KITCHEN . CONGRESO DE LOS DIPUTADOS

 

Comisión de Investigación relativa a la utilización ilegal de efectivos, medios y recursos del Ministerio del Interior, con la finalidad de favorecer intereses políticos del PP y de anular pruebas inculpatorias para este partido en casos de corrupción, durante los mandatos de Gobierno del Partido Popular

 

 

KITCHEN. COMISIÓN DE INVESTIGACIÓN
 

LAS NOTICIAS. 26.12.21

 

CUATRO AÑOS DE ‘POLICÍA POLÍTICA’ SIN CASTIGO EN LOS TRIBUNALES

EL CONGRESO CONCLUYE QUE MARIANO RAJOY Y DOLORES DE COSPEDAL ORDENARON LA OPERACIÓN KITCHEN

LA COMISIÓN DE INVESTIGACIÓN DEL CONGRESO CONCLUYE QUE RAJOY Y COSPEDAL ORDENARON LA 'OPERACIÓN KITCHEN'

EL CONGRESO CONCLUYE QUE EL PP ESTABA DETRÁS DEL ESPIONAJE A BÁRCENAS CON EL CONOCIMIENTO DE COSPEDAL Y RAJOY

LA COMISIÓN KITCHEN DICTAMINA QUE RAJOY Y COSPEDAL CONOCIERON EL ESPIONAJE A BÁRCENAS

LOS TESTIMONIOS QUE DESNUDAN LA TRAMA POLÍTICA DEL ESPIONAJE ILEGAL A BÁRCENAS

LA LEY DE FONDOS RESERVADOS Y JUAN CARLOS I CENTRAN LAS DISCREPANCIAS DE PSOE Y UNIDAS PODEMOS EN KITCHEN
 

TODOS LOS PARTIDOS, SALVO PP Y VOX, IMPLICAN A RAJOY Y COSPEDAL EN LA TRAMA KITCHEN

 

LAS FUERZAS DEL GOBIERNO Y LOS INDEPENDENTISTAS CONCLUYEN QUE RAJOY Y COSPEDAL CONOCÍAN Y VALIDARON LA KITCHEN

 

EL PNV VE "RESPONSABILIDAD POLÍTICA VICARIA" DE RAJOY Y COSPEDAL COMO MÁXIMOS BENEFICIARIOS DE KITCHEN

 

“EL PP USÓ A INTERIOR PARA TAPAR PRUEBAS Y LA LÓGICA APUNTA A RAJOY”

 

LOS TESTIMONIOS QUE DESNUDAN LA TRAMA POLÍTICA DEL ESPIONAJE ILEGAL A BÁRCENAS

 

LA INVESTIGACIÓN DEL CASO 'KITCHEN' ENFRENTA AL PSOE CON SUS ALIADOS EN PLENA RECTA FINAL

 

EL PP DENUNCIA UN CIERRE EN FALSO DE LA COMISIÓN KITCHEN POR EL VETO A REFORMAR LOS FONDOS RESERVADOS

 

EL TESTIMONIO DEL POLICÍA QUE INVESTIGÓ LA CAJA B SE IMPONE ENTRE LA CONFUSIÓN DE LA COMISIÓN KITCHEN

 

LA COMISIÓN KITCHEN FRACASA AL INTENTAR RECABAR INFORMACIÓN SUSTANCIAL DEL CASO

RAJOY SE ATRINCHERA ANTE LA COMISIÓN KITCHEN Y NIEGA INCLUSO LA CAJA B DEL PP

 

RAJOY ASEGURA QUE NO CONOCE A VILLAREJO Y NIEGA QUE COSPEDAL LE INFORMARA DE REUNIONES A METROS DE SU DESPACHO

 

LAS MENTIRAS DE RAJOY SOBRE EL ESPIONAJE A BÁRCENAS Y LA CAJA B DEL PP

 

RAJOY MIENTE AL CONGRESO: "NINGÚN TRIBUNAL HA AFIRMADO LA EXISTENCIA DE UNA CAJA B EN EL PP"

 

RAJOY SE VIENE ARRIBA: “ME DABA EXACTAMENTE IGUAL LO DE LA CAJA B Y LO QUE PUDIERAN DECIR DE MÍ”

 

M. RAJOY Y KITCHEN

 

EL PP DE RAJOY CONOCIÓ DURANTE AÑOS DATOS SECRETOS DE LOS CASOS GÜRTEL, CAJA B Y KITCHEN

 

EL RASTRO DE CINCO PROTAGONISTAS DE LA KITCHEN CONDUCE HASTA MARIANO RAJOY

 

RAJOY PONE EL BROCHE A LA COMISIÓN KITCHEN CON TODOS LOS INFORMES APUNTÁNDOLE

 

RAJOY CONTESTA POR PRIMERA VEZ EN EL CONGRESO SOBRE LA 'OPERACIÓN KITCHEN'

 

RAJOY, EL ESLABÓN PERDIDO PARA ENTENDER CÓMO SE ORGANIZÓ LA OPERACIÓN 'KITCHEN'

 

ENCERRONA A RAJOY: GOBIERNO, SOCIOS, VOX Y CS SE UNEN CONTRA EL EXPRESIDENTE

RAJOY SÍ RESPONDERÁ PREGUNTAS EN LA COMISIÓN KITCHEN, A DIFERENCIA DE COSPEDAL

 

LA SOSPECHA DE UNA POSIBLE NUEVA IMPUTACIÓN LLEVA A COSPEDAL A NEGARSE A CONTESTAR AL CONGRESO

 

EL PP DE CASADO DA POR AMORTIZADO EL DAÑO POR EL CASO 'KITCHEN'

 

COSPEDAL RECURRE AL SILENCIO PARA DEFENDERSE EN LA COMISIÓN KITCHEN DEL CONGRESO

 

EL PP CALIFICA COMO “FÁBULA” UNA DE LAS PRINCIPALES CONCLUSIONES DEL JUEZ DEL ‘CASO KITCHEN’

 

LOS MENSAJES A VILLAREJO: “SI TIENES PROBLEMAS, HABLA CON COSPEDAL”

 

FERNÁNDEZ DÍAZ APUNTA AL PP: "EL GAL O EL FAISÁN ERAN ASUNTOS DE INTERIOR; BÁRCENAS NO ERA FUNCIONARIO DEL MINISTERIO"

 

FERNÁNDEZ DÍAZ PROPUSO Y APROBÓ EN SOLO 21 DÍAS UNA MEDALLA PENSIONADA PARA EL JEFE DE LA POLICÍA CON RAJOY

 

FERNÁNDEZ DÍAZ, UN EXMINISTRO EN EL “VÉRTICE” DE LA TRAMA KITCHEN

 

FERNÁNDEZ DÍAZ, SOBRE SI SU PARTIDO LE "UTILIZÓ" EN KITCHEN: "NUNCA CON MI CONSENTIMIENTO"

 

JORGE FERNÁNDEZ: “SI LA KITCHEN SE REALIZÓ SE HIZO SIN MI CONSENTIMIENTO”

 

ENRIQUE LÓPEZ CONSIDERA "NORMAL" MEDIAR ENTRE BÁRCENAS Y EL PP

 

RUFIÁN ACUSA A ENRIQUE LÓPEZ DE MENTIR A LA COMISIÓN KITCHEN Y AMENAZA CON EMPRENDER "ACCIONES" CONTRA ÉL

 

LA ‘COMISIÓN KITCHEN’ EVIDENCIA LA RELACIÓN HISTÓRICA DEL JUEZ ENRIQUE LÓPEZ CON EL PP

 

ENRIQUE LÓPEZ RECHAZA HABLAR DE SU REUNIÓN CON EL ABOGADO DEL PP Y UN AMIGO DE BÁRCENAS POR SER "PRIVADO"

 

COSIDÓ SE AFERRA A LA IGNORANCIA PARA DESMARCARSE DE LA TRAMA KITCHEN

 

LA TRAMA KITCHEN PUSO A ESPIAR A LUIS BÁRCENAS A "UNOS 20 AGENTES" DE LA LUCHA CONTRA EL YIHADISMO

 

LA COMISIÓN 'KITCHEN' CITA A COSPEDAL Y FERNÁNDEZ DÍAZ EL 2 DE DICIEMBRE

 

UN MANDO POLICIAL RELATA EL EMPEÑO DE LA CÚPULA DE INTERIOR DEL PP CONTRA EL INDEPENDENTISMO CATALÁN

 

EL COMISARIO GARCÍA CASTAÑO CALLA EN LA COMISIÓN 'KITCHEN', INMERSO EN SU JUICIO POR EL CASO VILLAREJO

 

VILLAREJO ASEGURA QUE SE VIO CON RAJOY ADEMÁS DE INTERCAMBIARSE MENSAJES CON ÉL

 

VILLAREJO ASEGURA EN EL CONGRESO QUE SE ENCONTRÓ CON RAJOY EN LA SEDE DEL PP PARA CERCIORARSE DE QUE “ESTABA DETRÁS” DE LA KITCHEN

LA COMISIÓN KITCHEN CITARÁ EN EL CONGRESO AL EQUIPO DE RAJOY Y AL CONSEJERO MADRILEÑO ENRIQUE LÓPEZ, PERO NO A CASADO

 

RAJOY, COSPEDAL, FERNÁNDEZ DÍAZ Y, DE NUEVO, VILLAREJO COMPARECERÁN EN LA COMISIÓN KITCHEN

 

LA COMISIÓN SOBRE LA KITCHEN LLAMARÁ AL NEGOCIADOR DEL PP PARA RENOVAR EL CGPJ EN PLENO BLOQUEO

 

LA COMISIÓN 'KITCHEN' RETOMA LAS COMPARECENCIAS CON EL REGRESO DE VILLAREJO EL 20 DE OCTUBRE

 

LA COMISIÓN DE INVESTIGACIÓN SOBRE KITCHEN CITA A ENRIQUE LÓPEZ, PERO DEJA FUERA A CASADO

 

FRANCISCO MARTÍNEZ, EX ‘NÚMERO DOS’ DE INTERIOR: “EL MINISTRO ME DIJO QUE PIDIERA AL CNI INFORMACIÓN SOBRE BÁRCENAS”

 

EL PSOE DESCARTA CITAR A CASADO EN LA COMISIÓN KITCHEN Y PIDE QUE COMPAREZCA ENRIQUE LÓPEZ

 

PODEMOS Y ERC PRESIONAN AL PSOE PARA CITAR A CASADO POR KITCHEN

 

LA COMISIÓN KITCHEN PONE EL FOCO AHORA EN RAJOY, CASADO Y SUS EQUIPOS

 

EL PSOE REACTIVARÁ LA COMISIÓN KITCHEN EN CONGRESO CON NUEVAS COMPARECENCIAS

 

PODEMOS PROMETE COMPLETAR LA INVESTIGACIÓN SOBRE LA OPERACIÓN KITCHEN EN EL CONGRESO

 

EL PLENO DEL CONGRESO PRORROGA HASTA FINAL DE AÑO LA INVESTIGACIÓN SOBRE LA 'KITCHEN', CON EL RECHAZO DEL PP

 

EL PP PIDE QUE COSPEDAL NO COMPAREZCA EN LA 'COMISIÓN KITCHEN' DEL CONGRESO POR RESPETO A SU “INTIMIDAD Y HONOR”

 

EL PSOE NO DESCARTA CITAR A SÁENZ DE SANTAMARÍA EN LA COMISIÓN QUE INVESTIGA LA 'KITCHEN'

 

EL SUMARIO SECRETO DE LA 'OPERACIÓN KITCHEN' IMPLICA A SORAYA SÁENZ DE SANTAMARÍA

 

EL PSOE Y SUS SOCIOS PLANEAN LLEVAR LA COMISIÓN KITCHEN HASTA LA ETAPA DE PABLO CASADO

 

VOX REABRE LA GUERRA CON EL PP Y PIDE LA COMPARECENCIA DE SORAYA SÁENZ DE SANTAMARÍA POR 'KITCHEN'

 

EL CONGRESO ESTUDIA PRORROGAR SEIS MESES MÁS SU INVESTIGACIÓN DEL ‘CASO KITCHEN’

 

EL CONGRESO SUSPENDE LA DECLARACIÓN DE COSPEDAL EN LA COMISIÓN DE LA 'KITCHEN' TRAS SU IMPUTACIÓN EN ESA MISMA CAUSA

 

COSIDÓ: "NO TENÍA CONOCIMIENTO DE QUE SE GRABARA AL MINISTRO DEL INTERIOR"

 

EL EX ‘NÚMERO DOS’ DE INTERIOR NIEGA QUE RECIBIESE LA DOCUMENTACIÓN ROBADA A BÁRCENAS

 

FRANCISCO MARTÍNEZ ALEGA QUE ESTABA "ROTO" CUANDO ESCRIBIÓ UN MENSAJE LLAMANDO "MISERABLES" A RAJOY Y COSPEDAL

 

EL CURA AMIGO DE FERNÁNDEZ DÍAZ NIEGA QUE LE ENVIARA EL MENSAJE DE MARTÍNEZ SOBRE 'KITCHEN' PARA PREVENIRLE

 

LOS CARGOS POLÍTICOS DEL PP EN INTERIOR QUE DICEN NO SABER LO QUE TRAMABAN SUS POLICÍAS EN LA 'OPERACIÓN KITCHEN'

 

VILLAREJO, UN 'ENCANTADOR DE SERPIENTES' EN EL CONGRESO

 

VILLAREJO: "INFORMÉ DIRECTAMENTE A RAJOY SOBRE ‘KITCHEN'"

 

VILLAREJO ASEGURA EN EL CONGRESO QUE INFORMÓ POR SMS A RAJOY DE LA OPERACIÓN KITCHEN

 

EL PP USA A VILLAREJO PARA TRATAR DE DESACREDITAR LA INVESTIGACIÓN DEL ‘CASO GÜRTEL’

 

VILLAREJO IMPLICA A RAJOY, SANTAMARÍA Y COSPEDAL EN 'KITCHEN' Y ASEGURA QUE LES TENÍA AL CORRIENTE DE LOS PASOS DE LA OPERACIÓN

 

LOS PARTIDOS TEMEN QUE VILLAREJO “EMBARRE” LA COMISIÓN KITCHEN

 

LO QUE VILLAREJO SABE DEL ‘CASO KITCHEN’ Y SOLO QUIERE CONTAR A PUERTA CERRADA

 

EL CONGRESO RECHAZARÁ LA PETICIÓN DE VILLAREJO DE DECLARAR BAJO SECRETO PARA CONTAR "TODO" LO QUE SABE SOBRE 'KITCHEN'

 

EL CHÓFER DE BÁRCENAS DICE EN EL CONGRESO QUE "UNA PARTE MUY IMPORTANTE" DE KITCHEN SIGUE BAJO SECRETO

 

EL SILENCIO DE VARIOS IMPLICADOS EN EL ESPIONAJE A BÁRCENAS LASTRA LA INVESTIGACIÓN DEL CONGRESO

 

EL CHÓFER DE BÁRCENAS DICE EN EL CONGRESO QUE "UNA PARTE MUY IMPORTANTE" DE KITCHEN SIGUE BAJO SECRETO

 

LA AUDIENCIA Y EL CONGRESO CERCAN AL ‘PP DE RAJOY’ POR EL ‘CASO KITCHEN’

 

EL JEFE DE LA POLICÍA POLÍTICA ADMITE QUE "POR ESPAÑA" ACTUARÍA POR ENCIMA DE LA LEY

 

EL JEFE DE LA BRIGADA POLÍTICA DEL PP ACUSA DE "OPORTUNISMO" A LA COMISIÓN DE KITCHEN Y SE NIEGA A RESPONDER "NI A UN SALUDO"

 

EL EXJEFE POLICIAL QUE DIRIGIÓ EL ESPIONAJE A BÁRCENAS PROTEGE LA TRAMA POLÍTICA DE LA KITCHEN

 

JAVIER IGLESIAS, EL ABOGADO DE LA OPERACIÓN CATALUÑA, SE ESCUDA EN EL SECRETO PROFESIONAL Y NO RESPONDE SI TRABAJÓ PARA RAJOY

 

EL COMISARIO OLIVERA ECHA UN CAPOTE A VILLAREJO AL AFIRMAR QUE SUS EMPRESAS TRABAJABAN PARA LA POLICÍA

 

MARTÍN BLAS: "DE LA OPERACIÓN 'KITCHEN' NO TUVE NI IDEA Y NO ENTIENDO POR QUÉ ESTOY IMPUTADO", DICE EL EXJEFE DE ASUNTOS INTERNOS DE LA POLICÍA

 

UN COMISARIO DESCRIBE EN EL CONGRESO LAS PELEAS EN INTERIOR QUE DESTAPARON EL ESPIONAJE A BÁRCENAS

 

EL EXJEFE DE LA POLICÍA JUDICIAL CONFIESA QUE DOMICILIÓ SU EMPRESA EN UN PISO DE VILLAREJO

 

EL POLICÍA ASESOR DE COSPEDAL DEFIENDE EN EL CONGRESO LA “ABSOLUTA LEGALIDAD” DEL ESPIONAJE A BÁRCENAS

 

EL DÍA QUE 'EL GORDO' HABLÓ: EL COMISARIO SACUDE EL CONGRESO CON SU RELATO DE 40 AÑOS DE OPERACIONES SIN CONTROL JUDICIAL

 

UN COMISARIO DE KITCHEN DECLARA EN EL CONGRESO QUE RAJOY, COSPEDAL Y FERNÁNDEZ DÍAZ CONOCÍAN LA OPERACIÓN

 

UN EXJEFE POLICIAL QUE ESPIÓ A LUIS BÁRCENAS IMPLICA EN EL CONGRESO A LA CÚPULA DEL PP

 

EL POLICÍA ARREPENTIDO DEL ‘CASO KITCHEN’ DEBERÁ GUARDAR EL SECRETO EN EL CONGRESO

 

LA CÚPULA DE INFORMACIÓN DEL PP DA EXPLICACIONES DIFERENTES SOBRE LAS OPERACIONES 'KITCHEN' Y 'CATALUÑA'

 

EL COMISARIO GARCÍA CASTAÑO RECONOCE QUE ÉL COLOCÓ LA GRABADORA EN EL DESPACHO DEL MINISTRO FERNÁNDEZ DÍAZ EN LA 'OPERACIÓN CATALUÑA'

 

DOS MANDOS DE LA ‘POLICÍA PATRIÓTICA’ DEL PP SE DESMARCAN EN EL CONGRESO DEL ESPIONAJE A BÁRCENAS

 

UN INFORME POLICIAL DICE QUE LA KITCHEN FUE “UNA OPERACIÓN PARA ELUDIR EL CONTROL DEL JUEZ”

 

EL INSPECTOR DEL 'CASO GÜRTEL' CONFIRMA QUE EL ESPIONAJE A BÁRCENAS EN 2013 FUE ILEGAL PORQUE NO PASÓ POR SUS MANOS

 

EL POLICÍA DE LA CAJA B RELATA CÓMO EL JEFE DE LA BRIGADA POLÍTICA DEL PP BOICOTEÓ SU INVESTIGACIÓN CON UN TRASLADO FORZOSO

 

EL INVESTIGADOR POLICIAL DE 'GÜRTEL' DICE QUE LA 'TRAMA KITCHEN' DIO "DATOS ERRÓNEOS" PARA CONFUNDIRLES

 

PP Y VOX APROVECHAN LA DECLARACIÓN DE PÉREZ DE LOS COBOS PARA ATACAR A MARLASKA

 

LA COMPARECENCIA DEL CORONEL PÉREZ DE LOS COBOS EN EL CONGRESO DERIVA EN BRONCA

 

UN ALTO MANDO POLICIAL CONFIRMA QUE LA TRAMA KITCHEN TUVO ACCESO LIBRE A FONDOS RESERVADOS

 

UN AGENTE CLAVE AFIRMA QUE LA SECRETARÍA DE ESTADO DE SEGURIDAD DEBIÓ LLEVAR "EL CONTROL POLÍTICO" DE KITCHEN

 

MARLASKA NO SE PLANTEA REFORMAR EL SISTEMA DE FONDOS RESERVADOS QUE FACILITÓ EL ESPIONAJE A BÁRCENAS

 

UN MANDO DESCRIBE EL CONTROL ABSOLUTO SOBRE LOS FONDOS RESERVADOS DEL JEFE DE LA BRIGADA POLÍTICA DEL PP: "DALE LO QUE PIDA"

 

EL "HOMBRE DE LOS MALETINES" EN LA POLICÍA SALE DE LA COMISIÓN DE KITCHEN CON UNA DENUNCIA POR MENTIR

 

BÁRCENAS VUELVE A SEÑALAR A RAJOY COMO MUÑIDOR DE LA OPERACIÓN KITCHEN

 

BÁRCENAS RECONOCE UNA "ESTRATEGIA COMÚN DE DEFENSA" CON EL PP PARA HACER FRENTE A LA JUSTICIA DESDE MEDIADOS DE 2016 A OCTUBRE DE 2020

 

BÁRCENAS SITÚA A RAJOY EN LA CÚSPIDE DE LA OPERACIÓN KITCHEN

 

BÁRCENAS APUNTA A QUE EL PP QUISO ESTABLECER "UNA ESTRATEGIA EN COMÚN" ANTE EL CASO GÜRTEL

 

GUÍA PARA NO PERDERSE EN LA COMISIÓN DEL CONGRESO SOBRE LA 'KITCHEN'

 

¿QUIÉN ES LA X DE LA 'KITCHEN'? LA COMISIÓN DE INVESTIGACIÓN ARRANCA EN EL CONGRESO CON RAJOY EN EL PUNTO DE MIRA

 

SECRETO JUDICIAL, DUDAS POLÍTICAS Y ESTRATEGIAS DE DEFENSA AMENAZAN LA COMISIÓN KITCHEN

 

LA COMISIÓN KITCHEN DEL CONGRESO SE ATASCA AL NEGAR EL JUEZ LA DOCUMENTACIÓN

 

EL JUICIO POR LA 'CAJA B' DEL PP OBLIGA A RETRASAR AL 17 DE MARZO LA COMPARECENCIA DE BÁRCENAS EN EL CONGRESO

 

BATET PUENTEA AL JUEZ DEL CASO VILLAREJO Y SOLICITA DATOS RESERVADOS SOBRE KITCHEN A ASUNTOS INTERNOS

 

EL JUEZ GARCÍA-CASTELLÓN SEÑALA AL CONGRESO QUE NO REMITIRÁ LA DOCUMENTACIÓN DE LA 'KITCHEN' POR SU "CARÁCTER RESERVADO"

 

BÁRCENAS COMPARECERÁ EN EL CONGRESO EL 11 DE MARZO Y RAJOY CERRARÁ LA COMISIÓN KITCHEN

 

VOX ENTREVISTA A VILLAREJO EN LA CÁRCEL Y EL EXCOMISARIO LE DA ESTE TITULAR: "LAS CLOACAS NO GENERAMOS MIERDA, LA LIMPIAMOS"

 

LA DIPUTADA DE VOX MACARENA OLONA SE ALINEA CON VILLAREJO Y SIEMBRA DUDAS SOBRE EL TRATO QUE RECIBE EN PRISIÓN

 

LA JUSTICIA ORDENA QUE LA ENTREVISTA DE VOX Y VILLAREJO SEA GRABADA POR INTERIOR

 

VOX ADVIERTE AL DIRECTOR DE LA CÁRCEL DE ACCIONES LEGALES SI GRABA EL ENCUENTRO DE SUS DIPUTADOS CON VILLAREJO

 

LA COMISIÓN 'KITCHEN' NO HA RECIBIDO TODA LA DOCUMENTACIÓN SOLICITADA A INTERIOR Y A LA FISCALÍA SOBRE EL ESPIONAJE A BÁRCENAS

 

LOS PARTIDOS VEN "MÁS NECESARIA" LA DECLARACIÓN DE BÁRCENAS EN 'KITCHEN​' TRAS SUS REVELACIONES SOBRE LA CAJA B DEL PP

 

LA COMISIÓN 'KITCHEN' APRUEBA POR UNANIMIDAD LA COMPARECENCIA DE VILLAREJO

 

EL PSOE ACEPTA QUE COMPAREZCA VILLAREJO EN EL CONGRESO TRAS LA PRESIÓN DE LOS SOCIOS Y LA OPOSICIÓN

 

EL PP BUSCA LAS CLOACAS DEL PSOE PARA TAPAR EL ESCÁNDALO DEL ‘CASO KITCHEN’

 

PODEMOS Y PP PIDEN CITAR A VILLAREJO EN LA COMISIÓN DEL CONGRESO SOBRE EL ESPIONAJE ILEGAL A BÁRCENAS

 

VILLAREJO LAMENTA QUE NO LE CITEN A DECLARAR EN EL CONGRESO: "ALGUIEN TEME QUE CUENTE LA VERDAD"

 

EL PSOE PIDE LA COMPARECENCIA DE RAJOY Y COSPEDAL EN LA COMISIÓN SOBRE KITCHEN Y UNIDAS PODEMOS INCLUYE A VILLAREJO

 

PSOE Y PODEMOS ECHAN EL FRENO A LA 'COMISIÓN KITCHEN' Y NO PIDEN AÚN COMPARECENCIAS

 

PSOE Y UNIDAS PODEMOS NO PIDEN AÚN COMPARECENCIAS PARA LA COMISIÓN KITCHEN Y PREFIEREN QUE ANTES SE RECLAMEN DOCUMENTOS

 

PSOE Y UP BLOQUEARÁN LA COMPARECENCIA DE VILLAREJO EN LA COMISIÓN KITCHEN

 

TODO EL CONGRESO, DE VOX A ERC, CARGA CONTRA PODEMOS POR SALVAR A VILLAREJO DE IR A LA 'COMISIÓN KITCHEN'

 

EL ESPIONAJE A BÁRCENAS LLEGA AL CONGRESO: CASADO INTENTA EVITAR OTRO CALVARIO EN LA CAMPAÑA CATALANA

 

LAS CLAVES DE LA 'COMISIÓN KITCHEN'

 

CIUDADANOS Y BILDU PIDEN QUE RAJOY Y COSPEDAL DECLAREN EN LA COMISIÓN DE INVESTIGACIÓN SOBRE EL ESPIONAJE A BÁRCENAS QUE EL PP BUSCA APLAZAR

 

PSOE Y PODEMOS LLEGAN DESPUÉS DE TRES MESES A LA COMISIÓN KITCHEN SIN ACORDAR LOS COMPARECIENTES

 

EL PP PIDE QUE SEA GARCÍA-CASTELLÓN QUIEN AUTORICE EL USO DEL SUMARIO EN LA COMISIÓN DE KITCHEN

 

CS TOMA LA DELANTERA EN KITCHEN: PIDE CITAR A RAJOY Y VILLAREJO Y DEJA FUERA A CASADO

 

EL PSOE QUIERE QUE LOS SEGUNDOS NIVELES DE INTERIOR DECLAREN EN LA COMISIÓN 'KITCHEN' ANTES QUE RAJOY Y FERNÁNDEZ DÍAZ

 

PSOE Y UP BUSCAN ACORRALAR AL PP CON LA COMISIÓN KITCHEN EN PLENA CAMPAÑA

 

EL PP PRETENDE INVESTIGAR A PODEMOS EN LA 'COMISIÓN KITCHEN' AUNQUE NO TIENE CLARO QUE DEBA COMPARECER VILLAREJO


EL PSOE EVITA POR AHORA LLAMAR A RAJOY Y OTROS POLÍTICOS A LA COMISIÓN KITCHEN Y CITA SOLO A POLICÍAS


EL PP CONTRAATACA EN LA COMISIÓN KITCHEN Y PEDIRÁ QUE COMPAREZCAN ROBLES Y DELGADO


PSOE Y PODEMOS SE PROPONEN DESTAPAR “LAS CLOACAS DEL PP” EN LA COMISIÓN DE KITCHEN


LOS PARTIDOS DESPLIEGAN SUS PRINCIPALES BAZAS PARA ACORRALAR AL PP EN LA COMISIÓN KITCHEN


PSOE Y UNIDAS PODEMOS CONTROLARÁN LA COMISIÓN DE INVESTIGACIÓN SOBRE EL 'CASO KITCHEN'


EL CONGRESO PONE EN MARCHA LA COMISIÓN 'KITCHEN', LA INVESTIGACIÓN QUE PONDRÁ CONTRA LAS CUERDAS AL PP DE CASADO


El Congreso activa la comisión de investigación de la 'Kitchen' abriendo plazo para que los grupos inscriban diputados


PSOE y Podemos discrepan sobre llamar a Villarejo a la comisión parlamentaria del ‘caso Kitchen’


PODEMOS Y VOX PIDEN CITAR A RAJOY Y VILLAREJO EN LA COMISIÓN KITCHEN FRENTE A LOS RECELOS DE PSOE Y PP


EL GOBIERNO CONGELA LA COMISIÓN DE INVESTIGACIÓN DE KITCHEN

EL CONGRESO APRUEBA LA COMISIÓN DE INVESTIGACIÓN SOBRE EL ESPIONAJE A BÁRCENAS CON LOS APOYOS DE LA INVESTIDURA DE SÁNCHEZ, CS Y EL PNV

DE LA CAJA B A LA COMISIÓN 'KITCHEN': LA CORRUPCIÓN DEL PP VUELVE AL CONGRESO

LA MESA DEL CONGRESO DA LUZ VERDE A LA TRAMITACIÓN DE LAS DOS COMISIONES DE INVESTIGACIÓN SOBRE EL ESPIONAJE A BÁRCENAS

LA COMISIÓN DE INVESTIGACIÓN SOBRE EL ESPIONAJE DEL PP A BÁRCENAS LLAMARÁ A DECLARAR A MARIANO RAJOY Y A PABLO CASADO

 

 


 

 

CUATRO AÑOS DE ‘POLICÍA POLÍTICA’ SIN CASTIGO EN LOS TRIBUNALES

 

Dos dictámenes del Congreso creen probado que hubo una trama policial no reflejada en ninguna sentencia firme

 

La política y la justicia tienen velocidades distintas. A veces, dispares. La primera, a través de comisiones de investigación en el Congreso, ha ratificado en dos ocasiones desde 2017 que durante la etapa de Jorge Fernández Díaz se creó en el Ministerio del Interior un grupo parapolicial conocido como policía política o brigada patriótica con el fin de ”obstaculizar la investigación de los escándalos de corrupción que afectaban al PP” y “la persecución de adversarios políticos”. La última, este miércoles, con el dictamen de la comisión de la Operación Kitchen, el espionaje ilegal al extesorero Luis Bárcenas, que aún está pendiente de votación por el pleno de la Cámara baja.

 

Por el contrario, en estos cuatro años los tribunales no han dictado ninguna sentencia firme en la que se considere probada la existencia de este grupo. De hecho, varias de las operaciones presuntamente irregulares de las que se les acusan a sus integrantes ni siquiera son investigadas y la única vez que dos presuntos integrantes de la trama se sentaron en el banquillo, fueron absueltos. Ocurrió en julio de 2020. El comisario Eugenio Pino, exjefe de la Policía Nacional y supuesto muñidor de la policía política, fue juzgado junto a uno de sus hombres de confianza, el inspector jefe Bonifacio Díez Sevillano, en la Audiencia Provincial de Madrid acusados de un delito de descubrimiento de secretos por el supuesto intento de incorporar al caso Pujol, en el que se investigan el supuesto enriquecimiento irregular de la familia del expresidente de la Generalitat Jordi Pujol, un pendrive con documentos de origen ilícito. Una de las acusaciones personadas pidió 10 años de cárcel para cada uno de ellos, aunque la Fiscalía pidió la absolución.

 

Finalmente, ambos fueron absueltos, aunque el fallo aún no es firme. Jordi Pujol Ferrusola, primogénito del expresidente de la Generalitat y acusación en la causa, recurrió el fallo ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, que todavía no se ha pronunciado, según fuentes jurídicas. Pese al sentido favorable de la sentencia, el tribunal reprochó en el fallo al comisario Pino una conducta “alejada de un correcto actuar profesional” y afirmaba que su “oscurantismo” sobre el origen de la información que contenía aquel dispositivo de memoria “puso en serio riesgo” la investigación sobre el clan Pujol que se llevaba en la Audiencia Nacional.

 

Este alto mando policial está ahora cerca del banquillo por otra actuación de esta trama, la Operación Kitchen, el supuesto espionaje ilegal al extesorero Luis Bárcenas. El juez de la Audiencia Nacional Manuel García-Castellón dictó el pasado julio un auto en el que ponía final a la instrucción y proponía juzgar a 11 personas, entre ellos el exministro Fernández Díaz, su ex número dos, Francisco Martínez, y nueve policías, incluido Pino. En esa resolución —que ha sido recurrida por acusaciones y defensas—, el magistrado concluía que la trama actuó a partir del verano de 2013 con idea de “acceder a documentación e información en poder de Bárcenas para desviarla” y que no llegara al entonces juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz, instructor del caso Gürtel.

 

Aún en fase de investigación, en este caso en un juzgado de Andorra, se encuentra otra de las supuestas actuaciones de la política patriótica. En este caso, de la llamada Operación Cataluña, la campaña de intoxicación informativa supuestamente gestada a partir de 2012 en el seno de Interior para, mediante supuestos informes policiales con graves acusaciones de corrupción, desacreditar a los líderes del independentismo catalán. Se trata de las supuestas coacciones y extorsión a Higini Cierco, accionista mayoritario junto a su hermano Ramón de la Banca Privada de Andorra (BPA), y otro directivo de esta entidad para que facilitaran información de las cuentas bancarias que pudieran tener dirigentes nacionalistas catalanes con la amenaza del cierre tanto del banco como de su filial española, Banco Madrid, algo que finalmente se produjo. En esta causa, en la que figuran grabaciones con las amenazas, están querellados cuatro presuntos integrantes de la policía política, entre ellos el comisario Pino, así como Mariano Rajoy y los exministros Fernández Díaz y Cristóbal Montoro, entre otras personas.

 

Menos suerte en los tribunales han tenido otras actuaciones de la Operación Cataluña. El Tribunal Supremo rechazó la querella que, en septiembre de 2016, interpuso el exalcalde de Barcelona Xavier Trías contra el exministro Fernández Díaz y el que fuera jefe de la Oficina Antifraude de Cataluña Daniel de Alfonso tras la difusión de unas conversaciones de ambos —grabadas por agentes de la policía patriótica— en las que hablaban de filtrar información de líderes nacionalistas a medios de comunicación. El alto tribunal rechazó investigarlo porque consideró imposible determinar si los audios estaban manipulados.

 

También han fracasado los intentos de investigar la Operación Cataluña en el macrosumario del caso Tándem, en el que se investiga tanto la Operación Kitchen como las actividades presuntamente ilícitas del comisario José Manuel Villarejo para enriquecerse. Tanto la Fiscalía Anticorrupción como el juez instructor, Manuel García-Castellón, consideran que estas actividades no son delictivas. Y ello a pesar de que, cuando se detuvo a Villarejo, en noviembre de 2017, en su domicilio se localizaron al menos seis informes sobre este operativo, uno de ellos sobre el expresidente de la Generalitat Artur Mas, del que se difundió un informe apócrifo. En este sumario ha intentado personarse como acusación Jordi Pujol Ferrusola tras conocerse que el comisario tenía a los miembros del clan familiar entre sus objetivos. El juez lo rechazó con el argumento de que los Pujol eran un objetivo de interés policial y no consta que se hubiera usado medios ilegales, según señalan fuentes jurídicas.

 

García-Castellón tampoco ha admitido investigar dentro del caso Tándem el llamado Informe Pisa (acrónimo de Pablo Iglesias SA), un documento policial anónimo sobre las finanzas de Podemos que salió a la luz en 2016 y cuyo contenido fue avalado por Interior como un trabajo de la Dirección Adjunta Operativa (DAO), que encabezaba precisamente el comisario Pino. El informe, que la Policía intentó judicializar, pero que los tribunales rechazaron de plano, fue presuntamente redactado por otro miembro de la trama, el comisario Andrés Gómez Gordo, antiguo asesor de María Dolores de Cospedal cuando fue presidenta de la Junta de Castilla-La Mancha.

 

Jubilados o apartados del servicio, pero condecorados

El dictamen de la comisión Kitchen cita a nueve policías como presuntos integrantes del grupo parapolicial que espió a Luis Bárcenas. De ellos, seis están jubilados. Se trata de los comisarios Eugenio Pino, José Manuel Villarejo, José Luis Olivera, Enrique García Castaño y Marcelino Martín Blas, y del inspector jefe Bonifacio Díez Sevillano. Los otros tres aún son policías en activo, aunque en la actualidad ninguno tiene funciones policiales, según fuentes del Ministerio del Interior. El inspector jefe José Ángel Fuentes Gago, que tras ser imputado por el caso Kitchen se le trasladó a un destino burocrático en la Jefatura Superior de Policía de Madrid, ha sido liberado por el Sindicato Profesional de Policía (SPP, mayoritario en la escala de mando), del que había sido presidente, para encargarse de su gabinete jurídico. El comisario Andrés Gómez Gordo consiguió en 2019, cuando ya estaba imputado, la jefatura de una comisaría de Madrid. En la actualidad, está suspendido de empleo y sueldo. En idéntica situación está el agente de la escala básica Sergio Ríos, el exchófer de Bárcenas que colaboró con la trama. Todos, salvo este último, fueron condecorados por el entonces ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, con medallas que llevaban aparejadas una recompensa económica vitalicia. La ley franquista que aún hoy regula su concesión no contempla su retirada.

 

https://elpais.com/espana/2021-12-24/cuatro-anos-de-policia-politica-sin-castigo-en-los-tribunales.html

 

EL CONGRESO CONCLUYE QUE MARIANO RAJOY Y DOLORES DE COSPEDAL ORDENARON LA OPERACIÓN KITCHEN

 

La comisión parlamentaria que investigaba el caso Kitchen concluye que la cúpula del Partido

Popular ordenó esta trama parapolicial.

 

La comisión parlamentaria de investigación sobre la operación Kitchen ha concluido que la cúpula del PP ordenó esta presunta trama parapolicial de espionaje a su extesorero Luis Bárcenas, con el conocimiento de la ex secretaria general María Dolores de Cospedal, "que informaba" al expresidente Mariano Rajoy.

 

Con 159 votos a favor -PSOE, Unidas Podemos y EH Bildu-, 149 en contra -PP, Vox y Ciudadanos- y 29 abstenciones -ERC, PNV y Grupo Mixto- la comisión ha aprobado un dictamen que concluye que esta operación perseguía que "las pruebas que pudieran estar en posesión" de Bárcenas "se destruyeran u ocultaran para que nunca fueran utilizadas" por la Justicia, informan a Efe fuentes parlamentarias.

 

 

"Y para esta finalidad de interés particular exclusivo del Partido Popular se utilizaron presuntamente fondos reservados y efectivos policiales de manera irregular", señala el texto aprobado a propuesta del PSOE, que decidió presentar su propuesta de conclusiones en solitario.

 

 

Finalmente, los socialistas han conseguido sacar adelante su escrito, aunque han aceptado incorporar algunos cambios en la redacción y dos cuestiones del documento que presentaron conjuntamente Podemos, ERC, Junts, EH Bildu y CUP, que reclamaban una revisión en la concesión de medallas policiales y en el control de los fondos reservados.

 

El documento aprobado -se someterá a la ratificación del pleno el Congreso con el nuevo curso parlamentario en 2022- responsabiliza a la cúpula directiva del PP de ordenar "la utilización partidista, delictiva e ilegal de efectivos, medios y recursos del Ministerio del Interior" para encontrar pruebas que estuviesen en poder de Bárcenas y que inculparan al partido "sobre la financiación irregular y los casos de corrupción durante los años en que gobernaban".

 

Señala que la operación, investigada en la Audiencia Nacional y que se remontaría a 2013, se dirigía desde la sede del PP, "con el conocimiento" de Cospedal, "que informaba" a Rajoy"; y desde Interior, "con el ministro Jorge Fernández Díaz, que le encargó" a su segundo Francisco Martínez su puesta en marcha.

 

Y el "epicentro" estaría en la Dirección Adjunta Operativa de la Policía, que aquellos años dirigía Eugenio Pino.

 

El texto apunta de esta forma, según han puesto de manifiesto algunos comparecientes, a la implicación de "los responsables políticos máximos" de Interior, como Fernández Díaz, Martínez y el exdirector de la Policía Ignacio Cosidó; así como de Cospedal y "de forma indiciaria" de Rajoy.

 

De Cospedal afirma que, no sólo era conocedora de la trama, sino que "pudo recibir copia de la información sustraída" al PP dada su condición de secretaria general y "como supuesta beneficiaria de sobresueldos de esa financiación irregular".

 

Cuestiona que Rajoy se negase "a asumir responsabilidad alguna" en la comisión y llegase "a mentir de manera abierta" al negar que existiese una caja B en el PP cuando hay dos sentencias que así lo concluyen, y pone en valor que el excomisario José Manuel Villarejo lo señaló "directamente" al decir que se comunicó con él sobre la operación.

