanilla mi compañero le indicó que no podía abandonar el lugar, se lo planteamos en reiteradas ocasiones. Una vez que arrancó el vehículo, yo le dije que no avanzase. "¡Que va a tirar mi moto!", le advertí al ver que seguía acelerando. Para intentar esquivarme comenzó a maniobrar y así consiguió encontrar un hueco para zafarse. Se fugó golpeando a la moto y tirándola al suelo. Al marcharse, el patrulla de policía municipal fue detrás de ella, yo levanté la moto y una camarera - testigo principal del incidente- de una cafetería que está a esa altura me entregó los guantes que se habían caído. Arranqué y salí escopetado.

¿En Gran Vía se formó un corrillo de gente para observar a Aguirre?

No, era un día normal y la fluidez de la calle era la convencional. De hecho, todos observamos y testificamos -en sede judicial- que eso no era así, que contrariamente a lo que dijo ella, nadie se arremolinó. Ella ha insistido en señalar que lo que buscábamos era una fotografía, no es cierto. Nosotros estábamos haciendo nuestro trabajo.

¿Cómo transcurrió la fuga?

Al levantar la moto encendí las luces y la sirena. Me coloqué detrás del coche de policía municipal. Ella no paró. Metió el coche en su casa y salió un Guardia Civil que formaba parte de sus escoltas para preguntarnos qué había pasado. "Tranquilos. No es la primera vez que tienen conflictos con agentes de movilidad o policías", nos respondieron para intentar tranquilizarnos. "Otras veces ya ha habido incidentes con gente cercana a ella", añadieron.

¿Cómo valora la actuación de la Guardia Civil?

Su actuación fue normal. Ella insistió en que quería hacer un parte amistoso y sus escoltas, de la Guardia Civil, se lo gestionaron. Yo no quería hacerlo porque, al ser funcionarios, a nosotros nos tiene que hacer el peritaje otro compañero que no se haya visto involucrado en el accidente. Al final, tras su insistencia, lo hicimos como decían y al firmarlo puse en las observaciones que "el vehículo A se daba a la fuga". Una persona de su equipo de seguridad me dijo que lo tenía que borrar porque no podían permitir que eso estuviese ahí escrito. Así que lo taché, intentando no apretar mucho el boli. El documento está firmado por ella y en él se reconoce que había un herido leve.

Cuando salió de su casa, ¿usted pudo hablar con ella?

Cuando sale de su casa es un vendaval. Le pregunté que por qué había arrancado el coche y si no se había dado cuenta de que yo estaba delante. Ella hablaba alto,y solo nos dijo que queríamos una foto. Hablaba sin dirigirse a nadie, no nos miraba. Estaba muy alterada. Como media hora después volvió a salir y le preguntó al compañero si se podía marchar. "No ha querido firmar la copia de la denuncia, esto ya queda en manos de Policía Municipal. Por mi no hay ningún problema con que se marche", le contestó.

¿Aguirre se disculpa en algún momento por su actuación?

Cuando estábamos en su casa, sí que me dijo que su seguro se hacía responsable de los daños de la motocicleta, que para eso tiene uno a todo riesgo. Me pidió disculpas por tirarla. Pero no reconoció que se marchó sin autorización. Ella imaginaba que la estábamos reteniendo "a la captura del famoso".

¿Cuál es el siguiente paso que dan tras abandonar el domicilio de Aguirre?

Lo siguiente que hicimos fue dirigirnos a la mutua para que valorasen mis dolencias, elaboraron un parte judicial y de ahí fuimos a la comisaría. En la mutua me dan la baja, aunque el fin de semana decido incorporarme, aún teniendo molestias, al ver cómo estaba el tema mediático.

El médico de la mutua me dijo que posiblemente al intentar esquivar el coche realicé un movimiento brusco y me lesioné la rodilla, el tendón rotuliano. De ahí fuimos a la comisaría a poner la denuncia y allí me di cuenta de que el tema ya se había difundido en medios al ver a varios periodistas en la entrada. Para evitarlo, tras poner la denuncia, salimos por la puerta de atrás de la comisaría.

Como funcionario municipal, ¿se sintió apoyado durante esos días por el gobierno de Ana Botella?

El apoyo de la anterior corporación ha sido nulo. Jamás se han puesto en contacto conmigo para ver si necesitaba algo aunque le remití escritos al antiguo concejal de Movilidad y a la Alcaldía. Solo recibí una llamada telefónica en septiembre en la que me negaban asistencia letrada para el proceso judicial. Tardaron cinco meses en responderme porque la solicitud la hice en abril, a los pocos días del incidente.

¿En casos parecidos el Ayuntamiento solía proporcionar asistencia jurídica?

Siempre que hemos ido a un juzgado a declarar nos han preguntado si queríamos llevar un abogado. No ha habido nunca inconvenientes. En este caso, también les propuse la opción de aportarles la documentación para que ellos valorasen si me proporcionaban asistencia. A esta cuestión no me respondieron.

¿Sus superiores le han pedido explicaciones por su actuación? ¿Le han mostrado su apoyo?

El Subdirector General de Movilidad nos citó para que le contásemos los hechos, quería saber si habíamos retenido ilegalmente a esa persona o no. Él necesitaba informar a la corporación. Fue en ese momento cuando me dijo que pidiese abogado al Ayuntamiento.

Posteriormente, solicité a los mandos trabajar acompañado en todo momento porque hay puntos en los que solemos estar un solo agente. Quería evitar un conflicto innecesario ya que mi foto ha aparecido en un periódico y hay conductores que me han identificado. No me hicieron caso y ha habido momentos en los que he tenido que trabajar sin compañeros.

A diferencia de su compañero, usted decidió personarse en el proceso judicial contra Aguirre como acusación particular. ¿Por qué tomó esta decisión?

Por mi familia y mi pareja. Para sacar la verdad. Mi hijo de 10 años me insistió en que defendiese mi profesionalidad, me llegó al corazón una frase que me dijo: "La verdad tarde o temprano siempre sale". Al fin y al cabo todo lo que esta señora fue diciendo en los medios no era cierto. La retención ilegal no es cierta. Que estuvo 15 minutos retenida, tampoco. Nos tachó de machistas y graves acusaciones. También señaló que nos había entregado la documentación del coche, y la Fiscalía ha demostrado que no ha sido así. Además temí que esas afirmaciones pudiesen perjudicarme a mí y a mi compañero, porque si fuesen ciertas me podían expedientar.

¿Ha sufrido presiones para no seguir adelante con el proceso judicial?

Presiones, no. Pero sí que hubo un alto cargo del departamento de Movilidad, al que no voy a identificar, que me dijo: "Tú sabrás hasta dónde quieres llegar y dónde te metes". Yo le contesté que "iba a defender mi profesionalidad y llegaría hasta donde tuviese que llegar". Fue un comentario que me llamó la atención porque también me aseguró que este asunto iría perdiendo relevancia. Y aún no ha sido así.

Después de que se haya archivado la causa por la modificación del Código Penal que despenaliza la desobediencia leve -por la que se iba a juzgar a Aguirre-, ¿qué valoración hace del proceso judicial?

No voy a decir que me han puesto zancandillas, pero ha sido muy difícil. He tenido que ser muy constante, muchas noches sin dormir viendo lo que costaba conseguir las pruebas. Tuve que reiterar en varias ocasiones que se solicitasen varias pruebas, como los audios de la emisora policial de la tarde del incidente. La sensación final es rara, porque hay constancia de un hecho parecido en el que la conductora fue condenada por desobediencia.

¿Cuánto dinero ha invertido en este proceso?

No voy a dar una cifra exacta porque puede incomodar a mi abogada. Hablamos de miles de euros, una cifra que podría doblar mi sueldo.

Durante estos 598 días que han transcurrido desde el incidente ¿en algún momento se ha puesto en contacto con Aguirre o ella con usted?

No.

¿Y ha tenido contacto con alguien del Partido Popular?

Directamente, no. Indirectamente hubo una persona que quiso ponerse en contacto conmigo. La mujer de esta persona sí que pertenece al partido, es concejala en un municipio de Madrid. Utilizó a un compañero de trabajo para tratar de hablar conmigo. Le planteó que me querían preguntar por qué no me retiraba de la acusación particular y me pagaban los gastos que llevaban acarreados. No me quise reunir con él.

¿Quién fue esa persona? ¿tiene relación con algún político conocido?

No. Es la pareja de una concejala de un municipio cercano al que yo resido.

Después de que Aguirre fuera la candidata del PP a la Alcaldía de Madrid y de que anunciase que si ganaba suprimiría el cuerpo de agentes de movilidad ¿qué le dijeron sus compañeros?

Sí que me dijeron que lo que había sucedido conmigo nos podía pasar factura a todos. Pero no he notado rechazo de mis compañeros. Nunca han puesto en entredicho mi intervención ni la de mi compañero. Y yo nunca he tenido miedo de que ella ganase. Hubo gente que me dijo que no me podría pasar nada porque los medios se iban a enterar enseguida

¿El nuevo equipo de gobierno del Ayuntamiento de Madrid se ha puesto en contacto con usted?

Sí, nos hemos reunido. Les remití un escrito para contarles todo lo acontecido y me concedieron una reunión en la que les expliqué cómo se organizaba el cuerpo. A diferencia de la anterior corporación, me han escuchado, van a ver qué protocolos tienen que cambiar y me han pedido que les enseñe la documentación que tengo para ver si me pueden ayudar.

Aguirre puso en duda su profesionalidad porque el día incidente usted sufrió un ataque de ansiedad, ¿qué pensó al escuchar estas declaraciones?

Todo el mundo se altera cuando le sucede algo que está fuera de su rutina. En este caso, me creó tensión tenerme que apartar cuando un coche comienza a arrancar. Estaba tenso, mis pulsaciones aumentaron, pero no sé si fue una crisis de ansiedad. Pero, sin duda, estoy preparado para trabajar como agente de la movilidad. Debería preguntarse a si misma si ella está preparada para gobernar.

¿Cuánto tardó en recuperarse?

Los días siguientes me costó recuperarme. Esa noche, cuando llegué a casa, en un principio no quería ver la tele. Al final tuve la sangre fría, la encendí, escuché hablar a esa señora y no quise saber nada más. Me impactó que contase esas mentiras, entendí que tenía que protegerme a mí y a mi familia. Al día siguiente rompí a llorar, cuando me llamó mi hija de 14 años: "¿Papá qué te ha pasado? te estoy viendo en un periódico", me preguntó cuando leyó un artículo en el que se publicó mi foto. Me rompí al ver a mi hija tan sumamente preocupada, tan sumamente dolida y que luego haya tenido que escuchar lo que han dicho sobre mí en los medios de comunicación.

¿Ha conseguido aislar a su familia de este conflicto?

No, no lo he conseguido. Influyó a mi madre, a mi padre, a mis hijos, a mi pareja. Aunque no lo voy a relacionar, han sido unos meses duros, porque a principios de año mi padre sufrió un infarto y fue operado de corazón, jamás le había pasado nada. No sé si la tensión sufrida durante estos meses ha tenido algo que ver. Mi pareja ha sido una gran ayuda, pero también me ha afectado a nuestra relación porque he dedicado mucho tiempo a buscar documentación, para sacar la verdad. También me han apoyado desde el sindicato al que estoy afiliado, CSIT, siempre han canalizado ellos las intervenciones en medios.

http://www.eldiario.es/madrid/rafael_alarcon-agente_de_movilidad-esperanza_aguirre-fuga-ayuntamiento_de_madrid_0_426957671.html

EL JUICIO A ESPERANZA AGUIRRE, EN EL AIRE POR EL NUEVO CÓDIGO PENAL

Si la vista no se celebra antes del 1 de julio desaparecerá la falta de desobediencia

Esperanza Aguirre será juzgada por una falta por el incidente de tráfico

El nuevo Código Penal, que entrará en vigor el 1 de julio, mantiene pendientes de un hilo miles de procedimientos abiertos, como el de Esperanza Aguirre, por desobediencia por escapar de los agentes de movilidad que le estaban multando. Hasta el punto de que si para esa fecha no se ha convocado el juicio contra la candidata del PP al Ayuntamiento de Madrid todo quedaría en una sanción administrativa. El tiempo juega a su favor y tiene menos de un mes para evitar la vista oral. La posibilidad de que Aguirre sea sometida a juicio se diluye todavía más después de que la Audiencia Provincial de Madrid haya aceptado la inhibición como juzgador del magistrado que instruyó la causa como delito.

El Código Penal aprobado en las Cortes y pendiente de entrar en vigor elimina las faltas y las convierte en delitos leves o en sanciones administrativas sin intervención judicial. La desobediencia como la que se imputa a Aguirre por su incidente de tráfico con agentes de movilidad quedará fuera del Código Penal desde el 1 de julio.

Si para esa fecha, como parece, no se ha convocado la vista oral, Aguirre se verá libre del mal trago de ser enjuiciada porque que se aplicaría el principio de retroactividad si favorece al reo. De hecho, la disposición transitoria cuarta del Código Penal asegura que "la tramitación de los procesos por falta iniciados antes de la entrada en vigor de esta Ley por hechos que resultan por ella despenalizados o sometidos al régimen de denuncia previa, y que lleven aparejada una posible responsabilidad civil, continuarán hasta su normal terminación, salvo que el legitimado para ello manifestare expresamente no querer ejercitar las acciones civiles que le asistan, en cuyo caso se procederá al archivo de lo actuado, con el visto del Ministerio Fiscal". En este caso no hay responsabilidad civil y, por tanto, no está dentro de la excepción de los procedimientos que sí seguirían adelante.