 

También mencionan el "descontrol absoluto de los fondos reservados" y el "despilfarro de dinero público" en esta operación.

 

Con el trámite de este miércoles se pone punto y final a la comisión Kitchen abierta hace nueve meses en los que han comparecido 37 personas, diez de ellos procesados en la causa que tiene abierta la Audiencia Nacional.

 

La última sesión de la comisión, la número 26 y celebraba a puerta cerrada, ha puesto de relieve que la mayoría de partidos están de acuerdo en el fondo -la trama de espionaje existió y los responsables políticos en el Gobierno y el PP estaban detrás-, si bien los grupos que se han abstenido han lamentado que se podía haber ido "más lejos" en las conclusiones.

 

Seis propuestas de conclusiones se han presentado a la comisión -PSOE; Podemos junto con ERC, Bildu, Junts y CUP; PP, VOX, PNV y Ciudadanos. Solo la de los socialistas han logrado mayoría.

 

El PP ha evitado pronunciarse tras hacerse públicas las conclusiones de la comisión Kitchen y desde Génova recuerdan que desde febrero no comentan las noticias sobre presuntos casos de corrupción que en todo caso circunscriben al pasado. Antes de acordar el dictamen la portavoz del PP en el Congreso, Cuca Gamarra, ha reiterado que la comisión ha sido una "causa general".

 

Ciudadanos ha justificado a Efe su voto en contra, toda vez que la mayoría no ha admitido en las conclusiones el impulso a acometer reformas legales en materia de lucha contra la corrupción.

 

https://www.elespanol.com/espana/politica/20211222/congreso-mariano-rajoy-dolores-cospedal-ordenaron-operacionkitchen/636686608_0.html

 

LA COMISIÓN DE INVESTIGACIÓN DEL CONGRESO CONCLUYE QUE RAJOY Y COSPEDAL ORDENARON LA 'OPERACIÓN KITCHEN'

 

 "La cúpula directiva del Partido Popular ordenó la utilización partidista, delictiva e ilegal de efectivos, medios y recursos del Ministerio del Interior", concluye el texto aprobado

 

 El documento de conclusiones propuesto por el PSOE ha contado con el apoyo de Unidas Podemos y Bildu, mientras que ERC, PNV y la CUP se han abstenido

 

La comisión del Congreso que ha investigado este año la operación Kitchen ha aprobado este miércoles el documento de conclusiones propuesto por el PSOE, que ha contado con el apoyo de Unidas Podemos y Bildu, y que establece que la trama para espiar al ex tesorero del PP Luis Bárcenas para robarle pruebas que pudieran implicar a dirigentes del partido en casos de corrupción se "ordenó" desde "la cúpula directiva" del partido, que la secretaria general, María Dolores de Cospedal, tenía conocimiento de la misma y, de hecho, era la que "informaba" al presidente del partido y del Gobierno, Mariano Rajoy.

 

El PSOE y Unidas Podemos llegaron a la comisión sin haber pactado sus conclusiones. De hecho, el grupo confederal había presentado su propio texto acordado con ERC, Bildu, Junts y la CUP. Sin embargo, finalmente tanto Bildu como el socio morado del Gobierno han apoyado el documento de los socialistas, al que se han añadido dos párrafos a propuesta de Unidas Podemos, informa Europa Press.

 

Hay que mejorar el control de los fondos reservados

En concreto, se ha agregado una recomendación para revisar los procedimientos vigentes para el uso y control de los fondos reservados, así como de los procesos concesión de condecoraciones en la Policía Nacional para dotarlos de una mayor "objetividad y transparencia".

 

Además, se ha dejado constancia en las conclusiones aprobadas de que parte de la documentación que había solicitado la comisión para hacer su pesquisas no ha llegado nunca y otra lo ha hecho a destiempo, es decir, tarde.

 

Sin embargo, estos añadidos de última hora, no han sido suficientes para que el texto de los socialistas recibiera el respaldo de ERC, PNV y la CUP, que han optado por la abstención. Por su parte, PP, Vox y Ciudadanos han votado en contra de las conclusiones que se elevarán al Pleno del Congreso para su ratificación.

 

"El desarrollo de la comisión de investigación nos permite concluir que la cúpula directiva del Partido Popular ordenó la utilización partidista, delictiva e ilegal de efectivos, medios y recursos del Ministerio del Interior, para hacer un seguimiento y encontrar las pruebas que obraran en el poder del extesorero Luis Bárcenas", concluye el texto aprobado.

 

Implicación "indiciaria" de Rajoy

El documento, recogido por Europa Press, no habla expresamente de responsabilidades políticas por esta operación, aunque la considera probada y, de hecho, plantea que se desarrolló en tres sedes: la central del PP en la madrileña calle Génova, el Ministerio del Interior, y la Dirección Adjunta Operativa (DAO) - de la Policía.

 

Resalta que se produjo "con el conocimiento" de Cospedal que "informaba" a Rajoy, que fue el ministro Jorge Fernández Díaz quien "encargó al secretario de Estado de Seguridad, Fernando Martínez, la puesta en marcha de todo el operativo delictivo" y que el "epicentro" del mismo estaba en la DAO que dirigía Eugenio Pino.

 

Con el fin de "obstruir" las investigaciones judiciales en marcha y evitar que las pruebas contra el PP llegaran a la Justicia y la Policía Judicial, señala el texto, en esta trama "de interés particular exclusivo del Partido Popular" se utilizaron "ilegalmente fondos reservados y efectivos policiales".

 

La comisión mantiene que, según las declaraciones de diversos comparecientes, se puede concluir "la implicación de los responsables políticos máximos del Ministerio del Interior, (ministro, secretario de Estado de Seguridad y director general de la Policía), así como de la secretaria general del Partido Popular y de forma indiciaria del mismo Presidente del Gobierno".

 

No se cumplían los protocolos

También señala como otra "conclusión evidente" el "descontrol absoluto en el uso de los fondos" en Interior, así como la "ignorancia y exclusión de cualquier clase de seguimiento de las previsiones legales y de los protocolos establecidos".

 

Como ejemplo de esto último, denuncia la utilización de "catálogos, provisiones de plazas y medios personales de forma arbitraria" por parte del director adjunto Operativo, Eugenio Pino, "con la complicidad de otros cargos policiales que ejecutaban estas órdenes ilegales".

 

Así, apunta a un "despilfarro de dinero público, claramente malversado y detraído de las finalidades legalmente asignadas", y, encima, "en un momento de crisis donde los efectivos estaban congelados y los recursos materiales escaseaban".

 

"Con estas actuaciones, no solo se incumplió de manera flagrante la ley, se frustró la recta administración de Justicia, sino que también se provocaron daños de difícil o imposible reparación al crédito y buen nombre de la Policía Nacional en su prestigio, con afectación grave a sus recursos, estructura y funcionamiento", resaltan las conclusiones aprobadas.

 

https://www.infolibre.es/politica/comision-investigacion-congreso-concluye-rajoy-cospedal-ordenaron-operacion-kitchen_1_1215905.html

 

EL CONGRESO CONCLUYE QUE EL PP ESTABA DETRÁS DEL ESPIONAJE A BÁRCENAS CON EL CONOCIMIENTO DE COSPEDAL Y RAJOY

 

La comisión parlamentaria de investigación sobre la 'operación Kitchen' ha aprobado el dictamen de conclusiones con 159 votos a favor, 149 en contra y 29 abstenciones.

    

La comisión parlamentaria de investigación sobre la operación Kitchen ha concluido este miércoles que esta trama parapolicial de espionaje al extesorero del PP Luis Bárcenas, llevada a cabo por el Ministerio de Interior, fue ordenada por la cúpula directiva del Partido Popular con el conocimiento del expresidente del partido y del Gobierno, Mariano Rajoy, y de la entonces secretaria general de la formación conservadora, María Dolores de Cospedal.

 

Así se desprende del dictamen de conclusiones aprobado en el seno del órgano parlamentario por 159 votos a favor (PSOE, Unidas Podemos y Bildu), 149 en contra (PP, Vox y Cs) y 29 abstenciones (ERC, PNV y Grupo Mixto), tal como han informado a este medio fuentes parlamentarias.

 

La mayoría de los grupos han avalado finalmente la propuesta impulsada por el PSOE, después de que este aceptara incluir en el texto algunos cambios técnicos en la redacción y dos aspectos que reclamaban sus aliados en el Gobierno, Unidas Podemos, y en el Congreso relativos a la revisión en la concesión de medallas policiales y al control de los fondos reservados.

 

En este sentido, el documento de conclusiones, que será elevado al Pleno de la Cámara Baja en enero próximo, recoge que la operación se dirigió desde tres sedes: la del propio partido en la calle Génova, "con el conocimiento de la ex secretaria general, María Dolores de Cospedal, que informaba al presidente del partido y del Gobierno, Mariano Rajoy".

 

También, la sede del Ministerio del Interior, "con el ministro Jorge Fernández Díaz que le encargó al secretario de Estado de Seguridad, Fernando Martínez, la puesta en marcha de todo el operativo delictivo" y, su "epicentro", en la Dirección Adjunta Operativa (DAO) de la Policía Nacional que dirigía Eugenio Pino Sánchez.

 

Y todo ello para "obstruir las investigaciones judiciales" en marcha y que las pruebas que pudieran estar en posesión de Luis Bárcenas "se destruyeran u ocultaran para que nunca fueran utilizadas por la administración de Justicia, e incluso de los propios miembros del cuerpo que actuaban como policía judicial". "Y para esta finalidad de interés particular exclusivo del Partido Popular se utilizaron ilegalmente fondos reservados y efectivos policiales", remacha el texto al que ha tenido acceso este medio.

 

A tenor de las declaraciones efectuadas por diversos comparecientes en sede parlamentaria, sostiene el dictamen, los responsables políticos máximos del Ministerio del Interior (Jorge Fernández Díaz, Fernando Martínez y Eugenio Pino), así como Cospedal y "de forma indiciaria" Rajoy, "han estado implicados en los hechos" investigados en el marco de esta operación, que ocurrieron entre 2013 y 2014.

 

Sobre la comparecencia del expresidente del Ejecutivo, la última que albergó esta comisión, el documento aprobado afea que Rajoy "no solo se negó a asumir responsabilidad alguna", sino que llegó a estar convencido de la inexistencia de los hechos y "a mentir de manera abierta sobre la existencia de una caja b con la que se financiaba ilegalmente el PP, así como la existencia de condena alguna de los tribunales que acrediten la existencia de esa caja b", a pesar de las tres sentencias que prueban la existencia de esta estructura opaca en el seno de la formación.

 

En cuanto a Cospedal, el dictamen añade que, además de ser "conocedora" de la trama, "pudo recibir copia de la información sustraída" al PP debido al puesto que ocupaba en el partido y "como supuesta beneficiaria de sobresueldos de esa financiación irregular".

 

Con la celebración de la última sesión de la comisión, la número 26, el órgano parlamentario encargado de dirimir unos hechos investigados en la pieza 7 de la macro causa Tándem, más conocida como caso Villarejo, echa el cierre tras nueve meses en los que han comparecido 37 personas, diez de ellas procesadas en la causa que tiene abierta la Audiencia Nacional.

 

https://www.publico.es/politica/congreso-concluye-pp-detras-del-espionaje-barcenas-conocimiento-cospedal-y-rajoy.html

 

 

LA COMISIÓN KITCHEN DICTAMINA QUE RAJOY Y COSPEDAL CONOCIERON EL ESPIONAJE A BÁRCENAS

 

La propuesta del PSOE, que aún debe ser votada en pleno, es aprobada con el respaldo de Unidas Podemos y EH Bildu y la abstención de otros socios del Gobierno

 

Tras un año de trabajo y la comparecencia de 37 personas —tres de ellos en dos ocasiones—, la comisión de investigación sobre la Operación Kitchen llegó este miércoles a su fin con la aprobación de un dictamen que concluye que el Ministerio del Interior en la etapa de Jorge Fernández Díaz montó en el verano de 2013 un operativo policial para robar al extesorero Luis Bárcenas información comprometedora para el PP. Todo ello, con el conocimiento del entonces presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y la implicación de la ex secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal. El texto considera probado que la trama fue financiada con recursos públicos y que Rajoy mintió en su comparecencia del 13 de diciembre.

 

El texto final reproduce, con dos enmiendas menores, la propuesta del PSOE, y fue aprobado con el apoyo de los socialistas, Unidas Podemos y EH Bildu (159 votos), frente a 149 en contra (PP, Vox y Ciudadanos) y 29 abstenciones (ERC, PNV y Grupo Mixto). El dictamen debe ser ahora debatido y aprobado, junto a los votos particulares que presenten otros grupos en el pleno del Congreso, algo que no será posible ya hasta después de las vacaciones parlamentarias de Navidad.

 

El documento aprobado concluye que “la cúpula directiva del PP ordenó que se utilizara a los efectivos, medios y recursos del Ministerio del Interior para hacer un seguimiento y encontrar las pruebas que obraran en poder del extesorero Luis Bárcenas y que inculparan al Partido Popular sobre la financiación irregular y los casos de corrupción durante los años en que gobernaban”. El dictamen incide en que la operación se dirigió desde tres lugares. El primero, la sede del PP, “con conocimiento” de Cospedal, que “informaba” a Rajoy. El segundo, el Ministerio del Interior, donde Fernández Díaz “encargó al secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, la puesta en marcha de todo el operativo delictivo”. Y un tercero con “epicentro” en la Dirección Adjunta Operativa (DAO) de la Policía Nacional, que dirigía el comisario Eugenio Pino. “La finalidad de la Operación Kitchen —concluye el texto— era la obstrucción de las investigaciones judiciales en marcha y que las pruebas que pudieran estar en posesión de Luis Bárcenas se destruyeran u ocultaran para que nunca fueran utilizadas por la administración de justicia e, incluso, de los propios miembros del cuerpo que actuaban como policía judicial. Y para esta finalidad de interés particular exclusivo del Partido Popular se utilizaron presuntamente fondos reservados y efectivos policiales”, añade.

 

El PSOE solo ha admitido la inclusión en su propuesta inicial de dos enmiendas planteadas por Unidas Podemos. La primera es un pequeño tirón de orejas al Gobierno, aunque sin referencia expresa a este, al considerar que parte de la información que se solicitó o no llegó “o lo ha hecho a destiempo”. En una propuesta conjunta, Unidas Podemos y cuatro partidos independentistas criticaban al Ejecutivo al considerar que había atendido “de forma impuntual e incompleta” parte de los requerimientos, lo que afectó negativamente a su trabajo.

 

El segundo punto aceptado por los socialistas ha sido la inclusión de una referencia a la necesidad de revisar “los procesos y procedimientos sobre el uso de los fondos reservados” y la norma sobre condecoraciones policiales para que “abunde en una mayor transparencia y objetividad en la concesión de las mismas”. Siete de los agentes implicados fueron condecorados entre 2012 y 2016 por el entonces ministro Fernández Díaz con medallas que llevaban aparejadas una recompensa económica vitalicia y que fueron justificadas en sus “meritorias trayectorias profesionales”. Gracias a ellas, se reparten en la actualidad 16.000 euros al año.

 

El resto de los cambios sobre el documento inicial del PSOE son fruto de un informe de los letrados del Congreso en el que se alertaba a los grupos de que las conclusiones de la comisión debían estar “exentas de cualquier apreciación o imputación individualizada de conductas ilícitas de los investigados”. Por ello, el PSOE retiró expresiones como “delictiva” o “malversación”, que recogían su texto inicial.

 

Sin embargo, los socialistas rechazaron incluir, como pedía Unidos Podemos, una referencia a la necesidad de revisar la ley de secretos oficiales, un texto legal heredado del franquismo y para cuya reforma el Gobierno ya creó en abril una comisión dirigida por el Ministerio de Presidencia e integrada por Defensa, Interior y Exteriores. No ha sido la única línea roja. El grupo socialista también se negó a incluir, como pretendían su socio de Gobierno, una alusión a que, entre la información que la trama supuestamente quería arrebatar a Bárcenas, podían encontrarse datos sobre supuestas cuentas en Suiza del rey emérito, Juan Carlos I, o al enfrentamiento entre el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) y el comisario José Manuel Villarejo.

 

Fernández Díaz, señalado dos veces en cuatro años

El dictamen aprobado por la comisión Kitchen recuerda que, en septiembre de 2017, otra comisión de investigación parlamentaria ya puso de manifiesto que el Ministerio del Interior, bajo el mandado también de Jorge Fernández Díaz, creó “una estructura policial” cuyo objetivo último era “obstaculizar la investigación de los escándalos de corrupción que afectaban al PP y al seguimiento, la investigación y, en su caso, la persecución de adversarios políticos”. Se refería a lo que se conoció como “policía o brigada patriótica”, buena parte de cuyos integrantes están ahora imputados en la Audiencia Nacional por el espionaje ilegal a Luis Bárcenas.

En aquella ocasión, el Congreso concluyó que estos hechos supusieron “una inaceptable utilización partidista de los efectivos, medios y recursos del Departamento de Interior y de las Fuerzas y Cuerpos y Seguridad del Estado, con un abuso de poder que quebranta reglas esenciales de la democracia y del Estado de derecho”. El documento aprobado este miércoles recalca que la Operación Kitchen “pone de manifiesto de forma indiscutible” que la conclusión de la comisión de 2017 “es veraz”.

 

https://elpais.com/espana/2021-12-22/la-comision-kitchen-dictamina-que-rajoy-y-cospedal-conocieron-el-espionaje-a-barcenas.html

 

LOS TESTIMONIOS QUE DESNUDAN LA TRAMA POLÍTICA DEL ESPIONAJE ILEGAL A BÁRCENAS

 

Los diputados ultiman las conclusiones de la comisión sobre el alcance real de la Operación Kitchen gracias a una decena de comparecencias

 

“¿Qué pinta un grupo parapolicial investigando algo que le corresponde a una unidad [la UDEF] de la Comisaría General de Policía Judicial?”. La pregunta retórica la lanzaba el 17 de noviembre el comisario de policía José García Losada durante su comparecencia ante la comisión parlamentaria que investiga la Operación Kitchen, el espionaje ilegal a Luis Bárcenas durante el gobierno de Mariano Rajoy. Este alto mando policial, ya jubilado, había ocupado entre junio de 2012 y octubre de 2013 —un periodo clave, ya que durante el mismo se iniciaron los seguimientos al extesorero del PP— la jefatura de esa comisaría general a la que se refería, de la que dependía la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) que investigaba ya entonces la trama de corrupción del PP destapada por el caso Gürtel. Por ello, sus palabras eran una confirmación de la ilegalidad de un operativo que este mismo policía había tildado unos instantes antes de “absolutamente anómalo”.

 

Su testimonio y el de las otras 36 personas que han comparecido en el Congreso en los últimos nueve meses son analizados ahora por los diputados de la comisión para extraer las conclusiones del dictamen que votará el pleno. Pese al silencio de muchos de los citados, la falta de credibilidad de otros y la negativa de la Audiencia Nacional a facilitar a los parlamentarios la documentación sumarial, la impresión generalizada de los diputados es que las sesiones han permitido ahondar en la trastienda política de la operación parapolicial para dar respuesta, al menos en parte, a cinco cuestiones clave.

 

Cuál era el objetivo. El exsecretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, defendió ante la comisión que él nunca tuvo conocimiento “de cualquier forma de utilización ilegal de efectivos, medios y recursos del Ministerio del Interior” para espiar a Bárcenas, aunque terminó admitiendo que existió el operativo. “No creo que hacer un seguimiento para obtener información de personas que estaban investigadas [en referencia a Bárcenas y su esposa, Rosalía Iglesias] sea delictivo”, lo justificó. El comisario Enrique García Castaño, conocido como El Gordo e imputado en la causa, aseguró que el comisario Eugenio Pino, entonces jefe de la Policía y considerado el muñidor de la operación, le ordenó intervenir en el espionaje al extesorero del PP para buscar a “los testaferros del señor Bárcenas y dónde tenía el dinero escondido”. Citado en dos ocasiones a comparecer ante la comisión, García Castaño, que colabora con la justicia, admitió también que la documentación que obtuvo no se la entregó ni a la UDEF ni a la justicia, sino al ex número dos de Interior, Francisco Martínez, en un pendrive.

 

En la misma línea apuntó el comisario José Luis Olivera, antiguo jefe de la UDEF y, por tanto, responsable del grupo que investigó el caso Gürtel. Olivera, que cuando compareció en el Congreso no estaba imputado, aseguró que el comisario José Manuel Villarejo le comentó en alguna ocasión que tenía el encargo del comisario Pino de “localizar bienes y testaferros del señor Bárcenas”. El también comisario Mariano Hervás, que cuando se espió a Bárcenas estaba destinado como segundo jefe de la Unidad Central de Apoyo Operativo (UCAO) que comandaba García Castaño y que hizo los seguimientos, afirmó que le dijeron que el objetivo era descubrir los supuestos testaferros de Bárcenas y el lugar en el que ocultaba el dinero. Uno de sus subordinados, el policía Enrique Luis Báez Tabasco, añadió que él tuvo que dejar de seguir a presuntos yihadistas para vigilar la casa del extesorero. Un cambio que, añadió, le justificaron porque Bárcenas “había robado mucho dinero y había que localizar un local”.

 

Quién dio la orden. Bárcenas aprovechó su comparecencia en el Congreso, el 17 de marzo, para acusar a Rajoy y otros miembros de la cúpula popular como instigadores de aquella trama. “Es una suposición, pero así lo creo”, recalcó. Así, señaló a la ex número dos del partido, María Dolores de Cospedal, y añadió a una tercera persona, cuya identidad declinó concretar. “Es evidente que eso [la orden del espionaje] tiene que ser de una persona del máximo nivel”, sostuvo. El comisario García-Castaño dibujó más nítidamente la jerarquía de mando de la trama. Aseguró que él informaba de sus avances tanto al comisario Pino como al entonces secretario de Estado de Seguridad, con el que se reunía de manera habitual y del que recibió instrucciones directas. El comisario dijo que, “por supuesto”, el exministro del Interior Jorge Fernández Díaz estaba al tanto. El agente también mostró su convencimiento de que tanto Rajoy como Cospedal estaban informados.

 

El comisario Villarejo, que hasta que acudió al Congreso nunca había señalado directamente al expresidente del Gobierno, lo hizo en su primera comparecencia en la comisión, el 27 de mayo. Ese día, aseguró que intercambió mensajes telefónicos o SMS con Rajoy sobre el avance del espionaje a Bárcenas. En su segunda comparecencia, en octubre, el comisario dio un paso más en sus acusaciones y afirmó que tuvo un breve encuentro, en marzo de 2014, con el entonces líder del PP en la sede de la calle Génova. En su comparecencia, Villarejo también detalló que durante su participación en el operativo “reportaba directamente” con el ex número dos de Interior y con Fernández Díaz, aunque a este “puntualmente”. Además, implicó en la trama al entonces director general de la Policía, Ignacio Cosidó, quien hasta ahora no ha sido imputado ni llamado a testificar en el sumario del caso Kitchen.

 

Cómo se financió. Uno de los primeros policías en comparecer fue el comisario Felipe Lacasa, quien, desde su puesto de secretario general de la Dirección Adjunta Operativa (DAO) de la Policía, distribuía parte del dinero que este cuerpo recibía de los fondos reservados. Su testimonio puso de manifiesto que los integrantes de la trama dispusieron sin ningún control de esta partida. El alto mando policial detalló que entregó fondos reservados a seis imputados y que lo hizo tras recibir “una orden verbal” del que entonces era su superior, el comisario Pino. La investigación judicial ha acreditado que se desviaron 53.266 euros de los fondos reservados para pagar a Sergio Ríos, chófer del extesorero que ejerció de confidente de la trama, además de otras cantidades para comprarle una pistola o adquirir el ordenador que el ex número dos de Interior supuestamente utilizó para consultar la documentación sustraída.

 

Uno de los que recibieron esos fondos, el comisario Andrés Gómez Gordo, imputado en la causa, admitió el uso de esta partida para financiar el operativo. Este alto mando policial ocupó puestos de confianza con diferentes administraciones gobernadas por el PP entre octubre de 2007 y marzo de 2015, incluido el de asesor de Cospedal cuando ella ocupó la presidencia de la Junta de Castilla-La Mancha. Gómez Gordo afirmó que la persona que dio la autorización para estos pagos fue el comisario Pino, aunque se mostró convencido de que su actuación en el espionaje al extesorero del PP se desarrolló dentro de la “absoluta legalidad”.

 

Qué documentación se robó. Bárcenas afirmó durante su comparecencia, como ya había hecho ante el instructor del caso Kitchen, el magistrado Manuel García-Castellón, y en el juicio por la caja b de su partido, que la trama le robó documentos. Uno de ellos era el audio que supuestamente había grabado del encuentro con Rajoy en el que entregó a este un sobre con dinero y copia de los apuntes que reflejaban la contabilidad opaca del partido. Por su parte, el comisario García Castaño confirmó que entró sin orden judicial en un local que la esposa de Bárcenas tenía cerca de su domicilio para buscar documentación del extesorero, pero dijo que no encontró “nada”. No obstante detalló que, más tarde, consiguió extraer la información contenida en varios teléfonos de Bárcenas y su esposa, entre la que se encontraban los mensajes que el primero había intercambiado con dirigentes de su formación.

 

Ante los diputados, García Castaño se mostró convencido de que, antes de la Operación Kitchen, Bárcenas ya había sido espiado. “¿Usted cree que el PP espió, a nivel particular, al señor Bárcenas?”, le preguntó un diputado. “Yo creo que sí”, fue la respuesta del comisario. El Gordo añadió que toda la documentación que obtuvo se la entregó en un pendrive al ex secretario de Estado. Parte de su testimonio se vio ratificado por el que entonces era su número dos en la UCAO, el comisario Hervás. Este mando policial confirmó que acompañó a García Castaño y a otros dos agentes de la unidad a la sede de Interior para entregar un equipo informático a Martínez con un programa que facilitaba la búsqueda de información en volúmenes elevados de documentación.

 

Cómo afectó al caso Gürtel. La documentación que la trama Kitchen presuntamente consiguió sustraer a Bárcenas nunca llegó ni a los agentes de la UDEF ni al entonces juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz, instructor del caso Gürtel. Sin embargo, esa no fue la única zancadilla que la cúpula policial en la etapa de Fernández Díaz puso a aquella investigación, según detalló el inspector jefe Manuel Morocho, responsable de aquellas pesquisas. El agente explicó que en enero de 2015, cuando eran más intensas las investigaciones sobre la caja b del PP, fue destinado a otras funciones para retrasar el avance de las mismas. Morocho señaló directamente al comisario Pino.

 

El inspector jefe explicó también que las presiones que recibía se iniciaron mucho antes, pero que se incrementaron en 2013, al salir a la luz los llamados papeles de Bárcenas y coincidiendo con el inicio del espionaje al extesorero. Entonces este policía sospechó que había una operación paralela, de cuyos averiguaciones nunca se informó al juez, y para la que sus superiores le iban pidiendo datos que, precisamente, “afectaban al núcleo de la investigación”. Morocho indicó que en aquel momento notó “desasosiego” en la cúpula policial por la documentación que Bárcenas pudiera tener.

 

https://elpais.com/espana/2021-12-20/los-testimonios-que-desnudan-la-trama-politica-del-espionaje-ilegal-a-barcenas.html

 

LA LEY DE FONDOS RESERVADOS Y JUAN CARLOS I CENTRAN LAS DISCREPANCIAS DE PSOE Y UNIDAS PODEMOS EN KITCHEN

 

Los socios de Gobierno negocian un texto conjunto de conclusiones, con la participación de los independentistas, que encabezará que Rajoy y Cospedal fueron conocedores del espionaje a Bárcenas

 

Las diferencias que intentan superar en sus conclusiones de la comisión Kitchen el Grupo Socialista, de una parte, y los de Unidas Podemos y los independentistas, de otra, les devuelven a dos campos que les separan, cuando no enfrentan, recurrentemente: el Gobierno de Felipe González y la monarquía. Son las distintas referencias a la Ley de Fondos Reservados que ambos recogen en sus escritos y una alusión a Juan Carlos I de Unidas Podemos las discrepancias que intentan salvar para presentar un texto conjunto que sí coincidiría en señalar que el espionaje a Bárcenas fue conocido, cuando no consentido o autorizado, por el entonces presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y la número dos del PP, María Dolores de Cospedal.

 

Unidas Podemos negoció previamente un acuerdo con ERC, EH Bildu, Junts y la CUP en el que concluían que la operación Kitchen tuvo que tener necesariamente el "conocimiento" y la "aquiescencia" de Rajoy y Cospedal, por encima de las responsabilidades de los máximos responsables del Ministerio del Interior, con Jorge Fernández Díaz a la cabeza. Los socialistas, por su parte, consideraron que la operación fue dirigida desde tres sedes: Interior, la Dirección Adjunta Operativa de la Policía y la cúpula del PP, y que desde esta última, Cospedal informaba a Rajoy.

 

Un aspecto clave en la investigación judicial es que la operación "parapolicial" se cargó a los fondos reservados. Y es aquí donde socialistas y Unidas Podemos discrepan. Para los primeros, los responsables de la operación burlaron los mecanismos de control previstos en la Ley de Fondos Reservados, aprobada en 1995 por el Gobierno de González tras destaparse el uso de esas partidas públicas en el terrorismo de Estado de los GAL. Para los segundos y también para los independentistas, es precisamente esa Ley, aprobada durante la etapa de Juan Alberto Belloch como ministro de Justicia e Interior –con Margarita Robles de número dos–, la que ha propiciado y auspiciado ese uso desviado de los fondos reservados.

 

El grupo de Unidas Podemos y los independentistas catalanes y vascos concluyen que la "mala praxis" en el seno del Ministerio del Interior se ha podido dar gracias a "una cultura de la impunidad y unas concepciones particulares de lo que es el significado de patriotismo heredadas de regímenes anteriores". Y ya en concreta alusión a cómo se sufragó la operación Kitchen suman "una legislación deficiente y obsoleta", en referencia a la Ley de Fondos Reservados, la Ley de Secretos de Estado y la "Ley de Medallas", de las que aseguran "han servido de base legal para perpetuación de las malas praxis". Para los socialistas, sin embargo, lo que ha ocurrido es un "descontrol absoluto de los fondos" pero, según su visión, eso no está propiciado por el texto vigente donde se establece "un especial sistema de justificación y control" y que incluye que solo se dediquen a "financiar las actividades para la defensa y la seguridad del Estado".

 

Por otra parte, Unidas Podemos y sus aliados en las conclusiones acordaron introducir un párrafo sobre afirmaciones de Villarejo respecto a la documentación en poder de Bárcenas que buscaba la brigada política y que no se ceñía a la caja B del PP y sus responsables. El comisario aludió a otra información referente a cuentas en Suiza de "personas relevantes del Estado español y que entre ellas podría haber información del rey emérito", recoge el escrito. "Fue esta información para beneficio propio de Villarejo lo que supuso su enfrentamiento con el CNI y su posterior caída", añaden. El PSOE no alude en ningún momento a que la documentación que querían recuperar los policías en Kitchen tuviera que ver con algo diferente a la financiación irregular del Partido Popular.

 

El CNI y el que fue su máximo responsable con gobiernos socialistas y del PP, Félix Sanz Roldán, también aparece en otro punto de discordia entre ambas partes. Para Unidas Podemos y los independentistas, la "caída de la estructura de la policía patriótica" que había actuado eficientemente durante un tiempo, se debió a la denominada "guerra de comisarios", un enfrentamiento hostil entre Villarejo y Martín-Blas, máximo responsable de la UAI [Unidad de Asuntos Internos de la Policía] y Sanz Roldán, máximo responsable del CNI".

 

Los socialistas, como el resto de grupos, recuperan la conclusión de la comisión referente al uso partidista de los medios del Ministerio del Interior durante el Gobierno de Rajoy, que aludía a la Operación Catalunya o el informe PISA contra Podemos, pero deja fuera cualquier posible participación del Centro Nacional de Inteligencia en Kitchen, a diferencia de lo que traslucen testimonios de investigados, anotaciones de Villarejo y Francisco Martínez, y alusiones a la participación de otros servicios de información, distintos de la Policía, que hace Anticorrupción y que el juez Manuel García Castellón ha ignorado.

 

El PSOE considera su negativa a aludir al CNI, una "línea roja" en la negociación, según fuentes de la misma. Al cierre de esta edición, fuentes de los grupos señalados admitían una negociación para presentar un texto de conclusiones conjuntas.

 

https://www.eldiario.es/politica/ley-fondos-reservados-juan-carlos-i-centran-discrepancias-psoe-unidas-kitchen_1_8600949.html

 

 

 

 

TODOS LOS PARTIDOS, SALVO PP Y VOX, IMPLICAN A RAJOY Y COSPEDAL EN LA TRAMA KITCHEN

 

Los partidos presentan las conclusiones en las que se basará el dictamen sobre el espionaje ilegal a Bárcenas

 

Las propuestas de conclusiones que la mayoría de los grupos parlamentarios han registrado este lunes en el Congreso para elaborar el dictamen definitivo de la comisión que ha investigado la llamada Operación Kitchen coinciden en implicar, de un modo u otro, al expresidente del Gobierno Mariano Rajoy y a la ex secretaria general del PP María Dolores de Cospedal en la trama parapolicial que, a partir de 2013, espió ilegalmente al extesorero Luis Bárcenas para robarle documentación comprometedora para su partido. Solo el PP y Vox se han desmarcado.

 

Los populares han presentado un escrito en el que denuncian, como han hecho sistemáticamente durante las sesiones de la comisión, la supuesta “utilización partidista” de esta con el único fin de “desprestigiar sin prueba alguna al adversario político”. El PP, que habla de “juicio sumarísimo e inquisitorial en el que se han vulnerado gravemente los derechos fundamentales de los comparecientes”, pone en duda también la conveniencia de que se celebrara cuando aún se está investigando en la Audiencia Nacional el caso Kitchen.

 

Por su parte, la formación de Santiago Abascal evita en su documento valorar lo escuchado durante las comparecencias y se limita a poner de manifiesto la, en su opinión, “inutilidad” de los trabajos de la comisión y reclamar una modificación de este instrumento parlamentario. Vox acusa a los portavoces de los otros partidos de haber “faltado gravemente al honor de diversos comparecientes, singularmente agentes policiales”, contra los que considera que se han vertido “gravísimas acusaciones en sede parlamentaria, que han rallado la imputación de actuaciones delictivas”. Las propuestas de todos los partidos serán debatidas este miércoles en la comisión para elaborar el dictamen que será elevado al pleno para su votación.

 

En sus conclusiones, el PSOE considera que los trabajos de la comisión han puesto de manifiesto que en la Operación Kitchen participaron los entonces “responsables políticos máximos” del Ministerio del Interior, con Jorge Fernández Díaz a la cabeza, así como Cospedal. Sobre Rajoy, afirma que “de forma indiciaria” también estuvo implicado. Los socialistas acusan al expresidente del Gobierno de “mentir de manera abierta” durante su comparecencia, celebrada el pasado 13 de diciembre, al negar la existencia de una caja b en su partido, ya corroborado por varias sentencias judiciales.

 

Para el PSOE, la Operación Kitchen se dirigió desde tres lugares. El primero, la sede del PP, “con conocimiento” de Cospedal, que “informaba” a Rajoy. El segundo, el Ministerio del Interior, con Jorge Fernández Díaz, que “encargó al secretario de estado de Seguridad, Francisco Martínez, la puesta en marcha de todo el operativo delictivo”. Y un tercero con “epicentro” en la Dirección Adjunta Operativa (DAO) de la Policía Nacional, que dirigía el comisario Eugenio Pino. Todo ello con la única finalidad de obstruir las investigaciones del caso Gürtel que afectaban a los populares, para lo que no se dudó en utilizar “ilegalmente fondos reservados y efectivos policiales”.

 

Más rotundo se muestra Unidas Podemos que, en un documento pactado con ERC, EH Bildu, Junts y la CUP, considera probado que Rajoy y Cospedal fueron los “responsables políticos últimos” del operativo parapolicial. En el documento también se apunta a que, entre la información que la trama pretendía arrebatar, podía encontrarse datos sobre supuestas cuentas en Suiza del rey emérito, Juan Carlos I. El texto recalca que la Operación Kitchen no fue, de hecho, la única “sin orden judicial” y mediante “la fabricación de pruebas” que perpetró esta trama. Y recuerda que, en 2017, la comisión parlamentaria que investigó la existencia de la denominada policía patriótica, ya determinó que esta estructura “o similar” ejecutó la “Operación Cataluña, destinada a investigar y acusar a líderes del independentismo”.

 

El PNV se centra en los altos cargos de Interior “como conocedores, consentidores o como inductores” del operativo, pero insiste en atribuir a Rajoy parte de “la responsabilidad política” porque los hechos se produjeron con él al frente del ejecutivo, “máxime si se tiene en cuenta que era objetivamente uno de los máximos beneficiarios [...] del éxito del irregular operativo Kitchen”. Los nacionalistas vascos creen que los hechos conocidos suponen un “incumplimiento flagrante de la ley” que, además, ha provocado “daños de difícil o imposible reparación para el crédito y buen nombre” de la Policía Nacional como institución.

 

Ciudadanos concluye que es “inconcebible que tan altos cargos del partido y del Gobierno” desconocieran la Operación Kitchen. “E incluso, en el improbable caso de que las desconocieran, su responsabilidad política vendría de la mano de su evidente negligencia en elegir a personas con altas responsabilidades políticas y administrativas que pudieran desarrollar estas conductas o en vigilarlas para que no las realizaran”, añade a continuación. Ciudadanos destaca que los hechos conocidos son de “extrema gravedad” y habla de ”una corrupción elevada al cuadrado: es el uso de recursos de todos los españoles puesto al servicio de una operación para tapar otra trama de corrupción”, señala el partido de Inés Arrimadas.

 

https://elpais.com/espana/2021-12-21/todos-los-partidos-salvo-pp-y-vox-implican-a-rajoy-y-cospedal-en-la-trama-kitchen.html

 

 

 

LAS FUERZAS DEL GOBIERNO Y LOS INDEPENDENTISTAS CONCLUYEN QUE RAJOY Y COSPEDAL CONOCÍAN Y VALIDARON LA KITCHEN

 

Tras la comisión de investigación del Congreso, los grupos sostienen que bajo el Ministerio del Interior del Gobierno de Rajoy "se construyó una estructura parapolicial", dirigida por Eugenio Pino, "sostenida en el tiempo y que realizó diversas actuaciones con intereses partidistas para atacar a rivales políticos" utilizando fondos reservados

 

Las fuerzas del Gobierno –Unidas Podemos y PSOE– así como fuerzas independentistas como EH Bildu, Junts y la CUP han dado por probado que tanto el expresidente del Gobierno Mariano Rajoy como la exsecretaria general del PP María Dolores de Cospedal conocieron y avalaron la existencia de la Operación Kitchen, una estructura creada desde el Ministerio del Interior de Jorge Fernández Díaz al margen de la ley para espiar al extesorero del PP Luis Bárcenas y sustraerle las pruebas que pudieran incriminar al partido en casos de corrupción.

 

Unidas Podemos, ERC, EH Bildu, Junts y la CUP han registrado este lunes un texto conjunto de conclusiones de la comisión de investigación sobre el espionaje a Luis Bárcenas –la conocida como Operación Kitchen– que se ha desarrollado en el Congreso durante el último año, dando por probada la existencia de una "estructura parapolicial" creada por el Ministerio del Interior durante el Gobierno de Mariano Rajoy, "operativa a lo largo del tiempo bajo las órdenes del DAO Eugenio Pino, con conocimiento del Director General de la Policía, Ignacio Cosidó, el Secretario de Estado Francisco Martínez Vázquez y el Ministro del Interior Jorge Fernández Díaz". El operativo contó, según los grupos citados con el "conocimiento" y la "aquiescencia" del entonces presidente, Mariano Rajoy, y el número dos del PP, María Dolores de Cospedal.

 

En el texto, al que ha tenido acceso elDiario.es, los grupos consideran que se trató, además, de "una estructura política cuyo objetivo era la sustracción en manos de Luis Bárcenas de las pruebas de la contabilidad B del Partido Popular, información sensible que pudiese perjudicar al Partido Popular, al Gobierno o a 'altas instituciones del estado'. "La motivación última de esta estructura política era la de la substracción de información en manos del ex tesorero del PP para apartar dicho material de cualquier proceso judicial que pudiese darse", concluyen.

 

A renglón seguido, apuntan: "Esta estructura política estaría liderada por aquellas personas que más se sentían perjudicadas por estas “informaciones sensibles”, a saber, María Dolores de Cospedal, Secretaria General del Partido Popular, Ignacio López de Hierro, empresario y marido de la Secretaria General del PP y cuanto menos el conocimiento y la aquiescencia del Sr. Mariano Rajoy Brey, Presidente del Gobierno".