El procedimiento de Esperanza Aguirre ha sufrido vicisitudes procesales que han hecho que se demore hasta el punto de no haber celebrado aún la vista oral, como sí ocurre con casos similares que se tramitan en poco tiempo. Este caso fue considerado como posible delito inicialmente y, posteriormente, como falta. Recientemente se volvió a demorar porque el juez Carlos del Valle se inhibió y ahora el caso está en manos del juzgado 41 de Madrid que puede decidir convocar la vista antes del 1 de julio o esperar a la entrada en vigor del nuevo Código Penal. Esas sucesivas demoras procesales terminarían beneficiando a la expresidenta de la Comunidad de Madrid.

http://politica.elpais.com/politica/2015/06/05/actualidad/1433495435_289497.html

LA AUDIENCIA PROVINCIAL CAMBIA AL MAGISTRADO QUE JUZGARÁ A AGUIRRE POR SU FUGA EN EL CENTRO DE MADRID

La Audiencia Provincial ha estimado la causa de recusación que planteó el propio juez Carlos del Valle y ordena que sea otro magistrado el que instruya el caso, según publica la Cadena SER

Según la resolución, el auto de sobreseimiento emitido por el juez del Valle "le contamina para intervenir en acusaciones posteriores"
eldiario.es

La Audiencia Provincial ha ordenado que sea otro juzgado el que lleve a cabo del juicio de faltas de Esperanza Aguirre, según ha adelantado la Cadena SER. El propio juez, Carlos del Valle, solicitó su recusación para no ser él quien juzgase a la presidenta del PP de Madrid.

El juez que llevará el caso de la fuga de Esperanza Aguirre protagonizó en la calle Gran Vía en abril de 2014 será otro distinto al que ha estado investigando durante todo el proceso, una vez ha sido estimada la petición de Del Valle. La Audiencia Provincial asegura que el magistrado que instruyó toda la causa está "contaminado".

En la resolución, que data del 20 de mayo, se explica que el magistrado Del Valle "ha instruido la totalidad de los autos y formado criterio sobre los hechos, habiendo dictado incluso auto de sobreseimiento, intervención ésta que le contamina para intervenir en actuaciones posteriores", por lo que procede su abstención.

http://www.eldiario.es/politica/fuga-Esperanza-Aguirre-juzgara-juez_0_394761598.html

EL JUEZ SE ABSTIENE Y PIDE NO TENER QUE JUZGAR A AGUIRRE POR LA FUGA EN GRAN VÍA

El magistrado al que la Audiencia Provincial obligó a enjuiciar a Aguirre por su incidente en la gran Vía se abstiene y pide que sea juzgada por otro juzgado de Madrid

Nuevo giro a la investigación judicial a Esperanza Aguirre por su fuga en la Gran Vía de Madrid: el juez al que la Audiencia Provincial había obligado a enjuiciar el asunto por la vía de la falta ha decidido abstenerse, y ha pedido que sea otro juzgado, el número 41 de Plaza de Castilla, el que lleve las riendas del juicio.

La razón que esgrime el magistrado para llevar a cabo esta petición es que ya instruyó toda la causa y que, por tanto, ya tiene una opinión jurídica sobre el asunto: “Al haber instruido la totalidad de los presentes autos y formado criterio sobre los hechos, y habiendo dictado incluso auto de sobreseimiento, entiendo por ello que concurre causa de abstención que le impide la celebración de este juicio de faltas”. Hace alusión al artículo 11 del apartado 219 de la Ley Orgánica del Poder Judicial, que entiende como causa de abstención o recusación “haber participado en la instrucción de la causa penal o haber resuelto el pleito o causa en anterior instancia”.

Fue este mismo juez el que decidió archivar la causa después de entender que Esperanza Aguirre no cometió ninguna infracción en su incidente con los agentes de movilidad, y el mismo juez al que la Audiencia Provincial obligó a enjuiciarlo como una falta.

Por tanto, ahora será la Audiencia Provincial la que decida si estima esta petición o si obliga a este juez a poner en marcha el juicio. En cualquier caso, implica que el juicio a Esperanza Aguirre por estos hechos se celebrará después de las elecciones del 24 de mayo.

http://cadenaser.com/emisora/2015/05/14/radio_madrid/1431601959_686024.html

Esperanza Aguirre será juzgada por una falta por el incidente de tráfico


Los magistrados de la Audiencia Provincial de Madrid aceptan la propuesta del fiscal y rechazan la del agente de movilidad

La Sección Sexta de la Audiencia Provincial de Madrid ha estimado el recurso interpuesto por el Ministerio Fiscal contra el auto de archivo del Juzgado de Instrucción nº 14 de la capital respecto al incidente de la presidenta del PP en Madrid y candidata al Ayuntamiento Esperanza Aguirre y ha acordado la tramitación del procedimiento por los trámites del juicio de faltas. Además, los magistrados desestiman el recurso presentado por el agente de movilidad, Antonio Rafael A. M., por falta de legitimación e inexistencia de las lesiones, según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Madrid.

¿Qué es un juicio de faltas?

El juicio de faltas está reservado para aquellas infracciones penales más leves, en las que no hay un gran reproche social por el ilícito cometido. Se trata de una vista de corta duración (no se prolonga en general más de una hora) y en la que comparecen en la misma sesión los acusados, los denunciantes y los eventuales testigos.

Se caracteriza por solventarse con una pena leve. En su mayoría se trata de condenas pecuniarias en función de multa-día (tantos euros por día) en función del poder adquisitivo del condenado. También puede recoger alguna indemnización a las víctimas y otras medidas, como la prohibición de residir en determinados lugares o la llamada pena de localización permanente.

Las sentencias se resuelven en unos pocos folios, frente a los fallos más extensos en caso de un procedimiento abreviado o un sumario, que supone la existencia de indicios de delito.

Con la reforma del Código Penal, las faltas desaparecerán y se encargará de su resolución por multa administrativa. Actualmente, las faltas prescriben a los seis meses.

Aguirre estacionó el 3 de abril de 2014 en el carril bus de la Gran Vía, cerca de la plaza de Callao, cuando fue a sacar dinero de un cajero automático. Cuando regresó a su vehículo, estaban dos agentes de movilidad del Ayuntamiento que le pidieron la documentación para denunciarla. La presidenta de los populares madrileños se la dio y al poco se marchó del lugar. En su huida, tiró la moto de uno de los funcionarios e hizo caso omiso a las indicaciones de un coche patrulla de Policía Municipal que había por la zona. Después se refugió en su casa.

Los magistrados de la Audiencia Provincial consideran probado que "a nivel indiciario" Aguirre no obedeció las órdenes de los agentes de movilidad y de los policías municipales "tal y como se hizo constar en la denuncia inicial". Como ninguno de los dos recurrentes planteó que se siguiera el procedimiento por los trámites del procedimiento abreviado, es decir, que se apreciara un delito, la Audiencia solo plantea la posibilidad de seguir como una falta. Exige que se depure la posible responsabilidad de la candidata al Ayuntamiento en un juicio. "El archivo solo se puede practicar cuando las pruebas practicadas evidencien de forma objetiva y clara, sin necesidad de interpretaciones subjetivas, la inexistencia de los hechos objeto de la investigación o la atipicidad de los existentes", concluyen los jueces de la Sección Sexta.

El auto referencia a un pronunciamiento anterior de la propia sala en la que ya fijó que los hechos protagonizados por Esperanza Aguirre sí revestían "provisionalmente" los caracteres de un delito de desobediencia. El titular del Juzgado de Instrucción número 4, Carlos Valle, había decretado su archivo en enero.

El auto de la Audiencia Provincial, del que ha sido ponente la magistrada Almudena Álvarez Tejero, ha rechazado el recurso presentado por la acusación particular, ejercida por el agente de movilidad, al entender la falta de legitimación. En su opinión, la infracción penal de desobediencia carece "por definición" de un perjudicado concreto susceptible de ejercer la acusación. Tampoco acepta la falta de lesiones que, supuestamente, sufrió Antonio Rafael A. M., ya que el médico forense no pudo establecer "ni la realidad de la lesión ni la relación médico-legal causalidad" entre el incidente de tráfico y lo sufrido por el funcionario.

"No consta de la documentación médica valorada por el forense que el agente tuviera signo objetivo de lesión alguna. Al no haberse podido constatar objetivamente la realidad de las lesiones, difícilmente puede establecerse la relación de causalidad entre el hecho objeto del proceso y la lesión", añaden los magistrados.

http://ccaa.elpais.com/ccaa/2015/05/04/madrid/1430737635_376571.html

CAMBIO DE PONENTE EN EL INCIDENTE DE TRÁFICO DE ESPERANZA AGUIRRE

La Audiencia Provincial decidirá el próximo 29 sobre los recursos de la Fiscalía de Madrid y del agente de Movilidad contra el auto de archivo

La Audiencia Provincial de Madrid ha introducido un cambio de última hora en el caso de desobediencia de Esperanza Aguirre en la Gran Vía madrileña del mes de abril de 2014. La sección sexta tiene previsto decidir el próximo 29 de abril los recursos de la Fiscalía de Madrid y de agente de Movilidad contra el auto de archivo dictado por el juez Carlos Valle.

El cambio consiste en que se ha sustituido a la magistrada ponente que es la encargada de exponer el caso ante a sección. Hasta el pasado lunes, día 20 de abril, la magistrada ponente era Paloma Pereda Riaza. Según la providencia apuntada, la magistrada ponente será María Almudena Álvarez Tejero.

El juez Valle ya había dictaminado en una primera resolución que se trataba de una falta. Sin embargo, la sección sexta de la Audiencia, ante los recursos presentados en 2014, dictó un auto por el cual resolvió que los indicios apuntaban a un delito de desobediencia grave. Ello debía tramitarse por el procedimiento abreviado, cuyo desenlace es dictar, o no, el auto de apertura de juicio oral. Sentar o no en el banquillo como acusado a la persona a la que se imputa la desobediencia grave. El juez Valle tras realizar diligencias resolvió archivar.

La Fiscalía de Madrid y el agente de movilidad del grupo que intervino en el incidente recurrieron en apelación a la sección sexta. La Fiscalía pide que se dé tramite como falta; el agente solicita que se considere desobediencia a la luz de las pruebas aportadas en la instrucción.

Ayer, después de una entrevista en el programa Las mañanas de Cuatro, Esperanza Aguirre comentó, en el plató, en relación al tema de la desobediencia pendiente de resolver:"Esto me lo van a quitar".

La comisión permanente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) acordó el pasado 27 de enero que la magistrada Pereda Riaza pase a disposición del presidente del Tribunal Superior de Justicia de Madrid "determinando la Sala de Gobierno dónde prestará servicios mientras este esa situación".

El magistrado ponente, Julián Abad Crespo, del auto del 5 de septiembre de 2014 por el cual la Audiencia ordenaba al juez Valle reabrir la.causa como un presunto delito de desobediencia grave ya fue sustituido por Paloma Pereda Riaza. Ahora esta lo ha sido por la magistrada María Almudena Álvarez Tejero.

http://ccaa.elpais.com/ccaa/2015/04/22/madrid/1429694854_249825.html

LA FISCALÍA RECURRE EL ARCHIVO DEL INCIDENTE DE TRÁFICO DE AGUIRRE

La Audiencia decidirá si la causa vuelve al juzgado para ser instruida como una falta

La DGT anunciará la ubicación de todos los radares fijos y móviles

La Fiscalía de Madrid ha recurrido ante la Audiencia Provincial el archivo judicial sobre el incidente de tráfico de la presidenta del PP de la capital, Esperanza Aguirre, al entender que la expresidenta madrileña cometió una falta y no un delito, según han informado fuentes fiscales.

Este recurso se une al de los agentes de movilidad denunciantes, que hace unas semanas también apelaron el sobreseimiento decretado por el juez Carlos Valle. De este modo, los magistrados de la Audiencia Provincial tendrán que decidir si finalmente se da carpetazo a la investigación o si el caso vuelve al juzgado para ser instruido como una falta, tal y como quería el juez al principio.

Fuentes jurídicas han señalado que es probable que la resolución del recurso tenga lugar antes de las próximas elecciones municipales y autonómicas del próximo 24 de mayo. La propia Aguirre se postuló en diciembre ante el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, como candidata a la Alcaldía de Madrid.

Aunque la Fiscalía barajó en un principio la posibilidad de no recurrir, finalmente lo ha hecho, entre otras cosas, al entender que existen contradicciones entre los agentes de movilidad y los de la Policía municipal, motivo que, por otro lado, sustenta el archivo del juez.

En la resolución, el juez entendía que la solución no puede ser otra que el sobreseimiento de la causa pues la denuncia inicial "ha sido rebatida" por Esperanza Aguirre, "existiendo incluso más apoyos a su versión que a la de los agentes de movilidad denunciantes" además de "dudas serias acerca de la credibilidad" de estos.

La defensa de los agentes interpuso hace unos días el recurso de apelación presentado ante la Audiencia Provincial de Madrid. En el recurso se manifestaba su oposición a los argumentos del juez de que no haya indicios de la existencia de un posible delito de desobediencia.

La última diligencia que se realizó en la instrucción fue un careo entre dos policías nacionales y varios agentes de Movilidad ante las contradicciones existentes en sus declaraciones relativas al incidente de tráfico del pasado 3 de abril.

Contradicciones de los agentes

En su declaración, los agentes de la Policía Nacional manifestaron que los de Movilidad nunca les entregaron parte de lesiones, a pesar de que en su día su sindicato denunció que sí lo intentaron. A su vez, la propia Aguirre comentó que uno de los agentes de Movilidad manifestó en su declaración que un policía nacional le había impedido presentar el parte de lesiones, algo que la dirigente popular tachó de "mentira".

Ya en mayo, los médicos forenses determinaron que uno de los agentes que denunció a Aguirre al ser supuestamente golpeado cuando esta arrancó su vehículo no sufrió lesiones de relevancia penal.

Según los denunciantes, se presentó un parte de lesiones con un certificado médico de la mutua Asepeyo que confirmaba una lesión muscular. De hecho, el policía municipal estuvo varios días de baja, documento que obra también en manos del instructor.

http://politica.elpais.com/politica/2015/02/17/actualidad/1424173740_009716.html

EL JUEZ ARCHIVA EL CASO DEL INCIDENTE DE TRÁFICO DE ESPERANZA AGUIRRE

El magistrado duda de la versión de los agentes que intentaron multar a la popular

El magistrado del Juzgado de Instrucción 14 de Madrid, Carlos Valle, ha decidido archivar el caso del incidente de tráfico protagonizado en abril del año pasado por Esperanza Aguirre, expresidenta de la Comunidad de Madrid. Según el juez, no ha quedado suficientemente acreditada la desobediencia y las lesiones por imprudencia que se le achacaban a la también presidenta del PP madrileño. Aguirre se ha ofrecido como candidata de los populares en Madrid para las municipales de mayo y una condena hubiera puesto en jaque sus aspiraciones.

Este caso se remonta a abril de 2014, cuando se produjo un enfrentamiento entre Aguirre y varios agentes de movilidad que intentaron multar a la popular por aparcar en un carril bus de la Gran Vía madrileña. Tras investigar el caso, el magistrado instructor entiende que tampoco son constitutivos de infracción penal los daños a la motocicleta que pilotada uno de los agentes, que Aguirre golpeó con su coche al marcharse del lugar. Contra esta resolución cabe interponer recurso de reforma en el plazo de tres días o bien de apelación en el plazo de cinco.

El instructor sostiene, en el auto de sobreseimiento provisional, que existe una "frontal oposición" entre las versiones de los agentes de movilidad que denunciaron a Aguirre y la de la expresidenta popular. "La denuncia inicial ha sido rebatida por la denunciada, existiendo incluso más apoyos a su versión que a la de los agentes de movilidad denunciantes, y dudas serias acerca de la credibilidad de estos", apunta el juez.

Fue uno de los agentes de movilidad del Ayuntamiento de Madrid el que interpuso la denuncia contra Aguirre. En su escrito relataba que, el tres de abril, sobre las 16:15, se localizó al vehículo de la expresidenta estacionado en el carril bus a la altura del número 44 de la Gran Vía de la capital. Los agentes de movilidad comenzaron a tramitar la denuncia contra Aguirre. Pero, en un momento dado, la expresidenta decidió marcharse. Al salir del lugar, golpeó la motocicleta de uno de los agentes, que dieron la orden de alto a Aguirre.

Tras la investigación realizada, el juez no duda de que los agentes dieran el alto a la expresidenta. Pero sostiene que "no ha quedado acreditado" que la denunciada "se percatase de la orden de detención que se le daba". Por lo tanto, el magistrado entiende que no se puede hablar de desobediencia. Para llegar a esta conclusión el juez recurre a la declaración de un policía municipal que presenció la escena. Y que sostuvo que tampoco se percató de la orden de alto de los agentes de movilidad.

Respecto a la motocicleta que golpeó la responsable popular, el juez afirma que los daños provocados no son constitutivos de delito. El archivo de este caso aún puede ser recurrido.

En mayo del pasado año, este mismo juez de instrucción rechazó imputar a Aguirre. Entendía ya entonces que no había delito de resistencia ni falta de daños. Según su interpretación, este asunto debía resolverse como un juicio de faltas, lo que evitaría que la expresidenta tuviera que acudir al juzgado a declarar.

Pero, en cuatro meses, la Audiencia Provincial corrigió al juzgado y ordenó que el caso se tramitara como un delito. Aguirre tuvo que ir a declarar como imputado por un delito de desobediencia en septiembre. Tras concluir la instrucción, el magistrado considera ahora que no hay suficiente base para condenar a la popular por ese delito.

http://politica.elpais.com/politica/2015/01/20/actualidad/1421750018_034887.html

LA FISCALÍA INSISTE EN CALIFICAR COMO FALTA LA FUGA DE ESPERANZA AGUIRRE EN LA GRAN VÍA

La Fiscalía de Madrid va a mantener que la fuga de la presidenta del PP regional, Esperanza Aguirre, debe tramitarse como una falta y no como un delito de desobediencia, tal y como consideró la Audiencia Provincial de Madrid que debía calificarse. El Ministerio Público entiende que, después de ver todas las pruebas y practicar las diligencias necesarias, el comportamiento de la expresidenta autonómica debe ser juzgado como una falta, que únicamente conlleva una multa económica.

El juzgado que investiga el asunto ya se inclinó también por llevar el asunto como tal, pero la Audiencia Provincial de Madrid ordenó que se tramitara la causa como un delito al entender que darse a la fuga de unos agentes de Movilidad mientras le notificaban una multa comporta un desobediencia "tenaz, contumaz, rebelde, decidida y terminante" que estuvo representada por múltiples actos concretos. No en vano, en un caso similar, la acusada fue condenada a seis meses de cárcel.

Según ha podido saber El Confidencial, el Ministerio Público se dispone a emitir un informe con el fin de finalizar la instrucción del caso y que el delito se transforme en una falta. Si el juez que instruye la causa, Carlos Valle, da por válida la postura de la Fiscalía, la acusación tendría la opción de recurrir la decisión y que la Audiencia Provincial se volviera a pronunciar.

A lo largo de la instrucción, se han aportado pruebas de que Aguirre abandonó la Gran Vía madrileña el pasado mes de abril mientras estaba siendo multada por aparcar en un carril bus. Al arrancar su coche, la dirigente 'popular' tiró la moto de uno de los agentes, hechos que presenciaron los agentes de la Policía Municipal que se encontraban en ese momento en la zona y que siguieron a Aguirre hasta su domicilio, situado a pocos metros de donde sucedió todo. La expresidenta de la Comunidad de Madrid, durante el trayecto a su casa, hizo caso omiso a las indicaciones que le hicieron los funcionarios para que detuviera el vehículo, según la versión que dieron los propios agentes ante el juez.

El testimonio de los agentes fue desmentido por Aguirre, quien en su interrogatorio como imputada en los juzgados de plaza de Castilla negó haberse dado a la fuga y aseguró que abandonó el lugar de los hechos porque había gente que se agolpaba para mirarla. La expresidenta, según argumentó ella misma, sospechó que los funcionarios estaban llamando a la prensa en vez de redactar el boletín de denuncia y por eso salió pitando. Sin embargo, en la transcripción de las emisoras, tanto de los agentes de Movilidad como de la Policía Municipal, que adelantó El Confidencial, queda reflejado que los mandos de ambos cuerpos intentaron ponerse en contacto vía telefónica con sus respectivos subordinados pero se produjo una zona 'de sombra', es decir, que la radio no se escuchaba.

La única diligencia que ha quedado por practicar es la declaración como testigo de la camarera de un bar situado enfrente de donde ocurrieron los hechos y que vio lo ocurrido. El instructor la ha citado en varias ocasiones, a petición de la acusación particular, pero la joven se ha negado a aparecer por el juzgado, lo que podría ser considerado un incumplimiento de mandato judicial. Aun así, el magistrado ha optado por seguir la tramitación del procedimiento y mandar la causa para que informen las partes como paso previo al fin de la instrucción.

Sea falta o delito, Aguirre tendrá que enfrentarse a juicio, al menos que el juez optara por archivar el asunto, tal y como ha solicitado la defensa. La vista oral podría coincidir con un momento en el que desde el PP se está pensando en presentar a la expresidenta regional como candidata para la Alcaldía de Madrid, institución de la que dependen tanto los agentes de Movilidad como los de la Policía Municipal con los que se enfrentó.

Entre las pruebas aportadas en relación con lo ocurrido, en la causa consta tanto el parte médico del agente cuando le golpeó la moto que se cayó al suelo como el parte amistoso que firmó ya en su casa, hasta donde la siguieron tras su fuga, en el que Aguirre reconoce el golpe a la moto, aunque fuera leve

http://www.elconfidencial.com/espana/2015-01-12/la-fiscalia-insiste-en-calificar-como-falta-la-fuga-de-esperanza-aguirre-en-la-gran-via_619271/

AGUIRRE: “UN AGENTE ME DIJO A VOCES: SI NO TE GUSTA EL PROCEDIMIENTO DÍSELO A TU AMIGUITA ANA BOTELLA”

• La presidenta del PP madrileño negó haberse dado a la fuga y haber arrollado la moto de uno de los uniformados

• La exdirigente madrileña utilizó en varias ocasiones la palabra "parsimonia" para definir la actuación de los agentes

La presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, cargó este lunes en su declaración como imputada, por un delito de desobediencia, contra uno de los agentes de movilidad que le denunció por estacionar el coche en un carril bus de la Gran Vía madrileña y darse luego, supuestamente, a la fuga. Aguirre sacó la artillería cuando le contó al juez que ese agente, desde la otra acera y a voces, le dijo lo siguiente: "Si no te gusta el procedimiento, díselo a tu amiguita Ana Botella", aseguraron a infoLibre fuentes judiciales. Aguirre negó que hubiera existido tal fuga. Nadie le pidió, según ella, que se parase una vez abandonó el lugar. Y si alguien lo hizo, la interesada no se enteró. De haberse percatado, dijo, habría acatado la orden.

La expresidenta madrileña, que declaró ante el magistrado Carlos Valle por el incidente de tráfico que protagonizó el pasado 3 de abril, contestó a las preguntas del magistrado y de las partes personadas. En estas respuestas destacó que tras parar en el carril habilitado para los autobuses y volver a su coche pudo ver cómo un agente le había puesto una multa de tráfico.

Y ese uniformado fue "muy correcto", según el testimonio de Aguirre, que cargó las tintas contra el agente de movilidad que se encontraba en la acera de enfrente.

"Con parsimonia"

En ese momento sintió cómo la gente se "arremolinaba", mientras que el agente se lo tomaba con "parsimonia" pese a la gran cantidad de gente que había a su alrededor. Precisamente la palabra "parsimonia" fue utilizada por Aguirre en varias ocasiones para definir la actuación de los agentes.

La expresidenta también negó haber visto señales de luz ni acústicas, y tampoco se percató de que le dieran ninguna orden para que se parara durante el trayecto hacia su casa: "Si hubiera visto las señales me habría parado", especificó la máxima dirigente del PP madrileño.

"Yo vivo aquí cerca, vamos a mi casa y les doy explicaciones", llegó a asegurar Aguirre, explican fuentes del caso, que sostienen que la expresidenta madrileña dijo en su declaración ante el juez que después en su casa justificó su forma de actuar y negó haberse dado a la fuga.

No arrolló a nadie

En cuanto a si golpeó la motocicleta de uno de los agentes al salir del lugar del incidente, Esperanza Aguirre aseguró no haber sido consciente de dar un golpe a ningún ciclomotor, y que era "falso" que hubiera arrollado a nadie.

La expresidenta llegó a los juzgados de Plaza de Castilla a las 10.20 horas acompañada por su letrado, José Carlos Velasco, para declarar ante el juez Carlos Valle, manifestando a los periodistas que pretendía contar todo lo ocurrido aquel "fatídico día" para ella.

La comparecencia se prolongó durante 40 minutos. Y durante la declaración cerca de un centenar de miembros de seguridad, entre vigilantes, guardaespaldas y policías municipales, se encontraban en los pasillos junto a la sala de audiencia del Juzgado de Instrucción número 14 de Madrid.

Tumulto

A su salida, la esperaban a las puertas de las dependencias judiciales más de un centenar de periodistas. Entre un tumulto de personas, la presidenta del PP de Madrid aseguró estar "muy contenta" por haber declarado, ya que "la infracción" que cometió y por la que ya pidió perdón se produjo el 3 de abril "y ya estamos a 22 de septiembre".

"Por fin he podido declarar absolutamente todo lo que ocurrió ese día. He contestado a las preguntas del juez y de la acusación particular. La declaración se ha grabado y tendrá tener acceso a ella cuando proceda", dijo a los medios de comunicación.

Aguirre especificó que según su opinión la Audiencia Provincial de Madrid no dijo que se haya cometido un delito, sino que se abran diligencias para constatar si se había cometido o no.

"Posible infracción delictiva"

En el auto de incoación de las diligencias, el juez Valle expone que los hechos "presentan características de la posible existencia de una infracción delictiva".

Y lo hizo después de que la Audiencia de Madrid le ordenara abrir un procedimiento abreviado al calificar los hechos como un delito del artículo 556 del Código Penal y no un simple juicio de faltas.

El altercado de tráfico llegó a los tribunales madrileños después de que la Policía Municipal remitiera el atestado policial sobre lo sucedido. Ese día, la expresidenta de la Comunidad de Madrid se marchó con su coche tras supuestamente arrollar la moto de un agente que la había multado por aparcar en un carril bus de Gran Vía. Ayer por la tarde, infoLibre intentó sin éxito contactar con el abogado de Esperanza Aguirre.

http://www.infolibre.es/noticias/politica/2014/09/22/quot_gusta_procedimiento_diselo_amiguita_ana_botella_quot_dijo_agente_segun_aguirre_21730_1012.html

LA FUGA DE AGUIRRE SE JUZGARÁ COMO UN DELITO DE DESOBEDIENCIA CASTIGADO HASTA CON UN AÑO DE CÁRCEL

La Audiencia de Madrid resuelve que la expresidenta pudo incurrir en una desobediencia a la autoridad "tenaz, contumaz y rebelde, decidida y terminante" al darse a la fuga tras golpear un vehículo policial.