 

El PSOE cree que la orden llegó de "la cúpula del PP"

 

"El desarrollo de la Comisión de Investigación nos permite concluir que la cúpula directiva del Partido Popular ordenó la utilización partidista, delictiva e ilegal de efectivos, medios y recursos del Ministerio del Interior, para hacer un seguimiento y encontrar las pruebas que obraran en el poder del extesorero Luis Bárcenas y que inculparan al Partido Popular sobre la 17 financiación irregular y los casos de corrupción durante los años en que gobernaban", apunta, por su parte, el PSOE, en su texto de conclusiones.

 

"La Operación se dirigía desde tres sedes, la sede del Partido Popular en la calle Génova, con el conocimiento de la Secretaria General del partido, María Dolores de Cospedal, que informaba al Presidente del Partido y del Gobierno, Mariano Rajoy; la sede del Ministerio del Interior, con el ministro Jorge Fernández Díaz que le encargó al Secretario de Estado de Seguridad, Fernando Martínez la puesta en marcha de todo el operativo delictivo y, su epicentro, en la Dirección Adjunta Operativa de la Policía Nacional que dirigía Eugenio Pino Sánchez", añaden los socialistas.

 

A su juicio, "la finalidad de la Operación Kitchen era la obstrucción de las investigaciones judiciales en marcha y que las pruebas que pudieran estar en posesión de Luis Bárcenas se destruyeran u ocultaran para que nunca fueran utilizadas por la administración de Justicia, e incluso de los propios miembros del Cuerpo que actuaban como policía judicial. Y para esta finalidad de interés particular exclusivo del Partido Popular se utilizaron ilegalmente fondos reservados y efectivos policiales".

 

Además, el portavoz del PSOE, Felipe Sicilia, ha sostenido en rueda de prensa que "ha quedado demostrado" a raíz de la comisión de investigación "que el Ministerio del Interior se usó para tapar la corrupción que el PP tenía en la calle Génova". "Se usó a la Policía, fondos reservados y el ministerio para espiar a Bárcenas", ha añadido, señalando que "los mayores beneficiarios y quienes más interés tenían eran sin duda los máximos responsables del PP, María Dolores de Cospedal y Mariano Rajoy", que "aparecen en los papeles de Bárcenas". "Conocían muy bien al señor Bárcenas y creo que es muy difícil hacerse el distraído cuando están remodelando tu sede por un millón de euros y que no se te ocurra preguntar al tesorero cómo se pagan esas obras. La realidad es tozuda", ha zanjado, informa Irene Castro.

 

El texto de Unidas Podemos

 

Unidas Podemos y las fuerzas independentistas añaden que bajo el mandato de Fernández Díaz "se construyó una denominada 'policía patriótica', dirigida operacionalmente por el Eugenio Pino, sostenida en el tiempo y que realizó diversas actuaciones con intereses partidistas (obstaculización de investigaciones, persecución de adversarios políticos, impulso de investigaciones prospectivas, creación de informes apócrifos) para atacar a rivales políticos, o como es en el caso de la 'Operación Kitchen', organizar un dispositivo de seguimiento y vigilancias del entorno de Luis Bárcenas con el propósito de arrebatarle información que tenía en sus manos y apartarla de los procesos judiciales".

 

La estrategia a seguir por parte de esta denominada 'policía patriótica', apuntan Unidas Podemos y las fuerzas independentistas, "fue el reclutamiento en julio de 2013 de Sergio Ríos Esgueva a la sazón chófer de la familia Bárcenas y persona de confianza de Rosalía Iglesias". "En un principio, el responsable de reclutar a Sergio Ríos fue el Comisario Principal y máximo responsable de la UCAO Enrique García Castaño, pero fallando en su propósito, fue el Comisario en excedencia Andrés Gómez Gordo, que ya conocía a Sergio Ríos por haber coincidió con él en Castilla la Mancha, el que le convence para que trabaje para la 'policía patriótica'", remarcan.

 

Para estos partidos, "es reseñable que en ese momento Andrés Gómez Gordo se encontraba en situación de servicios especiales ya que era Director de Documentación y Análisis del Gobierno de Castilla la Mancha a las órdenes de María Dolores de Cospedal, cargo que ejerció desde el año 2011 hasta el 2015". "Su doble labor como consejero de Cospedal y de la realización de tareas policiales reclutando confidentes y pagando con Fondos Reservados es una muestra clara de incompatibilidad y por lo tanto un delito", indican.

 

Los grupos parlamentarios ponen "en valor los testimonios aportados por D. Manuel Morocho Tapia y D. Enrique García Castaño, que han ayudado con los fines de esta Comisión". García Castaño confesó las actuaciones sin orden judicial que realizó -entrada en el estudio de Rosalía Iglesias y clonado de teléfonos de Bárcenas- y Morocho es el testigo principal porque él era quien investigaba de forma legal y a las órdenes del juez la caja B del PP y nunca fue informado del operativo parapolicial, lo que denota su ilegalidad.

 

El uso de fondos reservados

 

Además, los firmantes resaltan que "a cambio de la información facilitada por Sergio Ríos éste fue pagado a cargo de los Fondos Reservados de forma irregular a razón de 2000 euros mensuales". "Sergio Ríos trabajó como chófer de la familia Bárcenas de febrero de 2013 a agosto de 2014. Fue reclutado por la estructura 'parapolicial' como ya se ha dicho en julio de 2013 y estuvo siendo pagado con Fondos Reservados hasta septiembre de 2015. Otra de las prebendas que le ofrecieron a Sergio Ríos por su colaboración como confidente fue la del ingreso dentro del Cuerpo Nacional de Policía", sentencian.

 

Según anotaciones en las agendas del ex comisario Villarejo que citan estos partidos, "el nacimiento de la Operación Kitchen se daría el 11 de julio de 2013". "Del 25 de julio de 2013 a 12 de febrero de 2014 se realiza un dispositivo de vigilancia a Rosalía Iglesias a cargo de los recursos de la UCAO, bajo la responsabilidad operativa del comisario principal Enrique García Castaño, por órdenes del DAO Eugenio Pino y con conocimiento del Secretario de Estado Francisco Martínez Vázquez y el Ministro del Interior Jorge Fernández Díaz. A lo largo del mes de octubre de 2013 y, en base a las propias declaraciones de García Castaño en la Comisión, éste entra sin orden judicial en el estudio de Rosalía Iglesias en la calle Díaz Porlier y supuestamente consigue información relevante", apuntan.

 

Las conclusiones dan por probado, asimismo, que también en octubre de 2013 García Castaño presionó a Sergio Ríos "para que le proporcionase información de Bárcenas". "El 'cocinero' le proporciona dos iPhone sin sim ni batería. García Castaño hace una copia de la información en un pen drive y se la entrega a Francisco Martínez Vázquez. García castaño se queda con una copia de la información. Para el volcado de la información el comisario adquiere contra Fondos Reservados material informático por valor de 1905,82 euros", añaden.

 

Además, señalan que "el 23 de octubre de 2013 Enrique Olivares haciéndose pasar por cura irrumpe en la casa de Bárcenas y secuestra a Rosalía Iglesias, a su hijo y a una asistenta doméstica que se encontraba en esos momentos en la casa y exige que se le entregue todos los papeles de Bárcenas". "Tras mantenerlos cautivos durante unos minutos entre Guillermo Bárcenas, hijo de Rosalía y Sergio Ríos que 'casualmente' se encontraba por las inmediaciones del domicilio y acudió a los gritos de auxilio de Rosalía, consiguen reducir al falso cura. Según Rosalía Iglesias pocos minutos después un gran dispositivo policial se encuentra en el interior de su casa", zanjan.

 

Remitir las conclusiones a Anticorrupción

 

Con todo, Unidas Podemos y los grupos independentistas concluyen que "durante el periodo de Fernández Díaz como Ministro de Interior se utilizó de forma ilegal, ilegítima y partidista los efectivos, medios y recursos del departamento y de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado con fines políticos".

 

Por ello, "más allá de las responsabilidades políticas que se estimen convenientes en el seno de las organizaciones pertinentes y en base a sus propias consideraciones, la Mesa de la Comisión y, en nombre del Congreso de los Diputados su presidenta, remitirá estas conclusiones a la Fiscalía Anticorrupción, a la Audiencia Nacional, al Tribunal Supremo, al Tribunal de Cuentas y a todos los estamentos judiciales que se determinen". "Asimismo, y para que se tomen en consideración las medidas orgánicas y disciplinarias que se estimen convenientes se trasladará el presente escrito de conclusiones al ministro del Interior, al Secretario de Seguridad y al Director General de la Policía", zanjan estos partidos en sus conclusiones.

 

https://www.eldiario.es/politica/unidas-independentistas-concluyen-rajoy-cospedal-conocian-validaron-kitchen_1_8595904.html

 

EL PNV VE "RESPONSABILIDAD POLÍTICA VICARIA" DE RAJOY Y COSPEDAL COMO MÁXIMOS BENEFICIARIOS DE KITCHEN

 

El PNV apunta a una "responsabilidad política vicaria" del ex presidente del Gobierno y el PP Mariano Rajoy y de la que fuera su 'número dos' en el partido María Dolores de Cospedal al ser ambos los "máximos beneficiarios" de la operación 'Kitchen', la trama organizada con medios del Ministerio del Interior para espiar al ex tesorero del partido Luis Bárcenas en busca de pruebas que implicaran a dirigentes en casos de corrupción para evitar que cayeran en manos de la Justicia.

 

En su documento de conclusiones, al que ha tenido Europa Press, los nacionalistas vascos concluyen que la 'Kitchen' fue posible gracias a la estructura policial conocida como 'policía patriótica' que, también bajo mandato del ex ministro de Interior Jorge Fernández Díaz, se creó de manera "fraudulenta" como ya acreditó el Congreso tras otra investigación en 2017 destinada, entre otras cosas, a la "persecución de adversarios políticos".

 

El grupo parlamentario que dirige Aitor Esteban sostiene que los indicios señalan al ex ministro, al ex secretario de Estado de Seguridad Francisco Martínez y el ex director general de la Policía Ignacio Cosidó como "conocedores, consentidores o como inductores" del "dispositivo Kitchen".

 

"Tuvieron a su disposición motivos, medios y oportunidades para la perpetración directa o indirecta de los hechos relatados, no cabiendo duda a esta Comisión de Investigación de su responsabilidad política directa en los hechos", aduce el PNV.

 

Pero también extiende esa responsabilidad a Rajoy y Cospedal. Del expresidente apunta a una "responsabilidad política 'in vigilando' o vicaria por los graves hechos que se sucedían en el Ministerio del Interior de su Gobierno".

 

"Máxime", añade, siendo uno de los "máximos beneficiarios" del "éxito" de la 'Kitchen', "en su calidad de presidente del Gobierno y del PP como posible responsable de su financiación irregular y de la percepción de sobresueldos de procedencia irregular".


"Idéntica conclusión y por los mismos motivos de responsabilidad política vicaria,
hemos de alcanzar respecto a Cospedal", explica el PNV.

 

Más de 50.000 euros en fondos reservados más de 50.000 euros en fondos reservados

 

El PNV calcula que los fondos reservados utilizados en la 'Kitchen' superaron los 50.000 euros, y llama la atención sobre el hecho de varios funcionarios policiales clave en el entramado creado para estas "actividades fraudulentas dentro de la Policía, fueran promocionados y/o premiados con medallas pensionadas".


Para los nacionalistas vascos, la comisión ha puesto de manifiesto que hubo un "incumplimiento flagrante de la ley; una acción para dificultar e impedir la recta administración de la justicia; y la producción de daños de difícil o imposible reparación para el crédito y buen nombre del Cuerpo Nacional de Policía, con afección grave a sus recursos, estructura y funcionamiento".


También Ciudadanos señala a Rajoy y Cospedal como responsables políticos de una trama en la que se usaron medios y fondos públicos.


"Políticamente, se trata de una corrupción sobre otra, de una corrupción elevada al cuadrado: es el uso de recursos de todos los españoles puesto al servicio de una operación para tapar otra trama de corrupción", resume en sus conclusiones.


Que donen los fondos que utilizaron

 

A su juicio, "la responsabilidad política de hechos tan graves" corresponde "al Partido Popular y al Gobierno de España". "No hay pruebas suficientes desde el punto de vista penal, pero resulta inconcebible que tan altos cargos del partido y del Gobierno desconocieran estas operaciones orquestadas por los entonces ministros del Interior y secretario de Estado de Seguridad", plantea la formación naranja.

 

Es más, añade que, "incluso en el improbable caso de que las desconocieran, su responsabilidad política vendría de la mano de su evidente negligencia en elegir a personas con altas responsabilidades políticas y administrativas que pudierandesarrollar estas conductas o en vigilarlas para que no las realizaran".


Además, Ciudadanos sugiere que se pida al PP que done para actividades de interés general las cantidades de dinero público que se utilizaron para sufragar la 'Kitchen' y que lo haga a modo de "indemnización" una vez que sean cuantificadas por la Justicia.

 

https://www.europapress.es/nacional/noticia-pnv-ve-responsabilidad-politica-vicaria-rajoy-cospedal-maximos-beneficiarios-kitchen-20211220184143.html

 

 

“EL PP USÓ A INTERIOR PARA TAPAR PRUEBAS Y LA LÓGICA APUNTA A RAJOY”

 

PSOE, Podemos, ERC, PNV, Bildu y Vox rechazan que el expresidente desconociera la trama

 

Los partidos tienen de margen hasta las 12.00 de este lunes para registrar sus conclusiones de la comisión de investigación de la Operación Kitchen en el Congreso sobre la utilización irregular de fondos y recursos del Ministerio del Interior durante los gobiernos de Mariano Rajoy para tapar escándalos del PP. Luego, y hasta el miércoles, apurarán las negociaciones ya en marcha, entre la coalición en el Gobierno y sus aliados, para encajar un dictamen común de esa comisión, del que por ahora solo se da por desmarcado el PP. Tras 23 sesiones y decenas de comparecientes, y después de examinar cientos de folios de documentación, la mayoría de los partidos concuerdan en que el PP usó de manera ilegal personal y fondos económicos reservados de ese ministerio sobre todo para ocultar la existencia de una caja b en ese partido, que manejó durante años su entonces tesorero, Luis Bárcenas. También consideran “lógico” que la organización de una trama parapolicial de esa naturaleza no se impulsara sola por mandos policiales y ni siquiera por órdenes expresas del entonces ministro, el ahora imputado Jorge Fernández Díaz, sin el conocimiento del presidente, Mariano Rajoy. Estas son las conclusiones más relevantes del PSOE, PP, Unidas Podemos, ERC, Vox, PNV y EH Bildu.

 

¿La comisión Kitchen ha servido para clarificar alguna responsabilidad política?

 

Felipe Sicilia, el portavoz del PSOE, responde: “Los testimonios y respuestas de los comparecientes han dejado muy claro y sin lugar a dudas que hubo una operación que llegó a utilizar un número de agentes y recursos que era imposible ocultar a los mandos policiales y por ende a los responsables políticos. El exsecretario de Estado de Interior ha apuntado al ministro y este al PP al advertir de que sería este partido quien tendría un verdadero interés en eliminar cualquier prueba en posesión de Barcenas que demostrara la caja b, es decir apunta de forma evidente a Dolores de Cospedal y a Mariano Rajoy”.

 

Ismael Cortés, de Podemos, remacha que los testimonios de los mandos policiales implicados, investigadores de la UDEF y el cajero pagador de los fondos reservados de la Policía han certificado irregularidades y mal uso. Y también que algunos comisarios, como el polémico José Manuel Villarejo y el responsable de la UCAO, Enrique García Castaño, han ratificado que la operación la conocían Rajoy, Fernández, Francisco Martínez y Cospedal.

 

Gabriel Rufián, de ERC, se declara firme defensor de estas comisiones, y resalta que en algunas comparecencias “importantísimos cargos policiales” reconocieron que desde Interior se les mandó “espiar y difamar para favorecer al PP, tapar la agresión de Villarejo a la doctora Elisa Pinto”, y a ese comisario admitir que “la Casa Real fue un dolor de cabeza para el Estado muchos años”.

 

Mikel Legarda, del PNV, argumenta que la comisión ha delimitado “el perímetro de unos hechos de gravedad política de los que se deriva una responsabilidad política directa en unos casos y en otros in vigilando”.

 

Jon Iñarritu, de EH Bildu, sí ha visto constatado que los mandos y agentes afectados “reportaban a responsables del ministerio, lo que evidencia que había un mandato político”. Macarena Olona, de Vox, ha mantenido desde el inicio que la comisión iba a ser “una estéril e inútil inversión de recursos públicos” por coincidir en el tiempo con la investigación judicial, que facilitó a “los comparecientes más relevantes” no declarar para no perjudicar su derecho constitucional de defensa.

 

Luis Santamaría, del PP, determina que tras las sesiones realizadas “no se pueden dar por probados hechos que están siendo investigados y sobre los que no se han pronunciado los tribunales” y, sobre todo, que no hay ni un solo dato o testimonio que relacione esa situación con el actual líder de su partido, Pablo Casado.

 

¿Ha quedado demostrado quién ordenó la organización de esa trama, quién es la X de Kitchen?

 

Sicilia tira de la “lógica” para razonar quién podía impulsar una operación irregular de ese calado: “El presidente del Gobierno, que sí tiene un verdadero interés, porque no solo aparece en los Papeles de Barcenas, y es que se sospecha que existe un vídeo que mostraría a Rajoy destruyendo documentos de la caja b del PP”.

 

Rufián amartilla: “A tenor de las grabaciones, mensajes y declaraciones es evidente que no se trataba de tiradores solitarios sino que había una jerarquía política conocedora de todo. Y con toda seguridad más allá del ministerio y por encima del ministro”. Iñarritu: “El operativo se realizó y fue supervisado por cargos políticos del ministerio y del Partido Popular. La X fue el PP”.

 

Los populares no entran en esas disquisiciones, porque sostienen que Kitchen como tal ni existió. Santamaría, en todo caso, acepta que lo que hubo fue “un despliegue policial puntual en dos momentos para recuperar el dinero de Bárcenas, al que los responsables del operativo dieron otro nombre”.

 

Olona, de Vox, sí apunta muy arriba: “El propio exministro imputado, en su recurso de apelación, ya dice claramente que no tiene la menor lógica que los máximos responsables políticos sean él y su exsecretario de Estado cuando el objeto era descubrir y sustraer documentación en poder de Bárcenas que podía perjudicar al PP y altos cargos de ese partido sobre su probada hasta en tres sentencias contabilidad paralela”.

 

¿Que el expresidente, el exministro y los cargos de Interior en aquella etapa digan que no sabían nada les exculpa?

 

Sicilia: “Lo grave no es decir que no se conoce un hecho, es mentir como hizo Rajoy ante la comisión, diciendo de manera reiterada que el PP no tenía una caja b y que no había ninguna sentencia que condenara al PP. Rajoy ya dijo que no sabía nada en el juicio Gürtel en la Audiencia y el tribunal en la sentencia calificó su testimonio de no suficiente creíble”. Rufián: “No es creíble que no supieran nada. O eran unos negligentes o bien estaban en el ajo. Ninguna de las dos posibilidades les deja en buen lugar”.

 

Olona: ”Sus alegatos de desconocimiento no tienen ninguna lógica y lo que desvela el expresidente si no es una culpa directa es una culpa máxima como máximo responsable de su partido in vigilando”. Legarda insiste: “A efectos políticos en ningún caso pude suponer una exculpación; la responsabilidad vicaria o la culpa in vigilando son ejes clave de la responsabilidad política”.

 

Cortés destaca la gravedad de que esos comparecientes hayan mentido ante la comisión o en su etapa en Interior incurrieran en “irresponsabilidad de funciones al no haber sido capaces de ser conocedores de una trama delictiva de muy alto alcance dentro de su propio Ministerio”.

 

Por su parte, Santamaría denuncia lo grave de que se vulnere “la presunción de inocencia” imputando hechos aún pendientes de sentencia.

 

https://elpais.com/espana/2021-12-20/el-pp-uso-interior-para-tapar-pruebas-y-la-logica-apunta-a-rajoy.html

 

LOS TESTIMONIOS QUE DESNUDAN LA TRAMA POLÍTICA DEL ESPIONAJE ILEGAL A BÁRCENAS

 

Los diputados ultiman las conclusiones de la comisión sobre el alcance real de la Operación Kitchen gracias a una decena de comparecencias

 

“¿Qué pinta un grupo parapolicial investigando algo que le corresponde a una unidad [la UDEF] de la Comisaría General de Policía Judicial?”. La pregunta retórica la lanzaba el 17 de noviembre el comisario de policía José García Losada durante su comparecencia ante la comisión parlamentaria que investiga la Operación Kitchen, el espionaje ilegal a Luis Bárcenas durante el gobierno de Mariano Rajoy. Este alto mando policial, ya jubilado, había ocupado entre junio de 2012 y octubre de 2013 —un periodo clave, ya que durante el mismo se iniciaron los seguimientos al extesorero del PP— la jefatura de esa comisaría general a la que se refería, de la que dependía la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) que investigaba ya entonces la trama de corrupción del PP destapada por el caso Gürtel. Por ello, sus palabras eran una confirmación de la ilegalidad de un operativo que este mismo policía había tildado unos instantes antes de “absolutamente anómalo”.

 

Su testimonio y el de las otras 36 personas que han comparecido en el Congreso en los últimos nueve meses son analizados ahora por los diputados de la comisión para extraer las conclusiones del dictamen que votará el pleno. Pese al silencio de muchos de los citados, la falta de credibilidad de otros y la negativa de la Audiencia Nacional a facilitar a los parlamentarios la documentación sumarial, la impresión generalizada de los diputados es que las sesiones han permitido ahondar en la trastienda política de la operación parapolicial para dar respuesta, al menos en parte, a cinco cuestiones clave.

 

Cuál era el objetivo. El exsecretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, defendió ante la comisión que él nunca tuvo conocimiento “de cualquier forma de utilización ilegal de efectivos, medios y recursos del Ministerio del Interior” para espiar a Bárcenas, aunque terminó admitiendo que existió el operativo. “No creo que hacer un seguimiento para obtener información de personas que estaban investigadas [en referencia a Bárcenas y su esposa, Rosalía Iglesias] sea delictivo”, lo justificó. El comisario Enrique García Castaño, conocido como El Gordo e imputado en la causa, aseguró que el comisario Eugenio Pino, entonces jefe de la Policía y considerado el muñidor de la operación, le ordenó intervenir en el espionaje al extesorero del PP para buscar a “los testaferros del señor Bárcenas y dónde tenía el dinero escondido”. Citado en dos ocasiones a comparecer ante la comisión, García Castaño, que colabora con la justicia, admitió también que la documentación que obtuvo no se la entregó ni a la UDEF ni a la justicia, sino al ex número dos de Interior, Francisco Martínez, en un pendrive.

 

En la misma línea apuntó el comisario José Luis Olivera, antiguo jefe de la UDEF y, por tanto, responsable del grupo que investigó el caso Gürtel. Olivera, que cuando compareció en el Congreso no estaba imputado, aseguró que el comisario José Manuel Villarejo le comentó en alguna ocasión que tenía el encargo del comisario Pino de “localizar bienes y testaferros del señor Bárcenas”. El también comisario Mariano Hervás, que cuando se espió a Bárcenas estaba destinado como segundo jefe de la Unidad Central de Apoyo Operativo (UCAO) que comandaba García Castaño y que hizo los seguimientos, afirmó que le dijeron que el objetivo era descubrir los supuestos testaferros de Bárcenas y el lugar en el que ocultaba el dinero. Uno de sus subordinados, el policía Enrique Luis Báez Tabasco, añadió que él tuvo que dejar de seguir a presuntos yihadistas para vigilar la casa del extesorero. Un cambio que, añadió, le justificaron porque Bárcenas “había robado mucho dinero y había que localizar un local”.

 

Quién dio la orden. Bárcenas aprovechó su comparecencia en el Congreso, el 17 de marzo, para acusar a Rajoy y otros miembros de la cúpula popular como instigadores de aquella trama. “Es una suposición, pero así lo creo”, recalcó. Así, señaló a la ex número dos del partido, María Dolores de Cospedal, y añadió a una tercera persona, cuya identidad declinó concretar. “Es evidente que eso [la orden del espionaje] tiene que ser de una persona del máximo nivel”, sostuvo. El comisario García-Castaño dibujó más nítidamente la jerarquía de mando de la trama. Aseguró que él informaba de sus avances tanto al comisario Pino como al entonces secretario de Estado de Seguridad, con el que se reunía de manera habitual y del que recibió instrucciones directas. El comisario dijo que, “por supuesto”, el exministro del Interior Jorge Fernández Díaz estaba al tanto. El agente también mostró su convencimiento de que tanto Rajoy como Cospedal estaban informados.

 

El comisario Villarejo, que hasta que acudió al Congreso nunca había señalado directamente al expresidente del Gobierno, lo hizo en su primera comparecencia en la comisión, el 27 de mayo. Ese día, aseguró que intercambió mensajes telefónicos o SMS con Rajoy sobre el avance del espionaje a Bárcenas. En su segunda comparecencia, en octubre, el comisario dio un paso más en sus acusaciones y afirmó que tuvo un breve encuentro, en marzo de 2014, con el entonces líder del PP en la sede de la calle Génova. En su comparecencia, Villarejo también detalló que durante su participación en el operativo “reportaba directamente” con el ex número dos de Interior y con Fernández Díaz, aunque a este “puntualmente”. Además, implicó en la trama al entonces director general de la Policía, Ignacio Cosidó, quien hasta ahora no ha sido imputado ni llamado a testificar en el sumario del caso Kitchen.

 

Cómo se financió. Uno de los primeros policías en comparecer fue el comisario Felipe Lacasa, quien, desde su puesto de secretario general de la Dirección Adjunta Operativa (DAO) de la Policía, distribuía parte del dinero que este cuerpo recibía de los fondos reservados. Su testimonio puso de manifiesto que los integrantes de la trama dispusieron sin ningún control de esta partida. El alto mando policial detalló que entregó fondos reservados a seis imputados y que lo hizo tras recibir “una orden verbal” del que entonces era su superior, el comisario Pino. La investigación judicial ha acreditado que se desviaron 53.266 euros de los fondos reservados para pagar a Sergio Ríos, chófer del extesorero que ejerció de confidente de la trama, además de otras cantidades para comprarle una pistola o adquirir el ordenador que el ex número dos de Interior supuestamente utilizó para consultar la documentación sustraída.

 

Uno de los que recibieron esos fondos, el comisario Andrés Gómez Gordo, imputado en la causa, admitió el uso de esta partida para financiar el operativo. Este alto mando policial ocupó puestos de confianza con diferentes administraciones gobernadas por el PP entre octubre de 2007 y marzo de 2015, incluido el de asesor de Cospedal cuando ella ocupó la presidencia de la Junta de Castilla-La Mancha. Gómez Gordo afirmó que la persona que dio la autorización para estos pagos fue el comisario Pino, aunque se mostró convencido de que su actuación en el espionaje al extesorero del PP se desarrolló dentro de la “absoluta legalidad”.

 

Qué documentación se robó. Bárcenas afirmó durante su comparecencia, como ya había hecho ante el instructor del caso Kitchen, el magistrado Manuel García-Castellón, y en el juicio por la caja b de su partido, que la trama le robó documentos. Uno de ellos era el audio que supuestamente había grabado del encuentro con Rajoy en el que entregó a este un sobre con dinero y copia de los apuntes que reflejaban la contabilidad opaca del partido. Por su parte, el comisario García Castaño confirmó que entró sin orden judicial en un local que la esposa de Bárcenas tenía cerca de su domicilio para buscar documentación del extesorero, pero dijo que no encontró “nada”. No obstante detalló que, más tarde, consiguió extraer la información contenida en varios teléfonos de Bárcenas y su esposa, entre la que se encontraban los mensajes que el primero había intercambiado con dirigentes de su formación.

 

Ante los diputados, García Castaño se mostró convencido de que, antes de la Operación Kitchen, Bárcenas ya había sido espiado. “¿Usted cree que el PP espió, a nivel particular, al señor Bárcenas?”, le preguntó un diputado. “Yo creo que sí”, fue la respuesta del comisario. El Gordo añadió que toda la documentación que obtuvo se la entregó en un pendrive al ex secretario de Estado. Parte de su testimonio se vio ratificado por el que entonces era su número dos en la UCAO, el comisario Hervás. Este mando policial confirmó que acompañó a García Castaño y a otros dos agentes de la unidad a la sede de Interior para entregar un equipo informático a Martínez con un programa que facilitaba la búsqueda de información en volúmenes elevados de documentación.

 

Cómo afectó al caso Gürtel. La documentación que la trama Kitchen presuntamente consiguió sustraer a Bárcenas nunca llegó ni a los agentes de la UDEF ni al entonces juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz, instructor del caso Gürtel. Sin embargo, esa no fue la única zancadilla que la cúpula policial en la etapa de Fernández Díaz puso a aquella investigación, según detalló el inspector jefe Manuel Morocho, responsable de aquellas pesquisas. El agente explicó que en enero de 2015, cuando eran más intensas las investigaciones sobre la caja b del PP, fue destinado a otras funciones para retrasar el avance de las mismas. Morocho señaló directamente al comisario Pino.

 

El inspector jefe explicó también que las presiones que recibía se iniciaron mucho antes, pero que se incrementaron en 2013, al salir a la luz los llamados papeles de Bárcenas y coincidiendo con el inicio del espionaje al extesorero. Entonces este policía sospechó que había una operación paralela, de cuyos averiguaciones nunca se informó al juez, y para la que sus superiores le iban pidiendo datos que, precisamente, “afectaban al núcleo de la investigación”. Morocho indicó que en aquel momento notó “desasosiego” en la cúpula policial por la documentación que Bárcenas pudiera tener.

 

 

https://elpais.com/espana/2021-12-20/los-testimonios-que-desnudan-la-trama-politica-del-espionaje-ilegal-a-barcenas.html

 

 

LA INVESTIGACIÓN DEL CASO 'KITCHEN' ENFRENTA AL PSOE CON SUS ALIADOS EN PLENA RECTA FINAL

 

ERC y EH Bildu acusan al Ministerio de Interior de Grande-Marlaska de haber dado información incompleta

 

Faltan dos días para que la comisión de investigación de la llamada "operación Kitchen" presente sus conclusiones y los partidos que forman la mayoría parlamentaria no están de acuerdo. El cisma afecta al PSOE y al resto de sus aliados, empezando por Unidas Podemos. El grupo que dirige Pablo Echenique ha compartido con la firma de su portavoz el documento que suscriben, además, ERC, EH Bildu, el Grupo Plural (representado por JxCat) y el Mixto (representado por la CUP).

 

Fuentes parlamentarias partícipes del acuerdo entre estas formaciones han expresado a EL PERIÓDICO DE ESPAÑA sus dudas por el papel que adopte el PSOE, que creen que buscará un marco de entendimiento con el PP y no aumentar el daño que le pueda infligir. Hace dos legislaturas, una comisión similar, aunque centrada genéricamente en la presunta corrupción que afectaba al Partido Popular, tuvo un cierre precipitado y algunos de los hoy aliados, sobre todo ERC, reprocharon a los socialistas cierta condescendencia con los populares. De hecho, no fue posible que aquella comisión, que presidió el diputado canario Pedro Quevedo, pactara un dictamen.

 

Temen las fuentes que ahora pase lo mismo, y usan como argumento la actitud del Ministerio de Interior que dirige Fernando Grande-Marlaska cuando se le ha requerido determinada documentación relacionada con lo que ha investigado la Comisión. "Puntual e incompleta", dicen los grupos firmantes que ha sido la entrega de dicha información.

 

Preguntado por las críticas de los actuales aliados, el portavoz de la Ejecutiva del PSOE, Felipe Sicilia, quien ha sido además el portavoz de su grupo en la Comisión 'Kitchen, ha confiado en que durante las próximas 48 horas sea posible el pacto sobre las conclusiones, ya que la coincidencia es evidente en dos aspectos: "Ha quedado demostrado que el Ministerio del Interior, durante el Gobierno del Partido Popular, se usó para tapar la corrupción de la sede de Génova", ha dicho en rueda de prensa en Ferraz. Ha añadido que el mayor interés en que se persiguiera al extesorero Luis Bárcenas lo tenían "los máximos dirigentes" en aquel entonces, tanto Mariano Rajoy como María Dolores de Cospedal.

 

Las conclusiones en las que no está el psoe

 

Además de las carencias en forma y fondo de la entrega de documentación por parte de la actual cúpula de Interior, los aliados de los socialistas que han consensuado ya sus conclusiones destacan que algunos de los comparecientes (por la comisión de investigación desfilaron Jorge Fernández, Díaz, María Dolores de Cospedal y Mariano Rajoy), durante sus intervenciones, "han faltado a la verdad", por lo que registrarán las consiguientes querellas por vulneración del Código Penal, en concreto del artículo 502.3, que es el siguiente: "El que convocado ante una comisión parlamentaria de investigación faltare a la verdad en su testimonio será castigado con la pena de prisión de seis meses a un año o multa de 12 a 24 meses".

 

Que hubo una estructura policial bajo el "mandato" de Jorge Fernández Díaz destinada a sustraer documentación de Bárcenas, de funcionamiento similar a la que desarrolló la "Operación Catalunya", es otra conclusión, al igual que para ello se usaron los fondos reservados. De todo ello, así como de las presiones a la investigación del entonces inspector Manuel Morocho, fueron responsables políticos Rajoy, Cospedal y su marido, el empresario Ignacio López del Hierro.

 

La sensación de "impunidad" heredada de "regímenes anteriores" y la "deficiente" legislación sobre los gastos reservados serían argumentos que llevaron al desarrollo de las prácticas descritas, aunque también de otras como "la fabricación de pruebas" y la "discrecionalidad" de nombramientos concretos en la cúpula policial.

 

Los firmantes abogan por la implantación de un modelo de absoluta transparencia de las actuaciones de las fuerzas de seguridad del Estado, de manera que sea un avance para su, dicen, "democratización". Además de una investigación profunda, reclaman la revocación de emolumentos y condecoraciones dados a mandos policiales afectados, y además, la remisión al Tribunal de Cuentas de los movimientos financieros descritos cara a la fijación de eventuales responsabilidades patrimoniales, incluidos los embargos.

 

https://www.epe.es/es/politica/20211220/investigacion-caso-kitchen-enfrenta-psoe-13007765

 

EL PP DENUNCIA UN CIERRE EN FALSO DE LA COMISIÓN KITCHEN POR EL VETO A REFORMAR LOS FONDOS RESERVADOS

 

Los populares creen que los grupos solo buscaron «perseguir» y «deslegitimar» su labor política, sin trabajar en cómo evitar nuevas tramas

 

La Comisión Kitchen llega a su fin en el Congreso con la presentación, hoy, de las conclusiones de los grupos parlamentarios y la aprobación del dictamen el próximo miércoles.

 

ABC ha tenido acceso al borrador del documento que registrará hoy el PP y en el que denuncia un cierre en falso de la investigación por el veto del resto de los grupos parlamentarios a analizar la actual normativa de los fondos reservados, con vistas a incluir propuestas de reforma que impidan que en el futuro se puedan orquestar tramas con estas partidas.

 

«No ha servido por ejemplo para reflexionar sobre si la norma reguladora de los fondos reservados precisa de una nueva y mejor redacción que pudiera hacer más compatible el fin que se persigue con estos fondos, con la necesaria mejora en los mecanismos de transparencia y de control que deben aplicarse a los mismo para evitar un posible uso arbitrario o fraudulento.

 

 

De esto nada se ha dicho», carga su borrador de conclusiones.

 

En este sentido, el portavoz popular en la comisión, Luis Santamaría, recuerda que pidió dos veces las comparecencias de la actual ministra de Defensa, Margarita Robles, y del exministro Juan Alberto Belloch, porque fueron los responsables de la actual normativa que regula los fondos reservados y que ambas peticiones fueron vetadas por el resto de los grupos.

 

Santamaría también defendió desde el principio que, además, de investigar la trama 'Kitchen, la comisión debía analizar la normativa de fondos reservados con el objetivo de mejorarla. «Creemos que había estudiar desde tres ángulos diferentes: la visión de quienes la impulsaron y redactaron, el análisis de cómo está regulada en los países de nuestro entorno, y la escucha a quienes trabajan con ella para conocer qué propuestas de mejora creen necesarias. Pero esta pata no fue aceptada nunca», lamenta Santamaría.

 

Esta reticencia de los demás grupos a que las labores de la comisión tuvieran un recorrido «positivo» y sirvieran para mejorar la actual regulación, se debe, a juicio de los populares, a que el único fin fue batirles políticamente. « La comisión no ha tenido otro objetivo que el de perseguir al Partido Popular con el objeto de deslegitimar su labor política», subraya su borrador de conclusiones. Y ha sido esa circunstancia la que ha impedido que se «pudiera haber reflexionado, además de sobre el objeto, sobre otras cuestiones que afectan directamente al interés general».

 

https://www.abc.es/espana/abci-pp-denuncia-cierre-falso-comision-kitchen-veto-reformar-fondos-reservados-202112201349_noticia.html

 

 

 

 

EL TESTIMONIO DEL POLICÍA QUE INVESTIGÓ LA CAJA B SE IMPONE ENTRE LA CONFUSIÓN DE LA COMISIÓN KITCHEN


Los diputados preparan las conclusiones con una declaración clave: Morocho detalló cómo la brigada política intentó sabotear su investigación de la financiación irregular del PP

 

La comisión del Congreso que investiga el caso Kitchen llega a su encrucijada. Los diputados deberán extraer conclusiones de 37 comparecencias en las que predominaron las excusas para no responder sobre el espionaje al extesorero del PP. Dejando a un lado la desgastada credibilidad del comisario Villarejo, los pocos que han hablado y reconocido la operación defienden que se produjo dentro de la legalidad. Es por eso que, al igual que en la causa judicial, emerge como clave el testimonio del policía encargado de investigar a las órdenes del juez la caja B: Manuel Morocho nunca fue informado de aquel operativo, lo que hace añicos la tesis de que su finalidad era descubrir el dinero escondido por Luis Bárcenas y localizar a sus testaferros.

 

1. Kitchen, una operación cierta

 

Morocho ha sido el investigador principal de los dos casos que han acabado en condena para el Partido Popular como persona jurídica, Gürtel y caja B. Casi todos los informes policiales relevantes en esa causa llevan su firma y número de identificación, 81.067. Nunca fue informado por sus compañeros del operativo de vigilancia a la familia Bárcenas, ni del topo infiltrado. El juez Pablo Ruz, tampoco.

 

El día de su comparecencia ante la comisión Kitchen, el pasado 25 de marzo, el PP cambió de portavoz y presentó a Eloy Suárez, que ya había interrogado al policía cuatro años antes, en la comisión sobre la financiación irregular del PP. Suárez dijo que Morocho investiga al PP desde 2007 —en realidad el caso Gürtel comenzó en 2008— y a continuación preguntó al policía “cuántos años más necesita” para seguir abriendo causas a su partido. El policía respondió que él “ni abre, ni cierra causas”, que eso lo hacen los jueces y los fiscales a cuyas órdenes trabaja.

 

El portavoz del PP se sumó a la tesis de los investigados, según la cual intentaron ayudar al caso de la caja B y que no lo hicieron de espaldas a su compañero ni al juez porque más de dos años después introdujeron en una base policial sus supuestos descubrimientos con el espionaje a Bárcenas. Con esa pregunta, Suárez dio pie a uno de los puntos más relevantes del espionaje ilegal, su intento de blanqueo, según creen Anticorrupción y el juez. Morocho, ante los diputados, explicó que aquellos datos introducidos, o eran de sobra conocidos por los investigadores ‘auténticos’ del caso, o estaban “sesgados” e intentaban “confundir” sobre el hecho investigado, la financiación irregular del PP.

 

Morocho también explicó con detalle cómo el comisario Eugenio Pino, director adjunto operativo, le adjudicó con un segundo destino simultáneo en el corazón de la brigada política, una “sobrecarga” de trabajo para poner de “barrera” en sus avances sobre la corrupción del PP y además poder vender a sus superiores en el Ministerio que ya no estaba en la UDEF.

 

 

Casi un mes después de Morocho llegó la declaración que más impacto causó entre los diputados. El comisario jubilado Enrique García Castaño, durante 22 años jefe de la unidad de élite encargada de la captación de fuentes, vigilancias, grabaciones y seguimientos, repitió ante ellos lo que ya le había reconocido ante el juez, que volcó la información de varios móviles de Bárcenas y que entró en el estudio de Rosalía Iglesias, la mujer del tesorero. Para ambas actuaciones no contó con autorización judicial. García Castaño asegura que en el pequeño estudio de Rosalía Iglesias no había nada. Bárcenas y otros policías implicados creen que allí se hurtaron las grabaciones que implicaban en la caja B, entre otros, a Mariano Rajoy.