La Audiencia de Madrid ha estimado en parte un recurso de apelación y sienta en el banquillo a la expresidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, que deberá ser juzgada por un supuesto delito cometido al chocar contra un vehículo policial y darse a la fuga.

Esa es la consecuencia de un auto dictado hoy por la Audiencia Provincial de Madrid, que estima en parte un recurso de apelación interpuesto por la acusación popular del caso contra la decisión del juez instructor número 14 de Madrid, que había dictado que fuera juzgada por una falta y no por un delito.

En un auto divulgado hoy, la Audiencia resuelve que la actuación de Esperanza Aguirre podría implicar que cometió un delito de desobediencia a la autoridad, tipificado por el artículo 556 del Código Penal, que contempla penas de seis meses a un año de prisión.

Sin embargo, la Audiencia rechaza que Esperanza Aguirre hubiera incurrido en un delito de resistencia activa a los agentes, como pedía la acusación popular. En este caso, hubiera sido juzgada por el artículo 550 del Código Penal, que implica una condena de entre dos y cuatro años de cárcel.

La Audiencia resuelve que los hechos descritos en el caso, sin entrar a juzgarlos, sean instruidos como un posible delito de desobediencia y "vendrían a suponer una desobediencia tenaz, contumaz rebelde, decidida y terminante" representada por "múltiples" actos concretos de desobediencia a los policías municipales y agentes de movilidad, "acompañada la desobediencia incluso de expresiones de menosprecio" de Aguirre hacia los agentes.

El auto describe lo ocurrido el pasado 4 de abril, cuando Aguirre aparcó en doble fila en plena Gran Vía, fue parada por los agentes por dicha infracción, luego chocó con su vehículo contra una moto y se dio a la fuga.

El vehículo de la expresidenta está en el carril bus de la Plaza del Callao. Los agentes le están poniendo una multa y llega Esperanza Aguirre. Le piden el permiso de conducir y la documentación. Ella les entrega unos papeles, al tiempo que les dice: "¿Qué pasa? ¿Bronquita y denuncia? Venís por mi porque soy famosa. Tienes la placa. Denuncia al vehículo"... Así comienza el incidente que culmina con una persecución con sirenas y acaba en su casa, donde ella se refugia.

El juez instructor del caso, Carlos Valle, resolvió tramitar como juicio de faltas el incidente de tráfico de Esperanza Aguirre. Pero la asociación Transparencia y Justicia, que ejerce la acusación popular, recurrió este auto ante la Audiencia de Madrid al considerar que por los mismos hechos cualquier ciudadano hubiera sido detenido y juzgado por un delito a través de un juicio rápido.

La Fiscalía de Madrid defendió ante la Audiencia que el incidente no alcanzaba la entidad suficiente como para ser considerado delito, sino como falta. El Ministerio Público apoyó así la resolución del juez instructor al tiempo que aportaba varias sentencias de las audiencias de Barcelona, León, Málaga, Castellón o Burgos con casos de personas juzgadas por falta cuando se habían fugado de la policía.

http://www.publico.es/politica/542568/la-fuga-de-aguirre-se-juzgara-como-un-delito-de-desobediencia-castigado-hasta-con-un-ano-de-carcel

LA AUDIENCIA ORDENA INSTRUIR COMO DELITO EL INCIDENTE DE TRÁFICO DE AGUIRRE

La causa contra la presidenta del PP de Madrid volverá al juzgado que vio una falta leve

Cuando el pasado 3 de abril Esperanza Aguirre se dio a la fuga con su Toyota Versus Blanco en plena Gran Vía madrileña y se llevó por delante la moto del agente municipal que trataba de impedirle el paso pudo cometer un delito y no solo una falta. Así lo ha dictaminado esta mañana la Sala Sexta de la Audiencia Provincial de Madrid, en contra de las decisiones y valoraciones previas del titular del Juzgado de Instrucción número 14 de Plaza Castilla, el juez Carlos Valle, y de la Fiscalía Superior de Madrid: “Los hechos denunciados sí revisten provisionalmente caracteres de delito de desobediencia del artículo 556 del Código Penal”, recoge el auto, que se apoya en una sentencia de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo del 20 de enero de 2010.

La presidenta del PP de Madrid podría tener que ir a declarar junto a los testigos del incidente y enfrentarse a una pena de seis meses o un año de prisión por un “delito de desobediencia grave”, como lo califica Luis Gerez, el abogado de la asociación Justicia y Transparencia en el recurso de apelación que ahora estiman los magistrados de la Audiencia. “Estoy muy contento”, declaraba este viernes el letrado nada más conocerse el fallo de la Sala y sin haber tenido tiempo aún para leerlo. “Desobedecer de los mandatos de la policía municipal es una delito, no una falta”, insistía.

Aquel día de primavera, la expresidenta de la Comunidad de Madrid se paró con su coche en el carril bus a la altura del número 44 de la Gran Vía, junto a la plaza de Callao, “para sacar dinero, un minuto”, dijo. Varios agentes de movilidad se acercaron para imponerle los 200 euros de multa por estacionar su vehículo en una zona no permitida y le pidieron la documentación. Inicialmente ella accedió a facilitarles sus datos diciendo: “¿Qué pasa? ¿Bronquita y denuncia? Venís por mí porque soy famosa. Tienes la placa. Denuncia al vehículo”. Pero después, y sin autorización, se metió en su coche y salió como una exhalación hasta su garaje en el barrio de Malasaña: “Yo me voy. Tienes la placa. Denúnciame”.

Aguirre justificó después que “solo querían una foto”, aunque se disculpó por haber “tocado” en su huida la moto de uno de los agentes. El resultado es que pocos minutos más tarde siete policías se presentaron en su casa y uno la denunció en la comisaría de la calle Leganitos por desobediencia a la autoridad. Y de aquellos polvos, estos lodos.


La Asociación Transparencia y Justicia --personada como acusación popular con el Gerez a la cabeza-- recurrió en su día la decisión del juez por considerar que “por los mismos hechos, cualquier otro ciudadano normal hubiese acabado en el calabozo de una comisaría, con los grilletes en las muñecas, para ser inmediatamente citado de comparecencia para la celebración de juicio rápido”.

Sin embargo, el fiscal superior de Madrid, Manuel Moix, argumentaba este periódico esta misma mañana, horas antes de que se conociera el fallo de la sala, que no le parecía que pudiera existir “ninguna duda jurídica” al respecto: “Hay mucha jurisprudencia, se trata claramente de una falta, hemos incorporado diez o doce sentencias similares, para que haya un delito debe haber una falta de desobediencia grave y, en este caso, si hubo desobediencia es leve, según recoge el atestado policial, por abandonar el lugar de los hechos sin autorización”, explicaba Moix. Y agregaba: “El golpe que le dio a la moto del agente no se puede considerar un delito, no hubo intención, no es siquiera una falta de daños, es en todo caso una imprudencia, pero nunca se ha considerado que darle un golpe al coche de otro sea un delito”.

Frente a esa valoración del fiscal, el nuevo fallo recoge textualmente: “Los hechos denunciados [cuya verosimilitud no entran a valorar los magistrados] vendrían a suponer una desobediencia tenaz, contumaz y rebelde decidida y determinante representada por múltiples actos concretos de desobediencia a los agentes y policías municipales, acompañada de expresiones de menosprecio hacia los agentes en el ejercicio de sus funciones, por lo que no puede descartarse que la gravedad de la lesión causada por la conducta de la denunciada al bien jurídico protegido con la tipificación de delito de desobediencia del articulo 556 del Código Penal, excediendo la entidad de la desobediencia del carácter meramente leve de la falta de desobediencia del artículo 634 del Código Penal”.

"Los hechos así denunciados (...) vendrían a suponer una desobediencia tenaz, contumaz y rebelde", dice el auto

Y añade: “Debe incluso señalarse, a mayor abundamiento, que los actos de desobediencia tuvieron lugar en vía pública, en una zona muy concurrida, por lo que se incremente la gravedad al lesionar en mayor grado la dignidad del ejercicio de la función púbica llevada a cabo por los agentes de la autoridad”.

Desde la sede de los populares de Génova no se descarta que la expresidenta de la Comunidad de Madrid Esperanza Aguirre realice un comunicado al respecto en breve. De momento, la presidenta del PP de Madrid ha lanzado en Twitter este mensaje: "El auto no dice, ni mucho menos, que el incidente del coche sea delito. Soy una ciudadana más que acude encantada a que el juez escuche la verdad".

http://politica.elpais.com/politica/2014/09/05/actualidad/1409916225_508510.html

AGUIRRE AFIRMA QUE SE SINTIÓ TRATADA “COMO UN TERRORISTA” POR LOS POLICÍAS

Según la presidenta de Madrid, los cinco minutos en los que estuvo retenida le parecieron "horas"

La presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, declaró este viernes que se sintió tratada como una “terrorista” tras su incidente de tráfico en la Gran Vía de Madrid, cuando, según ha dicho, estuvo rodeada de policías y agentes de Movilidad que interrumpían “todo el tráfico”.

El suceso ocurrió cuando Esperanza Aguirre estacionó su vehículo en el carril bus y dos agentes de movilidad acudieron para imponerle una multa, ante lo que la expresidenta huyó del lugar derribando la moto de un agente.

“No se puede usted imaginar lo que es ser tratado como un terrorista”, dijo Aguirre, “rodeado por policías, por agentes de movilidad con sus chalecos, interrumpiendo todo el tráfico en la Gran Vía. Si dicen que fueron cinco minutos, serían, no lo dudo, pero a mí me parecieron horas”, añadió la expresidenta madrileña a los periodistas.

Aguirre, quien participó en un encuentro con alcaldesas, diputadas, senadoras, portavoces y militantes del PP de Madrid en el parque del Retiro, hizo estas declaraciones tras ser preguntada por las imágenes difundidas de su incidente del pasado 3 de abril. En ellas, a su juicio, se ve “claramente” que lo que narró tras su altercado “es todo verdad, salvo el tiempo” que esperó junto a los agentes.

“Parece que, según las cámaras, fueron poco menos de seis minutos, pero a mí se me hizo una eternidad”, apuntó Aguirre, a quien le pareció que pasaron “cinco horas”. La expresidenta madrileña dijo además que es “imposible” que le hiciese nada al “policía que se queja”, ya que este estaba a la izquierda y ella le dio “con el borde final del coche” a la moto, que estaba a la derecha. “Mintió, mintió y mintió, como mintieron con la ITV. ¡Si me acabo de comprar ese coche!”, aseguró.

El informe del forense certifica al juez que tramita el asunto que “no constan signos objetivos de lesión” en uno de los agentes de movilidad que denunciaron a Esperanza Aguirre por el incidente de tráfico, aunque tampoco niega que existiera. Tras conocerse ese documento, Aguirre acusó además a los agentes municipales de no haber dicho la verdad.

http://politica.elpais.com/politica/2014/05/23/actualidad/1400870495_688745.html

El juez rechaza imputar a Aguirre por dos delitos de resistencia

El Juzgado de Instrucción 14 de Madrid desestima la petición de la acusación y mantiene la tramitación como juicio de faltas

El juzgado de Instrucción número 14 de Madrid ha rechazado imputar a la expresidenta de Madrid Esperanza Aguirre dos delitos de resistencia por su fuga cuando iba a ser multada en el centro de la capital (desobedeciendo supuestamente las órdenes de los agentes que la multaban por estacionar en el carril-bus de la Gran Vía de Madrid, y derribando y dañando una de las motos policiales que taponaban su salida). El juez ha desestimado la petición de la acusación popular Transparencia y Justicia, al entender que no hay delito de resistencia ni falta de daños. El asunto seguirá tramitándose como una falta leve de desobediencia (un juicio de faltas).

La catalogación penal no es baladí: al tramitarse como falta, Aguirre evita el llamado paseíllo (su declaración ante el juez); e incluso puede no acudir al juicio si desea esquivar a los periodistas; basta enviar al juzgado una declaración jurada con su testimonio sobre lo ocurrido. Y, aunque leve, tampoco es lo mismo un castigo carcelario (el derivado de un delito) que una multa de entre 100 y 150 euros (juicio de faltas) por desobediencia; la multa puede ser elevada incluso hasta 1.000 euros si el condenado es persona acaudalada. Lo valora el juez.

Había división de opiniones jurídicas en la tipificación del incidente. Otro juez, el 33 de Madrid, abrió diligencias previas (por delito) tras recibir la denuncia de un testigo del encuentro entre la presidenta del PP de Madrid y los agentes de Movilidad y de la Policía Municipal. Este se inhibió en favor del titular del número 14, que fue el primero que abrió diligencias.

En el caso que investiga Carlos Valle solo se ha personado una acusación popular, Transparencia y Justicia, que demandaba que se citara a Aguirre en calidad de imputada de dos delitos de resistencia a la autoridad. Para ello aportó numerosas sentencias de audiencias provinciales que describen incidentes de tráfico muy similares al de Aguirre que se tramitaron y acabaron con condenas por delito.

Por ejemplo, está el de la Audiencia de Madrid (diligencias 193/2010). Señala la resolución: “Efectivamente, ha quedado acreditado que los agentes de la Policía uniformados estaban realizando un control de alcoholemia, debidamente señalizado, y acercándose el acusado le dieron el alto para que detuviera el vehículo, y no solo no se detuvo sino que aceleró el vehículo, teniendo que retirarse los agentes, e incluso saltar para evitar ser arrollados por el vehículo, tal y como declaran tanto el Policía Local NUM000 y NUM004 en el acto del Juicio Oral”. El conductor fue condenado “por un delito de desobediencia grave a seis meses de prisión”.

Aunque lo ha calificado como falta, el juez Carlos Valle está instruyendo este asunto como si fuera un proceso por delito. Para un juicio de faltas ni siquiera hace falta llevar abogado, pero el juez en este caso ha ordenado tomar declaración a todos los testigos y pedido un informe sobre lo que recogen dos cámaras de seguridad que enfocaron el encontronazo entre Aguirre y los agentes ("¿qué, bronquita y denuncia? Vais a por mí porque soy famosa", les espetó). Luego Aguirre declaró que se marchó de allí después de que la retuvieran innecesariamente unos 20 minutos (“Yo me voy, tienes la placa, denúnciame”, soltó al policía: y se fue). Ni cinco minutos, según las grabaciones analizadas por la Jefatura Superior de Policía, estuvo Aguirre con los agentes antes de que arrancara el coche y colateralmente embistiera a una motocicleta policial puesta a propósito delante de su coche (pese a las reiteradas advertencias en contra de los agentes para que no se fuera; “no se puede marchar, no ha finalizado la denuncia”, le repetían) .

http://politica.elpais.com/politica/2014/05/19/actualidad/1400507366_894917.html

LA ACUSACIÓN PIDE AL JUEZ QUE AGUIRRE SEA IMPUTADA POR DOS DELITOS DE RESISTENCIA

División de opiniones ante la decisión judicial de considerar la fuga en una falta leve

La fuga de la expresidenta de Madrid Esperanza Aguirre (desobedeciendo supuestamente las órdenes de los agentes que la multaban por estacionar en el carril-bus de la Gran Vía de Madrid, y derribando y dañando una de las motos policiales que taponaban su salida), ¿es un delito o una falta? El juzgado que lleva este asunto, el de Instrucción 14 de Madrid, ha tipificado el incidente como una falta leve de desobediencia (un juicio de faltas). Pero muchos juristas no comparten esta tipificación.

Hay división de opiniones. De hecho, hay otro juez, el 33 de Madrid, que abrió diligencias previas (por delito) tras recibir la denuncia de un testigo del encuentro entre la presidenta del PP de Madrid y los agentes de Movilidad y de la Policía Municipal. Este se inhibió en favor del titular del número 14, que fue el primero que abrió diligencias.

La catalogación penal no es, pues, baladí: si se tramita como falta, Aguirre evita el llamado paseíllo (su declaración ante el juez); e incluso puede no acudir al juicio si desea esquivar a los periodistas; basta enviar al juzgado una declaración jurada con su testimonio sobre lo ocurrido. Y, aunque leve, tampoco es lo mismo un castigo carcelario (el derivado de un delito) que una multa de entre 100 y 150 euros (juicio de faltas) por desobediencia; la multa puede ser elevada incluso hasta 1.000 euros si el condenado es persona acaudalada. Lo valora el juez.

En las diligencias que investiga Carlos Valle solo se ha personado una acusación popular, Transparencia y Justicia, que demanda que se cite ya a Aguirre en calidad de imputada de dos delitos de resistencia a la autoridad. Y para ello ha aportado numerosas sentencias de audiencias provinciales que describen incidentes de tráfico muy similares al de Aguirre que se tramitaron y acabaron con condenas por delito.

Por ejemplo, está el de la Audiencia de Madrid (diligencias 193/2010). Señala la resolución: “Efectivamente, ha quedado acreditado que los agentes de la Policía uniformados estaban realizando un control de alcoholemia, debidamente señalizado, y acercándose el acusado le dieron el alto para que detuviera el vehículo, y no solo no se detuvo sino que aceleró el vehículo, teniendo que retirarse los agentes, e incluso saltar para evitar ser arrollados por el vehículo, tal y como declaran tanto el Policía Local NUM000 y NUM004 en el acto del Juicio Oral”. El conductor fue condenado “por un delito de desobediencia grave a seis meses de prisión”.

Aunque lo ha calificado como falta, el juez Carlos Valle está instruyendo este asunto como si fuera un proceso por delito. Para un juicio de faltas ni siquiera hace falta llevar abogado, pero el juez en este caso ha ordenado tomar declaración a todos los testigos y pedido un informe sobre lo que recogen dos cámaras de seguridad que enfocaron el encontronazo entre Aguirre y los agentes ("¿qué, bronquita y denuncia? Vais a por mí porque soy famosa", les espetó). Luego Aguirre declaró que se marchó de allí después de que la retuvieran innecesariamente unos 20 minutos (“Yo me voy, tienes la placa, denúnciame”, soltó al policía: y se fue). Ni cinco minutos, según las grabaciones analizadas por la Jefatura Superior de Policía, estuvo Aguirre con los agentes antes de que arrancara el coche y colateralmente embistiera a una motocicleta policial puesta a propósito delante de su coche (pese a las reiteradas advertencias en contra de los agentes para que no se fuera; “no se puede marchar, no ha finalizado la denuncia”, le repetían) .

Si reparar esa moto costase más de 400 euros, el caso entraría en la esfera del delito de daños con dolo eventual (acometer una acción a sabiendas de que puede generar un daño). Cuando Aguirre empezó a mover hacia atrás el Toyota, otro agente le ordenó: “No avance”. Pero ella, según el atestado, “hizo caso omiso a las órdenes recibidas hasta en tres ocasiones, provocando que el agente de movilidad número 53072.4 fuera retrocediendo hacia atrás varios metros”. Y persistió en la desobediencia, supuestamente, cuando otro agente le dio un grito para que se parase, porque veía que iba a derribar la moto, y tuvo que apartarse.

La acusación popular basa su petición de convertir el proceso en un procedimiento abreviado por delito tanto en el contenido de las diligencias, a las que ha tenido acceso EL PAÍS, como en los testimonios de los policías locales y los agentes de movilidad que intervinieron, así como en las imágenes captadas por las cámaras de seguridad. Y también en la declaración de la camarera de un bar, Quennie Eden Yñarde, de 21 años, que lo vio casi todo: “Observé que una moto [policial] estaba situada delante del vehículo. Y cómo el coche daba marcha atrás y luego arrancaba hacia adelante, y tras dicha maniobra tiró la moto que estaba aparcada, la cual, al caer, impactó contra una silla del local para el que trabajo”.

Aguirre estacionó su coche en un carril bus de la Gran Vía y se fue a sacar dinero de un cajero. Instantes después llegaron los agentes de movilidad y varios policías locales y, a la vuelta del cajero, le pidieron la documentación. Salvo el carné de conducir, el coche de Aguirre iba huérfana de papeles. Fue cuando dijo que se iba y obligó a los agentes a perseguirla hasta su casa; entró directamente al garaje de casa: con luces de neón tras ella.

Transparencia y Justicia sostiene que lo que está en juego es la igualdad de los ciudadanos ante la ley y que los hechos constituyen dos delitos de resistencia. Lo razona así, basándose en el contenido del sumario: "El agente de movilidad 52083.4 le dice que no se puede marchar, puesto que no ha finalizado la denuncia, mientras que el agente de movilidad 53072.4, quien se encuentra delante del vehículo, se dirige a la conductora diciéndola que no avance con el vehículo”. “La conductora hace caso omiso a las órdenes recibidas (…), y acelera hasta en tres ocasiones, provocando que el agente de movilidad 53072.4 vaya retrocediendo marcha atrás varios metros, hasta que llega un momento en el cual tiene que apartarse porque de lo contrario hubiese sido arrollado”. “A la vez que se apartaba el agente de movilidad 53072.4 y tras gritarle nuevamente que se parase o colisionaba con la motocicleta, la conductora sigue avanzando, con un acelerón brusco, llegando a colisionar con su parte trasera derecha con el lado izquierdo de la motocicleta (...)”.

Para fundamentar que los hechos son delito y no falta, la acusación aporta al procedimiento seis sentencias. Y entiende que es aplicable el artículo 556 del código Penal, que dispone que “los que (…) desobedecieren gravemente [a la policía], en el ejercicio de sus funciones, serán castigados con la pena de prisión de seis meses a un año”.

Hay jueces y fiscales que entienden que este asunto debe ser llevado directamente como una falta, pero no faltan los que piensan que debe investigarse como delito aunque al final, en función de lo que pase en el juicio, todo quede reducido a una falta. Según el escrito de acusación, “la denunciada [Esperanza Aguirre] no puede ser tratada con una deferencia jurídica incompatible con el principio de igualdad ante la Ley que proclama la Constitución, por muchos cargos públicos que haya ostentado, debiendo velar por ello el Ministerio Público y el propio Instructor”.

http://politica.elpais.com/politica/2014/05/18/actualidad/1400423243_974553.html

ESPERANZA AGUIRRE APENAS ESTUVO CINCO MINUTOS CON LOS AGENTES ANTES DE HUIR

El sumario contradice la versión de la presidenta del PP que aseguró que fue retenida entre 15 ó 20 minutos

O perdió la noción del tiempo o faltó a la verdad. El sumario sobre la presunta fuga en su coche de Esperanza Aguirre cuando era multada por agentes de Movilidad de Madrid, al que ha tenido acceso EL PAÍS, revela que no fueron “entre 15 o 20”, sino menos de cinco, los minutos que realmente mantuvieron retenida los agentes a la ex presidenta madrileña mientras la multaban por estacionar su coche en el carril-bus de la céntrica y congestionada Gran Vía madrileña. Dejó el coche allí mientras sacaba dinero de un cajero. Al trascender su incidente, la actual presidenta del PP de Madrid señaló que los agentes la retuvieron entre 15 y 20 minutos, tiempo durante el que también ellos tuvieron cortado (su coche lo taponaba) el carril-bus, y que le dispensaron un trato desigual porque era famosa.

Un informe encargado por el juez que tramita las diligencias a la Jefatura Superior de Policía de Madrid, que está basado en el análisis de las imágenes captadas por dos cámaras de seguridad que había en la zona, acredita, con las horas exactas del día, que Aguirre solo estuvo con los agentes menos de cinco minutos antes de emprender su supuesta huida, a bordo de su Toyota blanco, casi llevándose por delante la moto de uno de los agentes, puesta allí a conciencia para taponar la salida (entonces no sabían quién era) del imprudente conductor. Tras su huida, los agentes salieron tras ella con sus vehículos, circulando algunos tramos en paralelo para indicarle que se detuviese. Todo este asunto se está tramitando en el Juzgado de Instrucción 14 de Madrid, que ha abierto diligencias a Aguirre por una falta leve de desobediencia, a lo que ya han puesto el grito en el cielo las acusaciones personadas en las diligencias. Rechazan que la actitud de Aguirre solo sea constitutiva de una falta leve.

El informe policial que analiza las imágenes que captan diferentes pasajes del encuentro entre Aguirre y los agentes policiales desvela que la llegada de Aguirre al carril-bus de la Gran vía, a la altura del número 44, se produce “a las 16:09:00 horas”. Según la grabación, de su acción se percató un vehículo de la Policía Municipal que circulaba tras ella, y que se detuvo y encendió sus dispositivos luminosos al ver que el Toyota blanco quedaba estacionado en el carril-bus, interrumpiendo la circulación. La secuencia de imágenes no es nítida y, además, una de las cámaras era giratoria: no estaba fija en la escena. Aun así es muy reveladora de los tiempos. A las 16:11:22 horas, las cámaras, añade el informe policial, “detectan la presencia de lo que parecen ser agentes de movilidad en dos motocicleta, con las luces rotatorias de emergencias, los cuales se apean de las mismas, situando una de las motos en la parte trasera del vehículo blanco [el Toyota de Aguirre]”. La imagen no muestra donde estaciona la otra motocicleta, aunque “pudiera ser en la parte delantera, como han manifestado los agentes en su denuncia”. En ese momento no había nadie dentro del Toyota [se supone que Aguirre ya se había bajado y estaba retirando dinero del cajero].

Cuando uno de los agentes de Movilidad rellenaba la multa, llegó Aguirre, que exhibió su permiso de conducir y se acercó al policía diciéndole que su coche había estado allí estacionado “poco tiempo”. El agente le respondió: “Eso no es cierto, llevó observándolo ahí mucho tiempo”. Aguirre entregó la documentación que se le pedía, portaba el carné de conducir, pero le faltaban papeles, y fue cuando soltó: “¿Qué pasa?, ¿bronquita y denuncia? Vais a por mí porque soy famosa, tenéis la placa, denuncia al vehículo”.

El informe de la Jefatura Superior de Policía incide: “Entre las 16:11:30 y las 16:11:35 se observa a dichos agentes (que habían llegado en las motos) de pie frente a la puerta del conductor del vehículo, desconociéndose de igual forma si la conductora se encuentra en su interior. La falta de nitidez de las imágenes no permite observar [el momento de] la solicitud por parte de los agentes de movilidad de la documentación solicitada a su conductora, como establece la denuncia ni tampoco la negativa a aportarla por parte de esta”. El informe añade que la cámara de seguridad giraba su enfoque por momentos y que por ello no existe la imagen “exacta en la que el vehículo Toyota blanco abandona el lugar, ni tampoco si derriba una de las motocicletas (…)”. Lo que si refleja la cámara es la hora en que ya no se encuentra en el carril-bus el Toyota de Aguirre: a las 16:13:55 horas”.

Es decir, menos de cinco minutos desde que se recoge su llegada y estacionamiento, pero no “los 15 o 20 minutos” que, según Aguirre, la retuvieron allí los agentes pidiéndole documentación y en busca de la foto, como sostuvo Aguirre. “El agente de movilidad que había estacionado su motocicleta detrás del Toyota Blanco aparece encima de su motocicleta y abandonado el lugar a las 16:13:58”. Se deduce que han pasado unos segundos desde que Aguirre emprende la supuesta huida del lugar a pesar de la indicaciones en contra de ambos agentes, que le pidieron varias veces primero que no se fuera del lugar y, en plena huida, conduciendo en paralelo, que se detuviese. La persecución fue en vano porque la expresidenta logró llegar a su domicilio entrando en el Toyota por el garaje.