 

Las tres horas de declaración de García Castaño fueron un repaso por cuatro décadas de impactantes actuaciones policiales al borde de la ley, cuando no en el lado contrario de la misma. Los diputados asistían atónitos a tamaña confesión. Siempre se trataba de salvar vidas, defendía García Castaño, una afirmación difícil de aplicar a la operación Kitchen. En este caso, asegura el comisario, el objetivo era desbloquear una investigación sin pulso: había que encontrar el dinero que escondía Bárcenas e identificar a sus testaferros. Nada de sabotear la causa de la caja B del PP, según él. La Unidad Central de Apoyo Operativo, la UCAO de García Castaño, participó en los seguimientos a la familia Bárcenas. Él mismo manipuló al confidente, el chófer, durante un tiempo, según relató en el Congreso.

 

2. “Rajoy, Cospedal y Fernández Díaz lo sabían”

 

“Por supuesto que el ministro y el secretario de Estado conocían la operación”, confesó García Castaño ante los diputados. Y no se quedó ahí. Según dijo, María Dolores de Cospedal era informada por el hoy comisario Andrés Gómez Gordo, en excedencia cuando arrancó la operación Kitchen y al servicio directo de la ex secretaria general del PP en la Presidencia de Castilla-La Mancha.

 

Gómez Gordo regresó al servicio activo en la Policía para controlar al chófer, al cual conocía de su época trabajando ambos para Francisco Granados en la Comunidad de Madrid. Gómez Gordo protagonizó una de las comparecencias más tensas de la comisión al negarse a contestar a ninguna pregunta. Él fue quien introdujo información en una base de datos para blanquear la Kitchen tres años después. Está procesado por ello y se sentará en el banquillo por otro caso de corrupción, el de la Ciudad de la Justicia de la Comunidad de Madrid.

 

Enrique García Castaño también aseguró que “por disciplina”, el director adjunto operativo, Eugenio Pino, debía haber informado a Ignacio Cosidó de la operación y que Villarejo le contó que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, era puesto al corriente de los avances por el presidente de La Razón y consejero de Atresmedia, Mauricio Casals.

 

Cuando llegó el turno de Villarejo, el 27 de mayo, el comisario confirmó todos esos extremos y fue más allá: según él, había intercambiado mensajes de texto con Rajoy además de informarle por terceros, a saber: Cospedal, Francisco Martínez (secretario de Estado de Seguridad) y el mencionado Casals. Al día siguiente, el juez citó a Villarejo para que se extendiera sobre los mensajes con Rajoy, pero una vez facilitó el número con el que se comunicaba, sin aportar dichos mensajes, el magistrado comprobó que era un número del PP pero no quiso seguir adelante con esa línea de investigación, tal y como reclama Anticorrupción.

 

 

3. El descontrol de los fondos reservados

 

La excusa recurrente de los mandos policiales para no declarar en el Congreso era el carácter secreto de la materia por la que se les preguntaba. Se produjeron situaciones chocantes, como que el actual jefe del Gabinete de Coordinación de la Secretaría de Estado de Seguridad, José Antonio Rodríguez, comisario vinculado históricamente al PSOE, compareciera a petición de este partido y repitiera una y otra vez a su portavoz que no estaba autorizado a contestarle sobre el manejo de los fondos reservados, dinero con el que se pagó el espionaje a Bárcenas.

 

Sin embargo, otros funcionarios jubilados sí lo hicieron. Hubo dos testimonios significativos que, si bien no aportaron información directa sobre la operación Kitchen, ayudaron a entender cómo es el sistema que permitió albergar la operación ilegal, pese a la reforma de 1995 con la que se intentó poner fin a las prácticas que auspiciaron los GAL. Uno de esos funcionarios jubilados fue el “cajero pagador” de esos fondos en la Policía entre 2013 y 2015, según se describió él mismo, Felipe Lacasa. “Dale lo que pida”, aseguró que le decía el DAO Pino cuando se dirigían a él los implicados en la Kitchen Enrique García Castaño, José Manuel Villarejo, José Ángel Fuentes Gago, Marcelino Martín-Blas, Bonifacio Díaz Sevillano y Andrés Gómez Gordo.

 

El facultativo Miguel Ángel Bayo, uno de los máximos colaboradores del jefe Pino durante la actuación de la brigada política y nunca imputado, reconoció ser el “transportista” del dinero de los fondos en maletines, aunque se definió como un “cajero de cuarta”. A preguntas de Jon Iñarritu, de EH Bildu, Bayo cometió un error: reconocer que accedía a información reservada sin la habilitación especial que debe expedir el CNI.

 

4. Los enredos de los políticos

La excusa de la materia reservada no servía para los responsables políticos del Ministerio del Interior. En la primera fase de la comisión declaró el presunto “coordinador” de la operación Kitchen, Francisco Martínez. Los indicios encontrados en su teléfono apuntaban a que su jefe directo, Jorge Fernández Díaz, Mariano Rajoy, María Dolores de Cospedal y Soraya Sáenz de Santamaría conocían, cuando menos, la operación, pese a que él ya se había echado atrás ante el juez.

 

Ante la comisión ofreció una explicación de tintes melodramáticos: “En un momento en el que yo estaba roto se dicen cosas así de un amigo, de un familiar…”. Se refería a cuando escribió un mensaje al presidente de la Audiencia Nacional asegurando que su situación se debía a haber sido leal a los “miserables” de Rajoy, Fernández Díaz y Cospedal.

 

Fernández Díaz declaró en el Congreso que estaba ejerciendo su derecho de defensa cuando, una vez más, como había hecho en su recurso contra el auto de fin de la instrucción, señaló al PP. “En la historia han habido casos, sabe Dios que no acuso a nadie, en absoluto, pero en otras épocas hubo el caso GAL o el caso Faisán, que eran asuntos del Ministerio del Interor, pero este no era un caso que pudiera decirse que había nacido en el Ministerio del Interior, porque el señor Bárcenas no es el tesorero del Ministerio del Interior”, dejó caer Fernández Díaz.

 

La comisión ha logrado sepultar una porción del capital político que había dejado en herencia a su partido Mariano Rajoy. Si bien no fue el único antiguo dirigente del PP que hizo gala de negacionismo durante el juicio de la caja B que funcionó en su partido al menos dos décadas, el hecho de que lo hiciera de forma tan rotunda, durante casi dos horas, y sin teloneros, ante la comisión de investigación, dejó expuesta la mentira de forma más nítida. Rajoy, por supuesto, dijo no saber nada de la Kitchen, pero además negó la evidencia de tres sentencias judiciales que constatan la existencia de la contabilidad paralela en el PP, también durante su presidencia.

 

Fue la causa de la caja la que intentó sabotear la operación Kitchen. Finalmente hubo juicio y condena sobre el pago de la sede de Génova con dinero negro, y aún una pieza derivada se está investigando, pero no está claro si los policías lograron hacerse con material que hubiera implicado directamente a dirigentes del PP, entre ellos Mariano Rajoy.

 

Los grupos parlamentarios tienen que tener listas sus conclusiones este lunes para que el miércoles se reúna la comisión a puerta cerrada. Fuentes de la misma consideran poco probable que dichas conclusiones sean votadas en pleno del Congreso de los Diputados antes del mes de febrero del próximo año.

 

https://www.eldiario.es/politica/rajoy-asegura-no-conoce-villarejo-cospedal-le-recibiera-metros-despacho_1_8574944.html

 

 

LA COMISIÓN KITCHEN FRACASA AL INTENTAR RECABAR INFORMACIÓN SUSTANCIAL DEL CASO

 

Interior ignora las peticiones sobre expedientes disciplinarios y destinos privilegiados mientras el juez se niega a facilitar cualquier documento

 

La comisión del Congreso que investiga el espionaje a Luis Bárcenas con fondos reservados prepara sus conclusiones sin la mayor parte de la documentación que había solicitado al Ministerio del Interior, al juez del caso Kitchen y a la Fiscalía. Solo el departamento que dirige Fernando Grande-Marlaska ha remitido algunos documentos a los diputados, entre los que no se encuentran los expedientes disciplinarios a los investigados o los procedimientos para adjudicarles destinos privilegiados, a modo de recompensa, durante la primera legislatura de Mariano Rajoy. 

 

Con la última solicitud de información a Interior se ha producido una respuesta que ha molestado especialmente a algunos miembros de la Comisión. Estos habían solicitado diversa información acerca del confidente sobre el que se montó la operación de espionaje a la familia Bárcenas, el chófer Sergio Ríos, hoy miembro del Cuerpo Nacional de Policía, retirado temporalmente de sus funciones desde hace unos meses. Ríos recibió una pistola, con cargo a los fondos reservados, durante el espionaje a la familia Bárcenas. La comisión de Interior solicitó formalmente al Ministerio el expediente sobre la concesión de la licencia de armas. Recibió como respuesta un párrafo del número dos de la División de Personal de la Policía certificando que Ríos ya ha devuelto las dos armas que tenía, que se corresponden con la entregada por la brigada política y la reglamentaria.

 

La solicitud de ese expediente consta en el documento firmado por la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, el pasado 6 de octubre y dirigido al Ministerio del Interior. En él también, el Congreso pide los expedientes de los traslados de los inspectores jefe José Ángel Fuentes Gago y Bonifacio Díaz Sevillano a las embajadas de Países Bajos y México, respectivamente. En la documentación remitida por Interior al Congreso no consta ninguna información al respecto.

 

Ocurre lo mismo con la información reservada que se abrió a Fuentes Gago con motivo de su imputación en el caso Kitchen: Interior no la ha facilitado y tampoco ha explicado el motivo. Del chófer, los diputados reclamaban el expediente de acceso a la Policía, uno de los pagos que recibió presuntamente por actuar como topo infiltrado en la familia Bárcenas. El silencio ha sido la respuesta de la Dirección General de la Policía y del Ministerio del Interior.

 

Los diputados del Grupo Socialista y de Unidas Podemos han escuchado del portavoz del PP, Luis Santamaría, y también de algunos comparecientes, el reproche de que ellos jugaban con ventaja al tener acceso a la causa porque sus partidos estaban personados como acusación popular. Los portavoces de los grupos aludidos alegaban que los documentos a los que hacían referencia en sus intervenciones, tales como informes de Asuntos Internos, autos judiciales o escritos de Anticorrupción, habían sido publicados por los medios de comunicación, procedentes de un sumario sobre el que no pesa el secreto reforzado desde hace meses. Y era entonces cuando algunos comparecientes se defendían rechazando comentar informaciones por el mero hecho de que hubieran sido publicadas en la prensa. Los diputados, por ejemplo, no han obtenido grabación alguna del comisario Villarejo de las que están incorporadas a la causa y cualquier mención en sus conclusiones finales deberá remitirse a las publicaciones al respecto de los medios de comunicación.

 

La remisión de determinada documentación por parte de Interior ha servido, al menos, para conocer la arbitrariedad de algunos procesos administrativos en el Ministerio. Los diputados han recibido los expedientes de las medallas rojas al Mérito Policial con las que fueron condecorados todos los miembros de la primera línea de la brigada política, con una asignación vitalicia del 10% de su salario. Y así han podido comprobar cómo todo se reduce a un formalismo que incluye una frase con la que se justifica la concesión de un premio que, por ley, requiere haber puesto en riesgo la vida: "Meritoria trayectoria profesional".

 

Solo las medallas de Oro y Plata requieren de una argumentación mayor. Se da la circunstancia de que, de todos los investigados, el único que recibió la Medalla de Plata, con un 15% de paga vitalicia, fue el artífice de la brigada política, Eugenio Pino. Sin embargo, todos los trámites, incluido el informe preceptivo de un "juez instructor especial" y secretario, para concederle el citado reconocimiento, se solventaron en una sola jornada, tal y como publicó elDiario.es.

 

García Castellón alega su "independencia judicial"


Si los diputados no tuvieron excesiva fortuna con el Ministerio del Interior, del juez del caso, Manuel García Castellón, obtuvieron únicamente unas nociones de derecho penal comprimidas por el instructor en dos párrafos, que incluían una advertencia sobre una supuestamente amenazada "independencia judicial". El 22 de febrero, García Castellón dedicó unos minutos a recordar en un escrito que las causas judiciales permanecen secretas hasta la fase de instrucción, hasta el juicio oral. "Tal y como es público y notorio, el procedimiento, en el marco del cual se interesa la referida documentación, se encuentra en fase de instrucción y por tanto con carácter reservado", aseguraba el magistrado sobre el sumario de Kitchen, publicado por los medios de comunicación en todos sus extremos de interés.

 

En el segundo párrafo, el juez apelaba a la "garantía de la independencia judicial" para no satisfacer la solicitud de documentación, así como a los derechos de las partes implicadas. García Castellón decidió firmar el auto de imputación de María Dolores de Cospedal y su marido, Ignacio López del Hierro, coincidiendo con el momento en el que este declaraba ante la comisión y a pocas horas de que lo hiciera ella. La ex número dos del PP ha dicho después que antes de su imputación hubiera contestado a las preguntas de la comisión, pero que su situación procesal posterior se lo impide.

 

La utilización como argumento de defensa de la personación de PSOE y Unidas Podemos en la causa durante las comparecencias de la comisión alcanzó su punto álgido cuando Cospedal les responsabilizó de que no contestara a pregunta alguna por su situación procesal, en relación a que su imputación fue archivada por el juez tiempo después, pero que todavía no es firme porque han recurrido las acusaciones populares, entre otros, así como Anticorrupción. Evitó la ex número dos del PP que el auto que pone fin a la instrucción y en el que el juez Manuel García Castellón la exculpa también ha sido recurrido, entre otros, por el que fuera ministro del Interior Jorge Fernández Díaz y su secretario de Estado, Francisco Martínez.

 

Los diputados, y especialmente los socialistas, tampoco encontraron lo que buscaban en la Fiscalía. El Grupo Socialista impulsó que se solicitaran los informes de la UDEF en varios casos de corrupción del PSOE: Gürtel, caja B, Lezo, Púnica (estos dos últimos sería la UCO). En su respuesta, la fiscal general del Estado, Dolores Delgado, trasladaba a Batet que la documentación requerida está "sometida a un tratamiento procesal específico y que solo puede disponer de ella el propio órgano encargado de las correspondientes investigaciones". "A ello hay que añadir que el Fiscal solo dispone de copias de dicha documentación para su propio uso", añadía.

 

El escrito de Delgado se acompañaba de otro del fiscal jefe Anticorrupción, Alejandro Luzón, informando de que tres de las causas de corrupción del PP señaladas están en el juzgado de García Castellón y una cuarta, en el 5. Luzón cometía un error y aseguraba que Lezo es competencia del Juzgado Central de Instrucción número 5 y Gürtel del número 6, cuando es al revés.

 

https://www.eldiario.es/politica/comision-kitchen-fracasa-recabar-informacion-sustancial-caso_1_8583968.html

 

 

 

RAJOY SE ATRINCHERA ANTE LA COMISIÓN KITCHEN Y NIEGA INCLUSO LA CAJA B DEL PP

 

El expresidente exaspera a los diputados en el Congreso al negar las tres sentencias judiciales sobre la contabilidad paralela de su partido

 

“No sabía absolutamente nada”, “no soy consciente”, “no me consta”, “eso se lo tendrá que preguntar usted a quien lo ha dicho”, “¿qué quiere que le diga?”… Y así durante dos horas y media. Un Mariano Rajoy en estado puro se atrincheró este lunes en el Congreso sin ceder ni un centímetro ante la comisión Kitchen, que investiga la trama urdida bajo su Gobierno en el Ministerio del Interior para destruir las pruebas que el extesorero del PP Luis Bárcenas tenía contra este partido. Las reiteradas negativas del expresidente ante el interrogatorio de los diputados iban acompañadas de gestos de perplejidad: extendía los brazos, arqueaba las cejas, se encogía de hombros, se quedaba boquiabierto… Tan lejos llevó su negativa que hasta rehusó reconocer la existencia de una caja b en el PP, acreditada ya por tres sentencias judiciales.

 

La comparecencia de Rajoy, la última de las previstas por la comisión Kitchen, se había abierto con una fotografía exhibida por el diputado socialista Felipe Sicilia. Era una imagen de febrero de 2009, cuando acababa de estallar el caso Gürtel y mostraba al entonces presidente del PP, rodeado de toda la dirección de su partido. Ese día, Rajoy había denunciado que “esto no es una trama del PP, es una trama contra el PP”, le recordó Sicilia, para preguntarle si mantenía hoy esa afirmación. El expresidente evitó repetir aquellas palabras, pero el fondo de sus afirmaciones no varió en lo sustancial.

 

Tres sentencias y miles de páginas de sumarios judiciales después, Rajoy sigue sin reconocer absolutamente nada y todavía presenta a su partido como víctima de acusaciones sin fundamento. Llegó a decir que le “pone los pelos de punta” que se esté vulnerando el “derecho a la presunción de inocencia”, “uno de los principios democráticos fundamentales”. En ese empeño contó con el concurso entusiasta de la portavoz del Grupo Popular, Cuca Gamarra, que, junto a varios diputados, había arropado a Rajoy a su llegada a la sala del Congreso donde se celebró la comparecencia. Cuando le tocó hablar, en lugar de las preguntas formuladas por el resto de los grupos, Gamarra tiró de folios y leyó un discurso en el que, durante 15 minutos, desplegó un variada gama de adjetivos para descalificar las investigaciones del Congreso sobre el acoso del Ministerio del Interior a Bárcenas: “inquisitoriales”, “totalitarias”, “escarnio”, “linchamiento”, “insidias justicieras”…

 

Lo que más exasperó a la mayoría de los diputados fue que el expresidente negase la existencia de una caja b en su partido. Rajoy se acogió a un ardid dialéctico: que el PP no ha sido condenado por ello —no fue posible porque en el anterior Código Penal no existía el delito de financiación ilegal—, pero hay tres fallos judiciales, uno del Tribunal Supremo y dos de la Audiencia Nacional, que dan por acreditada su existencia. El expresidente ni se inmutó cuando el portavoz de Ciudadanos, Edmundo Bal, abrió su ordenador y leyó en voz alta la sentencia del Supremo que en su día corroboró la condena anterior emitida por la Audiencia Nacional sobre el ‘caso Gürtel’: “En la página 1077 se dice: ‘El tribunal contó con pruebas de cargo suficientes para concluir la existencia de una caja b…”.

 

Rajoy seguía encogiéndose de hombros y negando: “No hay ninguna condena por la caja b…” La otra de las sentencias que la considera probada, la de la Audiencia Nacional por las obras en la sede del PP pagadas con dinero negro, la exhibió el portavoz de ERC, Gabriel Rufián, quien se levantó de su asiento y se acercó al expresidente para entregársela en mano. Rajoy le replicó mostrando la portada de su último libro.

 

Las negativas del expresidente lo abarcaron casi todo. También a preguntas de Rufián, el más tenso de los cruces dialécticos, aseguró que no despachaba a menudo con su ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, el principal imputado por el caso Kitchen. “Sobre todo hablaba con los económicos y con el de Exteriores”, sostuvo. Y ante Sofía Castañón, de Unidas Podemos, llegó a decir que ni siquiera se preocupó cuando empezaron a salir a la luz los papeles de Bárcenas.

 

—¿No le molestaba que se estuviesen lanzando esas acusaciones?, le preguntó la diputada.

 

—En absoluto me molestaba.

 

—¿Y no había preocupación en el PP por las pruebas que se estaban publicando?

 

—No, no había preocupación en el PP como tal.

 

Sobre el comisario José Manuel Villarejo, ni habló nunca con él, ni se intercambió un mensaje, ni lo vio “nunca en sitio alguno”. Es más, dijo que ni siquiera recuerda cuándo supo de su existencia. Rufián le leyó entonces la larga lista de cargos que ocupó en los Gobiernos de Aznar, entre ellos el de ministro del Interior, para poner en duda que no supiese quién era Villarejo. Rajoy empezó a quejarse de que “aquí no se pregunta, se acusa”, el interrogatorio del portavoz de ERC subió de tono y acabó entre diálogos surrealistas:

 

—¿Ha sido usted presidente, señor Rajoy?

 

—Pues no lo sé, ¿usted qué diría, señor Rufián?

 

Una de las líneas de defensa del expresidente fue restar cualquier credibilidad a Villarejo y a Bárcenas. “Una estrategia inteligente, si no fuera porque hay más testimonios”, le dijo Jon Iñarritu, de EH Bildu. Y los citó: no solo varios cargos policiales, sino colaboradores del propio Rajoy, como el exministro Fernández Díaz y el que fue número dos de este, Francisco Martínez. El muro del expresidente, entre protestas, sarcasmos y frases vaporosas, permaneció inalterable. De Fernández Díaz y Martínez se limitó a decir que son personas “magníficas” de las que tiene “la más alta consideración”.

 

Llegados a ese punto, ya casi todo estaba preguntado, y Josune Gorospe, del PNV, solo le comentó si cree que la opinión pública va a entender que el presidente del Gobierno y líder del PP desconociese todo lo que asegura desconocer. Rajoy se encogió de hombros por penúltima vez:

 

—Pues algunos lo creerán y otros no.

 

https://elpais.com/espana/2021-12-13/rajoy-niega-que-existiera-una-caja-b-en-el-pp-y-que-conozca-a-villarejo.html

 

 

RAJOY ASEGURA QUE NO CONOCE A VILLAREJO Y NIEGA QUE COSPEDAL LE INFORMARA DE REUNIONES A METROS DE SU DESPACHO

 

El expresidente del Gobierno comparece ante la comisión Kitchen del Congreso y afirma que nunca conoció ese operativo parapolicial, de cuya existencia duda y por el que está procesado su ministro del Interior. Rajoy proclama que "no hay ningún tribunal que haya afirmado la existencia de una caja B en el Partido Popular"

 

El ex presidente del Partido Popular Mariano Rajoy ha asegurado que no conoce al comisario Villarejo y que no tiene constancia de haber estado en presencia del policía. Durante su comparecencia ante la comisión de investigación del Congreso sobre el espionaje a Luis Bárcenas, Rajoy ha negado conocer el operativo parapolicial, de cuya existencia ha dudado, y ha añadido: "No conozco al señor Villarejo, no he hablado con él en mi vida, ni directa ni indirectamente. Jamás le he mandado un mensaje al señor Villarejo y jamás me ha mandado un mensaje el señor Villarejo".

 

Rajoy ha negado también que María Dolores de Cospedal, entonces secretaria general del partido, le informara de las reuniones con Villarejo en el despacho de la número dos del PP, en pleno estallido del caso Gürtel y durante las que ella y su marido, el empresario Ignacio López del Hierro, le encargaron "trabajos puntuales". Ambos, Rajoy y Cospedal, trabajaban en la misma planta de la calle Génova. Anticorrupción sospecha que Cospedal buscaba sabotear el caso Gürtel a través de un comisario en activo destinado en la cúpula policial.

 

Como preveían varios portavoces, Mariano Rajoy ha utilizado su experiencia parlamentaria y particular retórica para escapar de las cuestiones más complicadas durante su comparecencia. Una de ellas es la existencia de una caja B en su partido, también mientras él lo presidió. Ha sido en esta cuestión en la que Rajoy más ha arriesgado. Según el expresidente del Gobierno y del PP, "no hay ningún tribunal que haya afirmado la existencia de una caja B en el Partido Popular".

 

Tal afirmación, durante las respuestas a varios comparecientes, ha provocado que al llegar el turno del portavoz de ERC, Gabriel Rufián, éste le lea un extracto del fallo de la Audiencia Nacional sobre la contabilidad paralela del PP desde al menos el año 1989. A continuación, se ha levantado y ha entregado a Rajoy los papeles del fallo judicial. Rajoy ha intentado regalarle, sin éxito, un ejemplar de su libro.

 

El portavoz de Ciudadanos, Edmundo Bal, actuó como abogado del Estado en aquella instrucción judicial de Gürtel. Bal estaba esperando que Rajoy repitiera esa afirmación para leerle unas líneas de la página 1077 del fallo en el que el Tribunal Supremo resuelve los recursos sobre la sentencia de la Audiencia Nacional: "El Tribunal [Audiencia Nacional] contó con prueba de cargo válida y suficiente para concluir la existencia de una caja B del Partido Popular". Rajoy ha dicho entonces que el PP no fue condenado por la caja B.

 

Una vez negada la financiación irregular del PP acreditada por la Audiencia Nacional y el Tribunal Supremo, Rajoy ha negado haber hablado del caso Kitchen con Cospedal, pese a que ella tuvo que abandonar la política cuando se publicaron las grabaciones con sus contactos secretos con el comisario Villarejo. Ya en sus respuestas al primer portavoz, el socialista Felipe Sicilia, el expresidente Rajoy ha apelado a la obviedad como recurrente técnica de su discurso. "He hablado con la señora Cospedal cuando los dos hemos querido hablar", ha dicho.

 

La intervención de Sicilia ha comenzado con el portavoz mostrando la fotografía de la rueda de prensa de febrero de 2010 en la que Rajoy afirmó que Gürtel no era una trama del PP sino contra el Partido Popular. A continuación, Sicilia ha sacado a colación las dos condenas al PP en distintas piezas del caso Gürtel, incluida la de la caja B, y ha preguntado a Rajoy si mantiene aquella afirmación de hace 11 años. Mariano Rajoy ha solventado la situación asegurando que Gürtel "fue una operación de una persona en la que no estaban involucrados la inmensísima mayoría de militantes del PP".

 

El expresidente del Gobierno ha reprochado al portavoz socialista que tenga en consideración la palabra de dos personas, Bárcenas y Villarejo, que tienen "problemas serios en los tribunales" y que, por tanto, tienen "derecho a mentir" en su estrategia de defensa. Rajoy ha pasado al ataque y ha lanzado contra el portavoz socialista que Villarejo también ha hablado de su relación con el PSOE y que él, sin embargo, no tiene en cuenta cuando el comisario se vincula con Felipe González o Alfredo Pérez Rubalcaba. Sicilia ha replicado que no hay caso de financiación irregular del PSOE sino del PP y que la comisión de investigación está dedicada a la operación parapolicial creada para sabotear esa causa que afectaba a los conservadores.

 

Rajoy ha apelado una y otra vez a la presunción de inocencia y a la provisionalidad de las acusaciones en las fases de instrucción de los procesos penales, en la que se encuentra el caso Kitchen ahora. Esa proclama a favor de la presunción de inocencia se ha convertido en un mantra cuando distintos portavoces, con especial insistencia el de Ciudadanos, Edmundo Bal, le insistían una y otra vez en que es el juez quien mantiene imputado, al cierre de la instrucción, al ministro del Interior de su Gobierno, Jorge Fernández Díaz, por el caso Kitchen.

 

Mariano Rajoy ha dicho que tiene una opinión "magnífica" de Fernández Díaz y del número dos de éste, Francisco Martínez. El ex ministro del Interior ha señalado a la cúpula del PP de Rajoy como origen de una Operación Kitchen. Francisco Martínez, por su parte, calificó al expresidente de "miserable" en un mensaje enviado a José Ramón Navarro, presidente de la Audiencia Nacional".

 

Rajoy ha reconocido conocer al abogado Javier Iglesias, al que Villarejo y sus colaboradores consideraban uno de sus contactos con el presidente del Gobierno. El expresidente del Gobierno ha dicho que solo vió dos veces al letrado porque ejercía la defensa del extesorero del PP Álvaro Lapuerta y que los encuentros versaron sobre dicha defensa.

 

Sanz Roldán le ocultó su entrevista con Corinna Larsen

 

El portavoz de EH Bildu, Jon Iñarritu, ha preguntado a Rajoy si, como publicó este domingo El País, el entonces director del CNI, Félix Sanz Roldán, visitó a Corinna Larsen, la expareja extramatrimonial de Juan Carlos I, en Londres en 2012 con su consentimiento. Rajoy ha negado con rotundidad que el jefe de la inteligencia le informara de aquel viaje. "Me enteré bastante después y sin que me informara nadie", ha dicho Rajoy. Iñarritu le había preguntado si fue el consejero de Atresmedia y presidente de La Razón quien le informó de ese viaje a posteriori, advertido de ello por el comisario Villarejo.

 

Sanz Roldán ha asegurado que ese viaje tuvo como objetivo mediar en un asunto personal, el conflicto de su amigo Juan Carlos I con su examante. Pero Larsen ha afirmado en repetidas ocasiones que fue amenazada por el jefe del servicio secreto español durante aquel encuentro. Corinna Larsen ha denunciado estos hechos ante la justicia británica.

 

https://www.eldiario.es/politica/rajoy-asegura-no-conoce-villarejo-cospedal-le-recibiera-metros-despacho_1_8574944.html

 

 

LAS MENTIRAS DE RAJOY SOBRE EL ESPIONAJE A BÁRCENAS Y LA CAJA B DEL PP

 

Un repaso documentado a las falsedades, inexactitudes y medias verdades del expresidente Rajoy ante la comisión de investigación del Congreso sobre la operación Kitchen

 

Mariano Rajoy: "No hay ningún tribunal que haya afirmado la existencia de una caja B del Partido Popular".

 

Falso. No es que haya uno: es que han sido tres las ocasiones en las que distintos tribunales han dado como hecho probado la caja B del PP. Lo hizo la Audiencia Nacional en el primer juicio de la Gürtel. Lo hizo el Tribunal Supremo, en la confirmación de esa sentencia, que estableció "la existencia de una caja B, o contabilidad extracontable, del PP". Y lo ha vuelto a hacer la Audiencia Nacional en la reciente condena al PP por las obras de su sede en la calle Génova, que fueron pagadas en negro.

 

Mariano Rajoy: "El tesorero de nuestro partido pagó con dinero B unas cantidades para una obra que se hizo en la sede del Partido Popular".

 

Más concretamente: Bárcenas pagó 1.072.000 euros con dinero negro para las obras de la sede del PP, incluyendo la reforma del despacho presidencial y esa famosa sala donde está el plasma desde el que M. Rajoy negó todo lo que la Justicia después demostró.

 

Ese millón no salió del bolsillo de Bárcenas, sino que llegó a la tesorería del PP gracias a esos mismos empresarios a los que los gobiernos del PP adjudicaban contratos públicos, y que por tanto tenían legalmente prohibido donar.

 

El dinero entraba en negro, y salía en negro de la caja fuerte que tenía Bárcenas en la sede de Génova. No era su dinero. No era su contabilidad. Era el dinero negro del PP: porque los pagos de esos empresarios eran para el PP, porque servían para sufragar los gastos en B del PP y porque Bárcenas no era un filántropo que regalara reformas a los amigos. Era el tesorero del PP.

 

Las sentencias también dan como hecho probado que Bárcenas era el simple gestor de esos fondos en negro, que pertenecían al PP.

 

Mariano Rajoy: "El Partido Popular ha sido condenado solamente como partícipe a título lucrativo. Como sabe usted, una figura jurídica que exige que el condenado desconozca absolutamente ese hecho por el cual ha sido condenado".

 

En el juicio por la reforma de su sede con dinero negro, el PP ha sido condenado como responsable civil subsidiario porque es lo único por lo que se le podía condenar. En los años en los que todo esto ocurrió, las empresas o partidos solo podían recibir una condena civil, y no penal –posteriormente, en el año 2010, la ley se reformó–. Eso no significa que "el condenado" desconozca los hechos, como asegura Rajoy, es que el PP, en aquel momento, no podía ser condenado como autor de ningún delito. Solo como responsable civil.

 

Dicen los "hechos probados" de esa última sentencia, que Rajoy debería releer: "En el periodo en el que el acusado Luis Bárcenas ocupó los cargos de gerente y tesorero gestionó los fondos en metálico aportados a la formación política Partido Popular como donaciones privadas a través de una contabilidad paralela –contabilidad B–, de cuyo ingreso y gasto no se dejó constancia en la contabilidad oficial ni por tanto fueron fiscalizadas por el Tribunal de Cuentas".

 

Una caja B del PP, como todo el mundo entiende, salvo M. Rajoy.

 

Mariano Rajoy: "No he tenido conocimiento [de la caja B] ni ningún tribunal lo ha dicho".

 

Falso. Tanto la Audiencia Nacional como el Tribunal Supremo han ratificado en sus respectivas sentencias sobre la Gürtel que Mariano Rajoy el resto de los dirigentes del PP que fueron interrogados como testigos en ese juicio "no fueron creíbles" al negar la caja B y los sobresueldos en negro.

 

Mariano Rajoy: "Usted puede mentir y yo no. Yo ven aquí a decir la verdad, y la digo".

 

Es cierta la primera frase, la segunda no. El artículo 502 del Código Penal obliga a los que son citados ante el Parlamento en una comisión de investigación a decir la verdad, so pena de cometer un delito de desobediencia. Es una obligación similar a la que tienen quienes declaran como testigos ante un juez. No parece que este asunto preocupe en exceso a Rajoy, y tiene sus motivos: no es la primera vez que miente –antes, ante un juez– y ha dado igual.

 

Mariano Rajoy: "El Partido Popular no ha sido condenado por la existencia de ninguna caja B, ni por el caso de los ordenadores, ni por cobrar sobresueldos".

 

Los sobresueldos del PP nunca se juzgaron porque el delito, según Hacienda, estaba prescrito: no porque no existieran esos pagos en B.

 

En el caso de los ordenadores –o de los discos duros de Bárcenas que fueron formateados 35 veces cuando el juez Ruz los pidió– el PP fue absuelto por falta de pruebas. Entre otros motivos, por las cambiantes versiones de Bárcenas, que llegó a retirarse de la acusación en la época en la que estaba intentando reconciliarse con su partido para que su mujer no entrara en prisión.

 

La condena al PP no ha sido exactamente por la caja B, pero sí por defraudar a Hacienda con los pagos en negro de esa caja B.

 

Además, hay otro caso sobre la caja B y los donativos ilegales de los empresarios que está investigando la Audiencia Nacional y todavía sigue en instrucción.

 

Mariano Rajoy: "No recuerdo haber hablado con el señor Jorge Trías (sobre el juez Pedreira)".

 

El señor Jorge Trías Sagnier –abogado y exdiputado del PP– sí recuerda perfectamente esa conversación. Porque no fue solo una: fueron cuatro, y las ha detallado en un libro. "No puedo concebir que Rajoy no estuviese informado", asegura Trías sobre la caja B. También dice que el juez Pedreira –uno de los muchos que investigó la Gürtel– le trasladó un recado, que Trías entregó a Rajoy: "Por favor, dile a estos del PP que dejen de enviarme mensajes".

 

Era en la época en la que el primer juez que instruyó este caso, Baltasar Garzón, había sido procesado por las escuchas a los abogados de la Gürtel, que finalmente le costaron una condena por prevaricación. Aquellas escuchas también las prorrogó y avaló el juez Pedreira.

 

En esos años, tras los "mensajes" del PP, Pedreira retiró la imputación a Luis Bárcenas, a pesar de que aún no había llegado la comisión rogatoria de Suiza –que más tarde confirmó su fortuna oculta–.

 

Contra el juez Pedreira, a diferencia de Garzón, no hubo denuncia por prevaricación.

 

Mariano Rajoy: "No creo que [el exministro Jorge Fernández y el exsecretario de Estado de Seguridad Francisco Martínez] hayan montado ningún dispositivo [para espiar a Bárcenas]".

 

La Audiencia Nacional no lo ve igual. Hay indicios bastante sólidos de que el Gobierno que Mariano Rajoy presidía montó un operativo parapolicial con cerca de 80 agentes para espiar a Bárcenas sin orden judicial. Fueron unos seguimientos ilegales que incluyeron el uso de fondos reservados para pagar al chófer del extesorero del PP.

 

Tanto el exministro como el exsecretario de Estado están imputados por un operativo ilegal cuyo principal beneficiario también era Rajoy, porque el objetivo era encontrar y destruir las pruebas que Bárcenas guardaba contra él. Algo que, al parecer, ocurrió: la Kitchen fue un éxito. El tesorero se quedó sin munición.

 

Todo esto, sin que Rajoy se enterara de nada, según su explicación. Igual que le pasó cuando el tesorero financió la reforma de la sede del partido sin que él supiera nada de cómo se pagó. Igual que cuando los empresarios beneficiados por adjudicaciones de los gobiernos del PP donaban dinero negro a su partido.

 

Mariano Rajoy: "[Cospedal] no me comunicaba que tenía reuniones con el señor Villarejo en la sede de Génova".

 

Las reuniones y contactos de María Dolores de Cospedal con el comisario Villarejo empezaron cuando estalló la Gürtel, en 2009, y después siguieron en paralelo con el espionaje a Bárcenas. En las agendas del comisario, aparecen anotaciones donde se incluyen varios detalles del operativo ilegal, y de sus conversaciones con "Cospe". El juez Manuel García Castellón decidió desimputar a la exsecretaria general del PP, pero la Fiscalía Anticorrupción ha recurrido esa decisión porque considera que existen "suficientes indicios de criminalidad".

 

Buena parte esas reuniones fueron justo en el despacho contiguo al de Rajoy.

 

Mariano Rajoy: "Hay muchas cosas de las que uno no se entera".

 

Y tanto.

 

https://www.eldiario.es/escolar/mentiras-rajoy-espionaje-barcenas-caja-b-pp_132_8575893.html

 

RAJOY MIENTE AL CONGRESO: "NINGÚN TRIBUNAL HA AFIRMADO LA EXISTENCIA DE UNA CAJA B EN EL PP"

 

Dos sentencias de la Audiencia Nacional y una del Supremo acreditan su existencia

 

El expresidente del Gobierno niega cualquier relación o conocimiento de la operación Kitchen y hasta la existencia de pruebas que impliquen a Interior en el operativo, a pesar de la multitud de testimonios e indicios que han llevado al juez a procesar a la cúpula del ministerio

 

La comisión parlamentaria que investiga las responsabilidades políticas del operativo supuestamente diseñado para destruir las pruebas que tuviera Luis Bárcenas sobre la caja b o sus dirigentes, concluía este lunes en el Congreso de los Diputados con la comparecencia del principal beneficiario, presuntamente, del espionaje ilícito al extesorero: el expresidente del Gobierno y del PP en el momento en el que acontecieron los hechos, Mariano Rajoy.

El expresidente, quien ha acudido a la cita flanqueado por un nutrido grupo de diputados del PP a los que ha dirigido guiños durante su comparecencia, ha mentido en reiteradas ocasiones a lo largo de su intervención al repetir, varias veces y a cada portavoz parlamentario, que "ningún tribunal ha afirmado la existencia de una caja b en el PP".

 

Una aseveración falsa, porque hasta tres tribunales (en dos ocasiones la Audiencia Nacional y en otra el Supremo en sentencia firme) han considerado demostrada su existencia y en parte del periodo en el que Mariano Rajoy presidió el partido.

Bárcenas era el "mero custodio" de la caja b del PP

 

- Castañón (Unidas Podemos): ¿Cómo está?

 

- Rajoy: Muy bien, la echo un poco de menos, pero por lo demás estoy muy bien

 

- Castañón: Lo digo porque dijo que no tenía ninguna gana de venir...

 

- Rajoy: Procuro cumplir con mis obligaciones, aunque preferiría estar tomando un café

 

Rajoy ha añadido que los tribunales han sentenciado que "el tesorero de nuestro partido en un determinado momento pagó con dinero b unas cantidades para una obra que se hizo en la sede del Partido Popular", pero de nuevo se trata de una afirmación falsa. La Sección Segunda de la Audiencia Nacional ha considerado probado que el extesorero Bárcenas era un "mero custodio" de la caja b desde donde fluyeron los pagos en negro por la sede, y que "el dinero era del PP".

 

Las manifestaciones de Rajoy tampoco se han ajustado a la realidad cuando ha llegado a retar al portavoz de Esquerra, Gabriel Rufián, a que exhibiera alguna prueba de la implicación del Ministerio del Interior en el operativo ilícito.

 

"Falsa existencia de pruebas" sobre Kitchen

 

Ha manifestado que "es falso" que existan "pruebas" de que Interior "estaba realizando operaciones para destruir" las evidencias que guardara Bárcenas sobre la caja b. Y la multitud de pruebas y de testimonios que atestiguan que la operación Kitchen existió, así como la implicación de Interior son hasta tal punto abrumadoras que han provocado que el juez instructor, Manuel García-Castellón, haya procesado a la cúpula del Ministerio y a su exministro Jorge Fernández Díaz.

 

Rajoy ha negado conocimiento alguno de la operación así como de la existencia del comisario Villarejo o que le hubiera enviado mensaje alguno, en contra de lo afirmado por el excomisario. Durante su intervención, ha intentado circunscribir las sospechas en su contra a lo manifestado por Villarejo o Bárcenas, dos testimonios de dudosa credibilidad, pero son muchos más quienes le involucran como la supuesta X del entramado.

Múltiples testimonios le involucran

 

En el sumario constan conversaciones del marido de Cospedal, Ignacio López del Hierro, del abogado Javier Iglesias o el exsecretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez. También el comisario Enrique García Castaño o el exDAO Eugenio Pino le han relacionado con las pesquisas.

 

Además, la Fiscalía Anticorrupción quiere seguir investigando si Rajoy formaba parte de la trama política de la operación Kitchen y se encontraba al otro lado de la "inaceptable línea roja" que el juez no quiso cruzar al cerrar de forma apresurada el procedimiento, y a tal efecto ha recurrido la clausura de la investigación.

 

Rajoy también ha negado que en algún momento haya hablado con Cospedal de este asunto, cuando era su secretaria general y se reunió en la sede del PP con Villarejo. "Hablamos cuando ambos queremos", ha espetado el expresidente, que ha citado hasta en tres ocasiones su reciente libro y por dos veces ha manifestado con desagrado a los diputados "¡para qué me traen!". La claque que ha acompañado a Rajoy ha aporreado las tablas al finalizar su intervención.

 

https://cadenaser.com/ser/2021/12/13/politica/1639379086_852505.html

 

RAJOY SE VIENE ARRIBA: “ME DABA EXACTAMENTE IGUAL LO DE LA CAJA B Y LO QUE PUDIERAN DECIR DE MÍ”

 

El expresidente ha sido claro: "Mi relación con Bárcenas ha sido mala"

 

En su comparecencia en la comisión de Kitchen ha llegado un momento en que el expresidente del Gobierno Mariano Rajoy se ha venido arriba a preguntas de la diputada de Vox Macarena Olona. Así, Rajoy ha dicho: “Me daba exactamente igual lo de la caja B y lo que pudieran decir de mí”.

 

Aún así, el exlíder del PP ha seguido en la línea del principio de su comparecencia y ha vuelto ha repetir que “no tenía ningún conocimiento” del caso Kitchen. Tras eso, ha sido cuando ha espetado: “Me daba exactamente igual lo de la caja B y lo que pudieran decir de mí. El problema es celebrar una comisión y una instrucción judicial a la vez, pero también en Bankia se hizo y luego hubo absolución, igual que la caja B y luego no había caja B. La presunción de inocencia está en todas las convenciones y no se puede socavar".

 

Olona le ha recordado lo dicho por el exministro del Interior Fernández Díaz, donde decía que no se podía limitar el ámbito de la investigación al Ministerio de Interior y ha querido saber por qué el PSOE protege a la exvicepresidenta Soraya Saénz de Santamaría. “Pregúntele al PSOE, no tengo ni idea de por qué citan a una persona o a otra”, ha respondido Rajoy.

 

“No sé por qué el secretario de Estado, Francisco Martínez, me llamó miserable. Salió de un sentimiento de ansiedad. Que quede constancia de mis disculpas. Se ha comportado como un señor y de una forma muy valiente” ha finalizado diciendo el expresidente ese bloque de preguntas.

 

Podemos

Tras el turno de Vox, la siguiente diputada ha sido Sofía Fernández Castañón de Podemos. A sus preguntas ha respondido: “Mi relación con Bárcenas ha sido mala. No he tenido relación. No me preocupé por el caso Bárcenas ni había preocupación por el PP como tal. Al final la Justicia ha puesto las cosas en su sitio. Cada uno tiene que asumir sus responsabilidades ante la Justicia”.

 

“Conozco a Javier Iglesias, era el abogado de Lapuerta, estuve dos veces con él para hablar de su problema. No sé nada de la visita de Iglesias a la cárcel a ver a Bárcenas y creo que no es cierto por puro sentido común” ha respondido sobre la presunta maniobra del PP para comprar al extesorero.

 

Sobre el audio que dice Bárcenas que existe con él, dice Rajoy que “no sabe nada”. “Estamos en lo mismo de antes, son las cosas que han dicho Villarejo y Bárcenas que están a defenderse. Si me dice que demuestre que no existe, ¿eso cómo se hace?” ha declarado el expresidente. De la Gürtel ha dicho que nunca ordenó poner piedras en el camino al inspector jefe de la UDEF.

 

https://www.elplural.com/politica/rajoy-se-viene-arriba-me-daba-exactamente-igual-pudieran-decir-mi_280389102

 

M. RAJOY Y KITCHEN

 

¿Quién es el Sr. X de Gürtel?

 

Si todo va como está previsto a las 16h del lunes 13 de diciembre Mariano Rajoy Brey comparecerá en la Comisión de Investigación “relativa a la utilización ilegal de efectivos, medios y recursos del Ministerio del Interior, con la finalidad de favorecer intereses políticos del PP y de anular pruebas inculpatorias para este partido en casos de corrupción, durante los mandatos de Gobierno del Partido Popular”

 

Es decir, para explicar su participación en la denominada operación Kitchen que, diga lo que diga el juez García Castellón, no es otra cosa que una acción originada dentro del Caso Gürtel en las que se solapan en el tiempo los mismos personajes, lugares y hechos encaminados a favorecer la estrategia genovesa de ocultar y destruir pruebas para de este modo obstruir la investigación judicial.

 

Para los lectores que no tenga tiempo para diseccionar los pormenores de Gürtel & Kitchen algunos datos básicos para situarse:

 

1. Esta Comisión de Investigación es continuación a la que se puso en marcha en el Congreso entre 2017-2019 sobre “la financiación ilegal del PP” y cuyos detalles se pueden encontrar en este enlace.

 

2. También está estrechamente relacionada con la Comisión de Investigación que funcionó en el año 2017, también en el Congreso, sobre “la utilización partidista en el Ministerio del Interior bajo el mandato del ministro Fernández Díaz de los efectivos, medios y recursos del Departamento y de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado con fines políticos”.

 

3. Estas tres Comisiones tienen un denominador común que les une y les da sentido:  Partido Popular y Gobiernos de Rajoy, en particular durante el mandato como Ministro del Interior de Jorge Fernández Díaz.

 

Y es que, como se verá, la figura de Rajoy y Cospedal, tanto montan, montan tanto, resultan claves para entender los hechos que se han ido conociendo desde que en noviembre del 2007 se comenzó a investigar judicialmente el Caso Gürtel.

 

Ambos siempre han estado ahí, incluso cuando tras las primeras detenciones llevadas a cabo por el juez Garzón, comparecieron juntos el 11 de febrero del 2009 desde la sede nacional del PP, rodeado de varios miembros de su Comité Ejecutivo Nacional para afirmar solemnemente que Gürtel  “no es una trama del PP como algunos pretenden, esto es una trama contra el Partido Popular, que es una cosa muy distinta”.  En este artículo se pueden consultar quienes eran los 35  asistentes a ese teatrillo improvisado con formato de comunicado.

 

Desde entonces ha quedado acreditado que cada uno de los dos, dentro de sus responsabilidades en Génova 13 y en Moncloa, han estado en el epicentro de la trama y que su Partido junto a numerosos dirigentes nacionales y territoriales han sido condenados por lucrarse y obtener beneficios económicos con dinero de las diferentes Cajas B que durante décadas han venido funcionando en el seno de esta organización. Para situarnos y a la espera que se celebren en los próximos dos años los 5 juicios orales pendientes, el hecho cierto es que ya han firmado 9 sentencias condenatorias. De las que 2 han sido ratificadas por la Sala II del Tribunal Supremo.

 

En el caso de Rajoy, gracias a las acusaciones populares, no le ha quedado otra que testificar en el primer macro juicio de la PS 1999-2005 y en el de la Caja B con la que se pagó la reforma de Génova 13

 

Sobre sus declaraciones y el valor que le dieron los jueces recordar lo que firmaron en la su sentencia del 17 mayo del 2018 :  "Se pone en cuestión la credibilidad de estos testigos, cuyo testimonio no aparece como suficiente verosímil para rebatir la contundente prueba existente sobre la Caja B del partido (…) significaría reconocer haber recibido estas cantidades, en cuanto que supondría reconocer la percepción de pagos opacos para la Hacienda Pública, que si bien entiende que no son delictivos, pudieran ser considerados por los testigos como merecedores de un reproche social, como también que en caso de reconocer estas percepciones vendrían a admitir la existencia de una caja B en el seno de una formación política a la que pertenecen o han pertenecido".

 

Los mas inquietos pueden consultar en este enlace el cuadro de mando de las retribuciones de Rajoy en A y en B, estas últimas según los papeles de Bárcenas.

 

Pero volvamos a Kitchen y a su comparecencia ante la Comisión de Investigación. De entrada, es la primera vez que se ve en esta tesitura ya que en las de financiación ilegal del PP y utilización partidista del Ministerio del Interior estuvo incompresiblemente ausente, aunque su larga sombra planeara en ambas.

 

En esta ocasión, ha anunciado que aunque con desgana, a diferencia de Cospedal, el si va a contestar a las preguntas que le formulen los comisionados. Es sin duda plenamente consciente que cualquier otra hipótesis que no sea la de contestar sería absurda ya que, por el momento, no está siendo investigado. 

 

Además, sabe que es el último que lo hará tras ser precedido por 40 comparecientes, entre los que se encuentran estrechos colaboradores suyos de todo tipo y condición, unos han ido como investigados y han acabado procesados y otros como testigos.

 

En resumen, han pasado por allí la cúpula política y policial del Ministerio del Interior entre 2011 y 2016, el Comisario Villarejo, Sergio Ríos, el conductor colocado para. espiar a Bárcenas, la Secretaria General del PP y su Tesorero Nacional con sus respectivos cónyuges y una selecta representación de genoveses que desde la guardería siempre han estado en zonas de riesgo haciendo papeles de oscuros mediadores entre procesados y el PP, como son los casos de Enrique López o Javier Iglesias.

 

Por otro lado, son varias las declaraciones, ya sea en sede judicial o parlamentaria que, directa o indirectamente admiten que una operación político-policial de esta envergadura es del todo improbable que se pueda ejecutar sin el conocimiento, visto bueno, autorización, connivencia, complicidad o colaboración del entonces Presidente del Gobierno y del Partido Popular.

 

El mejor que nadie era consciente que con lo que el sabía el Caso Gürtel podría acabar con su carrera política de más de 40 años, como así ha sido. El sabía mejor que nadie que la contabilidad B, como han señalado los jueces, las fiscales, la UDEF, la ONIF, etc. era una realidad que venía funcionando durante 30 años y que fue utilizada para financiar campañas electorales, pagar sobresueldos y reformar la sede nacional de la C/ Génova, incluido su propio despacho. 

 

Fue avisado e informado con todo lujo de detalles por los principales protagonistas, incluido el ex diputado Jorge Trías que, según el mismo ha relatado, se acercó al despacho de Rajoy para ponerle en situación y de paso transmitirle que se dejara en paz al juez Pedreira que estaba siendo el instructor en el TSJCM.

 

De todo esto y de otras muchas más preguntas deberá M. Rajoy responder. Veremos.

 

https://www.elplural.com/politica/los-genoveses/m-rajoy-kitchen_280326102

 

 

EL PP DE RAJOY CONOCIÓ DURANTE AÑOS DATOS SECRETOS DE LOS CASOS GÜRTEL, CAJA B Y KITCHEN

 

Un informe policial refleja el contacto habitual de Villarejo con Cospedal, entonces ‘número dos’ del partido, y su entorno. El expresidente comparece este lunes en el Congreso

 

Mariano Rajoy, expresidente del Gobierno y del PP, declara este lunes en la comisión parlamentaria abierta sobre el caso Kitchen después de sucederse los informes de la Fiscalía y de la Policía Nacional que señalan a su Ejecutivo y a su partido como responsables de la operación de espionaje al extesorero popular Luis Bárcenas.

 

El último informe policial sobre las llamadas telefónicas y las agendas del comisario José Manuel Villarejo detalla múltiples indicios de cómo la cúpula del PP y dirigentes de este partido conocieron detalles secretos de las investigaciones judiciales del caso Gürtel y de sus dos causas derivadas, la caja b que controlaba Bárcenas, y el caso Kitchen para robar documentación al extesorero.

 

La citación del exlíder de la formación cierra casi un año de trabajo de los diputados, con más de 20 sesiones y 40 interrogatorios a mandos políticos y policiales salpicados por la trama. “No he visto a ese señor en mi vida”, dijo Rajoy el pasado viernes en una entrevista, en referencia al comisario José Manuel Villarejo, que reflejó en sus agendas las supuestas maniobras a favor del PP para frenar el caso Gürtel: “Cospedal quiere datos para tomar decisiones”, reza uno de sus apuntes.

 

El sumario de Kitchen, que corre a cargo del juez Manuel García-Castellón, ha acreditado que el Ministerio del Interior activó en 2013 una operación de seguimiento a Bárcenas y a su familia de la que nunca se informó a la unidad policial ni al magistrado Pablo Ruz que investigaban al extesorero, en el marco del caso Gürtel. García-Castellón está convencido de que el despliegue irregular tenía por objetivo robarle documentación comprometedora que aún pudiera guardar sobre el PP, que se encontraba cercado tras la publicación de Los papeles de Bárcenas. Sin embargo, en su auto de procesamiento del pasado 29 de julio, este juez atribuyó toda la responsabilidad de Kitchen a Interior —dirigido en aquella época por Jorge Fernández Díaz— y descartó la posibilidad de que también se impulsara desde el partido.

 

Esta tesis del instructor choca con la defendida por la Fiscalía Anticorrupción, que mantiene desde hace meses que existía una pata política. En concreto, el ministerio público señala a María Dolores de Cospedal, a la que atribuye un “interés personal” en el espionaje a Bárcenas, ya que entonces ocupaba el puesto de secretaria general del PP y podía verse también afectada por la documentación que guardase el extesorero. De hecho, la acusación ha recurrido la desimputación de la exdirigente política y apunta que sus maniobras empezaron mucho antes de la puesta en marcha de Kitchen; ya que, al menos, mantenía contacto desde 2009 con Villarejo para que le facilitase información bajo secreto que pudiese perjudicar a la formación.

 

Las sospechas de la Fiscalía, que apunta así de forma directa a la estructura orgánica del partido en la era Rajoy, se sustentan en una batería de indicios. Entre ellos, el audio en el que Cospedal y su marido, Ignacio López del Hierro, conversan con Villarejo en la sede del PP en 2009 sobre la ejecución de “encargos puntuales” que serían sufragados con fondos del partido. También constan grabaciones posteriores donde el comisario advierte al esposo de investigaciones contra la formación que entonces se encontraban secretas: como la Operación Brugal y la rama valenciana del caso Gürtel. A eso se añade la figura del policía Andrés Gómez Gordo, un asesor de la popular que participó en la captación del chófer de Bárcenas; las profusas llamadas y mensajes de Villarejo con la política y su círculo más próximo —“Si tienes problemas, habla con Cospedal”, le escribió Del Hierro—; y las agendas donde Villarejo dejó reflejado todo.

 

Precisamente, la Unidad de Asuntos Internos (UAI) de la Policía Nacional elaboró el pasado 23 de junio un informe sobre esos intensos contactos telefónicos, avanzado por EL PAÍS, donde también incluye 36 páginas con apuntes de las agendas de Villarejo que se erigen como una guía temporal de las supuestas maniobras urdidas durante años contra las pesquisas de Gürtel y contra Bárcenas. Estas anotaciones refuerzan la teoría del ministerio público, que sostiene que la “intervención” del matrimonio “queda claramente reflejada” en los cuadernos del comisario. Unos primeros contactos que se remontan a los días previos al estallido de la causa contra la red corrupta liderada por Francisco Correa, que anidó en el seno del PP.

 

El informe de la UAI resalta un primer apunte de Villarejo del 26 de enero de 2009, cuando Cospedal ya era número dos de Rajoy. El comisarió anota que López del Hierro le ha llamado y que “su parienta quiere datos para tomar decisiones”. En ese momento, las pesquisas de Gurtel se encontraban secretas. Pero, según sus anotaciones, el comisario ya conoce los detalles de mano de uno de sus compañeros, José Luis Olivera, entonces jefe de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF), a cargo de la investigación. El 4 de febrero, Villarejo anota junto al nombre de Olivera: “Tema Correa a punto de estallar”. El 5 de febrero, refleja un presunto contacto con el marido de Cospedal: “Toque sutil de situación. Quedó muy mosca. Habla con su parienta”. El 6 de febrero se activa finalmente Gürtel y se producen las primeras detenciones por parte de la Audiencia Nacional.

 

Villarejo no se queda quieto ese 6 de febrero y, según escribe en sus agendas, contacta con Arturo González Panero (PP), el entonces alcalde de Boadilla del Monte, al que están juzgando ahora por su implicación en Gürtel: “Aviso de tormenta. Muy preocupado por la evolución de todo”, escribe el comisario sobre esa conversación, que Panero ha confirmado. Sin embargo, pese a la petición de la Fiscalía, García-Castellón ha descartado investigar esta supuesta filtración: “Sin más datos y a partir de una anotación de una agenda [...] Se desconoce el contexto en el que pudo producirse [el comentario de Olivera a Villarejo]”.

 

Los contactos del comisario con el entorno del PP siguen en plena abullición de Gürtel. El 11 de febrero de 2009, junto al nombre de López del Hierro, Villarejo anota: “Reunión urgente H[otel] Palace. Detalles generales de lo que pasa. Pendiente de evolución estos días”. Justo ese día, Rajoy comparece en público acompañado de su plana mayor tras presidir el comité ejecutivo del PP. Cospedal se sitúa a su derecha. “El Partido Popular no tiene más información de este sumario que nos ocupa que la que publican los medios de comunicación [...] Esto no es una trama del PP, como algunos pretenden, esto es una trama contra el Partido Popular”, asegura entonces el presidente del partido.

 

Asuntos Internos destaca otras anotaciones sobre el matrimonio formado por Cospedal y Del Hierro, que evidencian la relación directa del policía con la dirección del partido. Por ejemplo, el 22 de junio de 2009, Villarejo apunta: “Cospe contenta con la info”. El 14 de octubre de ese año, junto al nombre del marido, añade: “Preparar los temas. Hija Chaves, Galindo, Faisán, Astapa. Propone reunión con parienta”. El 1 de febrero de 2010, escribe: “ILH (siglas de López del Hierro): desea caña contra Bárcen[as]”. El 19 de febrero de 2010, plasma: “ILH: aviso publicación Interviú. Tesorero PP. Agradeció el dato”. Tres días después, el 22 de febrero, la revista Interviú publicaría un reportaje sobre el patrimonio inmobiliario de Bárcenas de dudoso origen.

 

La captación del chófer

 

Esta relación se mantiene a lo largo de los años. Así que, cuando se activa Kitchen en julio de 2013, los contactos son habituales y, según la Fiscalía, el matrimonio participa en la captación como confidente del conductor de Bárcenas, Sergio Ríos. Una operación que se ejecutó gracias al comisario Andrés Gómez Gordo, asesor de Cospedal, que conocía de antes al chófer.

 

El 18 de julio de 2013, Villarejo anota en su agenda que “Sergio, el conductor”, ha ”recurrido” a Gómez Gordo para “contarle que se le han acercado”. Este texto coincide con el relato de los implicados, que admitieron que hubo un primer intento fallido de captarlo. El comisario Enrique García Castaño, procesado por Kitchen, contactó sin éxito con Ríos para que colaborase, pero el conductor receló y llamó a Gómez Gordo. Entonces, según la Fiscalía, medió el matrimonio Cospedal-Del Hierro.

 

Según la UAI, además, esa jornada hubo un relevante cruce de llamadas entre Villarejo y el entorno de Cospedal. A las 10.28, el jefe de gabinete de la política, José Luis Ortiz, telefonea al comisario, pero este no le coge. Ante la falta de respuesta, Ortiz le envía al minuto un mensaje —“Llámame cuando puedas, urge un poco”— y a las 11.07 le vuelve a llamar, sin que este descuelgue. A las 11.08 lo intentan desde el número de la secretaria de la dirigente del PP, pero tampoco consiguen nada. Entonces, interviene López del Hierro, que escribe al policía a las 11.18: “Te está llamando MDC [María Dolores de Cospedal]”.

 

Villarejo da señales finalmente a las 11.52, cuando telefonea al número de la secretaria de Cospedal a las 11.52 y a las 12.07; y habla con alguien casi cuatro minutos. A las 13.09, el comisario contacta con su compañero Gómez Gordo y ambos charlan durante más de dos minutos.

 

El comisario lo recoge en su agenda de esta forma. Sobre López del Hierro, escribe: “Aviso sobre contacto con Sergio. Él se encarga de hablar con Andrés Gordo”. Sobre Cospedal: “Varios contactos y posible cita. Al final se arregló por teléfono”. También refleja ese día una presunta conversación con Francisco Martínez, Chisco, secretario de Estado de Seguridad y supuesto coordinador de Kitchen: “Forzando contacto con chófer LB”.

 

Según las agendas del comisario, la relación con Gómez Gordo no fue fácil. El 19 de julio, el marido de Cospedal llama dos veces a Villarejo y este apunta en sus cuadernos referencias sobre su compañero: “No se fía de mí y no cree que cumplamos. Lo vamos a usar y tirar”. El día 20, López del Hierro le envía otro mensaje a Villarejo: “Si tienes problemas, habla con MDC”. El 22 de julio, le contesta Villarejo: “Todo ha mejorado bastante. Andi [apodo de Gómez Gordo]. Hoy muy bien. Abz”. Gómez Gordo intervino para facilitar la colaboración de Sergio Ríos, de la que finalmente se encargó Villarejo, que le pagó con fondos reservados.

 

La UDEF también elaboró un informe sobre Kitchen el pasado 20 de julio, donde concluía que Kitchen tenía un objetivo “estratégico”: “desactivar” las pesquisas abiertas por la justicia contra el PP por la red de corrupción liderada por Francisco Correa. Manuel Morocho, inspector jefe de esta unidad y principal investigador de Gürtel, añadía en ese documento que el espionaje a Bárcenas se gestó en “tres entornos o niveles distintos que convergen a modo de círculos concéntricos sobre el mismo”. El “entorno general” (donde señala de forma clara al PP: “la formación política”); el “entorno intermedio” (Gobierno de Rajoy) y el “entorno específico (cúpula de la Policía Nacional).

 

El sumario apenas roza a Rajoy

 

Rajoy aterriza este lunes en la comisión del Congreso sin que los investigadores lo hayan puesto en la diana. Hasta ahora, ni la Fiscalía ni el juez instructor han planteado la imputación del exdirigente popular por la operación de espionaje a Luis Bárcenas. De hecho, el sumario no contiene indicios directos contra él, solo referencias de terceros. Aunque la gran pregunta que se hacen muchos diputados es si sus subordinados pudieron montar un operativo de este calibre y durante tantos años sin que lo supiera el presidente del partido y del Gobierno.

 

Sobre las referencias a Rajoy, Villarejo verbalizó las más explícitas. Aunque en un primer momento mantenía que nunca habló con el presidente sobre Kitchen, cambió de versión el pasado mayo y aseguró que lo informaba por mensajes de móvil del desarrollo del operativo irregular. Posteriormente, el comisario volvió a modificar su relató y aseveró que el líder del PP, incluso, había pasado a saludarlo durante una reunión que mantuvo en la sede del partido con Cospedal. Rajoy lo negó el pasado viernes: “No he visto a ese señor en mi vida”. En unos audios interceptados, Villarejo también se refería a alguien apodado El Asturiano que tendría conocimiento de la operación. Asuntos Internos atribuyó ese alias a Rajoy.

 

En el sumario constan otras referencias al expresidente. El ex secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, afirmó en un mensaje de móvil que, si él caía y tenía que desfilar por la Audiencia Nacional para declarar, “también irán JFD (y probablemente MR)”. En otro, añadía: “Mi grandísimo error en el ministerio fue ser leal a miserables como Jorge, Rajoy o Cospedal”. El jefe de la Policía con Rajoy, Eugenio Pino, contó al juez que Jorge Fernández Díaz llegó a interceder en favor de Villarejo en nombre del presidente del Gobierno porque este último se había enterado de que le estaban “tratando mal”.

 

https://elpais.com/espana/2021-12-13/el-pp-de-rajoy-conocio-durante-anos-datos-secretos-de-los-casos-gurtel-caja-b-y-kitchen.html

 

EL RASTRO DE CINCO PROTAGONISTAS DE LA KITCHEN CONDUCE HASTA MARIANO RAJOY

 

Los comisarios Villarejo y García Castaño han declarado que el presidente conocía el espionaje a Bárcenas. La tesis exculpatoria de Rajoy pasa por creer que su amigo y ministro del Interior le ocultó la operación. También Cospedal habría escondido los encargos a Villarejo. El móvil de Francisco Martínez y el abogado Iglesias apuntan a Rajoy

 

El expresidente del Gobierno Mariano Rajoy tiene este lunes la oportunidad de responder en el Congreso de los Diputados las preguntas que el juez Manuel García Castellón no le ha querido hacer sobre la operación Kitchen. Rajoy, estos días de promoción de su libro, ha adelantado que responderá a los portavoces de los grupos parlamentarios, pero advirtiendo que desconoció por completo la operación para sabotear la mayor causa de corrupción del PP. Las maniobras policiales se orquestaron en el más alto nivel del Ministerio del Interior para beneficiar al partido que él lideraba mientras era presidente del Gobierno.

 

La Fiscalía Anticorrupción ha recurrido ante la Sala de lo Penal el cierre de la investigación decretado por el juez a finales de julio pidiendo que se ahonde en los indicios que existen contra Rajoy. Esas pistas que apuntan al expresidente del Gobierno se concentran en un grupo de personas que rodean a Rajoy y que forman un círculo que puede ser reversible: o le aíslan, o le señalan.

 

José Manuel Villarejo Pérez. El comisario ha señalado a Rajoy como conocedor de la operación presuntamente ilegal, ha declarado que se interesó por ella puntualmente y que la fomentó. Pero no ha aportado pruebas de ello. O al menos, no las pruebas suficientes. Anticorrupción denuncia en su escrito que el juez instructor no haya querido investigar si el número de teléfono móvil facilitado por el comisario, y con el que supuestamente conectó para informar a Rajoy de los avances del espionaje a Luis Bárcenas, pudo estar entonces en poder del entonces presidente del Gobierno y del Partido Popular.

 

Por otra parte, están las continuas menciones de Villarejo y los miembros de su banda a “El Asturiano” y “El Barbas”, calificativos con los que se referían a Rajoy, según pudo acreditar la Unidad de Asuntos Internos de la Policía y confirmó el comisario José Luis Olivera, procesado en el caso Kitchen, durante su comparecencia ante la comisión.

 

En ese informe policial de 2018 se analizan algunas afirmaciones recogidas en las grabaciones incautadas a Villarejo que aluden a Rajoy. En la siguiente conversación, el comisario habla con el también procesado Enrique García Castaño: “En el 2012 cuando el tema de Ignacio González, que me dijo el Cosidó, me das la información y no sé qué y lo mandé a cagar y tal y cual, le dije a Pino, digo trasmítele que le monto un chocho a todos que se cagan. Y por la tarde me llamó y no que ha habido un error, que tal y que cual, me llamó la Cospe, joder no delates a nadie, que tal.... Y yo ¿Cómo que no? Os busco la ruina a todos y al primero al "barbas", a tomar por culo".

 

Jorge Fernández Díaz. La Fiscalía reprocha al juez García Castellón que no quiera ahondar en la línea que apunta más allá del Ministerio del Interior en Kitchen, ya sea en dirección al Palacio de La Moncloa o la sede central del PP. “Lo que parece es que no se quiere dar, hay una rotunda negativa a seguir investigando en esa dirección, como si se hubiera establecido un cordón o inaceptable línea roja que no se pudiera traspasar en la investigación”, escriben los fiscales en su recurso.

 

Así las cosas, la X de Kitchen hasta el momento es Jorge Fernández Díaz, el ministro del Gobierno de Rajoy que formaba un núcleo de amigos íntimos del presidente y que, según la tesis del juez, habría actuado por su cuenta, sin ni siquiera informar al que además era su superior.

 

Hace tiempo que Fernández Díaz no habla de su amistad con Mariano Rajoy, pero algunos indicios apuntan a un posible agrietamiento de la misma. Por ejemplo, el escrito con el que Fernández Díaz recurre su procesamiento y que señala al Partido Popular como el origen de una posible operación Kitchen ­-el exministro insiste en que él tampoco la conocía- porque es en Génova donde estaban los principales perjudicados por los ‘papeles de Bárcenas’.

 

Lo que no dice el exministro, pero es de común conocimiento, es que en esos papeles aparece como perceptor de dinero negro de los empresarios Mariano Rajoy, quien, como el resto de los que pudieron cobrar sobresueldos, no resultó imputado porque el posible delito fiscal estaría prescrito. Ante la comisión de investigación, Fernández Díaz insistió en su tesis: "En la historia ha habido casos, sabe Dios que no acuso a nadie, en absoluto, pero en otras épocas hubo el caso GAL o el caso Faisán, que eran asuntos del Ministerio del Interior, pero este no era un caso que pudiera decirse que había nacido en el Ministerio del Interior, porque el señor Bárcenas no es el tesorero del Ministerio del Interior".

 

Francisco Martínez. El contenido del móvil del que fue secretario de Estado de Seguridad dio un vuelco al caso. Desde ese teléfono, Martínez escribió un mensaje a Silverio Nieto, fontanero de la Conferencia Episcopal y persona del círculo de influencia del Ministerio del Interior durante el último mandato del PP. Nieto reenvió ese mensaje a su último destinatario, el comisario Enrique García Castaño, y éste, ante las insistentes preguntas de la Fiscalía, terminó por entregárselo al juez.

 

En enero de 2020, Martínez escribió a Nieto: “La defensa mañana exige entregar en el juzgado las actas notariales en las que constan los mensajes recibidos a lo largo de 2013 y 2014 con instrucciones muy claras y explícitas sobre los supuestos “operativos policiales" de las que trata todo esto (cuya legalidad siempre me pareció clarísima) y que necesariamente conllevarán la citación de Jorge [Fernández Díaz] y probablemente de [Mariano] Rajoy".

 

En otro mensaje, enviado el 5 de junio de 2019, Martínez se dirige al presidente de la Audiencia Nacional, José Ramón Navarro. "Mi grandísimo error fue ser leal a miserables como Jorge, Rajoy o Cospedal", escribió el ex secretario de Estado de Seguridad. En ese momento ya había sido publicado que el juez Manuel García-Castellón le iba a citar como imputado en el caso Kitchen.

 

Cuando finalmente fue llamado a declarar, Martínez evitó en todo momento establecer responsabilidades de sus superiores y negó haber coordinado el operativo parapolicial, como señalan por el contrario otros investigados. Al declarar ante la comisión de investigación, Martínez volvió a retractarse: "En un momento en el que yo estaba roto se dicen cosas así de un amigo, de un familiar…”

 

María Dolores de Cospedal. Anticorrupción hace una demoledora descripción de la actitud del juez García Castellón respecto la ex número dos del PP. Recuerda que, “inexplicablemente”, no le preguntó a Martínez en su declaración por las afirmaciones en la que decía que ella conocía todo el operativo. También reprocha al juez la “clamorosa preterición de aquellas fuentes documentales que reflejan su participación [en referencia a Cospedal] de un manera directa y material en Kitchen”.

 

Así las cosas resta la decisión de la Sala de lo Penal sobre la dirigente del PP que se reunió al menos ocho veces con Villarejo, según confesó su jefe de Gabinete, en unos encuentros que el magistrado calificó como de “sociales” en su auto. Y si Cospedal participó “de manera directa y material en Kitchen”, ¿también lo hizo sin informar al presidente del partido del que ella era secretaria general?

 

El marido de Cospedal, Ignacio López del Hierro, también fue imputado y después exculpado por García Castellón. En una conversación que obra en el sumario le confirma a Villarejo que Cospedal ha informado a Rajoy del encuentro con el comisario y que el presidente del PP ha dado su visto bueno. En esa conversación el comisario pide que al menos se le paguen “los gastos”, se entiende que por los “trabajos puntuales” que en pleno caso Gürtel le encargaron Cospedal y López del Hierro en otra conversación grabada, publicada y posteriormente incorporada también al sumario. En una anotación del diario de Villarejo, aparecen unos supuestos pagos del jefe de gabinete de Cospedal, 150.000 euros, que habría abonado la secretaria general al policía en activo.

 

Javier Iglesias. En el informe de Asuntos Internos en el que se identifica al Barbas o el Asturiano con Rajoy se dice que El Largo, para Villarejo y sus cómplices, es el abogado Javier Iglesias Redondo, habitual en oscuras maniobras que tienen al PP y a los tribunales como protagonistas [leer aquí]. Y añaden los investigadores de lo que escuchan en las grabaciones: "Se colige que en realidad se trataría de una operación [Kitchen] encaminada a la localización de documentos y archivos comprometedores con dirigentes del Partido Popular, la cual habría tenido un resultado positivo y estaría coordinada por el entonces secretario de Estado de Seguridad (con conocimiento de El Asturiano y El Largo) sin que exista constancia hasta el momento de que el material incautado haya sido obtenido en el procedimiento judicial”.

 

En varias grabaciones de Villarejo, el comisario y sus interlocutores identifican a El Largo como su contacto con Mariano Rajoy cuando éste era presidente del Gobierno. En una reunión entre Villarejo y varios de sus colaboradores, el empresario Alberto Pedraza, afincado en Andorra, afirma: "Le ha dicho el presidente al ministro: Oye, Rafael [Catalá], me gustaría una Audiencia Nacional nueva. Utiliza a Javier [Iglesias] que él lleva treinta años trabajando ahí y que te diga cómo lo haríamos”.

 

La otra persona que habría informado a Villarejo a Mariano Rajoy es el presidente de La Razón y consejero de Atresmedia, Mauricio Casals, según declaró en la Audiencia Nacional y ante la comisión de investigación del Congreso el comisario Enrique García Castaño. "Villarejo, en el conjunto de todos los asuntos en que participaba, siempre hacía llegar las informaciones que tenía al presidente del Gobierno a través de un intermediario", señaló García Castaño. Ese "contacto fundamental" era Mauricio Casals, añadió el policía. Ante la comisión de investigación, Villarejo aseguró que Casals era uno de sus intermediarios con el entonces presidente del Gobierno.

 

https://www.eldiario.es/politica/rastro-cinco-protagonistas-kitchen-conduce-mariano-rajoy_1_8568984.html

 

 

RAJOY PONE EL BROCHE A LA COMISIÓN KITCHEN CON TODOS LOS INFORMES APUNTÁNDOLE

 

El expresidente asegura que "nunca" supo de la operación de espionaje a Bárcenas ni de Villarejo

 

Este lunes el Congreso de los Diputados pone el broche final a la comisión de investigación sobre el Operación Kitchen tras más de una veintena de sesiones y 40 interrogatorios. Y quién mejor para poner la guinda al pastel que el expresidente del Gobierno, Mariano Rajoy, quien comparece tras sendos informes de la Fiscalía y la Policía Nacional que proyectan que su Ejecutivo y su partido fueron los responsables del espionaje al extesorero del PP, Luis Bárcenas, a quien pretendían sustraer documentación sensible para la formación.

 

Según el último informe policial, desvelado por El País, las autoridades recogen llamadas telefónicas así como anotaciones en la agenda del excomisario José Manuel Villarejo. De ellas se desprende que Génova y Moncloa, con Rajoy a la cabeza, conocían detalles judiciales del caso Gürtel así como todas sus ramas.

 

La pasada semana, tras la sesión en la que María Dolores de Cospedal se acogió a su derecho a no declarar, el expediente del Gobierno aseguró que “nunca” conoció nada acerca de la Operación Kitchen, como, según dice, tampoco sabía de Villarejo. Con todo, responderá a las preguntas de los diputados, a diferencia de lo que hizo la exsecretaria general popular: “Yo voy a responder a lo que se me pregunte”.

 

No obstante, Rajoy defendió a la que fuera su número dos a nivel orgánico: “Ejerció un derecho constitucional. Y si ella consideró que no debía responder, hizo muy bien.

 

Ante la posibilidad de que en su comparecencia le pregunten por lo que dijo Villarejo acerca de que en una reunión que tuvo con Cospedal apareció el expresidente para saludar, algo que interpretó como una manera de hacerle saber que estaba al tanto: "Sí, realmente dijo eso, que no me conocía y que se había reunido cuatro veces y que teníamos unos intermediarios e interlocutores, que cita a varios de formas diversas. Lo único cierto es que yo no he visto a ese señor en mi vida. Esa es la única verdad. Y naturalmente lo voy a decir. En mi vida", aseveró.

 

En este sentido, Rajoy subrayó que es "absolutamente falso" que él tuviera un teléfono para enviarle mensajes al comisario. Al ser preguntado si sabía algo de Villarejo en aquel momento, ha indicado que él no sabe cuándo supo de su existencia. "He sido ministro del Interior y, desde luego, siendo ministro del Interior ni la más remota idea. Y luego, en el Gobierno, pues supongo que en un determinado momento debí enterarme de que existía, igual que luego he visto los nombres de todos los demás”, insistió. Y zanjó: “Nunca conocí que existiera esa operación. No voy a elucubrar porque está precisamente sub iúdice pero tengo muy serias dudas de qué es realmente lo que pasó ahí”.

 

Con el interrogatorio a Rajoy se pondrá fin a las comparecencias que arrancaron el pasado mes de marzo con Luis Bárcenas. Los comisionados tienen de plazo hasta final de mes para aprobar sus conclusiones en la comisión que después habrán de elevar al Pleno para su ratificación.

 

Pruebas, pero ni rastro de Rajoy

 

El juez Manuel García-Castellón, en el sumario Kitchen, da por acreditado que el Ministerio de Interior activó en el año 2013 una operación policial al margen de la ley para espiar a Bárcenas y robarle la documentación que pudiera comprometer al PP. No obstante, el juez atribuye toda la responsabilidad al entonces ministro, Jorge Fernández Díaz, descartando que recibiera mandato alguno o se impulsara bajo las órdenes de Génova. Así las cosas, hasta ahora, ni la Fiscalía ni el juez instructor han planteado la imputación de Rajoy por la operación. De hecho, el sumario no contiene indicios directos contra él, solo referencias de terceros.

 

https://www.elplural.com/politica/rajoy-pone-broche-comision-kitchen-con-todos-informes-apuntandole_280342102

 

RAJOY CONTESTA POR PRIMERA VEZ EN EL CONGRESO SOBRE LA 'OPERACIÓN KITCHEN'

 

El expresidente del Gobierno no está investigado en la Audiencia Nacional por el operativo de espionaje a Bárcenas, pero existen indicios de que éste se puso en marcha para evitar que información suya en manos del extesorero del PP saliera a la luz

 

El año llega a su fin con una importante cita en el Congreso de los Diputados. El expresidente del Gobierno Mariano Rajoy comparece este lunes en la comisión de investigación Kitchen donde se aborda la utilización de fondos públicos para la puesta en marcha de un dispositivo policial de espionaje al extesorero del Partido Popular Luis Bárcenas, entre 2013 y 2015, supuestamente para recuperar información sobre la financiación irregular de dicha formación altamente comprometedora para altos cargos, entre ellos el propio Rajoy.

 

Por la comisión de investigación han pasado los miembros de la cúpula de la Policía Nacional a la que se encargó dicho operativo (el ex Director Adjunto Operativo Eugenio Pino, el exjefe de la Unidad Central Operativa Enrique García Castaño), así como el comisario José Manuel Villarejo que también estuvo involucrado y guardó todas las pruebas de su existencia. Comparecieron también el exministro del Interior Jorge Fernández Díaz y su número dos, el exsecretario de Estado de Seguridad Francisco Martínez, a quienes el juez de la Audiencia Nacional Manuel García-Castellón atribuye toda la responsabilidad del impulso de la denominada operación Kitchen, descartando que la exsecretaria general del PP María Dolores de Cospedal y el presidente Rajoy conocieran su existencia.

 

La primera llegó a estar imputada en la causa del Juzgado Central 6 donde se investiga el dispositivo policial, pero el segundo no ha sido citado a declarar ni siquiera como testigo. De ahí que, hasta ahora, todavía no se ha manifestado sobre el asunto. Este lunes, según avanzó en una entrevista en Onda Cero, Rajoy contestará a todas las preguntas de los diputados. Asegura que no supo de la existencia de Kitchen.

 

Villarejo afirmó «tener la garantía» de que estaba «detrás»

 

Sin embargo, tanto la Fiscalía Anticorrupción como las acusaciones populares de la causa ejercidas por PSOE y Podemos consideran que el expresidente fue uno de los beneficiados, si no el que más, del despliegue policial en el que se captó al chófer de la familia Bárcenas, Sergio Ríos Esgueva, como confidente. Cobró 2.000 euros al mes durante dos años de los fondos reservados del Estado. Además, entró en la Policía con 42 años.

 

El propio Villarejo, cuando compareció en la comisión de investigación del Congreso, afirmó que tuvo la «garantía» de que Mariano Rajoy «estaba detrás» de la operación Kitchen. Relató que se cruzó con él «tres o cuatro veces» y que el expresidente entró en una reunión que el comisario jubilado mantuvo con Cospedal en la sede central del PP de la calle Génova, diciéndoles: «A trabajar».

 

«Yo entendí que eso quería decir: ‘Oye, yo estoy detrás de esto, deja de desconfiar de los emisarios que te mando'», afirmó Villarejo a preguntas de los parlamentarios. «En la medida en que yo no tenía la garantía de que era él quien me estaba dando las órdenes, yo quería saber si estaba detrás y no era una invención de los enlaces», dijo el agente ya retirado en referencia al ex ministro del Interior Fernández Díaz y al ex secretario de Estado Martínez.