Aguirre señaló que decidió marcharse del lugar cuando ya le habían puesto la multa y el agente le pidió que se quedara para darle una copia, por si quería recurrirla. Ella le respondió que no pensaba recurrir, sino pagarla, y se fue. “No me interesaba y cualquiera sabe lo que iba a tardar en escribir la copia”, confesó.

El parte de los agentes de Movilidad de Madrid sobre este asunto señala que Aguirre decidió huir “en el momento” en que se procedió a notificar la denuncia a la conductora”. Y que estaba subida en el coche y comenzó “a realizar maniobras con la intención de iniciar la marcha, haciendo caso omiso a las indicaciones de los agentes”. Intentaron detener el Toyota de Aguirre y esta, al emprender la huida, “golpeó con el lateral derecho del vehículo la motocicleta [de agente] que se encontraba delante, tirándola al suelo”. Varios agentes salieron tras ella en sus motos e incluso circularon en paralelo a ella pidiéndole que se detuviera. Pero ella hizo “caso omiso” a esas órdenes, “para a continuación”, según reza el citado parte, “girar a la derecha para entrar en la calle Silva, y continuar de frente por la calle San Roque, y girar a la izquierda por la calle Pez hasta entrar por otra calle para llegar al garaje de su domicilio y detener el vehículo y acto seguido entrar dentro de su vivienda". Al llegar al domicilio, los agentes salieron de su coche y se encontraron “con un guardia civil que es miembro del servicio de seguridad de Esperanza Aguirre”.

Posteriormente, salió otro guardia civil del edificio de Aguirre y entabló “conversación con los policías, facilitando la documentación del vehículo” Toyota de Aguirre. Y minutos después bajó la propia Aguirre y también habló con los policías municipales, que se retiraron del lugar a las 17.30 horas.

Las pesquisas judiciales no han hecho más que empezar y las acusaciones personadas han expresado su oposición a la intención del juez de tramitar las diligencias como una falta leve. "Si hubiese sido un ciudadano normal, tras la fuga, ése sale esposado y le abren un procedimiento penal en toda regla”, coinciden en señalar fuentes judiciales y de las acusaciones.

http://politica.elpais.com/politica/2014/05/15/actualidad/1400133264_266078.html

LA OPOSICIÓN LOCAL PREGUNTA POR QUÉ A AGUIRRE NO SE LE HIZO EL TEST DE ALCOHOLEMIA

"¿Por qué no ha actuado la Policía Municipal de esa manera como lo hace cuando un ciudadano desobedece a un agente de la autoridad?", ha preguntado el concejal de IU Ángel Lara

El juez de Instrucción Carlos Valle ha decidido que el incidente de tráfico que sufrió el pasado 3 de abril la presidenta del PP de Madrid se resuelva en un juicio de faltas

La oposición en pleno en el Ayuntamiento de la capital ha preguntado este martes en la comisión de Seguridad y Emergencias los motivos por los que la presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, no pasó por un test de alcoholemia tras el incidente protagonizado en el carril bus de Gran Vía, por qué la policía municipal no detuvo el avance de su coche, llegando incluso a embestirlo si fuera necesario, y las razones por las que no fue esposada y acompañada a la comisaría por desobediencia a la autoridad.

"¿Por qué no ha actuado la Policía municipal de esa manera como lo hace cuando un ciudadano desobedece a un agente de la autoridad?", ha preguntado el concejal de IU Ángel Lara para intentar demostrar que "la ley no es igual para todos".

El delegado de Seguridad y Emergencias, Enrique Núñez, ha detallado en la comisión, según el informe de los policías municipales, que miembros de este Cuerpo observaron el pasado 3 de abril como un agente de movilidad procedía a denunciar a un vehículo estacionado, sin conductor y con las luces de emergencia puestas en el carril bus de Gran Vía.

Los policías pararon su coche detrás del que estaba mal estacionado. Inmediatamente después llegó otro agente de movilidad, que aparcó su moto delante del vehículo infractor. Tras una conversación entre la conductora y el agente de movilidad y después de entregarle una documentación, Aguirre inició la marcha golpeando la motocicleta con el lateral derecho de su automóvil, lo que provocó su caída.

Núñez ha relatado que los agentes de movilidad y los policías municipales fueron tras el coche "hasta que se detuvo en su domicilio", donde los agentes de movilidad recibieron la documentación necesaria para el parte amistoso por la moto caída.

El delegado ha explicado que los policías municipales se fueron quedando en el domicilio de la infractora los agentes de movilidad, quienes les detallaron que permanecerían en el lugar para realizar las diligencias por los hechos acaecidos.

Ante este relato, el portavoz del área de UPyD, Jaime de Berenguer, ha echado en falta la información que recoge el atestado, "que pone que durante esa persecución los agentes de policía salen tras el coche llegando a circular de manera paralela e indicando verbalmente que se pare haciendo caso omiso". Todo ello unido a "las graves acusaciones de retención ilegal" lanzadas por Aguirre.

Por su parte, el socialista Pablo García-Rojo ha querido saber por qué la interceptación del coche de la presidenta del PP de Madrid "no se produjo antes de que llegara a su domicilio" y por qué no fue sometida a un test de alcoholemia "tras el arrollamiento de la moto y después de hacer caso omiso a la orden de parada de los agentes de movilidad".

"¿Por qué no fue conducida a la comisaría del Cuerpo Nacional de Policía para que hiciera una declaración sobre estos hechos por desobedecer a los agentes de la autoridad? ¿Esta decisión tiene que ver con alguna orden comunicada por emisora por parte de un mando del Cuerpo? Porque este sería el protocolo habitual", ha espetado García-Rojo.

Para Núñez, esta última pregunta denota "mal gusto" y "está fuera de lugar" para añadir, ante las preguntas de la oposición, que las circunstancias ocurridas el 3 de julio son "objeto de una investigación judicial" y que será el juez instructor "quien valorará las circunstancias de lo ocurrido y no un responsable político", tal y como debe hacer en un Estado de Derecho.

Ante la pregunta directa lanzada por IU –cuál es el protocolo a seguir por la Policía municipal ante un acto protagonizado por un ciudadano que conlleva desobediencia a agentes de la autoridad, daños al material y fuga con persecución policial–, el delegado se ha remitido al artículo 5 de la Ley de Organización de Cuerpos y Fuerzas de Seguridad, que establece actuaciones "proporcionadas de los agentes". "Serán los agentes los que deberán decidir qué medios elegir ante el caso en el que se encuentra", ha resumido.

El delegado de Medio Ambiente y Movilidad, Diego Sanjuanbenito, concretó que en 2013 se cometieron 15.000 infracciones en el carril bus, lo que ha llevado al edil de IU a preguntar "cuántas persecuciones policiales se produjeron el año pasado y cuántas terminaron como la de Esperanza Aguirre". "Dudo incluso de que hubiera persecución policial. No parecía que la persiguieran sino que la escoltaran a su domicilio. Allí la policía saluda y se marcha porque, según el informe de la Policía municipal, quien coge el toro por los cuernos son los agentes de movilidad", ha manifestado el concejal de IU, que no ha entendido los motivos por los que los policías se retiraron cuando "habían sido burlados por Esperanza Aguirre".

"Qué hace la policía municipal habitualmente cuando persigue a un ciudadano y no obedece sus órdenes de detención? Embestir al coche para deternerlo, es su obligación, y acompañar a esa persona esposada a la comisaría. ¿Por qué no ha actuado la policía de esa manera, que es lo que hace la policía cuando un ciudadano desobedece?", ha preguntado. Para Núñez, esto no es más que un "circo mediático" propiciado por la oposición y ha insistido en que la "proporcionalidad" en la actuación de los agentes "es para todos los ciudadanos, incluida Esperanza Aguirre".

Frente judicial

El juez de Instrucción número 14 de Madrid, Carlos Valle, ha decidido que el incidente de tráfico que sufrió el pasado 3 de abril la presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, se resuelva con la celebración de un juicio de faltas en los Juzgados de Plaza de Castilla, han informado a Europa Press fuentes jurídicas.

Tras recibir el atestado policial por este incidente, el magistrado incoó diligencias para investigar lo sucedido después de que la expresidenta de la Comunidad de Madrid fuera multada por parar el coche en un carril bus de la Gran Vía y se fuera sin el permiso de los agentes, quienes han asegurado que no aportó la documentación requerida.

Las mismas fuentes han señalado que previsiblemente el juez emitirá esta misma semana un auto en el que motivará su decisión para que se celebre un juicio de faltas previsiblemente por una falta contra el orden público, lo que acabaría finalmente en el pago de una simple multa en el caso de declararla culpable. En la resolución, se señalará la fecha de la vista que se celebrará en los juzgados ordinarios.

La Fiscalía de Madrid se inclinaría también por transformar las diligencias abiertas en un juicio de faltas y no por un procedimiento abreviado por un delito de desobediencia, que implicaría la celebración de un juicio en los Juzgados de lo Penal con una petición de pena de prisión.

Este magistrado es conocido, entre otras cosas, porque hace dos años, el Consejo General del Poder Judicial le abrió unas diligencias informativas a raíz de una queja presentada por la Organización Médica Colegial.

La protesta se produjo después de que este magistrado se negara a la extracción de órganos de la joven Belén Langdon, una de las víctimas de la fiesta celebrada en el Madrid Arena. El juez estaba entonces de guardia y se negó a autorizarlo. Finalmente, se archivó la queja.

http://www.infolibre.es/noticias/politica/2014/04/23/aguirre_sera_juzgada_por_una_falta_contra_orden_publico_16139_1012.html

El juez pide localizar a un testigo del incidente de tráfico de Aguirre

El magistrado también solicita la identificación de los guardias civiles que custodiaban su casa

El juez que investiga el incidente de tráfico de la presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, ha solicitado a la policía que localice a la camarera de un bar de la plaza de Callao que al parecer fue testigo de los hechos, y que busquen si existen grabaciones de lo sucedido por las cámaras de la zona con el fin de esclarecer los hechos.

El titular del Juzgado de Instrucción número 14 de Madrid ha pedido también, en un auto hecho público este viernes, la identificación de los agentes de la Guardia Civil que custodiaban el domicilio de Aguirre cuando los agentes de Movilidad llegaron allí siguiendo a la expresidenta madrileña. Así como cualquier otro testigo que haya podido presenciar lo ocurrido.

El incidente ocurrió el pasado 3 de abril cuando Aguirre estacionó su vehículo en el carril-bus de la Gran Vía madrileña y dos agentes de Movilidad (la autoridad municipal que regula la circulación) acudieron al lugar para sancionarla con una multa.

Según el parte del incidente, al que tuvo acceso EL PAÍS, Aguirre se subió al vehículo y, sin haberles entregado la documentación solicitada, arrancó el coche y comenzó a circular, derribando una de las motos, por lo que los estos agentes salieron en su persecución. Un coche patrulla de la Policía Municipal que pasaba por allí salió detrás de ellos. Llegó a ponerse a la altura del vehículo de Aguirre, "dándole instrucciones a la conductora para que lo detuviera, haciendo caso omiso de las señales", añade el parte.

Aguirre no se frenó hasta llegar a su vivienda, ubicada en el barrio de Malasaña, y una vez allí, metió el coche en el garaje. Poco después, salieron dos agentes de la Guardia Civil que vigilan su casa y ofrecieron a los agentes de Movilidad hacer un parte amistoso de accidente. Estos se negaron y pidieron que saliera la supuesta infractora para notificarle la sanción de los delitos que presuntamente había cometido, además de la multa por aparcar en el carril bus (que conlleva una sanción de 200 euros). Posteriormente, según el parte de denuncia, Aguirre acabó saliendo a la calle.

La presidenta del PP de Madrid afirmó, en su momento, estar indignada con la versión policial. Solo admitió que tiró una moto policial por error: "Lo que pasa es que el coche que tengo ahora es muy largo, para llevar a mis nietos, y le ha dado sin querer a una moto y la he tirado, pero sin darle a nadie". Según su versión, los policías la estaba reteniendo para buscar una foto. "Confiaban en que alguien de la calle, en plena plaza de Callao, hiciera una foto y así pudieran tenerla todos los medios para montar lío. Y por eso me he ido", aseguró.

http://politica.elpais.com/politica/2014/04/25/actualidad/1398421998_073732.html

LA FUGA DE AGUIRRE SERÁ INVESTIGADA POR EL JUZGADO DE INSTRUCCIÓN 14 DE MADRID

El incidente de tráfico que protagonizó el pasado día 3 la presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, será investigado por el Juzgado de Instrucción número 14 de Madrid, cuyo titular es Carlos Valle, según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Madrid.

El atestado policial sobre el incidente, en el que Aguirre se marchó del lugar tras ser multada por dos agentes de movilidad, llegó a los Juzgados de Plaza de Castilla el pasado sábado y tras pasar a reparto ha recaído en el citado órgano judicial.

El incidente ocurrió el pasado día 3, cuando Aguirre estacionó su vehículo en el carril bus de la Gran Vía y dos agentes de movilidad acudieron al lugar para multarlo. Cuando Aguirre llegó al coche, le pidieron la documentación para completar el trámite habitual para denunciar el hecho.

Según la denuncia de los agentes de Movilidad, Aguirre argumentó que llevaba pocos minutos allí, a lo que los agentes responden que "eso no es cierto, puesto que llevan observando el vehículo mal estacionado durante mucho tiempo desde el punto fijo". Lejos de disculparse, la presidenta del PP de Madrid entrega la documentación al tiempo que comenta: "¿Qué pasa, bronquita y denuncia? Vais a por mí porque soy famosa. Tienes la placa, denuncia el vehículo", a lo que el agente contesta que le pondrá la denuncia "tal y como haría con cualquier persona".