 

Los indicios que apuntan hacia el expresidente

 

Los portavoces de los distintos grupos en la comisión Kitchen preguntarán al expresidente por dicha afirmación de Villarejo. Pero en la investigación de la Audiencia Nacional que continúa en curso también existen otros indicios que apuntan al conocimiento del operativo por parte de Rajoy por los que seguramente también será interrogado.

 

Por un lado, están las confesiones del ex número dos de Interior Francisco Martínez, que al verse abandonado por el ex ministro Fernández Díaz se negó a verse perjudicado por ser «leal a miserables como Jorge, Rajoy o Cospedal», escribió en unos mensajes que le fueron incautados y figuran en la investigación judicial.

 

Por otro lado, está la supuesta grabación de una reunión en la sede de Génova en la que estuvieron presentes Bárcenas, Cospedal y Rajoy que, según contó el chófer de Bárcenas Sergio Ríos a Villarejo, tenía guardada el extesorero del partido. Una conversación durante la que Rajoy habría reprochado a Bárcenas guardar pruebas de la caja B de la formación y éste respondió con una amenaza de airear información, siempre según contó Ríos al comisario jubilado: «Si, porque éste (Bárcenas) se enfada y le amenaza y le dice, ‘oye que yo tengo lo de Cospedal …’ y le dice el Presidente, ‘¿cómo tienes tú eso guardao?’ y le dice él ‘tengo eso y mucho más. Eso lo tiene que saber el Presidente, ¡vamos!’», transcribieron los agentes de la Unidad de Asuntos Internos (UAI) de la Policía de la conversación mantenida entre ambos.

 

Conversación entre el comisario Villarejo y el chófer de Bárcenas, Sergio Ríos.

 

Dicha grabación, a la que el extesorero popular también se refirió en un escrito remitido a la Fiscalía Anticorrupción antes del juicio por la reforma de la sede de Génova con dinero negro, nunca ha salido a la luz.

 

Además, el comisario Villarejo sostuvo, tanto ante el juez García-Castellón como ante la comisión de investigación del Congreso de los Diputados que durante el operativo Kitchen se mensajeó con Rajoy. Afirmó que le dieron dos números de teléfono móvil para que contactara con el expresidente y le mantuviera informado sobre el desarrollo del operativo, algo que según él hizo a través de SMS. El juez llegó a ordenar una diligencia para saber a quién pertenecían los números aportados por Villarejo y si efectivamente hubo intercambio entre ellos.

 

https://www.elindependiente.com/espana/2021/12/13/rajoy-contesta-por-primera-vez-en-el-congreso-sobre-la-operacion-kitchen/

 

 RAJOY, EL ESLABÓN PERDIDO PARA ENTENDER CÓMO SE ORGANIZÓ LA OPERACIÓN 'KITCHEN'

 

Este lunes comparece el expresidente del Gobierno en la comisión de investigación sobre la trama parapolicial, y al margen del control judicial, puesta en marcha desde el Ministerio del Interior del Ejecutivo de Rajoy para arrebatarle a Luis Bárcenas documentación sensible del PP.

      

A punto de acabar, la comisión de investigación que el Congreso de los Diputados puso en marcha en marzo pasado sobre la operación Kitchen deja muchas certezas y muchas dudas también. Los principales interrogantes se refieren al papel que jugó Mariano Rajoy en la trama para arrebatarle a Luis Bárcenas documentación comprometedora para el PP utilizando fondos reservados del Ministerio del Interior.

 

Este lunes comparece Rajoy en la comisión y con él se cierra el turno de comparecientes. Después, los miembros de la comisión de investigación elaborarán un dictamen. El expresidente ya ha anunciado que va a contestar a todas las preguntas que se le formulen, pero ha advertido que no conoce ni al comisario Villarejo ni sabe nada de la operación Kitchen.

 

La Audiencia Nacional ha dejado fuera de su investigación a Rajoy y a María Dolores de Cospedal. El máximo cargo político del Gobierno del PP que se sentará en el banquillo por esa operación parapolicial será el exministro del Interior Jorge Fernández Díaz.  Este ha alegado, tanto en la comisión del Congreso como en la Audiencia Nacional, que el caso para hacerse con documentación de Luis Bárcenas no afectaba al Ministerio del Interior y que era un tema propio del Partido Popular, pero Fernández Díaz no ha querido mencionar a Mariano Rajoy expresamente.

 

En cambio, sí le ha mencionado el comisario José Manuel Villarejo, dos veces. En su primera comparecencia en la comisión, en mayo de 2021, el policía jubilado afirmó que había informado directamente a Rajoy sobre la marcha de la operación a través de mensajes en el móvil. "Informaba directamente a Rajoy sobre Kitchen. Me decía Cospedal: Es que el presidente quiere que le des tu versión", dijo Villarejo en aquella ocasión en el Congreso, y acabó relatando que despachaba directamente con Rajoy por este tema "a través de mensajes con un teléfono que me habían facilitado".

 

Una consigna: "A trabajar"

 

En su segunda comparecencia, en octubre pasado, Villarejo fue más lejos y afirmó que se había visto personalmente con el presidente Rajoy. Esta afirmación la hizo el comisario después de que Público publicara en exclusiva una información relativa a un audio inédito. Se trata de una conversación entre Villarejo y el ex secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez -imputado en la causa Kitchen-, acaecida el 14 de marzo de 2014, en la que el policía le cuenta que dos días había visto a Rajoy en la sede de Génova. El alto cargo de Interior no lo pone en duda, al contrario. Esta es la transcripción de la conversación grabada por Villarejo:

 

-Francisco Martínez: He traído papeles.

-Villarejo: ¿Eh?

-F.M.: He traído papeles.

-V.: Sí. Oye, bueno, la visita de la…, la cita con el asturiano [apodo de Rajoy] fue brevísima y te digo una cosa, prohibición absoluta y tal y, por tanto, tú no sabes nada, Paco, ¡no me jodas!

-F.M.: Me has dejado preocupado porque... es que joder si está descontento…

-V.: No, no, no, vamos a ver, yo te digo, yo el otro día... er... como el este utiliza al Capillas [Javier Iglesias] para gestiones y para cosas, ya el otro día le dije al Capilla: "Capilla, lo siento mucho, somos troncos, te quiero mucho, pero yo o toco chicha o yo ya no te doy nada. "No, joder, es que yo tengo una persona, que es la enlace, es una tía de mi total confianza, que no te puedo decir quién es". "Pues yo quiero verla".

Y total, que el otro día la... me presenta a una chica de unos 40 años, rubita, no tengo ni puta idea…[ahora piden café al camarero]. Total, que... -en plan confidencia- la veo a la chica y tal y cual, y digo: "Mira, tía, me estás pidiendo unas cosas muy delicadas y tal". Y ella: "No sé, mira yo, tal, asturiano, no sé qué y tal...". Digo: "Pues lo siento mucho pero yo voy a cortar, de verdad, esto no se lo he dicho a nadie, esto no lo conoce nadie, pero como comprenderás, yo tengo unos vínculos y una dependencia con la DAO [Dirección Adjunta Operativa de la Policía Nacional] y con un secretario de Estado y tal, y yo no puedo meterme en...".

Total. "No te preocupes", dice, "excepcionalmente, cosa única y tal, yo no voy a estar, pero esta tarde..." [ininteligible] había habido una manifestación de tíos de la Coca-Cola dando por culo...

-F.M.: (...) Sí, esta semana, ¿no? [En efecto: 12 de marzo de 2014 unas 150 personas se concentraron frente a la sede del PP ante los despidos en la embotelladora de la empresa].

-V.: Sí, esta semana, vamos y te digo lo de la Coca-Cola porque que me pasaron como cuando voy a ver a 'la seño' [Cospedal] en la parte de atrás, con los cristales tintados, y entré por allí, allí en Génova, y fue el Capilla, fui con el Capilla, allí en la sala donde está... donde Capilla me recibe siempre, hablando aquí y tal y cual en la especie de burbuja esa de cristal, en la salita esa.

-F.M.: Al lado de su despacho.

-V.: Al lado, justo, al lado de su despacho. Abre su despacho y tal... Y en ese momento viene el presi. "Qué tal, mire solamente para saludarle... Es que el amigo Javier Iglesias goza de toda la simpatía del mundo". "A trabajar", eso fue todo [se ríe]. Ese fue todo el mensaje. O sea...

-F.M.: Sí, para ratificar.

 

En su última comparecencia en el Congreso, Villarejo afirmó que además de en esa ocasión relatada en el audio, le ha "visto en tres o cuatro ocasiones más". Se refirió, en relación a la primera vez que vio en persona a Rajoy, a que "quería tener la certeza de que era él quien estaba detrás de las órdenes".

 

Muy probablemente los portavoces en la comisión del Congreso le preguntarán a Rajoy por esa supuesta consigna --"A trabajar"-- que le dio a Villarejo en marzo de 2014; un relato que coincide con lo explicado en otra conversación grabada por Villarejo y mantenida con el empresario Ignacio López del Hierro, marido de Cospedal, que el pasado mes de julio se libró, como su esposa, de la imputación en la causa Kitchen.

 

Ignacio López del Hierro le contó al comisario Villarejo que "el jefe" estaba de acuerdo en que se desarrollaran las investigaciones solicitadas al policía, como investigar a dirigentes del PP como Javier Arenas o al hermano del exministro socialista Alfredo Pérez Rubalcaba.

 

Mariano Rajoy tiene que aclarar muchas cosas en relación a Luis Bárcenas, el extesorero y exgerente del partido. Este afirma que grabó una conversación con Rajoy, en su despacho de la sede del PP: "Yo le hago entrega de la cantidad remanente [en la caja b] y que él espantado me dice que cómo puedo tener esos papeles, entonces los destruye en la destructora que tiene a su espalda", dijo Bárcenas en el juicio por los usos de la caja b del PP. Según Bárcenas, ese audio formaba parte del material que se le robó del estudio de su esposa, dentro de la operación Kitchen, a mediados de 2013.

 

La comisión del Congreso sobre Kitchen ha dejado claro que los seguimientos a Bárcenas y a su familia no respondieron a una operación para investigar el destino del dinero procedente de las donaciones que recibió el PP de grandes empresas, como han manifestado algunos policías que participaron en la operación. Porque esa investigación ya se estaba llevando a cabo por parte de la Audiencia Nacional en el marco de la causa abierta por Gürtel.

 

"M. Rajoy"

 

Precisamente, la comisión de investigación ha dejado evidenciado que el inspector principal de la Policía Nacional que investigó el caso Gürtel, Manuel Morocho, sufrió presiones para dejar la investigación y que sus mandos le impidieron incluir en el informe que presentó a la Audiencia Nacional en 2013 la relación de las personas que eran receptoras de dinero de la caja b del PP. Morocho fue objeto de siete querellas por parte de dirigente del PP, todas archivadas.

 

Villarejo, sobre su cita con Rajoy: "Quería tener la certeza de que era él quien estaba detrás de las órdenes"

 

En la comisión de investigación sobre la financiación del PP, seguida en el Congreso en 2018, el inspector Morocho dijo que su superior, el comisario José Luis Olivera, exjefe de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía Nacional--imputado en la causa Kitchen--, se negó a que identificara en el informe que se enviaría después a la Audiencia Nacional a "M. Rajoy" como Mariano Rajoy y a "López Hierro" como a Ignacio López del Hierro, marido de María Dolores de Cospedal, a pesar de los indicios en los apuntes del extesorero Luis Bárcenas sobre estas dos personas.

 

https://www.publico.es/politica/rajoy-eslabon-perdido-entender-organizo-operacion-kitchen.html

 

ENCERRONA A RAJOY: GOBIERNO, SOCIOS, VOX Y CS SE UNEN CONTRA EL EXPRESIDENTE

 

La comisión de investigación del caso Kitchen se cierra con las acusaciones de Villarejo, sin pruebas, el silencio de Cospedal y la pinza contra el exdirigente del PP

 

Los partidos del Gobierno, sus socios, Vox y Ciudadanos preparan una encerrona a Mariano Rajoy este lunes en el Congreso de los Diputados. El expresidente está citado a declarar en la comisión de investigación del caso Kitchen para cerrarla y los grupos de la Cámara han preparado a conciencia el interrogatorio. El PP, por su parte, resta importancia a la presencia del exjefe del Ejecutivo y le desvincula de las acusaciones sin pruebas del comisario Villarejo. El retorno de Rajoy al Congreso se produce tras el silencio de su exsecretaria general, María Dolores de Cospedal, la pasada semana. Rajoy regresa a la Cámara dos años y medio después de perder la moción de censura y sí tiene intención de responder a las preguntas que le formulen los grupos. El PSOE lleva tiempo preparando esta comparecencia por un caso que el propio Pedro Sánchez ha mencionado, para reprochárselo a Pablo Casado en alguna sesión de control. El encargado del cara a cara con Rajoy será su portavoz Felipe Sicilia, según explican fuentes socialistas. Ya fue el encargado de preguntar, sin éxito, a Cospedal, llegando a calificar de bochorno el silencio de la exministra.

 

Unidas Podemos también ha preparado durante el fin de semana la cita y ha designado a Sofía Castañón como la persona encargada de interrogar a Rajoy. “Después de negar todo en una entrevista reciente, queremos saber qué conocimiento tenía de lo que es una demostrada operación parapolicial. ¿Debemos pensar que ocurría esto en el seno del Ministerio del Interior y que el presidente no tenía constancia? Y si tenemos varios testimonios que reconocen que había contacto telefónico, entonces alguien miente porque existe una contradicción entre Villarejo y Garcia Castaño con el Presidente”, avanzan fuentes de la formación morada. “Y cuando alguien tiene la necesidad de mentir es porque no existe transparencia y podemos deducir que algo ilícito había”, añaden desde Unidas Podemos. “Confiamos en que a diferencia de con Cospedal, Rajoy sí hable, como dijo que hará. Y que lo haga con el rigor que requiere hacerlo en una comisión de investigación”, concluyen. En Esquerra, el encargado del cuerpo a cuerpo con Rajoy será su portavoz Gabriel Rufián, veterano en este tipo de enfrentamientos dialécticos. Fuentes del grupo republicano aseguran que una de las claves de su intervención será evitar entrar en el enfrentamiento directo con el expresidente e intentar hacerle caer en contradicciones. Estrategia muy similar seguirá Bildu con su portavoz, Óscar Matute, como encargado de la comisión.

 

El PNV tiene a Mikel Legarda como portavoz en la Kitchen, pero fuentes de la formación avanzan que no podrá estar presente. Vox también tiene previsto participar en el interrogatorio a Mariano Rajoy, con Macarena Olona como portavoz. La formación presidida por Santiago Abascal no quiere dejar pasar la oportunidad de intentar poner en un aprieto al expresidente. Su intención es preguntarle por quién ordenó el código rojo, en referencia a la mención que hace en su investigación el juez García Castellón. Ciudadanos, por su parte, también intentará conocer qué grave implicación tenía Rajoy en el caso y será Edmundo Bal el encargado de preguntarle. Mariano Rajoy aseguró en una entrevista con Carlos Alsina en 'Más de Uno', de Onda Cero, que va a responder a las preguntas de los grupos. Añadió que va a decir que no ha visto a ese señor en su vida, en referencia a Villarejo, y sobre si tenía su teléfono, que es absolutamente falso. También afirmó que cuando él era ministro de Interior solo despachaba con dos mandos de la Policía y de la Guardia Civil, los responsables de Información. Sentenció que no tenía ningún conocimiento de la Kitchen y que lo único que hizo fue llamar a su ministro del Interior cuando conoció, por los medios de comunicación, que un falso cura había entrado en el domicilio de Luis Bárcenas. Lo que calificó como un “episodio bastante notable”.

 

https://www.elconfidencial.com/espana/2021-12-12/rajoy-gobierno-socios-vox-cs-unen-contra-expresidente_3339790/

 

RAJOY SÍ RESPONDERÁ PREGUNTAS EN LA COMISIÓN KITCHEN, A DIFERENCIA DE COSPEDAL

 

El expresidente del Gobierno insiste, no obstante, en que no conocía la Operación Kitchen ni a Villarejo

 

El expresidente del Gobierno Mariano Rajoy ha asegurado este viernes, ante su comparecencia el próximo 13 de diciembre en la comisión de investigación sobre la Operación Kitchen, que va a contestar a lo que le pregunten. Eso sí, ha anticipado que "nunca" conoció esa operación -que se organizó para sustraer documentación sensible al extesorero Luis Bárcenas- ni al excomisario José Manuel Villarejo.

 

Con el interrogatorio a Rajoy se pondrá fin a las comparecencias que arrancaron el pasado mes de marzo con Luis Bárcenas. Los comisionados tienen de plazo hasta final de mes para aprobar sus conclusiones en la comisión que después habrán de elevar al Pleno para su ratificación.

 

La portavoz del Grupo Popular en el Congreso, Cuca Gamarra, arropó este jueves a la exsecretaria general del PP María Dolores de Cospedal a su llegada a la comisión que investiga la Operación Kicthen y se prevé que este lunes la cúpula del PP haga lo mismo con el expresidente del Gobierno.

 

Sin embargo, Cospedal anunció al inicio de la sesión que se acogía a su "derecho a no declarar" y de no responder a las preguntas de los diputados alegando que el asunto investigado es también objeto de investigación en la Audiencia Nacional.

 

"Cospedal ejerció un derecho constitucional"

En una entrevista en Onda Cero, Mariano Rajoy ha afirmado que él tiene previsto responder a las preguntas que le hagan. "Yo voy a responder a lo que se me pregunte", ha manifestado.

 

A renglón seguido, ha señalado que Cospedal "ejerció un derecho constitucional". "Y si ella consideró que no debía responder, hizo muy bien. Yo voy a responder porque no tengo ningún problema en responder", ha apostillado.

 

Ante la posibilidad de que en su comparecencia le pregunten por lo que dijo Villarejo acerca de que en una reunión que tuvo con Cospedal apareció el expresidente para saludar, algo que interpretó como una manera de hacerle saber que estaba al tanto: "Sí, realmente dijo eso, que no me conocía y que se había reunido cuatro veces y que teníamos unos intermediarios e interlocutores, que cita a varios de formas diversas. Lo único cierto es que yo no he visto a ese señor en mi vida. Esa es la única verdad. Y naturalmente lo voy a decir. En mi vida", ha aseverado.

 

En este sentido, Rajoy ha subrayado que es "absolutamente falso" que él tuviera un teléfono para enviarle mensajes al comisario. Al ser preguntado si sabía algo de Villarejo en aquel momento, ha indicado que él no sabe cuándo supo de su existencia.

 

"He sido ministro del Interior y, desde luego, siendo ministro del Interior ni la más remota idea. Y luego, en el Gobierno, pues supongo que en un determinado momento debí enterarme de que existía, igual que luego he visto los nombres de todos los demás", ha afirmado, para precisar que cuando ocupaba la cartera de Interior despachaba con dos personas: el comisario general de Información de la Guardia Civil y el de la Policía.

 

Preguntado después si estaba al tanto de una operación policial para conseguir material que pudiera tener Bárcenas, Rajoy ha asegurado que "en absoluto" era conocedor de esa operación. "Nunca conocí que existiera esa operación. No voy a elucubrar porque está precisamente subiúdice pero tengo muy serias dudas de qué es realmente lo que pasó ahí", ha declarado.

 

"Cuando llegó a casa de Bárcenas un cura"

El expresidente sí que ha reconocido que la primera vez que vio una cosa que le llamó "la atención", y por la que llamó el ministro, fue "cuando llegó a casa de Bárcenas un cura que no era cura" y se "montó un espectáculo". "Yo lo vi o me lo contó alguien y me pareció una cosa absolutamente rocambolesca porque luego no era un cura", ha enfatizado.

 

Según ha añadido, "no tiene la más remota idea" de quién envió a ese cura. "Le dije, oye infórmame de esto. Nunca me informó. Supongo que no se habrá enterado de nada. La verdad, era un episodio bastante notable", ha concluido.

 

https://www.elplural.com/politica/rajoy-si-respondera-preguntas-en-comision-kitchen-diferencia-cospedal_280249102

 

 

LA SOSPECHA DE UNA POSIBLE NUEVA IMPUTACIÓN LLEVA A COSPEDAL A NEGARSE A CONTESTAR AL CONGRESO

 

La ex número dos del PP invoca los recursos que han presentado Anticorrupción, PSOE y Podemos contra el auto en el que quedaba exonerada de la 'operación Kitchen'

 

La ex secretaria general del PP María Dolores de Cospedal ya no está imputada en la Audiencia Nacional por la operación Kitchen. Fue exonerada por el juez instructor de esta causa, Manuel García Castellón, a finales del pasado mes de julio. Sin embargo, no ha querido declarar en la comisión de investigación del Congreso creada al albur de esta trama, comportándose así como si en realidad siguiera investigada. ¿La razón? El procedimiento, en realidad, no está aún cerrado, pues tanto la Fiscalía Anticorrupción como las acusaciones populares han presentado recurso y siguen insistiendo en la imputación de la también exministra y expresidenta de Castilla-La Mancha y quieren que se continúe investigando.

 

En caso de que la Sala de lo Penal estime los recursos en lo que concierne a Cospedal, ésta volvería al estatus de imputada en esta pieza 7 del caso Villarejo en la que ya están procesados el exministro del Interior Jorge Fernández Díaz, el ex secretario de Estado de Seguridad Francisco Martínez y ocho antiguos mandos policiales por el espionaje ilegal al extesorero del PP Luis Bárcenas. Es decir, un tribunal de tres magistrados tendrá en sus manos decidir si obliga a ampliar las pesquisas o si confirma el fin de la instrucción. No sería la primera vez que la Sala revoca una decisión de un juez de instrucción.

 

La exdirigente del PP sabe que la partida aún no ha terminado y por eso ha llegado a la comisión de investigación del Congreso sin intención de decir una sola palabra que la pueda perjudicar de cara a una reapertura de las actuaciones judiciales contra ella. Y es que el recurso de la Fiscalía es muy contundente y prolijo en sus argumentos, en los que defiende que hay cosas de la trama que se han quedado sin investigar. Esas cosas incluyen la posible implicación o conocimiento que pudo tener la ex secretaria general.

 

Pero no es lo único que los fiscales creen que falta por hacer en la instrucción de la operación Kitchen y que el magistrado García Castellón se ha negado a practicar. La posible implicación de la cúpula del PP en la organización del operativo ilegal –pues ven al partido como el centro neurálgico de todo el entramado–; la localización del material sustraído a Bárcenas por los mandos policiales implicados; la utilización de más confidentes para tratar de averiguar otros pagos con fondos reservados; y más pruebas que permitan argumentar el relato de que Kitchen fue sólo un capítulo más en los intentos por obstruir la investigación del caso Gürtel son algunos de los cabos sueltos que han quedado sin atar.

 

Para Anticorrupción, la negativa del instructor a seguir indagando en el paradero del material robado al extesorero del PP sería como asegurar el éxito de la operación ilegal. Ese es el punto central que ha quedado sin investigar, según los fiscales, pero éstos también destacan en su recurso que la exoneración de Cospedal y su marido, que apenas estuvieron imputados dos meses, fue "precipitada" y "extemporánea". Fiscalía cree que el matrimonio mintió en sede judicial o, al menos, cayó en contradicciones, por lo que ve "incomprensible" que el juez les libre de todo tan fácilmente. No dicen los fiscales que se haya demostrado que la ex secretaria general del PP y el empresario fueran los responsables de la trama Kitchen, pero reprochan al juez que ni siquiera siga indagando.

 

Así las cosas, y a la espera de que la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional se pronuncie, Cospedal ha leído al empezar la sesión de este jueves en la comisión de investigación del Congreso una corta declaración en la que, aunque ha recordado que el pasado julio fue "declarada exenta de todo tipo de responsabilidad en los hechos", ese auto del juez instructor ha sido recurrido tanto por Anticorrupción como por "dos grupos políticos representados en esta comisión", como son PSOE y Podemos, que están personados como acusaciones populares.

 

"Con todo el respeto al Congreso y al principio de división de poderes, a la Administración de Justicia y a las resoluciones judiciales, y por respeto a mi derecho de defensa, tengo la intención de no emitir respuesta a sus preguntas", ha apuntado. Incluso, más adelante se ha olvidado de la Fiscalía y ha llegado a responsabilizar a PSOE y Podemos de su silencio, al sugerir que si no hubiesen recurrido, sí podría haber declarado en el Congreso.

 

Esta situación ha llevado a que los portavoces parlamentarios, a excepción del PP, hayan empleado su tiempo en hacer a Cospedal todas las preguntas que tenían preparadas, pero la ex secretaria general se ha mostrado impasible en todo momento, mirándoles mientras la interrogaban y tomando notas de vez en cuando. Sólo ha interrumpido su silencio en tres ocasiones, después de las intervenciones de los diputados de Unidas Podemos, Junts y EH Bildu para hacer alguna apreciación o matización. Pero nada relacionado con la operación Kitchen.

 

Los diputados querían que Cospedal explicara la naturaleza de su relación con el comisario José Manuel Villarejo, de qué hablaron en sus encuentros, si es verdad que se reunieron entre ocho y diez ocasiones como dijo su exjefe de gabinete y no tres o cuatro como dijo ella, si su marido, el empresario Ignacio López del Hierro, y ella le hicieron algún encargo, si cree que Fernández Díaz fue el máximo dirigente político de la trama Kitchen... Una a una, la que fuera número dos de Mariano Rajoy en el PP ha mantenido silencio.

 

Culpa a PSOE y Podemos de no declarar

Cospedal sí ha tomado la palabra después de la intervención del portavoz de Unidas Podemos, después de que éste y el diputado socialista le reprocharan que no contestara a sus preguntas. Según la ex secretaria general, ella habría declarado el pasado junio, cuando había sido citada en un primer momento por la comisión, pero su imputación en la causa ese mismo día llevó a que los portavoces parlamentarios optaran por aplazar la comparecencia.

 

"No fue culpa mía no declarar. Y ahora no declaro porque la Fiscalía, junto con PSOE y Podemos, ha recurrido el auto en el que el juez me exonera de toda responsabilidad. La excusa, que no es excusa, que es la garantía a mi derecho a la defensa y por el principio a la división de poderes… no es excusa, son PSOE y Podemos los que han hecho que yo mantenga esta posición", ha subrayado.

 

La siguiente vez que Cospedal ha interrumpido su silencio ha sido en respuesta al portavoz de Junts para defender la actuación de la Policía Nacional y la Guardia Civil el 1 de octubre de 2017, durante el referéndum ilegal en Cataluña. "Usted ha dicho que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado bajo el mandato del PP atacaron a los legítimos votantes en Cataluña. Es falso, lo que hicieron fue defender la legalidad y el cumplimiento de la legislación vigente en contra de aquellos que quisieron provocar un golpe de Estado", ha afirmado.

 

Y, por último, la exdirigente conservadora ha replicado al portavoz de EH Bildu, después de que éste comentara lo habitual que es que en este tipo de comisiones de investigación los comparecientes se vuelvan "amnésicos" y aseguren no recordar nada. "Yo no he dicho que no sepa nada ni que tenga amnesia. He dicho que me acojo a mi derecho a no declarar por mi derecho de defensa. A todo lo que se ha preguntado he declarado en sede judicial", ha remarcado.

 

https://www.infolibre.es/politica/sospecha-posible-nueva-imputacion-lleva-cospedal-negarse-contestar-congreso_1_1214887.html

 

 

EL PP DE CASADO DA POR AMORTIZADO EL DAÑO POR EL CASO 'KITCHEN'

 

Lo que podía haber sido una travesía en el desierto acabó siendo una comisión sin apenas desgaste para Pablo Casado. La dirección actual afronta el final de los trabajos con la certeza de que no ha sufrido daños y que su estrategia de desvincularse del pasado ha funcionado

 

“Se acaba este circo”. Distintos diputados del PP coinciden en que la comisión de investigación en el Congreso sobre el caso 'Kitchen' (la supuesta trama parapolicial que el PP habría desarrollado desde el Gobierno para robar pruebas sobre la caja B a Luis Bárcenas) llegará a su fin en los próximos días sin haber pasado factura a la actual dirección que encabeza Pablo Casado. Cuando hace más de un año los partidos del Gobierno impulsaron el grupo de trabajo las alarmas volvieron a encenderse.

 

En el PP se quejaban de que PSOE y Unidas Podemos buscaban fiscalizar a la oposición, pero la realidad era que la situación incomodaba mucho a la cúpula popular, que volvía a sentirse presa de los casos de corrupción del pasado.

 

La estrategia desde el primer minuto fue desvincularse (recordando que ningún excargo investigado formaba parte del actual partido), denunciando al mismo tiempo que no existían precedentes de gobiernos “que utilizaran el Congreso para controlar a la oposición, salvo en dictaduras”. El temor dentro de las filas populares era que la comisión y el desfile de comparecientes desgastara a Casado.

 

Casi quince meses después de que el pleno diera luz verde a la comisión, el PP da por amortizado el asunto y considera que ese desgaste no ha existido. El ejemplo más reciente fue el de ayer mismo, aseguran fuentes populares a EL PERIÓDICO DE ESPAÑA, con la puesta en escena de María Dolores de Cospedal. La ex secretaria general del partido se negó a declarar acogiéndose a su derecho constitucional, pero recordó —eso sí— que el juez la declaró “exenta de toda responsabilidad” semanas después de citarla como investigada.

 

No solo eso. También le dio tiempo a jactarse de los 13 juicios que ha perdido Bárcenas por “mentir” e incluso hizo hincapié en que el extesorero le debe 50.000 euros por las injurias que le profirió. “El dinero es lo de menos, lo de más es que gané la demanda”, se despachó la exministra de Defensa. Lo que podía haber sido una travesía en el desierto para el PP ha terminado siendo un camino bastante más sencillo de lo esperado. “Los policías, a excepción de Villarejo, han negado que 'Kitchen' existiera. Así que no hay caso. Es el invento del PSOE”, decían con optimismo varios dirigentes populares en el Congreso.

 

A nadie le sorprendió que Cospedal decidiera no declarar. De hecho, la escenificación de apoyo de la portavoz, Cuca Gamarra (se quedó lo que duró la comisión), y otros diputados del grupo parlamentario, fue evidente. Arroparon a la que fuera número dos del partido sin temor a la foto ni a otros reproches.

 

Fue el síntoma claro de que veían superada la prueba. La escena se repetirá todavía con mayor énfasis el próximo lunes cuando acuda al Congreso Mariano Rajoy en la última comparecencia prevista antes de que la comisión redacte sus conclusiones. El resto de partidos de la Cámara, incluidos Ciudadanos y Vox, han sido muy críticos a lo largo de las sesiones, igual que el Gobierno y sus distintos socios. Todos coinciden en lo mismo: la imposibilidad de que esa trama prosperara sin el conocimiento y la aprobación de Cospedal y del propio Rajoy.

 

Pero el hecho de que la ex secretaria general quedara fuera del procesamiento judicial ha servido a los populares en su posición. “Esto no nos afecta en nada. Somos el presente y el futuro. No el pasado”, reiteraban miembros de la cúpula del PP, convencidos de que la que podía ser la comisión parlamentaria más dura de la legislatura terminará sin grandes daños para la formación.

 

La estrategia de separación de etapas se reforzó el pasado febrero cuando tras el desastre de las elecciones catalanas (Casado achacó el fracaso electoral a la reaparición de Bárcenas los días previos a la cita con las urnas) el líder del PP anunció la mudanza de la sede de Génova para romper definitivamente con el pasado: “El coste electoral es tremendo y tenemos que dejar de preocuparnos por nuestro pasado y ocuparnos del futuro”, llegó a decir ante la plana mayor del partido en la decisión de mayor calado que ha tomado desde que llegó a la presidencia.

 

Es cierto que el proceso de mudanza sigue su curso, pero diez meses más tarde aún se desconoce el que será el nuevo cuartel general. La novedad relevante en el discurso estaba en la decisión de que ni él ni la dirección nacional “volverían a pronunciarse o hablar” de casos de corrupción relacionados con el pasado. “Las hipotecas en política no son hereditarias y no podemos seguir pagando facturas de cuestiones que ni conocemos”, zanjó el líder. Desde entonces los principales dirigentes han justificado su silencio basándose en esas palabras.

 

https://www.epe.es/es/politica/20211210/pp-casado-da-amortizado-dano-12959982

 

 

COSPEDAL RECURRE AL SILENCIO PARA DEFENDERSE EN LA COMISIÓN KITCHEN DEL CONGRESO

 

La ex ‘número dos’ del PP no colabora en la investigación parlamentaria sobre el espionaje ilegal al extesorero del PP Luis Bárcenas en el Gobierno de Rajoy y afirma: “Yo no metí la mano en la caja”

 

Dolores de Cospedal, durante 10 años la todopoderosa secretaria general del PP, se ha negado este jueves a declarar y a contestar a las preguntas de los diputados representados en la comisión de investigación en el Congreso de la llamada Operación Kitchen, el espionaje ilegal al extesorero del PP Luis Bárcenas con recursos del Ministerio del Interior para tapar escándalos del partido durante el Gobierno de Mariano Rajoy. La que fuera mano derecha del entonces presidente, en esa complicada época del florecimiento de los casos Gürtel y Bárcenas en el partido, ha recurrido al silencio y se ha acogido a su derecho a no responder. La ex secretaria general del PP ha justificado su decisión en que tanto la Fiscalía como el PSOE y Unidas Podemos están personados en la causa judicial que se sigue sobre esta misma trama en la Audiencia Nacional y han recurrido el archivo de su imputación por parte del juez.

 

Cospedal no ha colaborado formalmente en los trabajos que lleva a cabo esa comisión de investigación sobre Kitchen, pero se ha reservado la posibilidad de apostillar a las intervenciones de los diputados que más le han desagradado. En una de ellas, ha amenazado a un parlamentario de Junts per Catalunya, Josep Pagès, con ponerle una querella si repetía “en la calle” una acusación que le había hecho en el Parlamento, y en otra ha replicado a un representante de Bildu: “Yo no metí la mano en la caja”.

 

Había expectación mediática y política por conocer cuál sería el comportamiento de Cospedal ante la comisión Kitchen. Hace seis meses, en junio, fue citada por esa misma comisión poco después de que llegara para declarar su marido, Ignacio López del Hierro. Cospedal acudió entonces al Congreso, pero pocos minutos antes de que empezara su exposición se conoció que el juez de la Audiencia Nacional que lleva esta causa, Manuel García Castellón, imputaba al matrimonio y la Mesa de la comisión optó por anular precipitadamente la comparecencia cuando ella ya paseaba por los pasillos de la Cámara.

 

Indignada por la premura de la anulación, la ex secretaria general del PP protestó oficialmente ante el Congreso, pero no se le concedió la razón porque se le había enviado un correo electrónico en el que le avisaban del cambio de planes. Este jueves ha asegurado que entonces sí estaba dispuesta a contestar y ha culpado de su cambio de posición a los recursos contra el archivo de su imputación que han interpuesto la Fiscalía, el PSOE y Unidas Podemos.

 

Su decisión de “no emitir contestación” a las preguntas que iban a formular los parlamentarios ha sido lo primero que ha aclarado Cospedal este jueves en una declaración previa en la comisión que chafó los planes de varios grupos. El portavoz del PSOE, Felipe Sicilia, remarcó rápidamente la aparente contradicción entre que en junio, cuando fue imputada, sí estuviese disponible para responder y ahora, cuando el juez ha retirado esa imputación, no lo haya hecho. Sicilia interpretó ese giro como “la excusa perfecta” para no incurrir “en el riesgo” de decir algo en el Congreso, ante su obligación legal de no mentir, que se pudiera descubrir en próximos días como contradictorio con alguna grabación o documento de alguno de los implicados en aquella operación y que le pudiera suponer problemas legales.

 

Varios de los parlamentarios recordaron a continuación las innumerables referencias que el comisario jubilado José Manuel Villarejo ―que tanto ha usado en sus trabajos el método de las grabaciones secretas― hace tanto a conversaciones y contactos directamente con Cospedal como con su marido. Sicilia parafraseó el conocido refrán sobre que el que calla otorga: “Usted calla, porque tiene mucho que tapar, y prefiere sufrir el bochorno de pasar por aquí sin decir nada”. El socialista recordó el pasado parlamentario de Cospedal, que también fue en su carrera política presidenta de Castilla-La Mancha y ministra de Defensa, para subrayar “el desprecio a la Cámara y a la soberanía nacional” que causaba con su silencio.

 

Todas esas referencias y lamentaciones sobre el comportamiento de Cospedal ante una comisión de investigación del Congreso no hicieron mella en su decisión. Siguió callada hasta que le interesó romper esa táctica para que quedaran en el acta de la sesión determinadas matizaciones.

 

El Tribunal Constitucional se ha pronunciado varias veces sobre el silencio en una causa judicial. En la sentencia número 61/2005 se reputa como lógico, racional y ajustado a las normas de la experiencia deducir de la conducta pasiva de un imputado un indicio de culpabilidad, pero debiendo realizarse tal deducción en el marco de una convicción alcanzada al valorar el conjunto de los elementos de prueba disponibles. En la sentencia número 202/2000 se considera que, ante la existencia de ciertas evidencias objetivas aducidas por la acusación, la omisión de explicaciones acerca del comportamiento enjuiciado en virtud del legítimo ejercicio del derecho a guardar silencio puede utilizarse por el juzgador para fundamentar la condena. Y en la sentencia de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo del 21 de octubre de 2004 se reconoce el silencio del acusado en el juicio oral como un derecho legítimo de su defensa, sin que sea prueba de cargo; pero se precisa que eso no significa que no pueda ser valorado a ningún efecto en el momento de valoración de las auténticas pruebas.

 

Felipe Sicilia, del PSOE, acabó su exposición con su particular conclusión: “La duda no es saber si usted sabía de la Kitchen, sino cómo es que usted no sigue imputada”.

 

El representante del PP, Luis Santamaría, utilizó esa acusación del PSOE, y en prevención de siguientes interrogatorios en esa línea, para arremeter contra la presidencia de la comisión y los letrados y asesores jurídicos del Congreso. Los criticó por permitir lo que tildó de “instrumentalización” de los trabajos de esas sesiones para atacar al Partido Popular con “fábulas” que atribuyó a guionistas de un “Pantocrátor”, en el que mezcló todo tipo de casos oscuros del PSOE en el pasado con referencias a fenómenos extraterrestres y hasta la niña de la curva.

 

Cospedal se mantuvo muda, con los brazos cruzados, tomando algunas notas y poniéndose y quitándose las gafas durante esos cuestionarios, y también durante el del representante de Vox. Cuando el portavoz de Unidas Podemos, Ismael Cortés Gómez, le reprochó su incomparecencia ante los casos Gürtel, Bárcenas o Kitchen, abandonó su mutismo y reiteró que la culpa era de los recursos judiciales del PSOE y Podemos.

 

El portavoz de Junts introdujo en sus preguntas una alusión a la actuación de las Fuerzas de Seguridad durante los peores momentos del proceso independentista en Cataluña en 2017 y otra sobre las implicaciones de dirigentes del PP en varios casos de corrupción económica. Cospedal se soliviantó en ese momento y pidió la palabra para rechazar como “falso” que las policías “atacaran a los legítimos representantes de Cataluña” en aquellos días e indicó que lo que hicieron fue “defender a los ciudadanos sobre los que quisieron promover un golpe de Estado”. También rebatió molesta que no era “su caso” y que ella “no metió la mano” en la caja para desmentir una frase en ese sentido que le planteó el diputado separatista catalán. Fue ahí cuando llegó a encararse con Josep Pagès al decirle que “la inmunidad parlamentaria no cubre” ese tipo de acusaciones, y cuando añadió amenazante que si la hubiera expresado “en la calle”, habría podido responderle con una querella.

 

No hubo lugar para el cuerpo a cuerpo entre Cospedal y Pagès, pero el portavoz de EH Bildu, Oskar Matute, sí recogió esa frase para interpretar que ese tipo de alusiones en las calles de su barrio en Vizcaya se toman como una amenaza. Cospedal volvió a interrumpir su silencio para explicar que de donde ella procede esas referencias “quieren decir que puede entablar una acción judicial, y nada relacionado con amenazas o armas o de otro tipo”. Y también matizó que no se había quedado “amnésica ni nada por el estilo” por acogerse a su derecho a no declarar en el Congreso, y añadió que ya lo había hecho ante el juez “con mucho más rigor”.

 

La ex número dos del PP cerró así la sesión con un recordatorio de los 13 procedimientos que la han enfrentado durante estos años con Luis Bárcenas, extesorero y exgerente nacional del partido, sin citar su nombre, para reseñar que él había mentido en todos esos casos, que había perdido y hasta había dejado de pagar sus condenas, pero había desperdiciado mucho tiempo, recursos y dinero del Estado. Matute, de EH Bildu, le reprochó a Cospedal que con su nula colaboración también había derrochado el trabajo que le corresponde al Congreso como una de las instituciones más relevantes del país.

 

https://elpais.com/espana/2021-12-09/cospedal-recurre-al-silencio-para-defenderse-en-la-comision-kitchen-del-congreso.html

 

EL PP CALIFICA COMO “FÁBULA” UNA DE LAS PRINCIPALES CONCLUSIONES DEL JUEZ DEL ‘CASO KITCHEN’

 

El partido duda de la existencia del material presuntamente robado por la trama, sobre la que el instructor expresó su “convicción”

 

El PP considera que una de las principales conclusiones del juez instructor del caso Kitchen, Manuel García-Castellón, constituye una simple “fábula”. Así lo manifestó este jueves Luis Santamaría, portavoz del partido en la comisión de investigación abierta en el Congreso sobre la operación de espionaje ilegal al extesorero popular Luis Bárcenas, donde calificó como “un acto de fe” el dar por hecho que existía el material comprometedor que la trama sustrajo supuestamente al antiguo responsable de las finanzas de la formación. Estas palabras contrastan con los escritos del magistrado, que mantiene que los policías implicados “habrían finalmente localizado e incautado” esa documentación.

 

Santamaría reitera así la línea de defensa desplegada por los populares desde que arrancara la comisión. A lo largo de las distintas sesiones, el portavoz del PP ha criticado los trabajos parlamentarios e incluso ha tratado de sembrar dudas sobre la investigación judicial del caso Gürtel —que acumula ya más de 69 condenados, además del propio partido por beneficiarse de la red corrupta de Francisco Correa—. Según la instrucción de la Audiencia Nacional, tras publicar EL PAÍS en enero de 2013 los papeles de Bárcenas, el Ministerio de Interior activó Kitchen para tratar de sustraer más documentación sensible que pudiera guardar el extesorero sobre cargos de la fuerza política y, de esta forma, impedir que llegara al juez que investigaba Gürtel.

 

“Fíjese la paradoja que se produce en esta comisión”, le dijo el portavoz del PP a María Dolores de Cospedal, ex secretaria general de los populares, que se negó este jueves a declarar. “Investigamos una supuesta utilización ilegal de los medios del Ministerio del Interior para encontrar unos supuestos documentos contra el PP. Sin embargo, ni uno solo de esos papeles o material ha aparecido. Ni aquí ni en el proceso judicial”, cargó Santamaría. “Lo que nos lleva a preguntarnos si dichos documentos tan comprometedores alguna vez existieron o si debemos aceptar su existencia como hacemos con la de las meigas o con la mujer de la curva [sic], aceptando el acervo popular de que ‘haberlas haylas’. Pero, en mi caso, después de 25 años conduciendo a Galicia, no he visto ni una meiga ni tampoco he visto a la mujer de la curva”.

 

Las arremetidas del principal partido de la oposición no han quedado ahí y ha comparado la conclusión con “un acto de fe”: “Hay gente que ve por la noche un fenómeno luminoso, piensa que es un ovni y ya deduce que hay una civilización mucho más avanzada que la nuestra, que equipara con naves interestelares que nos visitan con el fin de ocuparnos o de esquilmar nuestros recursos naturales. Bueno, pues estas son las fábulas en las que nos toca participar”, ha ironizado Santamaría.

 

El relato del PP se topa con el de García-Castellón, que en su auto de procesamiento de Kitchen consideró que constan en la causa suficientes “indicios” de la existencia de esa documentación comprometedora y concluye que la trama llegó a acceder a ella “en fecha no determinada, pero que puede situarse en octubre de 2013”. Según el juez, por un lado, el comisario Enrique García Castaño entró en un estudio que la mujer de Bárcenas tenía en la calle General Díaz Porlier de Madrid, donde “se ubicaría un armario con un doble fondo del que se habría sustraído dicho” material. Por otra parte, el chófer del extesorero facilitó dos dispositivos electrónicos (una tableta y un móvil) de Bárcenas, que fueron clonados, según confirmaron los dos agentes rasos que ejecutaron esa orden.

 

“Como se puede observar, existen indicios que permiten sostener que se materializó el acceso a la información que guardaba Bárcenas. La convicción de que se produjo este acceso es una de las razones que lleva, precisamente, a seguir adelante con el procedimiento por los trámites del procedimiento abreviado”, añadía el magistrado de la Audiencia Nacional en su escrito del pasado 29 de julio, cuando procesó a toda la antigua cúpula de Interior por su implicación en Kitchen, pero retiró la imputación a Cospedal y a su marido, el empresario Ignacio López del Hierro.

 

Clonado de dispositivos móviles

 

El juez también enumeraba entonces los indicios recabados para sostener su conclusión. Como los audios de los protagonistas de la trama donde hablan de esa documentación robada. O los mensajes de móvil interceptados donde García Castaño se refiere al material: “Ya te dejaré la agenda [de Bárcenas], que es mejor que la Guía Michelin”, escribe este policía a Francisco Martínez, ex secretario de Estado de Seguridad y presunto coordinador de Kitchen. O las anotaciones en las agendas del comisario José Manuel Villarejo sobre la operación: por ejemplo, un apunte del 17 de octubre de 2013 reza así: “Big [alias de García Castaño]: relación cocinero-copiando tfnos [sic]” —Villarejo apodó al chófer de Bárcenas como chef o cocinero—. O el mensaje presuntamente reenviado a Martínez por el entonces ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, que decía: “La operación se hizo con éxito. Se ha volcado todo (2 iPhone y 1 iPad)”.

 

Además, el pasado 29 de julio, pese a la petición de la Fiscalía de ampliar las pesquisas para intentar recuperar ese material sensible, el juez lo rechazó al considerarlo innecesario porque ya podría haberse destruido: “Aquel o aquellos que pudieran haber retenido [la documentación], habrían dispuesto del tiempo y la capacidad necesaria para deshacerse de la misma”. “Ya no estamos en el momento de indagar cómo recuperar esta información, sino de enjuiciar a quienes pudieron participar en el hecho aparentemente delictivo”, remachó el magistrado.

 

https://elpais.com/espana/2021-12-10/el-pp-califica-como-fabula-una-de-las-principales-conclusiones-del-juez-del-caso-kitchen.html

 

 

LOS MENSAJES A VILLAREJO: “SI TIENES PROBLEMAS, HABLA CON COSPEDAL”

 

EL PAÍS publica el contenido de un informe de la Policía sobre las comunicaciones del comisario con la ex secretaria general del PP y su círculo más próximo

 

La documentación incorporada al sumario sobre el caso Kitchen revela la prolija relación que el comisario José Manuel Villarejo mantuvo durante años con María Dolores de Cospedal, entonces secretaria general del PP, que este jueves declara en la comisión de investigación abierta en el Congreso por la trama de espionaje al extesorero popular Luis Bárcenas. Un informe elaborado por la Policía Nacional, que no se ha facilitado a los diputados y cuyo contenido reproduce ahora EL PAÍS, destaca el intenso cruce de llamadas y mensajes del agente con la política y su entorno durante los meses que duró el despliegue irregular, además de vincular estas comunicaciones con anotaciones de las agendas de Villarejo donde se incluyen detalles del operativo ilegal.

 

Cospedal constituye actualmente el epicentro de la batalla que mantienen la Fiscalía Anticorrupción y el juez instructor Manuel García-Castellón. El pasado julio, el magistrado de la Audiencia Nacional desimputó a la exdirigente popular por la “debilidad” de los indicios contra ella. Pero el ministerio público ha recurrido esa decisión e insiste en señalar la implicación de la ahora ex secretaria general, a la que atribuye un “interés personal” en Kitchen, que tenía el presunto objetivo de robar los papeles sensibles que Bárcenas pudiera guardar de altos cargos del partido.

 

Los parlamentarios esperan expectantes la cita de este jueves. La comparecencia de Cospedal se suspendió el pasado 2 de junio, apenas unas horas antes de que se celebrase, después de que el juez la imputase. Los diputados podrán interrogarla ahora por los “suficientes indicios de criminalidad” que, según la Fiscalía, siguen existiendo en su contra. De hecho, Anticorrupción esgrime contra la ex secretaria general el informe de la Unidad de Asuntos Internos (UAI) de la Policía sobre las comunicaciones de ella y su entorno con Villarejo, datado el 23 de junio.

 

“4.30 en Milford”. Las agendas de Villarejo reflejan los profusos contactos que mantuvo Cospedal y su entorno —especialmente su marido, el empresario Ignacio López del Hierro; y su jefe de gabinete, José Luis Ortiz— con el comisario. Según el informe, estos se repitieron durante los meses que precedieron a Kitchen y durante su desarrollo. Los encuentros eran habituales. Y así lo acreditan también los mensajes hallados en un teléfono del comisario, que confirman las anotaciones de sus cuadernos, según manifiestan los investigadores de Asuntos Internos.

 

Por ejemplo, el 28 de mayo de 2013, después de que EL PAÍS haya publicado los papeles de Bárcenas y con el PP nervioso por el avance del caso Gürtel, el esposo de Cospedal se cruza mensajes con Villarejo para quedar. “El jueves después de comer”, fija López del Hierro. “Ok”, contesta el comisario.

 

—4.30 en Milford [un restaurante de Madrid] —añade el empresario

 

—Tendrá que ser a las 16h o a las 18. Tengo cita a las 17 en mi ofi[cina] —responde el policía.

 

—Es que a las 6 salgo de viaje. Y tengo almuerzo. Si no, el lunes.

 

—¿Y a las 16 puedes?

 

—No me da tiempo.

 

Del Hierro y Cospedal reconocieron al juez sus contactos con Villarejo, pero alegaron que nunca les facilitó datos secretos de Gürtel. También negaron su implicación en la trama de espionaje a Bárcenas: “Kitchen no tiene nada que ver con el PP”, aseguró la expolítica a García-Castellón: “Eso tiene que ver con la Policía”.

 

“Dame un fijo”. En junio de 2013, la investigación sobre Bárcenas entra en ebullición. El cerco sobre el extesorero se estrecha y, durante los días previos a su primera entrada en prisión, se suceden las llamadas y comunicaciones entre Villarejo y el jefe de gabinete de Cospedal. Así lo destaca el informe de la UAI. “Dame [un número de teléfono] fijo. Te va a llamar Lara a las 21 y preguntará por ti”, escribe Ortiz al policía el 12 de junio.

 

“Se me ha liado la tarde, ¿mañana por la mañana te llamo desde un fijo a tu oficina?”, le insiste también el asesor el día 20. Una conversación que continúa el 21: “Estoy en un fijo, te lo digo y me llamas. 925...”. Esa jornada, Villarejo anota en su agenda junto al nombre de Ortiz: “Toque para hablar. Aviso de pago pendiente. Queda en comentarlo con la Cospe”.

 

“¿En la cafetería de siempre?”. Los contactos con el jefe de gabinete, que sorprendieron mucho al juez, prosiguen. El 27 de junio, Bárcenas ingresa en prisión. El 28, el asesor de Cospedal se comunica con Villarejo —en su móvil hallan un simple “ok” remitido por el hombre de confianza de la popular— y el comisario escribe en su agenda junto al nombre de Ortiz: “Varios avisos sobre publicaciones sobre LB. Agradece comentarios”.

 

El 1 de julio sí será un día más intenso, según el informe de la UAI. Tras volver a poner primero un escueto “ok”, Ortiz envía otro mensaje a Villarejo a las 14.57 para cerrar una cita entre ella y el agente, según las agendas: “¿Puedes venir sobre las 18.00?”. Pero, ante la falta de respuesta de su interlocutor, lo llama dos veces y le insiste de nuevo: “¿Me puedes llamar por favor?”.

 

—Nos vemos a las 18. ¿En la cafetería de siempre? —contesta por fin el comisario a las 17.13.

 

—Te digo sitio —responde a su vez el asesor de Cospedal

 

—Ok.

 

—Se va a retrasar un poco, te digo sitio en un rato.

 

Ese día, Villarejo vuelve a reflejar los contactos en su agenda. Junto al nombre de Ortiz, escribe: “Mensa [sic] sobre riesgo de LB [Luis Bárcenas]. Contesta solo ‘ok”. También añade, junto a las siglas “MD” que los investigadores identifican con María Dolores de Cospedal: “Charla larga desde 18.30. Comprende que hay que pagar lo pendiente. Valora que se siga con el tema catalino [sic] y hablará con Chisco sobre los cambios”. Según el informe de la UAI, Del Hierro envía también un mensaje a Villarejo a las 18.51 de este 1 de julio, donde le insta a verse el “miércoles” siguiente. Ese encuentro quedó recogido en los cuadernos del policía.

 

Llamada de Cospedal el día que se activa Kitchen. Los contactos con Villarejo se multiplican en julio de 2013. El PP vivía un momento crítico ante los rumores de que Bárcenas iba a tirar de la manta —una confesión que se produce finalmente el día 15, cuando la Audiencia Nacional cita a declarar al extesorero—.

 

Pero antes, el 11 de julio, el Ministerio del Interior activa Kitchen, según el juez. Y esa jornada resulta intensa, según Asuntos Internos. El documento revela un profuso cruce de llamadas entre el comisario y el matrimonio. A las 15.24, Villarejo marca el número de López del Hierro y se produce una conversación de 1 minuto y 49 segundos. A las 15.36, el agente vuelve a telefonear al marido y hablan durante 1 minuto y 4 segundos. A las 15.41, la propia Cospedal contacta con el policía durante 19 segundos. Y a las 15.44, Villarejo llama otra vez al móvil del esposo.

 

El comisario lo anota todo en su agenda. Junto al nombre de Cospedal, pone: “Muy mosca con la citación. Le aconsejé que llamara a Chisco. Lo hizo más tarde”. Chisco es el apodo de Francisco Martínez, secretario de Estado de Seguridad y considerado el coordinador de Kitchen, con el que también tiene una presunta conversación esa jornada: “Charla de casi 45 minutos. Plan contra LB. Interv. [sic] comunicaciones, registros y citación de mujer e hijo”. Junto a las siglas de López del Hierro (ILH) añade: “Toque porque Chisco me pidió comprobar si la Cospe había pactado ser citada”.

 

La declaración de Bárcenas se acerca y, el 12 de julio, Villarejo manda un mensaje al marido de Cospedal: “¿Hay un fijo donde llamarte?”. El empresario telefonea entonces al comisario y conversan durante 1 minuto y 12 segundos. El policía lo anota en su agenda: “ILH: Hablar mañana sobre lo que declara el lunes”. Para el lunes 15 de julio se había fijado la cita de Bárcenas ante al juez. De hecho, tras producirse la confesión del extesorero, el comisario llama a las 16.50 de esa jornada a Del Hierro y charlan durante 4 minutos y 6 segundos.

 

“Te está llamando MDC”. Con Kitchen en marcha, uno de los objetivos de la operación ilegal es captar como confidente a Sergio Ríos, chófer del extesorero. El comisario Andrés Gómez Gordo, asesor de Cospedal en el Gobierno de Castilla-La Mancha, desempeña un papel clave en ello, pues ya conocía al conductor.

 

El 18 de julio, los protagonistas vuelven a cruzarse mensajes y llamadas, como queda registrado en el móvil de Villarejo, que también lo anota en sus cuadernos. A las 10.28, Ortiz telefonea sin éxito a Villarejo. Ante la falta de respuesta, un minuto después le envía un mensaje —“Llámame cuando puedas, urge un poco”— y a las 11.07 le vuelve a llamar, sin que este descuelgue. A las 11.08 lo intentan también desde el número de la secretaria de la dirigente del PP, pero tampoco consiguen nada. Entonces, interviene López del Hierro, que escribe al policía a las 11.18: “Te está llamando MDC [María Dolores de Cospedal]”.

 

Villarejo llama por fin al teléfono de la secretaria de Cospedal a las 11.52 y a las 12.07; y habla con alguien casi cuatro minutos. A las 13.09, el comisario contacta con su compañero Gómez Gordo y ambos charlan durante más de dos minutos.

 

Villarejo refleja ese trajín en su agenda. Sobre Cospedal, apunta: “Varios contactos y posible cita. Al final se arregló por teléfono”. Sobre Del Hierro, escribe: “Aviso sobre contacto con Sergio. Él se encarga de hablar con Andrés Gordo”. Y sobre Francisco Martínez, remacha: “Forzando contacto con chófer LB”.

 

Según las agendas del comisario, la relación con Gómez Gordo no fue fácil. El 19 de julio, el marido de Cospedal llama dos veces a Villarejo y este apunta en sus cuadernos referencias sobre su compañero: “No se fía de mí y no cree que cumplamos. Lo vamos a usar y tirar”. El día 20, López del Hierro le envía otro mensaje a Villarejo: “Si tienes problemas, habla con MDC”. El 22 de julio, le contesta Villarejo: “Todo ha mejorado bastante. Andi [apodo de Gómez Gordo]. Hoy muy bien. Abz”. Gómez Gordo intervino para facilitar la colaboración de Sergio Ríos, de la que finalmente se encargó Villarejo, que le pagó con fondos reservados.

 

“Te están intentando localizar”. Los contactos de Villarejo con Cospedal siguen durante los meses que dura Kitchen. Por ejemplo, según Asuntos Internos, Ortiz le escribe un mensaje a las 13.51 del 4 de septiembre de 2013: “Te están intentando localizar”. Al minuto, llaman al policía desde el número de la secretaria y hablan un minuto. En su agenda, Villarejo anota ese día junto al nombre de “Cospe”: “Control de LB”.

 

El 11 de octubre, el comisario recibe otra llamada desde el número de la secretaria; y anota en sus cuadernos: “Cospe: propone vernos. Lunes. 17.30”. El 6 de noviembre se repite este modus operandi: primero telefonea Ortiz a Villarejo a las 18.27 y hablan durante 33 segundos; a continuación, a las 18.33, el agente recibe una llamada desde el móvil de la secretaria de Cospedal y conversan 37 segundos. Y finalmente, a las 19.43, López del Hierro llama al comisario. Villarejo lo refleja en su agenda: “Cospe: Muy preocupada con los cinco pagos de 200. Me pide por favor que le mantenga informada”.

 

https://elpais.com/espana/2021-12-09/los-mensajes-a-villarejo-si-tienes-problemas-habla-con-cospedal.html

 

FERNÁNDEZ DÍAZ APUNTA AL PP: "EL GAL O EL FAISÁN ERAN ASUNTOS DE INTERIOR; BÁRCENAS NO ERA FUNCIONARIO DEL MINISTERIO"

 

Comparece ante la comisión del Congreso por el espionaje a Bárcenas e insiste en que desconoció la operación Kitchen. Se refiere a la posible implicación del CNI y de Sáenz de Santamaría: "No puedo ir más allá, ni debo ir más allá"

 

El ministro del Interior entre 2012 y 2016, Jorge Fernández Díaz, ha defendido su absoluto desconocimiento de la operación de espionaje a Luis Bárcenas con cargo a los fondos reservados, si es que ésta se produjo, según ha dicho. Al mismo tiempo, y como ya adelantó en el recurso contra su procesamiento, Fernández Díaz ha apuntado al PP al asegurar que la operación parapolicial no pudo nacer en el Ministerio del Interior porque el interés sobre Luis Bárcenas no correspondía al departamento que dirigió sino a quien podía perjudicar, el Partido Popular.

 

A preguntas del portavoz de Unidas Podemos, Rafael Mayoral, el exministro Fernández Díaz ha dicho: "Esa operación que está siendo investigada [Kitchen] trae causa de que Bárcenas estaba en prisión preventiva en un procedimiento que se estaba desarrollando en el Juzgado Central de Instrucción 5, este otro es el 6, y habían salido los papeles de Bárcenas… yo dije: ‘oiga, el señor Bárcenas no es funcionario del Ministerio del Interior’ (…)".

 

Y ha continuado: "En la historia han habido casos, sabe Dios que no acuso a nadie, en absoluto, pero en otras épocas hubo el caso GAL o el caso Faisán, que eran asuntos del Ministerio del Interor, pero este no era un caso que pudiera decirse que había nacido en el Ministerio del Inteior, porque el señor Bárcenas no es el tesorero del Ministerio del Interior".

 

Antes, Jorge Fernández Díaz también había dicho que nadie del partido, incluida su entonces secretaria general, María Dolores de Cospedal, nunca le "hicieron referencia" a los asuntos de corrupción que afectaban al PP mientras él fue ministro del Interior, y ha citado expresamente Gürtel, Lezo o Púnica.

 

La vía del Partido Popular fue cerrada, provisionalmente, por el juez Manuel García-Castellón cuando el 29 de julio dictó el cierre de la investigación, archivó la causa contra la ex secretaria general del partido María Dolores de Cospedal, y se negó a interrogar al presidente del Gobierno entonces y del partido, Mariano Rajoy. La otra vía que el juez ha rechazado investigar es la posible participación o conocimiento del CNI en la operación para favorecer los intereses del Partido Popular. Fernández Díaz, enfrentado a Soraya Sáenz de Santamaría, junto a otros ministros del Gobierno, ha guardado silencio al respecto pero precisando que se está intentando defender en el juzgado y que no podía, ni debía, decir más.

 

El portavoz de Vox en la comisión, José María Figaredo, nombró directamente al servicio de Inteligencia y a quien tenía el mando sobre él en el Gobierno de Rajoy, la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría. Varios indicios del posible conocimiento y/o participación del CNI en la operación para favorecer al PP salpican el sumario, si bien el juez instructor, Manuel García-Castellón, ha evitado profundizar en esa tesis. Entre esos indicios está el mensaje entre Fernández Díaz y su segundo, Francisco Martínez, acerca del "contacto cecilio", término policial para referirse a los agentes del servicio de Inteligencia.

 

Este ha sido el intercambio entre el portavoz de Vox y Fernández Díaz

 

Figaredo: "Lo que es injusto es que usted guarde silencio y otras personas le señalen implícitamente a usted. ¿En quíen podían desembocar los canales de información del señor Villarejo? Una de las opciones era la señora Soraya Sáenz de Santamaría, que era la cabeza del CNI y a su vez se ha probado que el CNI tenía interlocución con el señor Villarejo…"

 

Fernández Díaz: "Usted entenderá que sobre eso prefiero no opinar. Sería una opinión… Yo estoy ejercitando, en el juzgado y aquí, mi derecho de defensa y eso me restringe. No quiero atacar a nadie. Ni quiero acusar a nadie. Me estoy defendiendo de las acusaciones que se me han hecho, incluso invirtiendo la acusación, la prueba diabólica: ‘demuestre usted que no ha hecho esto’. Perdóneme porque no puedo ir más allá ni debo ir más allá".

 

"Tengo la convicción moral de quién manipuló las grabaciones"

 

Fernández Díaz se ha mostrado visiblemente alterado cuando varios portavoces le han hecho ver que mintió en la comisión de investigación sobre el uso partidista del Ministerio del Interior en 2017 al hablar de las grabaciones en su despacho con el ex director de Antifrau. Allí dijo que no sabía que le estaban grabando, versión que corrigió en sus memorias. Fernández Díaz se ha enrocado en que no mintió para asombro de los portavoces, incluido el del PNV, Mikel Legarda, contra quien arremetió el exministro acusándole de tergiversar su declaración ante la comisión, de la que el portavoz del partido vasco fue presidente.

 

"Esas cintas fueron manipuladas con la intención de dañarme y salen en ediciones de quince segundos que iban comentadas. Yo era cabeza de lista por Barcelona y ministro del Interior en funciones", ha dicho Fernández Díaz, quien no ha profundizado en qué personas u organismos podían tener acceso a esas grabaciones y capacidad para supuestamente manipularlas, pese a la insistencia del portavoz de EH Bildu, Jon Iñarritu, al respecto. "Tengo la convicción moral y lo sé, pero no tengo pruebas", ha respondido Fernández Díez.

 

Fernández Díaz ha dicho que si defendió a Villarejo cuando salió publicado su enorme patrimonio en paraísos fiscales fue porque pidió un informe y la "Dirección General de la Policía" le informó de los importantes servicios contra la lucha antiterrorista y el crimen organizado que había prestado el policía en el pasado. Entonces era director general de la Policía Ignacio Cosidó, a quien el juez también ha rechazado tomar declaración, ni siquiera como testigo. La Fiscalía Anticorrupción ha recurrido el cierre de instrucción y está pendiente que la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional resuelva éste y otros recursos.     

 

https://www.eldiario.es/politica/fernandez-diaz-apunta-pp-gal-faisan-asuntos-interior-barcenas-no-funcionario-ministerio_1_8548473.html

 

FERNÁNDEZ DÍAZ PROPUSO Y APROBÓ EN SOLO 21 DÍAS UNA MEDALLA PENSIONADA PARA EL JEFE DE LA POLICÍA CON RAJOY

 

Pino, al igual que el exministro de Interior, se encuentra procesado por Kitchen

 

Eugenio Pino, jefe de la Policía con el Gobierno de Mariano Rajoy y presunto muñidor de la policía patriótica, consiguió de manera exprés la Medalla de Plata al Mérito Policial, con la que le premió el Ejecutivo del PP y que conlleva una gratificación vitalicia anual de más de 3.000 euros. Según la documentación incorporada a la comisión parlamentaria sobre el caso Kitchen, solo pasaron 21 días desde que el entonces ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ordenó “tramitarla de la manera más rápida posible” hasta que él mismo la aprobó. El ex número uno operativo del cuerpo se encuentra procesado por la trama de espionaje al extesorero popular Luis Bárcenas, al igual que el expolítico.

 

Los papeles de Interior, a los que tuvo acceso EL PAÍS, empiezan con una carta enviada el 12 de mayo de 2016 por el director de gabinete de Fernández Díaz a Ignacio Cosidó, entonces director general de la Policía. La misiva reza exactamente así: “Siguiendo instrucciones directas del ministro, te solicito que se tramite de la manera más rápida posible la concesión de la medalla de Plata al Mérito Policial al Director Adjunto Operativo, comisario principal Eugenio Pino, con motivo de su próxima jubilación”.

 

El documento entra por registro el 20 de mayo. A los tres días, Cosidó ordena instruir el oportuno sumario para conceder la distinción por la “meritoria trayectoria” de Pino, “quien ha sobresalido en el cumplimiento de los deberes de su cargo, dirigiendo la realización de destacadísimos servicios que han redundado en prestigio para la corporación”. Esa misma jornada, en solas una horas, se abre y cierra el expediente: “Siendo evidente que ha desempeñado de modo relevante el cargo de Director Adjunto Operativo, se estima que no es necesaria la práctica de diligencias”. Por ello, se aprueba dar la Medalla por la “brillante trayectoria profesional” del jefe del Cuerpo: “Se ha puesto de manifiesto su total entrega al servicio”.

 

El 1 de junio, se consulta a la junta de Gobierno de la Dirección General de la Policía, que no pone objeción a la distinción. El día 2, Cosidó envía un escrito al propio ministro donde comunicaba que se había tramitado ya el expediente. Y esa mismo jornada, Fernández Díaz firma la orden para otorgar la medalla.

 

La portavoz de ERC en la comisión parlamentaria sobre Kitchen, Pilar Vallugera, preguntó este jueves sobre el tema a Fernández Díaz: “Su solicitud fue muy rápida. ¿Quién lo propuso?”. El exministro ha respondido entonces con otra pregunta: “¿Quién lo propuso?”. “¡Usted!”, ha sentenciado la republicana. “Pues será verdad”, ha añadido el exdirigente popular, que ha remachado: “Si no tengo ninguna prueba en contra, un señor como el comisario principal Pino, que ha prestado servicios durante casi 40 años en la Policía y me informan que, cuando se jubile, le proponga... Me parece razonable”

 

—¿Y el trámite de la manera más rápida posible? —ha incidido Vallugera.

 

—De los procedimientos... eso... —ha eludido responder el exministro.

 

https://elpais.com/espana/2021-12-03/fernandez-diaz-propuso-y-aprobo-en-solo-21-dias-una-medalla-pensionada-para-el-jefe-de-la-policia-con-rajoy.html

 

 

FERNÁNDEZ DÍAZ, UN EXMINISTRO EN EL “VÉRTICE” DE LA TRAMA KITCHEN

 

El testimonio de su ex ‘número dos’ en Interior y los mensajes de móvil que supuestamente intercambió con este tienen al político al borde del banquillo

 

El auto por el que el juez de la Audiencia Nacional Manuel García-Castellón propuso, el pasado 29 de julio, enviar al banquillo a la cúpula política y policial del Ministerio del Interior del primer Gobierno de Mariano Rajoy (2011-2015) por el espionaje ilegal al extesorero del PP Luis Bárcenas situó al exministro Jorge Fernández Díaz en “el vértice de la cadena que ordenó la puesta en marcha” de aquella operación. El magistrado recalcaba que había sido el político quién había dado “órdenes concretas” al que fue su número dos en el ministerio, Francisco Martínez, para dar “prioridad” a lo que finalmente recibiría el nombre de Operación Kitchen, puesta en marcha en el verano de 2013. “La ascendencia [de ambos] sobre los funcionarios de mayor rango policiales [junto a ellos hay otras nueve personas implicadas, seis de ellos comisarios] que materializaron la operación resulta evidente y vertebra [el espionaje a Bárcenas], desde la ideación hasta la autorización de los gastos materiales que permitieron que se materializara”, añade el magistrado antes subrayar que “la intervención de los máximos responsables gubernativos del ministerio resulta solventemente constatada”.

 

La rotundidad de las acusaciones contra Fernández Díaz que el juez recogía en su resolución judicial (que aún no es firme, ya que ha sido recurrida por las defensas y las acusaciones) se sustentaba sobre todo en el testimonio del que fuera su mano derecha durante años, el exsecretario de Estado de Seguridad Francisco Martínez y, sobre todo, en la batería de mensajes de móvil que Fernández Díaz presuntamente le había enviado a su subordinado y que este protocolizó ante dos notarios en 2019, cuando empezó a temer su imputación en el caso Kitchen, como finalmente ocurrió. Esos SMS, intercambiados en momentos claves de la operación clandestina, supuestamente demuestran que el exministro estuvo al tanto del espionaje a Bárcenas.

 

En uno de ellos se leía: “Chofer B. Sergio Javier Ríos Esgueva (ahora hace esa función con su mujer)”, en referencia al conductor contactado por la trama para espiar al extesorero y a su esposa, Rosalía Iglesias. En otro, se indicaba que “la operación se hizo con éxito. Se ha volcado todo (2 iPhone y un iPad)”, aludiendo a la sustracción de los teléfonos de Bárcenas y su pareja para acceder a su contenido, una de las acciones sin control judicial de la Operación Kitchen que han admitido algunos mandos implicados. Sin embargo, en sus declaraciones ante el juez y en el careo en la Audiencia Nacional que mantuvo con Martínez, el exministro negó reiteradamente que estos mensajes fueran suyos.

 

Durante su declaración como imputado ante García-Castellón, el 30 de octubre del año pasado, el político reiteró que él nunca puso en marcha la Operación Kitchen y que se enteró de su existencia por la prensa. Para ello, no dudó en tildar de falsa la versión de su subordinado, quien había asegurado ante el magistrado que su jefe estaba al tanto de la operación y que, incluso, fue él quien le telefoneó un fin de semana para hablarle por primera vez del chófer de Bárcenas, al que la trama policial había captado como confidente. La insistencia de Fernández Díaz en negar todo llevó al juez a espetarle: “Usted no se enteraba de nada”.

 

Durante aquel testimonio, el exministro se esforzó también en que la investigación judicial no alcanzara a otros miembros del Gobierno de Mariano Rajoy ni a la cúpula del PP. Para ello, insistió en varias ocasiones que nadie ajeno al ministerio se comunicó con él para interesarse por el operativo y nadie le dio indicaciones al respecto. De hecho, recalcó que el único que le podía proponer un despliegue de seguimiento a Bárcenas era el entonces presidente del Gobierno. Pero Mariano Rajoy, según su versión, nunca lo hizo. Tampoco desde la cúpula del PP se le dijo nada.

 

Cuando fue preguntado por el desvío de fondos reservados para pagar los gastos del espionaje, entre ellos una cantidad mensual al chófer de Bárcenas, Fernández Díaz señaló a su antiguo número dos como el responsable del control de esta partida de la que, añadió, él no participaba. El exministro también se escudó en que la supuesta documentación que se pretendía arrebatar al extesorero del PP no le afectaba ni perjudicaba y recuerda que su nombre “nunca” apareció en los llamados papeles de Bárcenas, que reflejaban la existencia de una caja b en su partido.

 

Fernández Díaz también alegó que, durante toda la investigación judicial sobre el espionaje a Bárcenas, su nombre no había aparecido en ningún informe policial ni en los audios intervenidos al comisario jubilado José Manuel Villarejo, destacado integrante de la trama. Sobre su relación con este policía, el exministro solo admitió haberlo saludado en dos ocasiones. Una, en 2012, antes de ponerse en marcha la Operación Kitchen. La segunda, en 2016, cuando ya había finalizado.

 

Sin embargo, Francisco Martínez —con el que mantuvo un tenso careo ante el juez— había afirmado en la Audiencia Nacional que, cuando él llegó a Interior, primero como jefe de gabinete del ministro, comenzó a tener relación fluida con Villarejo porque así se lo había pedido su jefe. Además, el que fuera director adjunto operativo (DAO) de la Policía, el comisario Eugenio Pino, señalado como el presunto muñidor de la trama, relató en una de sus declaraciones ante el juez que el exministro llegó a tratar de interceder a favor de Villarejo y le dijo que Rajoy le había comunicado que se estaba tratando mal al comisario.

 

Durante la comisión de investigación del Congreso, otros dos testimonios de implicados han señalado a Fernández Díaz. El comisario jubilado Enrique García Castaño, que colabora con el juez, afirmó a los diputados que, “por supuesto”, el exministro estaba al tanto del espionaje a Bárcenas. E, incluso, que fueron este y su ex número dos quienes supuestamente ordenaron que en el operativo participara el Villarejo. Este último también señaló al exministro cuando compareció en el Parlamento. Villarejo afirmó que mientras participó en la Operación Kitchen “reportaba directamente” de sus avances al secretario de Estado de Seguridad y a Fernández Díaz, aunque en el caso de este último añadió que fue “puntualmente, muy poco”.

 

https://elpais.com/espana/2021-12-03/fernandez-diaz-un-exministro-en-el-vertice-de-la-trama-kitchen.html

 

 

FERNÁNDEZ DÍAZ, SOBRE SI SU PARTIDO LE "UTILIZÓ" EN KITCHEN: "NUNCA CON MI CONSENTIMIENTO"

 

Apunta al PP: "Bárcenas no era el tesorero del Ministerio del Interior"

 

El exministro del Interior asegura que se siente traicionado por su número 2

 

El exministro del Interior Jorge Fernández Díaz ha comparecido esta tarde en la Comisión Kitchen del Congreso para asegurar que nunca tuvo conocimiento de la operación de seguimiento y espionaje que se hizo a Luis Bárcenas sin autorización judicial. El que fue ministro del Interior entre los años 2011 y 2016, a preguntas de los diputados, ha asegurado que nadie de su gobierno, refiriéndose a Mariano Rajoy y a María Dolores de Cospedal, utilizaron su ministerio para proteger al PP al menos, ha reiterado, con su consentimiento.

 

Fernández Díaz ha apuntado al PP al asegurar que esta operación al margen de la ley no pudo nacer en el Ministerio del Interior porque "Bárcenas no era el tesorero del Ministerio del Interior". A preguntas del diputado de Unidas Podemos Rafa Mayoral el exministro ha asegurado: "En la historia ha habido casos, sabe Dios que no acuso a nadie, pero en otras épocas hubo el caso Gal o el caso Faisán, que eran asuntos del Ministerio del Interior, pero este no era un caso que pudiera decirse que había nacido en el Ministerio del Interior, porque el señor Bárcenas no es el tesorero del Ministerio del Interior".

 

Fernández Díaz también había dicho que nadie del partido, ni Rajoy ni su entonces secretaria general María Dolores de Cospedal, le "hicieron referencia" nunca a los asuntos de corrupción que afectaban al PP mientras él fue ministro del Interior.

 

El exministro del Interior ha repetido, como ya lo ha hecho en la Audiencia Nacional, que nunca dio órdenes a su número 2 para poner en marcha esa trama policial entre los años 2013 y 2015. "Ni al señor Martínez ni a nadie. Sé muy bien lo que significa obstruir a la Justicia", ha dicho Fernández Díaz, que ha vuelto a admitir que quien fue su número 2 le ha "decepcionado profundamente".

 

Fernández Díaz ha dicho también que fue su director en la Policía quien propuso a Eugenio Pino como Director Adjunto Operativo y no él como ha señalado en reiteradas ocasiones Ignacio Cosidó.

 

https://cadenaser.com/ser/2021/12/02/tribunales/1638480638_936617.html

 

 

JORGE FERNÁNDEZ: “SI LA KITCHEN SE REALIZÓ SE HIZO SIN MI CONSENTIMIENTO”

 

El extitular del Interior del PP admite que su ‘número dos’ le “decepcionó profundamente”

 

Jorge Fernández, el exministro del Interior durante cinco años del Gobierno del PP de Mariano Rajoy, rechazó este jueves haber participado en la Operación Kitchen o haber tenido información previa para organizarla. Lo hizo en la comisión del Congreso que investiga la trama montada en ese ministerio para tapar escándalos de corrupción de su partido y en especial de la Gürtel. “Si esa operación se realizó, se hizo sin mi conocimiento”, enfatizó el exministro, veterano político durante 10 legislaturas y del círculo más cercano a Rajoy. Y matizó su interpretación de por qué ninguno de sus subalternos o cargos de confianza en Interior le anticipó nada al respecto: “A lo mejor porque sabían que yo no habría dado luz verde a una cosa de esas”. Fernández no aclaró a quién se refería en esa insinuación, pero insistió: “Esa operación con mi consentimiento no se ha hecho”.

 

Fernández ya fue uno de los centros de atención principal en otra comisión de investigación organizada en el Congreso en 2017, más genérica, sobre el uso con fines partidistas de los fondos y recursos de Interior durante aquella etapa de los gobiernos del PP. La Operación Kitchen ahora indagada sería la segunda parte de aquella trama, en este caso para ocultar o destruir pruebas que pudieran afectar de nuevo a ese partido sobre todo lo relacionado con el caso Gürtel y los papeles de Luis Bárcenas, el extesorero nacional del PP.

 

El resumen del largo y tenso interrogatorio de ayer a Fernández Díaz sería que el exministro afirma que, como ministro del Interior, apenas tuvo responsabilidad en el nombramiento de los principales cargos policiales, que achacó a su director general de la Policía, Ignacio Cosidó, también dirigente del PP. También negó haber tenido nunca conocimiento directo de ninguna actuación operativa, y menos sobre las relacionadas con tramas de corrupción que afectaban a su partido. Eso es lo que sostuvo Fernández, ante la incredulidad casi general de todos los partidos representados excepto el propio PP y Vox. Ni siquiera el portavoz de Ciudadanos, el abogado del Estado Edmundo Bal, pudo dar crédito a que un ministro del Interior “no conociera nada de esa operación” y se agarró ahí a un auto del juez que lleva la investigación del caso en la Audiencia Nacional, Manuel García Castellón, donde considera esa hipótesis “inconcebible”.

 

Esa atribución de Bal, amparándose en la resolución judicial, fue de las que más soliviantó a Fernández, que se atrevió a cuestionar “indignado” la solvencia profesional del abogado del Estado que sirvió para varios gobiernos del Estado, también del PP. El exministro intentó devaluar la actuación judicial al indicar que todas las partes presentes en la causa habían recurrido ese “juicio de valor del juez”, incluidos la Fiscalía, el PSOE y UP. Bal matizó que el magistrado había expresado su “convencimiento” y Fernández, reconocido católico creyente, replicó con tono elevado: “¿Y qué, es palabra de Dios?”.

 

Otro de los pasajes significativos de la comparecencia ocurrió cuando el portavoz del PSOE, David Serrada, preguntó al ministro por la consideración que guarda ahora de su entonces número dos, el ex secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, que es el que más le ha implicado como la cabeza visible del origen de la Operación Kitchen, hasta con careos en sede judicial. Serrada le interrogó específicamente sobre si se sentía traicionado. Fernández aguantó unos segundos en silencio, pensó bien la respuesta y soltó: “Digamos que me ha decepcionado profundamente”.

 

El exministro aclaró a otras preguntas que nunca encargó ni a su número dos ni al Director Adjunto Operativo de la Policía, Eugenio Pino, ni a ningún alto cargo del departamento, “obstruir a la justicia” con actuaciones como las reveladas durante estos años por agentes y mandos implicados y encausados por seguimientos a Bárcenas y su entorno. El portavoz del PP, Luis Santamaría, que reconoció que sus preguntas iban dirigidas solo a que Fernández diera tranquilamente su versión de los hechos y a contrarrestar “la comisión de crucifixión” en que cree que se ha convertido ahora estos trabajos, facilitó que el exministro abundase en que nunca le indicaban nada de operaciones secretas. Fernández hasta reconoció que un viernes 12 de diciembre de 2012 se le quedó “cara de tonto” cuando el expresidente Rajoy lo llamó desde un Consejo Europeo para saber por qué la Policía registraba la sede del PP en Génova 13 y él le tuvo que contestar que lo estaba leyendo en los teletipos: “Son las relgas de juego de un Estado democrático”.