Pero entonces se le presenta un pequeño inconveniente a la expresidenta: no cuenta con toda la documentación que se le requiere. Concretamente, según Jesús Méndez, no llevaba el permiso de circulación. En la denuncia sólo consta que entregó "un gran número de papeles", entre los que no se encontraba ese documento. Ante un nuevo pedido, la respuesta de Aguirre es un tajante: "Yo me voy. Tienes la placa, denúnciame".

Dicho esto, la expresidenta arranca el vehículo. El agente, según su versión, le dice claramente que no se puede marchar "puesto que no ha finalizado la denuncia" y se acerca a ella para pedirle que no avance. "La conductora hace caso omiso a las órdenes [...] y acelera hasta en tres ocasiones, provocando que el agente de movilidad vaya retrocediendo marcha atrás varios metros, hasta que llega un momento en el cual tiene que apartarse porque de lo contrario hubiese sido arrollado por el vehículo".

El agente se aparta y le grita que pare, pero Aguirre sigue avanzando "con un acelerón brusco" chocando con la parte trasera del coche "con el lado izquierdo de la motocicleta", que cae al suelo "sufriendo daños en el lateral derecho". Al ver esto, un móvil de la Policía Municipal que se encontraba apoyando a los agentes de movilidad en sus labores de control del tráfico "se sitúa a la altura del vehículo", ordenándole que se detenga. El texto asegura que se produjo "una persecución" del coche patrulla y la motocicleta de movilidad "con las señales acústicas y luminosas encendidas".

http://www.eldiario.es/politica/Aguirre-investigado-Juzgado-Instruccion-Madrid_0_248475561.html

AGUIRRE VE “DESPROPORCIONADO” EL REVUELO POR APARCAR EN UN CARRIL BUS Y SER MULTADA

"No es extraordinario [el incidente] en la vida de cualquier ciudadano", afirma

Por lo habitual locuaz, Esperanza Aguirre se ha negado a centrar su comparecencia posterior al Comité de Dirección del Partido Popular de Madrid en la persecución que protagonizó el pasado jueves, cuando aparcó en el carril bus de la Gran Vía de la capital y se terminó dando a la fuga, rumbo a su palacete en una bocacalle de la plaza del Dos de Mayo. Tras centrar su estrategia en criticar la actuación de los agentes de Movilidad que la multaron, la dirigente ha variado el discurso. Con un perfil más bajo de lo acostumbrado, la presidenta del PP autonómico ha optado por restarle trascendencia. “Es un incidente que hay que situar en mi vida privada, y que no es extraordinario en la vida de cualquier ciudadano", ha observado. En este sentido, voces del PP añaden que un ciudadano cualquiera "hubiera dormido en el calabozo" de haber hecho lo mismo.

"Nada más ocurrirme este incidente y empezar la repercusión mediática, me apresuré a reconocer que había cometido un error al detener mi coche en el carril bus de la Gran Vía. Además, pedí disculpas públicas. Las he reiterado y aprovecho para volver a reiterarlas; he cometido un error, he cometido una infracción, he aparcado donde no podía”, ha continuado Aguirre.

La presidenta del PP autonómico no ha querido avivar las polémicas internas que sacuden al partido. De esta forma, ha dado la razón a la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, que el pasado viernes defendió la labor de los agentes. “Comparto totalmente lo que ha dicho Botella, la ley es igual para todos. Pero también opino, como dijo Joaquín Leguina [primer presidente de la Comunidad de Madrid, por el PSOE], que todos somos iguales ante la ley, pero no somos iguales ante los medios de comunicación”, ha observado Aguirre. Frente a sus críticas a los funcionarios municipales, a los que tildó de “machistas” y agentes de la “inmovilidad”, en esta ocasión se ha limitado a considerar “exagerado” lo sucedido.

Dentro del PP ha sido muy cuestionada precisamente por su carga contra los agentes de movilidad. En la sede del PP de Génova consideran que Aguirre arremetió contra ellos consciente de la imagen poco amable que el gremio tiene a pie de calle por la labor que desempeña. En cambio, la mandataria no centró la diana en la actuación de la Policía Municipal, que cuenta con 7.000 efectivos en Madrid, frente a los de Movilidad, que son menos de 700. Sobre el silencio generalizado en el Partido Popular, donde nadie ha salido en su defensa, la política entiende que es normal. “En los asuntos particulares cuando uno comete un error, no espero que me respalde nadie. Fue una tarde aciaga”, ha sentenciado.

El sector más aguirrista sí valora su forma de afrontar el conflicto, destacando “su maestría en la gestión de crisis”, pero reconocían que el suceso “no favorecía” a los intereses políticos que pueda tener. A cambio, confiaban en “la capacidad” de Aguirre “para empatizar con el ciudadano corriente” y limitar unos daños que la podrían desbancar de la carrera por el Ayuntamiento. “Me parece desproporcionado todo lo que ha pasado, cuando entregué la documentación del coche, de todo, tenía todos los papeles en regla, acepté la multa… Vivía a escasos metros y continúe la conversación en casa”, ha insistido Aguirre.

“Todo lo que ha rodeado a este incidente me ha parecido desproporcionado. En primer lugar, por la repercusión mediática, parece como si no hubiera problemas más importantes en España que poner una multa a una sexagenaria en la Gran Vía como si no existiera la Gürtel, los ERE de Andalucía, el desafío independentista o Jesús Eguiguren", ha zanjado la presidenta del PP, sin mencionar que ella acudió a varias televisiones y emisoras de radio tras el incidente, donde sí se prestó a hablar de lo ocurrido.

Aguirre ha pedido la expulsión del PSOE del responsable del partido en País Vasco por las declaraciones en las que afirmó que “en Madrid se vivía mejor con ETA”.

Hablar de Gürtel es hablar de Alberto López Viejo. El exconsejero de Deportes montaba muchos de los actos que organizaba la red de corrupción. "Lopez Viejo ha sido la gran traición que he sufrido en mi vida política. De lo que me alegraría es que después de cinco años esta instrucción se cerrara y se abriera el juicio oral, y que quienes sean culpables vayan a la cárcel y devuelvan lo robado… Llevamos cinco años con Gürtel, nuestra justicia necesita más celeridad”, ha subrayado Aguirre.

http://politica.elpais.com/politica/2014/04/08/actualidad/1396946916_249263.html

BOTELLA RECUERDA A AGUIRRE: “LA LEY ES IGUAL PARA TODOS”

Malestar en el PP de Madrid porque su presidenta ataque a funcionarios municipales

La líder de los populares madrileños acusa a los agentes de Movilidad de machismo

El sindicato de agentes de Movilidad respalda la actuación de sus compañeros

Los ataques de Esperanza Aguirre contra los agentes de Movilidad y policías municipales, tras el incidente que protagonizó ayer en el que se terminó dando a la fuga, no han sido bien recibidos en el PP de Madrid. De entrada, porque la expresidenta de la Comunidad de Madrid y actual responsable del PP autonómico, el más poderoso de España y principal frente interno de Mariano Rajoy, carga contra funcionarios públicos del Ayuntamiento de la capital. Justo cuando Aguirre suena como posible candidata del partido en detrimento de la actual titular, Ana Botella.

La alcaldesa de Madrid ha recordado a Aguirre que los agentes de Movilidad tienen presunción de veracidad. "La ley es igual para todos", ha precisado Botella a su compañera de filas, minutos antes de entrar en la convención que el PP celebra en Valencia. La alcaldesa, que no ha querido ofrecer su versión de lo ocurrido, ni entrar en si hubo o no retención ilegal, como reprocha Aguirre, ha señalado: “No me corresponde a mí. Insisto, la ley es igual para todos y las declaraciones de los agentes de la autoridad tienen presunción de veracidad”.

Ya el jueves por la noche el Ayuntamiento de Madrid defendió que los agentes de Movilidad realizan su trabajo de forma profesional, según el procedimiento y que actúan de la misma forma ante todos los ciudadanos.

Frente a las críticas internas más o menos veladas, anoche, en la Asamblea de Madrid, en una sesión que se alargó hasta la una de la madrugada, los diputados del PP se animaban con la siguiente máxima: “Si hay alguien capaz de darle la vuelta a esto, es Esperanza”. La responsable del PP ha centrado su estrategia precisamente en cuestionar la labor de los agentes. “¡Es normal que me critiquen, pero es que yo no he atropellado a nadie!”, replicaba anoche Aguirre a llamadas de este periódico al conocer los reproches de la oposición. ¡Pero es que lo que dicen no es cierto… Parece que los agentes de Movilidad han pedido un parte de lesiones, cuando no he arrollado a nadie. ¡Si es así les voy a denunciar!”, enfatizaba, muy molesta, y rechazando que el incidente pudiera tener repercusiones políticas. Al menos, en su carrera.

“Paré aprovechando que delante había un taxi del que salía un cliente. Puse las luces de emergencia un minuto y cuando volví ya me estaba el agente de movilidad. Lo que pasó es que, cuando dije que me iba tras estar retenida un cuarto de hora largo, mi coche que es más grande de lo normal para que entren los nietos, ha dado a la moto, que estaba mal puesta, pero no he arrollado a nadie. Lo que han querido es retenerme y provocar un revuelo para perjudicarme. Los agentes de Movilidad no pueden tener un famoso, y menos a alguien como yo. Y cuando eres mujer, ni te cuento”, continuó la mandataria, insistiendo en la tesis de que los agentes fueron machistas en su actitud. “Confiaban en que alguien de la calle, en plena plaza de Callao, hiciera una foto y así pudieran tenerla todos los medios para montar lío. Y por eso me he ido, para evitar que tuvieran esa foto”, concluyó.

El atestado de la policía municipal recoge una versión distinta de lo ocurrido, señalando incluso que un grupo de agentes la siguió “llegando a circular de forma paralela e indicando de forma verbal” que detuviera el vehículo. Aguirre hizo “caso omiso” y no paró hasta que aparcó el vehículo en su casa.

Aguirre ha sido respaldada por la secretaria de Comunicación del PP de Madrid, Lucía Figar, que también es consejera de Educación y de su total confianza, pues la que conoce desde que nació. Figar ha subrayado que las funciones de los agentes de Movilidad son de "vigilancia y de control del tráfico", y que por tanto, no pueden retener a ningún ciudadano. "Retuvieron durante 20 minutos a una persona que ya había sido sancionada y había presentado toda la documentación en regla", ha recalcado, reforzando la defensa a seguir por el PP madrileño.

Los agentes se quejan de la lentitud en comisaría

Mientras, los agentes de Movilidad también se quejan del trato recibido, aunque por la policía. El sindicato CSIT Unión Profesional ha criticado este viernes la "lentitud" que padecieron cuando intentaban poner una denuncia contra Aguirre en comisaría. "Ayer sufrieron un trato diferente al de cualquier ciudadano cuando se personaban en comisaría para interponer su denuncia contra Aguirre por desobediencia a la autoridad y por generar daños en material municipal, en concreto a la moto golpeada por su vehículo", han señalado en un comunicado difundido por Europa Press.

http://politica.elpais.com/politica/2014/04/04/actualidad/1396601381_393696.html?rel=rosEP

EL INCIDENTE DEL CARRIL BUS DE AGUIRRE PODRÍA COSTARLE ENTRE 100 EUROS Y DOS AÑOS DE CÁRCEL

Las sanciones económicas podrían ir de 100 a 2.500 euros en total.

A la ex presidenta madrileña se le sumaría la sanción por aparcamiento indebido y desobediencia a la autoridad, como denuncian los agentes.

La ex presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, se podría enfrentar a unas sanciones de entre 100 euros y dos años de cárcel por el incidente que protagonizó este jueves con unos agentes de movilidad tras estacionar indebidamente su vehículo. Encuesta ¿Se equivocó Aguirre en el incidente con la multa por aparcar mal? Sí, cuando un agente te multa debes hacer caso a todo lo que indique. No, fue una molestia para ella y el tiempo del trámite fue excesivo. Irse sin permiso y arrollar la moto del policía estuvo mal, pero peor fue cómo lo justificó después. ¿De dónde surgen esas consecuencias legales? De la infracción que cometió la líder del PP de Madrid y de la denuncia que los agentes de movilidad interpusieron ante la Policía Nacional este mismo jueves por desobediencia a la autoridad. Estacionar en zona prohibida Este es el caso más claro, reconocido, además, por la propia Aguirre.

La expresidenta regional estacionó (ya que abandonó el vehículo) en el carril bus. Según consta en el artículo 56 de la Ordenanza de Movilidad del Ayuntamiento de Madrid, punto 11, estos carriles están reservados "al uso exclusivo del transporte público urbano".

La Ley de Tráfico sanciona estacionar o parar en el carril bus con 200 euros. Las sanciones son las que establece la Ley de Tráfico, que considera esta infracción como grave y multa con 200 euros, pero sin pérdida de puntos, "parar o estacionar en el carril bus, en curvas o en cambios de rasante, en zonas de estacionamiento reservadas a personas con discapacidad, en túneles, en pasos inferiores, intersecciones o en cualquier otro lugar peligroso". La sanción, si la paga antes de 20 días, se reduciría a 100 euros.

Desobediencia a la autoridad "En el momento que proceden a notificar la denuncia a la conductora, la misma comienza a realizar maniobras con la intención de iniciar la marcha y haciendo caso omiso a las indicaciones de los Agentes de Movilidad de DETENER el vehículo, golpeando con el lateral derecho del vehículo la motocicleta que se encontraba delante, tirándola al suelo".