 

Fernández también aprovechó su exposición para desmarcarse del polémico comisario jubilado José Manuel Villarejo, del que solo apuntó que apenas le había saludado dos veces, que ya trabajaba en el Ministerio al más alto nivel y había estado con 10 ministros del PSOE y del PP durante 25 años.

 

https://elpais.com/espana/2021-12-02/la-comparecencia-del-exministro-del-interior-jorge-fernandez-diaz-en-la-comision-kitchen-en-directo.html

 

ENRIQUE LÓPEZ CONSIDERA "NORMAL" MEDIAR ENTRE BÁRCENAS Y EL PP

 

El consejero madrileño de Presidencia y secretario de Justicia en el PP no ve "extraño" que dos procesados como Bárcenas y el PP le utilizasen en 2017, cuando era juez de la misma institución que les investigaba, como vehículo para encontrarse. Admite que no informó al juez instruía el caso porque el contacto pertenecía a su "esfera privada"

 

El consejero de Presidencia, Justicia e Interior de la Comunidad de Madrid y secretario de Justicia del PP, Enrique López, ha comparecido este miércoles ante la comisión parlamentaria que investiga el operativo destinado a robar la documentación que pudiera tener el extesorero Luis Bárcenas, sobre la caja b o sus dirigentes, mediante el uso de fondos reservados.

 

Enrique López ha admitido que, en 2017, siendo magistrado de la Sección Segunda de la Audiencia Nacional, puso “en contacto” a un enviado de Bárcenas, el empresario Agustín de Diego, y el letrado del PP, Jesús Santos.

 

Sostiene que lo hizo porque mantiene una “relación de conocimiento” con ambos y que la interlocución fue solicitada por el empresario. Ha añadido que “nadie” le instó a que mediara entre ambos y asevera que no informó sobre el encuentro al juez de la Audiencia Nacional, José de la Mata, que instruía entonces el caso de la caja b del PP porque se trataba de una operación de “ámbito privado” que a “nadie ni de nada” debía comunicar.

 

Pero el portavoz socialista, Felipe Sicilia, le ha recordado que, si el juez instructor hubiera sabido del encuentro, podría haber tomado medidas como citar a declarar al enviado de Bárcenas.

 

Enrique López ha añadido que no le parece “extraño” que dos procesados, como eran en aquellos momentos el PP y Bárcenas, le hubieran utilizado a él, en aquel momento un juez de la misma institución que les investigaba, como vehículo para encontrarse.

 

Un "interés oscuro" en la reunión

 

El portavoz de Ciudadanos, Edmundo Bal, le ha recordado que si querían contactar, podían haberlo hecho a través de sus abogados como “tantas veces sucede” en distintos procedimientos, sin la necesidad de mediación de un juez. Si optaron por esta vía, ha subrayado Bal, todo apunta a un “interés más oscuro”.

 

Representantes como el socialista o Gabriel Rufián, de ERC, han repasado el currículum de López para evidenciar que “es un juez del PP”. En este sentido han rememorado que fue nombrado en 2001 vocal del Consejo General del Poder Judicial a propuesta del Partido Popular cuando hacía poco más de 10 años que había accedido a la carrera judicial, sin esperar a que transcurriese el periodo de 15 años de “reconocido prestigio” para el cargo.

 

Además, a partir de 2003 comenzó a colaborar con la fundación FAES del PP, donde impartió 68 cursos y conferencias por las que cobró más de 13.000 euros, y en 2013 fue designado magistrado del Tribunal Constitucional a propuesta del Gobierno de Mariano Rajoy.

 

Ortiz se niega a colaborar

 

A López le ha seguido la comparecencia del exjefe de gabinete de Cospedal, José Luis Ortiz, quien admitió como imputado ante el juez del caso Kitchen que la exsecretaria general se reunió en más ocasiones de las que reconoció con el comisario Villarejo.

 

En la comisión parlamentaria, Ortiz optó por guardar silencio y remitirse “al auto judicial” o a su “declaración ante el juez” ante cada pregunta formulada por los parlamentarios, quienes le han reprochado la “tomadura de pelo” de su comparecencia, cuando no su “vergonzosa” actitud o “mofa” de la soberanía popular.

 

Fechas para Cospedal y Rajoy

 

Después de las comparecencias de este miércoles a la comisión parlamentaria Kitchen le quedan tres sesiones. La que se celebrará a partir de las 18:00 horas de este jueves con el exministro del Interior, Jorge Fernández Díaz como compareciente; el jueves 9 de diciembre a partir de las 11 de la mañana con María Dolores de Cospedal; para cerrar con el expresidente del Gobierno, Mariano Rajoy, el lunes 13 de diciembre a partir de las 16:00 horas.

 

https://cadenaser.com/programa/2021/12/02/hoy_por_hoy/1638425398_870606.html

 

RUFIÁN ACUSA A ENRIQUE LÓPEZ DE MENTIR A LA COMISIÓN KITCHEN Y AMENAZA CON EMPRENDER "ACCIONES" CONTRA ÉL

 

Rufián somete al consejero de Justicia de la Comunidad de Madrid a un tenso interrogatorio

 

López dice que puso en contacto al enlace de Bárcenas con un abogado del PP en 2016, pero dice que no medió entre ellos

 

Mariano Rajoy cerrará las comparecencias el lunes 13 a las cuatro de la tarde

 

La comisión Kitchen del Congreso entre en la recta final con el desfile de los representantes políticos que culminará con la comparecencia del expresidente del Gobierno, Mariano Rajoy, el lunes 13 a las cuatro de la tarde. Los diputados que la componen han interrogado este miércoles a Enrique López, actual consejero de Presidencia, Justicia e Interior de la Comunidad de Madrid y también responsable de los temas judiciales del PP. Y como es habitual la tensión se ha elevado en el turno de Gabriel Rufián que ha intentado poner contra las cuerdas al consejero.

 

López ha sido citado en el Congreso para explicar un episodio de 2016 cuando era juez de la Audiencia Nacional y puso en contacto al empresario Agustín De Diego, enlace del extesorero del partido Luis Bárcenas, y al abogado que representaba al PP, Jesús Santos. Todas las preguntas han ido dirigidas a aclarar esa cita y todas las respuestas de López han sido para negar que hiciese de intermediario.

 

El consejero madrileño ha repetido una y otra vez que únicamente se limitó a poner en contacto a dos personas conocidas de su ámbito privado, con las que "tenía confianza" que le pidieron conocerse. "Nada más. Eso no es mediar ni intermediar", ha insistido repetidamente. "No tengo que dar cuenta a nadie ni a nada", ha enfatizado para señalar que nunca se interesó más tarde por si esa presentación tuvo consecuencias.

 

"Pertenece a mi vida privada", ha asegurado López. Fue De Diego quien tomó la iniciativa de pedirle el contacto del abogado. Pero a partir de ahí no ha querido dar más detalles de esa presentación. Para el portavoz del PSOE, Felipe Sicilia, ese papel del actual consejero de Justicia no fue "ético" ni "normal" teniendo en cuenta que en aquel momento era magistrado de la Audiencia Nacional.

 

El tenso interrogatorio de Rufián

 

El portavoz de ERC, Gabriel Rufián, en un interrogatorio muy tenso e incisivo, le ha recriminado en varias ocasiones que López era "un juez del PP" y que respondiese a sus preguntas porque no estaba ni en Twitter ni en un jugado". Ante la insistencia del republicano para saber el motivo por el que les puso en contacto, el compareciente primero ha sostenido que "no tenía ni idea" de porqué esas dos personas se querían conocer. Aunque en otro momento ha admitido que "podía presumir" para qué aunque le era "indiferente".

 

"Está claro que querían hablar entre ellos de asuntos que les relacionaban", ha aseverado. "No quise saber más", ha añadido a pesar de que Rufián le ha recordado que por aquel entonces ya se sabían las actividades de Bárcenas. Rufián ha tirado de ironía para preguntarle si en esa conversación De Diego y Santos hablaron de "Masterchef, del real Madrid o del tiempo".

 

Ante las evasivas de López, el republicano le ha acusado de mentir "flagrantemente" a la comisión y ha anunciado que su grupo emprendería las "acciones necesarias" para que no quede impune.

 

El interrogatorio de Edmundo Bal, portavoz de Ciudadanos, también ha discurrido en el mismo sentido. Para Bal es "difícil creer" que no fuese un "intermediador". "Es raro", ha subrayado el dirigente naranja. A lo que López ha vuelto a contestar que es "normal" que pusiese en contacto a dos personas de su círculo para que "hablasen de lo que les de la gana". Las razones "las puedo presumir, pero no me interesan", ha concluido.

 

https://www.niusdiario.es/nacional/politica/rufian-acusa-enrique-lopez-mentir-comision-kitchen-congreso-amenza-con-emprender-acciones_18_3243723610.html

 

LA ‘COMISIÓN KITCHEN’ EVIDENCIA LA RELACIÓN HISTÓRICA DEL JUEZ ENRIQUE LÓPEZ CON EL PP

 

El consejero madrileño de Ayuso puso en contacto a un empresario amigo de Bárcenas con el abogado de ese partido en su causa

 

¿Amigos o conocidos? ¿Mediación interesada o contacto casual? La sesión de este miércoles de la comisión parlamentaria de investigación de la Operación Kitchen, sobre un trama ilegal montada desde el Ministerio del Interior del Gobierno del PP para tapar escándalos de ese partido, se centró en la práctica durante varias horas en intentar averiguar por qué el entonces juez de la Audiencia Nacional, Enrique López, y hoy relevante político popular en la Comunidad de Madrid, presentó a un empresario amigo suyo y de Luis Bárcenas al abogado que llevaba su causa en ese partido. No hubo ocasión pese a que la pregunta se formuló una veintena de veces en distintos formatos. No se logró esclarecer la razón de ese encuentro o de esa mediación producida en 2016 del ahora consejero de Presidencia, Justicia e Interior de la popular Isabel Díaz Ayuso cuando la causa Bárcenas llevaba ya varios años abierta y el extesorero nacional del PP estaba imputado, pero libre, a la espera de juicio.

 

Enrique López compareció en la comisión de investigación del Congreso y fue cuestionado con dureza por varios portavoces. Luego reconoció que se sintió bastante incómodo y esa fue la sensación que transmitió en la sala. Especialmente durante el interrogatorio al que le sometió el portavoz de ERC, Gabriel Rufián, que llegó a amenazarlo con emprender acciones legales basándose en el artículo 500.3 del Código Penal, que obliga a no mentir en este tipo de comisiones.

 

Felipe Sicilia, portavoz del PSOE, fue el que más incidió en intentar saber por qué un juez en ejercicio entonces al frente de la sección II de la Audiencia Nacional como Enrique López, con buenas conexiones con el PP y cargos judiciales propuestos por ese partido desde hace 20 años, “puso en contacto” a su amigo el empresario Jesús de Diego con el abogado Jesús Santos, que llevaba la defensa del partido en la causa sobre Bárcenas.

 

El dirigente socialista no consiguió aclarar esa incógnita pese a su insistencia, pero sí evidenció como hicieron otros portavoces la proximidad y buena relación histórica de López con el PP. El ahora político madrileño entró en la carrera judicial en 1989 y empezó a acumular cargos y nombramientos a propuesta del PP desde 2001, primero en el Consejo General del Poder Judicial y luego en el Tribunal Constitucional.

 

Sicilia pretendía mostrar que López debía ser en aquel momento del contacto “un testigo privilegiado” por su conocimiento de la causa de la Gürtel en la Audiencia Nacional (fue recusado por falta de apariencia de imparcialidad en cinco piezas separadas de ese proceso), por su acceso a compañeros jueces de ese organismo y por su cercanía al PP. López lo negó todo, y aunque aceptó que tiene ideología, enfatizó que esta jamás le ha determinado ninguna decisión judicial.

 

El consejero madrileño justificó su actuación de 2016 en que los dos contactados “pertenecían” a su “círculo de conocidos de relación personal” y de su “ámbito privado”, pero “no amigos íntimos”. López precisó que fue el empresario el que pidió la cita, pero añadió que nunca le requirió para qué. “Lo podía presumir, pero al revés y siempre le puse de manifiesto que no quería saber nada”, añadió. A Rufián le matizó que no se consideraba “un intermediador”. El portavoz de Ciudadanos, el abogado del Estado Edmundo Bal, lo intentó con la táctica de subrayar “lo raro y extraño” de que dos personas cercanas a una causa judicial y con sus respectivos abogados recurrieran a López para ser presentados. No tuvo efectos.

 

El exjefe de gabinete de María Dolores de Cospedal, José Luis Ortiz Grande, se negó a colaborar con la comisión y no contestó a nada porque argumentó que ya declaró en sede judicial. Los portavoces de casi todos los partidos menos el del PP, Luis Santamaría, acusaron a Ortiz Grande de “mofarse” de la comisión y de la representación en la sede parlamentaria por escudarse detrás de sus intervenciones ante el juez que lleva la causa en la Audiencia Nacional.

 

https://elpais.com/espana/2021-12-01/la-comision-kitchen-evidencia-la-relacion-historica-del-juez-enrique-lopez-con-el-pp.html

 

 

ENRIQUE LÓPEZ RECHAZA HABLAR DE SU REUNIÓN CON EL ABOGADO DEL PP Y UN AMIGO DE BÁRCENAS POR SER "PRIVADO"

 

El consejero de Justicia de la Comunidad de Madrid y juez en excedencia de la Audiencia Nacional comparece ante la comisión del Congreso que investiga el caso Kitchen. Asegura que un amigo de Bárcenas y el abogado Santos eran ambos de su "conocimiento" y que se limitó a presentarles, negándose a dar detalles del encuentro

 

El consejero de Justicia de la Comunidad de Madrid, Enrique López, se ha negado a dar detalles en el Congreso de la reunión que organizó entre el abogado que trabaja para el PP, Jesús Santos, y un amigo de Bárcenas por pertenecer a su "ámbito privado". López era magistrado de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional cuando se produjo ese encuentro, en plena instrucción del caso Gürtel, que versa sobre la corrupción vinculada al Partido Popular.

 

A preguntas del Grupo Socialista, López ha dicho que tanto Agustín de Diego, amigo de Bárcenas, como Jesús Santos, el abogado del PP, pertenecen a su "círculo de conocimiento". Enrique López, actual miembro de la dirección del PP, ha dicho ante la comisión de investigación del caso Kitchen que se limitó a presentarles y que en ningún caso medió en nada. "Le ruego que no utilice mediar o no no mediar porque eso es para resolver un conflicto entre ellos", ha dicho al portavoz socialista, Felipe Sicilia.

 

El único aspecto que ha precisado López ha sido que la reunión se produjo a petición de Agustín de Diego. En encuentros posteriores con éste, López ha dicho que nunca volvieron a hablar del asunto. "Únicamente les presenté. La forma y demás pertenece a mi vida privada", ha añadido.

 

El portavoz del PSOE le ha preguntado si informó a su compañero de la Audiencia Nacional, José de la Mata, instructor de los casos Gürtel y caja B, de dicho encuentro. "No tenía obligación de informar a nadie de lo que hago en mi vida privada y que no tiene importancia desde el punto de vista jurisdiccional", ha dicho el consejero de Justicia del Gobierno de Ayuso. El amigo de Bárcenas y el abogado del PP, tras el encuentro organizado por López, se vieron en doce ocasiones más.  

 

https://www.eldiario.es/politica/enrique-lopez-rechaza-hablar-reunion-abogado-pp-amigo-barcenas-privado_1_8543937.html

 

COSIDÓ SE AFERRA A LA IGNORANCIA PARA DESMARCARSE DE LA TRAMA KITCHEN

 

El ex director general de la Policía acude por segunda vez a la comisión parlamentaria con el mismo mensaje que dejó en la primera: “Ni se me informó ni se me tenía que informar”

 

El ex director general de la Policía Ignacio Cosidó ha comparecido este jueves por segunda vez ante la comisión parlamentaria que investiga la Operación Kitchen de espionaje ilegal al extesorero del PP Luis Bárcenas con un mensaje idéntico al que ya esgrimió la primera vez que lo hizo, el pasado junio: no tuvo nada que ver ni supo de la existencia de la trama parapolicial que urdió aquel operativo destinado a sustraer a Bárcenas la documentación supuestamente comprometedora que tuviera contra los dirigentes de partido, a pesar de que la investigación judicial ha revelado la presunta implicación tanto de sus dos superiores políticos, el ex secretario de Estado de Seguridad Francisco Martínez y el exministro del Interior Jorge Fernández Díaz, como de su más directo colaborador, el que fuera su número dos al frente de la policía, el comisario Eugenio Pino. “Ni se me informó ni se me tenía que informar”, ha asegurado. La Fiscalía Anticorrupción, en el escrito con el que el pasado septiembre recurrió el auto del juez de la Audiencia Nacional Manuel García-Castellón que daba por concluida la investigación del caso Kitchen, pidió la imputación del ex director general de la Policía, quien hasta ahora ni ha sido llamado a declarar como testigo.

 

A lo largo de más de dos horas de comparecencia, Cosidó ha vuelto a marcar distancias con los que, durante el tiempo que dirigió la policía (2012-2016) fueron sus superiores en Interior así como con los altos mandos policiales investigados por el espionaje al extesorero del PP. Sobre todo, con el comisario Pino, quien ante el juez había asegurado que el político conoció el operativo ilegal para sustraer documentos al extesorero. Cosidó ha definido su relación con el que fuera su director adjunto operativo (DAO) y cuyo despacho era contiguo al suyo, como “profesional, cordial y, por supuesto, de confianza”, pero también ha dejado claro que “no es que nos fuéramos de copas juntos”. Preguntado por el portavoz del PSOE en la comisión Felipe Sicilia cómo explicaba que este comisario le hubiera señalado en su declaración ante el juez, el ex director general se ha limitado a decir que no conocía “la literalidad” de ese testimonio y ha recordado que los imputados pueden ejercer “la legítima defensa” en sus comparecencias ante el juez como consideren oportuno.

 

Como ya ocurrió en su comparecencia de junio, Cosidó ha insistido una y otra vez en que entre las funciones del director general no estaba dirigir investigaciones y que, de las únicas pesquisas sobre Bárcenas de las que tuvo noticia, fueron las que el entonces juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz seguía y de las que se encargaba la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF), responsable de las investigaciones del caso Gürtel. Sobre el operativo que, sin conocimiento de este magistrado, se urdió en Interior para espiar al extesorero de su partido, el político ha negado saber nada, ni de la captación del chófer Sergio Ríos como confidente ni del desvío de fondos reservados para financiarlo. “Los fondos reservados no son una competencia de la Dirección General de la Policía. Ni tenía conocimiento ni debía tener conocimiento”, ha recalcado antes de apuntar directamente al ex secretario de Estado, Francisco Martínez, en este asunto.

 

También ha rebatido que él autorizara que la Unidad Central de Apoyo Operativo (UCAO, dedicada principalmente a la lucha antiterrorista) participara en los seguimientos a Bárcenas y su entorno. Incluso, ha refutado que interviniera en las presiones que el inspector jefe Manuel Morocho, responsable de la investigación del caso Gürtel, ha relatado ante el juez y en el Congreso haber recibido para perjudicar las pesquisas. “Siempre he mostrado apoyo y reconocimiento a su trabajo”, ha dicho.

 

Sobre su relación con el comisario José Manuel Villarejo, imputado en el caso Kitchen y presunto cabecilla de la trama parapolicial que se lucró con la venta de información reservada, la ha reducido al mínimo, como ya hizo en su anterior comparecencia. “Se asomó a mi despacho y pasó a hacerme un saludo protocolario”, ha asegurado. “Jamás tuve contacto alguno con el señor Villarejo, jamás me reuní con él, jamás tuve una conversación telefónica, jamás tuve un intercambio de correos”, ha afirmado, repitiendo casi las mismas palabras que utilizó en junio cuando fue preguntado por sus vínculos con el comisario jubilado.

 

Solo al final de su comparecencia, a preguntas del diputado de EH Bildu Jon Iñarritu, ha admitido que, con la información que entonces tuvo en sus manos sobre las actividades del comisario al margen de su labor como policía, su “voluntad” era haber apartado Villarejo de sus funciones, pero que no lo hizo porque le dijeron que el agente iba a pedir la baja. Finalmente, el policía anticipó solo unos meses su jubilación, coincidiendo con la salida de Fernández Díaz de Interior y del propio Cosidó de la Policía.

 

Cosidó ha rechazado incluso ningún tipo de responsabilidad política por el caso Kitchen: “Uno es responsable de sus hechos, palabras, pero no puedo hacerme responsable de las cosas que me son ajenas”, en referencia al operativo en la que participaron estrechos colaboradores. “Cumplo con mi deber de no tener conocimiento”, ha llegado a afirmar para justificar su supuesta ignorancia sobre el operativo.

 

Antes de Cosidó, ha comparecido el comisario Pedro Agudo, que durante diez meses entre 2011 y 2012 fue, precisamente, el jefe de gabinete de este. Agudo fue cesado tras conocerse que su esposa tenía una academia para preparar a candidatos a ingresar en la policía en la que él había dado clases. Posteriormente, fue destinado como agregado de Interior a la embajada de Roma, donde mantuvo una estrecha relación con el entonces juez de enlace en la capital italiana y actual instructor del caso Kitchen, Manuel García-Castellón. En 2016, antes de dejar de ser director general de la Policía, Cosidó le concedió una medalla policial pensionada.

 

Agudo: "Nunca hubiera hecho lo que Martínez me pide”

 

Sin embargo, su comparecencia ha girado sobre todo en el intercambio de mensajes que mantuvo, en 2019, con el ex secretario de Estado de Seguridad Francisco Martínez cuando este temía ser imputado —como finalmente ocurrió— en el caso Kitchen. En uno de esos mensajes, Martínez le pedía al policía que hablara “con Manolo [García-Castellón] para que cierre esa mierda”, en referencia a la investigación sobre el espionaje ilegal a Bárcenas. Este jueves, el comisario ha admitido ese intercambio de mensajes, incorporado a la causa tras el volcado del teléfono móvil del ex alto cargo de Interior, pero ha negado que hiciera ninguna gestión ante el juez de la Audiencia Nacional. “Solo intento quedar bien. Nunca hubiera hecho lo que me pide”, ha asegurado, después de señalar que, en su opinión, cuando Martínez le envió el mensaje estaba “en una situación absolutamente desesperada” por su situación judicial.

 

https://elpais.com/espana/2021-11-18/cosido-vuelve-a-escudarse-en-la-ignorancia-para-desmarcarse-de-la-trama-kitchen.html

 

LA TRAMA KITCHEN PUSO A ESPIAR A LUIS BÁRCENAS A "UNOS 20 AGENTES" DE LA LUCHA CONTRA EL YIHADISMO

 

El agente de la Policía Nacional Enrique Luis Báez ha narrado en el Congreso cómo pasó "de pronto" de hacer seguimientos a posibles lobos solitarios —presuntos terroristas yihadistas— a realizar vigilancias al entorno del ex tesorero del Partido Popular, Luis Bárcenas. Un "encargo extraño"  —ordenado desde la Unidad Central de Apoyo Operativo (UCAO)— que se prolongó durante tres semanas: "Fue bastante curioso seguir al chófer [en referencia a Sergio Ríos] y a la mujer [en alusión a Rosalía Iglesias] de un ex tesorero que está en la cárcel".

 

Báez, que ha sido uno de los cuatro comparecientes de este miércoles en la Comisión del Congreso que investiga la trama de espionaje a Bárcenas, ha contando que después de que le hiciesen el encargo —junto a otros 20 agentes desplegados para los seguimientos— se percató de que "algo no cuadraba". La orden, según su versión era clara: vigilar al entorno de Bárcenas en busca de la fortuna que el tesorero podría tener oculta. En la Audiencia Nacional lo que se investiga realmente es el presunto uso de fondos reservados para robar información comprometedora para el Partido Popular que pudiese tener escondida el que fue guardián de sus cuentas durante años.

 

La orden —que la dio un inspector a dos equipos de unas diez personas cada uno— tuvo lugar la segunda semana de julio de 2013 durante un "briefing", justo cuando Luis Bárcenas fue enviado a prisión provisional tras decidir tirar de la manta cuando sintió que su partido lo había abandonado. Todo ello después de que les comentasen que la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal no disponía de medios para realizar los seguimientos. "Me pareció una excusa barata", ha relatado. Y es que en ese momento el comisario jefe de la UCAO —desde donde partió la orden— era Enrique García Castaño, amigo de Villarejo y uno de los artífices de la trama Kitchen.

 

El agente, que ahora está en situación de servicios especiales en Frontex, ha precisado que durante los 20 días aproximadamente que duró el operativo [ahora conocido que fue ajeno a cualquier control judicial] se realizaron seguimientos, pero ninguna entrada y registro ni se estableció contacto con las personas vigiladas. Todos los movimientos de la familia de Bárcenas, según la versión de Báez, eran anotados —junto a vídeos y fotografías— y, posteriormente, enviados a un chat interno a modo de reporte oficial.

 

Una de las partes que más ha llamado la atención de los portavoces parlamentarios de la Comisión ha sido cuando ha relatado cómo ellos mismos también estaban siendo vigilados "de manera descarada". Una contra vigilancia en toda regla: mientras espiaban a Bárcenas, otros les espiaban a ellos. ¿Y cómo se percataron de ellos? Según ha recordado, un día una chica les fotografió "descaradamente" y después un hombre hizo lo mismo pero "hasta le saltó el flash" del teléfono móvil al hacerlo. "No eran muy profesionales", ha concluido.

 

Sin embargo, Báez ha admitido que esto quedó en un "raro" episodio al que no le dio más importancia pese a todas las "extrañezas" que le había generado el operativo. Y no fue hasta septiembre de 2020 cuando se percató del engaño tras leer una entrevista al ex secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, uno de los principales procesados de la trama. "Para mi fue un antes y un después porque fue reconocer que se nos usó para otros fines". En aquel momento, se puso en contacto con la Fiscalía Anticorrupción para entregarle el relato de lo sucedido y el contenido del chat que utilizaron para volcar todas las fotos y vídeos de los seguimientos.

 

Este miércoles también ha sido el turno de José García Losada, comisario general de la Policía Judicial entre julio de 2012 y octubre de 2013. Durante su intervención ha negado haber presionado al inspector jefe de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) que dirigió la investigación de la trama Gürtel, Manuel Morocho, para que eliminara el nombre de dirigentes del PP de sus informes relativos a esa operación.

 

—Unos papeles que se publican, que los tiene todo el mundo y el listo del comisario o el jefe de la UDEF le digan que borre de ahí el nombre de Rajoy o de quien coño sea. Es que es absurdo

 

La comisión se paralizará la semana que viene por el debate de Presupuestos y acogerá el próximo 1 de diciembre la comparecencia del consejero de Presidencia, Justicia e Interior de la Comunidad de Madrid, Enrique López. Al día siguiente será el turno de la ex secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, y del exministro del Interior Jorge Fernández Díaz.

 

https://www.lavanguardia.com/politica/20211117/7869700/trama-kitchen-puso-espiar-luis-barcenas-20-agentes-lucha-yihadismo.html

 

LA COMISIÓN 'KITCHEN' CITA A COSPEDAL Y FERNÁNDEZ DÍAZ EL 2 DE DICIEMBRE

 

La comparecencia de Rajoy se calcula para el 9 de diciembre, pero aún no se ha cerrado

 

La comisión del Congreso que investiga la operación Kitchen acogerá el próximo 1 de diciembre la comparecencia del consejero de Presidencia, Justicia e Interior de la Comunidad de Madrid, Enrique López, y al día siguiente recibirá a la exministra y ex secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, y al exministro del Interior Jorge Fernández Díaz.

 

Una vez se sustancien esas comparecencias, sólo quedaría pendiente la del expresidente del Gobierno y del PP Mariano Rajoy, que podría tener lugar el 9 de diciembre, aunque todavía no se ha concretado, según han precisado fuentes parlamentarias.

 

El órgano que preside la socialista Isaura Leal tiene de plazo hasta finales de diciembre para concluir sus trabajos con lo que para esa fecha debería tener aprobadas, para elevarlas al Pleno, las conclusiones de su investigación sobre la supuesta trama urdida desde el Ministerio del Interior para espiar al ex tesorero del PP Luis Bárcenas.

 

Este mismo jueves, los comisionados podrán interrogar, por segunda vez al que fuera director general de la Policía, Ignacio Cosidó, y justo antes harán lo propio con el comisario Pedro Agudo, que fue su jefe de gabinete.

 

La semana que viene está programado el Pleno para el debate de las enmiendas parciales a los Presupuestos para 2022, con lo que la comisión de investigación no volverá a reunirse hasta el día 1 de diciembre, cuando se ha citado al consejero madrileño Enrique López, quien ejerce como interlocutor del PP con el Gobierno para la hasta ahora frustrada renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ).

 

MEDIÓ ENTRE EL PP Y BÁRCENAS

 

En 2017, cuando era juez de la Audiencia Nacional, López medió entre el entorno del extesorero popular y los abogados del PP, pero según señaló cuando se publicó esa información, se limitó a ponerles en contacto sin llevar a cabo ninguna gestión relativa al caso Bárcenas.

 

El día 1 de diciembre, después de López, comparecerá José Luis Ortiz Grande, que fue jefe de Gabinete de Cospedal durante su etapa como presidenta de Castilla-La Mancha y como secretaria general del PP.

 

Y al día siguiente, en sesión vespertina, será el turno de la propia Cospedal. La que fuera también ministra de Defensa con Mariano Rajoy iba a haber comparecido en el Congreso el pasado 2 de junio, pero su interrogatorio se suspendió en el último momento tras conocerse su imputación en el caso Kitchen.

 

También para el 2 de diciembre se ha programado el interrogatorio a Fernández Díaz imputado por su "participación directa" en la operación supuestamente orquestada para hacerse con documentación de Bárcenas que pudiera comprometer a dirigentes del PP.

 

https://www.epe.es/es/politica/20211117/comision-kitchen-cita-cospedal-fernandez-12865168

 

UN MANDO POLICIAL RELATA EL EMPEÑO DE LA CÚPULA DE INTERIOR DEL PP CONTRA EL INDEPENDENTISMO CATALÁN

 

El comisario García Losada afirma que el jefe de la Policía le pidió asesoramiento para “explicar” la aparición en medios de informes apócrifos sobre las finanzas de los Pujol y Artur Mas

 

La comisión parlamentaria que investiga la Operación Kitchen de espionaje ilegal al extesorero del PP Luis Bárcenas volvió este miércoles a adentrarse en otra actuación policial polémica de la etapa del gobierno de Mariano Rajoy: la llamada Operación Cataluña, la campaña de intoxicación informativa supuestamente gestada en el seno del Ministerio del Interior para, mediante supuestos informes policiales, desacreditar a los principales dirigentes del independentismo catalán. Lo hizo durante la comparecencia de José García Losada, comisario general de Policía Judicial entre junio de 2012 y octubre de 2013, periodo en el que, precisamente, se hicieron públicos algunos de esos documentos falsos.

 

Ante los diputados, el alto mando policial aseguró que el que en aquel momento “durante un tiempo la Dirección General de la Policía [entonces encabezada por Ignacio Cosidó] o el DAO [director adjunto operativo, cargo que ocupaba el comisario Pino, imputado en el caso Kitchen] estuvo muy empañado en el tema de Cataluña” y que, en una ocasión, Pino lo convocó en su despacho a una reunión en la que también participó el comisario José Manuel Villarejo para abordar el tema. En la misma, detalló, ambos le pidieron que les “asesorara” para “explicar” la aparición en un medio de comunicación, poco antes de las elecciones autonómicas catalanas de noviembre de 2012, de varios informes apócrifos atribuidos a la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF, que dependía de jerárquicamente de García Losada) sobre las supuestas finanzas de la familia de Jordi Pujol y del también expresidente de la Generalitat Artur Mas.

 

“Lo frené totalmente”, aseguró García Losada antes de admitir que su respuesta “cabreó” a sus dos interlocutores. Y añadió que él ordenó a sus agentes investigar para demostrar, precisamente, que aquellos documentos eran “falsos”. Hasta ahora, ni la Fiscalía Anticorrupción ni el juez del caso Kitchen, Manuel García-Castellón, han abierto pesquisas sobre la llamada Operación Cataluña al considerar que esta actuación policial no encaja en ningún artículo del Código Penal.

 

García Losada añadió que la primera vez oyó hablar de este operativo contra el independentismo catalán fue “precisamente en boca de Villarejo” y que de lo único que tuvo conocimiento directo sobre ella fue la toma de declaración oficial que los agentes de la UDEF tomaron a dos testigos, Victoria Álvarez, compañera del primogénito de Jordi Pujol, y el empresario Javier de la Rosa, que fueron aportados por el propio Villarejo. El alto mando policial se desmarcó de las actuaciones del comisario jubilado, al que calificó de “timador” cuyo único objetivo era enriquecerse.

 

Sobre la Operación Kitchen, cuyo objetivo era supuestamente sustraer a Bárcenas la documentación comprometedora para el PP y sus dirigentes que pudiera atesorar, García Losada dijo a los diputados que nunca fue informado de su existencia por “ningún mando político ni por el DAO [director adjunto operativo, entonces el comisario Pino] ni nadie” y que se enteró por la prensa años después. De hecho, tildó de “absolutamente anómalo” que entonces, verano de 2013, se investigase al extesorero sin autorización judicial. “¿Qué pinta un grupo parapolicial investigando lo que corresponde a la UDEF?”, se preguntó en referencia al caso Gürtel.

 

El alto mando, que ha alabado el trabajo del principal investigador de esta causa de corrupción, el inspector jefe Manuel Morocho, ha negado que él le presionara para que cambiara los informes en los que implicaba a dirigentes del PP. Morocho afirmó ante el juez del caso Kitchen, Manuel García-Castellón, que García Losada y cuatro mandos de la UDEF le conminaron en reuniones a cambiar o quitar partes de sus informes. El ex comisario general de Policía Judicial señaló este viernes que “es normal” que su subordinado tuviera que oír “la opinión técnica de los superiores”.

 

Dispositivos de vigilancia

 

Antes que García Losada, habían comparecido en la comisión otros dos agentes de la policía, que coincidieron en señalar que hubo interferencias y solapamientos entre los dispositivos de vigilancia que varias unidades policiales pusieron en marcha en el verano de 2013 en el entorno del domicilio del extesorero del PP. Uno de ellos, el policía Enrique Luis Báez, que perteneció hasta septiembre de aquel año al Área Especial de Seguimientos de la Unidad Central de Apoyo Operativo (UCAO), confirmó que durante “dos o tres semanas” participó en los seguimientos que se hicieron, en primer lugar, a Sergio Ríos, exchófer de Bárcenas, y posteriormente a Rosalía Iglesias, esposa de este último, y que en, en ese corto espacio de tiempo, al menos dos ocasiones detectó a personas que les tomaban fotografías a él y sus compañeros.

 

El segundo agente, el inspector jefe Jesús Vicente Galán, entonces responsable de la Sección de Seguimientos en la Unidad de Asuntos Internos, admitió que envió a agentes a las cercanías del domicilio del extesorero y que estos detectaron la presencia de otros policías en la zona, pero negó que el operativo que él dirigía tuviera como objetivo vigilar al entorno de Bárcenas. Ambos se escudaron en sus superiores para justificar aquellos operativos y, en el caso de Galán, intentó desacreditar el testimonio que una de sus subordinadas hizo ante el juez Manuel García-Castellón, en el que había asegurado que fue él quien le dio la orden de seguir a Rosalía Iglesias. Galán fue imputado por este testimonio, pero el pasado junio el magistrado archivó la causa contra él.

 

El primero en comparecer fue el agente Báez, actualmente en excedencia y destinado en la agencia europea de control de fronteras (Frontex). Este policía envió en septiembre de 2019 a la Fiscalía Anticorrupción dos correos electrónicos en los que se ofrecía a declarar sobre su participación en la Operación Kitchen, pero el juez García-Castellón lo descartó al considerar que no iba a aportar “nada relevante”. En el Congreso, tampoco ha facilitado información novedosa, según coinciden en valorar varios diputados que han intervenido en la sesión. Según Báez, sus superiores les explicaron a él y sus compañeros que el extesorero “estaba involucrado en delitos, que había robado mucho dinero y que había que localizar un local” en el que supuestamente ocultaba ese dinero, señaló. El policía añadió que, durante su participación en el operativo, detectó en dos ocasiones como le fotografiaban, aunque nunca supo si quienes lo hicieron pertenecían a otra unidad policial.

 

El segundo en comparecer, el inspector jefe Galán, declaró como imputado el pasado enero ante el juez del caso Kitchen, pero este sobreseyó la causa contra él seis meses más tarde. Galán había sido señalado por una de las policías a sus órdenes como el mando que le dio instrucciones para acudir a las cercanías del domicilio de Bárcenas porque la esposa de Bárcenas, Rosalía Iglesias, “estaba en peligro”. Ante el juez, Galán confirmó que montó un dispositivo de vigilancia cerca del domicilio del extesorero, pero aclaró que el objetivo era supuestamente para localizar un automóvil sin relación con Bárcenas. De aquellas órdenes responsabilizó al que entonces era su jefe, el comisario Marcelino Martín-Blas, imputado en la causa. Martín-Blas, que ya ha comparecido en la comisión, negó que él diera aquellas órdenes y señala a Galán como hombre de la confianza del comisario Eugenio Pino, entonces máximo responsable operativo de la Policía y muñidor de la trama.

 

Este miércoles, Galán se ciñó a esta versión que dio ante el juez del caso Kitchen. Así, aseguró que en el verano de 2013 (no ha sabido concretar la fecha, aunque la investigación ha revelado que fue el 25 de julio de aquel año, al poco de ponerse en marcha la Operación Kitchen) recibió instrucciones de su superior para que buscara “un vehículo [del modelo] C-4 negro en la confluencia de las calles Hermosilla, Ayala y Díaz Porlier [de Madrid]” y que tuviera “cuidado” porque cerca de esa zona vivía Bárcenas. El inspector jefe ha insistido en que “nunca, nunca” sus subordinados vigilaron a Rosalía Iglesias o recibieron órdenes en ese sentido. El mando policial detalló que uno de los agentes que envió a la zona le alertó de que tenían “compañía”, en referencia a que en la zona había más dispositivos policiales. Tras ello, ordenó “que se quitaran directamente de ahí”.

 

El inspector jefe añadió que, ya en el otoño de 2014, le ordenaron hacer seguimientos al comisario José Manuel Villarejo, señalado como uno de los implicados en el caso Kitchen y que tres años después fue detenido como presunto cabecilla de una trama parapolicial que ofertaba información confidencial a empresarios. Galán terminó abandonando la Unidad de Asuntos Internos y obtuvo un destino en una Embajada de España en el extranjero, la de Mauritania, uno de los puestos más codiciados por los agentes por su elevada retribución económica. En agosto de 2018, el actual ministro, Fernando Grande-Marlaska, lo destituyó de ese puesto.

 

https://elpais.com/espana/2021-11-17/dos-agentes-confirman-que-varias-unidades-policiales-se-solaparon-en-las-vigilancias-en-la-zona-de-la-casa-de-barcenas-durante-la-operacion-kitchen.html

 

EL COMISARIO GARCÍA CASTAÑO CALLA EN LA COMISIÓN 'KITCHEN', INMERSO EN SU JUICIO POR EL CASO VILLAREJO

 

El exjefe de la Unidad Central de Apoyo Operativo ha guardado silencio sobre muchas de las cuestiones planteadas en la comisión, en contraposición con la actitud cooperativa que mostró en su primera comparecencia.

       

El comisario jubilado Enrique García Castaño, apodado 'el Gordo', exjefe de la Unidad Central de Apoyo Operativo (UCAO), he llegado desinflado y precavido a su segunda comparecencia en la comisión de investigación del Congreso sobre el caso 'Kitchen'. En su primera comparecencia, en abril pasado, habló largo y tendido sobre los trabajos para arrebatar documentación relacionada con las finanzas del PP al extesorero del partido, Luis Bárcenas; y otros trabajos de la brigada política del Ministerio del Interior en la etapa de Rajoy. Pero este miércoles ha empezado advirtiendo: "Mi colaboración con esta comisión y con la Justicia me ha traído problemas. No gustó que fuera tan explícito".

 

García Castaño está siendo juzgado en la Audiencia Nacional por tres piezas de la macrocausa 'Tándem' y se juega 87 años por su supuesta implicación, junto con Villarejo, en presuntos delitos de extorsión, falsedad documental y cohecho, entre otros, en el desempeño de tres encargos que recibió Villarejo de empresarios. "Me han metido ahí sin comerlo y sin beberlo--se ha quejado García Castaño--. Me han metido en este paquete con el señor Villarejo para darle más importancia al tema, porque yo era muy conocido; me han condecorado siete países". El exjefe de la UCAO se lamenta de que la Fiscalía no le reconozca la atenuante de colaboración con la Justicia.

 

Su participación en la operación 'Kitchen' parece clara, según él mismo ha confesado, aunque García Castaño niega la ilegitimidad de los trabajos que su superior, Eugenio Pino, exdirector adjunto operativo (DAO) de la Policía Nacional, le encomendó. "Había un