Así reza el atestado realizado por la Policía Municipal del hecho y parece que sienta las bases para la denuncia de los agentes de Movilidad. Casi todos lo incidentes con agentes de Movilidad en Madrid van por la vía penal. Dichos agentes, aún no siendo policías, sí tienen consideración legal de agentes de la autoridad, por lo que Aguirre pudo cometer una falta o delito de desobediencia a la autoridad. Si es falta, se enfrentaría a una sanción administrativa de 200 euros y 4 puntos, según la Ley de Tráfico.

Sin embargo, Mario Arnaldo, presidente de los Automovilistas Europeos Asociados, explica a 20minutos que lo "más probable" es que se considere un delito: "Casi todos los incidentes con agentes de Movilidad en Madrid van por la vía penal". "Se decidirá si es leve o grave el delito por la intensidad de la desobediencia", asegura Arnaldo.

Si es leve, podría enfrentarse de 200 a 2.400 euros, dependiendo del nivel adquisitivo del infractor. "La posibilidad de un delito de desobediencia grave a la autoridad" se basaría en el artículo 556 del vigente Código Penal que dice que aquellos que "resistieren a la autoridad o sus agentes, o los desobedecieran gravemente, en el ejercicio de sus funciones serán castigados con la pena de prisión de seis meses a un año", según explica Enrique Torres Gómez, abogado y director de Accidente.pro.

¿Podría haber sido más grave? El abogado Torres Gómez entiende, por los hechos descritos, que podrían dar "los requisitos para calificarlos como un posible atentado contra la autoridad (artículo 550 del Código Penal)", basándose en la resistencia de Aguirre a ser multada y el derribo de la moto de los agentes. En este caso, la pena podría ser de dos a cuatro años de cárcel y multa de tres a seis meses. Incluso la condena podría ser aún mayor, si se demostrara la circunstancia de que se "prevaleciera de su condición de Autoridad, agente de ésta o funcionario público". El director de Accidente.pro tampoco descartaba una posible por "un delito contra la seguridad vial, en su modalidad de conducción temeraria o peligrosa, al poder haber puesto en peligro la vida o la integridad física de las personas que circulaban a la par de ella, y de las fuerzas del orden que le perseguían". Sin embargo el resto de expertos consultados no veía justificada este delito, ya que el atestado policial no describe conductas asimilables

 http://www.20minutos.es/noticia/2104947/0/incidente-carril-bus/esperanza-aguirre/multas-penas/#xtor=AD-15&xts=467263

'FICHADOS' AL DENUNCIAR A AGUIRRE


Los acompañantes de los denunciantes fueron filiados por la Policía, el trámite duró "injustificadamente tres horas" y "no nos querían dar copia", dice el sindicato SPAM

Para empezar, los acompañantes de los dos agentes de movilidad denunciantes se vieron sorprendidos cuando, estando en la sala de espera, un policía nacional se personó y procedió a filiarles a ellos para que quedara constancia en los archivos policiales de su identidad. "Es la primera vez que me ocurre, algo insólito", comenta Jesús Méndez, responsable del Sindicato Profesional de Agentes de Movilidad.

"Le preguntamos que por qué nos tenía que tomar los datos, y nos respondió, sin más ni más, que eran órdenes de la superioridad", explicó a ELMUNDO.es. A los dos agentes les acompañaron, junto con Méndez y un abogado, otros dos compañeros. Mientras el letrado asesoraba a los denunciantes, los otros tres acompañantes quedaron pues 'fichados' por los policías nacionales.

El trance, además, duró "mucho más de lo habitual", asegura Méndez. "Nos tuvieron ahí entre dos horas y media y tres para presentar una simple denuncia, un trámite que no suele durar más de 45 minutos. Daba la impresión de que hacían lo posible por complicarlo", explica Méndez sobre la presunta actuación obstruccionista de los agentes. Fuentes policiales niegan que dicho plazo de tiempo sea inhabitual en estos trámites.

Más: "Los policías nacionales se empeñaban en que los compañeros pusieran la denuncia con su nombre, no con su número profesional. Es decir, que denunciaran como ciudadanos, no como agentes de la autoridad", dice Méndez. Al final, la acción fue interpuesta, según SPAM, por el Cuerpo de Agentes de la Comunidad de Madrid, con los números de placa de los trabajadores.

Al final, siempre según los denunciantes, los nacionales "se negaban a facilitarnos copia de la denuncia interpuesta, no querían que nos quedáramos con el documento", explica Méndez, quien explica que "al final, nos la llevamos, por supuesto".

http://www.elmundo.es/madrid/2014/04/04/533e891b268e3e9a658b456b.html

Aguirre: "Querían mi foto con siete agentes. Mentiras, prepotencia y machismo"

La expresidenta de Madrid explica su versión de los hechos en 'Hora 25'

Esperanza Aguirre ha parado su vehículo durante unos minutos en el carril bus de la Gran Vía con intención de sacar dinero de un cajero automático. Un agente de movilidad se ha acercado entonces para pedirle la documentación y notificarle la correspondiente denuncia por estacionar indebidamente. En ese momento, Esperanza Aguirre ha arrancado el vehículo y ha continuado la marcha derribando la moto del agente.

A Esperanza Aguirre le encanta hablar y estaba deseando dar su versión del incidente de tráfico. "Ahora voy a hablar yo", ha comenzado la entrevista sin aún ser preguntada. La presidenta del PP de Madrid ha repetido la historia que lleva contando a lo largo de la tarde. "Yo iba por la Gran Vía a mi casa, que está a 30 metros. Ha parado un taxi, yo necesitaba sacar dinero y he aprovechado el momento, con tan mala suerte que ha venido un agente y me ha dicho que me iba a multar. Le he entregado el carnet de conducir, ya me había puesto la multa por la matrícula. Le doy la documentación del coche y toma nota", sostiene.

Según Aguirre, cuando habían ya pasado 15 o 20 minutos, le espeta al agente: "¿Es que me va a quitar usted la multa?". Él le dice que no y le aclara que le va a dar una copia de la denuncia. "A mí no me interesaba, y al señor agente no le interesaba quitarnos de en medio", asegura. Admite que lo que ha hecho está mal pero lo justifica "en que tenía prisa" pero no duda en cargar contra los profesionales.

"Llegan seis agentes y salgo con mi coche particular, y recalco, particular, y rozo una moto que habían puesto ahí. Querían mi foto con siete agentes en Callao para 'Al Jazzera' o el 'New York Times', vete tú a saber. Han mentido diciendo que yo he arrollado a un agente. Mentira, prepotencia y machismo", se defiende la expresidenta regional. Aguirre insiste en que no tenía que recibir autorización para irse y habla de retención, que "ahora va a pensarse si es ilegal".

http://www.cadenaser.com/local/articulo/aguirre-querian-foto-agentes-mentiras-prepotencia-machismo/csrcsrpor/20140403csrcsrloc_7/Tes

AGUIRRE: “NO HE ATROPELLADO A NADIE, SOLO HE TIRADO UNA MOTO SIN QUERER”

La presidenta asegura que se ha marchó porque creía que estaba sufriendo una retención ilegal

Esperanza Aguirre no está preocupada por el incidente que ha protagonizado en el centro de Madrid. Al revés. Está indignada con la versión policial y no se plantea pedir excusas. Solo admite que tiró una moto policial por error. “Estoy alucinada con las mentiras que se están diciendo, yo no he atropellado a nadie”, señala en conversación con EL PAÍS. “Lo que pasa es que el coche que tengo ahora es muy largo, para llevar a mis nietos, y le ha dado sin querer a una moto y la he tirado, pero sin darle a nadie. Eran seis policías pero ninguno estaba subido en esa moto”, asegura.

Aguirre relata su enfado y acusa a los policías. “Lo que pasa es que me estaban reteniendo para buscar una foto. Confiaban en que alguien de la calle, en plena plaza de Callao, hiciera una foto y así pudieran tenerla todos los medios para montar lío. Y por eso me he ido, para evitar que tuvieran esa foto”.

Aguirre relata el momento más tenso. “Después de que hiciera todos los trámites, y me devolviera la documentación, le he preguntado al agente si me iba a quitar la multa, o qué. Me ha dicho que no, y entonces le he dicho “pues me voy”. Me ha explicado que no podía irme y he decidido que eso era una retención ilegal así que me he marchado”. La expresidenta admite que se molestó mucho. “Es verdad que le he dicho '¿qué, multita y bronquita, no?'. Estaba claro que querían montar allí un espectáculo delante de todo el mundo para que me vieran. La multa estaba puesta, ya les había enseñado la documentación del coche y el carné de conducir y me lo habían devuelto, así que he decidido irme. Y ahí le he dado a la moto”.

Aguirre no quiere dar detalles sobre la persecución policial por la Gran Vía. “Ha sido un momento, mi casa está al lado. Y luego ellos han venido a casa. Pero lo están exagerando todo y están contando muchas mentiras, ha sido todo muy rápido y no ha pasado nada más que la moto que he tirado, es verdad, pero sin hacer daño a nadie”, asegura.

http://politica.elpais.com/politica/2014/04/03/actualidad/1396547979_293814.html


ESPERANZA AGUIRRE SE DA A LA FUGA CUANDO IBA A SER MULTADA EN EL CENTRO DE MADRID

"Poniéndose la conductora muy nerviosa, se sube al vehículo y arranca y golpea la moto", señala el parte oficial

La presidenta del PP hizo "caso omiso" a una patrulla policial que le ordenó detenerse

La presidenta del PP madrileño, Esperanza Aguirre, ha protagonizado esta tarde un incidente con un agente de Movilidad y, posteriormente, ha ignorado el alto que le ha dado la Policía Municipal en el centro de Madrid, según ha confirmado el Ayuntamiento de la capital y fuentes policiales.

Aguirre (que en ese momento estaba sola, aunque habitualmente va acompañada por dos escoltas) había aparcado su vehículo, un Toyota Verso blanco, en el carril bus de la Gran Vía, a la altura del número 44, en la plaza de Callao. Según ha explicado posteriormente, se detuvo para sacar dinero de un cajero.

Según el parte del incidente, al que ha tenido acceso EL PAÍS, una pareja de agentes de Movilidad (la autoridad municipal que regula la circulación) se acercó al vehículo para denunciarlo. Eran las 16.20 y Aguirre no estaba en ese momento dentro del coche.

“En ese mismo instante, aparece la conductora, requiriéndole” el agente de Movilidad “la documentación para notificar la denuncia”, narra el parte. Y continúa: “Poniéndose la conductora muy nerviosa y bastante alterada, momento en el cual se sube al vehículo y, sin darle la documentación, arranca el mismo y golpea la moto” del otro agente, “que se encontraba delante del vehículo, tirándola al suelo”.

Los agentes de Movilidad salieron en persecución de Aguirre. Un coche patrulla de la Policía Municipal que pasaba por allí salió detrás de ellos. Llegó a ponerse a la altura del vehículo de Aguirre, “dándole instrucciones a la conductora para que lo detuviera, haciendo caso omiso de las señales para posteriormente introducirse en el garaje de su casa”, añade el parte

Una vez en su vivienda, ubicada en el barrio de Malasaña, Aguirre metió directamente el coche en el garaje. Poco después, salieron dos agentes de la Guardia Civil que vigilan su casa y ofrecieron a los agentes de Movilidad hacer un parte amistoso de accidente. Facilitaron además la documentación para ello. Los agentes se negaron y pidieron que saliera Aguirre para notificarle la sanción de los delitos que presuntamente hubiera podido cometer, además de la multa por aparcar en el carril bus (que conlleva una sanción de 200 euros). Posteriormente, según el parte de denuncia, la expresidenta de la Comunidad de Madrid acabó saliendo en la calle y "entablando una conversación con los agentes de movilidad".

Acabado el incidente, los agentes se fueron a la mutua laboral para ser atendidos por una crisis de ansiedad. A continuación, se han dirigido a la comisaría a denunciar los hechos. Los hechos, considerados tal y como aparecen el parte oficial, pueden suponer un delito de desobediencia, castigado en el artículo 556 del Código Penal con entre seis meses y un año de prisión. Aguirre, que presidió la Comunidad de Madrid entre 2003 y 2012, no ostenta en la actualidad ningún cargo público.

Según ha relatado a EL PAÍS, Aguirre no está preocupada por este incidente sino indignada por la versión oficial: “El coche que tengo ahora es muy largo, para llevar a mis nietos, y le ha dado sin querer a una moto y la he tirado, pero sin darle a nadie. Eran seis policías pero ninguno estaba subido en esa moto”. Lea aquí el resto de sus explicaciones.

El Ayuntamiento, gobernado por Ana Botella (PP), ha defendido oficialmente la actuación de los agentes de Movilidad, que “hacen siempre su trabajo de forma profesional y tratan a todos los ciudadanos por igual, como no puede ser de otra manera”. Este periódico habló ayer con uno de los agentes que no quiso hacer declaraciones. Solo manifestó que la versión que estaba dando Esperanza Aguirre no era cierta y remitió a su representante sindical. Jesús Méndez, secretario general del Sindicato Profesional de Agentes de Movilidad, comentó que no entendían la actitud de Aguirre y que “debía estar en gran estado de nerviosismo para hacer eso”. “No entendemos que un político haga eso. Vamos a pedir la máxima responsabilidad”, señaló Méndez, que defendió el trabajo de los agentes y destacó que tienen un expediente impoluto.
 

Volver

© Copyright. 1998 - 2015.www.losgenoveses.net, los herederos de www.aznar.net. Ningún derecho reservado. Aquí es todo de gratis y sin comisiones( Página diseñada para ver con Explorer 9 o superior  a 1024 x 768 píxeles )